Archive for junio 2011

Reseña: Bajo la hiedra, de Elspeth Cooper

Gair vive en un mundo controlado por la religión. La Iglesia de la Diosa se rige por unos preceptos muy rígidos, y uno de los más importantes es: “No sufrirás la vida de un brujo. Rehúye la obra del mal, o arriésgate a que ponga en peligro tu alma”. Para los gobernantes de la Iglesia, la magia es sinónimo de maldad, y quien la emplee deberá ser ejecutado.

Cuando conocemos a Gair, el joven va a ser juzgado por haber empleado el Canto (que es como se denomina a la magia en su mundo), un crimen todavía más terrible al ser el muchacho un caballero novicio de la Iglesia. Pero, en lugar de ser condenado a muerte, sorprendentemente Gair tan sólo es exiliado. Iniciará entonces un viaje en el que, acompañado del maestro Alderan, tendrá que enfrentarse a diversos peligros mientras se dirige a las Islas Occidentales.

En la casa capitular de la orden de los Guardianes del Velo (encargados de proteger la integridad de una frontera mágica que separa nuestro mundo de otro poblado por criaturas fantásticas y temibles), Gair descubrirá que hay muchas más personas capaces de acceder al Canto y, tras ser puesto a prueba por diversos maestros, comprenderá que posee un enorme potencial para la práctica de la magia en casi todos sus aspectos.

Bajo la hiedra ( cuyo título original es Songs of the Earth, “Cantos de la tierra”) es una novela cuya lectura satisfará a los aficionados a la fantasía en su vertiente menos belicosa (seguidores de Abercrombie: absténganse). De lectura pausada, en ella la autora se toma su tiempo para presentarnos tanto el mundo en el que transcurre la acción como a sus protagonistas. Y digo “presentarnos”  porque, si bien la novela tiene entidad suficiente (con introducción, nudo y desenlace), no deja de ser la primera entrega de una trilogía (The Wild Hunt, “La caza salvaje”), que se completará con Trinity Moon, (“Luna de trinidad”) y The Dragon House (“La casa del dragón”).

Si bien hay varios personajes interesantes y con peso en la trama, Gair destaca por encima del resto no ya sólo por ser el protagonista, sino por su tremendo potencial. Siendo a un tiempo avezado guerrero (entrenado durante una década para convertirse en caballero defensor de la fe) y poderoso mago, el joven gaeden (“dotado”), de evolucionar adecuadamente en el desarrollo de la trilogía, puede convertirse en una figura relevante en el panorama de la fantasía moderna. Confío en que Cooper sabrá conducirle por el camino adecuado.

No me cabe duda de que veremos publicadas en nuestro país las siguientes novelas ya que, si bien no deseo entrar en excesivos detalles para no avanzar demasiado de la historia, debo decir que Bajo la hiedra es una novela muy bien escrita (sobre todo tratándose del debut literario de la autora), con personajes carismáticos, villanos interesantes y una compleja trama que estoy deseando saber cómo se desarrolla en los siguientes libros.

Espero que Elspeth Cooper, a diferencia de ciertos autores de cuyo nombre no quiero acordarme, no nos haga esperar demasiado entre novela y novela.

Reseña: En la ciudad de los muertos, de José María Latorre

Es extremadamente vibrante sumergirse en las novedades indispensables que la Editorial Valdemar. Uno a veces, no sabe cuando esto va a parar. Nos inquietamos, nos preguntamos cuando llegará el fin de tantas historias buenas. Y si nos inquiera es porque no queremos que llega nunca ese fin.

Cada novedad, cada nueva antología, cada portada…, no es más que una potente atracción para el lector asiduo del terror. Pongamos como ejemplo la última novela del maestro José María Latorre, crítico cinematográfico y escritor de terror y suspense español.

Sí. Español. Zaragozano, para más inri. Lo digo porque si uno empieza a leer algo suyo, sin reparar en su nombre, parece increíble como con sus palabras encandila, al más puro estilo gótico antiguo, donde persisten maravillosas descripciones, personajes románticos y encuentros pavorosos.

En la ciudad de los muertos, cuenta la historia de Andrea, madre viuda, que decide dejar Budapest y aceptar una importante oferta de empleo como bibliotecaria de un importante señor, en un pueblecito de las afueras conocido como Mirosczavá. Con la única compañía de su hijo y en contra de la opinión de sus amigos, los cuales le aconsejan no sumergirse del todo en la soledad tras la perdida de su marido; viaja al castillo de Janos Koltái, sobre el que circula el extraño rumor de que es capaz de alzar a los muertos.

¿Se puede pedir más?

Novela que en mi opinión consigue la fuerza opresiva del Drácula, de Bram Stoker. El encanto de ultratumba de Cementerio de Animales, de Stephen King. Y la espléndida ambientación de los encuentros y desencuentros de Cumbres Borrascosas, de Emily Brontë.

Terror del bueno.

Con más de treinta títulos publicados, José María Latorre ya es un grande. Un importante del género en nuestro país. Con su escritura deleita, mantiene un lenguaje cuidado e ilustrativo. Ningún detalle sobra. Entre sus cuentos cuenta  La noche de Cagliostro y otros cuentos de terror, cuya antología, también editada por Valdemar, no me hace falta recomendar, porque muchos de vosotros estáis al tanto.

Podrías decir cantidad de cosas más sobre lo bien (o mal, según se mire) que lo he pasado leyendo la nueva novela de Latorre. Pero he decidido acabar con una frase que lo resume todo: Gracias, señor Latorre, por hacerme pasar miedo.

Reseña: Flores de verano, de Tamiki Hara

El 6 de agosto de 1945, la primera bomba atómica lanzada sobre un núcleo urbano detonó en la ciudad japonesa de Hiroshima. Según se calcula, la suma de víctimas que perecieron en el instante mismo de la explosión y de las que fueron falleciendo posteriormente debido a las heridas o a la radiación, superaba las 140.000 a finales de aquel mismo año. Tal número de bajas (mayoritariamente civiles), que supone casi el doble de las sufridas en el ataque posterior sobre Nagasaki, representa la mayor masacre llevada a cabo en tiempo de guerra con un solo ataque.

Tamiki Hara, el autor de Flores de verano, sobrevivió a la bomba y se convirtió en un hibakusha (literalmente, «persona bombardeada»). El libro que nos ocupa, compuesto por tres relatos, se engloba dentro de una corriente conocida como genbaku bungako (traducible como «literatura de la bomba atómica»), integrada por obras de autores que sobrevivieron al desastre o que tuvieron una relación directa con las tragedias de Hiroshima y Nagasaki.

En el primero de los tres relatos, Preludio a la aniquilación, conocemos al protagonista (trasunto de Hara) y a su familia. Tras la muerte de su esposa, el narrador regresa a la casa familiar y nos describe sus relaciones con sus hermanos y con su familia política, al tiempo que refleja la situación vivida en un Japón todavía beligerante tras la derrota de Alemania. La siguiente historia, que da título al libro, narra el desgarrador panorama inmediatamente posterior a la caída de la bomba. Finalmente, en De las ruinas, asistimos al traslado de la familia del narrador a Yahata, y conocemos lo que sucede con familiares y amigos del mismo.

Tamiki Hara nos ofrece unos textos sencillos y directos, mediante los cuales pone de manifiesto un horror de proporciones inimaginables sin truculencia alguna. La narración transcurre con fluidez y nos conduce hasta un final que, tras el sufrimiento retratado, presenta un cierto atisbo de esperanza.

Hoy, más de setenta años después de aquel día infausto, tras el pánico nuclear padecido durante la Guerra Fría, todavía queda un cierto miedo ante la posibilidad de que alguna nación con acceso a armas tan devastadoras como las que golpearon Japón pueda hacer uso de las mismas contra alguna población. Por eso conviene leer obras como la de Tamiki Hara para ser conscientes de la gran tragedia que supusieron las explosiones en Hiroshima y Nagasaki.

Con suerte, para seguir evitando que tales horrores se repitan.

Reseña: La Espada Leal, de George R.R. Martin

George R.R. Martin y Canción de Hielo y Fuego están de moda.

El gran éxito de ventas en el que se ha convertido la saga, cuyo autor, algunos llaman ya «El Tolkien estadounidense», es digna de todas las buenas menciones.

George R.R. Martin es un diamante en bruto. Ha creado una saga fantástica llena de buenos momentos, momentos inolvidables y sobre todo,momentos estelares. Todo lo que extrae de su Canción… merece la pena ser leído.

La Espada Leal, continúa las andanzas de nuestro ya apreciado caballero errante Ser Duncan El Alto, y su escudero, el extraño zagal sin pelo, Egg, el cual obtuvo permiso para ver mundo. Después del torneo de justas de Vado Ceniza, su deambular les ha llevado a Tiesa, un lugar inerte casi en su totalidad, donde además sufren una grave sequía. Y donde dos señores de la región están enemistados por resquicios del pasado. Ser Eustace tiene desavenencias con la Viuda Escarlata, señora de Fosafría. Ella les ha robado el agua. Ser Duncan ha jurado servir a Ser Eustace y decide ir a parlamentar con la bruja, la cual ha sobrevivido a cuatro maridos y mató a todo aquel descendiente que pudo arrebatarle su poder. Es entonces cuando la verdad, encuentra a Ser Duncan El Alto pues nada es lo que parece. Lo peor de todo es que el caballero errante se encuentra nuevamente en el ojo del huracán.

Historia bella, aduladora, de encuentros y desencuentros inesperados. Luchas por la causa, personajes evolucionados que entenderán lo difícil que es encontrar el amor y el bienestar. Esta edición no es una segunda parte. Se puede leer independientemente de El Caballero Errante o de cualquiera de los libros de Canción de Hielo y Fuego, porque es una aventura alternativa. Un cuento largo, una novela corta, un argumento magnífico de final entrañable. El dibujo mantiene el nivel. El calor que se ha instaurado en el lugar por culpa de la calima y los incendios, acomete los sentidos. Nos introduce de lleno en la acción. Y el calor se vuelve muy real.

DeBolsillo ha sabido traernos algo maravilloso. Hay que aprovecharlo. Una historia, en conjunto (y en mi opinión), muy superior a la anterior. Completa hasta el más mínimo detalle. Sin embargo, parece estar coja si antes no hemos vivido los inicios de El Caballero Errante. O eso dicen los entendidos en Fantasía.

Una balada triste de Poniente.

Entrevista a Viktor Valles

Hoy, en Crónicas Literarias, tenemos el placer de entrevistar a Viktor Valles, joven autor de la novela Blut a la que ya podéis hincarle el diente.

Buenas, Víktor. En primer lugar, ¿podrías hablarnos sobre ti? A qué te dedicas (aparte de escribir, claro está), cuáles son tus inquietudes, tus hobbies…

¡Hola! Pues tal como dices: a escribir. A parte también tengo mi trabajo “para pagar facturas” y a más de la literatura también soy un gran bebedor de música y cine. Todo muy corriente a primera vista (no soy asesino en serie ni nada por el estilo).

En cuanto a hobbies… no me aparto mucho de lo literario: hemos creado una especie de “asociación” en la cual elaboramos distintos proyectos, ya sean libros ilustrados o proyecciones audiovisuales. En la base estamos Alexis Pujol (guión, imagen), Dani Ortiz y Davinia de la Corte (maquillaje y estilismo) y un servidor (guión, voz).

¿Cómo surgió tu pasión por la literatura? ¿Naciste con un libro bajo el brazo o fue apareciendo gradualmente?

Pues fue casi por casualidad, durante la adolescencia. Por aquel entonces me encantaba el dibujo (aunque tampoco destacaba mucho en ello), a raíz de un escrito comprendí que me desahogaba más a través de las letras y que éstas se me daban mejor. Poco a poco me fui animando a escribir cada vez más… He tenido mis épocas, pero he procurado seguir escribiendo. Desde hace un par de años ha tomado una forma algo más seria y no me puedo quejar por halagos y resultados.

Estoy segura de que como todo escritor, tú también has tenido tus escritores de cabecera. ¿Cuáles son? ¿Qué te ha aportado cada uno de ellos?

Pues así a bote pronto podría mencionarte a Kafka, Hesse, Lorca, Machado, Nietzsche,… Creo que mi época preferida de la literatura se encuentra a principios del siglo XX. Me aportan, todos ellos, una filosofía de trabajo y de trato del lenguaje que parece olvidada. Me gusta que el lector, a través de mis palabras, sienta lo que yo siento… Así pues, no me dedico solamente a narrar una historia.

¿Qué crees que te aporta la literatura como escritor y como lector?

Como lector me aporta mucho aprendizaje, me considero una persona exigente consigo misma y siempre dispuesto a aprender. Ahora, cada vez que leo un libro o voy al cine, procuro compararme, sacar ideas, etc. A veces parece que no desconecte. Como escritor me aporta muchísimo. Escritor y persona estamos muy ligados, el hecho de escribir muchas veces sirve para desahogarme y muchas otras para vaciar el tarro de la creatividad.

¿Cuál fue el primer libro que te enganchó y por qué?

¿El primero? Tengo muy mala memoria… Sin embargo el libro que, recuerdo, más me ha enganchado fue El Lobo Estepario de Hermann Hesse. Por él mi blog fue bautizado como “Entrada No Para Cualquiera”.

¿Y el personaje que más te ha gustado?

Quizás Harry y Armanda de El Lobo Estepario.

En cuanto a ti, sabemos que eres autor de un blog. Cuéntanos algo sobre él y qué podemos encontrar al visitarlo.

Bien, pues en “Entrada No Para Cualquiera” encontraréis una pequeña muestra de mi trabajo. Allí voy dejando relatos cortos, microrrelatos, libros ilustrados que realizo conjuntamente con Alexis Pujol, “especiales”, etc. A la vez también procuro mantener al día todo lo que voy haciendo, para seguir más o menos las actualizaciones recomiendo seguir el blog a través de la página en Facebook, dónde a parte se puede tener un trato directo conmigo.

Pero no solo eres autor de un blog, sino  que has participado en antologías de relatos. Dinos algo más sobre ello.

Hasta la fecha son tres mis participaciones en antologías de relatos, dos con la editorial Kit-Book (+ Relatos, + Autores con el relato La Pecera y Relatos de Misterio con Broken Time) y uno con editorial Fergutson (El Laberinto de los Siglos con el relato La Última Luna Llena). Gracias a ellas he conocido a grandísimos autores y personas con una situación cercana a la mía y, posiblemente, me haya dado a conocer un poquito más.

Y hace unos meses salió a la luz tu novela llamada Blut. ¿Por qué una historia de vampiros? ¿Es éste género en el que te sientes más a gusto?

Era el momento. Tenía la idea y solamente era cuestión de desarrollarla, lo demás debía venir rodado. Me gusta el vampiro clásico como protagonista, sin embargo tampoco es una obsesión ni me cierro a cualquier tipo de personaje. Me gusta ir variando. Así pues, en Blut, se encuentran influencias de diferentes corrientes literarias que se mezclan sin querer evitarlo.

¿Hubo algo que te inspirara en concreto para crear esta obra?

En principio la historia de Hermann y Saray fue redactada a parte como algo de tinte personal/metafórico. Luego a la historia se sumaron algunas ideas y sensaciones a parte que complementaron la obra en sí. Me inspiraron bastantes cosas en Blut.

En cuanto a los personajes, ¿cuál es tu preferido? ¿Y aquel que te costó más de elaborar?

Posiblemente me quedo con el encanto de Saray, tiene puntos que enamoran y otros, sin embargo, la hacen detestable. Es un ser muy especial…

Describe tu novela en tres palabras.

Existencia, Eternidad, Inalcanzable.

¿Qué piensas que puede aportar la literatura vampírica en general a los lectores?

Depende… No todos los libros sobre vampiros son iguales. Algunos aportaran conocimiento y literatura, sin embargo otros solamente servirán para pasar el rato. Dentro del apartado “literatura vampírica” hay autores para todos los gustos y de todos los colores.

¿Y qué piensas sobre las novelas de vampiros que han salido a raíz del éxito de Crepúsculo?

Ah, pero… ¿Crepúsculo son vampiros? Creía que eran gusiluces…  Me parece genial que el éxito de Crepúsculo haya abierto una veda en el mundo de la literatura fantástica y haya abierto las puertas a autores (nuevos y consagrados) cuyas obras son protagonizadas por vampiros. Hay escritores muy buenos (y otros que no tanto) que al fin han visto su oportunidad. Ahora bien, siempre hay que seleccionar.

¿Cuál es tu visión sobre el vampiro? ¿Qué te atrae de este ser mitológico?

Me atrae el mito. A mí me gustan los vampiros clásicos del corte Bram Stoker o Anne Rice. Me gusta el personaje sangriento y elegante, elitista, romántico,… El aura de misterio que desprende, como piensan y como existen.

También hace poco vio la luz Antología de un lobo domesticado. En ella, encontramos una selección de relatos. ¿Nos hablas un poco sobre qué leeremos en sus páginas?

Antología de un Lobo Domesticado es un repaso de mi obra entre 2009 y 2010. En ella encontraréis una selección de relatos cortos originalmente publicados en el blog, pero que pasaron a formar parte de la citada obra. Relatos como El Lobo Domesticado o La Vela de aires más bien existencialistas, El Gato Negro o El Cuervo más cercanos al gótico, Automatic Imperfection, Filantrofobia, Las Lágrimas de Alma,…

Como escritor, qué te parece más difícil elaborar, ¿relatos o novelas?

Las novelas necesitan más tiempo y más trabajo. Se trata de escribir algo más extenso y que tiene que preservar lógica. Todo tiene su trabajo, pero creo que la novela requiere más perseverancia.

¿Hay algún género que te gustaría tocar?

No me cierro en banda, estoy abierto a tratar cualquier género pero todo a su debido momento.

Y actualmente, ¿estás sumergido en algún proyecto?

La pregunta correcta es “¿Cuándo tienes pensado vivir?”. Tengo un sinfín de proyectos.

Los más cercanos son una proyección que preparamos con Alexis Pujol para la noche de San Juan y un cortometraje de serie b/humor negro que tenemos previsto grabar en breve. También estoy trabajando en mi nueva novela, algo muy distinto a Blut. Pero aún es pronto para hablar acerca de ello…

Para finalizar, Víktor, nos gustaría que nos dieses un consejillo a todos aquellos que intentamos entrar en ese mundillo.

Quizás no sea el más indicado para dar consejos… Aún así os animo a seguir trabajando, el esfuerzo se ve recompensado tarde o temprano. La perseverancia y la autoexigencia son puntos importantes para cualquier autor.

No despedirme sin antes dar las gracias por dedicarme un momentito en vuestra página. ¡Nos leemos! Un abrazo muy fuerte.

Gracias a ti, Víktor, por ofrecernos tus palabras. Esperamos que continúes escribiendo y entregándonos nuevas novelas con las que disfrutar. Mucha suerte en tus andanzas literarias.

Rosewood Lane, de Víctor Salva

El nuevo trabajo de Victor Salva, responsable de la saga Jeepers Creepers, se titula Rosewood Lane, de la que ya se puede ver las primeras imágenes.

Protagonizada por Bill Fagerbakke, Lauren Vélez, Lesley-Anne Down, Lin Shaye, Ray Wise y Rose McGowan.

Cuenta la historia de una terapeuta que trabaja en un programa de radio que regresa a su pueblo natal tras la muerte de su padre alcohólico. Al llegar allí descubrirá que todo el vecindario está aterrorizado por un joven repartidor de periódicos.

Aunque en un primer momento ella piense que es ridículo, se encontrará cara a cara con el chico y descubrirá que es un peligroso sociópata que tal vez haya matado a su padre y a más vecinos…

Reseña: El archivo de Sherlock Holmes, de Sir Arthur Conan Doyle

¿Quién no conoce al famosísimo detective privado Sherlock Holmes? Quizás el único personaje literario que ha superado a su creador.

Siempre me he sentido atraída por este personaje. Su manera de ser y su inteligencia. Y esa personalidad tan carismática y extraña con su lado oscuro. Vale, a veces me ha parecido un poco “fantasmilla” pero todo se le perdona.

He leído algún libro sobre este personaje y claro, cuando vi este libro que hablaba de sus últimos casos no puede resistirme. ¿Y Watson? El sufrido y leal amigo de Holmes. La verdad es que siempre me ha parecido todo un santo por tener que aguantar a su genial amigo.

Este libro habla de los últimos casos que resolvió Holmes junto a su inseparable amigo Watson. Casos extraños que nuestro protagonista con su genial deducción logra resolver al fin.

En El archivo de Sherlock Holmes encontramos La aventura del cliente ilustre, donde Holmes se enfrenta a un cruel y despiadado hombre que se dedica a destrozar la vida de todas las mujeres que pasan por la suya. La aventura del soldado de la piel decolorada es narrado por el propio Colmes y debe ayudar a descubrir qué se esconde tras el encierro voluntario de un querido amigo de su cliente. La aventura de la piedra preciosa de Mazarino habla de correr un grave peligro debido a una valiosísima piedra que se encuentra en manos de un astuto y temible personaje. En La aventura de los tres gabletes, Holmes debe enfrentarse a una brillante mujer dispuesta a recuperar un manuscrito que puede arruinar su futuro. En El vampiro de Sussex, uno de mis casos favoritos, Holmes debe enfrentarse a un muy evidente caso de vampirismo que no es en absoluto lo que parece… En La aventura de los tres Garridebs, se enfrenta a un inteligente criminal que maquina un entramado plan para conseguir un valioso artilugio. En el caso Watson es herido. En El problema del puente de Thor, Holmes debe salvar a una mujer comprometida con un temible hombre y acusada de la muerte de la primera mujer de éste. En…

Y muchas más.

Deben descubrirlo con sus propios ojos. Os lo recomiendo. La verdad es que poco queda qué decir. Si ya conocéis y habéis leído a este magistral personaje, seguro que este libro te gustará. Y si aún no lo conocéis, es una buena ocasión para ello.

Eso sí, se advierte que produce adicción.

Reseña: Tom Z. Stone, de Joe Álamo

El siete de agosto de 2012 algo cambió en el mundo. A causa de lo que se acabó conociendo como el Fenómeno Reanimación, los cadáveres de los recientemente fallecidos volvieron a la vida.

Hasta aquí, todo parece indicar que nos encontramos ante una típica y tópica novela de zombis. Nada más lejos de la realidad. En el mundo en el que tiene lugar la acción de Tom Z. Stone, a los zombis se les conoce como “reanimados” y, salvo en casos en los que al morir se produjese una pérdida de masa encefálica, son tan lúcidos como cualquiera y se hallan integrados en la sociedad. No obstante, su segunda vida no es ilimitada: tras un período de unos cuatro años, los reanimados se convierten inexorablemente en “terminales” o “desgastados”. Es decir, se transforman en los tradicionales muertos vivientes ávidos de devorar entrañas humanas que tan bien conocemos, y deben ser confinados hasta que vuelvan a fallecer.

Así, Tom Z. Stone, el protagonista de la novela, sabe que tiene los días contados, y ha decidido dedicar el tiempo que le queda a ser detective privado, al estilo de los Spade o Marlowe de tan grato recuerdo para el aficionado a la novela negra. Acompañado de su secretaria Mati (una hembra de armas tomar, personaje de los que dejan huella), Stone se verá envuelto en un caso que se inicará con la visita su despacho de una hermosa mujer víctima de un chantaje, y derivará en algo mucho más complejo y extremadamente peligroso.

El mundo en el que transcurre la acción de Tom Z. Stone es ligeramente distinto al nuestro, algo que se va captando poco a poco durante la lectura, y que Álamo justifica de un modo francamente inteligente. Aunque la acción transcurre en Valencia, uno casi puede imaginarse en suelo norteamericano en los años treinta.

En cuanto a la estructura de la novela, el autor alterna la narración actual con flashbacks que nos llevan a los primeros momentos de Fenómeno Reanimación (momentos en los que el componente zombi de la historia está más presente), y también recurre a artículos periodísticos para aportar información relevante. Todo con un estilo ágil que hace que dejar a un lado el libro sea una tarea francamente difícil.

Siendo como soy un enamorado de la novela y el cine negro clásicos, una obra que toma como referentes los trabajos de Raymond Chandler y Dashiell Hammett tenía que gustarme forzosamente. Si a ello le unimos el toque zombi, otra de mis debilidades, miel sobre hojuelas. Y si, como guinda del pastel, la novela está magníficamente escrita (como es el caso), ¿qué más se puede pedir?

Yo sólo pido una cosa: más novelas protagonizadas por Tom Z. Stone. Y, si no me equivoco, me parece que no tardaré demasiado en ver cumplido mi deseo.

Reseña: El joven Lovecraft (Tomo 3), de José Oliver y Bartolo Torres

Muchos de ustedes ya conoceréis las tiras cómicas de El joven Lovecraft.

Pero lo ideal es recordar lo bueno, ya que siempre hay algún desafortunado que llega tarde a ciertos sitios donde se debe estar. Por ellos, hablaremos hoy, del magnífico personaje que José Oliver y Bartolo Torres trajeron al mundo para hacernos reír.

El cómic de El joven Lovecraft narra las aventuras —en la mayoría de las ocasiones: desventuras— de un jovencito escritor de terror. Lo que pudo ser, o los encantos cómicos que rodearon la infancia del archiconocido escritor, creador de Los Mitos de Cthulhu, mundialmente conocido como H.P. Lovecraft.

Lovie, para los amigos, es un niño introvertido y vergonzoso. Dotado de una cierta facilidad para conectar con mundos extraños y criaturas imposibles. Junto a Siouxie, una niña un tanto especial que lleva de la mano al pobre Lovie donde quiere, y Glenn, un ghoul, con personalidad de perro y comportamiento de hombre maduro, vivirán cientos de aventuras, a cual más desternillante.

Hoy reseñamos el volumen 3. En el que se hace una primera mención a cómo pudo ser (y no fue) un tomo basado en historias de zombies. Un par de viñetas te explican muy bien el porqué no siguieron adelante… (Y cierto es, que me lo digan a mí…jajjajjaja). El tomo se completa con adaptaciones de relatos de Edgar Alan Poe, Algernon Blackwood, Robert. E. Howard, donde Lovie participa en el papel principal. También  un consejo de Cómo escribir novela gótica y una aventura extradimensional del joven Lovecraft.

Diversión asegurada.

El joven Lovecraft nació en 2004 de la mano de Josep Oliver como guionista y Bartolo Torres como dibujante. Aunque las tiras estaban disponibles en internet, no es hasta 2007 cuando se publica el primer tomo en papel, en Ediciones Diábolo.

En 2009 vería la luz el segundo tomo. Ya se han traducido al inglés y al griego. Es una maravilla de las que hay que tener en casa. Yo las tengo. Y cuando quiero pasar un buen rato, con una lectura rápida, ahí voy… Porque me gusta. Y recuerden, lo difícil que es hacer reír. Como difícil es hacer pasar terror. Es lo que hace único éste cómic.

Dos por uno.

Reseña: Vikingo, El Hijo de Odín, de Tim Severin

Thorgils Leifsson (personaje que existió realmente) representa un arquetipo de personaje bastante común en la literatura de todos los tiempos: el del viajero. Hijo de Leif Erikson (considerado desde hace tiempo como uno de los primeros exploradores que llegaron a América del Norte, mucho antes que cierto navegante al mando de una nao y dos carabelas), y nieto de Erik el Rojo (fundador del primer asentamiento vikingo en Groenlandia), el protagonista de Vikingo, el hijo de Odín estaba destinado a recorrer el mundo.

Así, en las páginas de la novela, acompañaremos a Thorgils desde su nacimiento hasta sus últimos años de adolescencia, en una serie de viajes que nos llevarán a Groenlandia, Vinlandia (el nombre que los vikingos dieron a la parte del norte de América donde se instalaron hace más de un milenio), Islandia e Irlanda. Durante su personal odisea, Leifsson aprenderá tanto las antiguas costumbres de su pueblo como la doctrina del “Cristo blanco” que se extiende velozmente entre los pueblos del norte de Europa. Tutelado por adoradores de los dioses nórdicos y por frailes cristianos, Thorgils destacará enseguida por su capacidad de aprendizaje, su memoria y su asombrosa habilidad para aprender lenguas. Pero, por encima de todo, se mantendrá fiel en su devoción por Odín, patriarca de los dioses ancestrales de su pueblo y figura con la cual se identificará durante toda su vida.

He de confesar que, cuando empecé a leer esta novela, imaginaba que me iba a encontrar frente a un libro plagado de sangrientas batallas, berserker enloquecidos y violencia por doquier. Nada más lejos de la realidad, sin embargo. Aunque durante la lectura de Vikingo sí que asistimos a combates de distinta índole, las aventuras de Thorgils son la excusa perfecta para que Severin nos presente una fascinante visión de una cultura poco conocida, y a menudo malinterpretada, como es la de los países escandinavos. Asistiremos a una clara lucha entre la tradición pagana y un cristianismo beligerante e intransigente (como siempre lo ha sido, vaya) mientras Leifsson se mueve entre ambos mundos, tomando lo que considera mejor de cada uno de ellos.

Vikingo, el hijo de Odín, narrado en primera persona por el propio Thorgils, constituye el primer volumen de su biografía (nos encontramos, como suele ser habitual hoy en día, ante una trilogía), escrita por él mismo cuando ya cuenta con setenta años de edad. Narración a la antigua usanza, con un ritmo sosegado y escasos diálogos, la novela supone una lectura excelente y sumamente interesante. Confío en que las ventas acompañen, y no tardemos en conocer qué nuevas aventuras esperan a Thorgils Leifsson.

No tengo ninguna duda de que serán, cuanto menos, tan entretenidas como las narradas en esta primera entrega de la serie.