Archive for junio 2011

Reseña: En la ciudad de los muertos, de José María Latorre

Es extremadamente vibrante sumergirse en las novedades indispensables que la Editorial Valdemar. Uno a veces, no sabe cuando esto va a parar. Nos inquietamos, nos preguntamos cuando llegará el fin de tantas historias buenas. Y si nos inquiera es porque no queremos que llega nunca ese fin.

Cada novedad, cada nueva antología, cada portada…, no es más que una potente atracción para el lector asiduo del terror. Pongamos como ejemplo la última novela del maestro José María Latorre, crítico cinematográfico y escritor de terror y suspense español.

Sí. Español. Zaragozano, para más inri. Lo digo porque si uno empieza a leer algo suyo, sin reparar en su nombre, parece increíble como con sus palabras encandila, al más puro estilo gótico antiguo, donde persisten maravillosas descripciones, personajes románticos y encuentros pavorosos.

En la ciudad de los muertos, cuenta la historia de Andrea, madre viuda, que decide dejar Budapest y aceptar una importante oferta de empleo como bibliotecaria de un importante señor, en un pueblecito de las afueras conocido como Mirosczavá. Con la única compañía de su hijo y en contra de la opinión de sus amigos, los cuales le aconsejan no sumergirse del todo en la soledad tras la perdida de su marido; viaja al castillo de Janos Koltái, sobre el que circula el extraño rumor de que es capaz de alzar a los muertos.

¿Se puede pedir más?

Novela que en mi opinión consigue la fuerza opresiva del Drácula, de Bram Stoker. El encanto de ultratumba de Cementerio de Animales, de Stephen King. Y la espléndida ambientación de los encuentros y desencuentros de Cumbres Borrascosas, de Emily Brontë.

Terror del bueno.

Con más de treinta títulos publicados, José María Latorre ya es un grande. Un importante del género en nuestro país. Con su escritura deleita, mantiene un lenguaje cuidado e ilustrativo. Ningún detalle sobra. Entre sus cuentos cuenta  La noche de Cagliostro y otros cuentos de terror, cuya antología, también editada por Valdemar, no me hace falta recomendar, porque muchos de vosotros estáis al tanto.

Podrías decir cantidad de cosas más sobre lo bien (o mal, según se mire) que lo he pasado leyendo la nueva novela de Latorre. Pero he decidido acabar con una frase que lo resume todo: Gracias, señor Latorre, por hacerme pasar miedo.

Reseña: Flores de verano, de Tamiki Hara

El 6 de agosto de 1945, la primera bomba atómica lanzada sobre un núcleo urbano detonó en la ciudad japonesa de Hiroshima. Según se calcula, la suma de víctimas que perecieron en el instante mismo de la explosión y de las que fueron falleciendo posteriormente debido a las heridas o a la radiación, superaba las 140.000 a finales de aquel mismo año. Tal número de bajas (mayoritariamente civiles), que supone casi el doble de las sufridas en el ataque posterior sobre Nagasaki, representa la mayor masacre llevada a cabo en tiempo de guerra con un solo ataque.

Tamiki Hara, el autor de Flores de verano, sobrevivió a la bomba y se convirtió en un hibakusha (literalmente, «persona bombardeada»). El libro que nos ocupa, compuesto por tres relatos, se engloba dentro de una corriente conocida como genbaku bungako (traducible como «literatura de la bomba atómica»), integrada por obras de autores que sobrevivieron al desastre o que tuvieron una relación directa con las tragedias de Hiroshima y Nagasaki.

En el primero de los tres relatos, Preludio a la aniquilación, conocemos al protagonista (trasunto de Hara) y a su familia. Tras la muerte de su esposa, el narrador regresa a la casa familiar y nos describe sus relaciones con sus hermanos y con su familia política, al tiempo que refleja la situación vivida en un Japón todavía beligerante tras la derrota de Alemania. La siguiente historia, que da título al libro, narra el desgarrador panorama inmediatamente posterior a la caída de la bomba. Finalmente, en De las ruinas, asistimos al traslado de la familia del narrador a Yahata, y conocemos lo que sucede con familiares y amigos del mismo.

Tamiki Hara nos ofrece unos textos sencillos y directos, mediante los cuales pone de manifiesto un horror de proporciones inimaginables sin truculencia alguna. La narración transcurre con fluidez y nos conduce hasta un final que, tras el sufrimiento retratado, presenta un cierto atisbo de esperanza.

Hoy, más de setenta años después de aquel día infausto, tras el pánico nuclear padecido durante la Guerra Fría, todavía queda un cierto miedo ante la posibilidad de que alguna nación con acceso a armas tan devastadoras como las que golpearon Japón pueda hacer uso de las mismas contra alguna población. Por eso conviene leer obras como la de Tamiki Hara para ser conscientes de la gran tragedia que supusieron las explosiones en Hiroshima y Nagasaki.

Con suerte, para seguir evitando que tales horrores se repitan.

Reseña: La Espada Leal, de George R.R. Martin

George R.R. Martin y Canción de Hielo y Fuego están de moda.

El gran éxito de ventas en el que se ha convertido la saga, cuyo autor, algunos llaman ya «El Tolkien estadounidense», es digna de todas las buenas menciones.

George R.R. Martin es un diamante en bruto. Ha creado una saga fantástica llena de buenos momentos, momentos inolvidables y sobre todo,momentos estelares. Todo lo que extrae de su Canción… merece la pena ser leído.

La Espada Leal, continúa las andanzas de nuestro ya apreciado caballero errante Ser Duncan El Alto, y su escudero, el extraño zagal sin pelo, Egg, el cual obtuvo permiso para ver mundo. Después del torneo de justas de Vado Ceniza, su deambular les ha llevado a Tiesa, un lugar inerte casi en su totalidad, donde además sufren una grave sequía. Y donde dos señores de la región están enemistados por resquicios del pasado. Ser Eustace tiene desavenencias con la Viuda Escarlata, señora de Fosafría. Ella les ha robado el agua. Ser Duncan ha jurado servir a Ser Eustace y decide ir a parlamentar con la bruja, la cual ha sobrevivido a cuatro maridos y mató a todo aquel descendiente que pudo arrebatarle su poder. Es entonces cuando la verdad, encuentra a Ser Duncan El Alto pues nada es lo que parece. Lo peor de todo es que el caballero errante se encuentra nuevamente en el ojo del huracán.

Historia bella, aduladora, de encuentros y desencuentros inesperados. Luchas por la causa, personajes evolucionados que entenderán lo difícil que es encontrar el amor y el bienestar. Esta edición no es una segunda parte. Se puede leer independientemente de El Caballero Errante o de cualquiera de los libros de Canción de Hielo y Fuego, porque es una aventura alternativa. Un cuento largo, una novela corta, un argumento magnífico de final entrañable. El dibujo mantiene el nivel. El calor que se ha instaurado en el lugar por culpa de la calima y los incendios, acomete los sentidos. Nos introduce de lleno en la acción. Y el calor se vuelve muy real.

DeBolsillo ha sabido traernos algo maravilloso. Hay que aprovecharlo. Una historia, en conjunto (y en mi opinión), muy superior a la anterior. Completa hasta el más mínimo detalle. Sin embargo, parece estar coja si antes no hemos vivido los inicios de El Caballero Errante. O eso dicen los entendidos en Fantasía.

Una balada triste de Poniente.

Rosewood Lane, de Víctor Salva

El nuevo trabajo de Victor Salva, responsable de la saga Jeepers Creepers, se titula Rosewood Lane, de la que ya se puede ver las primeras imágenes.

Protagonizada por Bill Fagerbakke, Lauren Vélez, Lesley-Anne Down, Lin Shaye, Ray Wise y Rose McGowan.

Cuenta la historia de una terapeuta que trabaja en un programa de radio que regresa a su pueblo natal tras la muerte de su padre alcohólico. Al llegar allí descubrirá que todo el vecindario está aterrorizado por un joven repartidor de periódicos.

Aunque en un primer momento ella piense que es ridículo, se encontrará cara a cara con el chico y descubrirá que es un peligroso sociópata que tal vez haya matado a su padre y a más vecinos…

Reseña: El archivo de Sherlock Holmes, de Sir Arthur Conan Doyle

¿Quién no conoce al famosísimo detective privado Sherlock Holmes? Quizás el único personaje literario que ha superado a su creador.

Siempre me he sentido atraída por este personaje. Su manera de ser y su inteligencia. Y esa personalidad tan carismática y extraña con su lado oscuro. Vale, a veces me ha parecido un poco “fantasmilla” pero todo se le perdona.

He leído algún libro sobre este personaje y claro, cuando vi este libro que hablaba de sus últimos casos no puede resistirme. ¿Y Watson? El sufrido y leal amigo de Holmes. La verdad es que siempre me ha parecido todo un santo por tener que aguantar a su genial amigo.

Este libro habla de los últimos casos que resolvió Holmes junto a su inseparable amigo Watson. Casos extraños que nuestro protagonista con su genial deducción logra resolver al fin.

En El archivo de Sherlock Holmes encontramos La aventura del cliente ilustre, donde Holmes se enfrenta a un cruel y despiadado hombre que se dedica a destrozar la vida de todas las mujeres que pasan por la suya. La aventura del soldado de la piel decolorada es narrado por el propio Colmes y debe ayudar a descubrir qué se esconde tras el encierro voluntario de un querido amigo de su cliente. La aventura de la piedra preciosa de Mazarino habla de correr un grave peligro debido a una valiosísima piedra que se encuentra en manos de un astuto y temible personaje. En La aventura de los tres gabletes, Holmes debe enfrentarse a una brillante mujer dispuesta a recuperar un manuscrito que puede arruinar su futuro. En El vampiro de Sussex, uno de mis casos favoritos, Holmes debe enfrentarse a un muy evidente caso de vampirismo que no es en absoluto lo que parece… En La aventura de los tres Garridebs, se enfrenta a un inteligente criminal que maquina un entramado plan para conseguir un valioso artilugio. En el caso Watson es herido. En El problema del puente de Thor, Holmes debe salvar a una mujer comprometida con un temible hombre y acusada de la muerte de la primera mujer de éste. En…

Y muchas más.

Deben descubrirlo con sus propios ojos. Os lo recomiendo. La verdad es que poco queda qué decir. Si ya conocéis y habéis leído a este magistral personaje, seguro que este libro te gustará. Y si aún no lo conocéis, es una buena ocasión para ello.

Eso sí, se advierte que produce adicción.

Reseña: Tom Z. Stone, de Joe Álamo

El siete de agosto de 2012 algo cambió en el mundo. A causa de lo que se acabó conociendo como el Fenómeno Reanimación, los cadáveres de los recientemente fallecidos volvieron a la vida.

Hasta aquí, todo parece indicar que nos encontramos ante una típica y tópica novela de zombis. Nada más lejos de la realidad. En el mundo en el que tiene lugar la acción de Tom Z. Stone, a los zombis se les conoce como “reanimados” y, salvo en casos en los que al morir se produjese una pérdida de masa encefálica, son tan lúcidos como cualquiera y se hallan integrados en la sociedad. No obstante, su segunda vida no es ilimitada: tras un período de unos cuatro años, los reanimados se convierten inexorablemente en “terminales” o “desgastados”. Es decir, se transforman en los tradicionales muertos vivientes ávidos de devorar entrañas humanas que tan bien conocemos, y deben ser confinados hasta que vuelvan a fallecer.

Así, Tom Z. Stone, el protagonista de la novela, sabe que tiene los días contados, y ha decidido dedicar el tiempo que le queda a ser detective privado, al estilo de los Spade o Marlowe de tan grato recuerdo para el aficionado a la novela negra. Acompañado de su secretaria Mati (una hembra de armas tomar, personaje de los que dejan huella), Stone se verá envuelto en un caso que se inicará con la visita su despacho de una hermosa mujer víctima de un chantaje, y derivará en algo mucho más complejo y extremadamente peligroso.

El mundo en el que transcurre la acción de Tom Z. Stone es ligeramente distinto al nuestro, algo que se va captando poco a poco durante la lectura, y que Álamo justifica de un modo francamente inteligente. Aunque la acción transcurre en Valencia, uno casi puede imaginarse en suelo norteamericano en los años treinta.

En cuanto a la estructura de la novela, el autor alterna la narración actual con flashbacks que nos llevan a los primeros momentos de Fenómeno Reanimación (momentos en los que el componente zombi de la historia está más presente), y también recurre a artículos periodísticos para aportar información relevante. Todo con un estilo ágil que hace que dejar a un lado el libro sea una tarea francamente difícil.

Siendo como soy un enamorado de la novela y el cine negro clásicos, una obra que toma como referentes los trabajos de Raymond Chandler y Dashiell Hammett tenía que gustarme forzosamente. Si a ello le unimos el toque zombi, otra de mis debilidades, miel sobre hojuelas. Y si, como guinda del pastel, la novela está magníficamente escrita (como es el caso), ¿qué más se puede pedir?

Yo sólo pido una cosa: más novelas protagonizadas por Tom Z. Stone. Y, si no me equivoco, me parece que no tardaré demasiado en ver cumplido mi deseo.

Reseña: El joven Lovecraft (Tomo 3), de José Oliver y Bartolo Torres

Muchos de ustedes ya conoceréis las tiras cómicas de El joven Lovecraft.

Pero lo ideal es recordar lo bueno, ya que siempre hay algún desafortunado que llega tarde a ciertos sitios donde se debe estar. Por ellos, hablaremos hoy, del magnífico personaje que José Oliver y Bartolo Torres trajeron al mundo para hacernos reír.

El cómic de El joven Lovecraft narra las aventuras —en la mayoría de las ocasiones: desventuras— de un jovencito escritor de terror. Lo que pudo ser, o los encantos cómicos que rodearon la infancia del archiconocido escritor, creador de Los Mitos de Cthulhu, mundialmente conocido como H.P. Lovecraft.

Lovie, para los amigos, es un niño introvertido y vergonzoso. Dotado de una cierta facilidad para conectar con mundos extraños y criaturas imposibles. Junto a Siouxie, una niña un tanto especial que lleva de la mano al pobre Lovie donde quiere, y Glenn, un ghoul, con personalidad de perro y comportamiento de hombre maduro, vivirán cientos de aventuras, a cual más desternillante.

Hoy reseñamos el volumen 3. En el que se hace una primera mención a cómo pudo ser (y no fue) un tomo basado en historias de zombies. Un par de viñetas te explican muy bien el porqué no siguieron adelante… (Y cierto es, que me lo digan a mí…jajjajjaja). El tomo se completa con adaptaciones de relatos de Edgar Alan Poe, Algernon Blackwood, Robert. E. Howard, donde Lovie participa en el papel principal. También  un consejo de Cómo escribir novela gótica y una aventura extradimensional del joven Lovecraft.

Diversión asegurada.

El joven Lovecraft nació en 2004 de la mano de Josep Oliver como guionista y Bartolo Torres como dibujante. Aunque las tiras estaban disponibles en internet, no es hasta 2007 cuando se publica el primer tomo en papel, en Ediciones Diábolo.

En 2009 vería la luz el segundo tomo. Ya se han traducido al inglés y al griego. Es una maravilla de las que hay que tener en casa. Yo las tengo. Y cuando quiero pasar un buen rato, con una lectura rápida, ahí voy… Porque me gusta. Y recuerden, lo difícil que es hacer reír. Como difícil es hacer pasar terror. Es lo que hace único éste cómic.

Dos por uno.

Reseña: Vikingo, El Hijo de Odín, de Tim Severin

Thorgils Leifsson (personaje que existió realmente) representa un arquetipo de personaje bastante común en la literatura de todos los tiempos: el del viajero. Hijo de Leif Erikson (considerado desde hace tiempo como uno de los primeros exploradores que llegaron a América del Norte, mucho antes que cierto navegante al mando de una nao y dos carabelas), y nieto de Erik el Rojo (fundador del primer asentamiento vikingo en Groenlandia), el protagonista de Vikingo, el hijo de Odín estaba destinado a recorrer el mundo.

Así, en las páginas de la novela, acompañaremos a Thorgils desde su nacimiento hasta sus últimos años de adolescencia, en una serie de viajes que nos llevarán a Groenlandia, Vinlandia (el nombre que los vikingos dieron a la parte del norte de América donde se instalaron hace más de un milenio), Islandia e Irlanda. Durante su personal odisea, Leifsson aprenderá tanto las antiguas costumbres de su pueblo como la doctrina del “Cristo blanco” que se extiende velozmente entre los pueblos del norte de Europa. Tutelado por adoradores de los dioses nórdicos y por frailes cristianos, Thorgils destacará enseguida por su capacidad de aprendizaje, su memoria y su asombrosa habilidad para aprender lenguas. Pero, por encima de todo, se mantendrá fiel en su devoción por Odín, patriarca de los dioses ancestrales de su pueblo y figura con la cual se identificará durante toda su vida.

He de confesar que, cuando empecé a leer esta novela, imaginaba que me iba a encontrar frente a un libro plagado de sangrientas batallas, berserker enloquecidos y violencia por doquier. Nada más lejos de la realidad, sin embargo. Aunque durante la lectura de Vikingo sí que asistimos a combates de distinta índole, las aventuras de Thorgils son la excusa perfecta para que Severin nos presente una fascinante visión de una cultura poco conocida, y a menudo malinterpretada, como es la de los países escandinavos. Asistiremos a una clara lucha entre la tradición pagana y un cristianismo beligerante e intransigente (como siempre lo ha sido, vaya) mientras Leifsson se mueve entre ambos mundos, tomando lo que considera mejor de cada uno de ellos.

Vikingo, el hijo de Odín, narrado en primera persona por el propio Thorgils, constituye el primer volumen de su biografía (nos encontramos, como suele ser habitual hoy en día, ante una trilogía), escrita por él mismo cuando ya cuenta con setenta años de edad. Narración a la antigua usanza, con un ritmo sosegado y escasos diálogos, la novela supone una lectura excelente y sumamente interesante. Confío en que las ventas acompañen, y no tardemos en conocer qué nuevas aventuras esperan a Thorgils Leifsson.

No tengo ninguna duda de que serán, cuanto menos, tan entretenidas como las narradas en esta primera entrega de la serie.

Reseña: Ciudad Zombie, de David Moody

Llega un libro muy esperado por todos.

El buen sabor de boca que nos dejó David Moody con la anterior novela Septiembre Zombie (Autumn) hacía presagiar que aún tenía mucho que contar sobre estos temas.

El tema zombie más fiel, a lo que creó el maestro George Romero en sus días cumbre: zombies lentos, defectuosos, ataques en masa…

Los libros de Moody son «a lo Romero». Y eso me encanta. Porque es la primera idea moderna que se tuvo sobre el levantamiento de los muertos en el mundo y porque es el que inspira y ambienta al lector de un modo asombroso.

Y de una forma engañosa, da esperanzas… Si son lentos, siempre podrás escapar corriendo. O eso crees.

Ciudad Zombie comienza casi en el mismo momento que su predecesora. Aunque ésta vez, las vidas de los supervivientes, cuyas historias empiezan a engancharnos desde el primer momento, se desarrollan en la ciudad. No hubo advertencias ni explicaciones. El virus, que parece estar en el aire, mata en pocos segundos a unos, mientras otros ven como sus amigos, familiares, vecinos se asfixian sin poder hcer nada. Luego se levantan. Caminan. Y con el paso de los días, empiezan a perseguir a los vivos. Los atosigan y acuden al más mínimo ruido. Saben que están ahí, escondidos, en la universidad, en la base militar, en el edificio más alto de la ciudad. Lo saben. Y nada puede pararles. Tenemos a Donna Yorke la oficinista atrapada en el trabajo. Tenemos a Jack Baxter encerrado en su casa. Tenemos a Clare Smith en la casa de al lado. A Michael y Emma, personajes de Septiembre Zombie, que viven en una caravana. A Paul Castle, dependiente de una tienda de música, mediante la cual ha conseguido atraer a los demás. La salvación parece estar en la compañía. Estar con más personas te mantendrá cuerdo. En la universidad hay gente. Muchos han sobrevivido. Es un lugar cerrado y sin posibilidades de que… Bueno, nunca se sabe. Lo extraño es que algo se está moviendo ahí fuera. Unos militares han salido del bunker en el que habían permanecido escondidos esperando que el extraño suceso del exterior diera muestras de tranquilidad. Nada de exponerse al aire contaminado. Pero cuando ven como reacciona el cuerpo al aire sin el traje protector, huyen de nuevo a la base. El ejército huye.

¿Qué nos queda?

Uno de ellos, se ha quedado fuera.

Ciudad Zombie mantiene muchas de las pautas de la novela anterior. También como conjunto global. Libro ameno, número adecuado de páginas, capítulos cortos… Ciudad Zombie es la siguiente opción. La pesadilla continúa con un final esperanzador.

Ha vuelto la tensión.

Entrevista a Darío Vilas

Hoy tenemos el placer de entrevistar a Darío Vilas, administrador del portal Horror Hispano y autor de la antología piezas desequilibradas, por lo que le hacemos debido a su lanzamiento una serie de preguntas para conocerle más. Buenas, señor Darío. Lo primero de todo, háblenos de usted.

Hablar de uno mismo para que lo lean los demás es un poco onanista, y esas cosas las hago en privado. Soy demasiado tímido.

Ahora infórmenos sobre su vida literaria. ¿Cuándo empezó todo? ¿Al nacer ya sabía usted que quería ser escritor o fue carcomiéndole poco a poco el gusanillo?

Al nacer era escritor sin saberlo, todavía no me había enterado. Después me lo dijo mi madre, pero como era uno de esos niños que nunca hacen caso a su madre y la contradecía por deporte, pues tuvo que pasar tiempo hasta que me di cuenta de que tenía razón. Lo siento mamá, pero va en el manual de hijo que me venía de serie.

Seguramente usted haya leído mucho durante su vida. Díganos, ¿qué género es su favorito? ¿Y sus autores predilectos? ¿Qué influencias ha tenido?

El género que más me tira es el terror, obviamente, pero me gusta casi todo. Con respecto a los autores, depende de la época que esté viviendo. Lo que sí me pasa es que cuando un autor me gusta devoro toda su obra, si está a mi alcance. Ahora mismo la tengo tomada con Ismael Martínez-Biurrun.

Por decir algunos nombre más, Pío Baroja, Milan Kundera, Bukowski, Christopher Moore, Brett Easton Ellis, Richard Matheson, John Ajvide Lindqvist, Nabokov, Ignacio Cid Hermoso, Juan Ángel Laguna Edroso, Pedro Escudero,… Algún purista se sorprenderá de ver en esa lista a autores clásicos, escritores de best sellers y autores actuales que dan sus primeros pasos, pero mi labor de editor me permitió profundizar en sus obras y me han marcado.

Sobre las influencias siempre pueden hablar mejor los demás, los lectores, porque cuando escribo no tengo en mente ningún referente. Está claro que después se acaban reflejando cosas, no se puede negar, pero a mí me cuesta verlo. Lo que más me han repetido es que tengo un cierto toque a lo Bukowski, y no es de extrañar si tenemos en cuenta que me leí toda la obra que hay traducida al español de ese autor. Como curiosidad, una vez me dijeron que en uno de mis primeros cuentos se notaba una clara influencia de Neil Gaiman, y no lo había leído nunca. Ahora sí conozco su obra, y entiendo por qué me lo dijeron, pero era algo casual.

Muéstrenos una cita de alguna obra que haya calado en usted.

“En la guerra vi lo que los hombres hacen a sus semejantes; es muy triste. Ahora veo lo que los hombres se hacen a sí mismos, y eso es más triste.”

Jack Engelhard – Una proposición indecente

Sabemos que ha participado en varios concursos literarios y ha quedado ganador y finalista en muchos de ellos. ¿Cómo decidió participar en el primero? Al ser seleccionado, ¿qué sintió? Supongo que eso le instó a continuar en este mundillo…

Si te soy sincero, no me gustan nada los concursos. Llevo mal la ansiedad, y todavía peor la derrota. No me creo lo de que lo importante es participar, si lo hago es para ganar. Encima soy un eterno finalista, así que mis participaciones suelen ser decepcionantes.

No recuerdo cuál fue el primero, ni lo que sentí. Si mi continuidad en el mundillo dependiera de haber sido seleccionado o no en los certámenes habría abandonado hace tiempo.

Y hace poco, decidió ser más ambicioso. Y por ello estamos haciéndole esta entrevista, porque hace nada publicó una antología de relatos, Piezas desequilibradas. ¿Qué podemos encontrar en ella? ¿Por qué deben comprarla los lectores?

Se pueden encontrar once relatos escritos por mí en los que el nexo común es el desequilibrio psicológico o emocional de los personajes que desfilan por sus páginas. Creo que hay diversidad, que casi cualquiera puede encontrar algún cuento que le gustará. Es una forma distinta de enfocar el terror, ya que gran parte de la obra se inspira en la música que me gusta. Es diferente, eso puedo garantizarlo.

No es que deban comprarla, pero si lo hacen puede que les guste. Creo que es un libro entretenido en el que el peso recae en los personajes, como ya dije. Hay espacio para la introspección, pero sobre todo he querido que los relatos que están incluidos fueran para cualquier tipo de lector, incluso para los que no suelen leer terror.

Antes de esta antología ya publicó, junto a otro escritor, Imperfecta Simetría. Desde entonces, ¿siente que ha evolucionado?

Pues según parece, sí. Pero no estoy seguro de si para mejor o para peor. Dicen que he ganado bastante, pero también creo que algo se ha perdido por el camino. Necesitaría distancia para verlo con perspectiva, y como no suelo mirar hacia atrás me quedaré sin saberlo.

Además de ser escritor, también es uno de los directores del portal Horror Hispano, dedicado a la literatura de género en España. ¿Cuál es su labor? ¿Por qué se decidió a crear este portal? ¿Qué podemos encontrar en él?

No tengo una labor específica, depende del tiempo que pueda dedicarle. Hago un poco de todo: selecciono material para publicar, coordino, escribo algunas reseñas, organizo concursos…

La página la creé porque no había ninguna dedicada al género especializada en creadores hispanos, así que respondía a una necesidad. En esta página se puede encontrar un espacio en el que se presta una especial atención al creador de terror en lengua española. Y me encantaría que los propios autores propusieran nuevos contenidos o aportaran ideas, porque está pensada para ellos.

Usted escribe sobre todo terror pero, ¿hay algún género que le gustaría tocar y aun así no se atreve?

Me atrevería con cualquiera, solo necesito tener una idea. Por ejemplo, como lector no me entusiasma la ciencia ficción, pero escribí un relato de ese género y gustó mucho. El drama me apetece, porque siempre hay una fuerte carga dramática en mis textos que yo me encargo de contener. Algún día le daré rienda suelta y escribiré un dramón en toda regla.

¿Qué le aporta la literatura como lector y como escritor?

Como lector me aporta horas de entretenimiento y una sana evasión de la realidad. Como escritor me aporta horas de entretenimiento y una sana evasión de la realidad. Ya si me aportase un sustento sería lo más, pero no se puede tener todo.

¿Y usted qué puede aportar con su literatura a los lectores?

Espero que por lo menos el entretenimiento, porque si no estoy perdiendo el tiempo. Y  lo que es peor, se lo hago perder a ellos.

Si pudiese ser un libro, ¿cuál sería?

¡No quiero ser un libro, es un objeto inerte! Me gusta estar vivo.

¿Y qué clase de personaje le gustaría ser?

Estas preguntas me cuesta un poco responderlas, porque creo que nunca quise ser otra persona, ni mucho menos otra cosa. Pero bueno, puestos a decir alguno, pues no estaría mal ser un personaje de Christopher Moore, con esa mezcla de socarronería, patetismo y perversión, pero siempre con un buen fondo. Al final todos tienen un gran corazón.

Nos ha llegado a los oídos que tal vez, dentro de poquito, tengamos en nuestras manos un nuevo trabajo suyo… ¿podría avanzarnos algo?

Pues puedo avanzar que se trata de una novela de terror, que ya está firmada su publicación para los próximos meses con una editorial conocida, y que estoy entusiasmado porque no había escrito nunca algo similar. Es más, cuando se me ocurrió la idea no me veía capaz, pero como ya te dije, me atrevo con todo.

¿Y ya se encuentra trabajando en algún nuevo proyecto?

Estoy empezando a esbozar mi primera novela de corte juvenil, pero sin renunciar al género terrorífico. Surgió en una conversación y cuando me quise dar cuenta ya estaba entusiasmado con la idea y comprometiéndome para hacerlo.

Para finalizar, señor Darío, nos gustaría que nos diese unos cuantos consejos para continuar nuestras andanzas literarias.

No creo que esté en posición de aconsejar a nadie, ni me gusta hacerlo. Lo único que puedo intentar trasladar es el mensaje de que con trabajo todo se consigue, aunque parezca que no. Llevo unos cuantos años peleando y los frutos empiezan a verse ahora, todavía verdes. Pero al menos ya veo que llegará el día en que maduren y pueda recogerlos. Si no caen antes, o se los comen los pájaros.

Muchas gracias, Darío, esperamos que tenga mucha suerte y que el nuevo lanzamiento le vaya genial, así como el proyecto de la novela juvenil. Que siga cosechando éxitos.