Archive for Ediciones Nevsky

Reseña: Ciencia Ficción Rusa y Soviética Vol.1 Del Siglo XIX a la Revolución, de VVAA

CF Rusa y Soviética 1¿Es conocida la Ciencia Ficción Rusa o Soviética? Diríamos que no. Aunque su influencia ha sido tal inspiración para autores, guionistas y directores que laboran hoy en día en cualquier parte del mundo, que desde no hace mucho (casi sin darnos cuenta), hemos empezado a ver las consecuencias en sus obras. En esencia, en cine y televisión. Siguiendo la estela de las antologías completas de Ediciones Nevsky como Cuentos Completos de Gógol, la Prosa de Ajmátova, o la Prosa Breve e Inéditos, de Lermóntov; desde Nevsky acometen la tarea de compilar la antología más completa y definitiva posible de relatos de Ciencia Ficción Rusa y Soviética que jamás haya sido publicada en español. Cuenta esta pequeña pero muy recomendable editorial que la idea es dividir el proyecto en tres volúmenes: comenzando con este primero que os reseñamos hoy, centrado en las fantasías futuristas del siglo XIX.

Os decía que, la literatura rusa fantástica ha sido apreciada por muchos de nosotros casi sin darnos cuenta. A pesar de ser una gran desconocida en sí y de permanecer en su mayor parte inédita. En esta recopilación, el editor James Womack hace una interesante selección de cuentos precedida por una introducción donde incluye una sustanciosa retrospectiva de algunos de los primeros autores del género, los cuales comenzaron a fusionar en sus escritos fantasía con hecho científicos. Enmarcando en este volumen cuentos de autores de finales del siglo XIX y dejando claro que cuando uno se encarga de una antología, es muy difícil satisfacer a todo el mundo.

Ciencia Ficción Rusa y Soviética Vol.1: Del Siglo XIX a la Revolución incluye relatos como Fábulas verosímiles, o un viaje por el mundo en el siglo XXIX, de Faddéi Bulgarin; El viaje científico a la isla de los Osos, de Ósip Senkovski (altamente recomendable); El año 4338, de Vladímir Odóievski (más caviar); En la Luna, de Konstantín Tsiolkovski; Una tarde en el año 2217, de Nikolái Fiódorov; Justicia mecánica, de Alexander Kuprín; La República de la Cruz del Sur, de Valeri Briúsov (otro que me ha encantado) y La fiesta de la inmortalidad, de Alexander Bogdánov (una historia que no se me olvidará nunca).

Cabe destacar la alta calidad de los relatos. Tanto en el aspecto narrativo como en el científico. En general, la descripción de fenómenos físicos, biológicos…, etc. es detallado y sustenta adecuadamente el desarrollo de las historias. Desarrollos que no difieren mucho de los primeros temas en los que se centró este naciente género por entonces. Aunque sea cierto que existen algunas particularidades que alejan las tramas de la CF occidental que se escribía en aquellos años. Con todo, encontrarás humor negro, un viaje en el tiempo a un futuro modélico, un viaje a una región mítica, lugares u horizontes perdidos exentos de la intervención humana, el descubrimiento de un pasado común en el origen de todas las civilizaciones de la Tierra, una relación epistolar entre dos corresponsales en un futuro lejano… Toda una serie de utopías en las que perdernos fácilmente.

Cuando intento recomendar una antología no me gusta entrar demasiado en materia. Siendo narraciones breves, lo ideal es disfrutarlos de pé a pá sin trailers-spoilers-consejos que valgan. En algunas historias notaréis desarrollos relativamente viejunos pero la mayoría, en especial, las que parten de la idea de viajes espaciales, no tienen nada que envidiar a todo lo que vino en este gran género poco después. Adelantadas a su época, la lectura y una gran y reciente traducción por parte del equipo de Nevsky, lo vuelven un volumen ligero y totalmente disfrutable a día de hoy.

Un proyecto no sé si definitivo como se indica, tendría que devorar los tres volúmenes para hacer una valoración más subjetiva. Pero lo que sí es, sin duda, es un titulo especial, diferente, que incita al completismo del mejor aficionado a la Ciencia Ficción. Ese que se hace mayor con los años y que cada vez se vuelve más exquisito y formado. Por no decir sibarita.

Yo mismo.

Reseña: Nido de pesadillas, de Lisa Tuttle

nido-de-pesadillasHay gente que sigue creyendo que el género de Terror es una tierra de fantasía adolescente, obsesionada con los extremos de la vida, el jugueteo con la integridad física, la locura y el miedo, el sexo y la muerte. ¿Hasta dónde puede ir el escritor?, siempre me he preguntado. ¿Hasta dónde, sin que el lector sea intimidado tanto que decida dejar la lectura o determine que lo que lee es basura sin sentido? Si me permiten un consejo, sigan buscando. Este tema no es diferente a los demás. Es dar con lo que te gusta. Lo que te va. Donde te sientes a gusto, con lo que está expresión pueda significar dentro del género de Terror, por supuesto.

Y encontrarán maravillas literarias.

Lisa Tuttle es de esas autores ocultas en gran parte por los escritores de bestsellers. Y aunque con este calificativo todos los caminos llevan a Stephen King, si “siguen buscando”, encontrarán a mucha gente que escribe historias buenísimas. Algunos más famosos, otros menos en nuestro país, pero muchos dignos de mención. Otro tema es Lisa Tuttle. Autora, cuyos escritos no consiguieron cruzar el charco cuando en aquella época dorada del género, otros muchos lo hicieron. Pero nunca es tarde si la dicha es buena. Créanme que alucinaran con lo bien que escribe esta mujer, y cuyos temas tratados, son elaborados de tal forma que te teletransportan al mejor género, aquel que tocó el cielo allá por los 80s.

Lisa Tuttle Gracia (1952, Houston, Texas) es una autora de Ciencia Ficción, Fantasía y Terror, que ha publicado más de una docena de novelas, siete colecciones de cuentos, y varios títulos de no ficción, incluyendo un libro de referencia sobre el feminismo en 1986. También ha editado varias antologías y libros reseñados para varias publicaciones. Tuttle ganó el Premio John W. Campbell como Mejor Escritor Novel en 1974. Recibió el Premio Nebula en 1982 al Mejor Cuento con La flauta de hueso. Y el Premio BSFA en 1989 por el relato corto In Translation. A algunos os sonará su nombre por ser quien escribió junto a George R.R. Martin, Refugio del Viento (http://cronicasliterarias.com/2015/04/08/resena-refugio-del-viento-de-lisa-tuttle-y-george-r-r-martin/).

Nido de pesadillas es una antología que muchos deseábamos leer desde hace años. Un libro de relatos indispensable para todo amante del género. Otro punto que se marca a su favor la editorial Fabulas de Albión. Una imaginación extraordinaria, una prosa hermosísima… como dice George R. R. Martin. Sensibilidad clara que toca la fibra. Amigos, amantes, madres y niños, historias recogidas que te pondrán los pelos de punta donde todos los relatos parecen coexistir en un mundo acogedor, hogareño… que de pronto se tambalea.

Sus protagonistas son brillantes. Un escritor masculino de género pulp. Personajes femeninos defectuosos, miedosos, reales, que pueblan escenarios de terror con finales de tramas llenos de horror. Tuttle practica “castigos” a sus personajes para que se enfrenten a su realidad. Entornos impredecibles con flechas de lo sobrenatural, lo inexplicable, lo siniestro. Nido de bichos comienza el libro. Una historia sencilla espeluznante donde el deterioro urbano tiene mucho que ver. Tía May vive en una casa junto al mar en ruinas. Elena, su sobrina, va a ayudarla. Pero un ser deleznable, pálido como la arena, baila con cautela en el fondo de las tuberías… Hamburguesa de carne de muñeca, habla de una pareja que vive episodios desagradables en una “propiedad comunitaria”.

Uno de los temas que más me gusta leer son los que exploran la vida de los escritores. Por eso mola cantidad Volando a Bizancio, un tipo viviendo su particular de infierno.

Recorriendo el laberinto, en el que un marido y su mujer son testigos de un ritual pagano aparentemente inofensivo. El señor de los caballos, La otra madre y La memoria de la madera, en los que los niños son los encargados de deshacer mitos antiguos. Cuando te necesita un amigo, cuenta el anhelo del compañerismo y comprensión y lo que supone perder todo esto con el paso de los años.

Otro de mis favoritos es Sun City. Una historia que ya fuera elegida por Ramsey Campbell para una de sus famosas antologías. Horror puro. Nora trabaja en el turno de noche de la recepción del hotel, trata de dejar a su marido, así como un acontecimiento horrible que fue testigo en su luna de miel en México…

Así hasta completar una lista de 13 grandiosos relatos. Magníficos narraciones cortas que llevan de cabeza a mis dorados años 80s. La colección termina con una historia titulada El nido, en la que dos hermanas adultas compran una casa juntas, el techo de los cuales tiene un agujero grande, mal cubierto, donde…

Lisa Tuttle siempre mereció un hueco entre los grandes. Me encantaría leer alguna novela suya. Por favor, editores, pónganse a ello. Tuttle es una maestra del género, tiene la fórmula, hace que muchos autores hagan aguas al compararse con ella.

Reseña: El maestro y Margarita, de Mijaíl Bulgakov

elmaestroymargaritaUna vez leída El maestro y Margarita, la obra más célebre de Mijaíl Bulgakov, uno llega a reflexionar sobre varios temas íntimamente ligados no sólo al escritor como símbolo de la contradictoria identidad del ser humano,-propia ésta de la incansable y eternamente frustrante búsqueda de la felicidad y la eternidad-, sino también como voz catalizadora de la injusticia y falta de libertad de la sociedad con la que obligatoriamente tiene que convivir y que sabe que por sí mismo no puede cambiar.

La obra maestra de Bulgakov es un paradigma de todo esto, más cuando nunca pudo llegar a publicarla en vida. Imagina el lector a un artista profundamente hastiado de la vida y de su entorno social y político, un hombre machacado por la enfermedad y las secuelas de la guerra y amputado intelectual y artísticamente por un régimen al que encima le tiene que agradecer seguir viviendo.

Un Cervantes ruso que creará y querrá llevar consigo a las llamas su particular Quijote fáustico.

Sin embargo, Mijaíl a todas luces, como nos desvela esta obra, es un místico, tanto en el sentido religioso (heredado de su familia), como en el sentido estético, (por su gran cultura y pasión por los clásicos de la literatura): En su novela hace de Dios y de Diablo, de artista y de crítico, de aristócrata, de burgués y de proletario (sea un “camarada” o un delatado “compañero”); y en esas suplantaciones rodeadas de hilarantes sucesos, Mijaíl  lucha incansablemente por encontrar la bondad del ser humano, su inocencia entre tanta mediocridad y falsa fachada de los círculos artísticos que nutren el ambiente que tan bien conoce; se revela y grita a través de la pluma la terrible y silenciada contradicción entre arte, moral y humanidad en la autoengañada y alienada sociedad rusa de entreguerras, una sociedad de un país que no ha cambiado tanto si lo analizamos hoy día, un gran pueblo que pagó y sigue pagando con sangre el vivir en el pasado y en la creencia de hallarse entre el pozo de Oriente y el péndulo de Occidente.

Tras dos matrimonios encontraría en Yelena Shílovskaya el aliento emocional e inspiración artística para completar la para él siempre incompleta El maestro y Margarita. Quiso arrojarla a las llamas de una vida, la del maestro (Bulgakov) y Margarita (Shílovskaya), una existencia desgraciada que únicamente a través de la imaginación podía redimir. Su esposa afortunadamente pudo rescatar gran parte de la obra, unos manuscritos ennegrecidos por las cenizas que fueron completados por la reescritura de memoria de Bulgakov (¿un novelista que no sea soviético puede llegar a hacer eso?). Como dije, la novela nunca se publicó en vida del autor y a mitad de siglo y en plena Guerra Fría se pudo leer en publicaciones clandestinas soviéticas, hasta 27 años después de su muerte, en 1966, cuando fue finalmente editada y publicada.

El maestro y Margarita suele describirse como una sátira fantástica, y cabe destacar aquí lo curioso que resulta ver sus similitudes con las grandes obras literarias de siempre, que utilizan la fabulación y lo imaginario para sobrevolar la realidad con el fin de observarla en un análisis certero, a la vez que bellamente imperfecto y amargo, de los seres humanos que la habitan. Esta visión es lo que hace a una obra literaria imperecedera y universal aunque sea de ficción.

Bulgakov utiliza la fantasía en contraposición, como tantos otros grandes escritores del siglo XX, al movimiento artístico vigente de realismo social; y en el caso soviético hay que unirle el nihilismo y el impuesto pensamiento comunal dictado por la Rusia revolucionaria de Stalin, que Mikhail si bien en un principio apoyaba ideológicamente, al poco se dio cuenta del monstruo en que se había transformado.

El escritor así realiza una fábula fantástica y profundamente cristiana,-pero cristiana en lo espiritual, en lo mítico y simbólico, que no en lo estamental-, para expulsar los demonios de la represión en la que se vio sometido y transformarlos en personajes de ópera bufa. El maestro y Margarita es un canto religioso a los valores humanos auténticos, así como un satírico revulsivo contra la hipocresía, contra las convenciones sociales, contra el miedo, la mentira, el egoísmo y la soberbia…la mejor forma de expresarlo es a través del hecho extraordinario, la aparición del mismísimo Satanás disfrazado de extraño mago, un tal Woland, acompañado de un gato, una bruja y dos asistentes demoníacos en su verdadera identidad pero de estrambótico aspecto externo. En torno a ellos se irán presentando mediocres burócratas de la literatura, médicos, empresarios del arte, pequeñas almas burguesas en un régimen materialmente antiburgués con las que los infernales, pero no tan malvados, protagonistas juegan, se burlan y desvelan sus miserias de una manera cómica y rocambolesca algunas veces, otras de forma cruel y atroz.

Y es que la desaparición de personas sin motivo aparente, o su desplazamiento a miles de kilómetros sin saber el porqué, el absurdo mercado negro de divisa, todo ello Bulgakov lo transforma sin perder su elemento de denuncia contra las purgas de Stalin, en una trama delirante y fantasiosa que no esconde la terrible situación de la Rusia bolchevique.

Entrando muy brevemente en el argumento del libro, (que considero lo tiene que descubrir el lector y mientras menos diga mejor), posee una a priori estructura extrañamente fragmentada en su trama pero con una coherencia total una vez leída: Trozos de pequeñas historias se entrelazan antes de que el Diablo las ponga patas arriba…pero lo mejor sin duda es cuando nos traslada en el espacio y el tiempo a la Jerusalén de la pasión de Cristo, recreando una atmósfera apasionante, y sobre todo a través de los diálogos, una fina caracterización psicológica de personajes, en especial de Poncio Pilato, absolutamente magistral como plasmación de la idea de la cobardía, arquetipo que le sirve para compararlo al estado de la sociedad rusa y del conflicto interior del escritor.

A su vez, las narraciones de Poncio Pilato, sugiere la trama del libro (libro escrito dentro de otro libro del que se niega su existencia), son realmente creadas por el Maestro, personaje recluido en sus manuscritos los cuales le hacen perder el juicio. Su única liberación puede ser posible gracias a Margarita, que se enamora de él. Woland y su séquito ayudarán a Margarita a rescatar a su amado a través de un maravilloso y alucinado viaje en la noche de Walpurgis.

El maestro y Margarita fue publicada en España en 1968, y es la edición de Alianza Editorial con la traducción de Amaya Lacasa la versión que hemos tenido hasta hace poco. Sin embargo, el motivo de esta reseña es la larga y concienzuda reconstrucción de la obra que ha dado lugar a la considerada en estos momentos la edición definitiva del libro, resultado del trabajo de la filóloga y presidenta de la Fundación Bulgakov, Marietta Chudakova, dedicada a dar la coherencia a todos los capítulos en consonancia a los manuscritos dejados del maestro. La excelente traducción que nos hace más cercana la difícil prosa rusa corre a cargo de Marta Rebón. Por tanto, si  tienes interés en releer o leer por primera vez esta maravillosa obra, es la edición publicada por Nevsky la referencia al respecto;(y personalmente pienso que un libro con ilustraciones es mejor libro).

Esta es la versión más fiel a la memoria de su autor, y además de que tendrás en las manos una joya literaria que pudo rescatarse de las llamas de la represión estalinista y una de las mejores novelas del siglo XX, es una sátira social llena de imaginación que esconde una declaración de amor y compasión al ser humano, declaración cuyo contexto y mensaje  sigue teniendo sentido y estando vivo, desgraciadamente a pesar de los años.

Reseña: Jagannath, de Jarin Tidbeck

JagannathSiempre he pensado que las joyitas narrativas de la buena Fantasía son difíciles de encontrar. Como si fueran zafiros o amatistas perdidas en las Viejas Montañas nevadas, hay que saber buscar, estar atentos a los rumores en alguna taberna o robarle información a algún pícaro perdido en el bosque, para dar con algo bueno. Obviamente, me refiero a los comentarios o reseñas que comentan esta joyita/zafiro/amatista que es Jagannath.

Karin Tidbeck (1977) es una escritora sueca que debutó en 2010 con una colección de historias cortas de fantasía llamada ¿Quién es Arvid Pekon? Una buena acogida. Pero con el titulo que verdaderamente está llamando la atención es con Jagannath, antología recién publicada en nuestro país por la interesantísima Editorial Fábulas de Albión, también llamada Ediciones Nevsky.

En la colección Jagannath se incluyen trece cuentos. Un puñado de ellos ha sido publicado con anterioridad en inglés en reconocidas publicaciones. ¿Quién es Arvid Pekon?, es un cuento considerado digno del propio Kafka. Augusta Prima habría dado envidia al propio Lewis Carroll. El magnífico relato Tías crea una mitología en tan sólo 2.000 palabras. Pyret, Jagannath y Beatrice son inolvidables. Todos relatos extraños pero curiosos y atractivos. Hay tramas destacables como la de un hombre que se enamora de una aeronave, se postulan multiversos atemporales, niños que crecen en latas… Estas historias pueden alejarse en ocasiones, más allá de los asuntos humanos cotidianos. Rarezas que impregnan una colección con una dignidad inesperada en cada párrafo. Sólo por ello la catalogo a nivel general dentro del género de Fantasía.

Vas a descubrir lo mejor de la autora en Beatrice, Cartas a Ove Lindström, Mermelada de mora ártica o Jagannath. Historias donde se establece un equilibrio entre el anhelo y la particularidad de un giro final inesperado.

Lo peor/mejor de esta autora es que transmite sentimientos de nostalgia y tristeza a través de formas inesperadas y materias. Las cartas escritas por una joven mujer a su difunto padre pone los vellos como escarpias en el primer relato. Nuestro mundo no parece lo suficientemente extraño para la autora y nos sorprende con una trinidad de mujeres corpulentas en un mundo “flotante” más allá del tiempo, la imposibilidad de sus ciclos de vida, caníbales autosostenibles, o un escritor pasando un verano sueco y fresco en un retiro donde los testigos transitan en un efímero paso de sus vidas.

Jarin Tidbeck es capaz de personificar seres mágicos y elabora en Pyret el perfil de una criatura capaz de cambiar de forma, un personaje rescatado del folclore nórdico. Un fascinante ensayo sobre un animal esquivo y finalmente aterrador.

Vosotros y yo sabemos de qué se ha nutrido esta autora para crear algo tan bello como Jagannath. Son esos libros de Fantasía que muchos hemos leído y con los que hemos vibrado y aun hoy en día lo hacemos. Una autora de nuestra edad que ama lo mismo. Un cúmulo de historias que evolucionan de los grandes clásicos.

Es revelador que Tidbeck eligiera para el título de esta antología el nombre de una deidad hindú, y la raíz sánscrita de la palabra inglés “monstruo”. Un monstruo de libro que en su brevedad aplasta todo a su paso. Jagannath es tan original como un copo de nieve posado en una hoja seca. Una hoja muerta.

Reseña: Retrofuturismos, Antología Steampunk, de VVAA

RetrofuturismosA mediados de octubre el sello Fábulas de Albión decidió volver al Steampunk con la segunda antología de retrofuturismos. Desconozco cómo quedó la primera antología, pero he de decir que esta segunda me ha dejado un buen sabor de boca. La antología se abre con un relato de Félix J. Palma, autor más conocido por su trilogía victoriana publicada en 2008 y terminada este mismo año. La princesa del centro de la Tierra, es un relato bastante denso con una premisa interesante pero con un final que no me ha terminado de convencer. Supongo que porque es una historia inédita que ocurre, pero no se cuenta, en su segunda novela de la trilogía.

Continuamos con La cicloteca de BubbleLon, relato de Sofía Rhei muy bien escrito y con una de las mejores historias de la antología. Y es que cuando un relato empieza así: “Alguien debería inventar algún tipo de descarga eléctrica que pudiera transmitirse a distancia, utilizando como vehículo la intensidad de la mirada…”, sabes que el relato va a continuar mejor. El relato nos presenta un mundo distópico, donde los libros se imprimen en el acto y las palabras, si se pierden no pueden volver a recuperarse.

Seguimos con Biocronografía del salto lateral: el teorema de Aub, escrito por Guillermo Zapata Romero que nos lleva a la guerra civil española. Un relato con dosis de historia. Con artistas conocidos, como Dalí o Buñuel entre otros. Paradojas, agujeros de gusano, saltos laterales. Líneas temporales paralelas con la temática Steampunk que nos proporciona esta antología. Este es otro de los necesarios para darle un buen toque a la antología.

El avance hasta ahora es muy interesante y el cuarto relato no es para menos. Laura Fernández nos sorprende con Aborrecer a Lester J. Murray, un relato sobre un dirigible inteligente que da conversación a aquel que lo compra. Más allá de recordar recoger a los niños o decir si el conductor se ha pasado de parada, este aparato nos desquiciará hasta que queramos abandonarlo. No todos los días se conoce a un robot/automóvil con afán de escritor.

Gigantes, de Rubén Sánchez Trigos, nos lleva a España para presentarnos un parque de atracciones encabezado por el mismísimo George Méliès, con invenciones del gran Lovecraft y un crimen. Un relato, una carta de despedida, quizá una explicación para saber por qué nuestro protagonista hizo lo que hizo. ¿Lo hizo? Por ello nos encontramos con una historia con toques dramáticos, misteriosos y la temática de la antología que no nos puede faltar.

Cristina Jurado nos presenta en El pastor, un relato de vampiros bastante denso donde no he podido observar la temática principal de la antología, siendo más fantástico. Un relato de difícil comprensión, en mi opinión no muy bien explicado.

Aquí remonta la antología que tiene un pequeño bajón con el anterior relato, pues Jesús Cañadas sabe muy bien cómo atraernos con su relato llamado Tiros a la barriga, otro de los mejores de la antología. El relato empieza de una manera algo extraña llegando a un punto de no retorno donde lo raro se convierte en una genialidad. Es un relato muy intenso y emotivo, aunque creo que podría haberse sacado algo más de la temática. Creo que este y el de Sofía Rhei podrían extenderse y formar cada uno un relato largo/novela muy interesantes.

Noemí Sabugal crea un relato policíaco que cambiando algunos detalles puede pasar del Steampunk al Cyberpunk. Berlín Mechanical Men, tiene un interesante punto final, pero quizá peca de extenso. Tiene una buena premisa, pero una continuación que puede llegar a hacerse pesada. La crítica viene implícita en este relato.

¿Queréis saber cómo sería la hora del té con un sombrerero loco mecánico? Pues Alfredo Álamo nos lo enseña en El óxido del sombrerero. Un relato Steampunk al uso, muchos engranajes y no demasiada historia. No es de los más originales.

Aquí comienza un poco una espiral descendente en la antología y es lo que pasa cuando se dejan los mejores relatos al principio. Por supuesto hay excepciones. No es el caso de Carne contra el metal, de Rafael Marín. El relato más corto de la antología, y poco más se puede decir.

El Manco, de Rocío Tizón nos enseña otra historia policíaca. Una investigación de asesinatos con un final evidente.

Aquí vuelve a remontar, después de tres relatos que no dicen demasiado. Y Luis Guallar lo sabe hacer muy bien con Como dentro de un reloj. Una historia intensa, algo densa, esta vez en el buen sentido, e inquietante. Terror con sabor Steampunk, creo que una buena mezcla.

Los hijos de Saturno, es otro buen relato escrito por Sergui Lifante. Una buena idea sobre una máquina que proporciona buenos sueños –no he podido dejar de pensar en Origen en determinados puntos-. Una historia extraña en algunas partes de la narración, pero con un final muy interesante que deja con la boca abierta.

Seguimos ahora con Prey’s Moon de Joseph M. Remesar que nos muestra una idea interesante en un principio, aunque también evidente. Más terror en este caso, pero a diferencia de Luis, el Steampunk lo guarda un poco –mucho- para enseñarnos un relato de licántropos.

La antología finaliza con un relato escrito a cuatro manos entre Ángel Luis Sucasas y Francisco Miguel Espinosa, Las manos que construyeron América. Otro relato histórico interesante, con un final digno, pero con el steampunk en segundo plano.

La edición está cuidada en cuanto a una letra normal se refiere. La portada es estupenda y es una “continuación” de la primera antología. En conclusión, una antología digna y con relatos muy interesantes y variados. Recomendada si quieres tu dosis de Steampunk diaria.

Lo nuevo de Ediciones Nevsky: El joven Moriarty. El misterio del Dodo, de Sofía Rhei

Moriarty_dodoEl tío Theodosius ha regresado de uno de sus viajes por el mundo, y ha traído un espécimen de lo más peculiar: un pájaro dodo, al que todo el mundo creía extinto. Lo malo es que el pobre bicho tiene muchos enemigos, casi tantos como invitados acuden a la suntuosa fiesta de recepción que el padre de James Moriarty celebra en honor del explorador.

Puede que James Moriarty no sea el niño más sociable ni más agradable del mundo, pero cuando se empeña en algo, no se detiene ante nada. En este libro podréis conocer al pájaro dodo, al señor Darwin, a una institutriz que guarda secretos, a un pequeño asesino vestido de negro, a una baronesa con un ojo de cristal, a un gourmet capaz de comerse cualquier cosa, a una hechicera africana, a un aristócrata arruinado, a una actriz mentirosa, al escritor de Alicia en el país de las Maravillas, a la propia Alicia, y a un caracol africano gigante.

Un misterio lleno de humor y sorpresas para los amantes de la época victoriana, de los animales curiosos, de los malvados por antonomasia, de los cameos de personajes históricos, y de los niños que no son malos… solo que los dibujaron así.

Sofía Rhei es autora de la serie de humor infantil Krippys, bajo el seudónimo Cornelius Krippa, del libro Cuentos y leyendas de objetos mágicos, y de las novelas Flores de sombra y Savia Negra (Alfaguara).