Archive for diciembre 2011

Último estreno del año: Restless (Sin descanso)

Cuenta la historia de amor de dos jóvenes: Ella (Mia Wasikowska) padece una enfermedad incurable, lo que no le evita que se enamore de un chico (Henry Hopper) que asiste a funerales por hobby. Ambos son dos marginados, forjados por las circunstancias que los han llevado a encontrarse, establecen un lazo de profundo amor. En su periplo amoroso, se les aparecerá la fantasmagórica figura de un piloto (Ryo Kase).

Restless (Sin descanso) es una poderosa historia acerca de la madurez y el paso de la adolescencia a la vida adulta. Una película notable contada con honestidad y originalidad que conmoverá al público.

La película está dirigida por Gus Van Sant, uno de los observadores más sagaces de la vida al límite. La película es una mirada a la amistad y al amor, tan verdadera y provocativa como emotiva. El guión es de Jason Lew.

Reseña: Quiero ser bailarina, de Holly Clifton-Brown y Harriet Castor

Siempre has soñado con bailar. Es uno de tus mayores deseos. Lo sabemos.

Y por eso también sabemos que te caerán bien Ana y sus amigas, las protagonistas de éste magnífico libro.

Nuestras bailarinas te van a explicar todo lo que necesitas saber sobre la danza y te contarán algún que otro secreto para que llegues a ser de los mejores.

Hablarán de cosas tan esenciales como aprender los pasos básicos. Te contarán cómo son las zapatillas, cómo y qué debes hacer para bailar sobre un escenario… Muchos consejos que necesitas, sin duda. Ideas con las que maravillarte y algunas diademas y fantásticos tutús…

Aprender todo lo que hay que saber sobre pliés y pasos a dos… Y lo más chulo es que puedes elegir un personaje, crear tu propia coreografía, soñar, y danzar. Bailar como nunca lo habías hecho hasta ahora.

Un regalo esencial para los peques que quieren bailar por encima de todo.

Reseña: Lunes amargo, de Nicci French

En 1987, la pequeña de cinco años Joanna Vine es secuestrada a plena luz del día por culpa de un descuido de su hermana mayor. Veintidós años después, Matthew Faraday, otro niño de cinco años, desaparece en circunstancias similares. ¿Existe relación entre ambos casos? La policía da palos de ciego hasta que, de manera fortuita, la psiquiatra Frieda Klein se ve involucrada en la investigación. Su particular visión de los hechos, alejada de la ortodoxia policial, resultará providencial para esclarecer los diversos misterios que, como si de muñecas rusas se tratase, se ocultan unos dentro de otros en Lunes amargo.

Nicci French es el seudónimo tras el cual se oculta el matrimonio formado por Nicci Gerard y Sean French. Especializados en la escritura de thrillers (de los cuales, además del título que nos ocupa, me consta la edición en castellano de Un amor dulce y peligroso, A flor de piel, La habitación roja y Los muertos no hablan), la pareja de autores inaugura con Lunes amargo una nueva serie protagonizada por Frieda Klein.

Como en todo inicio que se precie (o, al menos, como debiera ser preceptivo en cualquier inicio), en esta novela se nos presenta detalladamente a la protagonista principal, dotada de una humanidad extraordinaria y una tridimensionalidad que sorprende gratamente. A su alrededor pululan diversos personajes de mayor o menor entidad (su cuñada, su sobrina, su antiguo mentor, un joven pupilo…) trazados con mayor brevedad pero con pinceladas firmes.

Los misterios que aguardan en la novela son resueltos con habilidad y con más de una sorpresa final. La narración, pausada y descriptiva, transcurre con fluidez, y el mundo habitado por Frida, sus amigos y familiares, va cobrando forma de manera sosegada consiguiendo que, al concluir la lectura, uno se quede con ganas de más.

¿Qué nuevos casos aguardan en el futuro de Frida Klein? ¿Hacia qué derroteros se encaminará su compleja vida social? Son estas preguntas que, espero, tendrán respuesta en próximas novelas del matrimonio Gerard-French. La excelente recepción crítica de la obra en el mercado anglosajón hace presagiar que no tardaremos demasiado en contar con una nueva obra protagonizada por la psiquiatra. Espero, pues, que veamos pronto ese futuro libro traducido a nuestro idioma.

Reseña: Axiomático, de Greg Egan

El futuro. Qué os viene a la cabeza cuando pensáis en él: ¿Naves voladoras? ¿Colonización de la luna? ¿Avances científicos y técnicos? ¿De qué sería capaz el hombre en un futuro? Cada vez la ciencia avanza más deprisa. Pero todo tiene un límite y aquí el autor se cuestiona esos límites. ¿Te imaginas tener insertado en tu cerebro una especie de dispositivo que reemplazara a este cuando quisieras o cuando sufriera daños el original? ¿Tener copias “tuyas” que te sustituyan si sufres algún accidente grave y que se desarrollan en un embrión como nuevos seres? ¿Viajar entre mundos paralelos? ¿Convertirte en una especie de híbrido solo para experimentar con vosotros? ¿Creas nuevos y mortíferos virus que podría destruir a la humanidad o a una parte específica de ésta? ¿Poder tener un bebé a la carta que muera a los pocos años de edad y solo disfrutar de esa etapa de su vida?

Estar en manos de la ciencia y dejar de ser simples humanos. Que desapareciera el libre albedrío o la decisión libre de elegir. No ser dueños de nuestra vida ni de nuestro destino. Menudo futuro tan horrible ¿verdad? Pero ¿y si ese futuro fuera posible y fuéramos directos hasta él? ¿Dónde estarían los límites morales? ¿Quién sería el encargado o los encargados de decidir cuales son? Una antología de ciencia-ficción que hará las delicias de los amantes de este género. Y que también nos cuestionará muchas preguntas. Algunas de ellas filosóficas, éticas o científicas.

Nos encontramos ante un libro con dieciocho relatos de ciencia- ficción antológicos. Relatos que nos hablan sobre una amplia variedad de temas relacionados con la biología y los avances tecnológicos como La ricura o La caricia. También sobre estudios sobre la medicación en enfermedades que pueden llegar a ser mortales como en Hermanas de sangre. Teorías sobre el universo físico en el relato El instante Aleph. La creación de peligrosos virus en manos de fanáticos en El virólogo virtuoso. Los implantes cerebrales en Aprendiendo a ser Yo. La existencia de mundos paralelos en El asesino infinito.

Y así hasta dieciocho relatos apasionantes que nos muestran un mundo futuro no demasiado alentador. Una dura crítica del autor sobre el poder y la utilización de los descubrimientos de la ciencia que pueden convertir al ser humano en algo que puede dejar de serlo. ¿Podrían volverse en contra del hombre los avances que en teoría serían para ayudar y solucionar sus problemas? Quizás si seguimos por este camino eso sea lo más probable…

Clásicos o De Culto: La chica de al lado, de Jack Ketchum

Los suburbios en una ciudad cualquiera de los Estados Unidos en los años 50. Calles sombreadas, con el césped bien cortado, árboles en líneas perfectas y casas acogedoras. Un lugar tranquilo y bonito donde crecer, siempre que no seas la adolescente Meg o su hermana tullida Susan.

En una calle sin salida, en un oscuro y húmedo sótano de la casa Chandler, Meg y Susan, cuyos padres han muerto, están cautivas a manos de una tía lejana que está cayendo progresivamente en la locura. Una locura que está trasmitiendo a su familia, y finalmente al barrio entero.

Jack Ketchum, avalado por una larga carrera repleta de logros, nos ofrece un mundo de crueldad mundana y decisiones traumáticas, un inquietante espectáculo donde vemos los más bajos instintos de la naturaleza humana.

¡Feliz Navidad, New Yorkers!

Del Toro presenta: No tengas miedo a la oscuridad

Algo muy antiguo y malvado habita en la oscuridad bajo la mansión Blackwood. Cuando la joven Sally Hurst llega a Rhode Island para visitar a su padre y a la nueva novia de éste, Kim, en la mansión victoriana que están restaurando, empieza a sentirse como una extraña, su nuevo y ornamentado hogar le parece una prisión fría e indeseable.

Alex, obsesionado con su gran proyecto y sus aspiraciones como arquitecto, se ha alejado de su hija y todos los esfuerzos de Kim para establecer vínculos con Sally acaban frustrados. Sally se evade explorando la mansión. A pesar de las advertencias del guardés Mr. Harris, Sally se embarca en una aventura que le lleva a descubrir un sótano escondido, abandonado desde la misteriosa desaparición, un siglo antes, del constructor de la mansión, el afamado ilustrador Emerson Blackwood. Lo que una vez fue el estudio privado de Blackwood, la oscura, fría y húmeda cámara subterránea, guarda los secretos del pasado de este lugar inestable y profano, y quizá algo aún más siniestro.

Con su incipiente curiosidad, Sally se ve sorprendida cuando unas voces desde las profundidades del tiro de la chimenea empiezan a hablarle. Voces que le toman el pelo, la interpelan y ruegan que les ayude. Voces que pertenecen a los Homunculi, criaturas maliciosas y manipuladoras cuyos orígenes datan de un tiempo cuando las hadas y los demonios eran mucho más que simples personajes de cuentos; y que viven en la oscuridad y se alimentan de los dientes de los niños.

 ”Para mi generación fue la película de televisión que más miedo daba del mundo,” dice del Toro. “Nos puso los pelos de punta a toda mi familia y se quedó en mi mente.”

Cuando del Toro fue a Estados Unidos, años más tarde, buscó el material original durante tres o cuatro años antes de que pudiera encontrar al autor y asegurar los derechos. Del Toro escribió el guión junto a su socio Matthew Robbins y dice que se lo pasaron en grande trabajando en él. Muchos de los elementos que introdujo en el guión de No tengas miedo a la oscuridad eran elementos que luego pasarían a El espinazo del diablo y a El laberinto del fauno. Pequeños momentos, gestos, ideas…

Reseña: ¡Muérdeme!, de Christopher Moore

Tras los acontecimientos narrados en ¡Chúpate esa!, la joven Abby Normal se autoproclama “señora sustituta de la noche” en San Francisco. En el loft que ahora comparte con su “esclavo sexual” Perro Fu, la adolescente gótica custodia una escultura de bronce que guarda en su interior a sus antiguos amos vampiros, Jody y Thomas, mientras se prepara para enfrentarse a la terrible amenaza de un gato vampirizado que está convirtiendo en chupasangres a todos los felinos de la ciudad. Pero la situación le queda un tanto grande, y tendrá que recurrir a la ayuda de los policías Rivera y Cavuto, al igual que a la de los Animales, el antiguo grupo de amigos/compañeros de trabajo de Tommy. Sin embargo, todo se complicará de diversas (e hilarantes) maneras, y tres vampiros ancianos llegarán a la ciudad para eliminar todo resto de amenaza gatuna, así como a cualquier humano que tenga conocimiento de la existencia de los no muertos.

Resulta complicado realizar un resumen coherente del argumento de ¡Muérdeme! Por un lado, se trata de la tercera entrega de una serie iniciada con La sanguijuela de mi niña y continuada por la ya citada ¡Chúpate esa! Así, si bien Moore se toma su tiempo en el primer capítulo para trazar un resumen de lo ocurrido hasta el momento (algo muy de agradecer, ciertamente), haber leído las novelas anteriores es más que recomendable si se quiere extraer el máximo jugo al libro que nos ocupa.

Por otro lado, en la novela hay tantos personajes y puntos de vista distintos (incluidos incluso los de un gato vampiro y un perro entrenado para localizar cadáveres), que no es tarea fácil exponer brevemente lo que ocurre en la misma. Pero que me resulte difícil contar qué pasa no quiere decir que la novela sea confusa o compleja: es, como buena obra de Christopher Moore, un libro extraordinario que salpica con acción, romance y toques dramáticos una trama en la que el humor es omnipresente.

En la mejor tradición del gran Terry Pratchett, Moore nos ofrece con ¡Muérdeme! una nueva muestra de su enorme talento para la sátira, una novela plagada de personajes inolvidables (sobre todo Abby Normal, cuya voz en forma de entradas de blog es, sin duda, lo mejor del libro), magistralmente escrita y que se lee en un suspiro. Quien haya leído las anteriores novelas disfrutará enormemente del reencuentro con Jody, Tommy, Abby, el Emperador de San Francisco y sus “hombres”, etc. Y quien elija este libro para iniciarse por primera vez en el peculiar universo narrativo de Christopher Moore, algo me dice que no tardará demasiado en adquirir algunas de las novelas anteriores del autor norteamericano.

Y es que Moore engancha. Avisados quedáis.

Reseña: Numbers, de Rachel Ward

¿Os gustaría saber el día de vuestra muerte? Podría tener sus ventajas ¿no? Saber el día exacto en que tu vida va a acabar y poder aprovecharla al máximo hasta la llegada de ese día. O ¿no sería tan buena idea? ¿Y si en vez de un montón de años solo te quedaran un par de días? Saber que en unos días ibas a morir. ¿Realmente te gustaría saberlo?

Mientras he estado leyendo este libro, me he hecho mil veces esa pregunta. Y la verdad es que no he llegado a ninguna conclusión. Por una parte sí que me gustaría saberlo pero por otra parte… No sé si podría vivir sabiendo el día de mi muerte. ¿Al nacer ya tenemos nuestra fecha de defunción asignada de algúna manera? Porque en esta historia esa es la idea: Al nacer también nacemos con la fecha de nuestra muerte.

¿Os imagináis entonces poder ver esa fecha en los ojos de alguien? Cada vez que miréis a alguien a los ojos ver la fecha de su muerte. Debe ser horrible ¿verdad? Pues ese es el “don” que tiene la protagonista de esta historia. Un don que la marca y que supone una durísima carga y más siendo una adolescente de tan solo quince años.

¿Puede cambiar nuestra vida el saber la fecha de nuestra muerte? ¿Creéis que saberlo os haría que fuera diferente? Mil preguntas que quizá te lleven a unas respuestas incómodas que no querrías saber. Jem es una adolescente de quince años que tiene la extraña facultad de ver la fecha de la muerte de las personas al mirarlas a los ojos. Una facultad que a veces hace de su vida un infierno. Vive una triste vida solitaria y alejada de la gente debido a ello. Pero todo cambia el día en que conoce a Spider, otro chico de quince años y con una vida tan deprimente como la suya. Un día Jem y Spider deben empezar una huída desesperada al verse involucrados en un atentado terrorista del que son inocentes. Esa huída hará descubrir a Jem la amistad y el amor, pero siempre sabiendo la fecha de la muerte de Spider. Una muerte muy próxima. ¿Podría hacer ella algo para cambiar eso? ¿Para que la persona amada no muriera tal fecha? ¿Realmente están los acontecimientos de nuestra vida escritos y no pueden cambiarse? A pesar de todo lo que pasa en nuestra vida siempre existirá la esperanza. Otra vez el destino. ¿Todo está escrito? ¿O podemos cambiar las cosas predeterminadas? ¿Es la muerte lo único seguro en nuestras vidas? Esta historia puede hacer que te cuestiones muchas cosas. Muchas de ellas desagradables pero que están en nuestra vida. Vidas felices o sórdidas otras, pero que tienen algo en común: vivirlas.

Reseña: Animales populares. Cuentos del Lobo

En la diversidad está el gusto y cuando mi hija me dice: «Papá, más, más cuentos en los que salga el lobo». ¿A qué recurro?

Recurro a ediciones tan fantásticas de animales populares como la que acaba de publicar Editorial laGalera y dónde el lobo es el principal protagonistas de estas historias… por lo menos, para mi pequeña.

El tomo que tenemos entre manos es un recopilatorio muy especial. Cuatro grandes cuentos infantiles abordan nuestra imaginación y la de nuestros hijos. Aquí se reúnen historias tan enternecedoras como “Los siete chivitos y el lobo”, “El lobo, el cerdo, el pato y la oca”, “Los tres cerditos” y la nunca olvidada en nuestro corazón “Caperucita Roja”. Un libro tan maravilloso que recupera los clásicos populares con una destacadas ilustraciones.

De estas historias, sólo a “Caperucita Roja” se le reconoce autor. Los famosos hermanos Grimm, por supuesto. Los demás cuentos son grandes leyendas del boca a boca, por lo que hace a éste libro una joya más brillante al reunirlos a todos en un mismo ejemplar.

Cuentos para soñar, para leer a nuestros hijos antes de dormir, para divertirse. Folklore popular trascrito a libros infantiles como los de antaño. Una delicia que tiene mayor sabor en estas fechas, cuando el lobo está fuera, en la nieve, acechando y paseándose por el impoluto frío como si nada pudiera con él.

¡Qué guay!

Reseña: Todo oscuro, sin estrellas, de Stephen King

Cada nuevo libro que nos llega del tío Steve supone una alegría para aquellos que nos hemos criado leyendo sus historias. El último de ellos, antes de la ansiada novela 11/22/63, ha sido Full dark, no star, traducido aquí como Todo oscuro, sin estrellas; es una antología con cuatro novelas cortas del rey del terror que suman más de cuatrocientas páginas y que vienen de la mano de Plaza & Janés.

En todas las historias, cada una con su argumento diametralmente opuesto, hay un hilo conductor, una idea que los une: ¿Qué ser oscuro somos capaces de albergar dentro de nosotros que ni tan siquiera atisbamos a imaginar si no se dan ciertas circunstancias que lo permitan salir? ¿Hasta dónde es capaz de llegar la parte oscura de un ser humano? Stephen King parece saberlo bien y nos lo muestra en estas historias que sorprenden por su oscuridad. Como siempre, su premisa es la de mostrarnos unos personajes comunes pero bien elaborados en situaciones fuera de lo común. Situaciones terroríficas que a nadie le gustaría vivir. Comento aquí, sin destripar nada, una breve sinopsis de cada una de las novelas:

1922: No soy padre todavía, pero se me ponían los pelos como escarpias al ponerme en la situación de este granjero cuando, tomando la decisión equivocada, su vida y la de los que le rodean se convierte en un completo infierno. Es la novela más larga de la antología y aunque utiliza elementos propios del terror no es sino una historia que habla sobre la culpa y la oscuridad que habita en todos nosotros.

Camionero Grande: Lo de Stephen King no son los títulos, pero bueno. En esta historia una mujer descubre que, a veces, bajo las buenas intenciones y formas se puede ocultar algo más siniestro. En esta novela corta hay más de venganza que de oscuridad, pero aún así se puede encuadrar perfectamente en la temática de la antología.

Una extensión justa: Oscuro, muy oscuro y muy mala leche destila la novela más corta de la antología (yo no lo llamaría novela). Si quieres saber hasta dónde puede llevar la mala baba del maestro de terror, disfrutarás mucho de Una extensión justa. Un hombre descubre que apenas le quedan unos meses de vida ya que padece un cáncer terminal. Pero todo no está perdido, un vendedor ambulante puede ayudarle, aunque todo tiene su precio…

Un buen matrimonio: ¿Crees que conoces a tu marido o mujer? ¿Llevas casi treinta años de feliz matrimonio y piensas que lo sabes todo sobre tu cónyuge? Quizá te interese leer esta novela corta, y quizá, solo quizá, vayas a rebuscar entre las tonterías que tiene guardadas en ese sitio donde cree que tú no las verás…

En definitiva, un libro de calidad, si bien no es lo mejor que tiene King, sí que se nota la mejoría que ya observamos tras novelas como Duma Key o La Cúpula. Así que, lector constante: ¡A por ella!