Archive for Roca Editorial

Reseña: El Fabricante de Muñecas, de R. M. Romero

elfabricantedemuñecasCracovia (Polonia) 1939. Karolina, una muñeca, es traída a la vida. Ahora, en el mundo de los humanos, se encuentra en compañía del fabricante de muñecas que la creó. Cuando comienza la ocupación nazi de Polonia, los dos entablan una amistad inusual. Pronto se proyecta una sombra oscura sobre la ciudad, mientras se destaca a la población judía, que una vez fue fuerte pero ahora se le intenta intimidar. ¿Pueden el fabricante de muñecas y Karolina usar su magia para salvar a sus amigos judíos? R. M. Romero, la autora cuenta que esta historia que partió de sus “muñecas”, la siente como algo muy personal. Un fuerte experiencia. Un viaje en barca cruzando el Atlántico. Tan impactada con lo que vio en Auschwitz, Romero se encontró, casi inadvertidamente, como su mente ya estaba basando su historia en las historias que aprendió durante su visita a Polonia. Por eso, y solo por eso, no es de extrañar que encontremos una serie de capas de fuertes emociones en El Fabricante de Muñecas, el nuevo titulo que acaba de publicar Roca Editorial.

Hay innumerables libros sobre el holocausto y el destino de la población judía en Polonia. El más obvio y reciente, al considerar la literatura infantil, El Niño del Pijama de Rayas. Sin embargo, El Fabricante de Muñecas, logra marcar un tono diferente. Un tono que lo diferencia de otros libros sobre el tema. Teje los hechos históricos y los mezcla con el folclore polaco y con lo mejor de todo para atraer al lector incauto y ansioso de innovación. La magia.

Como era de esperar, hay momentos muy oscuros en este libro. No puedes escribir sobre la ocupación y el holocausto sin tocar algunos temas importantes como el prejuicio, el odio y la muerte. Sin embargo, Romero ha usado un par de técnicas que contrarrestan la seriedad del tema. En primer lugar, el libro se centra, en general, en la amistad y la esperanza. Esto, junto con el fuerte sentido de la magia, aligera el estado de ánimo del lector e incita a querer descubrir más. Y es que, sí que es cierto que hay mucho que no se cuenta. Los horrores de Auswchitz no se describen, por ejemplo. Y esto deja que el libro fluya y actúe a dos niveles distintos. Para aquellos lectores maduros con conocimiento de la ocupación, armará en su mente un subtexto y apreciará la historia completa. Un lector joven, o alguien que no esté familiarizado con los hechos históricos, recibirá la suficiente información como para comprender la trama a nivel básico.

El Fabricante de Muñecas ha sido todo un descubrimiento y recomendación de una amiga lectora, también experta en encontrar y estar al tanto de joyitas únicas que el día menos esperado se publican en nuestro país. A ella me debo en muchas recomendaciones y rara vez tengo que acusar su trabajo de predilección. Maravillas como el libro que hoy os reseño, que haya leído y devorado entre lecturas y lo mejor, sin perder el hilo en ningún momento; es lo que depara esta amistad. Un libro bellamente escrito de los que solemos recomendarnos muy mucho, lecturas que nos inspiran y nos ayudan a escribir. Y que en esta ocasión nos ha hecho dar a ambos todo el crédito hacia R. M. Romero, una autora licenciada en Historia (se le nota) y en Escritura Creativa por la Universidad Sothern Maine, la cual bajo el seudónimo “Marian Rosarum” ha publicado en revistas como Daily Science Fiction, Ideomancer, Abyss y Apex.

Lo que más me gusta de El Fabricante de Muñecas, es el equilibrio que consigue entre los dos hilos narrativos. El realista es la historia principal que ve Karolina en el mundo humano en Cracovia. El fantástico es la genial trama en el País de las Muñecas, antes de que la traigan a la vida. Este subargumento proporciona un eco a la narrativa principal y Karolina usa sus experiencias en su vida anterior para moldear sus acciones en el mundo real. La forma en la que se compenetran estas narraciones es maravillosa.

Pero aviso que no es una lectura fácil. Tampoco un thriller vertiginoso. En cambio, es un libro que captura el estado de ánimo de la época magníficamente. Y atrae. Y quieres saber más. Muestra el lado oscuro de la naturaleza humana y pide de un modo curioso que se reflexione sobre lo que está sucediendo. A titulo personal, no sé por qué me recordaba bastante a la ambientación que consigue Guillermo Del Toro en su películas. No me extrañaría nada que El Fabricante de Muñecas esté ya en camino de ser trasladada a la gran pantalla. La historia lo merece.

Reseña: La Voz del Fuego, de Alan Moore

lavozdelfuegoLa Voz del Fuego ha sido una lectura mucho más inteligente de lo que esperaba. Y de lo que probablemente el mundo esperaba en su día cuando el libro se editó por primera vez en 1996. ¿Es lo que los seguidores de Alan Moore esperaban? Tampoco es quizás el trabajo más accesible, por varias razones… Pero comencemos con las primeras impresiones como publico objetivo y fan no declarado del tan galardonado autor de novelas gráficas. En general, no es la ida de olla que muchos esperan. Dde los que conocemos a Moore y su pintoresco pasado, con actitudes misántropas y su autoproclamada conversión en mago del caos, políticamente anarquista y de ideas (fuera de la mayoría de sus obras) bastante rarunas.

La Voz del Fuego se lee bastante bien…, cuando consigues entrar. En mi opinión, a Alan Moore se le subió bastante a la cabeza que se le catalogara en su día como el Mejor Escritor de Historietas de la Historia. De la historia, no sé, pero sí que son muy buenas sus mejores obras y quizás por ello pensó en dedicar también tiempo a la literatura y a aportar al mundo sus rarunas ideas. A partir de entonces, el mundo. El mundo filosófico a través de los libros. Y así llegó, del fondo de un cajón, La Voz del Fuego. Una trama catalogada de lujuria, locura y éxtasis.

¿Qué encontramos en esta nueva edición recién publicada por Roca Editorial? La Voz del Fuego es en realidad una colección de doce historias temáticamente vinculadas, que tienen lugar en Northampton en un lapso de 6.000 años. La primera historia, ambientada en el 4000 a.C., es narrada por un nómada paleolítico simplón, que habla en un dialecto difícil, con un vocabulario severamente limitado, una gramática extraña y una comprensión ingenuamente distorsionada del mundo que le rodea. Él es incapaz, por ejemplo, de distinguir los sueños de la realidad, y cree que las nubes son grandes bestias celestiales amorfas que de vez en cuando devoran el Sol y luego, presumiblemente, las escupe. Páginas particularmente difíciles, hasta que logras entrar en el swing de este extraño dialecto que Moore quiere aportar al mundo. Aunque es solo “entrar”. Es parecido a cuando lees por primera vez a Shakespeare o Cervantes, reconoces la mayoría de las palabras, pero parece que no encajan de manera correcta, hasta que sigues leyendo.

Un compendio de tramas de doce personajes distintos que vivieron en la misma región del centro de Inglaterra durante un período de seis mil años. Sus narraciones se entrelazan a través de acontecimientos recurrentes, extrañas tradiciones y visiones misteriosas. Una asesina obsesionada con su víctima, un pescador que alcanza a pensar que ha evolucionado o involucionado a una especie diferente, un soldado romano que descubre lo terrible, de lo que su pueblo le hace al mundo, una monja llena de males que es curada milagrosamente por una perturbadora aparición, uno de los últimos cruzados que pierde toda fe al encontrarse con la tan adorada reliquia. Y dos recónditas señoras brujas amantes ,con un futuro inminente con olor a chamusquina.

Lo curioso de La Voz del Fuego es ver cómo hace Moore para con cada historia usar un lenguaje progresivamente más elegante a medida que cada uno avanza más en las diversas tramas. Algunos de los relatos parecen ser algo autobiográficos. Incluso tratan principalmente la dificultad del autor para terminar un proyecto difícil como fue la escritura de esta novela. Un ejemplo claro es La salida de incendios de Phipps, una historia final anticlimática, pero que alcanza un ingenioso e inquietante nivel.

En La Voz del Fuego ninguna de las historias es lo que llamarías agradable. Tratan la violencia, la locura, la muerte, la mutilación, la traición, la pérdida de la fe y otros sujetos infelices de los que solo el ser humano se ocupa. Pero la mayoría de las historias, tienen momentos de brillantez agonizante. En definitiva, el libro trata sobre el mito y la magia en el curso de la historia. En su conjunto. Cuando digieres bien todo lo leído y cada uno de los momentos vividos; percibes que estás ante el conjunto de un trabajo escrito por un verdadero genio. Pues siempre, siempre, recuerda, que los genios son aquellos que te hacen pensar con lo que dicen o escriben.

Reseña: ¡Es la Guerra! Las Mejores Historias de Guerra Militar, de Jesús Hernández

eslaguerraSiguiendo una tónica bastante similar a la de la divertida Las mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial, anteriormente reseñada en esta misma web, Roca Editorial rescata del olvido ¡Es la guerra! Las mejores anécdotas de la historia militar, escrita también por el autor barcelonés Jesús Hernández y, como digo, reeditada para deleite de todo amante del género bélico e histórico.

Como bien acierta a decir el propio autor en la introducción de esta novela, los conflictos bélicos tienen dos caras inseparables en una misma moneda: el drama y la comedia, algo que, por otra parte, resulta bastante paradójico. Es en este último aspecto, en la comedia, donde el autor decide, acertadamente en cualquier caso, hacer hincapié en la confección de esta obra, si bien el lector encontrará diversos acontecimientos dramáticos a lo largo de la lectura; desde el comienzo de las primeras disputas hasta casi la actualidad, la Segunda Guerra Mundial, o lo que es lo mismo, desde las primeras armas mortíferas de uso primitivo, pasando por utensilios de hierro forjados durante el dominio griego, romano y otros pueblos de la Edad Media, y finalizando por el conocido armamento de fuego, en la Edad Moderna.

Esta obra está dividida en catorce capítulos y en cada uno de los mismos usted podrá encontrar anécdotas tanto divertidas como trágicas, todas ellas curiosas. ¡Hasta un total de doscientas veintisiete!

Descubra la procedencia del adjetivo “espartano”, cuyo origen se remonta a una dura prueba conocida como Oktonyktia, que significa ocho noches. Sepa un poco más de la historia de El caballo de Troya y de un ejército conocido como Los Inmortales.

Averigüe los motivos que llevaron a incumplir las obligaciones militares a Maximiliano, el primer objetor de conciencia de la historia, el hijo de un veterano soldado romano encargado del reclutamiento de soldados. Conozca por qué se celebra el día de San Valentín, una festividad que tiene sus orígenes en la era romana.

Conozca, de primera mano, por qué los habitantes de Rávena no pudieron consumir pescado de las aguas del río Po durante seis largos años o por qué la flor del cardo es un símbolo nacional en Escocia, o explore un poco más sobre el apasionante modo de vida de los vikingos.

Sepa cómo el líder del pueblo mongol, el célebre Gengis Khan, logró cruzar la muralla china situada en la ciudad de Wolohai gracias a un curioso tributo a cambio de la libertad: el regalo de mil gatos y diez mil golondrinas.

Lea cómo algunas de estas anécdotas fueron fuente de inspiración para clásicos como La flecha negra de Robert Louis Stevenson o Drácula de Bram Stoker.

Alejandro Magno, Julio César, Carlomagno, Aníbal, Gengis Khan, Napoleón Bonaparte, el General Patton y un largo etcétera, todos ellos personajes considerados como grandes estrategas durante la contienda, cometieron errores que por astucia o por suerte cambiaron el rumbo de la historia. Hechos insólitos, divertidos y la mayoría de ellos desconocidos para el público están aquí recopilados, en un solo volumen que, mediante una exhaustiva búsqueda, Jesús Hernández nos los sirve en bandeja, embelesándonos, como hiciera aquella bella ciudad romana de nombre Capua al caudillo cartaginés Aníbal, justo al concluir la victoria contra sus habitantes en la conocida batalla de Cannas.

No busque en grandes enciclopedias, en ¡Es la guerra! Las mejores anécdotas de la historia militar están todas esas anécdotas, resumidas y contadas tal cual sucedieron.

Más de doscientas anécdotas similares a las narradas en el anterior párrafo se dan cita en una pieza imprescindible en su biblioteca, directa al grano y sin rodeos. Aquí encontrarás todo aquello que no te contaron en el colegio, así es esta obra que usted no solo no debería perderse, sino que, además, no debería dejar de recomendar. ¡Es la guerra! Las mejores anécdotas de la historia militar es una enciclopedia en tamaño mini, para llevar a cualquier parte y consultar aquel dato que le llamó la atención o para volver a leer todos ellos. El drama y el humor están en su bolsillo, en la misma moneda.

Si disfrutó con Las mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial, no debería alargar la lectura de esta. Imprescindible.

Reseña: Un juego para toda la familia, de Sophie Hannah

UnJuegoParaTodaLaFamiliaSophieHannahSophie Hannah fue la encargada, hace algo más de un año, de recuperar a Hercules Poirot en una novela titulada Los crímenes del monograma, que ya fue reseñada en Crónicas literarias en su momento. Aquella novela plasmaba a la perfección las viejas novelas de Poirot y recuperaba una ambientación, un estilo y una trama que sabían a añejo y calidad. Aquel fue un libro que disfruté y me gustó pero que, a la hora de la verdad, no quedó grabado a fuego en mi mente como imprescindible.

Bien, pues Sophie Hannah ha regresado con una novela que ya no es esclava de la creación de otros, una trama cien por cien original y suya, titulada Un juego para toda la familia, que esconde tras ese título una trama que, si no queda grabada como imprescindible, desde luego rozará ese límite y se quedará muy cerca. Tanto me ha gustado, sí.

Aquí vamos a conocer a Justine, una mujer que ha dedicado gran parte de su vida a trabajar en el mundo audiovisual británico y que en el momento de empezar la novela está dejando atrás esa vida y el bullicio insoportable de la gran ciudad por una casa en un pequeño pueblo en el campo. Se marcha junto a su marido y su hija y está dispuesta a pasar el resto de su vida haciendo nada. Perdón: haciendo Nada. Así dicho queda extraño pero la forma que tiene el personaje (cuya trama vemos siempre en primera persona, desde el punto de vista de la propia Justine) de explicarlo es no solo original sino también una pequeña genialidad. Resumiendo: ella lo que quiere es, cuando alguien le pregunte a qué te dedicas, poder responde “a nada” y quedarse tan tranquila sabiendo que ha respondido lo correcto, que es feliz no haciendo nada y que le importan un pimiento las prisas, las necesidades, los “tengo que”, las obligaciones…

Vale, ese es el punto de partida pero Sophie Hannah no se anda por las ramas y se mete de lleno en harina en apenas unas páginas. A partir de ahí asistiremos a una doble trama. Por un lado, la historia de Justine contada en primera persona, que descubre un relato escrito por su hija (macabro es decir poco) y se asusta habida cuenta de que Ellen lleva unas semanas un poco rara. A regañadientes consigue sacarle algo de información: al parecer no está llevando bien que hayan expulsado a un compañero de clase por algo que ha hecho ella. Y Justine se compromete a visitar a la directora del colegio y arreglar la situación. Solo que cuando habla con la directora esta le dice que el supuesto expulsado no existe y todo es una invención de su hija… cosa que a Justine no acaba de cuadrarle. Y la forma de comportarse de la directora y de ciertos profesores resulta cuando menos extraña. Y por si fuera poco, recibe un par de llamadas amenazantes de alguien que parece conocerla a la perfección pero ella no tiene ni idea de quién es.

Alrededor de eso se articula una historia que descoloca en varios momentos e intriga hasta el punto de hacerte adentrarte en el texto con avidez, incapaz de dejar el libro a un lado. Y sin embargo, no es lo que más me ha gustado de Un juego para toda la familia, ni de lejos. Intercalado con la historia principal iremos leyendo los capítulos que componen el macabro relato escrito por la hija de Justine, la historia de la familia Ingrey, de lo que hizo Perrine y de cómo y por qué acabó muerta después de hacerlo. Un relato narrado con un estilo maravilloso, en apariencia juvenil pero más elaborado de lo que a primera vista uno podría pensar, con una complicidad para con el lector que resulta envidiable, y con un misterio o dos que también se te meten en la cabeza como lector y estás deseando desentrañar. Porque además el relato es fantástico, una de esas historias que uno al leer no puede hacer otra cosa más que aplaudir y envidiar no haberlo escrito. Una historia que comienza con una adolescente, Perrine, matando al hijo de unos amigos de sus padres. Una historia en la que sabemos desde el principio que terminará con la propia Perrine muerta también. ¿Quién la ha asesinado? ¿Por qué? Esas son las preguntas que te harás a lo largo de todo el desarrollo del relato.

Fantástica, por cierto, la disección de la familia Ingrey, cuyos cabezas de familia se aman a pesar de diferir en todo cuanto piensan, dicen o hacen, hasta el punto de hacer un pacto para criar a sus hijas: a la primera la criarán con una doctrina regulada, obligaciones y estrictos horarios. A la segunda la criarán dándole absoluta libertad para todo. A la tercera, Perrine, le tocará una mezcla de ambos métodos, lo que todos podríamos considerar que es lo normal, horarios y obligaciones pero cierto punto de libertad.

Lo dicho: creo que Un juego para toda la familia es una pequeña joya, una maravilla que no debería pasar inadvertida en las estanterías de las librerías.

Reseña: Neverwhere, de Neil Gaiman

NEVERWHERESiempre perseguido por ese ansia viva de leer todo, de los mejores, tenía pendiente de Neil Gaiman su novela Neverwhere. Aclamada en tantos sitios, alabada doquiera que mirara, e incluso mencionada en muchas obras del momento; mi cita con ella era inevitablemente inevitable.

Neverwhere es un libro que casi acabé por odiar de tantas recomendaciones que oía. Llevo escuchando la tarara desde su primera publicación allá por 1996. Ideado por Neil Gaiman y Lenny Henry, cuenta la historia de un tal Richard Mayhew, un muchacho escocés que vive en Londres, y actualmente se encuentra atrapado en una rutinaria vida. Tiene novia, un trabajo contenido (como contenido puede estar un trabajo de oficina), y amigos. Sin embargo, su mundo da un vuelco, todo se activa, cuando una niña herida aparece misteriosamente en un callejón y le dice al oído lo que “realmente” es.

Neverwhere es la segunda novela fantástica en solitario del escritor británico Neil Gaiman. Un libro que me ha maravillado por completo. Un libro terriblemente divertido que es normal que todo el mundo recomiende. Divertido, pero nunca en un sentido explícito como pueden ser las grandes obras de Terry Pratchett. Sin necesidad de ser un libro de comedia, si que sonríes bastante con los protagonistas y su modo ironía o humor negro ON. Neverwhere es más un argumento basado en la oscura realidad, gratificante, alucinante e imprecisa de las calles de una vieja ciudad. Difícil de vivir y llena de peligros y de misterios que nadie conoce en profundidad.

«La mujer levantó la linterna, que brillaba a través del puente. Richard podía ver todo el camino a través del puente. Estaba desierto. ¿Dónde está?, se preguntó. Se fue, dijo la mujer, su compañera de plano. La oscuridad se la llevó…».

Un poco de mitología, un poco de Fantasía, un poco de drama urbano y un montón de rincones oscuros por explorar de una Londres que ya no verás con los mismos ojos. La historia de Richard Mayhew y su viaje por el extraño y peligroso lugar de tinieblas. La niña a la que ayuda curiosamente se llama Puerta, y a través de ella entrará a formar parte de los habitantes del Londres de Abajo. El mundo subterráneo tiene sus propias reglas y Richard deberá aprenderlas para sobrevivir. Richard ayudará a Puerta a llevar a cabo su venganza contra los asesinos de su familia. En su camino se encontrarán con personajes de lo más variopintos. Entre ellos, el Marqués De Carabás, genial, genial, personaje.

Inolvidable.

Habitantes naturales de Arriba como Jessica, la prometida de Richard, el Señor Stockton, el jefe de Jessica que patrocina la galería de obras de arte o Gary, amigo de Richard Mayhew que trabaja en su misma oficina.

Pero también sorprendentes como los de Abajo. Alegóricos como El Marqués De Carabás con su abrigo negro que se gana la vida ofreciendo y obteniendo favores. Teniendo acceso a objetos de gran poder. O el Viejo Bailey, anciano de rostro amable y arrugado, que prefiere vivir en los tejados antes que en el subsuelo. O el Martillador, que tiene una herrería en el Mercado Flotante. O Lear, un saxofonista altísimo que toca en el metro de Londres pero que guarda un terrible secreto…

Y más.

Bastantes más. Iliaster, amigo de los rataparlantes, Lady Puerta, Lord Pórtico, Cancela, Arco, Entrada, Varney, Lechuguino Sin Nombre, Cazadora, El Abad, Lamia…

A partir de este momento, de mi lectura de Neverwhere, mi vida cambia. Todo visto con otros ojos. Como ya ocurriera con Sandman, siento ese mareo, ese “desplazamiento” de haber vivido una obra en primera persona. El síndrome de Stendhal sobrevolándome…

Una nueva edición revisada y actualizada por el autor edita Roca Editorial. Sorprendentemente incluye una carta de Gaiman a sus lectores en castellano y una novelita corta, De cómo el Marqués recuperó su abrigo, ambientada en este universo tan maravilloso.

Sólo una aclaración: Si eres fan de los trenes, la historia, o de una Londres misteriosa; en fin, de la Fantasía en todo su esplendor, entonces este libro es definitivamente para ti.

Reseña: Las horas del silencio, de Marta y Rafael Martín Masot

lashorasdelsilencioEn 1936, Damián Belmonte deja olvidado a propósito un reloj en la mesilla del dormitorio de Ana Gaitán y desaparece misteriosamente de un Madrid envuelto en plena Guerra Civil. El objeto ha de ayudar a la joven adolescente y al padre de esta a no pasar hambre ante lo que se avecina, aunque Ana no lo entiende así. Por este motivo, tres décadas después, el destino ha querido volver a unir a Damián y a Ana. Cierto día, mientras Damián Belmonte está leyendo uno de los pasajes de la Biblia que más le desconcertaban, una hermosa mujer interrumpe su lectura irrumpiendo en el despacho del ahora obispo, devolviéndole el reloj que durante tantos años ha guardado con recelo. La dama en cuestión, ahora conocida como la marquesa de Ganianza, no es otra que Ana Gaitán, quien viene pedirle un favor por todos los daños que el obispo le causó en el pasado a su padre y a ella misma, antes de que estallara la Guerra Civil española: seducir a  Teresa Valdeolivas, su cuñada. Aunque la idea pueda parecer descabellada para una persona que se debe a sus hábitos, ha de cumplir la propuesta de Ana Gaitán, pues siente que así se lo debe, que pagará sus deudas con ella al estar casada con un hombre a quien no ama y que jamás lo amará.

El objetivo de Ana, el que (aquel que el lector ha de descubrir por sí mismo), es motivo más que suficiente para el obispo, quien vuelve a reencontrarse con un pasado que creía olvidado…

Es el año 1917, en Barranca de las Paveras, Adela Galindo ha dado a luz a Paula Belmonte, una niña con una discapacidad en las piernas. Según las lenguas de las mujeres más ancianas de la localidad, esto se debe a un mal augurio que ha ocasionado la muerte de Gregorio Torres, alias El Aberruco, quien perdió la vida durante la siega del trigo, en el día de San Cipriano sin haber llegado a contraer jamás matrimonio pese a haber estado viviendo con dos mujeres.

Pero el pequeño Damián, de seis años y hermano de Paula, no entiende por qué el destino ha vuelto a cebarse con sus padres, unos pobres campesinos que luchan cada día por sobrevivir trabajando duro, pues ya se había llevado a su otro hermano cuando apenas tenía una semana de vida. Damián Belmonte, el niño que en un futuro se convertirá en obispo, no acepta que el Dios todopoderoso a quienes todos se encomiendan decidiese llevarse a su hermano años atrás y que, ahora, su hermana haya nacido con una malformación en las piernas. El pequeño no hace más que pensar en que Dios castiga más a los pobres que a los ricos…

Estas son las dos tramas principales de esta novela llamada Las horas del silencio, publicada este mismo año por Rocaeditorial.  Como el lector habrá podido apreciar, hay una serie de saltos en el tiempo. Para muchos este dato tal vez puede resultar confuso, si bien está perfectamente explicado por los autores, para que no pierda el hilo. Usted no tendrá que volver a ningún pasaje anterior para recordar algún dato de la narración, se lo garantizo. La obra mantiene un ritmo entretenido en cada capítulo y la historia va cobrando fuerza y credibilidad cuanto más se avanza en la misma.

Como casi con cada título de género histórico que publica la citada editorial, está perfectamente escrito, casi diría de manera visual, pues podemos imaginar poder ver cada escena en una pantalla de cine pasando por nuestras retinas. Las horas del silencio es una novela que sorprende casi en cada párrafo, donde pasan muchas, muchísimas cosas.

Por eso, estimado lector, no le revelo nada más, es mejor que usted las descubra por sí mismo. ¡Feliz lectura!

Reseña: La frontera salvaje, de Francisco Balbuena

lafronterasalvajeDesde el pasado 10 de septiembre está disponible en librerías La frontera salvaje, la novela ganadora del III Certamen Internacional de Novela Histórica Ciudad de Úbeda.

Roca Editorial pone a su entera disposición una historia sobre lazos familiares, guerra, amor, revolución y magia. Una saga que refleja la convulsión de los tiempos históricos que atravesó Europa y España durantes cincuenta años del siglo XX, desde el desastre de Annual, en el año 1921, hasta la muerte del General Francisco Franco.

Hay novelas que es mejor que uno lea por sí mismo, como es el caso de esta. Es incluso recomendable que cada cual vaya desgranando la historia a su ritmo, le aseguro que se disfruta mucho más. Tanto igual da en el caso del autor. No lo conocía y eso que sus vitrinas están repletas de galardones como el Premio de Novela Ciudad de Badajoz por Portentos de ultramar, el Premio Río Manzanares de Novela por El jardín del ajenjo (Algaida), el Premio Francisco García Pavón de Tomelloso por El oráculo de la tortuga (Algaida),  el Premio de Novela Negra Ciudad de Getafe por No hay perro que viva tanto (Edaf), y el Premio Diputación de Córdoba por El detallista. Su última novela, El alcalde del crimen, fue publicada por Martínez Roca en el 2010.

Por si esto no fuera suficiente respecto a Francisco Balbuena, el jurado del certamen de novela histórica Ciudad de Úbeda ha elogiado su prosa como una “inteligencia, ironía, mucho sentido del humor, cierta melancolía y bastante emoción que aportan unos personajes en estado de gracia, que poseen una fuerza y un peso literario casi demoledores”. Sí, querido amigo, este autor, nacido en Jaén en 1966, se ha convertido en un referente en la novela histórica de este país y narrador experimentado en dicho género, así cómo en conseguir numerosos galardones con sus textos. Es habitual verlo en los premios literarios, como el lector ha podido apreciar.

La frontera salvaje es un recorrido entre España y Francia, en ocasiones mediante hechos que acontecieron en la realidad; en otras, separadas por datos ficticios que no hacen más que ensalzar una obra fabulosa. En la misma, el lector podrá descubrir con especial precisión 50 años de la historia de estos dos países, acontecimientos tales como la dictadura de Miguel Primo de Rivera bajo la connivencia del reinado de Alfonso XIII, los años de la República, los estragos de la Guerra Civil, la bohemia parisina, la dictadura de Franco, la invasión nazi de Francia… Todo con minucioso detalle y a través de unos personajes inolvidables. El lector sentirá nostalgia en cuanto llegue a la página número 459, donde Francisco Balbuena da por concluida la novela.

No quiero despedirme sin hacer una especial mención a la prosa, inteligencia en estado puro, entretenida, ágil, sin titubeos, al margen de lo que aprendes mientras disfrutas de sus textos. No me extraña que al señor Balbuena le hayan dado toda esa cantidad de premios. A este ritmo aún le quedan muchos por recibir.

Me he encontrado mucho nivel en cada una de las novelas de carácter histórico que Roca Editorial ha puesto a mi disposición, pero creo que esta novela se lleva la palma. Ahora usted puede disfrutarla.

¡Qué no se la cuenten!

Reseña: Bienaventurados los sedientos, de Anne Holt

bienaventuradoslossedientosLa historia de Bienaventurados los sedientos arranca con la subinspectora Hanne Wilhemsen en la escena de un macabro crimen. O no, porque en realidad tampoco están seguros de que allí haya muerto alguien, al menos hasta que toda la sangre que inunda las paredes, el techo y el suelo de la caseta abandonada sea analizada. Lo llamativo del caso, además de toda la sangre, es que hay ocho números escritos con sangre en la pared. En las siguientes semanas se encontrarán otros dos escenarios idénticos, pero es que además, es el peor momento posible para la policía de Oslo. Están sobrecargados de trabajo, no dan abasto y parece el mejor momento posible para dar un gran golpe y salir impune.

Hanne, por su parte, tiene que lidiar con una larga lista de casos abiertos a los que se suman esos macabros escenarios y la violación de una chica en el centro de la ciudad. Complicando más las cosas, resulta que el padre de la chica no confía en las capacidades de la policía para detener al culpable y está dispuesto a todo para encontrarlo él mismo.

Hanne y el inspector Haldbakken empezarán a sospechar que ambos casos pueden estar relacionados. El problema es que no saben de qué manera podrían estarlo…

Leyendo Bienaventurados los sedientos tenía siempre un pensamiento en la mente: Si en lugar de una novela fuera una serie, esta sería The wire. Y pensaba eso no porque hubiera asuntos de drogas de por medio sino porque a Anne Holt le interesa contar cómo funciona la rutina policial, como hacía la famosa serie a su modo. De hecho, no hay nada que se salga de ese ámbito. Conocemos la doble vida que lleva Hanne pero es lo único externo a la historia que se nos muestra. La subinspectora tiene una novia a la que mantiene absolutamente apartada de su vida como agente de policía. Ni sus amigos en el trabajo saben de su existencia, ni su chica conoce a nadie relacionado con el aspecto laboral de Hanne.

El resto del libro, todo es la investigación, la saturación de casos, las relaciones interpoliciales, y ese padre que busca resolver el horrible crimen del que ha sido objeto su hija.

La trama tiene lugar durante un mes y como es de esperar va de menos a más. Quien busque aquí acción a raudales o una narración directa y ágil se estará equivocando. Bienaventurados los sedientos transcurre con calma, despacio pero seguro, y se adentra en los pensamientos de sus protagonistas cuando lo cree necesario, deteniendo el ritmo al hacerlo.

Pero es una buena historia, una que sabe sacarle partido a las peculiaridades de lo que narra, y para quien disfrute del personaje de Hanne (lo mejor de la novela, sin duda), será una grata sorpresa descubrir que existe una novela anterior en la que aparece y novelas posteriores de la misma autora en la que su personaje sigue desarrollándose.

Reseña: Las cien mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial, de Jesús Hernández

cien-mejores-anecdotasEn las páginas interiores de uno de los  periódicos de mayor tirada nacional, no hace mucho tiempo, leí un artículo sobre cómo era la vida de los pocos parientes que quedaban con vida del dictador alemán Adolf Hitler. Eran, si la memoria no me falla, tres personas cuyo delito fue llevar marcado el apellido maldito y que fueron trasladados desde su Alemania natal hasta Estados Unidos por temor a que los ciudadanos tomaran represalias contra ellos. A cambio de esta “libertad”, los sujetos debían de acatar la orden de no casarse ni la de tener descendencia, algo que han cumplido hasta el día de hoy.

Estos tres hombres viven por separado, tan solo se reúnen en ocasiones especiales y siempre con permiso y bajo la atenta supervisión de los americanos, más por seguridad que por temer a que tomen represalias, pues todos y cada uno de ellos ya dejaron bien claro que reniegan de su antepasado, razón por la que aceptaron, sin tan siquiera un atisbo de duda, el no tener descendientes.

Los tres “parias” viven en una casa lujosa y ni siquiera tienen que salir de ella para hacer ningún tipo de tarea, debido a que están subvencionados por el estado. Tan solo tienen que pedir algo que deseen (algo dentro de lo normal, se entiende) y lo tienen en sus hogares en menos que canta un gallo.

Muchos pensarán que viven una vida a todo lujo; otros dirán que son injustamente tratados y el resto, simplemente, se abstiene de hacer comentarios. La razón por la que lleven esta vida (buena o mala, según opiniones) es el temor a que el ser humano tomara represalias contra ellos después de haber finalizado la terrible y odiosa Segunda Guerra Mundial.

Este es un suceso que no viene recogido en Las cien mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial, novela histórica publicada por Rocaeditorial. He considerado conveniente publicarla en esta reseña por el simple hecho de añadir una anécdota más a esta excelente obra que supuso el debut editorial del escritor catalán, Jesús Hernández. Tal vez emulando al propio autor quien, de manera acertada, decide escribir un nuevo prólogo para esta edición aparecida una década después de su primera publicación. Imperdibles ambos, tanto el nuevo, como el viejo.

¿Qué encontrará el lector en Las cien mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial? Tal como ha podido comprobar, hallará una fuente inagotable de sucesos anecdóticos que han pasado a la posteridad no solo por sus hazañas, además por sus frases, gestos, decisiones de última hora… todo narrado desde un punto de vista neutral, contando los hechos tal y como sucedieron sin inclinar la balanza hacia ningún lado en concreto. Esto, al margen de la gran cantidad de noticias que vas a aprender, es el gran acierto de esta novela. Después de todo, en una guerra no hay vencedores ni vencidos, solo familias destruidas,  víctimas de ideológicas extravagantes. Todos coincidimos en que la Segunda Guerra Mundial ha sido la mayor pifia del ser humano en la Edad Moderna y que nunca debió de pasar. Todos esperamos/deseamos que la Humanidad no repita esta historia.

Odio las guerras, es una sinrazón, estará de acuerdo conmigo; sin embargo, he disfrutado de esta novela por el mero hecho de su riqueza histórica: además de todas las anécdotas, el lector encontrará un espacio dedicado a coincidencias asombrosas y otro a los récords. Admiro con un profundo respeto el trabajo de documentación de Jesús Hernández, quien nos obsequia con este anecdotario digno de estar en las mejores estanterías de bibliotecas y hogares de todo el mundo. Eso sí, para aprender, no para caer nuevamente en el mismo error de nuestros antepasados.

Las cien mejores anécdotas de la Segunda Guerra Mundial es una obra que pellizcará bastante a menudo.

Reseña: Colisión, de M. Gambin

colisionUna de cal y una de arena.

Pero vayamos por partes. ¿De qué va Colisión? La trama no tiene demasiado misterio: un grupo de terroristas chechenos quiere recordarle al mundo que su guerra contra los invasores rusos sigue presente y para ello planean un atentado salvaje que implica estrellar un barco cargado con una poderosa bomba contra el mayor petrolero del mundo.

Es evidente que en nuestro país este libro tiene un pequeño valor añadido al estar ambientado en las Islas Canarias. Gambin demuestra que conoce las islas y que, en su mayor parte, también sabe cómo funcionan los cuerpos de seguridad y políticos de nuestro país. En ese sentido, muy bien, aunque también se le cuela algún americanismo cuando habla de la forma en que la periodista Sandra Clavijo escaló puestos en la redacción del periódico en el que trabajo. Una minucia que no enturbia la labor de localización del libro.

Pero he dicho al principio que hay una de cal y una de arena. Bien, a la hora de ambientar la novela en nuestro país, el autor ha elegido unos nombres para los personajes un tanto… peculiares. Desconozco si Ariosto y Olegario son nombres recurrentes en la isla, pero desde luego, como héroes de acción…  que sí, que en una situación límite ya puedes llamarte Bruce Willis o Agapito De La Serena, que si hace falta liarse a puñetazos ambos lo van a hacer. Pero a mí lo de estar leyendo una novela de acción trepidante y que el tipo que ha de salvar la situación se llame Olegario me sacaba un poco de la historia.

No contribuye positivamente que alguien en el proceso editorial de esta novela sea compatriota de Ned Flanders. Elenita, el marinerito, etc. No sé si esto era así en el original, si es cosa del traductor o de quién, pero esos diminutivos te sacan un poco de la intensidad que quiere transmitir la trama. Es cierto que el ambiente del que proceden varios de los personajes (una especie de alta élite cultural… repija, por decir algo) hace que resulten creíbles los diminutivos, pero creo que la mezcla no acaba de cuajar.

Respecto a la trama, en positivo hay que decir que es trepidante. El grueso de la historia, desde que empieza el secuestro hasta su final, transcurre en unos tres cuartos de hora, y en ese tiempo pasan tantas cosas (algo más de 300 páginas), que la acción es constante y llena de pequeños clifhungers. Gambin es de esos autores que gusta de dejar en alto cada capítulo para que empieces el siguiente con avidez. ¿Cuál es la contrapartida? Que el inicio, por necesidades de la propia trama, se hace ligeramente enrevesado por la necesidad de presentarte no solo a todos los personajes implicados (y son unos cuantos), de cara a que en cuanto arranque el secuestro les pongas “cara” a todos ellos, sino también los barcos (tres de ellos se ven envueltos en la trama, junto con una patrullera del ejército y un caza F18) y las circunstancias especiales del entorno. Es mucha información que el autor dosifica en las páginas iniciales, llegando a hacerse pesado cuando describe las peculiaridades de cada barco, pero que no está hecho sin motivo. Ese es otro detalle que al autor hay que reconocerle: cada cosa que menciona va a tener su papel en la trama. Y a la hora de dosificar esa información, además, el autor no recurre a un único medio. En algunos momentos usa al narrador, en otros da la información en boca de un personaje, etc.

Si nos centramos en los personajes, lo cierto es que a Gambin le da bastante igual dibujar a ninguno de ellos. La trama ocurre en tan poco tiempo, y el libro es tan “película de acción”, que poco importa quién sea cada uno de ellos. Son gente atrapada en un secuestro y algunos de ellos se convierten en inesperados héroes de acción. Apenas hay dibujo de personajes, no existe ningún trasfondo (apenas pinceladas en algunos de ellos; curiosamente las mejores descripciones de personajes, que ayudan a entenderles por completo, son de dos personajes secundarios como la periodista Sandra Clavijo o el alcalde de la ciudad). En ningún momento te explican por qué Ariosto de repente se lanza a luchar contra los terroristas, de dónde le viene esa llama, por qué tiene esa capacidad de innovación. Con Olegario, al menos, queda más claro. Sabemos que tuvo un pasado donde las peleas y el manejo de armas estaba a la orden del día, así que al menos con él, comprendemos su necesidad de hacer algo para enfrentar a los secuestradores. El resto de personajes, como digo, son intercambiables unos con otros. Están al servicio del ritmo sin pausa, de la acción, que es lo único que importa en esta novela. Y que, dicho sea de paso, es lo mejor que tiene. Su trama es ágil, rápida y te mantiene en tensión desde que los terroristas deciden sacar sus armas de las bolsas hasta el desenlace. Queda claro, desde casi el principio, que el objetivo de Gambin es ese, crear un disfrute de los que permiten no poner los cinco sentidos. Aquí no hace falta pensar en quién era quién, por qué o cómo. Las cosas ocurren, tienen sentido y es todo tan rápido que si parpadeas, te lo pierdes.

Amantes de los thrillers sin pausa, Colisión es vuestro libro.