Archive for Novela Gráfica

Reseña: El Arte de Volar, de Antonio Altarriba y Kim

el-arte-de-volarA toro pasado se hacen a veces las cosas, pero nunca es tarde si la dicha es buena. Cierto y verdad. Se puede decir que he ido dando pasitos atrás con las obras de Antonio Altarriba y Kim. Primero aluciné con su última gran obra que tantos premios se ha llevado. Donde no estaba Kim pero su unión con Keko (Premio Mejor Obra en el Salón del Cómic de Barcelona 2002), también moló bastante. De ellos brotó un cómic tan excepcional como Yo, Asesino. De los mejores que he leido en su categoría. Luego, ansiado, puede degustar su siguiente obra a nivel nacional, yendo atrás en el tiempo de publicación. El ansia de leer buenas historias no decayó lo más mínimo. Nunca lo hará mientras vaya encontrando tanto bueno en estos tiempos que corren. El vello de punta cuando se trata de autores patrios. El que haya leído El Ala Rota sabrá de lo que hablo. Un curioso y triste pero también bello retrato femenino de lo que fueron aquellos años para la servidumbre, el opresor y el ofendido en este país de ineptos ricos insensatos. Una obra donde casi todas las entrevistas al autor confluyeron hacia la obra que hoy os traigo. El Arte de Volar cuenta la vida del padre de Antonio, y para el-arte-de-volar00escribir El Ala Rota se preguntó: ¿Y su madre? ¿Acaso no llevó una vida quizás más tremenda, quizás más potente y con derecho de ser trasladada a papel?. Así nació El Ala Rota.

Pero a los que no pudimos disfrutarla en su día, va Norma Editorial y nos publica una nueva edición revisada y ampliada de El Arte de Volar. Un hito en la historia del cómic de nuestro país. Publicada por primera vez en 2009 y ganadora del Premio Nacional de Cómic en 2010. Donde Altarriba y Kim firman una obra imprescindible, alabada por lectores de todo el mundo y presentada ahora nuevamente en librerías para el disfrute de todos. Los ingredientes son perfectos en El Arte de Volar. Una deliciosa macedonia de acontecimientos que ya es uno de los mejores cómics españoles escritos. Una historia íntima y emotiva a la que sin duda el cine le debe una oportunidad.

el-arte-de-volar01La novela gráfica se inicia con el suicidio de Antonio Altarriba Lope lanzándose al vacío por la ventana en mayo de 2001 desde la cuarta planta de la residencia geriátrica de Lardero (La Rioja). Luego, los autores dan paso a la narración de su vida contada en cuatro capítulos. El coche de madera: 3ª Planta 1910-1930 cuenta como en su juventud, a Antonio, ni la vida en el pueblo ni las labores del campo le interesan. En su pubertad se escapa del pueblo hacia Zaragoza, pero no mucho después tiene que volver a Peñaflor por su imposibilidad para ganarse la vida como mozo de carga. Y así regresa también a su primer amor con una vecina. Y con su amigo Basilio que siempre fantasea con la idea de poseer uno de esos cacharros de los que habla todo el mundo. Un el-arte-de-volar02automóvil. Y entonces Basilio comete un hecho terrible…

Las alpargatas de Durruti: 2ª Planta 1931-1949 cuenta como Antonio encuentra alojamiento en la pensión de Carlota en la ciudad. Pero no trabajo. Se proclama la II República en el país, y tras realizar el servicio militar, el país y él empiezan a ver que todo se va tornando en desgracia.

Galletas amargas: 1ª Planta 1949-1985 se centra en la pensión regentada por Carlota, con cuya sobrina se casa Antonio, mientras trabaja como chófer de Doroteo, marido de su prima Elvira, un falangista crápula enriquecido con el estraperlo. Con Petra tiene un pequeño y Antonio promete que por encima de todo, que siempre estará la vida de su hijo. Así que conspira con su prima y otros tres empleados para arruinar la vida del terrateniente Doroteo. Cierra esta maravillosa novela gráfica La madriguera del topo: Suelo 1985-2001, donde volvemos al inicio en la residencia el-arte-de-volar04de Lardero, para ver la llegada de un anciano Antonio al lugar, pero también para ver como de triste es presenciar como los demás pierden la vida. Y la de uno mismo pierde valor gracias a la soledad.

Mi valoración de esta nueva edición es subjetiva, ya que no tuve oportunidad de leer la anterior, por lo tanto no sé que nuevas escenas ampliadas tiene. Aunque imagino que un último capítulo a todo color llamado La casa del Sol Naciente. Manosque (Francia) Verano 2012, tiene mucho que ver. Una obraza que refleja madurez. La alternancia de la vida de aquellos años para los que empezaban a ver mundo y una rastrera sombra de guerra civil de la que parece que aún no podemos quitárnosla de encima.

el-arte-de-volar03Antonio Altarriba es básicamente un maestro de esto. Kim hace también un trabajo soberbio, reflejando con esas caricaturas de nosotros mismos, el proceso. Norma Editorial vuelve a hacer lo que mejor sabe hacer. Traernos una obra nacional en formato espléndido, gustoso de leer/poseer y a un precio ideal. Un titulazo que se ha llevado lo más grande en premios. Hecho lógico y normal. Cuando la leas lo pasarás mal. Te pones en la piel del protagonista, y verás que es terrible y normal todo lo que sucede.

Y eso asusta.

Reseña: El Regreso del Halcón Abejero, de Aimée De Jongh

Halcon_tapa_cc.inddPara los propensos a la depresión, el demonio está cerca, en los detalles se suele decir. Hay historias que lo reflean tremendamente bien. Cómics de autores que empiezan y que consiguen con historias como las que reseño hoy, transmitir ese terrible sentimiento que nos cerca y si no somos fuertes, nos destruye.

La holandesa Aimée de Jongh (1988) es considerada uno de los jóvenes talentos más importantes del mundo del cómic europeo actual. De Jongh empieza pisando fuerte. Termina sus estudios de animación en 2011, se convierte en ilustradora, dibujante de cómics y animadora a tiempo completo. Su tira Snippers se publica diariamente en el periódico Metro. E inspirada como pocos, publica su primera novela gráfica, El Regreso del Halcón Abejero, una trama que toca el alma…, y la remueve. La historia de Simón, un joven vendedor de libros al borde de la quiebra, marcado por un acontecimiento dramático, que hará que se enfrente a sus recuerdos.

Una breve sipnosis con la que definiría este cómic. Aunque tampoco es un guion fácilmente definible en pocas palabras. Nunca lo puede ser una oda a la terrible supervivencia que sufren las librerías de antiguo. Si a elregresodelhalconabejero02eso le sumas una trama con una intriga que te lleva de la mano desde la primera página; sabrás que estás ante una muy buena historia… con detalles. El Regreso del Halcón Abejero hace referencia al sufrimiento psicológico de Simon. Un hombre con problemas económicos que está viendo como lo mejor que tenía, se le escapa de las manos. La librería que heredó de su padre está pasando por una malísima época, tiene que saldar los libros. No vende nada. Y fiel a un ideal, como su padre le enseñó, Simon se niega a vender la librería a una franquicia que viene con suculentas cantidades…, un diablo disfrazado y sin alma, fiel reflejo de lo que concierne al mal eterno que sufre el mundo. Hecho que al parecer muy pocos perciben.

elregresodelhalconabejero04«Sólo el oriundo lector, los que tienen ese don, saben de lo que hablo». Las librerías poderosas insisten con ofertas cada vez más cuantiosas. La mujer de Simon cede fácilmente y quiere que acepte. Le importa el dinero. Le da igual que Simon decepcione a todo lo que le inculcó su padre. No tiene el don. Y como la presión del agua filtra, tiene fuerza y lo destruye todo rompiendo las rocas más fuertes; Simon empieza a dejarse llevar por la tristeza y tiende la mano a lo que el destino le quiere decir. Para ello decide liquidar todos los libros que les quedan almacenados en una cabaña en el bosque a la que viaja diariamente para llevar los volúmenes de la tienda. En uno de esos viajes Simon encuentra un volumen, se reencuentra con una guía de aves como la que tenía de pequeño, y recuerda sus años de instituto…

elregresodelhalconabejero05…, destino que le lleva a ser testigo de un suicidio en el bosque. Un suceso que cambiará su vida en un segundo. En especial, cuando poco después conoce a Regina, una chica que es capaz de dar paz a su corazón, algo que su mujer ni siquiera intenta.

Ponent Mon en su incesante camino de traernos joyitas del cómic europeo, nos sorprende una vez más con la publicación de un volumen que de otra forma estoy seguro que difícilmente veríamos aquí. Perlitas en formato cómic, volumen ideal en cartoné, piedras preciosas de más allá de los Pirineos que pese a ser nuevas, parecen estar demasiado lejanas para degustar. Hasta que una valiente editorial decide que esto tiene que ser leído por los grandes lectores de la península ibérica.

Las referencias son obvias. Simon se convierte en un halcón abejero con todas y cada una de las características que aparecen en la enciclopedia que le acompañaba de pequeño. Aimée de Jongh, con un dibujo completo a tintas, te elregresodelhalconabejero03sumerge en una historia llena de dramatismo pero realista y dura. Una evolución personal a la que muchas veces estamos obligados a enfrentarnos por los dardos que nos lanza la vida.

Con El Regreso del Halcón Abejero, De Jongh ganó el Premio a Mejor Autora de Cómic Holandesa en 2015. Una historia que ha sido comprada para ser llevada a la pantalla. Si se hace bien, con todos los ingredientes, quizás se convierta en un guion visual, como ya lo es, para el recuerdo.

Reseña: Un gusano en la fruta, de Rabaté

un gusano en la frutaNo hay que ser muy listo para saber que a la hora de tener un poquito de ansia de leer Nouvelle BD, hay que recurrir a Norma Editorial. Una de las principales editoriales emisora de estas grandes obras del pais vecino en nuestro país. Un lugar nuevo para muchos (yo me encontraría entre ellos), un nuevo mundo al que escapar cuando el pijameo u otro tipo de cómics fantásticos colapsan tu entorno y deseas salir pero siempre-siempre sin abandonar la lectura, ese gran poder que algunos jamás podemos obviar.

Y me encuentro en este tema, una serie de títulos dotados de “realidad” en el que dejarse llevar y percibir que existen grandes guiones fuera explosiones, tíos voladores y disparos a punta pala. Como me decía el otro día un colega, historias que se sienten, se saborean, incluso se pueden leer; tramas que te introducen de lleno en la intriga y son capaces de hacer que mires al vecino con cierta malicia. Historias como Un gusano en la fruta, de Rabaté.

Pascal Rabaté es uno de las máximos estandartes actuales de la denominada “Bande Dessinée”, o como la llama todo el mundo, la Nouvelle BD. Y dirá el no-puesto: «A ver, esto qué es, que lo he oído varias veces ya». Pues una expresión mitificada en el reino francés y su entorno, la cuna del potente cómic europeo. Una forma de expresión artística, a menudo referida en nuestro querido noveno arte como Novela Gráfica (esta denominación que tantos dolores de cabeza da), y a la que el gran Eisner se refiriera en su día como un gusano en la fruta01“la principal aplicación del medio de arte secuencial…, pero en papel”.

En definitiva, el mejor cómic en su máxima expresión.

Pascal Rabaté es un guionista de cómics y director francés, nacido en 1961 en Tours. Después de estudiar Bellas Artes en Angers, en los gloriosos 80s, publicó su primera obra en 1989. Guionista y dibujante que ofrece en sus obras un muy variado universo por lo que me han contado. Su adaptación al cómic de la novela Ibicus de Tosltoi, le hizo despegar de forma trepidante.

Leer Un gusano en la fruta ha sido otra de esas sensaciones buenísimas al leer cómic europeo. Historias a las que muchos nos acercamos en su día algo reticentes por culpa del archipotente y súper capitalista y comercial cómic americano. ¿Qué ocurre? Pues que vienen las sorpresas, y te dices: «El tiempo es corto y los cómics son muchos. ¿En qué estoy un gusano en la fruta02perdiendo el tiempo?». Pues como os decía antes, te dejas llevar por un guion brillantemente elaborado que en no muchas páginas te hace disfrutar de una historia que permanece en tu mente bastante tiempo. El truco no lo sé, pero bien pudiera ser la enorme edulcoración de imágenes, las cuales están por encima de todo.

Te hacen sentir que “estás allí”. Pueden gustarte después más o menos pero tienen ese don, por que sin duda, esto es lo que busca un autor para con su obra. El recuerdo. Más que ser reconocido.

No lo decía yo, lo decía mi amigo, pero ahora lo corroboro yo. Se siente. Es por lo que Un gusano en la fruta se hace súper recomendable. Goza de ese poder. Nos sitúa en Restigné, una un gusano en la fruta05pequeña población francesa en septiembre de 1962. Uno de esos lugares bellos y verdes de vastos acres cuyos habitantes dependen de los viñedos de señores (casi terratenientes) que dan trabajo y pan a sus paisanos. Un decorado que aún hoy en día puedes seguir encontrando allí…

Y aquí.

Lo mismo que la disputa entre los dos mayores productores de vino del lugar. Un antiguo conflicto cuyo rescoldo no se consigue apagar nunca y que después de una de las escaramuzas termina en tragedia. La muerte está a la vuelta de la esquina cuando el rencor es grande. Un ambiente de tensión constante no sólo entre familias, también entre trabajadores de ambas casas, pues se están jugando el pan de sus hijos. Bien, pues a dicho entorno es destinado el padre Ferra, un joven sacerdote recién salido de la Diócesis, que viene a gobernar la parroquia de uno de los términos. Un joven idealista, insensato y lleno de vida y sencillez, que encuentra un nido de víboras, donde las confesiones y los sucesos que investiga un inspector de policía que llega con él en el mismo tren, le ponen al día de… Sí, de la maldad del ser humano.

Un gusano en la fruta es una obra que rebosa humor y género negro. Tiene suspense y una pequeñita y un gusano en la fruta03agobiante tensión, pues te llevas toda la obra diciéndote/sabiendo que de un momento a otro ocurrirá algo gordo. Hasta que ocurre.

Norma Editorial puede sacar pecho. Esta obra de Rabaté es uno de mis primeros pinitos lectores con la Nouvelle BD francesa, una agradable lectura que rememoro cada poco con amigos y familia. El sello Nómadas (para mí nuevo, pero no lo es, ni mucho menos), se ha convertido desde ya, en un pozo de petróleo de grandes títulos e intrigas que casan y bailan perfectamente al son de la magnífica banda sonora del film Amelie. Esa es la experiencia, el entorno, la sensación, ese poso deja Un gusano en la fruta.

Reseña: En Soledad, de Chabouté

en soledadEs genial ver como aparte de que se vayan trayendo grandes obritas del cómic europeo, se insiste en seguir con autores que son grandes y que aportan títulos que dejan poso en el lector.

Suelen ser artistas apenas conocidos aquí. En especial, buenos amantes de lo que hacen y que parecen tener un don y un estilo original marcado. Chabouté, por ejemplo, un guionista y dibujante francés muy en boca de todos en el cómic europeo con el que Planeta Cómic lo vuelve a hacer.

En Soledad, es una obra publicada en el país vecino por Vents d’Ouest en 2008 y que por fin llega a estos lares. Ha sido rescatada para nuestro bien y qué puedo decir: pues lo mismo que la obra anterior leída. Todo lo que hace Chabouté es digno, digno de echarle un vistazo como mínimo y perderte en lo que propone. Una hermosa historia llena de ternura, aislamiento no deseado y gritos de gaviotas en un lugar olvidado por todos en alta mar.

Un barco, una pequeña lancha pesquera dirigida por un viejo refunfuñón y su nuevo ayudante, se dirige hacia un faro en una islote perdido. El nuevo marinero se sorprende cuando atracan y el patrón le dice que deje el par de cajas que hay en en popa en la base del puerto. ¡Allí no hay nadie! ¿Por qué? ¿Qué hay en las cajas? El en soledad_02patrón le obliga a hacerlo pero ante la insistencia del joven, cuando se marchan, le cuenta que sí que vive alguien el faro. Un tipo vive allí solo desde que sus padres murieron. Un monstruo. Un ser deforme que la soledad y el gran azul proteje de los ojos del mundo.

En el faro, una figura se mueve, un hombre abre un diccionario, y aleatoriamente escoge una palabra. A través de ellas se pierde en sueños e imaginaciones sobre cosas, personajes y hechos que no conoce y algunos incluso ni siquiera puede imaginar. Su dedo, aquel diccionario y una mente al límite de la locura que apenas es capaz de discernir imágenes de un mundo que…

El marinero volverá y a escondidas le dejará un mensaje en una de las cajas. Cuenta el patrón que aquellos padres afligidos le dejaron suficiente dinero para que a su pobre hijo nunca le faltara lo esencial. Así que va a volver cada poco pues será quejoso y todo lo demás, pero honrado por encima de todo.

En Soledad es otra gran obra que muestra lo que es capaz de hacer Chabouté con pocas palabras y cientos de imágenes. La calidad de estas, su dibujo sugerente a la vez que básico y la expresividad de los personajes, hacen que sea posible leer este relato sin apenas prestar atención a lo escrito. Nuevamente, un en soledad_01tomo genial de casi cuatrocientas páginas de pura emoción y sentimientos de nostalgia, desengaños, pena, ira y desasosiego. Virtudes y desencantos que proporciona la soledad del ser humano…

Pensaba que Un poco de madera y acero (http://cronicasliterarias.com/2015/03/16/resena-un-poco-de-madera-y-acero-de-chaboute/) era muy original por ser una obra extensa sin texto. Pero después de vivir lo leído creo haber descubierto el estilo de Chabouté, y aunque En Soledad sí que tiene diálogos, casi que puedes degustar la historia de la misma forma sin diálogos. ¿La originalidad? Sí, ese es su don, y con ello vuelve a crear un tomo que se lee en nada por ser interesante y por la sencilla razón que las imágenes, las recibimos y comprendemos con bastante más velocidad que el texto.

Un final lleno de añoranza. Gaviotas volando bajas e imágenes de olas rompiendo con las rocas que podrás escuchar si te dejas llevar. Chabouté teje brillantemente una historia que parece una leyenda contada entre en soledad_04marineros o salida de la boca de un abuelo vetusto y pescador. Un respiro. Un instante. Una pausa. Un escenario al que si fuiste ansioso como yo y lo degustaste en nada, podrás volver cuando quieras. Pues es una historia que perdurará por siempre en tu mente.

Empiezo a pensar que Chabouté hace estas novelas gráficas a conciencia. Tramas en apariencia sencillas pero que tienen ese no-sé-qué que te tocan la patata. Imágenes y relatos que permanecen. Dibujadas en blanco y negro pues…, sí, algún oscuro secreto debe haber en ello. Realismo, crudeza y vacío. Tarde o temprano nos damos cuenta. Nadie quiere morir sólo.