Archive for Terror

Reseña: Vampiros… y más que Vampiros (Una Antología de Horror y Sangre), de VVAA

Tenemos miedo de nuestros propios deseos. A cualquiera de nosotros le gustaría ser hermoso, poderoso y siempre joven. Nunca envejecer, tener todo el tiempo de la eternidad… pero el costo es alto. Demasiado caro. El vampiro nos produce espanto porque si se nos ofreciera ese regalo, ¿quién no estaría tentado de aceptar?

Hay tantos tipos de vampiro que no se pueden encerrar en estereotipos. Decir un vampiro es «así» es tan ridículo como decir que una persona es «así», esperando un ejemplo para explicar una especie. Si bien conocemos los vampiros clásicos, debemos saber que existen en todas las mitologías y formas. Algunas leyendas medievales occidentales hablan de hermosas mujeres demonios que seducían a los hombres. Se les conocía como Súcubos. Las Lamias, mujeres del folclore grecolatino con extremidades de animales de las que decían que fueron las vampiresas más temidas y crueles de la Antigüedad. Incluso las Sirenas que nos parecen seres tan entrañables eran temidas por los marinos al enloquecerlos con sus cánticos llevándolos a la muerte. En algunos cuentos decían que se hacían inmortales, alimentándose de la carne de los navegantes.

Vampiros … y más que vampiros, explora la naturaleza de los no-muertos. Los que beben sangre o el mal de sus raíces oscuras hasta la actualidad. Estáis ante una maravillosa antología de horror de veintidós de los mejores relatos del mundo vampírico. Autores consagrados Desde Arthur Conan Doyle, William Hope Hodgson, Nathaniel Hawthore, Horacio Quiroga, H.P. Lovecraft, Richard Matheson o el español José María Latorre, entre otros muchos. La antología comienza con el relato El vampiro, de John William Polidori. Para algo es reconocido como el primer cuento en la literatura del mito vampírico.

Viendo nombres tan poderosos podéis haceros una idea de la variedad que vais a leer. No estamos ante el vampirismo clásico, no obstante, conserva todo su poder maligno. El mal tiene muchas formas, es tan mortal un mordisco como un beso en unos labios envenenados. Tampoco faltará el llamado vampirismo energético donde la razón debe combatir lo sobrenatural. Parásitos ocultos que succionan la vida lentamente. Jules, ese extraño niño que nació con tres dientes y que los utiliza para beber sangre del pecho de su madre.

Historias con maravillosas atmósferas góticas como el relato El fresno. La araña, un hotel, unos suicidios, esa ventana en la cual una bella joven vestida de negro hila en una rueca antigua. Podría seguir, pero debo dejar que descubráis por vosotros mismos lo que esta antología esconde. Si no los habéis leído nunca, vais a sentir tal placer con la lectura que puede ser vuestro principio de entrada al mundo vampírico. Pero si ya sois unos amantes de este género, os invito a tener todos estos relatos en un mismo tomo para vuestro deleite. Lo recomiendo muchísimo.

Con esta antología engrandeceréis vuestra biblioteca.

Reseña: El Hombre que Esperaba a las Flores, de Jyrki Svenson

La maravillosa historia que reseño hoy nos traslada a la región de Salla, en los fríos bosques del norte de Finlandia. Para Jyrki Svenson el medio ambiente juega un papel tan importante que llega a quitarle protagonismo a cualquiera de los personajes. Denso, verde y misterioso, el mundo natural y su entorno, es poderoso e impredecible. Una verdadera locura inhumana horrible en su lógica, porque el autor ha diseñado una naturaleza salvaje con una gran riqueza de detalles que va llenando cada grieta de la mente del lector hasta que no hay espacio para nada. Llegando a pintar la locura con un telón de fondo de la ilusión bucólica.

Nos lleva a una Finlandia desconocida, surrealista, cuyos bosques formaron parte en las noches de los tiempos de extrañas ceremonias sagradas. El mundo vegetal dormía, esperaban pacientes su estallido con la llegada del otoño. Época de la cosecha y de ciertas historias… Allí a Salla, regresa el señor Svenson para abrir un pequeño invernadero, tras abandonar su trabajo en la bolsa y un matrimonio que nunca le hizo feliz. Entre terribles pesadillas entra en ese mundo onírico donde es imposible distinguir la realidad del sueño. No sabremos si esa llamada telefónica fue real, pero comenzarán a suceder unos insólitos asesinatos. Muertos de los cuales nacen de sus pechos abiertos unos crisantemos mutantes. Entre arrebatos sexuales descritos con una belleza erótica sublime, árboles que parecen seres humanos y conversaciones con difuntos; el florista será señalado como principal sospechoso.

El hombre que esperaba a las flores, es un escrito para el conocedor de la sintaxis que busca una aventura literaria más allá del entretenimiento. Experimental, oscuro, deformado, nos hará caer presos de lagunas de realidad, ya que, al pasar las páginas, irá acercándonos cada vez más a la locura que en su día ya nos llevó el maestro Lovecraft. Ese terror diferente que no se ve, pero lo sentimos acercarse y por algún motivo sabemos que ya no tenemos escapatoria.

Un bosque brumoso, plantas que no deberían estar ahí por el clima, el autor las colocó en esa tierra para nuestro desconcierto. Ellas saben la verdad de este aterrador apocalipsis. Y es que los humanos tenemos la falsa creencia de que estamos en la cima de la cadena alimentaria. Creemos que dominamos el mundo natural, pero esto no es cierto. Hemos creado un mundo de falsas pretensiones. Nos escondemos en casas con aire acondicionado y calefacción, corremos de un ambiente controlado a otro, mientras encendemos lámparas para alejar la oscuridad. Pero la auténtica verdad es que la naturaleza nos permite nuestra posición. Se parece mucho a ser de repente de nuevo niños, dejando que nos sentemos en el asiento del conductor para jugar a ser mayores, pero al final del día nos ordenarán que nos acostemos. Protestaremos, pero iremos en silencio. La naturaleza puede ser un huracán, tornado, erupción, tormenta de nieve, sequía, una germinización… Demostrándonos quién manda verdaderamente en la Tierra.

Secretos que siempre estuvieron ahí, porque el aroma de las plantas no sólo es dulce, también puede ser putrefacto.  Personajes rozando la esquizofrenia junto al terror vegetal primigenio. Un libro inaudito hasta ahora en español que esconde una historia tan increíble cómo fue la propia vida de su autor, el cual desapareció en la nada… Me da mucho coraje comentaros esta maravilla descatalogada, pero si algo aprendí del mundo de los libros, es que al final cualquiera de ellos puede aparecer de nuevo. Así que os dejo estas palabras, que no hacen justicia a lo que en verdad he leído. Un libro de esos raros que no terminas de entender si nos dejó una simple historia o una advertencia. Destacar el maravilloso acabado interior con láminas a color pegadas, firma impresa del autor y dibujos del mundo vegetal acompañando la obra. En verdad, una rareza impresa que ojalá acabe en vuestras manos.

Lo recomiendo muchísimo.

Reseña: Marvel Limited Edition. Espíritus de Venganza, de VVAA

Cierto y verdad es, que los Marvel Limited Edition empezaron pegando muy fuerte en nuestro país dentro del público deseoso de integrales de clásicos y cositas inencontrables. Y ahora se ha convertido en objetivo directo de buenos lectores que sólo desean tener una buena edición de lo mejor de lo mejor. Los MLE es esa línea que recopila cómics clásicos Marvel de personajes menos populares para la chavalería de hoy, consistente en tomos a color o blanco y negro y en tapa dura. Unos buenos tochales. Lo más importante es que son ediciones limitadas y numeradas de mil quinientos ejemplares… Es decir, la probabilidad de que te quedes sin estas joyitas, si tardas mucho, es alta. Y aunque si somos sinceros, no todos te interesarán, si eres un verdadero amante del cómic y/o fuiste niño en los 80s, contraíste la maldición. Los querrás todos.

Uno de esos fuertemente indispensables ha sido publicado este mes de calores que se va. MLE: Espíritus de Venganza contiene todo-todito-todo de una serie, de una saga de acción, locura y terror, que en el mundo del noveno arte tiene su huequito en el corazón de muchos. Diría que la historia más recomendada con El Motorista Fantasma entre sus protagonistas. Y antes que nada, toca redimirme un poco, dar un paso atrás en mis opiniones y decir a voz en grito: «¡Maldición, a principios de los 90 aún había buenos cómics!». Parece ser que en aquella década, auge de especuladores, explosión masiva de tiendas de cómics (y cierres posteriores de las mismas), bolsas de plástico, Rob Liefeld y superhéroes mega-musculosos introducidos en guiones -muchos- sin sentido; resulta que hubo supervivientes de la mejor década para cine, cómics y música como fueron los 80s.

De esta obra leí algunos números en su día gracias a un amigo, pero apenas recordaba nada. Y ahora que he tenido oportunidad, resulta que La Llegada de los Hijos de la Noche (Midnight Sons) no me ha decepcionado un ápice. Una saga que brilla en la oscuridad por los cuatro costados. Y ahora no sé si es por que estaba ansioso por volver a visitarla (un crossover en seis partes que forma la columna vertebral de este Marvel Limited Edition) o por volver a tener ante mis ojos a los seres más macabros y reaccionarios que uno puede encontrar dentro del Universo Marvel. En serio, me parece que no hay mejor momento para disfrutar de esta espeluznante obra, ahora que los días empiezan a hacerse más cortos y la noche conquista minutos al día.

La linea editorial creada por Panini Cómics y SD publica esta maravilla que es MLE: Espíritus de Venganza. Un tomaco que contiene los números precedentes (Ghost Rider #28, #31) a los dos arcos argumentales importantes (La Llegada de los Hijos de la Medianoche y Espíritus de Veneno) así como números relevantes a la propuesta general (Morbius: The Living Vampire #1, Darkhold: Pages From The Book Of Sins #1, Nightstalkers #1, Web of Spider-Man #95-#96 y material de Midnight Sons Unlimited #1). Donde Johnny Blaze y Dan Ketch recorren juntos las calles, como los Espíritus de la Venganza, mientras los Hijos de la Medianoche se alzan para afrontar una amenaza que surge bajo el alma de la ciudad. El Motorista Fantasma original se une a su sucesor y a compañeros como Morbius, Blade y los Cazadores de Vampiros en la lucha contra Lilith y su terrorífico linaje. Las cosas comienzan con el Motorista Fantasma y Dan Ketch separados. Ketch está en una especie de limbo/purgatorio al borde de la muerte, pero él y Ghost Rider todavía tienen una especie de conexión. Es a través de esta conexión que Ghost Rider ve fragmentos de una visión de Lilith, Madre y Señora de los Demonios. El Mal está regresando. Y con planes de hacer algo terriblemente demoníaco. En este punto, nuestros antihéroes se unen y… El Doctor Extraño sirve como una especie de Observador o Beholder para estos tipos sobrenaturales que se han reunido. Sabe lo que está sucediendo, lo que va a suceder, si no ayuda. Tirará de las cuerdas. Tiene planes oscuros para poder detener al mal encarnado llamado Lilith. ¿Lo conseguirán? Tendrás que leerlo/vivirlo. Aunque ya os adelanto que las consecuencias serán desastrosas.

Howard Mackie, Len Kaminski, D. G. Chichester, Andy Kubert, Adam Kubert, Ron Wagner y Ron Garney; autores crema de la época en un volumen de unas cuatrocientas paginas. Donde pasarás por argumentos similares a pelis psicodélicas de los años 60, el cine de acción de los 70 y esos vampiros sexys de los 80 (a lo Jóvenes Ocultos). Un sándwich mixto delicioso con súper poderes en derredor. Maldita sea, ha sido terriblemente divertido. Que el ritmo no pare. Uno de los tomos recomedables del año.

Reseña: El Devorador de Mundos, de Pedro Moscatel

Deberíamos temblar cada vez que pensásemos en lo oscuro y desconocido que es el cosmos. No podemos llegar a entender el concepto de infinito. La vasta negrura es demasiada extensa para nosotros. Indefensos en medio de esa oscuridad, podemos estar rodeados de cualquier cosa, incluso de monstruos invisibles… Es un terror que no llegaremos a comprender. Pedro Moscatel lo sabe, entiende que no podríamos soportar ver algo tan aterrador. Así que utiliza su buen arte en la escritura dejándonos echar solo un pequeño vistazo, antes de cerrar nuestros ojos contra la pesadilla.

Pablo, un agente que trabaja para el gobierno en el servicio de inteligencia y antiterrorista, viaja con su hijo pequeño al campo. Allí debe hacer un informe de ciertas personas con ideas propias no muy conformes con el sistema. Todo esto queda insignificante ante un misterioso yacimiento arqueológico muy antiguo. Nuestro protagonista no sabe dónde se encuentra al principio de la historia. Nos habla de un frío extremo y viscoso de almas gritando en la oscuridad. Recuerda un yacimiento del cual los romanos le atribuían magia, mientras que hechiceros decían contactar con otros planos de existencia. De todo ello, acabaría quedando cierto cuento conocido como La Leyenda del Devorador de Mundos.

Este es el gran desafío para nuestro autor, ponerle una cara al terror que es demasiado grande para ser visto. Estamos ante un relato corto cósmico, uno de los más difíciles de escribir al necesitar una muy buena ambientación o todo lo escrito quedaría sin alma. Sin embargo, Pedro Moscatel nos trae este horror, a pesar de la magnitud de la tarea. Él controla el infinito, lo destila y lo deja fluir en las páginas de El Devorador de Mundos. Allí, el terror del cosmos se condensa en la cantidad exacta que podemos absorber. Uno podría perderse en esta historia por el buen trabajo narrativo que dejó.

Nos han contado que hay monstruos más antiguos que el propio tiempo, que ven a los humanos como seres insignificantes. Mucho hemos leído que tal vez llegue el día de su retorno. Aquí no hay ninguna advertencia. Estamos en un relato de su llegada a la Tierra. Moscatel, sacó los tentáculos del miedo pudiendo con ello enfrentarnos a lo despiadado; aunque sospechamos inteligente. Siempre han sabido que estamos aquí, en esa pequeña mancha azul girando en medio de la nada. Ediciones El transbordador, en un formato de libro grande (cosa que se agradece, me encantan los libros grandes), entendió que este increíble relato necesitaba estar solo sin compartir páginas en una antología. Y acertó. Corto pero intenso. Usando cualquier momento de la vida cotidiana para traer el caos, lo incomprensible. Tienen hambre, nosotros sólo podemos suplicar que la tortura termine pronto.

Abrid este libro y no os arrepentiréis de haber leído un muy buen relato. Sí, lo recomiendo.

Reseña: Décadas. Marvel en los Años 70. La Legión de los Monstruos, de VVAA

Gracias a la genial labor editorial que estamos viviendo, se va haciendo cada vez más fácil obtener todo lo que uno deseaba volver a leer/tener de sus personajes Marvel favoritos. Destacable la eficaz labor de Panini Cómics en nuestro país y sus constantes ediciones y reediciones en diferentes formatos de lo mejor de lo mejor. Y a diferentes precios y presentaciones; para que cada lector se pueda adaptar a lo que pueda. A mí por ejemplo me están encantando las curiosas ediciones denominadas Décadas que están sacando. Cada mes, una diferente, un tomo dedicado a lo que en dichas décadas triunfó dentro de La Casa de las Ideas. ¿Y por qué me encanta? Porque un amante del género de Terror como yo, recuerda como Marvel intentó en los 70s dar un empuje a todos aquellos interesados en los monstruos clásicos. La edad dorada del Hombre-Cosa, Morbius, el Motorista Fantasma, Drácula, Frankenstein… buah, maravilla tras maravilla. Además, entre los Marvel Limited Edition publicados ya, con joyas como Vampire Tales, El Monstruo de Frankenstein, Tales of the Zombie, Hombre-Lobo…; buah, buah, buah, esto se vuelve un disfrute constante.

Decidme: ¿cómo alguien de mi calaña no iba a desear muy mucho poder volve a esa maravilla que fue La Legión de los Monstruos, cuarenta y tantos años después? Un magazine que recopilaba historias interesantes cuando el reinado de los monstruos, y las revistas en blanco y negro lo petaban. Tras el siempre odioso recuerdo del Cómic Code, surgió la revista Legion of Monsters, lugar donde leer buenas historias con grandes autores e ilustradores detrás. Evocadoras tramas con los iconos del mejor género de todos como punto central. Historias protagonizadas por Drácula, el monstruo de Frankenstein, el cazador de vampiros Blade, el Hombre-Cosa, Morbius, el Motorista Fantasma y algunos más. Pero lo más importante de todo, cuentos de terror nunca antes reimpresos. Y desde el principio, una atractiva e influyente introducción de Jess Harrold, donde deja claro que estas historias son solo para adultos (obviamente, habla de los 70s, hoy en día un niño se reiría de estas prohibiciones); donde encontraréis historias con mujeres escasamente vestidas, se derrama sangre y los personajes tienen alguna que otra conversación incómoda. Guiones para adultos no recatados. Pero lo que mola, lo que mola de verdad, es que muchas de estas historias se leen bien y tu mente casi que te traslada a la grandeza del cine de serie B de aquellos años.

La historia de apertura, donde el monstruo de Frankenstein se inmiscuye en una fiesta de disfraces y todo termina trágicamente. Esa trama donde el Hombre-Cosa se enamora y es trágicamente desechado por su propia gente y por la humanidad. Narraciones psicológicamente perturbadoras donde se hace bastante entretenido encontrar a Morbius en una historia de terror oscura y sombría representado como una víctima, un monstruo y a veces, incluso un héroe. Y más. Bastante más. El genial Blade de los cómics, un personaje no muy diferente de la versión de Guillermo del Toro, que aparece como intrépido héroe dotado de poderosas armas y chaqueta de cuero y gafas grandes. Y una historia de superhéroes en color con los potentes Ghost Rider y Jack Russell (mi favorito Hombre Lobo) dándolo todo.

Un enfoque, una edición para no perdérsela. Con grandes maestros detrás que incluye artículos y ensayos tan magníficos como el de Ralph Macchio (que a día de hoy sigue escribiendo introducciones en Marvel), donde describe un poco de la historia del porqué Marvel decidió encaminarse hacia los míticos monstruos de siempre. Anécdotas que involucran a grandes como Stan Lee y Marv Wolfman.

Maravilloso.

Reseña: La Señal, de Maxime Chattam

Una familia abandona Nueva York para llevar a sus vidas más tranquilidad en Mahingan Falls. Pueblo lleno de leyendas con un monte llamado Wendigo. La granja que han comprado para vivir, conoce el olor de la muerte de alguno de sus anteriores inquilinos. Hace muchos años fue la casa de una mujer condenada por bruja en los juicios de Salem…

Ante todo dejar claro que no vais a leer ningún thriller. Estáis ante un libro de terror paranormal. Toda la historia ocurrirá en un recóndito pueblo de Nueva Inglaterra (USA). No es casualidad que ese sea el lugar, nuestro autor bebió de las historias de Stephen King y Lovecraft, queriendo traer lo sobrenatural donde esto despertó. Para mí tiene sentido. ¿Para que inventar más lugares malditos si estos ya existen? Cuando lees Maine o Arkham entre nuestros protagonistas, sientes como te va subiendo un sudor frío por la espalda. Tal vez no ocurrió nada todavía, pero no puedes evitar ese escalofrío. Entonces llegaran los tentáculos, el lenguaje singular que ya no se pronuncia; y basándose en un sustento de terror clásico, combina lo moderno junto al horror que no se ve, y crea una historia única. Nos transporta a nuestros miedos más primitivos y la curiosidad que nos causa ese Más Allá.

La Señal es ese tipo de libro del que tenemos miedo de pasar las páginas, por temor a lo que pueda surgir. Por que no hay mayor abominación sobrenatural que sentir presencias, la respiración de alguien sobre los protagonistas, ese instante de verdadero terror cuando se giran encontrando solo el gran vacío. Están solos. La muerte puede llegar en cualquier momento y de la manera más inesperada. Maxime Chattam es artista con el miedo, ocultando la belleza que puede tener el bosque, dejándonos solo lo macabro. Este libro trae un oscuro pasajero con él, oculto entre las páginas. A medida que nuestros ojos se deslizan sobre los párrafos, podemos sentir el Mal. Un toque de ciencia ficción con la radio. Violento, macabro, escenas de muertes imposibles de olvidar, los gritos de alguien siendo despedazado, la interminable tortura usando una cuchilla de afeitar, sufrimientos que no se pueden soportar… Mientras todo el mundo está ocupado, la sombra crece. Lo inexplicable cae sobre Mahingan Falls. La oscuridad se asienta. Voces malditas traerán el dolor. Una casa embrujada. Unos chavales que entraron en un campo de maíz avivando algo con su intromisión. El horror ha comenzado.

Chattam nos sitúa en ese triángulo maldito que existe en la literatura de terror. Habla sobre un sitio rodeado de bosques, barrancos…, sin que lo sepan sus habitantes, es una forma de retenerlos. Pero serán ciertas situaciones narrativas lo que más nos acercará a lo aterrador. ¿Por qué llamamos «maestros» solo a unos pocos escritores? Detrás de ellos llegaron y llegarán otros. Este libro es un claro ejemplo. Algunos podrán llamarlo plagio, pero no lo es, lo que hizo este escritor fue utilizar lo que sabe que más miedo nos causa y nos lo trae de vuelta con sus palabras. Esa pandilla de chicos, sí, os recordará a algo pero también otros estados espeluznantes. Por eso, maestros hay pocos y escritores muchos. Y hace guiños a ciertas películas. Una vez aclarado eso, regreso a la novela:

Casi setecientas páginas. Mi mayor inquietud era que hubiera mucha paja alargándose por alargar. Yo no la sentí así.  Es verdad que repite escenas creando momentos que hace la novela menos entretenida, pero por lo demás vi correcto que se extendiera haciendo que no tengas esa sensación que todo llega de la nada.  Desde un principio, ocurren muchas cosas y las escenas sangrientas son de una crudeza impresionante. Los chicos entienden que deben luchar contra una fuerza antigua, sus padres hurgan en el pasado, el teniente Ethan no da crédito a un pueblo que comienza a despertarse con muertos y desaparecidos. Todo estará conectado. Un libro absolutamente aterrador con un escritor que rinde homenaje a los Maestros. Así que para ser justa debo decir, que siendo como es una novela que exalta el trabajo de esos autores consagrados, os aviso que estamos ante una de las mejores novelas de horror paranormal que he leído. El Mal existe. Los monstruos existen. ¿Pero dónde nacen? Aquí tal vez halléis la respuesta. La Señal está ahí. Preparada para ser escuchada.

Una gozada, un disfrute, vale cada céntimo que paguéis por tener este libro. Lo recomiendo a rabiar.

Reseña: Aliens. Órbita Muerta, de James Stokoe

Bueno-buenísimo es ver que las grandes franquicias no mueren. Que lo que le gusta-encanta a uno, en un formato u otro, se vuelve a retomar con la intención de volver a llevar al aficionado a ese punto gustoso de disfrute. Por eso, además, no me canso de alabar a las editoriales que también apuestan por ello y que gracias a ellas, encontramos nuevamente en el candelero ciertas obritas recuperadas que uno no tenía en la colección. Completar una cómicteca de grandes momentos en el espacio, ah. A muchos es ponernos el tema Aliens casi en cualquier contexto, y hacernos babear hasta tenerlo. Para el insensato, comentar que la saga de Alien es una saga cinematográfica de Ciencia Ficción y Terror que en 1979 dio un tremendo pelotazo tanto entre los que amamos el género fantástico, como para los que no. Un diseño, un entorno fantástico de seres y entornos creados por la genialidad del pintor y escultor suizo H.R. Giger, que dieron lugar a un primer film llamado Alien, el Octavo Pasajero y a partir de ahí tres secuelas y dos precuelas que en mi opinión van empeorando con cada nueva entrega. Pero Alien y Aliens (la segunda parte) son dos viejas glorias del cine que molan (aún a día de hoy) a más no poder. Colonias perdidas en el espacio, planetas desolados, expediciones que no regresan, intrigas por parte de empresas fantasma… Cositas muy dignas.

Alien: El Archivo, Aliens: Supervivencia, Aliens: Salvación + Sacrificio, Depredador vs Juez Dredd vs Aliens son algunas de las joyitas que Norma Editorial ya ha publicado en nuestro país. Ahora trae Aliens: Órbita Muerta, una historia elaborada al completo por James Stokoe que trasmite de forma total, el más puro estilo terrorífico de esa Alien de la que me enamoré. Aliens: Órbita Muerta es una miniserie de cuatro numeritos recopilada en un formato tapa dura en la que se cuenta como es detectada por parte de la base orbital de Weyland-Yutani, una nave espacial a la deriva. Todo parece una terrible accidente pero los tripulantes curiosamente permanecen dormitar en sus tanques criogénicos de forma pacífica. Una estación espacial amenazante pese a su silencio. Hasta que de pronto todo es cuestión de sobrevivir al ataque del mayor depredador conocido por el hombre. El denominado xenomorfo acechando y Wascylewski y sus colegas queriendo usar todas las herramientas disponibles (un temporizador, un kit de escape y su ingenio) para salir vivo de la repentina brecha abierta en el casco. Y por supuesto, de ese monstruo espacial que para colmo parece no estar solo.

Tal como dice la sinopsis editorial: «Un regreso a la esencia terrorífica de la saga». Lo que siempre más me atrajo, desde luego. Más que tanta acción, el saber que estás acorralado, que te enfrentas a una muerte irremediable y que en el espacio, como decía el primer lema que recuerdo, nadie oirá tus gritos. James Stokoe, escribe una emocionante y claustrofóbica historia. Una serie limitada que fue escrita en 2017, entintada y coloreada por el propio Stokoe; un guión que nos traslada al año 2295, a la órbita del gigante gaseoso Pylos, con personajes muy interesantes como el Capitán Hassan, el ingeniero Wasylewski, el médico Harrow y el oficial de seguridad Torresen. Una tripulación que lo pasará mal. Muy mal.

Para cualquier cualquier fanático de Alien, indispensable. Imprescindible para los amantes de las buenas historias de terror en el espacio.

Reseña: Whiskyman y Otros Relatos Oscuros, de Alberto Caliani

Recomendar una antología nunca es fácil. Hacerlo de uno de los mejores escritores que tenemos, sí lo es. Con libros como este se recupera la ilusión en los autores nacionales. Siempre es un placer leer al maestro Alberto Caliani. Os puedo asegurar que nuestro autor tiene un misterioso don en esa manera suya de echar un vistazo a otros mundos y traérnoslos. Su forma de narrar, los lugares que crea en el papel, parecen demasiado reales para ser invenciones. Llegas a dudar de la ficción porque todo se siente cierto. A veces, he tenido la percepción de que en verdad ha visto lo que escribe. Aunque eso sería una verdadera locura, los lugares que trae de vuelta son inquietantes. No deberíamos dejar que nos introdujera sus pesadillas, pero lo cierto es que atraer la oscuridad que fabrica. Así que lo haremos, nos dejaremos arrastrar haciéndonos más pequeños y que nada de lo creado vea cómo temblamos negándonos a cerrar los ojos para poder seguir leyendo. Atreveos a pasar la portada de este libro y encontraréis dieciséis historias de terror escritas sin rodeos. Directas. Él se sirve de unos miedos variados. Se parece mucho a una caja de chocolates surtidos. Cada uno es diferente. Explorará toda clase de horrores, todos ellos deliciosamente aterradores.

El cuarto de Sonia. Unos padres jóvenes se mudan a una vivienda idílica de ensueño. En la habitación del bebé colocarán unos walkie-talkies. Pero lo que escucharán será una escalofriante voz. Solos, tú y yo. Una hija hambrienta, una hija descendiente de algo abominable. La tabla Ouija. Cuando compras un tablero Ouija pensando que es un simple juego… La era del demonio. ¿Podéis imaginaros que las gárgolas y estatuas de Barcelona cobran vida? El padre Jordi Vendrell vivirá el verdadero infierno en sus carnes. Purgatorio. ¿Todavía no habéis entendido el peligro de pedir un deseo? Una historia con sabor a tierra mojada y tumbas. Visiones de La Parca. A todos nos asusta la muerte, da igual lo que digan muchos, nadie quiere acabar dentro de un ataúd. Poco a poco, el protagonista irá haciéndose a la idea en el momento en que vea a la guadaña rondarle. La narración dará un giro más espeluznante y trágico de lo que él esperaba. El alfiler. Vacaciones en Haití, vudú, un regreso a casa, el comienzo de una escalofriante pesadilla. Caperuzita Roja. Escuchaba terribles historias de muertos que se levantan, mientras el lobo la acecha en espera a que se introduzca en el bosque para ir a casa de la abuelita.

Llegamos al relato que da título al libro. Whiskyman. Old Town, julio de 1963, justo antes del eclipse de sol. Ya antiguamente creían que un eclipse era la señal de que iba a ocurrir alguna cosa horrible. Nuestro autor sabe el miedo y la fascinación que todavía producen en nosotros estos fenómenos. Estamos ante una historia tan triste como sobrenatural. ¿Quién es en realidad WHISKYMAN? Venganza, justicia, palabras que quedan silenciadas dentro de una masacre de sangre.

Inmune. Un nuevo apocalípsis traerá la locura, aunque sigue quedando tiempo para cantar alguna nana… La marca oscura de Dios. El nombre maldito, aquel que no debe ser pronunciado, quien dicen se reveló ante Dios, espera paciente su día…

Relatos, desde una sola página a varias. Escritos en primera y tercera persona, calando cada uno de ellos hasta las entrañas. Hay autores que escriben para transmitirnos sus miedos. Caliani no. Él mira a todos esos horrores a la cara advirtiéndonos que eso está ahí fuera en alguna parte. Más cerca de lo que pensamos. Tal vez, sea ese el motivo de que sus historias ocurran en cualquier lugar de la Tierra, incluso fuera de ella. Misteriosas leyendas envuelven un fuerte atacado desde dentro, un nombre Aisha Kandisha, que no debe pronunciarse. Un hombre joven sufre una parálisis total, aun así, se aferra a la vida. Esos ojos que apenas pestañean miran en un ataque de pánico a una loxósceles laeta, ahí frente a él… Quedan un par de relatos más que voy a dejar que descubráis por vosotros mismos, mis amigos lectores. Pues dicen que para dejar trazado un camino hay que dejar antes las huellas. Alberto Caliani así lo hizo con este maravilloso libro de relatos. Una lectura perturbadora que estoy segura desvelará vuestras noches. Destacar también la hermosa portada de Iván Ruso.

Sí. Lo recomiendo mucho.

Reseña: Biblioteca de Cómics de Terror de los Años 50. Zombis, de Craig Yoe, Steve Banes y VVAA

La cabra siempre termina tirando al monte. Y si se escapa, se cansa y quiere alejarse de todo por un tiempo… Pero con el paso de los años, añora, le somete la morriña y regresa a las altas cumbres. A esa vasta masa de tierra de argumentos, libros, pelis y cómics de Terror donde encontrar el mejor de los sub-géneros. Los zombis. Guiones que lo petaron en temas editoriales ya casi una década atrás, gracias a buenos films (como la grandiosa El Amanecer de los Muertos, de Zack Snyder remake del Dawn of the Dead del dios George A. Romero), pero también con un boom en formato cómic llamado Los Muertos Vivientes, de Robert Kirkman, pasado a serie de TV como The Walking Dead. Un resurgimiento. Por que sin duda estamos ante un sub-género que siempre, con el paso del tiempo, se levanta, resurge, se alza y emerge de su tierra removida para volver a ponerse de moda. Nunca me fue tan fácil hacer una metáfora. Por eso es bueno que sepáis que antes (de antes) hubo otro tiempo. Una era de mente corta que se pensaba en el género de Terror como historias de malas influencias para el lector y… En fin, que hemos evolucionado. Nada de darle más vueltas al mohoso Cómic Code, tantas veces comentado ya. Así que me quedo con lo mejor. Lo mejor de lo mejor. La recuperación por parte de Diábolo Ediciones de estas geniales historias de los años 50 que a tantos y tantos asustaron, por no decir a la de autores de Terror que inspiraron en su juventud. Recuperando con cada especial publicado (Haunted Love, Frankenstein, Zombis y anunciada ya la próxima Momias), lo mejor del cómic clásico de Terror. Historias donde maestros-dioses del noveno arte como Wally Wood, Gene Colan, Frank Frazetta y otros tantos, publicaron lo más depravado que de sus mentes y lápices brotaba.

Zombis presenta historias sobrenaturales, relatos podridos y siniestros, con el mejor subgénero de todos como trasfondo. Con la curiosidad de traernos tramas iniciales contenedoras de zombis como en sus inicios fueron; es decir, muertos vivientes que no son los autómatas sin alma y sin cerebro que hoy en día conocéis como zombies, esos que corren a lo Usain Bolt y que sólo buscan carne que destrozar… Todo muy bien aclarado por el editor Stephen “Karswell” Banes en uno de los mini artículos que trae el tomo. Aquí muchos se mueven como esclavos vudú, tienen recuerdos de una vida pasada por la que sufren por lo que dejaron atrás, saben hablar, no se limitan a devorarte, prefieren que sufras, que pases miedo y les des a elegir. Te lanzan a un pozo lleno de púas o si lo prefieres te clavan un hacha antes que comerte. Luego, se beben tu sangre desparramada…, en viles guiones que provocaron pesadillas a lectores de los años 50 del pasado siglo, macabros argumentos que hoy en día también permanecen en la retina, unas cuantas noches de calor e insomnio. Os lo aseguro.

Diecisiete relatazos cortos con los que deleitarse con finales impactantes o curiosos, que un servidor, amante del género (tanto que su última novela publicada trata dicho tema y muy al estilo de los estereotipos encontrados aquí), no le queda otra que súper recomendar. Una edición de Craig Yoe y Steve Banes que Lorenzo Pascual en nuestro país ha tenido la genial idea de ir rescatando y eso, estoy seguro que los amantes del buen cómic se lo agradecen. Los buenos. Pues lo sé. Para muchos lectores de cómics modernos, mencionar títulos así les sobrepasa. Entonces a ellos les recordaré que hubo un tiempo en que los cómics de la EC fueron los más vendidos del mundo. En especial, de ese vasto país llamado USA. Que albergó títulos tan innovadores como The Crypt of Terror and Weird Science y su enorme cantidad de seguidores era muy similar a esa masa de zombies que se os viene a la mente con cada nueva película. Por eso me mantengo firme y con tan sólo una bala en la recámara: fanáticos y devotos, si habéis leido hasta aquí, estáis perdidos. Por que en vuestro fueron interno sabéis que lo queréis. Queréis perderos en estas historias de memoria no muerta. Queréis saber qué es lo que vive y qué está muerto en el Bayou. Queréis disfrutar de esa magnífica historia llamada ¡El Horror de los Torsos Mezclados!, ilustrada por Dick Beck, que apareció originalmente en el Dark Mysteries de 1953 y que provocó pesadillas. (Un extraño asistente de un depósito de cadáveres enamorado de una hermosa pelirroja que cuando muere, roba su cadáver y lo coloca en un acuario de cristal…). Y más maravillas como ¡El cuerpo que no muere!, donde un maníaco os pondrá los pelos de punta. O La criatura del mar, donde vibraréis sobre todo con el trabajo artístico mientras os cuentan que un marinero asesinado camina bajo una bonita vista submarina del océano hasta que decide…

En definitiva, arrepentimientos, un Mal que no descansa, seres que disfrutan con rostros de horror en sus víctimas, desazones y horrendos sueños. Un volumen hecho para ti, «amante» del insomnio.

Reseña: Un Lugar Mejor, de Michael Wehunt

Esta obra fue nominada a los Premios Shirley Jackson, a los Premios Crawford, y candidata a los Stoker. También y recomendada por los Premios Locus. Diez relatos que analizan y exploran personajes, navegando entre el horror y lo sobrenatural. Su forma de describirnos cualquier mínimo detalle nos hace observadores, su don (pues no sé qué otra palabra puedo utilizar), es tan poderoso que nos saca de ser simples lectores para llegar acariciar esos mundos. Esa sensibilidad suya es extraordinaria, pocas veces he visto una forma de narrar tan perfecta. No es uno más de tantos escritores, su nombre debería encontrarse ya entre los mejores.

Sin exponer nada sobre una moral personal, Wehunt se las arregla para sacar a relucir la naturaleza frágil e imperfecta de la existencia. A veces no podemos ser salvados de nosotros mismos. A veces las decisiones que tomamos se quedan con nosotros hasta la muerte. A veces no hay finales felices. Aceptar algo, negar o superarse no es la preocupación de nuestro autor. Él se limitó a presentarnos historias en toda su dolorosa cruda realidad. No encontraréis finales satisfactorios. Michael Wehunt elaboró unos relatos extraños, casi bizarros, que dejará a los lectores con ansia de resolución, con hambre de saber más. Ahondad en estas historias sabiendo que algo cambiará luego en vosotros. Es como si sus palabras se quedaran atascadas en su materia gris, al igual que un grano de arena en una ostra. De sus pensamientos nacerá una escritura inusual, un universo retorcido, pero maravilloso. Estamos ante un artista capaz de hacernos ver la belleza del dolor.

Te hará tener más cuidado con lo que deseas. No deberíamos dar todo por sentado. Con una rica narración, un tapiz de detalles y, conexiones emocionales profundas, va tejiendo sus cuentos para atraparnos, al igual que él fue en su día capturado por el entorno de los Apalaches que le aportarían ese estado de ánimo oscuro con que dejará este libro escrito. Insectos, ángeles y personas que se rinden ante la vida; será lo que vais a encontrar.

Junto a mí, cantando en las tierras salvajes es el primer relato. El regreso a una cabaña de madera entre árboles. Recuerdos de un pasado huyendo sobre nieve manchada de sangre. Sangre que también cae de una catarata. Un susurro se escucha en el interior de una cueva. Un terror que evoca cánticos de lo más profundo del cosmos.

En Onanon, Adam Storen es un escritor intentando escribir una obra inolvidable. Con el vaho de su aliento escribió la palabra MADRE y sobre el cristal REINA. Desde entonces ella ya no volvió a ocupar más su corazón. Un niño que en la cuna fue abrazado por una masa oscura.

Un lugar mejor es el relato que da nombre a la antología. Cuando un camionero regresa a su casa para asistir al cumpleaños de su hija se detiene en un apartado restaurante. Allí le hablará otro camionero sobre espacios vacíos entre carreteras interestatales. Voces y presencias. Una historia de terror puro.

Seguiremos con más terror original, fascinante donde hay una perturbadora transformación de un humano. Cuatro hombres seguirán los pasos de una película de culto de terror para concluirla. Un suicidio frustrado nos llevará a entender el poso que queda después de una pérdida. Una mujer que desea ser madre… Y aquí me detengo, deseo dejaros alguno para que vosotros mismos lleguéis a ellos. No olvidéis que, en nuestro miedo, ansiamos etiquetar cosas. Es lo desconocido lo que nos asusta, no el monstruo en sí. Necesitamos etiquetar para entender. Pero la realidad puede ser cualquier cosa. Michael Wehunt, lo sabe, en cierta forma jugará con ellos y con nosotros, no llegando a saber nunca de que se trata, simplemente sentiremos el horror que nos deja su presencia. Porque este hombre es un genio de la escritura que ha sabido abrir las puertas que llevan hacia la oscuridad más aterradora sin explicarnos qué puede salir de allí. Una joya de libro, una joya de encuadernación con láminas. Unos relatos que nos advierten qué haríamos para mejorar nuestra suerte en la vida y a qué precio. Sí no leéis a este autor no entenderéis la verdadera evolución del terror y el motivo que muchos sigamos leyendo, esperando que de vez en cuando aparezca un escritor de esta categoría. Muy recomendado.