Archive for Terror

Reseña: Un Lugar Mejor, de Michael Wehunt

Esta obra fue nominada a los Premios Shirley Jackson, a los Premios Crawford, y candidata a los Stoker. También y recomendada por los Premios Locus. Diez relatos que analizan y exploran personajes, navegando entre el horror y lo sobrenatural. Su forma de describirnos cualquier mínimo detalle nos hace observadores, su don (pues no sé qué otra palabra puedo utilizar), es tan poderoso que nos saca de ser simples lectores para llegar acariciar esos mundos. Esa sensibilidad suya es extraordinaria, pocas veces he visto una forma de narrar tan perfecta. No es uno más de tantos escritores, su nombre debería encontrarse ya entre los mejores.

Sin exponer nada sobre una moral personal, Wehunt se las arregla para sacar a relucir la naturaleza frágil e imperfecta de la existencia. A veces no podemos ser salvados de nosotros mismos. A veces las decisiones que tomamos se quedan con nosotros hasta la muerte. A veces no hay finales felices. Aceptar algo, negar o superarse no es la preocupación de nuestro autor. Él se limitó a presentarnos historias en toda su dolorosa cruda realidad. No encontraréis finales satisfactorios. Michael Wehunt elaboró unos relatos extraños, casi bizarros, que dejará a los lectores con ansia de resolución, con hambre de saber más. Ahondad en estas historias sabiendo que algo cambiará luego en vosotros. Es como si sus palabras se quedaran atascadas en su materia gris, al igual que un grano de arena en una ostra. De sus pensamientos nacerá una escritura inusual, un universo retorcido, pero maravilloso. Estamos ante un artista capaz de hacernos ver la belleza del dolor.

Te hará tener más cuidado con lo que deseas. No deberíamos dar todo por sentado. Con una rica narración, un tapiz de detalles y, conexiones emocionales profundas, va tejiendo sus cuentos para atraparnos, al igual que él fue en su día capturado por el entorno de los Apalaches que le aportarían ese estado de ánimo oscuro con que dejará este libro escrito. Insectos, ángeles y personas que se rinden ante la vida; será lo que vais a encontrar.

Junto a mí, cantando en las tierras salvajes es el primer relato. El regreso a una cabaña de madera entre árboles. Recuerdos de un pasado huyendo sobre nieve manchada de sangre. Sangre que también cae de una catarata. Un susurro se escucha en el interior de una cueva. Un terror que evoca cánticos de lo más profundo del cosmos.

En Onanon, Adam Storen es un escritor intentando escribir una obra inolvidable. Con el vaho de su aliento escribió la palabra MADRE y sobre el cristal REINA. Desde entonces ella ya no volvió a ocupar más su corazón. Un niño que en la cuna fue abrazado por una masa oscura.

Un lugar mejor es el relato que da nombre a la antología. Cuando un camionero regresa a su casa para asistir al cumpleaños de su hija se detiene en un apartado restaurante. Allí le hablará otro camionero sobre espacios vacíos entre carreteras interestatales. Voces y presencias. Una historia de terror puro.

Seguiremos con más terror original, fascinante donde hay una perturbadora transformación de un humano. Cuatro hombres seguirán los pasos de una película de culto de terror para concluirla. Un suicidio frustrado nos llevará a entender el poso que queda después de una pérdida. Una mujer que desea ser madre… Y aquí me detengo, deseo dejaros alguno para que vosotros mismos lleguéis a ellos. No olvidéis que, en nuestro miedo, ansiamos etiquetar cosas. Es lo desconocido lo que nos asusta, no el monstruo en sí. Necesitamos etiquetar para entender. Pero la realidad puede ser cualquier cosa. Michael Wehunt, lo sabe, en cierta forma jugará con ellos y con nosotros, no llegando a saber nunca de que se trata, simplemente sentiremos el horror que nos deja su presencia. Porque este hombre es un genio de la escritura que ha sabido abrir las puertas que llevan hacia la oscuridad más aterradora sin explicarnos qué puede salir de allí. Una joya de libro, una joya de encuadernación con láminas. Unos relatos que nos advierten qué haríamos para mejorar nuestra suerte en la vida y a qué precio. Sí no leéis a este autor no entenderéis la verdadera evolución del terror y el motivo que muchos sigamos leyendo, esperando que de vez en cuando aparezca un escritor de esta categoría. Muy recomendado.

Reseña: Pestilence, de Frank Tieri, Marshall Dillon, Oleg Okunev y Rob Schwager

Siempre es una buena noticia que las editoriales españolas de cómics se hagan con los derechos de nuevos sellos. Eso representa nuevas ideas, originalidad y frescura para el mundo del cómic traído a nuestras tierras. Fue en el pasado marzo cuando Planeta Cómic desembarcó con nuevos títulos en su catálogo procedentes de la aclamada al otro lado del charco, Aftershock. Ejemplares en formato tomo, tapa dura, de unas cien páginas aproximadamente, que recogen títulos de grandes autores. La nueva sensación del cómic independiente norteamericano, que ocupa un espacio necesario y desalojado en los últimos años por sellos como Vertigo (que acaba de cerrar) o editoriales que de vez en cuando destacan con algo como Dark Horse, IDW, Boom o Image.

Sin duda, una de las miniseries que más me atraían y esperaba su aparición aquí es Pestilence. Decidle a un amante de la Historia, a un amante del género de Terror (especialmente del subgénero zombie, al que dediqué mi última novela) si una trama que entremezcla Edad Media con muertos vivientes no resulta altamente atractiva. Por que Pestilence es eso, en definitiva: elucubrar sobre la posibilidad de que aquella Muerte Negra que asoló el continente europeo en el siglo XIV no fuera solamente una enfermedad que dejara más de veinte millones de cadáveres a su paso, sino una infestación zombie.

Corre el año 1347 y una dura plaga está devastando el Viejo Continente. Dicen que pulgas y ratas y una tremenda suciedad son las culpables de la propagación. Nos situamos entorno a unos duros soldados de la Fiat Lux (asesinos mercenarios de la Iglesia), que regresan de una misión. Al volver se topan con un mensajero que les indica una nueva asignación…, aunque parece infectado…, y aparenta ser uno de los “devastadores” (un zombie). Los soldados sí saben que esta plaga de no muertos se está propagando rápidamente y la nueva misión está clara: rescatar al Papa y llevarlo a París. Que se cree un lugar seguro. Un duro camino se planta por delante entonces, a través de hordas de muertos vivientes, en el que sin duda aprenderán qué hacer mientras conocen la verdad sobre lo sucedido. Encontrar una manera de detener esta prueba impía que les ha impuesto Dios.

Frank Tieri (Marvel vs. Capcom, Lobezno, Deadpool) nos trae un guión semi-histórico que podría salir perfectamente de un episodio clásico de Twilight Zone. La profundidad y la conspiración que aporta este titulo son súper entretenidas. Y aunque sorprenda, es lo suficientemente creíble como para ser un relato a escuchar una madrugada en la radio. Ahora, dejando de lado las teorías conspiranóicas, y si te gusta el Terror sobre todo y las ideas originales, Pestilence es un cómic que querrás leer.

Este volumen incluye los seis números de la serie, uno de los éxitos de AfterShock. Con un muy equipo creativo, donde el trabajo de Marshall Dillon destaca sobremanera; lo siento, es que me hubiera sentido negligente si no hubiera mencionado el trabajo exquisito con el que parece haber sido trabajado este cómic. El artista Oleg Okunev y el colorista Rob Schwager completan un equipo que hizo un trabajo que me ha encandilado a la hora de dar vida a esta época antigua y para con el carácter de la historia. Repito: Pestilence funciona a la perfección como pieza de ficción histórica. Edad Media, zombies, belicismo y una Iglesia empeñada en conservar su poder a toda costa. ¿Clima político actual? A un virus estamos de ello.

Reseña: La Mirada Perversa, de Edogawa Rampo

Edogawa Rampo escribió: «El mundo real es un sueño. Sólo el sueño nocturno es la realidad». Retorcimiento japonés en su máxima expresión. Seis cuentos de perversión y decadencia repletos de elementos del subgénero gore. Extraños, eróticos, locos, preocupantes, atractivos y grotescos. Estas historias son un ejemplo brillante de ese género. Al autor le gusta jugar con imágenes, muñecos, espejos, con el lado más oscuro porque son el símbolo de una versión distorsionada de la existencia. Él tiene una fascinación por aquéllos que viven en los márgenes de la sociedad. El mutilado, el deforme…, los que resisten aplastados por la bota del mundo y la forma en que lo sobreviven. La Mirada Perversa es un universo de estos personajes, ricos, extraños y retorcidos. Sueños que se destruyen, lo lóbrego de la naturaleza humana; la forma de narrar de Rampo pausada, rayando la obsesión, nos va introduciendo en unos relatos en los cuales sus personajes se comportan rozando la locura.

El que pasea por el revés del techo.  Una historia detectivesca donde un hombre inquieto y acomodado se cuestiona si es posible cometer un asesinato tan inteligente que nunca llegue a ser descubierto el asesino. La cosa de llegar al asesinato es de lo más original, si no fuera porque el detective Kogoro Akechi, tiene sus sospechas. Un detective que os encantará así muy a lo Colombo que parece que no sabe nada, pero lo sabe todo. Y un poco tocapelotas. Hay una escena en el armario buenísima. Una primera lectura que nos hará cuestionarnos si alguien puede convertirse en asesino sólo por puro aburrimiento con su vida.

Pulgarcito baila. Roku es un enano al que sus compañeros de circo acosan rozando lo inhumano, hasta que un día decide vengarse de la forma más cruel. Lo que su mente es capaz de crear: sangre, espadas y un terrorífico baile a la luz de la luna.

Ahora seguiremos en otros relatos más perversos. Una mezcla de géneros macabros leyendo comportamientos tan obsesivos como enfermizos:

El infierno de los espejos. Unos amigos se reúnen para contar historias sobrenaturales. Uno de ellos narra unos hechos que jamás pudieron demostrarse que salieran de la imaginación de su narrador. La pasión de un hombre por las lentes y los espejos le lleva a pedir que le fabriquen una esfera hueca de cristal para introducirse en su interior. Lo que allí verá es imposible de alcanzar por la imaginación humana. Un amor inhumano narra el verdadero amor entre personas. Pero cuando una muñeca está involucrada con un hombre, se convierte en otra emoción menos admirable. Su esposa lo descubrirá. ¿Hay una intervención fantasmal o estamos ante las fantasías enfermas del marido? La oruga nos muestra cuán fácilmente puede ser mutado el amor. Un veterano de guerra desfigurado hasta el punto de ser poco más que un torso con cicatrices, su esposa es devota y lo cuida, pero su impotencia inspira algo cruel en ella y atormentarlo se convierte en su entretenimiento. Leer este relato íntegro es un gran lujo. Fue censurado varias veces por tener un protagonista un militar; infame, la espantosa criatura en que se ha convertido se encuentra increíblemente bien detallado. Terminaremos con El hombre que viaja con un cuadro en relieve, donde en un viaje en tren sabremos de un cuadro que guarda un secreto. La historia de terror que se relatará, narrará perversos detalles sexuales a la vez que magia.

En La Mirada Perversa, al final, tendremos la sensación de que el autor nos llevó a esos depravados mundos que creó su mente, por lo inquietos que quedamos al cerrar el libro. En algún relato veremos pinceladas de la narrativa de Edgar Allan Poe, autor al que admiraba. A mí personalmente sus extravagancias me recordaron a la película La Parada de los Monstruos; esos fenómenos con deformaciones físicas de los cuales intentamos compadecernos. En fin, una joya de libro que no sólo recomiendo, os pido que lo leáis, es simplemente fascinante, yo buscaré otros del mismo autor porque en verdad me he quedado con ansia de más historias suyas. Un libro que cierra con un imprescindible apéndice. Lo recomiendo muchísimo.

Reseña: El Otro, de Thomas Tryon

Volver a uno de los libros de Terror que más me sorprendieron en su día y con el cual disfruté tanto que incluso puedo recordar meticulosamente momentos y lugares donde lo leí; es como volver a ver a un viejo amigo. El Otro, de Thomas Tryon, es uno de los indispensables del género de Terror que debe estar siempre-siempre disponible en librerías. Editorial Impedimenta debió darse cuenta de que este titulo faltaba en catálogo, y uno tan bueno…, en fin, que la genial Olalla García vuelve a traducirlo y se apuesta por rescatarlo. Ya lo tenéis entre las novedades del verano.

Un libro que quizás algunos tengáis en vuestras estanterías desde hace años. Como aficionados al Terror y como seguidores de nuestra web, sería un caso de lo más común. Aunque más común sería tenerlo y haberlo leído y valorado altamente ya a estas alturas. En cualquiera de los casos, sabéis que estamos ante una historia súper disfrutable aunque no seáis grandes amantes del género. De esos libros que te dejan tan estupefacto al acabarlo que una vocecita en la cabeza te dice: «¿Qué acaba de suceder?» Incluso el Epílogo te deja fuera de combate. Pues El Otro puede ser perfectamente uno de los libros que más mensajes subyacentes en el cerebro deja. No obstante, lo que más le suele gustar a los que se atreven con él, es sin duda el modo en el que está escrito. No se puede negar que Tryon fue un autor bastante talentoso con una habilidad increíble para dar vida a lugares y personajes.

¿Qué cuenta El Otro? Holland y Niles Perry son gemelos idénticos de trece años. Están cerca, lo suficientemente cerca, casi para poder leer los pensamientos uno del otro. Pero no podrían ser más diferentes. Holland es audaz y travieso, una mala influencia, mientras que Niles es amable y con ganas de complacer; el tipo de niño que enorgullece a sus padres. Los Perrys viven en una bucólica ciudad de Nueva Inglaterra donde el nombre de la familia se ha establecido durante siglos, y en el momento en que empieza dicha historia, el clan se ha reunido en su tierra ancestral durante el verano para llorar la muerte del padre de los gemelos el cual murió tras un desafortunado accidente. La señora Perry aún no se ha recuperado de la conmoción por el espantoso final de su esposo y permanece aislada en su habitación…, dejando a sus hijos al son del libre albedrío. Sin embargo, a medida que avanza la temporada estival (el veranito ese que tanto nos gusta y en el que las mentes se acaloran), las bromas de Holland se vuelven cada vez más siniestras. Es entonces cuando Niles decide que ya no le quedan excusas para defender las acciones de su hermano.

Magníficamente escrito, rápidamente te das cuenta que es de esos clásicos de la literatura con personajes bellamente desarrollados e historia profunda en ocasiones, por el que te fustigas por no haberlo leido aún. Hay quien se atreve a decir que no encuentra «nada aterrador”, que más bien es un thriller psicológico de quema lenta y que cuenta con grandes momentos de tensión, en especial, cuanto más vamos sabiendo de la personalidad de Holland. Estoy de acuerdo…, en casi todo. El Terror es muy subjetivo, igual que el humor, el amor, o la gravedad de la Ley del Talión. Lo que para ti puede ser menos grave para mí lo puede ser mucho. Y os aseguro que aquí hay bastante Terror. Sugerente en un porcentaje muy grande, sí, pero semillitas sembradas en el lector que tarde o temprano brotarán. En unos con más fuerza que otros, por supuesto, y ahí está la clave: la historia es impactante para todo aquel que la empiece a conocer.

Lectura fácil, digerible, con sabor a buen vino añejo, veraniega total y con ese toque de Terror que todos necesitamos vivir cada no mucho en nuestras vidas. Que nuestro instinto no se achante. Una actividad a reivindicar. El Otro es material ideal para ello. Múltiples son las alabanzas a este libro por parte de los grandes escritores del género. Además, de una joyita a descubrir por lectores del nuevo milenio.

Reseña: El Frío de la Muerte, de John Connolly

Pasan los años y el balance que hace uno como lector de la brillante serie del detective Charlie Parker, de John Connolly, se cerca más a una relación familiar e inseparable que a otra cosa. En mi caso, por que con cada libro ha tendido cada vez más hacia el lado sobrenatural, siempre sin separarse de la tan de moda novela negra que fue como empezó todo. Lo hablé con un amigo en su día: en este mundo hipócrita si te defines como escritor de Terror, quedas marcado y probablemente desdeñado a no ser que llegues a ser un Stephen King, fenómeno que rara vez se volverá a repetir. Sin embargo, hay una opción muy inteligente que es escribir sobre «otros géneros bien acogidos” para luego ir metiendo como trasfondo al mejor género de todos. Acompasadamente, escribes novela negra pero es Terror, escribes Fantasía pero en realidad es fantasía siniestra, novela histórica pero con más tintes de horror que otra cosa… La gente, el ser humano, adora el Terror y no lo quiere admitir. Le da miedo decir que lo pasa bien, cuando lo pasa mal. En fin, quizás algún día sepan reconocer que no hay nada más gustoso que mantenernos ante un film, un libro o un cómic con la adrenalina a tope y nuestros sentidos súper agudizados. El miedo. Pocas cosas hay más adictivas.

En el mundo de Charlie Parker (quince libros publicados ya en nuestro país por Tusquets Editores), los fantasmas y presencias de otros mundos solían ser insinuados, en general, se quedaban en las sombras. Las presencias eran poco definidas, no amenazadoras ni temibles. El Frío de la Muerte ya es otra cosa. Fantasmas amigables y malignos están en primera línea. Otro cambio es que Parker hace ya tiempo que es un alma más estable, aunque no menos peligrosa, y ahora trabaja oficialmente para el FBI, incluso manteniendo su asesoría con casos extraoficiales para poder perseguir a aquellos que se encuentran en la línea entre los vivos y los muertos. Sus hijas también están comenzando a desempeñar papeles importantes en las historias, tanto la Jennifer muerta, que está emergiendo como protectora y guía, como su hermanastra Sam, cuya afinidad por las actividades de su padre nos llevan a momentos realmente buenos.

En El Frío de la Muerte (A Game of Ghosts), Parker va en busca de Jaycob Eklund, un investigador privado de Providence que aparentemente desapareció de la vida social mientras intentaba acercarse al hermano de un gángster de Rhode Island. Esto sucede con frecuencia en las historias de Charlie Parker; incluso las víctimas vienen con explosivos. En paralelo, aprendemos que Eklund también es de interés para un grupo religioso, una comunidad perdida cuyos miembros no están muy a la vista y los cuales protegen muy bien los secretos de sus antepasados. Tienen como líder a un hombre llamado El Mago. Mientras se acompaña de los inseparables Louis y Angel, el frío de la muerte se ceba con los inocentes, es por eso que la confrontación entre Parker y dicho grupo religioso se hará inevitable.

Charlie Parker, el detective privado capaz de ver a los muertos, así como a una variedad de demonios y ángeles, trabaja para el misterioso agente del FBI, Edgar Ross. Charlie no está seguro de dónde se ubica Ross en la jerarquía del FBI, ni de cuán extensa podría ser su autoridad, pero Ross es definitivamente un líder contra las fuerzas sobrenaturales que amenazan el status-quo del mundo de Charlie. Tiene una lista de individuos que han vendido su alma al diablo. Un pacto. Eklund está haciendo algo importante para Ross, y el agente del FBI no puede confiar en que su propia agencia investigará. Ambos pretenden entonces neutralizar a aquellos seguidores de ese individuo que lidera la búsqueda de un Dios enterrado, el Dios de las avispas, el que espera tras el vidrio… La investigación en la casa de Eklund revela artículos periodísticos y archivos que dejarán a más de uno con el culo torcido.

La serie de Charlie Parker tiene una fuerza de enganche sorprendente. Ahí están sus miles de seguidores, millones en todo el mundo. Connolly es un genio creativo que tiene pocos rivales actuales en las temáticas que propone. Hay cosas que no cambian: Connolly es un excepcional narrador, la gran mayoría de sus personajes son tan reales como un familiar, un vecino o alguien que conociste una vez. De otro modo, Charlie Parker sí que es un protagonista complejo pero tan motivado que decides seguirlo al poco de conocerle. Busca justicia, respuestas, y terminas queriendo saber tanto o más que él. No encontraréis a nadie que no recomiende leer esta serie.

Reseña: Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons

Con todo el bagaje que tengo en libros de Stephen King, curiosamente, yo no leí antes It que Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons. Obras que se suelen comparar bastante pese a que sólo se parecen en que los protagonistas son un grupo de niños, pandilla en bicicleta, que viven hechos paranormales durante un verano allá por los 60. Quizás por eso con esta temática, y junto a la novela corta de El Cuerpo, de Stephen King (película llamada Stand by me); Un Verano Tenebroso es mi historia favorita con esta ambientación. Reconociendo, por supuesto, que It es una obra maestra del género. Pero es que el cuándo, el dónde y el porqué, tiene mucho que decir a la hora de que Un Verano Tenebroso sea mi favorita.

Os cuento: Allá por 1995, podría ser perfectamente uno de esos veranos calurosos de mi juventud, en los que fui a casa de un amigo y no estaba. A casa de otro y tampoco (oh, qué tiempos sin móviles). Y el último, estaba castigado. Se presentaba una tarde de soledad, la noche anterior había terminado una novela y tenía dinero y bono-bus (¿el qué?, dirá un milenial) en el bolsillo. Decidí ir a El Corte Inglés a buscar mi próxima lectura, lugar donde por entonces podía encontrar un variado catálogo en formato bolsillo. Era de esas veces que los astros se habían conjuntado, pues iba pensando en que tocaba leer algo bueno de Terror. La novela terminada creo recordar que fue de Ciencia Ficción y bueno, en verano, qué mejor para piscina y playita que una buena novela de Terror. Fue entonces que encontré entre las novedades Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons. Y me dije ¿qué? (así fue como me enteré), ¡sí este tío sólo escribe CF! (no hacía mucho que había leído su magnífica Hyperion). Leída la sinopsis, ya en el autobús de vuelta había entrado de lleno en Elm Haven.

Magnífica, estupenda, ideal para esta fecha, ¿qué esperáis que os diga después de lo narrado? Los veranos se asocian con frecuencia con un enfoque despreocupado y optimista de la vida y el deseo de unas vacaciones extensas hasta la saciedad. En la tierra donde vivo, las noches son tiempo de salir al fresquito hasta altas horas de la madrugada… Pero siendo joven, mejor ir en bicicleta al bosque o revolotear cerca del lago o de un río. Para la lectura, un tiempo maravilloso para ponerte con historias de miedo, misterio y/o Terror. Con este ambiente llego a Un Verano Tenebroso, el cual intenta contrarrestar el aire alegre de esta estación del año con mucho horror psicológico y tradición gótica.

Simmons establece su novela en los años 60 y merece elogios por su atención a los detalles históricos y la capacidad de capturar la nostalgia asociada con la infancia y las noches de verano de libre albedrío. Una trama centrada en una pandilla de pre-adolescentes formado por Mike, Dale, Lawrence, Kevin, Harlen y Cordie, personajes que guían al lector a través de su intento de exorcizar el Mal que se encuentra en la tranquila ciudad de Elm Haven (Illinois). La historia comienza con la misteriosa desaparición del niño Tubby, que actúa como el primer eslabón de una cadena de eventos terroríficos y mortales que avanzan como una ola de calor. Bajo las sombra de la Vieja Escuela estos niños se unen y prueban su capacidad de lealtad y amistad. Adultos que a veces son monstruos. Monstruos bajo tierra de grandes mandíbulas, limitaciones de la infancia, antecedentes de un Mal adormecido que ahora despierta para intentar de nuevo hacerse con ciertas almas; encontraréis en Un Verano Tenebroso una novela realmente aterradora. De esas que con el cierre de ciertos capítulos te dejan con los patas colgando… Los detalles…, bueno, es Simmons en su mejor época. Intervalos de caracterización, descripción y construcción de tensión traumática, todo magistralmente escrito. Una escritura clara y descriptiva como cuando narra todo lo que subyace sobre Elm Haven. Una interpretación intrincada del miedo y angustia que os aseguro que os afectará como lector. Cinco muchachos forjando poderosos lazos para una vida de cambios que está por venir. Campos de maíz bañados por el sol, una misteriosa campana sonando en la silenciosa madrugada, desde las profundidades de la Old Central School, una enorme fortaleza con aroma a caoba de ataúd. Un Mal invisible levantándose, eventos extraños y horripilantes extendiéndose a través de una ciudad que una vez fue pacífica. Decididos a acabar con ello: Mike, Duane, Dale, Harlen y Kevin deben librar una guerra de sangre contra una abominación arcana que posee la noche.

La mayoría de los lectores odian dejar un libro sin terminar. Os contaré una anécdota. Después de leer Un Verano Tenebroso aluciné tanto que por supuesto corrí a recomendárselo a mis amigos. Aunque yo era el verdadero amante del Terror del grupo, entre nosotros solíamos pasarnos libros cuando uno lo había flipado tanto. Curiosamente, se lo quedó el que menos esperaba. El miembro más mayor de nuestra pandilla, el mismo que curiosamente sólo leía CF, cuanto más clásica mejor. Siempre recordaré el día cuando unos siete u ocho meses después, todos en su casa reunidos para jugar al rol, vi el libro aparcado aparcado en una de sus estanterías. Me indignó ver un marcapáginas que no sobrepasaría las primeras cincuenta páginas. Lo cogí y se lo puse delante: ¡¿Cómo?! ¡¿Después de tanto tiempo aún no?! Tío, me puse a leerlo una noche y cuando vi que un niño muerto abría los ojos, tuve que dejarlo.., contestó de la forma más sincera que había visto jamás.

Genial. Como genial es este momento para conseguir esta joyita del Terror ahora que lo reedita Ediciones B en tapa dura, un título que no estaba disponible desde 1995.

Reseña: Joyride, de Jack Ketchum

Creo que no soy el único a reivindicar más títulos de Jack Ketchum en nuestro país. Por supuesto, que soy otro de los que se enamoró de su literatura tras La Chica de al Lado que publicó en su día La Factoría de Ideas. Incluso conseguí leer algo más que se publicó en español y en otra editorial. Una novela corta llamada Al Otro Lado del Río. Me dejó todo loco; sangrienta a tope, un buen argumento para película de Rob Zombie… Bien, pues poco más había en nuestro país del genio de Nueva Jersey, el cual antes de dedicarse a escribir fue actor, profesor, agente literario, comercial maderero y camarero. Una novela llamado Al Acecho, que nunca encontré, quizás tampoco he leído. Lo que sí puedo asegurar es que muchos de sus titulos aún no están en el idioma de Cervantes. Y eso duele. Pues permítanme decirles que su novela La Chica de al Lado es una de las novelas de Terror más brutales e intensas que he leído. Y he leído muchíiiiisimo Terror en mis casi cinco décadas. Por eso me emocioné mucho-bastante cuando me enteré que las chicas de La Biblioteca de Carfax (maravillosa editorial, ya consolidada entre los fans del Terror en nuestro país), traía como novedad de junio Joyride. Una nueva novela del recientemente desaparecido Jack Ketchum, ya que el maestro nos dejó a principios del año pasado en 2018.

Por ello, estaba emocionado de ponerme rápidamente con esta novedad. Joyride es la historia de Carole y su amante Lee. Tras los cuales un imponente ex marido de Carole no los deja en paz. Y sin importar cómo la acosó, o en algunos casos la atacó violentamente y la violó, parece que siempre se suele salir con la suya. Así que Lee y Carole toman la decisión de intentar lograr el asesinato perfecto. Y todo les hubiera ido de perlas si un barman llamado Wayne no estuviera en el bosque observándolos… Como consecuencia, tras pasar un rato en su bar, Wayne decide enviarles un mensajito: no por dinero, sino para reavivar la emoción del asesinato, esa sensación placentera, en un viaje en carretera digno de la mejor road-movie con horror integrado.

Supongo que os lo imagináis, pero si no, os cuento que Ketchum tiene una excelente reputación dentro del género de Terror en USA. No le hace falta llevar el típico letrerito recomendado de Stephen King, aunque por supuesto el maestro lo alaba y de sus últimos títulos me consta que cuenta con declaraciones hiperbólicas por parte de dios de Maine. Una de las que le leí y me encantó fue: «No dormirás hasta Navidad si lees este libro». O que no debes abrir dicha novela a menos que quieras desaparecer de este mundo esa misma noche… Wow! Pasando a Joyride, la trama central es tan simple como terrorífica. Digna de los mejores cómics de la EC, Tales from the Crypt, Creepy…, etc. La trama central de Joyride se va estirando un poco pero al partir (esencialmente) cuando ambos van a parar al bar del siniestro asesino en serie al día siguiente, sus diálogos, la tensión y el «in crescendo» pone los vellos de punta.

Lo peor, lo más terrorífico siempre sucede muy rápido y Ketchum sabe trasladar esto a su trama. El cavilar sobre lo sucedido y como salir de ello después se ralentizará. Como creo que también Ketchum era maestro en eso, pues antes de que te achantes, mete otra tensión en el argumento y los pone en la carretera. Casi hace que te olvides de lo básico: ¿Por qué no ir a la policía? Antes de que comience el plan de chantaje principal, el punto de vista de la novela cambia al policía que había estado siguiendo al ex marido de Carole. Más tensión. Desde su punto de vista, es donde digerimos la horrible historia del matrimonio de Carole. Y esta es la parte más horrible de la novela. Por que cuando Ketchum se pone duro… Ufff.

Sin recompensa, no hay venganza. Joyride es el Mal tras el Mal. Personajes creíbles y una historia que da miedo por lo convincente y posible a sucedernos en cualquier momento. Con cierto aire a la película de Brad Pitt, Kalifornia, la cual no me extrañaría que Jack Ketchum tuviera algo que ver aunque fue realizada dos años antes de publicarse esta novela. Me queda un titulo que se disfruta, que pone tus nervios a flor de piel si en breve haces escala en un bar de carretera o similar. Joyride es otra novela más con Terror del bueno que se marca la hasta ahora súper recomendable colección de La Biblioteca de Carfax.

Reseña: The Evil Within, de Ian Edginton, Álex Sánchez y Ed Anderson

Escapándome totalmente de mi nicho lector, hoy la reseña de un cómic cuya idea parte de la franquicia de un videojuego. Uno multiconocido que lo petó en todas las plataformas -y no es que no juegue a videojuegos-, pero cierto es que no me suelo atrever con este tipo de cómics a no ser que alguien fiable me lo haya recomendado, que se entremezcle con la trama o simplemente me gustara tanto su lore que deseara volver de algún modo a dicha ambientación. Esto último es en gran parte la sentencia, el porqué deseaba leer The Evil Within, el TPB publicado por ECC Ediciones que recoge la miniserie de cuatro numeritos de la mano del guionista Ian Edginton (Scarlet Traces, Victorian Undead) y los artistas Álex Sánchez (Katana) y Ed Anderson. Una precuela surgida del aclamado videojuego de terror y supervivencia de Shinji Mikami y Bethesda Softworks, conocido en Japón como Psycho Break (Saikobureiku – La Maldad Interior).

The Evil Within nace como juego perteneciente al género conocido como Horror Supervivencia en tercer persona. Si lo primero que se os viene a la mente cuando pensáis en esto es Resident Evil, estáis en lo cierto. El juego es una idea original del creativo Shinji Mikami, culpable de la saga Resident Evil que tantos éxitos ha cosechado. Un poquito más de historia… The Evil Within se lanzó al mundo en octubre de 2014 para las consolas Playstation 3, Playstation 4 (el que he jugado), Xbox 360. Xbox One y para PC. La trama del videojuego se centra en Sebastian Castellanos y su sufrimiento al ser llevado a un mundo distorsionado lleno de lugares de pesadilla y criaturas horribles. En mi opinión, los elementos de terror y la atmósfera, terriblemente brillantes junto con sus gráficos.

Ahora vamos al cómic. The Evil Within es una precuela al inicio del videojuego. Un ejemplar que invita a los lectores a experimentar el desquiciado mundo creado por Shinji Mikami y que presenta a una protagonista, una joven estudiante llamada Dana, cuya búsqueda de un ser querido desaparecido conduce directamente a un mundo cargado de horrores inimaginables; llegando a una casa encantada donde cada puerta esconde horrores desgarradores y escalofríos de todo tipo. Buscando desesperadamente a su amiga desaparecida, la caza lleva a la prota a un sendero que no parece de este mundo: devastación, oscuros secretos y criaturas mortales que surgen de las profundidades del averno. Sin embargo, Dana Robinson parece tener la clave o conocer de antemano los horrores con los que se va topando…, hasta darse de bruces con el voraz caníbal Hombre Motosierra (Chainsaw Man).

Un cómic con un dibujo que me encanta, pese a tanto cambio de ilustrador entre cada número. No le viene bien a una serie tan corta. Pero un cómic totalmente indispensable para fans de la franquicia o amantes de una buena historia de Terror bien contada. Si vuestra pregunta es, ¿qué es mejor devorar antes? Aconsejaría (curiosamente) leer antes el cómic que ponerse con el videojuego. Se desvelan aquí cositas demasiado esclarecedoras.

Con muchas ganas de que llegue a nuestro país el segundo cómic The Evil Within: The Interlude, centrado al parecer en lo que le ocurre a Sebastian Castellanos entre el primer juego y el segundo. El ansia queda aparcado.

Reseña: El Aspecto del Diablo, de Craig Russell

“Su dolor y su miedo eran como el buen vino… aniquilar su última esperanza, fue lo que más saboreé.”

Da igual cuántas reseñas haga, siempre que me toca escribir sobre un buen libro me da miedo contar más de lo que debería o demasiado poco. Mi meta siempre será decir lo suficiente para que os sintáis atraídos hacia lo que yo disfruté. El Aspecto del Diablo es una historia aterradora que se va metiendo en la piel, no hay ni una sola página que no contenga un trozo digno de ser leído, no es esa clase de libros que puedes permitirte dejar algo por leer y avanzar. Aquí todo, absolutamente todo, debe ser procesado por vuestra cabeza. Profundo, oscuro, capaz de manteneros despiertos, aunque sepáis que toca descansar para el trabajo del día siguiente. Aconsejo que la empecéis un fin de semana para que podáis permitiros ver salir el sol con este libro entre las manos.

Un thriller de terror psicológico donde dos historias paralelas trabajan en conjunto para crear una única visceralmente satisfactoria. Un castillo gótico medieval en la cima de una montaña a las afueras de Praga. Año 1935. Allí llegará Viktor Kosárek, un joven psiquiatra de veintinueve años que se formó junto al maestro Carl Jung. En las noches de los tiempos contaban los lugareños que su verdadero nombre era El Castillo de las Brujas. Un lugar que se construyó para mantener algo dentro, prisionero… Ahora es un asilo con los seis asesinos más peligrosos de centroeuropa conocidos. Sus alias: el leñador, el coleccionista de vidrio, el payaso, el nigromante, el vegetariano y el demonio. Viktor, usando la psicología junguiana, espera demostrar que todos los pacientes comparten un modelo común del mal conocido como El Aspecto del Diablo. Al mismo tiempo, en la niebla de Praga alguien sale de entre las sombras para cometer horribles asesinatos. Lukas Smolák, capitán de policía, debe hacer frente a un asesino llamado Delantal, que sigue casi las mismas pautas que el famoso Jack el Destripador.

Una pasada de historia. La he disfrutado a rabiar. Pasaréis de un asesino a otro, pero siempre estaréis en la misma historia porque todos comparten el mismo secreto tenebroso. El autor nos adentrará en el folklore de la Europa del Este, mitología y leyendas que se van perdiendo de la memoria de los hombres. Recordaremos Checoslovaquia casi antes de la Segunda Guerra Mundial con todas las tensiones étnicas que se vivían entonces. Con la sombra del nazismo acercándose a la frontera. La atmósfera creada por Craig Rusell es tan autentica que será un nuevo terror añadido ya dentro de un libro de Terror. Traerá más maldad donde ya el Mal existe, y juntando los dos escenarios sentiréis la misma sensación de cuando se despierta de una pesadilla para adentrarte en otra. Saber los secretos de los seis asesinos contados por ellos mismos en cada sesión nos irá acercando a una verdad difícil de asimilar. En el paisaje, todo lo de alrededor del castillo, el bosque, Praga, deja ahí tanta fuerza narrativa que se siente como parte viva de la historia. Seguiréis con fascinación todas las teorías médicas bajo una sesión de narcoanálisis. Escrito en tercera persona prácticamente todo el libro, salvo algunos personajes, entre ellos destaca Judita, una judía que trabaja en el sanatorio. Capítulos cortos de apenas tres o cuatro páginas con descripciones minuciosas que dejarán más tensión en todo lo leído.

Un enfoque polifacético que combina artísticamente una gran cantidad de géneros: historia, thriller, crímenes, fanatismo, psicología, incluso una historia de amor y terror en tiempo real. Para crear un viaje salvaje y atractivo desde la primera página hasta el desgarrador e impactante final. Todo eso y más os espera en el interior de El Aspecto del Diablo, donde vais a desesperar intentando anticiparos a un desenlace magistral.

Alguien dijo: el Bien y el Mal son uno mismo. El tirano y el revolucionario son uno. Si nadie vive eternamente ¿por qué iba a morir eternamente? Más que recomendarlo, exijo leerlo.

Reseña: La Desaparición de Annie Thorne, de C. J. Tudor

Comienza fuerte ya en el Prólogo con un asesinato y unas letras grandes garabateadas en la pared: NO ES MI HIJO. Arhill es un pueblo inhóspito y siniestro al que regresará nuestro protagonista Joseph Thorne, veinticinco años después de haberse marchado. Siempre en primera persona nos relatará el pasado cuando su hermana pequeña de ocho años desapareció. Aunque cuarenta y ocho horas después volvió, ya no era la misma; cantaba una extraña canción:

Bajará por la montaña y vendrá,

bajará por la montaña y vendrá.

Joseph recibirá un correo: «Sé lo que le pasó a tu hermana. Está volviendo a pasar». Pero en sí el correo es lo de menos, Joseph siempre supo que volvería, tenía un asunto pendiente que resolver. A partir de entonces, una siniestra tensión envuelve todo el libro. Una vieja mina que esconde una leyenda, los sucesos sobrenaturales y la atmósfera opresiva de esta historia irán creando inquietud en el lector. Mezclando el mundo real y el mundo del misterio, la autora dejará muchas cosas para que nosotros las reconstruyamos. Como tal, nos convertirá en una especie de socio juzgándolo todo según nuestras propias creencias o escepticismos. Un tema a lo largo de toda la historia es el karma y eventos del pasado que vuelven a castigar a los que deambulan tras cada página. Entre el presente y el pasado Joseph no es un narrador muy fiable, primero relatará lo que va recordando, para luego decirnos: Bueno, igual no fue así como ocurrió… Pronto entenderemos que juzgar e idealizar a algunas personas puede cambiar muchas circunstancias que teníamos por ciertas. Por eso nunca estaremos seguros de ir controlando la historia, deberemos esperar a que en verdad quiera sincerarse.

Un protagonista increíble de esos que dejan marca: profesor de literatura, alcohólico y ex jugador de cartas. No tiene suficiente con resolver lo que cree que ocurrió, encima debe hacer frente a un problema de acoso escolar y a una tal Gloria, una torturadora contratada para que pague sus deudas de juego. Los diálogos son maravillosos, nunca unos diálogos llenaron tanto una historia. Nos miente inconscientemente, pero lo hace. No son mentiras piadosas, simplemente se niega a recordar la verdad. Su personalidad se parece a la del doctor ese de la serie House, en su cojera tomando codeína para el dolor con el mismo sarcasmo. Pero hay algo más que me recordó este libro y es a Stephen King . Sí, se parece mucho a uno de sus primeros libros, es inevitable no pensar en ello cuando llegas al punto clave. Hay trozos de otro conocido libro de Terror, pero eso ya os lo dejo para que lo encontréis vosotros, amigos lectores. ¿Pero sabéis qué? No me importó, cuando me di cuenta ya estaba rendida ante la calidad narrativa de esta escritora. Creó tantos momentos de esos que te ponen el vello como escarpias, que no podremos evitar escuchar si hay algo que rompe el silencio de nuestro alrededor mientras leemos. No deberíamos temer a los muertos si no a los vivos, pero es en la oscuridad donde acechan los monstruos, y C.J. Tudor lo sabe. Ese cementerio antiguo donde no hay ni un solo niño enterrado… un viaje atrás en el tiempo junto a una investigación actual de su antigua pandilla de amigos, ellos sí saben la verdad… La parte del interior de la mina tiene una de las mejores escenas de Terror que he leído en mucho tiempo. Es de esa clase de libros que deben leerse de noche. Espeluznante, no hay otra forma de catalogar esta narración, sabiendo fusionar lo inexplicable con la realidad.

Qué decir del final, cuyo protagonista nos ha estado escondiendo la verdad en todo momento… Pues magistral. A veces lo que regresa no es lo mismo que se ha ido. «Si te gustan mis cosas, te gustará esto», dijo Stephen King. No puedo más que darle la razón. Los amantes del Terror nos merecemos libros como este. Creo que con esta frase mía ya lo he dicho todo.