Archive for Terror

Reseña: El Espectro del Abad, de Louisa May Alcott

elespectrodelabadEn las fuentes está la originalidad de muchos de los relatos que hoy en día vemos convertidos en novelas, incluso en films para la pantalla grande. Cuando llevas años y años leyendo sin parar, cada vez profundizas más en el género que te gusta, hasta que llegas casi a sus cimientos. En ellos, entre esas raíces quebradas, puedo decir que me encuentro, dentro del género gótico de Terror. En las bases o casi lo más cercano a la época oscura de la que casi no se puede rescatar nada. Lo bueno de las tramas góticas, de esta literatura bella en todo sus aspectos es, que en apenas cinco o seis páginas ya te encuentras perdido en una trama envolvente, y el ansia por saber, crece como un liquen en el margen de un riachuelo perdido en un bosque que nadie conoce.

Descubrí hace no mucho una editorial que me llamó mucho la atención. Se lo estaban montando muy bien. Pulpture Ediciones es una pequeña editorial independiente dedicada a la literatura de ficción establecida en Madrid, que parecía publicar autores contemporáneos, pero también traducciones de clásicos, de esos que siempre digo que deben estar disponibles en librerías. Con un cuidado diseño, y unos formatos muy ligeros pero de calidad, tenían algunos títulos la mar de interesantes. Basados sobre todo en la narrativa breve (de la que alegan es su piedra angular), ofrecen unos precios bastantes asequibles al aficionado lector. Entre sus novedades descubrí toda una joyita que aún no había leído. El Espectro del Abad (o la Tentación de Maurice Treherne), de la genial Louisa May Alcott, autora de la archiconocida Mujercitas. Un relato victoriano, ideal y navideño de los que solo los grandes maestros al estilo M.R. James supieron hacer. Ni que decir tiene que tenía que hacerme con ella para reseñárosla aquí.

Y descubrí unas de las mejores historias para leer en Navidad (y junto a la hoguera) que se hayan escrito. Reunirse en Navidad es el pretexto que congrega a un grupo de personajes en la antigua abadía, ahora convertida en mansión, en la historia que presenta Alcott. Hay de todo: herencias, compromisos de por medio…, amores ideales no resueltos, pero todo pasa a un segundo plano en el momento que se decide contar historias de fantasmas junto al fuego. Los entusiastas de Louisa May Alcott estarán encantados de leer esta pequeña novela publicada en 1867, justo un año antes del gran debut de su trilogía de mujeres más conocida. El Espectro del Abad fue uno de los tres libros que May Alcott escribió bajo el seudónimo de A.M. Barnard. Ella usó este nombre para escribir cuentos que eran más para lectores adultos, aunque ya os adelanto que esta historia, a ciertos jóvenes, les atraerá bastante.

El Espectro del Abad es un romance, un misterio, una historia de fantasmas y una novelita que no podrás dejar de leer una vez empieces. Se subtituló en su día como una Una historia navideña y sin duda evoca recuerdos de temporadas navideñas de antaño, antes del advenimiento de internet y la televisión (todo lo que no produce ambientación alguna), épocas donde uno se sentaba alrededor de un acogedor fuego y contaba cuentos espeluznantes para pasar el tiempo. En la historia, Maurice Treherne está falsamente implicado en un caso de falsificación y fraude. También pierde el uso de sus piernas al intentar salvar la vida de su elegante primo, Jasper. El rico tío soltero de Jasper inicialmente había hecho de Maurice y Jasper herederos iguales en su testamento, pero por alguna razón repentinamente desecha a Maurice, dejando a Jasper como el único beneficiario. Ambos primos están enamorados de la hermosa Octavia Snowden, otra prima, que también se nombra en el testamento. Una mujer fatal hace su aparición en la forma de Edith Snowden, una mujer infelizmente casada y en busca de diversión. Maurice, que recientemente regresó de un curso de tratamiento en Londres a la mansión familiar, se encuentra en medio de un misterio. Un abad misterioso es visto con frecuencia vagando por los pasillos de esta maravillosa casa de campo con el fin de…

Todos los cabos sueltos se atan perfectamente al final de esta novelita tremendamente recomendable, que nadie debería perderse. Especialmente, el amante de la buena y mejor literatura gótica de calidad.

Reseña: Picnic a la Luz de la Luna, de Nick Antosca

PicnicALaLuzDeLaLunaMás de una vez suelo decir que en la rareza está el gusto por lo original. Sobre todo, para todos aquellos que tenemos encimas unas cuantas toneladas de lecturas, ya sea cómics, libros…, gente que incluso leemos articulos o ensayos históricos en los que encontrar mentes diáfanas divagando antes de pasar al otro lado. Y así me decido y viajo, navego entre las aguas turbulentas de las redes, entre editoriales que apuestan por los autores que no se suele apostar. Y así en esa aventura marítima, con el Terror como meta siempre-siempre en el primer lugar de mi horizonte antes de optar por otro género, me percato de una terrible nube en lontananza. Una borrasca de titulos la mar de atractivos en Orcinny Press; una editorial que hasta ahora había pasado desapercibida para mí (aún me fustigo por ello) con varios títulos interesantes entre los que como primer tesoro reparo en Picnic a la Luz de la Luna, de Nick Antosca.

Nick Antosca…, Antosca…, ¿de qué me suena? Maldita sea, ¿no me va a sonar? De verdad, que a veces da miedo como todo parece conectado. Nick Antosca es un joven autor estadounidense de ficción literaria y guionista, pero también creador de la serie antológica de televisión tan de moda en USA, la genial Channel Zero. Una serie de TV basada en los creepypastas, la cual ni tengo que decir que devoro con ansia cada temporada. Pero Antosca, un privilegiado que se graduó pronto en Yale, tiene escritos que han aparecido en antologías, revistas literarias, periódicos y sitios web, incluidos The New York Sun, The Paris Review, Nerve, Hustler, Film Threat, The Barcelona Review, Exotic Gothic o The Daily Beast. Una buena mente dedicada al Terror que como guionista metió cabeza en el canal Syfy donde también coprodujo 13 episodios de la famosa Hannibal, la serie de drama militar Last Resort en la ABC, o series menores fantásticas como Believe en la NBC (creada por Alfonso Cuarón); y antes que eso, el remake de Teen Wolf para la MTV.

Un prodigio, vuelvo a decir. Tened en cuenta que Nick Antosca cuenta con poco más de treinta años. Y aunque todo lo comentado parece tenerle ocupado, cuenta en su haber cinco libros, entre ellos: Fires (2006), Midnight Picnic (2009, que hoy os reseño) y The Girlfriend Game (2013). Ganando nada más y nada menos que el Shirley Jackson a la Mejor Novela Corta con Picnic a la Luz de la Luna, la novelita que nos publica y traduce para el público español Orciny Press.

¿Y qué cuenta Picnic a la Luz de la Luna? La segunda novela de Antosca nos lleva a una tierra alejada y mansa como es la Virginia Occidental. Donde Bram, de 22 años, se obsesiona con un asesinato después de que se descubren los huesos de un niño en el bosque detrás de su casa. El fantasma del niño muerto, Adam Dovey, de seis años, pronto se le aparece a Bram y lo insta a vengarse de Jacob Bunny, el alcohólico introvertido, bondadoso y ex convicto que hace más de veinte años ahogó a Adam… Uff, ¿parece que he contado cientos de spoilers en apenas cinco líneas, no? Puede ser, pero es que esta novelita va como un tiro desde el principio y suceden cantidad de cosas en pocas páginas. Cosas como que Bram y el espíritu de Adam vagan por el inframundo de los muertos, viajan a clubes de striptease o callejones con encuentros que recuerdan a las mejores escenas escritas por el dios de lo raruno David Lynch.

Como decía al principio, en Picnic a la Luz de la Luna he encontrado una pequeña novela demente que en especial atraerá a los lectores a lo extraño, simplemente por el gusto de la rareza. La mayoría de los autores no matarían a un niño en sus historias, y los que lo harían, lo harían a la ligera; cosechando todo el ambiente conmocionador de alrededor. Es deir, sin especificar en la escena. Y con ello se corre el riesgo de hacerlo insensible o mal parametrado. Eso no le ocurre a Antosca. Crea un tono de lectura muy semejante al terror ofrecido en La Chica de Al Lado, de Jack Ketchum. Ese horror tan cercano que aprieta la tranquilidad de uno hasta agrietarla. Picnic a la Luz de la Luna contiene una de las escenas de asesinato más inquietantes que he concebido como lector.

Aún sueño con ello.

Reseña: El Carruaje Fantasma y otras historias sobrenaturales, de Amelia B. Edwards

el-carruaje-fantasma-y-otras-historias-sobrenaturalesMi género favorito pide leerse con la llegada del frío. La inspiración está en las nieblas, el aumento de horas de oscuridad y las calles vacías. El Terror leído se engrandece con cada novela, con cada relato, casi cualquier hora de este frío que nos acomete es buena para leer… si hace frío. Y es gracias a ciertas editoriales que están despuntando (o algunas ya consagradas que deben saber sobre el frío) que es ahora cuando sacan no solo títulos referentes al género, sino también obras inéditas. Obras inéditas y buenas a estas alturas en un país que todavía no ha decidido que en el miedo, el terror, horror y otros derivados; en el susto también está el gusto. El ser humano se activa cuando uno siente miedo, nuestros sentidos se agudizan y nuestros ojos se abren aún más. Independientemente de la edad que tengamos. Eso no puede ser malo.

La Biblioteca de Carfax es un ejemplo de editorial que se va consolidando a cada paso. En mi corazón ya lo hizo casi en sus inicios. Tiene lo que hay que tener. Las ratas, Sweeny Todd, Experimental Film, Relatos Sombríos, de Edith Nesbit… Títulos más que interesantes, inéditos y Premios Bram Stoker. De lo que andamos bastante necesitados por estos lares. Y ahora, una vez más, otro título interesante. El Carruaje Fantasma y otras historias sobrenaturales, de Amelia B. Edwards. Una antología con los relatos más inquietantes que he leído en mucho tiempo.

Amelia Ann Blanford Edwards (1831-1892), también conocida como Amelia B. Edwards, fue una novelista inglesa, periodista, viajera y egiptóloga. Sus trabajos literarios más exitosos fueron historias sobrenaturales como la incluida aquí, su popular historia El Carruaje Fantasma (1864). Pero también gustaron mucho sus novelas Barbara’s History (1864) y Lord Brackenbury (1880). Y el cuaderno de viaje Mil Millas al Nilo (1877), que describe su viaje de 1873 a 1874 por el río Nilo. Un trabajo que tuvo bastante repercusión entre la crítica del momento. Edwards, fue educada en casa por su madre y mostró ser una gran promesa como escritora a edad temprana. Publicó su primer poema a los siete años, su primera historia a los doce, y procedió a publicar una variedad de poesía, historias y artículos en un gran número de revistas. En su prosa se nota su experiencia. Es una verdadera delicia leerla, la verdad.

Las historias de fantasmas que propone Edwards se han recopilado en ediciones sueltas de editoriales extintas pero al menos que yo recuerde, nunca en un sólo volumen. Ni en una edición tan llevadera. Las ediciones de Carfax, con esas portadas tan sugerentes, tienen ese diseño especial que buscan nuestras bibliotecas y nuestro amor por el mejor género de todos. Son siete los cuentos que recoge, todos y cada uno de ellos diferentes entre sí pero con temas más que sugerentes. En El Carruaje Fantasma, un tipo perdido en los bosques, acude desesperado tras el paso de un viejo hombre que lo lleva a una mansión de un curioso hombre de ciencias. Una noche en los confines de la Selva Negra cuenta la historia de dos amigos que se enfrentan al ataque de unos asesinos, mientras son acosados durante su estancia en una cabaña rural. En el confesionario es una de mis preferidas. Un peregrino que tras su largo camino se enfrenta a la aparición de un sacerdote asesinado.

Me gustó también mucho Una misión peligrosa, por la veracidad que hay tras el argumento. Un relato bélico donde se cuentan las apariciones de compañías enteras de soldados fantasmas transitando por lugares inesperados. El expreso de las cuatro y cuarto es una de esas historias detectivescas que sólo los ingleses saben hacer bien. Una trama de investigación con algo de horror, que cuenta la historia de un importante ejecutivo ferroviario huido con el dinero de todos.

La historia de Salomé cuenta una bella historia de amor, de esas que están por encima de la vida y la muerte… Pero otro relato digno del recuerdo para mí, por lo que me afecta de forma particular, es El paso Nuevo, donde nos encontramos a dos amigos de excursión por las montañas suizas, los cuales dan con una extraña aparición que les advierte de algo muy malo que se les viene encima.

Una genial y recomendable antología. Me ha encantado como amante de las tramas de muertos a destiempo que soy. Lo mejor del Terror literario siempre llega con el frío.

Reseña: Los Doce, de Justin Cronin

LosDoceLos Doce es un libro gordo, de esos que se pueden utilizar para cuidar el alma y el cuerpo, leyéndolos y haciendo pesas respectivamente. A su vez, Los Doce es la secuela de otro libro igual de gordo llamado El Pasaje que fue publicado hace dos años (en España) y que fue catalogado por Stephen King como una joya.

El Pasaje ciertamente era un libro de esos para disfrutar, una buena historia de vampiros con muchísimos personajes y una trama que no paraba de avanzar… hasta que se cortaba bruscamente. Porque eso ocurría cuando llevabas doscientas y pico páginas, el corte más brusco que recuerdo haber leído jamás, de esos que te dejan una sensación de vacío en el interior y parpadeas porque no crees que eso sea posible. A partir de ahí, comenzaba otra historia.

No negaré que cuando leí El Pasaje me metí tan de lleno en la historia de Wolgast y Amy que cuando se detiene (bruscamente, no me cansaré de decirlo) y empieza con otros personajes, otro lugar y, entre comillas, un mundo nuevo que definir, me costó volver a entrar en la historia. Pero Justin Cronin hace una cosa muy bien: narrar. Y pronto, volvía a estar absorbido por esos nuevos personajes, por ese lugar llamado La Colonia y por la amenaza constante de los vampiros, llamados en el libro virales.

Me encantó. El Pasaje es uno de esos libros que me abrieron la mente y me hicieron imaginar y disfrutar como un enano. Aunque, a mi gusto, adolece de una cosa que lo hizo imperfecto: el deus ex machina. Cronin es uno de esos autores que no creen en la existencia del mal si no existe una fuerza benigna que lo contrarreste. Y su final, al igual que el de Apocalipsis de Stephen King, es demasiado… Dios. Deus ex machina.

Los Doce comienza unos meses después de haber terminado la historia de El Pasaje. Al menos lo hace durante unas páginas, antes de dar marcha atrás y comenzar a narrar otra historia que más adelante tendrá su importancia. Nuevos personajes, época presente, tensión creciente y todo eso que Cronin hace a la perfección. Aquí ya estamos preparados, sabemos que esa historia no durará, que se cortará bruscamente para regresar a nuestros viejos conocidos de la Colonia. Y así es. Como siempre, sin embargo, el saber que va a ocurrir le quita la intensidad que tenía en el primer libro aquel corte abrupto.

Sin embargo, la primera parte del libro es maravillosa. Presenta varios personajes de forma sublime (El último superviviente de Denver, April, Daniel, Horace, Lawrence y la zumbada de Lila) y la acción es trepidante. De aplauso.

Y ahora sí, por fin, volvemos con nuestros viejos conocidos. Los que siguen vivos, al menos, porque de un plumazo se nos cuenta la muerte de algunos supervivientes del primer libro en los meses que han transcurrido en medio. La historia se desgrana con rapidez, en varias direcciones que van confluyendo en una sola, mostrando grandes personajes y personalidades, momentos de horror absoluto, y una tensión que casi puede cortarse con el cuchillo. En eso, Justin Cronin es bueno. Muy bueno.

Tanto a El Pasaje como a Los Doce les sobra, a mi parecer, esa ayuda externa y ¿divina? que ayuda a los personajes a resolver la acción en sus últimos instantes. Sinceramente, creo que todo es tan realista (dentro de lo realista que puede ser una guerra entre humanos y vampiros) que esa ayuda extra le quita algo de emoción. Y además, tampoco habría sido necesaria. Les habría costado más, sí, pero podrían haber ganado igualmente sin necesidad de apoyo.

Para mí, es la única pega y no afea el libro aunque impide que pueda considerarlo sublime. Por lo demás, me quedaré impaciente a la espera de que llegue el cierre de la trilogía que… ¡¡acaba de ser publicada!! La Ciudad de los Espejos se llama, me llama y allá voy.

Reseña: El Pasaje, de Justin Cronin

elpasajeCuando en 1897 el irlandés Bram Stoker publicó Drácula, nunca pensó que había creado una de las novelas más relevantes en la literatura de terror. Había nacido un mito: el de los vampiros y con él un nuevo género de horror literario. La historia no había hecho más que empezar, pues hoy son muchas las obras que rinden homenaje bien al personaje o bien al autor, sirvan de ejemplo Soy leyenda, del recién fallecido Richard Matheson, la cual ha sido premiada como Mejor Novela de Vampiros del pasado siglo por delante de clásicos como Entrevista con el vampiro, de Anne Rice o El misterio de Salem’s Lot, de Stephen King entre otras.

Hace poco retomé la lectura de obras de temática de vampiros y tuve el placer de descubrir a John Ajvide Lindqvist, un excelente autor sueco que aporta al género la soberbia Déjame entrar, y a Justin Cronin, con El Pasaje, de la cual les adelanto que los derechos han sido comprados por el director Ridley Scott para ser adaptada a la gran pantalla.

Si bien he de admitir que el principio me resultó un poco lento, no fue hasta la segunda parte, titulada “El año de Cero”, donde el ritmo me pareció frenético, la novela en conjunto es una “pasada”, con mucha acción, suspense y algún que otro susto, todo dentro de un mundo apocalíptico, otro género que devoro con ansiedad y que está en auge en los últimos años. Sin duda alguna El Pasaje, de Justin Cronin se convertirá en otro clásico del terror, si no lo es ya. Estos peculiares vampiros son más conocidos como “virales”, “colillas” o “dragones”.

Pero el origen de esta nueva especie se debe al descubrimiento de una sustancia a cargo de un científico que dirige una expedición que tiene lugar en Bolivia. Dicha sustancia se cree que aumenta la longevidad. ¡Y lo hace! Pero no como ellos pensaban. Ahora el daño es irreversible y la población ha sucumbido al efecto de esa misteriosa materia. No hay vuelta atrás, los supervivientes a la catástrofe no tienen más remedio que huir, esconderse y procurar mantener los generadores eléctricos encendidos durante la noche hasta que se agote la energía, después…

El impacto que causó El Pasaje (Umbriel) fue colosal, Stephen King la catalogó como la novela del año, incluso hizo una llamada telefónica a un programa que estaba emitiendo en directo y donde Justin Cronin estaba siendo entrevistado para felicitarle personalmente. De ella, el autor de Maine llegó a decir: “cada tanto aparece una novela que ofrece una historia fascinante y entretenida con una prosa sencilla y ágil, fundamentada en una imaginación extraordinaria. Este año, los lectores de esas novelas podrán disfrutar de El Pasaje de Justin Cronin. Si lees quince páginas, quedarás cautivado; si lees treinta, caerás prisionero y ya no podrás parar de leer hasta altas horas de la madrugada. Tiene la nitidez que sólo pueden lograr las obras épicas de la fantasía y la imaginación. ¿Qué más puedo decir? Lo siguiente: lee este libro y el mundo cotidiano desaparecerá”.

Más de mil páginas nos ha regalado el autor en El Pasaje.

Reseña: Uzumaki (Integral), de Junji Ito

uzumakiUna de las reediciones más esperadas para los que amamos el género de Terror en toda y cada una de sus facetas, era la joya original del mangaka Junji Ito, la diabólica y enrevesada Uzumaki.

Hay una veta profunda y poderosa de rareza que se ejecuta a través de muchas obras excelentes de horror. Es más, dentro de los medios del manga y el anime tiene algo especial. Ese toque diferente a la cultura europea, tan desigual que toca algo de nuestro interior y nos produce más desasosiego si cabe. Por otro lado, está el tema de querer (como se contaba en Ringu o The Ring por aquí), el deseo de querer que más lectores (es como una enfermedad viral el aconsejar y querer que muchos más lectores “disfruten” de lo mismo que tú) de estar familiarizados con las mismas narraciones que has vivido. O yo. O tú. O de mi, a ti. Y de ti al infinito y hasta…, bueno, ya sabéis.

uzumaki02Tal es el caso de Uzumaki de Junji Ito, que recientemente ha sido publicado en una edición omnibus por Planeta Cómic como un espléndido tomo de los que hay que tener sí o sí. Aquellos lectores familiarizados con el mundo del manga, especialmente aquellos que leen reseñas sobre manga o Terror asiduamente y frecuentan Crónicas Literarias – Desde New York; ya están familiarizados con la reputación de Ito como maestro del manga en nuestro corazón. No hay obra que llegue a este país que no reseñemos. Y ahora, después del susto gustoso, nos hemos dado cuenta de que los comentarios eran ciertos. Vemos hasta normal que Uzumaki sea considerada su obra maestra. Después de leer Ito creo que casi en su totalidad (Gyo, Fragmentos del Mal, Tomie, Black Paradox, Hellstar Remina, Frankenstein, Punzadas de Fantasmas…), puedo aseguraros que Uzumaki se ha colocado en el podio. Y no en el escalafón de medalla de bronce precisamente.

uzumaki01La historia sigue una premisa extraña. De las que volvería loco a cualquiera. O si has estado alguna vez en un psiquiátrico o centro de salud mental, seguramente has visto reacciones de algunos individuos que también visualizarás aquí. La máxima de Uzumaki es que una pequeña ciudad japonesa empieza a verse “infestada de espirales”. Esto significa que las formas en espiral comienzan a aparecer en todas partes: briznas de hierba, nubes, hornos de cerámica, en la playa, remolinos en los arroyos… Si te fijas, esto puede asustar así como obsesionar a cualquiera. Pero sólo si te fijas. Como están haciendo algunos paisanos del pueblo por que…

La trama se vuelve rápidamente desconcertante una vez que la gente del pueblo comienza a obsesionarse con las espirales. Como el Sr. Saito, el padre de Shuichi Saito, uno de los personajes principales. El Sr. Saito uzumaki05comete actos extraños como detenerse en medio de la calle para mirar caracoles durante horas y/o almacenar en una habitación en su casa cualquier cosa que contenga una espiral dibujada, tallada o incrustada. Esta situación se vuelve aún más amenazante cuando el Sr. Saito comienza a distorsionar su propio cuerpo para adoptar formas en espiral, lo que lleva a algunas imágenes verdaderamente perturbadoras de la horripilante flexibilidad del cuerpo humano, que culmina en una escena icónica, de pesadilla, que tendrás que afrontar como lector de Terror que disfruta.

Por que para lo bueno, o para lo malo, esto es solo el comienzo. Ito solo está empezando a mostrarte lo mal que la gente del pueblo lo va a pasar.

Tampoco quiero que os asustéis demasiado los que hayáis leído hasta aquí sólo por curiosidad. Junji Ito no es un autor gore. Toca el género en todas sus facetas: fantasmas, monstruos, otras dimensiones…, pero es uzumaki04un autor que cuenta historias anatómicamente digeribles como lo puede ser cualquier film convencional de Terror de hoy en día. Apegándose a un comienzo sencillo que se va retorciendo pero muy lentamente con el paso de las páginas. Y con la ayuda del blanco y negro de los mangas (aunque esta edición goza de algunas páginas en color), un estilo igualmente naturalista para su entorno.

La imaginación que maneja Ito así como su tremenda originalidad en guiones, hace que sus mangas superen fronteras. Y con ello me estoy refiriendo a tu mente. A la mía. A la de cualquier valiente que se atreva.

Reseña: Música Nocturna, de John Connolly

musica-nocturnaLo último leído en un artículo americano dice que Connolly sugiere «la efectividad de una obra de ficción sobrenatural y es inversamente proporcional a su longitud». Sin exigir explicaciones adicionales, debilita tu impacto, tu muro de defensa lector, y con frases, párrafos, capítulos los va agrietando. Esto ya último es de mi cosecha. Así traduzco yo ese comentario/halago.

John Connolly es a día de hoy un autor consagrado en el panorama actual de la novela negra y se merece que seamos claros cuando se hable de él pues en nuestro país todavía no es conocido en los grandes circulos. Y eso es como mínimo, pecado. Con muchos (muchísimos) fans gracias a su serial detectivesco, la serie de libros que tiene como personaje principal el detective Charlie Parker; lo petó con un primer volumen, Todo lo que muere, que a muchos os sonará. Una mezcla de la fórmula «hard boiled» y el trasfondo «american gothic» que consigue en cada una de sus novelas de esta serie, que mola bastante pues consigue con muy poco un “agradable” panorama en pueblos perdidos de la América profunda con un seductor aroma sobrenatural que te mantiene apretado en tu sillón de lectura. Algunas de sus novelas, para un servidor, son las tramas con más asesinatos concentrados en una misma historia. Pero siempre con el criterio que exige la trama. Lo que me gusta de él, es que la atracción del autor por el género de Terror no sólo esta presente en ciertos momentos de las aventuras de Charlie Parker. Cuando le da al relato, muy constantemente se deriva hacia mi amado género. Dentro de las historias cortas, el autor desarrolla esa pasión por relatar lo oscuro del alma humana a través de los ojos de un niño…, por ejemplo. Lo demostró con crece en su anterior antología Nocturnos. Demostró que el mejor género de todos, le observa por encima del hombro cuando escribe. Se cerciora de su protagonismo.

Tusquets Editores es la principal culpable de que actualmente podamos encontrar muchos de los títulos de este autor en nuestras librerías. Incluso sus añoradas antologías, están llegando. Así, a día de hoy, ya tenemos Música Nocturna (Night Music). Una joya que he devorado con ansia, como un lobo que se encuentra una oveja en el bosque en invierno. Así a grandes rasgos (no soy muy partidario de hablar mucho sobre relatos que se spoilean en nada), Música Nocturna habla de rencor, venganza subliminal, oda a los grandes clásicos detectivescos, el amor y obsesión por los libros, y seres del más allá que se pasean por el más acá más de lo que debieran. Música Nocturna contiene 13 relatos y unos Agradecimientos la mar de interesantes como suele hacer el autor de Maine al final. Pese a ser irlandés, John Connolly es considerado “el otro” gran autor de Maine. ¿Qué tendrá ese estado que tanto terror aporta al mundo literario?

La Biblioteca Privada y Depósito de Libros Caxton abre la antología. Ganó un Edgar Award en 2013. Un funcionario que descubre en una biblioteca una mujer con una bolsa roja que se arroja frente a un tren y luego desaparece… Os suena de algo eso, ¿no? La Lamia detalla la venganza de una víctima por violación. Una venganza que puede durar toda la vida. También encontramos un matrimonio centrado en ayudar a su hija dotada de alarmantes poderes. En Una aparición, un hotel visitado por un viudo en su aniversario donde se refuerza su sensación de dolor. Una historia de las más simples del volumen, aunque para mí de las mejores.

Reescribir la realidad, es un tema recurrente en esta recopilación. Un tema que se aborda con afán en la colección de fragmentos llamado El Atlas Fracturado. Con una trama muy curiosa donde un hugonote refugiado en Amsterdam, encuentra un libro con el que “estar con él, es como estar en contacto con un ser vivo”. Huele a sangre. Cada uno de los cinco fragmentos explora el maléfico potencial del libro. Maravilloso-maravilloso-maravillosa esta historia. Y más. Un veterano de la Primera Guerra Mundial que sufre un trauma. O una historia inspirada en el folclore de los grandes Bosques del Norte en la que Connolly acude a la famosa leyenda del Wendigo. O un regreso al universo de El Libro de las Cosas Perdidas con El Rey Hueco

Una colección engordada de inventiva y ambición. En medio de una colección de historias donde lo sobrenatural horroriza, y a veces te hace sonreír… lento y con maldad; donde el elemento fantasmal puede ser incluso la zona más reconfortante de todas. Un autor a seguir, con cada novedad.

Reseña: Vampiros, de Alexéi K. Tolstói

vampirosHace unos veinte años, en una de las cientos de antologías de relatos de Terror leidas, fue el notable escritor Alekséi K. Tolstói (1817-1875) quién me hizo ver que existía otro tipo de vampiro. Que existía también una corriente literaria que utilizaba dicha figura de otra forma; un poco más alejado del romanticismo que englobaba al Drácula, de Bram Stoker. Que prometía más horror con el costumbrismo como máximo exponente, en especial, historias desarrolladas en los países del Este de Europa, pero en regiones, aunque cercanas a la famosa Transilvania, diferente y con otro modo de ilustrar dicha figura tan propensa a la leyenda. Fue La familia Vurdalak, de Tolstói, el relato que me hizo amar aún más dicha imagen. De hecho, me cambié de bando y ya no quería saber (por un tiempo) nada más del vampiro moderno fructificado de tantas películas.

Fue este tipo de vampiro del Este. el que al despertar primero va a por los de sus familia por que son los que recuerda en primera estancia. Seres deleznables que se pueden reconocer por chascar constantemente la lengua. Los que vuelven y siguen viviendo entre los suyos como si nada a la espera de oler su… Fue este tipo de vampiro el que deseaba de nuevo leer. Seguir con más de esas historias de época clásica, popularista, revolucionaria de grandes ciudades europeas pero comunistas, con gran separación entre clase alta y baja. Leyendas agrarias que asustaban a los bien acaudalados. Leyendas arraigadas entre el populacho que tomando como ejemplo esa base de historias eslavas sobre seres malignos chupasangres, prometían un momento maravilloso de lectura. Y todo eso me lo dio Alekséi K. Tolstói en tan solo una historia. Un escritor que crea con muy poco tramas la mar de interesantes. Mas, dicen que su éxito literario se vio eclipsado por dos hechos: la fama de su primo lejano Leon Tolstoi (Guerra y Paz) y por escribir fantástico. Pero para los que amamos este tipo de literatura, no hay eclipse que valga. Centrado en diferentes figuras de cara región, como el “upyr” ruso o el “vurdalak” eslavo, consigue crear leyendas como cuentos.

Ediciones Espuela de Plata en su sello Biblioteca Más Allá tiene el honor de traernos Vampiros, una antología que reúne seis relatos de diferente extensión, incluso dos de ellos bien pudieran considerarse novelas cortas como es la perla llamada El Vampiro. No obstante, la antología comienza con mi amada historia que os comentaba antes Una familia de vampiros ((llamada normalmente La familia Vurdalak) donde una serie de aristócratas se reúnen para contar historias y uno de ellos irrumpe con una que los deja a todos helados. Una que una vez vivió en primera persona cuando era joven. La de un abuelo que se pone en marcha para matar a un bandolero turco que azota la zona de las estepas para proteger así a sus hijos y nietos. Pero antes de irse les hace una advertencia: si al décimo día no ha vuelto, no contéis con su presencia nunca más. Y si aparece, no abráis la puerta ni escuchéis sus palabras…

Brillante, todo lo que va sucediendo a partir de entonces.

Le sigue otra joya. El Vampiro. Que nos cuenta como un joven aristócrata se ve envuelto en una obscena conspiración vampírica atraído por la delicada nieta de la brigadiera Sugrobina, que parece ser centro de aquella. Pero ya el comienzo de la historia es genial cuando durante una fiesta de época, durante el baile, un tipo extraño se le acerca al protagonista y le dice: qué buena presencia tiene tal, que bien se mueve en la pista de baila cual, que bien se le ve a la Sugrobina… y eso que están todos muertos.

Una construcción magnífica de historia que consigue perturbar al más avezado. Luego siguen historias cortas, algunas curiosas y otras más conseguidas. O de muy diferente corte se podría decir también, sí. Amena cuenta una historia que nos lleva a la ciudad eterna de Roma para descubrir a un cristiano que enamorado tremendamente de cierta dama, blasfema y abandona su religión para liberarse ante los presuntos sacrificios paganos. Pero me ha gustado bastante más Dos días en la estepa de los kirguises, donde una partida de caza a través de las salvajes estepas rusas lleva a un grupo de cazadores a vislumbrar algo inimaginable. En los relatos “curiosos” podríamos encuadrar a Artemi Simionovich Bervenkovsky, en el que encontramos un pequeño thriller en el que un individuo queda atrapado en una aldea y tiene que pasar la noche en la casa de un curioso anfitrión. De los que dan miedo por sus inesperadas reacciones. Y cierra la antología Reunidos después de trescientos años. Otro curioso relato, especial, por ser inédito en español hasta el momento. Y sobre todo por ser en toda su esencia la historia con más corte vampírico de todas.

Ediciones Espuela de Plata lo ha clavado y bien con esta edición. Historias que conviene descubrir y releer cada cierto tiempo. Sólo así verás lo bueno/buenísimo de este tipo de literatura. Vampiros, de Alexéi K. Tolstói, es apasionante, adictiva, y toda una maravilla a conseguir.

Reseña: Relatos Sombríos, de Edith Nesbit

nesbitCuando ya estás tan metido en la literatura de Terror, sabes que tu mayor estimulante son las antologías de relatos. Y una de las mejores marcas a degustar son los autores clásicos; llamémosle “clásicos” a autores de finales del Siglo XIX, principios del XX. Ahí vas a encontrar crema sobre crema, pastel sobre…, sobre pastel de chocolate. Si amas este género, en esa época tendrás grandes autores y diferentes variantes del Terror para elegir. Incluso con mujeres que ya empezaban a dar sus buenos golpes encima de la mesa en un mundo que hasta ahora era bastante inepto en este sentido. Y uno de esos buenos pastelitos a devorar son las historias de Terror que escribió una escritora y poetisa llamada Edith Nesbit. Natural del Londres en los siglos antes mencionados, viajó por los tres grandes países conquistadores por antonomasia de la historia de Europa: Inglaterra, España y Francia. Una mujer descarada (para la época) y lanzada como pocas. Dicen que fue una de las primeras mujeres en fumar en público. Pero lo que nos interesa es que escribió terror, romance, poesía, obras de teatro y reseñas. También libros infantiles con bastante humor y un estilo innovador al llevar dichas tramas a mundos mágicos de planos alternativos. Obras que sin duda fueron inspiración pura para otros grandes como C.S. Lewis (Las Crónicas de Narnia) y J.K. Rowling (Harry Potter).

La reciente editorial La Biblioteca de Carfax lo está haciendo demasiado bien. Una vez más publica un título interesante. Relatos Sombríos, de Edith Nesbit, un ligera antología con los relatos más siniestros que la escritora londinense escribió. Recoge nueve cuentos escritos entre 1887 y 1910 y empieza con La estatua de mármol, donde una pareja de recién casados se muda a una casita en el campo con una iglesia cercana…, de la que hay que huir sobre todo La Noche de Todos los Santos. Un relato ideal para finales de este mes, ¿no os parece? Le sigue Desde el reino de los muertos, una historia que me ha encantado como amante de las tramas de resucitados a destiempo que soy. En La tercera sustancia, Roger Wroxham, después de escapar de unos tipos que quieren borrarlo del mapa, da a parar con una extraña casa donde un médico libera sus ideas más sangrientas. La boda de John Charrington cuenta una bella historia de amor, de esas que están por encima de la vida y la muerte… Otro relato digno del recuerdo para mí por lo que propone es La sombra. Donde nos trasladamos a una fiesta que concluye con tres chicas y una curiosa ama de llaves que les cuenta una historia de fantasmas que jamás olvidaran. Jamás la olvidaré yo. Y seguramente, jamás la olvidaras tú.

Genial. Como podéis ver, los relatos en temática son muy diferentes entre sí. Van tocando casi todos los palos del género de horror y se inclina más por el trasfondo del amor, amor perdido e intento de revocar este mal, donde la ciencia tiene mucho que decir. O no. Algo que recuerda mucho al Frankenstein o el Moderno Prometeo, de Mary Shelley, obra que no me cabe ninguna duda que era la mejor inspiración para Nesbit. Por eso, después del terror fantasmal vas a dar con Los cinco sentidos donde una médico especializado en la vivisección experimenta con las capacidades sensoriales después de ver morir al amor de su vida.

El marco de ébano, En la oscuridad y El coche violeta son los tres últimos relatos con los que he gozado de lo lindo en esta antología. Un retrato capaz de volver loco a un hombre, dos amigos a la espera del regreso de su peor enemigo ahora muerto; y la genial historia (otra de mis favoritas por la tensión que crea) donde una enfermera acude a una casa en el campo para ayudar a un matrimonio cuyo marido asegura ser acosado por un coche fantasmal que mató a su única heredera.

Mis más sinceras felicitaciones a La Biblioteca de Carfax una vez más. Con publicaciones así, me tienen encandilado. El mejor Terror inédito o nuevamente a disposición del aficionado. Ese mismo que busca a veces entre legajos, crema sobre crema, pastel sobre pastel con chocolate negro. El más terrorífico de todos.

Reseña: Quien pierde paga (Trilogía Bill Hodges 2), de Stephen King

EL018039Quien no quiera ver la grandeza de Stephen King, de todo lo que ha hecho por la literatura con sus escritos, de todo lo que ha hecho por el lector; no tiene sentido común. Y eso que el sentido común es el más común de los sentidos. King con sus historias costumbristas sazonadas de Terror ha hecho leer a cantidad de personas que no hubieran pasado en su vida de leer unas cuantas páginas en el periódico. Un ejemplo claro es, que casi no conozco a nadie de mi edad, que no haya leído de algún modo al maestro de Maine. Ora por su novelas de bolsillo, las más vendidas del mundo, ora por las películas basadas en sus escritos, el autor más adaptado de todos los tiempos.

Y está vivo.

Y los homenajes continuos tienen que ser ahora. No a titulo póstumo. Ahora que él pueda sentirse orgulloso de lo que es; un grande, alguien con un don que ha sabido aprovecharlo, un tipo con un poder de enganche con el lector como jamás se haya visto… Una celebridad literaria que ahora vende, pero que en su día asustó llegando a vender millones de libros en todo el mundo. Y los críticos se asustaron. Y tuvieron que preguntarse que estaba pasando. A ese tío había que pararlo, ya sea con críticas infundadas, ya sea…

Pero eso no ocurrió. Los que hemos disfrutado del Tito King desde sus inicios, sabemos que nada en absoluto podría con él. Nada podría con nosotros. Nada puede con todo lo que nos ha hecho sentir con sus novelas. Nada puede con esos momentos lectores inolvidables que nos ha dado. Eso, lectores constantes, no nos lo quitará nadie. Y ahí lo tenemos, con casi setenta tacos y sigue escribiendo. Como no debe ser, su última novela llega de la mano de Plaza & Janés. Como siempre, la editorial que nos trae sus novedades y libros desde hace décadas presenta nuevamente al Rey con otro novelón. Por supuesto, King ha trabajado este territorio antes. La historia de un lector enamorado y obsesionado de su autor favorito, como ya hiciera en su magnífica Misery.

Quien pierde paga (Finders Keepers) es la segunda novela de una trilogía declarada que se iniciara con Mr. Mercedes. Ya en librerías, vuelve a meternos el miedo psicológico en el cuerpo. Encontramos así a Morris Bellamy utilizando la metáfora de una historia de amor clásica para definir las emociones turbulentas de su autor favorito: «Al igual que el destino se interpuso entre Romeo y Julieta. Esa comparación parece absurda aunque perfectamente apta. Soy un amante». Por desgracia para el “objeto” John Rothstein, Morris se siente traicionado. Rothstein es un autor de culto, creador del personaje Jimmy Gold. Pero Morris Bellamy está fuera de sí: Rothstein ha dejado de escribir, y en su última obra, el personaje Jimmy Gold ha traicionado sus ideales. Por lo que Morris decide matar a ese estúpido autor que idolatra. Un insensato que ha perdido la razón. Planea así vaciar su caja fuerte para llevarse toda su pasta y el más preciado de los tesoros: sus notas y novela jamás publicada de Jimmy Gold. Y Morris lo consigue. Lo esconde todo. Pero la policía lo pilla y lo mete en la cárcel por otro crimen. Treinta y cinco años más tarde, un chico llamado Pete Saubers encuentra el tesoro y ahora son él y su familia los que están en peligro.

Al mismo trío dispar de héroes que Stephen King nos presentara en Mr. Mercedes (Edgar Award 2015 a la Mejor Novela) se les presenta una ardua tarea. Un verdadero fan no tiene remordimientos en ir demasiado lejos. Stephen King siempre ha bebido los vientos por introducirse en la tan de moda novela negra. La primera parte de la novela está contada en dos partes. 1978 y 2010. Y ahí ya enlaza una serie de acontecimientos, un preludio de lo que ocurrirá en el tramo final. Prepara el tema para el desenlace al que se enfrentará Bill. Un inicio realmente bueno de los que hacía años que no degustaba y final de los que no suele hacer King. Un autor nuevamente en su salsa mostrándonos personajes tan reales como nuestros propios vecinos.

Después de saber más y más de cada uno. Aparecen Bill Hodges, Holly Gibney y Jerome Robinson y así King nos cuenta que fue de ellos después de Mr. Mercedes. Como su vida ha cambiado desde los hechos acontecidos en 2010. En mi opinión, no es necesario haber leído Mr. Mercedes. Pero si ya la “viviste”, esta parte te molará mogollón. Es como ver los créditos de un film basado en personas reales.

Quien pierde paga marca el esquema clásico del autor. Saber más del interior de cada personaje, manteniendo al lector expectante, enganchado, para después pasar a la acción haciéndonos sentir incluso afinidad por el malvado de la trama. Que nadie piense que es otra Misery, nada que ver, más bien es una obra que se acerca al estilo de evolución de personajes, de argumentos en ciudades de pocos habitantes de Maine, al estilo John Connolly. Una trilogía que no sé por qué me recuerda bastante a lo que hace otro autor de Maine como es Connolly, amigo de King, pero al estilo del Tito en muchos casos.

Quien pierde paga ha superado todas mis expectativas. Segundas partes (aunque no lo sean al cien por cien), sí pueden ser buenas. Incluso mejor que las anteriores. Quién lo iba a decir.