Reseña: Superman. El Hijo de Superman, de Peter J. Tomasi, Patrick Gleason, Doug Mahnke y VVAA

La premisa, en una frase compuesta, fue para mí realmente atractiva: “El mundo necesita a El Hombre de Acero… Pero, ¿puede Superman proteger al mundo mientras cría a un súper hijo junto a su esposa Lois Lane?”. También me llamaba bastante las buenísimas críticas que había oído sobre este Superman situado tras los acontecimientos Rebirth. Sin duda, y dicho por muchos, el mejor Superman a leer en bastante tiempo. Y llegado el momento, ECC Ediciones nos publica este tomito, llamado igual que el arco argumental que recopila. Entonces, momento ideal se mire por donde se mire, ¿no?

Ahora es el turno de ser papá Kent y enseñarle a su hijo lo que significa ser un tío mega súper. Sus pros, sus muchas contras y los mil ojos a tener para que todo fluya con asiduidad. ¿Libre albedrío bajo la custodia de un padre que es capaz de ver a través de las paredes? Poco libre albedrío veo yo ahí. Pero buenos momentos y escenas que a más de uno (sobre todo, a los que seáis padres), os hará soltar alguna que otra sonrisita. Con el incentivo de una sombra persiguiendo al niño para algún temible fin. Mas, ¿quién quiero cazar al hijo de Superman y por qué?

Superman surge en pleno evento Renacimiento y supone el principio de una nueva era para el Hombre del Mañana. Nos lo ofrecen autores de renombre actual como Peter J. Tomasi, Patrick Gleason, Doug Mahnke, Jorge Jiménez, y algunos más. Un volumen que recopila del #1 al #6 (así como el especial Superman: Rebirth), los mismos ejemplares que inician la nueva etapa y serie regular de Superman.

El último hijo de Krypton debe decidir si ayudar a su hijo pequeño a usar sus nuevas y crecientes habilidades u ocultárselo al mundo. Una historia que nos traslada al condado de Hamilton donde Lois y Clark están tratando de construir una nueva vida con su hijo, Jonathan Kent. Sin embargo, parece que ocultar identidades secretas no sea tarea fácil, especialmente para Jon. Además, se junta que Clark Kent tiene que aparentar estar de luto por la muerte del héroe (en Los New52) cuando visita las tumbas de Pa y Ma Kent. Un lugar tan cerca y a la vez tan distante, donde se da cuenta que este mundo todavía necesita ayuda. Un Superman. Por lo tanto, se vuelve a poner la capa…

Una trama costumbrista, cosas de casa, vida en familia y sucesos inesperados junto a mentiras de patas muy cortas. Descubrir las habilidades de un hijo y ver si es capaz de discernir entre el Bien y el Mal. Sumando acontecimientos que el niño no comprende pero quiere comprender. Ver a su padre discutiendo en la cocina con Batman y Wonder Woman, por ejemplo. Contemplar como la famosa Trinidad parece que volverá a trabajar unida. Y Jonathan descubriéndolos. Esa es la parte buena. ¿La mala? Enterarse de que la mente artificial conocida como Erradicador pisa los talones a la familia. Ese ser que llevará hasta el final de sus días cumplir los parámetros para el que fue creado: proteger el genoma kryptoniano y no tolerar ninguna otra forma de vida. Ni siguiera la de un niño que no considera completamente puro.

El mismo equipo de creadores que nos trajera las aventuras de Damian Wayne en Batman y Robin (una de las series regulares que más he recomendado últimamente), regresa para hacernos vibrar con unas atractivas aventuras carismáticas como es saber de Superman y su descendencia. Un arco que en un solo tomo, tiene todo lo necesario para los que andamos cortos de tiempo y necesitamos terminar de “comernos” lo que tenemos delante casi de un bocado.

Reseña: Marshal Blueberry (Integral), de Jean Giraud, William Vance y Michel Rouge

El tríptico Marshal Blueberry acaba de ser recopilado por Norma Editorial en formato integral; mismo tamaño, misma edición, que los geniales recopilatorios de la serie original en formato integral que están llevando a cabo. La esperada edición de una de las sagas míticas de Blueberry que muchos esperábamos. Marshal Blueberry nace del encuentro entre dos leyendas de la historieta. Escrito por Jean Giraud, permite a William Vance mostrar su amor por el western en sus dos primeros volúmenes. Un lugar donde Michel Rouge, brillante estudiante del maestro Moebius, completa con éxito una aventura épica, la quintaesencia del crepúsculo occidental. Pero contaré algo más:

Estados Unidos. Zona de frontera con México. Noviembre/Diciembre de 1868. Un pueblo llamado Heaven. El mismo donde un tipejo y unos treinta apaches esparcen el terror en la región. En Fort Navajo, el coronel Tom Clarke espera el regreso de su oficial, el teniente Blueberry, cuya misión era negociar con los apaches para entregarle a ese tipejo. El tiempo límite expira. De lo contrario, la otra solución es enviar al teniente Garret con su tropa al ataque de los renegados. Sin embargo, Blueberry ha tenido éxito en su misión. Trae a Chato de vuelta, aunque en el camino él y sus hombres encuentran una diligencia que ha sido atacada. Blueberry desea seguir el rastro, las señales dicen que quedan sobrevivientes… Aunque para eso tendrá que separarse de su principal misión.

Un primer álbum que empieza a tope. Una buena oportunidad para reencontrarse con el más famoso teniente del mundo del cómic. No obstante, dos años más tarde, por orden de George Washington, descubrimos que Blueberry se convierte en mariscal. Una manera diferente y curiosa de ver al personaje. Una historia que trae otro tono a la serie. Donde encontramos influencias del cine estadounidense mezclado con el género occidental en este escenario: un taberna poco conocida, trampas en el póker, linchamientos, peleas. Giraud también muestra su poder para el humor en este guión. Y luego, Blueberry usa a uno de sus viejos amigos. Red Neck, un personaje que habíamos conocido ya en el ciclo de Yellow Head. Lo dicho: una versión diferente a lo que estamos acostumbrados. Pero entretenimiento, acción y tiros por doquier no faltan. Y eso buscamos, ¿no?

El tercer álbum de Marshal Blueberry por fin yace juntito a sus dos hermanos mayores. Siete años. Siete años tuvieron que esperar los lectores fanáticos de Blueberry esperando la continuación de dicha trama. En su día, esta enorme expectativa dañó a ciertos fans. Hubo problemas con la serie. Principalmente, el hecho de que William Vance no volvía a los lápices. Así que al final se optó por otro especialista del cómic western. Michel Rouge es quién se puso sin perjuicio alguno a los dibujos. Y las expectativas volvieron a crecer. Rouge estuvo en la serie Comanche después de la partida de Hermann y había ayudado a Giraud en el álbum Blueberry: The Long March. Fue entonces que los resultados gustaron. Y entonces, ¿se nota la diferencia en el dibujo? Apostaría un dedo a que si no llego a decir nada, muchos ni lo notarían. Un trazado muy cercano a su antecesor, aunque me atrevería a decir que Rouge destaca algo más. Su diseño, a diferencia de Vance, halla más espacio, da más sensación de profundidad y crea bonitos planos casi con cualquier viñeta. Y dibuja caballos magníficamente bien.

Una última historia que se vuelve más sangrienta con el paso de las páginas. Que termina con un giro argumental que no esperas. Volviendo a subir al podio a un Giraud que por momentos pensábamos ido. Un resultado a la altura. Una trama clásica que se complica con el paso de las páginas donde en principio empezamos con un Blueberry contratado para desmantelar una red de traficantes de armas, pero que toma un rumbo inesperado. ¿Evitar una guerra india? Entre otras muchas cosas.

Una espectacular edición.

Reseña: Anoche soñé con Glenn Gould, de Nieves Abarca

¿Un libro de poemas de una autora que ha tratado en sus otras obras su interés por lo criminal? Eso me llamó mucho la atención. Luego el nombre de uno de los grandes pianistas del siglo XX. Glenn Gould, sobre todo se centró en la obra de Bach. Sus versiones de las Variaciones Goldberg o las Suites son muy conocidas. Era una persona extraña, tocaba sentado en una silla vieja con el rostro a la altura del teclado mientras tarareaba la pieza que estaba ejecutando. Fue uno de los grandes del piano.

El título del libro sale del principio de este poema:

Quiero recordar que soñé con Glenn Gould.

Creo que soñé,

no me acuerdo demasiado bien, lo siento.

Soñé que jamás había existido.

Que sus grabaciones eran falsas,

sus murmullos, su locura.

Esa singularidad la tendrá también nuestra autora en su corto libro de poemas. Nieves Abarca no tiene temor de explorar los recovecos del miedo. Ella lo estudia como un científico, fijando las muestras bajo un cristal para su visualización. Toma nota de la información, la viscosidad de la sangre, la intensidad del sufrimiento, la soledad, la venganza y al hacerlo, se lleva el elemento del miedo de ellos. El lector lo visualiza todo de otra manera. La muerte y el sufrimiento no son nada que temer más que meros elementos de la condición humana. Es en nuestra aceptación donde la poeta nos da una nueva profundidad de la experiencia. Estos poemas llegan a la oscuridad horrible que tememos en nuestro interior. Con ellos captamos mejor el sufrimiento reflejando en muchos de ellos estados de ánimo. Nos damos cuenta de que los monstruos han estado con nosotros todo el tiempo. Ellos permanecen en el interior de nuestra mente.

Es un simple libro de poemas. No tiene otro objetivo. Su autora en sí no parece buscar nada, solo escribir unos hermosos y tétricos poemas envueltos entre referencias musicales y del mundo del cine. En algunos versos usa un tono bíblico que recuerda a las profecías apocalípticas. También guiños al sexo y cuentos populares, pero siempre con ese fondo tan melancólico y siniestro. Dentro de esa oscuridad se puede admirar la belleza narrativa, hay versos que parecen no encajar, pero es lo que los hace especiales. Con un vocabulario culto os irá atrapando en lo que es verdaderamente importante: que sintáis la misma emoción que siente ella.

Mis manos,

El color. Es rojo.

Rojo bermellón. Rojo escarlata,

Rojo Carmesí.

Es rojo Chanel.

¿No es hermoso?

Me ha gustado, me ha gustado mucho. Y sí, lo encontré bello, elegante. Cuando un autor tiene algo que contarnos da igual en qué forma lo haga. Verso,prosa, poema, relato, fábula…

Reseña: DC Cómics Bombshells. Reclutadas, de Marguerite Bennett, Marguerite Sauvage y VVAA

Si eres asiduo visitante a tiendas de cómics, con toda probabilidad tus ojos se habrán posado más de una vez, se habrán hecho un poquito más grandes al ver una de las portadas donde aparecen las Bombshells. Esas damas, señoritas, espectaculares féminas dibujadas de un modo retro que DC Cómics acaba de rescatar y ECC Ediciones acaba de publicar en nuestro país. Una línea que al otro lado del charco ha demostrado ser un gran éxito comercial y estético. DC Cómics Bombshells se inspira en la marca creada en los años 40 a modo de ilustraciones que se pusieron de moda en USA y que se utilizaban como telón de fondo y de modo atractivo para hacer publicidad en hazañas patrias durante la Segunda Guerra Mundial. En lo que respecta a nuestras heroínas favoritas, una nueva apariencia para algunas caras conocidas.

DC Cómics Bombshells se lanzó inicialmente como una serie de historias cortas específicas para cada personaje del mundo femenino superheróico DCíta. De hecho, los tres primeros son de Batwoman, Wonder Woman y Supergirl. Dicha estructura y como se combinan, mola bastante. Tres one-shots de inicio capaces de establecer un tono consistente y como se hacía antaño, una configuración de tramas bastante convincente, a veces, con efecto inspirador. Por otro lado, las tres historias siguientes no tienen nada que ver entre sí y cuando vas leyendo cada historia independiente solo esperas que en el siguiente/futuro tomo todo vuelva relacionarse como al principio.

Lo que sí encontrarás es un gran sentido de la diversión como suelen representar en sus cómics el tandem de margaritas como se les suele llamar, a las autoras Marguerite Bennett y Marguerite Sauvage. Bennett vuelve a mostrar su don para las escenas de acción, y ambas utilizan unos métodos introductorios a las tramas que funcionan a la perfección. Sus tramas despegan cual cohete en época de la carrera espacial. Desde las aperturas al estilo de noticieros de Batwoman hasta la conexión de Steve Trevor entre música y guerra, se ha pensado claramente en cómo se representaría esta era de personajes por entonces. Las historias en sí mismas varían en cierta proporción, destacando por encima de todas, y en mi opinión, la de Batwoman. Destaca como más atractiva, aunque cada una tiene su encanto. La aventura de Wonder Woman se siente un poco más tradicional en comparación a las demás, ofreciendo pocas novedades a sus mitos previamente establecidos. Pero para gustos los colores. Y con la lectura de DC Cómics Bombshells tus ojos se colapsarán de ellos.

Dejando de lado reproches menores, sólo por los tres capítulos iniciales merece la pena adquirir esta recopilación. La increíblemente popular línea de coleccionables de DC que cobra vida en estas aventuras y reinterpretan el curso de la historia, donde Marguerite Bennett (Batgirl, Tierra 2: El fin del mundo) y artistas como Marguerite Sauvage (Hinterkind), Laura Braga (Witchblade), Bilquis Evely (Doc Savage), Mirka Andolfo (Chaos) y Ming Doyle (Constantine: Hellblazer), entre otros tantos, lo dan todo.

Un excelente trabajo al enfatizar fuerza y habilidad de cada personaje. Mujeres fuertes de cuerpo y espíritu capaces de realizar hazañas maravillosas. Capturando a la perfección la estética de aquellos libretos pasados que promovían lectura y distracción en tiempos de crisis. Con un comienzo sólido, una serie bastante divertida. A la espera de más.

Reseña: La Estirpe de los Lobos, de William Morris

Acercarse a Tolkien de un modo u otro siempre es buena señal. Especialmente, si eres de los que cuando llega la época invernal le gusta retomar sus escritos, ver nuevamente las películas de Peter Jackson o (una alternativa reciente en mi vida) leer libros que él recomendó o inspiración su Tierra Media. Si ya eres aficionado a esto último (sé que sois unos cuantos), sabes a ciencia cierta que William Morris es un autor indispensable a leer para tal proyecto.

La Estirpe de los Lobos (A Tale of the House of the Wolfings and All the Kindreds of the Mark) es una novela de fantasía escrita por William Morris y publicada por primera vez en 1888. Quizás el primer escritor “moderno” en unir un mundo cercano y ancestral con elementos fantásticos y sobrenaturales. ¿El precursor de la Fantasía actual? Uno de ellos. Una historia que se hace bastante obvio que influyó en ciertos aspectos a J. R. R. Tolkien (confirmado además por el autor en una de las cartas que se pueden leer en el libro The Letters of J. R. R. Tolkien). La Estirpe de los Lobos, William Morris y sus hunos, godos y romanos, usan numerosos paralelismos con El Señor de los Anillos. Morris usa nombres antiguos de estilo inglés como Mirkwood, la Marca, nombres propios germánicos como Thiodolf y una raza de enanos como herreros expertos…

Cápside Editorial publica esta maravilla literaria por primera vez en español. El primero de los romances fantásticos de William Morris, escrito en prosa y verso. Cápside Editorial, una editorial independiente que dirige el escritor Sergio Mars, el cual se encarga de la traducción de esta joyita fantástica. Y lo hace genialmente bien.

¿Qué encontramos en La Estirpe de los Lobos? En principio, una lucha en ciernes de los hombres de la Marca contra los invasores romanos. Seguimos a Thiodolf, el líder de la Casa de los Lobos, el más querido por las gentes y su más grande guerrero. Sin el conocimiento de su gente, él ama y es amado por Sol-del-bosque, hija de los dioses. Una joven que Thiodolf “adopta” como suya, convirtiéndose en la doncella que cuidará la lámpara sagrada… Cuando de pronto llegan noticias de la Marca. Existe una fuerza invasora que busca arrebatarles sus tierras. Mientras los hombres se preparan para la guerra, Thiodolf entra al bosque para ver a la bella chica y ésta, temiendo por su seguridad, le ruega que se ponga una protección hecha por enanos. A pesar de la tradición guerrera entre los de su Casa de ir sin camisa a la batalla…

Lo que sigue es un maravilloso relato de guerra, amor y lucha por proteger lo que a todo un clan pertenece. Con las rencillas interiores, exteriores, con más familias o clanes descritos. Más linajes existen en la llamada Marca Media: Hijos del Alce, los Hijos del Azor, los Hijos del Cisne, los Hijos del Leño, los Hijos del Jabalí y los Hijos del Oso. Todos y cada uno con sus pendones y jerarquizándose a su vez entre ellos separando dichos linajes entre la Marca Media y la Marca Superior. Hombres en definitiva, luchando contra un mismo enemigo por sus vidas, hogares, la tierra que uno ha sacado adelante; mientras que esos líderes romanos parecen solo buscar gloria y riqueza.

Una delicia. Para mí concretamente una joya desconocida por la que brindo y sé que volveré a su relectura cada poco. Es difícil leer La Estirpe de los Lobos y no pensar en los Rohirrim de El Señor de los Anillos. El tema de la Marca, el habla, el carácter de los personajes, ese lugar lejano del que jamás más allá ninguno se ha aventurado… ¡se llama el Bosque Negro! Para más inri, para ser un libro escrito a finales del siglo XIX goza del poder de una lectura agradable. Las escenas de batalla están bien escritas y los personajes son interesantes. Se dan muchos detalles sobre la tierra, las casas de la Marca, sus historias e incluso sus costumbres matrimoniales. Es inusual leer una construcción tan convincente en un libro casi arcaico para algunos lectores actuales. Sacrificios, honor, el mal a espuertas y con pocas opciones de salir victorioso.

Una maravilla.

Reseña: 4001 A.D (Edición Integral), de Matt Kindt, Clayton Crain, Cafu y VVAA

La edición de integrales es una cosa importante no solo a nivel de comodidad para el aficionado, también es un importante proyecto editorial y de marketing que todas las editoriales deberían asumir. Siendo sinceros, nos beneficia a todos. Que las editoriales estén dispuestas a ello, hace ver que les beneficia en este gran momento comiquero que estamos viviendo. Pero también el contenido íntegro de un título se ve con buenos ojos porque lo queramos o no, los lectores de cómics actuales: “somos carne de integrales”. Qué bonitos quedan en las estanterías, pero qué buen regalo son, qué delicia ponerse con una historia y devorarla de principio a fin, y en ocasiones, de una sentada… ¿Os imagináis en la actualidad el ponernos a leer un buen libro por entregas? No hay más palabras, señoría.

Lo comentado antes, fue lo primero que me atrajo de 4001 A.D, titulo que tiempo publicando Medusa Cómics (el sello comiquero de Editorial Hidra) y que recientemente ha visto su formato integral, Lo que ha sido para mí una gran sorpresa lectora de las que hacía tiempo que no tenía. Un pedazo de cómic de Ciencia Ficción con el que viajar al Siglo XLI para ver como se decide el destino de nuestro planeta. Un gran tomo donde además de la primera miniserie (4001 A. D #1-#4), se aportan números interaccionados de otras series como RAI #13-#16 y los comienzos del desastre en las demás series de Valiant como 4001 A. D: X-O Manowar #1, 4001 A. D: Bloodshot #1, 4001 A. D: Shadowman #1 y 4001 A. D: War Mother #1.

Sin ningún tipo de miramientos, 4001 A.D se ha convertido en el evento/crossover más ambicioso de Valiant. Una obra magna con un argumento más que atractivo. Una rebelión, el inicio de una hecatombe, toda una serie de sucesos que provocan un conflicto a escala universal desde el momento en que la benevolente inteligencia artificial llamada Padre (que gobierna Japón) gana conciencia y decide, para defender sus fronteras, tomar medidas drásticas lanzando la isla al espacio. Donde su gente prosperará aislada, lejos del planeta súper poblado y carente de recursos en el que se ha convertido la Tierra (dentro de cien años). Es entonces que, con el paso de los siglos, a medida que el Nuevo Japón orbita este nuestro mundo cada vez más inestable, empieza a convertirse en una sociedad modelo (si no lo era ya).

Mil años en el futuro, Padre crea el primer Rai, el primero de un linaje de estoicos seres tecnológicamente mejorados diseñados para defender al Nuevo Japón y jurar protegerlo de todos los enemigos. Todos y cada uno servirán a Padre sin cuestionarlo. En los albores del año 4001, el último Rai está a punto de heredar la verdad oscura detrás del origen de su especie. Descubrir el secreto siniestro en el corazón de la existencia de Padre. Para que Nuevo Japón viva, sobreviva al paso del tiempo, la Tierra debe morir. El último Rai desafía a su antiguo maestro, el primero en más de un milenio de paz. Es expulsado, exiliado del único reino que ha conocido. Rai ahora recorre el devastado mundo terrestre del año 4001 d.C. en busca de héroes olvidados como él. Una misión para recuperar, recopilar las últimas leyendas de un planeta roto. Forjar una gran rebelión con el suficiente poder para traer a la civilización más avanzada de la historia de nuevo a la Tierra. ¿Tendrá que destruir Rai el Nuevo Japón para salvarlo? ¿Quién son aquí los malos y los buenos?

Matt Kindt (Divinity II) teje un guión genial. Un autor best-seller del New York Times que se junta con el artista Clayton Crain (X-Force) para darnos una sorprendente visión del siglo cuarenta y uno, con los acontecimientos mencionados. Aunque otros grandes autores y patrios como el maestro Cafu (Imperium) tienen su cabida en esta tormenta de sucesos.

Una guerra futurista e inminente que nadie parece querer evitar. Una batalla final en las estrellas que se os quedará grabada en la retina. Descubrid como nadie (ni siquiera las inteligencias artificiales) son eternamente blancas o negras. Grises se vuelven sus mentes con el paso del tiempo. Algo heredado de nosotros sus creadores. Preguntas que han eludido a la humanidad durante casi dos milenios. ¿Cómo llegó Nuevo Japón a orbitar la Tierra? ¿Quién creó a Padre? ¿Y qué pasó con los nueve Rai anteriores que una vez juraron lealtad a su imperio y que ya no están? Esto me ha molado mil.

Reseña: Hellboy Krampusnacht, de Mike Mignola y Adam Hughes

Hoy una reseña ligerita debido al trato de un cómic raudo y veloz, pero de los que se quedan clavados en la sien. De los que con muy poco aportan una intensidad y un desasosiego dignos del mejor Terror de los grandes clásicos góticos. Un encuentro, una conversación, una situación desesperada donde Hellboy se enfrenta a uno de los monstruos más perturbados, más tenebrosos, uno de los grandes pilares del folklore del noreste europeo. El terrible Krampus. Ser que adoro desde que supe de su historia y del que amo cualquier historia donde esta aberración sea protagonista. (Pese a las broncas de mi hija, gran amante de la Navidad y sus bondades).

Mas, antes aprovecho para hacer una breve aclaración, ya que he sido testigo en varias ocasiones de que la mayoría de la gente tiene una idea equivocada sobre su leyenda. En el cuento más difundido, el Krampus es una criatura de demoníaca apariencia que castiga a los niños durante la época de Navidad. Es el contraste. El lado oscuro. Todo lo contrario a Santa Klaus-Papá Noel-San Nicolás. Mientras uno premia con regalos a los niños que han sido buenos durante el año, el otro los castiga por haber sido malos. Es su némesis. Uno saca regalos del saco y los deja junto a la chimenea mientras que el otro captura con su sangriento saco a los traviesos y se los lleva a las profundidades del Infierno para devorarlos. NO es el Grinch; ese ser verde multimedia que odia la Navidad porque sí.

Bien, aclarado esto, vamos con Hellboy Krampusnacht, este one-shot que gracias a Norma Editorial podemos leer por fin en español. Avisando que no estamos ante un numerito cualquiera en la obra de Mignola o el mencionado monstruo navideño. Estamos nada más y nada menos que ante el último Premio Eisner (2018) al Mejor Número Único. Una historia, un detalle, una anécdota, un enfrentamiento inesperado con nuestro Chico Demonio dándolo todo. Por que nos vamos a finales de diciembre en Austria. Año 1975. Hellboy se encuentra acosado por el fantasma de una mujer que le pide que ayude a su hijo. Pisando nieve llega a una casa habitada por un solitario anciano. El mismo que convoca a nuestro rojo héroe pues tiene una petición que hacerle. Una “ayudita” que impacta a Hellboy. Pero nada es lo ue parece. Hellboy contra el Krampus de la mitología de la Europa del Este. Y el enfrentamiento es rápido, certero y con frases delirantes. No tan épico como uno podría esperar. Aunque el Krampus por alguna oscura razón, pide una y otra vez a Hellboy que lo mate y que… No diré más. Disfrutad vosotros mismos de esta historia tensa, macabra, súper recomendable para los amantes de Hellboy y/o el Mignolaverso en general. También para amantes del género de Terror y del folklore más tradicional. Brillante además el arte de Adam Hughes. Krampusnacht es visualmente impresionante se mire por donde se mire. Una buena pesadilla que se devora en nada.

Cuentan que el demonio aparece la noche del 5 al 6 de diciembre,

merodeando las calles durante el Krampusnacht

(La noche del Krampus, en alemán),

haciendo sonar cencerros y cadenas oxidadas para asustar con su presencia de íncubo fétido y maloliente.

Un rostro diabólico de largos cuernos, lengua larga y roja y greñas negras, te está mirando…

Reseña: As Enemigo. Amor por la Guerra, de George Pratt

Lo mismo que Maus, Watchmen o El Regreso del Caballero Oscuro no eran cómics precisamente para ser leídos por niños, y eso que brotaron en los curiosos años 90, As Enemigo: Amor por la Guerra también es un producto de su tiempo. Pero eso no desmerece. Todo lo contrario más bien. Es digno de mención especialmente ahora que lo vuelve a poner en el candelero ECC Ediciones. Entre muchas de sus particularidades está el ser un cómic que se comenzó a crear a finales de los 80 y que se publicó durante ese vacío oscuro, esos días previos a la creación de la gloriosa distensión de DC Cómics llamada Vértigo. Por eso, As Enemigo: Amor por la Guerra es uno de los pilares de ese puente que nació para elaborar cómics más maduros y sofisticados; ambientados en el universo de superhéroes o no, pero con grandes autores llenos de ideas.

George Pratt escribió e ilustró la historia completa en esta ocasión. Regresó a la actualidad al As Enemigo clásico que en 1965, los maestros Robert Kanigher y Joe Kubert dieran vida como complemento a una serie llamada Our Army at War; una obra que utilizaba la popularidad del héroe y sus aliados, para incentivar la lucha contra fuerzas enemigas en la guerra. Aquí George Pratt recoge el testigo y centra la trama en ciento veintiocho páginas con dos soldados de dos guerras muy diferentes que se encuentran y comparten sus experiencias con los demás. Cada capítulo, que se divide en capítulos, comienza con una cita sobre la I Guerra Mundial de un combatiente y/o escritor.

Siendo sincero fue algo extraño leer este cómic en 2019 e intentar imaginar cómo habría sido leerlo en 1990, ya que su publicación y mi primera lectura han estado separadas en casi treinta años, donde para más inri, estamos hablando de una mini novela gráfica aún en construcción, cómics ilustrados como lienzos, citas, capítulos y galerías de bocetos. Perspectivas adultas de personajes creados aquellos años para entretener a jóvenes…, que ahora toman un carácter senil en ciertos momentos. Relatos de viejos, historias de la puta mili que sólo les puede gustar oír (leer) a quién ama el cómic bélico o vivió la guerra o el entrenamiento para ella de algún modo.

No obstante, encontramos una historia fácil de seguir ambientada en tiempos más modernos, con momentos de la I Guerra Mundial contados en flashbacks. Alguien me dijo alguna vez que los guiones de As Enemigo eran bastantes más sutiles, ya que Robert Kanigher y Joe Kubert siempre hablaban sobre la guerra en general, comentando de manera bastante marcada la I Guerra Mundial (casi sin abandonar nunca ese escenario) aunque la serie empezaba a molar cuando salían de esas ollas repetitivas y se contaba a los lectores conexiones y experiencias entre personajes que transitaron de alguna forma las dos grandes guerras, la Guerra de Corea, la Guerra Fría y más recientemente, Vietnam.

George Pratt sabía del gusto de algunos por leer algo así. Por eso en As Enemigo: Amor por la Guerra intenta la conexión entre Vietnam y la Gran Guerra quedando así un guión bastante inteligente e intencional. Encontramos aquí a dos personas charlando, uno entrevistando a As Enemigo, y ambos comparando sus experiencias con las de un veterano de Vietnam.

As Enemigo: Amor por la Guerra fue nominada a los premios Eisner y Harvey. De la mano de George Pratt (ya galardonado con el Premio Eisner, con la Medalla de Oro Spectrum y el Premio al Mejor Documental del Festival Internacional de Cine Independiente de Nueva York, por su película documental See You In Hell, Blind Boy) vuelve a estar disponible una historia reeditada en varias ocasiones, traducida a nueve idiomas e incluida en la Lista de Lecturas Obligatorias de la Academia Militar de West Point.

Ustedes veréis.

Reseña: Cántico por un Alma, de Virginia Pérez de la Puente

Ya no quedaba nada de la antigua reina Eanwa. De aquel lugar que antaño fuera el corazón del mundo, solo permanecía un circulo de rocas torcidas que gritaban de miedo y de dolor. Un niño sentado en el centro del circulo las escuchaba, sabía que muy pronto acabaría hablando la lengua de las piedras, de los árboles, de la tierra, del agua y el fuego y del aire. Cuenta una leyenda que los milenios de sombra, de sangre y de muerte terminarán con la llegada del Anunciado. Derrotará a la Dama negra devolviendo la luz y liberando a los annuyim. Saeth, Señor de Cralewand, el siervo más leal de la oscuridad, que vive en la torre de piedra negra, tiene la intención de que eso no se cumpla terminando con la vida del que fue su mejor amigo. Tres mil años lleva dominando la Dama de Negro. Nadie la ha visto nunca. Saeth es el único que dice escuchar su voz. Ya nada es igual desde la caída de los nueve. El continente de Eanwa se prepara para la lucha y proteger a aquel que según la profecía deberá salvarlos.

Los acontecimientos, el argumento y los personajes encajan a la perfección en ese mundo concebido sin hacer tambalear el realismo creado. La ambientación se encuentra en un tiempo muy parecido a la Edad Media, cuando los hombres luchaban con espadas, acompañado de una dosis de poderes especiales. Un lugar realista que convence, en el que todavía se cree en leyendas y profecías. Yo, como lectora me identifiqué perfectamente con la trama. Entendiendo las motivaciones de los personajes. El Elegido llevará casi como un castigo su propia profecía. Venganza, honor y lealtad tendrán el mismo peso en esta historia. Recuerdos que endurecen el corazón, voces que atormentan y no deberían ser escuchadas. Espadas que tiñen de sangre el lugar donde una vez se sintió lo más parecido a la felicidad. Dos hombres entre la luz y la oscuridad, pero son ellas las que siguen guardando el conocimiento, las que recuerdan, las que no olvidan.

Nuestra autora narra de una forma muy inteligente y con una tremenda madurez. Dejará trozos de una belleza literaria digna de las mejores escritoras. Hay una escena sexual que dice así: “No fue lento, ni bonito, ni digno de una canción”. Ese es el arte de cautivar con palabras. Buceando en el pasado entenderemos que la memoria puede ser traicionera. Cuando la vida es generosa con alguien dejando al otro sin aplausos. Mujeres guerreras, valientes, respetadas por los hombres. La diferencia entre creerse dueño y ser, en realidad, esclavo. Todo ello mientras vamos conociendo personajes, más o menos importantes, pero muy bien definidos. Con un trasfondo detallado digno del mejor libro de Fantasía. Diálogos brillantes que dejan trozos llenos de misterio: “Vigilamos la oscuridad para no dejar de ver la luz”.

Setecientas veintitrés páginas dan para mucho. Pero algo no encaja cuando en los primeros capítulos ya parece todo resuelto. ¿Qué esconde la autora? Alianzas, aires de guerra, coronas teñidas de sangre, juegos de poder que comenzaron muchos milenios atrás, enigmas, sacrificios; todo vale para hacernos creer que somos nosotros los lectores quienes dominamos su historia. Pero nada más lejos de la realidad.

Un gran libro de Fantasía. Sigo diciendo que en España se escriben cosas increíbles.

Reseña: Batman. Yo Soy Gotham, de Tom King, David Finch, Scott Snyder, Ivan Reis y Mikel Janín

Más Batman de Tom King. Aún con el regustillo del último cómic del autor, era de esperar que me pusiera con la recopilación en tomo de la serie que ECC Ediciones nos trajo en formato grapa. Más Batman, más Tom King y más de lo bueno. Como molan estos autores que llegan con tantas ganas a cabeceras eminencias queriendo dar lo mejor de sí mismos. Le ha pasado a King, a Snyder (El Tribunal de los Búhos) y a otros muchos antes. Sangre fresca, sangre nueva, sangre con ganas de innovar… Mientras les dejen.

Batman: Yo Soy Gotham es el primer arco argumental que iniciara la cabecera de Batman en los recientes acontecimientos de Rebirth (Renacimiento). De hecho, son los seis primeros números de la serie los que se recogen aquí. Más un numerito de enlace o epílogo. Una historia intimista con una curiosidad que quizás a nadie antes se le había ocurrido para con el Caballero Oscuro. Hay dos nuevos héroes en la ciudad: un par de metahumanos enmascarados con los poderes de Superman, ambos dos demostrando una gran devoción por salvar a la corrupta ciudad de Gotham. Para más inri, se hacen llamar Gotham y Gotham Girl e incluso han salvado ya la vida de Batman, han luchado junto a él y lo toman como referente. ¡Batmans por todos lados! Pero, ¿y si se volvieran malvados? ¿Y si a partir de entonces acusaran al verdadero Caballero Oscuro de todos sus desastres? ¿Cómo enfrentarse a nuevos héroes los cuales en principio desean salvar la ciudad por encima de todo?

En Yo Soy Gotham, Batman lucha por recuperar el destino de su amada ciudad y se acerca al nuevo héroe idealista que siempre conocimos. Hasta que percibe que se está construyendo un mal que puede vencer tanto a él como a sus aliados. Es por ello que Batman y Gotham se unen para llegar al fondo de los misteriosos ataques que se están dando en la ciudad. Evitar que Gotham City sea presa de un mal verdadero. El Caballero Oscuro debe decidir a quién confiarle la seguridad de la tierra que le vio nacer. Cuestión de confianza, a unos superhéroes que brotaron de la nada. Un enfrentamiento final, donde la línea entre aliados y enemigos se desdibuja. Con un cuento independiente como epílogo donde el orejas picudas buscará la redención mientras trata de evitar que Gotham Girl siga pisando la línea que separa la cordura de la razón.

Batman: Yo Soy Gotham es el primer volumen recopilatorio que aporta lo que el nuevo Universo DC: Renacimiento tenía reservado para el Caballero Oscuro. Una ocasión también para reunir a dos superhéroes del mundo del cómic actual. El tan nombrado últimamente Tom King (Grayson, entre otros) y David Finch (Wonder Woman, entre otros). Ayudados además por los creadores estelares del nuevo Batman como son Scott Snyder, Ivan Reis y Mikel Janín.

Dadle un tiento.