Archive for diciembre 2012

Reseña: Donde viven los monstruos, de Maurice Sendak

La imaginación. La fuerza que mantiene vivos a los niños junto con el deseo de seguir adelante y descubrir nuevas cosas. Quizás ahora lo tengan casi todo hecho pero yo vengo de un tiempo en que no era así, ni mucho menos. La imaginación hizo que inventara historias partiendo de la figurita de un pirata. La imaginación hizo que, mientras mi familia estaba sentada en el sofá viendo la tele, yo volara hacia tierras extrañas y dialogara con seres inverosímiles. ¿Quién no ha sido tan imaginativo y travieso alguna vez? Hay quién intenta explicar ese sentimiento de libertad pero no, hay que vivirlo y en eso tienen mucha culpa los libros que leemos.

Un punto clave de mi gusto por los seres horrendos fue Donde viven los monstruos. Un libro que tuvo bastante repercusión cuando se publicó por primera vez en 1963 y que fue muy polémico. El cuento escrito e ilustrado por Maurice Sensdak sufrió críticas basadas en que era una historia incorrecta para niños. Padres y madres se quejaban de que en el cuento saliesen monstruos de manera tan horrenda, cosa que asustaría a sus hijos y no los dejaría dormir por las noches. Pero yo os diré lo que realmente ocurría. Año 63. Donde viven los monstruos era una obra adelantada a su época y como tal, no cuadraba en un tiempo donde la censura y el aire conservador aún encauzaban a seres humanos como autómatas. Gracias a Dios, la concienciación llegó no mucho después y Donde viven los monstruos se convirtió en un libro de enorme éxito.

Max es un niño normal que tiene los problemas normales mientras juega en su casa. Tiene que divertirse, se aburre, y para ello se ha enfundado en un traje de monstruo y juega a asustar a los demás dentro de casa. Su madre le riñe, Max contesta de forma indebida y lo castigan con irse a la cama sin cenar. Sucede entonces, que llega a su habitación y encuentra que se ha convertido en un bosque y que por la ventana se ve el mar. Decide escaparse y con un bote viaja hasta una isla llena de monstruos, a los cuales no tiene miedo y domina con una mirada intensa. Mirada ausente de todo pestañeo. Ellos, al ver lo poderoso que es, lo hacen rey. Pero todo rey tiene deseos. Y Max tiene hambre. El olor de la buena comida parece que ha llegado a su habitación. Madre no hay más que una pero ahora es rey y… tiene hambre. ¿Qué hacer?

Donde viven los monstruos es un cuento indispensable que todo niño debe conocer. Gusta al momento, porque dota al invitado a vivir una aventura sin opción de apartarse del texto. Hace que te sumerjas en la historia con rapidez y como ocurre con otras grandes aventuras como El mago de Oz, Alicia en el País de las Maravillas o El viento en los sauces, se recuerda para siempre.

Donde viven los monstruos es un clásico hoy en día. Un libro que es imprescindible que “nuestros pequeños monstruos” tengan en su biblioteca. Un regalo ideal para estas fechas. Los Reyes Magos deben conocerlo seguro. Es sobre todo un libro de enormes ilustraciones que reflejan diversión, poco miedo, sorpresa y acción. ¿Y qué me decís del traje? ¿Quién no lo ha llevado puesto o ha sentido deseos de llevar alguna vez ese pijama de lobo?

Thomas Ligotti, lo nuevo en Valdemar Gótica

Thomas Ligotti, «el secreto mejor guardado de la literatura de horror contemporánea», según el Washington Post, nació en Detroit en 1953 y estudió en la universidad estatal de Michigan. Ha trabajado como editor asociado de la editorial Gale hasta 2001, año en que fijó su residencia en Florida. En 1996 reunió los mejores relatos de sus tres primeras colecciones de cuentos («Songs of a Dead Dreamer», 1986; «Grimscribe: His Lives and Works», 1991; y «Noctuary», 1994) en el volumen «The Nightmare Factory», que recibió el premio Bram Stoker a la mejor colección de relatos.

En 2006 publica «Teatro Grottesco» y, finalmente, en 2010, el inclasificable «The Conspiracy Against the Human Race», una extraña combinación de guía literaria, tratado de filosofía nihilista y libro imaginario (extraído de su relato “The Shadow, the Darkness”). Descendiente en línea directa de Edgar Allan Poe y Howard Phillips Lovecraft, con quienes compone la insana, justa y necesaria Trinidad de la moderna Literatura Fantástica y Extraña, Thomas Ligotti es un escritor de ficción sobrenatural sin excusas ni condiciones, devenido ya en un clásico.

Noctuario es una colección de relatos que se agrupan en tres partes: “Estudios de sombra”, “Discurso sobre la negrura”, y “Cuaderno de la noche”. Las historias reunidas en este “diario nocturno”, cuya escritura es tan minuciosa y cuidada como tenebroso y sutil es el hálito que las anima, nos introducen en un universo ominoso y desquiciado, poblado de sueños malsanos, de muñecas siniestras y extraños artilugios, de mentes hipersensibles y enfermizas. Todos estos fantasmas que conforman el extraño mundo de Thomas Ligotti se mueven entre la luz y la sombra, el sueño y la vigilia, lo Real y lo Irreal.

Así pues, Noctuario es una crónica de las Tinieblas, una indagación narrativa sobre la esencia misma del terror, que cuestiona los cimientos sobre los que se asienta la realidad y la razón.

Las mejores historias sobre perros

Que el perro sea o no el mejor amigo del hombre, según un antiguo dicho, posiblemente está todavía por saber. Lo que sí se sabe con certeza es que las relaciones de los perros con los hombres han inspirado una vasta literatura.

En esta selección de relatos breves, que se abre con el magnífico prólogo de Gerald Durrell, nos encontraremos con escritores de la talla de G. K. Chesterton, Hugh Walpole, Virginia Woolf, Rudyard Kipling, Jack London, etc., que intentaron ver cuál era realmente el nexo entre seres tan distintos. Cada cual nos ofrece una respuesta diferente. Desde la épica apasionada de London hasta la amarga fábula de Walpole, pasando por el humor fresco y vital de Jerome K. Jerome, o el lirismo arrebatador con que Virginia Woolf nos cuenta el final de Flush, el perro de Robert Browning y Elisabeth Barrett Browning.

«He conocido perros malvados y bondadosos, estúpidos e inteligentes, pero no podría vivir sin ellos. Los griegos decían que una casa no es un hogar si no tiene una golondrina anidando bajo su alero, y en mi opinión una casa no es un hogar si no tiene un perro.»
Gerald Durrell

«Tal vez los perros, cuya devoción excede a la de la mayoría de amantes, sean capaces de recoger las vibraciones telepáticas de sus amados dueños que piensan y se preocupan constantemente por ellos.»
Jilly Cooper

Reseña: Sólo el Acero, de Richard Morgan

La fantasía épica me atrae sobremanera en esta época. Siempre intento leer al menos dos obras del género en el periodo invernal o prenavideño. Hay obras a las que deseo regresar siempre. Tolkien lo merece, por ejemplo. No obstante, siguen publicándose buenas historias en todos los géneros y hay que ir probando y estar al día. Ya sabéis lo que dicen: «El tiempo es poco y los libros son muchos».

Muchas de esas novelas de fantasía épica a las que me refiero están dotadas de grandes batallas, fascinantes guerras y sucesos que de alguna forma marcan a los protagonistas. Estas son las mejores. Como Sólo el Acero, una novela que el autor de ciencia ficción Richard Morgan, publicó en 2008 para el deleite de los aficionados al género. Richard Morgan es un señor inquieto, un tío de muchas miras. Aparte de ser escritor, es el encargado del guión del videojuego de acción y ciencia-ficción Crysis 2 y Syndicate y ha sido guionista para Marvel con el personaje de la Viuda Negra. El británico prueba aquí y allá y la verdad, lo hace bien.

En Sólo el Acero son tres los protagonistas. Ringil, un guerrero semiretirado con grandes batallas a sus espaldas pero algo discriminado por su reconocida homosexualidad. Egar, el Matadragones, un robusto líder del clan skaranak que deambula por los senderos recordando los buenos tiempos de sangre y fuego. Y Archeth, la última chica de una extraña raza que ahora sucumbe a los deseos del poderoso emperador Jhiral Khimran II. El comienzo de la aventura se debe a un encargo que recibe Ringil. Su propia madre se ha personado en la posada donde reside para que localice a una prima lejana vendida como esclava por culpa de las deudas de un inepto marido. Ringil está casi obligado a aceptar los deseos de una madre desesperada (y rica) a la que nadie hace caso. Pero cuando Ringil empieza a patear puertas y a ser consciente de donde se está metiendo, el rumbo de la historia cambiará y la historia se acelerará como una de esas tramas modernas a las que llamamos «thriller». Pero dentro del fantástico. Archeth tiene mucho que ver. Pertenece a una raza casi extinta de seres rápidos, ágiles como un puma y con curiosos poderes que les hace superiores a los de su entorno. Después de la expulsión de su raza, nadie desea el regreso de ellos. Sería lo peor para la paz vigilante que ahora reina. Pero desde que Ringil se ha dedicado en cuerpo y alma en la busca de su desaparecida prima, toda una serie de acontecimientos hacen que se tema lo peor. Mejor dicho, hace que nos temamos lo peor, y la historia nos mete en vereda hasta llegar a un apoteósico final digno de las mejores novelas de aventuras que he leído.

Lejos de los habituales estereotipos de la fantasía, Sólo el Acero es un thriller más que otra cosa. No quiero decir que no estemos leyendo fantasía épica. Pero la estructura de Sólo el Acero se basa en un ritmo muy actual de lectura que hace que te enganches y que no puedas parar de leerlo hasta el final. Y luego, lo recomiendas.

En una época en la que el género de la fantasía épica parece ir regido más por el realismo que por otra cosa, Richard Morgan parece tener hueco en un reinado de best sellers tales de George R. R. Martin, Joe Abercrombie, Patrick Rothfuss o Andrzej Sapkowski. Richard Morgan vale para esto. Buenos tiempos para los héroes. Personajes inovidables de la pasada batalla de la Quebrada del Patíbulo.

Señor Morgan, queremos más.

Reseña: Un amor inesperado, de Olga Salar

¿Sabéis la sensación que produce un soplo de aire fresco? Pues la misma que se siente al leer esta novela.

Una historia divertida y dulce que te deja con una sonrisa desde el principio hasta el final. Y es que nos encontramos con una historia y unos protagonistas chispeantes, que con sus enfrentamientos hacen las delicias del lector. Me lo he pasado genial leyendo este libro. Es de esos, que cuando te das cuenta, ya has llegado al final, y te sabe un poco mal que se te haya pasado tan rápido el tiempo. Aunque me ha dejado un muy buen sabor de boca.

Es imposible no cogerle cariño a Emma o James, que se convierten en personajes cercanos a los que darías una buena “colleja” por su tozudez. ¿Quién dice que las primeras veces siempre tienen que ser un desastre? ¿O que hay cosas que están destinadas a pasar, aunque tú hagas todo lo imposible para que no sucedan? Por un momento, esta historia, me ha hecho creer que con amor y perseverancia, todo es posible.

Emma es una chica que piensa que las primeras veces, nunca son buenas. Por eso, cuando despierta al lado de un guapísimo desconocido después de una noche de fiesta, sabe que acaba de cometer un grave error. Y más al descubrir que ese hombre es el hermano de su futura cuñada. Un hermano al que han intentado que conozca por todos los medios, pero que ella ha estado evitando. ¿Cómo cambiará ese inesperado encuentro la vida de Emma y James? Una fuerte atracción que poco a poco se va convirtiendo en amor pero que tendrá que superar duras pruebas para que sus dos protagonistas vuelvan a confiar en sus corazones.

Aunque cuando una cosa está destinada a que suceda… ¿Sabéis de esas historias donde tenéis que conocer como acaban porque os puede la curiosidad? Pues aquí tenéis una de ellas. Sin daros cuenta, os veréis involucrados y formando parte de lo que les sucede a los protagonistas. Esperando, sobre todo, que los protagonistas se den cuenta que su historia debe tener un final feliz. Porque sí, porque es de las que merece tenerlo.

O ya me diréis.

Reseña: Soum, de Kenny Ruiz

Lo maravilloso de leer constantemente, de no dejarlo, es que hay ciertas historias que llegan a ti a veces de un modo inesperado, y te sorprenden. Yo vivo de leer, para leer y gracias a ello me sumerjo en esos tan deseados mundos que un buen autor es capaz de aportarme. Es gratificante ver que hay buenos autores en todos los sectores del arte escrito. Kenny Ruiz es uno de ellos. Con Soum ha sabido crear un mundo apocalíptico original en el que me he perdido como si de Neville en Soy Leyenda se tratara.

Soum es un manga autoconclusivo que narra la vida de una misteriosa mensajera que recorre las calles vacías de lo que antaño fuera Tokio. La mayoría de las personas están ocultas en un Japón devastado por yokais, onis y espíritus varios, donde la Yakuza y los Sogún se hacen con el dominio de todo. Las personas normales huyen despavoridas de los fantasmas y espíritus que transitan por los rincones. Sin embargo, todas sucumben pues tienen que comer. Y muchos buscan refugio alistándose en una de las dos bandas de la ciudad. Pero Soum es rebelde y conflictiva. También poderosa, pues maneja la espada como el mejor de los maestros. Aunque no precisa atadura. No quiere pertenecer a ningún clan, pese a que es muy peligroso andar por ahí sola. Sufrió mucho en el pasado, un recuerdo la atormenta y por eso le excita luchar y enfrentarse a tosa clase de monstruos. No teme a la muerte. Ya no. Pero… ¿quién es realmente Soum? ¿Qué le ocurrió para ser tan temeraria? Una historia llena de incógnitas que se resolverán en un tremendo final.

El dibujo es algo oscuro pero está lleno de detalles que acompañan totalmente a la historia. A veces, es como si los personajes cobraran vida. Parece ser que detrás de todo esto hay un proyecto. Hasta el momento, no sabía nada del denominado proyecto Mafefic. Sí sabía, algo del autor porque tengo un amigo amante de los mangas que ya me había hablado de Kenny Ruiz y de su anterior obra Dos Espadas. Un tomo que también impresiona bastante por lo visto.

Soum contiene mucha acción, luchas trepidantes y un desarrollo muy ligero que sólo se ralentiza (como debe ser) para, en forma de flashback, contarnos porqué el personaje tiene ese comportamiento tan radical. El autor no tiene ningún reparo en mostrarnos la realidad de escenas de sexo como si de un film actual se tratara. Norma Editorial ha utilizado para este tomo el formato occidental con sobrecubierta y aporta al final de la obra sendos extras de autor para completar información respecto al mundo de Malefic Time.

Estamos ante uno de los mangas destacados del año.

Reseña: Las eternas, de Victoria Álvarez

Los hermanos Mario y Andrea Corsini regentan una antigua juguetería familiar en la Venecia de principios del siglo XX. Cuando Gian Carlo Montalbano y su hija Silvana inauguran un comercio similar frente al suyo, Mario comienza a temer por las repercusiones económicas que ello pueda conllevar. Tales temores no tardarán en revelarse como acertados, ya que las muñecas que fabrica Montalbano son autómatas muy sofisticadas que fascinan a los venecianos.

El mayor de los Corsini intentará descubrir los secretos técnicos de su competidor y, mientras trata de conseguirlo, acabará por entablar amistad con la hermosa y distante Silvana. Lo que Mario no podía imaginar es el secreto oculto tras la peculiar naturaleza de la joven, un secreto tan terrible que afectará profundamente a su vida y a la de quienes le rodean.

Hoy en día se publican muchas novelas “juveniles” (mira que odio el término, caray) en nuestro país. Cuando uno comienza a leer la mayoría de las mismas, normalmente se encuentra ante obras que provocan vergüenza ajena, rozando la indignación más furibunda en determinadas ocasiones. Por lo tanto, abrir un volumen como Las eternas y encontrarse ante una prosa tan elegante como la que emplea Victoria Álvarez, es una de esas escasas y gratas sorpresas que, de tarde en tarde, convierten la lectura de un libro en una experiencia inolvidable.

La joven autora salmantina (veinticinco talentosos años) ya había publicado con anterioridad en Versátil su primera novela, Hojas de dedalera, merecedora de elogios por parte del mismísimo Félix J. Palma (descúbranse, por favor). El buen hacer que se vislumbraba en su opera prima prometía posteriores alegrías literarias, y está claro que Victoria Álvarez ha puesto todo su empeño para conseguir convertir tales promesas  en una realidad fascinante.

Protagonizada por unos personajes sumamente atractivos, y ambientada en un escenario tan hermoso como es la ciudad de los canales, Las eternas combina un toque steampunk con una trama misteriosa repleta de sorpresas y giros inesperados, al tiempo que nos regala una de las historias de amor más hermosas que he leído en mucho tiempo. Y lo hace con elegancia, haciendo gala de una madurez narrativa que supera con creces la que cabría esperar en una autora tan joven, evitando caer en ese tipo de sentimentalismos excesivos a lo cuales son tan aficionadas determinadas escritoras de (inexplicable) éxito.

He disfrutado con cada página de este extraordinario libro, y no dudo en recomendarlo a lectores de cualquier edad y sexo, ya que considero que la historia que encierra contiene elementos capaces de agradar a todo amante de la buena literatura. Ahora sólo queda esperar para descubrir con qué nueva maravilla nos sorprende Victoria Álvarez en el futuro, y confiar en que la espera no resulte excesivamente larga.

¡¡Feliz Navidad!!

Reseña: El espantapájaros, de Nathaniel Hawthorne

Nathaniel Hawthorne (1804-1864) fue uno de los grandes maestros de la literatura norteamericana del siglo XIX. Después de diversos destinos administrativos, fue nombrado cónsul americano en Liverpool y viajó por media Europa. El espantapájaros fue una de esas enormes obras que sólo los grandes autores escriben en su madurez. Publicado en dos partes en The International Magazine, está considerado como uno de los mejores relatos fantásticos de la historia.

El espantapájaros (Feathertop) es un cuento de maravilloso para una noche como la de hoy en la que muchos nos reunimos delante de la hoguera juntos a nuestros seres más queridos y comemos y bebemos con el rostro acalorado. Hay risas, brazos por encima del hombro, pero sólo en los mejores sitios, se cuenta una historia. Una historia que mantiene a todos encandilados mientras el narrador pone mucho de su parte para que los demás lo escuchen. Por eso, El espantapájaros es una historia perfecta. Un delicioso cuento de brujas donde Madre Rigby, una señora fantástica y rodeada de hechizos y lenguas de serpientes, decide fabricar un espantapájaros. Sin embargo, a pesar de los materiales que tenía disponibles, le sale muy bien. Un ser muy bello que ha llegado a la vida después de aspirar el humo de su pipa, tal y como ella le pide. Después una conversión que no tiene desperdicio, Madre Rigby se pregunta qué hacer con él. ¿Qué sucedería si lo dejara probar suerte entre los otros hombres de paja que circulan afanosamente por el mundo sin nada adentro? Rigby piensa que es lo mejor: debe hacerse un hueco en el mundo donde sólo los más inteligentes sobreviven. Feathertop debe buscar su sitio en sociedad. Viendo lo visto, no debe de ser muy difícil para él.

Como he dicho antes, El espantapájaros es un regalo ideal para el día de hoy, mañana, o incluso Fin de Año, siempre que la noche y el fuego estén presentes. No es un regalo físico simplemente, sino un presente para los oídos y deleite del público que acceda a ello. Una historia que rebosa ambiente por los cuatro costados y que gustará al lector que desee encantarse con la mejor literatura del siglo XIX.

Un encanto de libro, elaborado por Editorial Periférica, que lo trae en un precioso formato llevadero y recomendable para cualquier abrigo. Insisto, relato de hoguera indispensable.

¡¡Feliz Nochebuena!!

Sólo el acero, de Richard Morgan

¿Qué es de los héroes cuando las guerras terminan?

Para Ringil Ojos de Ángel, la posguerra han sido largos años exiliado, ganándose el pan con el relato de sus hazañas mientras su espada, la legendaria Críacuervos, cuelga olvidada sobre la chimenea.

Para Egar el Matadragones, el triunfal retorno a las estepas como señor de su clan nómada está marcado por la nostalgia que siente por los tiempos felices pasados como mercenario en el civilizado Imperio.

Y en ese mismo Imperio, la mestiza Archeth, dejada atrás por su raza desaparecida, sirve al emperador e intenta en vano mantener en funcionamiento la tecnología abandonada.

Algo empieza a moverse, sin embargo, en su mundo rodeado por un anillo. Ringil es reclamado por su noble familia, que lo había repudiado, para que rescate a una pariente de los traficantes de esclavos. Egar es objeto de conspiraciones, inspiradas por los dioses, para apartarle de la jefatura de su clan. Y Archeth debe investigar el ataque a una guarnición costera del Imperio, realizado con armas que en teoría no deberían existir.

Los caminos de los tres viejos camaradas de guerra volverán a cruzarse, y entonces sabrán por fin si su tierra puede ser realmente apta para los héroes.

El hombre del cabello rojo, de Hugh Walpole

El apadrinado de Henry James, Joseph Conrad o Arnold Bennett se sirve aquí de una trama excitante para sumergirnos en una historia de gran finura psicológica y altura literaria.

Charles Harkness, el protagonista de esta novela, es un joven culto, acaso demasiado tímido, que va de vacaciones a un pintoresco pueblo de Cornualles que le han recomendado. Inesperadamente, el lugar cambiará su vida. Las reminiscencias de viejos ritos druidas -un orgiástico baile generalizado- y el conocimiento de una joven a la que maltratan psicológicamente sus parientes despertarán en él al valeroso caballero andante que dormía en su interior y se lanzará al rescate de su amada en la siniestra mansión en que la tiene presa el “dragón”: su suegro, un tenebroso y retorcido personaje de extraño cabello rojo.

Hugh Walpole nació en Auckland, Nueva Zelanda, en 1884. Sus primeras obras no tuvieron el éxito esperado, pero la repercusión de su novela «Mr. Perrin y Mr. Trail» (1911) afianzó adecuadamente su carrera de escritor. De sus experiencias en Rusia durante la Gran Guerra, en donde trabajó para la Cruz Roja y el Ministerio de Exteriores inglés, extrajo el material para sus dos grandes novelas «El bosque oscuro»(1916) y «La ciudad secreta» (1919). Tras la guerra escribió varias obras de temas eclesiásticos entre las que destaca «La catedral» (1922). En 1930 inició la serie de sus novelas más populares, verdaderos best-seller de la época: la saga ubicada en Cumberland: «Rogue Herries» (1930), «Judith Paris» (1931), «La Fortaleza» (1932) y «Vanessa» (1933). Murió en 1941 a causa de la diabetes.