Archive for Astiberri Ediciones

Reseña: La Grieta, de Guillermo Abril y Carlos Spottorno

lagrietaUnos días atrás os decía que el cómic es un formato cultural tan capaz, que en sí mismo puede albergar cantidad de géneros. Y con grandes autores, proponer todos y cada uno de los géneros y temas que nos atañen desde que la humanidad existe. Es capaz incluso de hacer llevadero (para el que no le gusta leer sobre ello) una historia con mucha carga política y tintes partidistas sin que en ningún momento deje de ser interesante.

Un ejemplo claro es el volumen de La Grieta recién publicado por Astiberri Ediciones. Y no estamos hablando de un trabajo basado en hechos reales sino de uno ya sucedido y narrado con los hechos mismos como se demuestra. Un objetivo. Esclarecer las razones de la crisis de identidad en Europa en la última década, con una estructura y diseño curioso que va con metáforas. A caballo entre el fotolibro, el cómic y la fotonovela, La Grieta te mete en situación en las experiencias de ambos autores durante su labor periodística en las fronteras exteriores de la lagrieta03Unión Europea. Un trabajo encargado por el diario El País en 2013.

El drama de los refugiados se convierte en cómic gracias al periodista Guillermo Abril (Madrid, 1981) y el fotógrafo Carlos Spottorno (Budapest, 1971). El primero escribe artículos y crónicas en El País con una extensa trayectoria a sus espaldas. Spottorno por su parte, ha sido reconocido internacionalmente por la crítica como un gran fotógrafo documentalista. Ambos trabajaron más de tres años en las fronteras europeas e incluso consiguieron un World Press Photo en 2015. Ahora han aprovechado las 25.000 fotos y los 15 cuadernos de notas que reunieron para plasmar sus vivencias, y crear así un cómic periodístico muy original. Las viñetas no son otra cosa que fotografías de Spottorno recreadas.

lagrieta02Ya el título del cómic tiene un significado simbólico. ¿Se podrían llamar “grietas” a los puntos conflictivos de las fronteras de la Unión Europea? Yo diría que sí. Si consigues cruzar estás a salvo, mientras que del otro lado la tierra se derrumba bajo tus pies. Fronteras comunitarias que separan y narran vidas humanas inmersas en la supervivencia migratoria con la sombra acechante del gigante ruso en los países del este, y que tienen repercusión en ciertos hechos apenas relacionados como la salida del Reino Unido de la Unión Europea…

Un cómic que relata un viaje que muestra el constante asalto del Gurugú, donde esperan los subsaharianos para saltar al otro lado de la valla. El rescate de una patera en las costas de Libia. El éxodo de los refugiados de los Balcanes, encuentros y desencuentros en los bosques árticos de Finlandia o esos curiosos tanques de la OTAN frente a lagrieta01Bielorrusia. Esas grietas que nos dividen y que pueden hacer colapsar ese edifico robusto (con grietas) que es la Unión Europea. Acabar con siete décadas de paz, como alegó Guillermo Abril en una entrevista.

Tres años de trabajo, un esfuerzo de documentación y recopilación que se traduce en un genial diario de campo en formato cómic. Dos reporteros cuya misión es la de recorrer fronteras desde África hasta el Ártico para enseñar más de la barbarie que está ocurriendo en esas grietas que nos separan de los países tercermundistas. Todo aplicado con elementos para la reflexión y la crítica propia.

lagrieta00La aparición de La Grieta está dando que hablar en los distintos medios. Y dará para mucho siempre que “alguien” no se vuelva a encargar de tapar lo que “no nos conviene”. Un mensaje casi sin palabras gracias a las fotografías ilustradas de Spottorno, que en 168 páginas conforman un volumen que no me cabe duda de que optará a todos los premios habidos y por haber del noveno arte del pasado año.

Reseña: Lamia, de Rayco Pulido

lamiaAstiberri Ediciones, como editorial puesta y consagrada en el mundo del cómic independiente que se elabora en este país, ha sabido ver en Rayco Pulido uno de los autores potentes del momento. Y eso quizás sea mucho decir, o tal vez poco, pero sin duda es de alabar el buen ojo que tienen para las grandes obras que florecen en nuestra tierra.

El gran canario Rayco Pulido (1978) se licenció en Bellas Artes por la Universidad de Barcelona. Ahora alterna la docencia con su trabajo como dibujante de cómics. En 2004, tras participar en diversos concursos y exposiciones a nivel autonómico, comienza a publicar historietas largas, primero como dibujante, más tarde como autor completo. Se inicia así en el mundillo con Ediciones De Ponent donde publica dos obras en calidad de ilustrador (Final feliz, con guion de Hernán Migoya y Sordo, con guion de David Muñoz); pero es quizás con su obra como autor completo Sin título, cuando se da cuenta de que puede hacerlo (y bien) de forma independiente. Publicando así con Astiberri, en 2013, su segundo titulo en solitario Nela, una valiente adaptación de la obra lamia_2de Galdós.

Recomendable es poco.

Lamia nos sitúa en la Barcelona de los años 40s. Cuenta la vida de Laia, una chica metida en un lio de narices ya sea por trabajo o “afición”. Una bufa lleva adelante, una chanza pero también una venganza que se hace irrefrenable. Para el desconocido su vida es, esperar el regreso de su marido en casa, mientras su embarazo (con sorpresa) se dirige hacia las últimas semanas de gestación. Pero su angelito malvado es trabajar como redactora en el programa de radio preferido por las señoras de la época, El Consultorio de Elena Bosch. Un programa dirigido por miembros de la Iglesia, que busca fomentar las buenas costumbres a través de adoctrinar a las esposas en el “respeto” y la sumisión ante sus maridos.lamia_4

El sufrimiento interior del matrimonio, gobernado por el régimen en definitiva. Donde apenas se tiene voz y voto. Los males de un tiempo de opresión en gran medida hacia la mujer sumisa y estrictamente maternal. Pulido saca a relucir lo que muchos ya sabemos, lo peor del legado franquista de historias de las tristes esposas de la posguerra.

Y todo en un entorno idóneo. Apoyándose en el blanco y negro con un trazo correcto, viñetas que angustian la mirada para marcar esa cabildada estética que siempre propone el símil con el art decó. Cierta estilización de las formas propias del tebeo de época. Un lamia_7juego de simetrías que mola, porque casi sin remedio, das un mal paso y caes en barrena por el profundo pozo que es esta historia.

Laia es feliz. Pero Laia vive una mentira que la llevará a tomar extrañas decisiones, y por tanto, consecuencias trágicas. Casi se me olvida un dato importante: el asesino más sanguinario que ha visto la ciudad anda suelto. Mauricio, un detective privado raruno pero incesante en su trabajo, se ha propuesto dar caza al criminal. Lo dicho: Rayco Pulido crea un guion considerable, un dibujo maravilloso, en definitiva. Una obra digna de los mejores premios. ¿Confirma su buen trabajo anterior? No lo sé. Tendré que ponerme a ello. Pues la sorpresa ha sido grande e inesperada.

Lamia lamia_3camina de manera sutil hacia el subconsciente. Mientras la lectura avanza entre pistas y revelaciones, casi te puedes sentirte como ayudante de Mauricio, al intentar resolver el caso de las muertes que azotan la ciudad. Todo un completo, una  chulada de cómic de principio a fin, a la que suma mucho las grandes ediciones de calidad que Astiberri Ediciones suele elaborar.

Reseña: Descender. Luna Máquina, de Jeff Lemire y Dustin Nguyen

descender_lunamaquinaLa relación calidad/precio de una obra es lo más importante no sólo para el cómic, sino para todo en la vida. Que el cliente sonría después de degustar algo y que después se diga: «Así sí»; puede ser casi un compromiso de permanencia. Un claro ejemplo para el fan de las mejores historias del cómic sazonando el tema con mi amada Ciencia Ficción es sin duda uno de los últimos titulazos publicados por Astiberri Ediciones: la gran Descender, de Jeff Lemire y Dustin Nguyen.

Se intuye, se huele que en libros, cómics, incluso en cine, viene ahora toda una arrebatadora ola de títulos de CF. Ya sabéis el universo se expande y se contrae, volviendo a vivir épocas que ya hemos vivido… La critica y la atención del publico de las ultimas publicaciones o estrenos en la gran pantalla, avalan que el fenómeno sigue adelante y se propaga.

Que no es tan solo una tormenta de verano.

descender_lunamaquina05Uno de los culpables de esos títulos, de esos nubarrones que se preven en el horizonte, es Descender. Ya la critica de del publico americano lo anunciaba, y ahora puedo corroborarlo. El guionista Jeff Lemire se alía con Dustin Nguyen para ofrecer una obra con vocación, candidata a ser una de las pioneras de ese inicio con el que tan pesado estoy hoy. Descender: Estrellas de Hojalata nos metía en vereda con la historia de Tim, un androide creado con aspecto de niño que despierta en la colonia minera planetaria de Dirishu 6 tras haber pasado diez años desactivado. Un lugar devastado hace tiempo, donde Tim descubre que no solo es el lugar donde se haya sino que algo terrible le ha sucedido a los nueve mundos hasta ahora colonizados por la humanidad.

Unos gigantescos y silenciosos robots, llamados Cosechadores parecen ser los culpables de aquella masacre…

Llega entonces Descender: Luna Máquina, el tomo que recoge los números del #7 al #11 de la serie pero que en realidad comprende un arco argumental por completo. Donde el joven niño robot Tim-21 y sus compañeros luchan por mantenerse con vida en un universo donde se han proscrito todos los androides y los cazadores de recompensas están al acecho en cada planeta. descender_lunamaquina03Un salto perfecto para los lectores, aunque no me cabe duda de que si empiezan por este querrán inmediatamente pillar su antecesor tomo.

La aventura de Tim-21 continúa cuando una misteriosa figura de su pasado emerge y envía ondas de choque a través de toda la galaxia. Lemire y Nguyen lanzan su épica aquí dirigiendo a este grupo de personajes hacia un nuevo planeta. Tim-21, Telsa y Quon llegan al increíble mundo de origen y oculto donde mantienen resistencia los robots que hasta ahora han podido descender_lunamaquina02escapar. Pronto se dan cuenta de que nada es lo que parece. ¿Es este lugar un refugio o una prisión para Tim-21 y sus compañeros? ¿Y qué nuevos secretos se encuentran en el centro llamado Luna Máquina?

Como os decía un arco que se cierra en el mismo ejemplar y que mola por las aventuras que corren los personajes sin esperar un ápice de más. Además de una sorpresa final en la última pagina que deja el cliffhanger servido como postre.

Presenciar como una odisea cósmica, que enfrenta a la humanidad contra la máquina y al mundo contra el mundo, una epopeya en expansión, puede ser quizás la mejor sensación vivida para un amante de la Ciencia Ficción. Descender: Luna Máquina continúa su exploración de los sistemas políticos y las cuestiones de servidumbre y esclavitud establecido entre las estrellas. Nueve planetas formaron una alianza pero descender_lunamaquina04sucumbieron ante el futuro, las ideas y proyectos que tenían en mente. Más razas se han ido conociendo a través de la exploración de la galaxia. Las diferentes razas tienen diferentes habilidades y virtudes. Sin embargo, unos robots abismalmente grandes tienen diezmado al sistema…

¡Pero qué bueno! Un modernizado enfoque de una CF clásica que siempre moló, tanto a forofos del género, como a los que no. Un trabajo de los buenos que dará que hablar, en especial, con el paso del tiempo. Como todo whisky que si no se aprecia pronto, el paso del tiempo le da la razón. Descender es todo eso y más.

Una de las obras más recomendables del momento.

Reseña: Las Aventuras de Luther Arkwright, de Bryan Talbot

integral_lutherarkwrightPocas cosas lucen tan bien como un buen cómic de Ciencia Ficción. Uno brillante, de aquella buena época en la que la CF pegó un estallido de los buenos y tan maravillosas sagas se crearon. Un enemigo. El paso de los años. Si un cómic, libro o film de CF peca de eso, la obra se convertirá como mínimo en obra de culto, como máximo, en un consagrado titulo que todos conocerán. Pero nada más.

Bryan Talbot, a edad muy temprana, casi a los dieciocho, ya estaba involucrado en el movimiento cómic underground que tanto lo petó a finales de los años 60s. Junto con otros notables británicos como Alan Moore, Jim Baikie, Alan Grant, Kevin O’Neill y otros tantos; su creatividad influyó en el nacimiento de un nuevo tipo de cómics que empezaba a atraer no solo a jóvenes, también a lectores adultos. La publicación más importante del momento era la conocida revista 2000 AD donde Talbot fue proporcionando ilustraciones para Juez Dredd y Slaine.

Pero hubo más. La aportación de Talbot a la famosa “The British Invasion” de los cómics fue en Brainstorm Comix. Cuyos tres primeros números los cambiaría para el devenir de los años. El arco de la historia integral_lutherarkwright04creada formó lo que más tarde sería conocido como la Chester P. Hackenbush Trilogy. Y para colmo Chester P. Hackenbush se convirtió en el personaje Chester Williams en el titulazo que fue La Cosa del Pantano de Alan Moore… Mas, el resto como dicen, es historia.

La obra más conocida de Talbot es sin duda Las Aventuras de Luther Arkwright. Una sucesión de tramas que se continuó en Heart of Empire; titulo que espero leer en breve. Ambos títulos publicados como novelas gráficas en USA por Dark Horse y ahora un primero tomo recién editado en nuestro país por la siempre recomendable Astiberri Ediciones.

Una obra que aunque se considera de culto, para el buen amante del cómic, es mucho más que eso. Las Aventuras de Luther Arkwright ganó el año de su publicación el Premio English Eagle, nada más y nada menos que en cuatro categorías: Mejor Portada, Mejor Nueva Publicación, Mejor Autor y Mejor Personaje. Y tenemos que integral_lutherarkwright03Luther Arkwright es un agente de Zero Zero, un planeta avanzado en el Multiverso que lucha contra las fuerzas caóticas de Los Disruptores que son capaces de atravesar mundos paralelos. Arkwright tiene la rara habilidad de poder moverse entre esos inmensos intervalos de tiempo a voluntad. Su compañera de aventuras es telépata. Se llama Rose Wylde y tiene el don de comunicarse entre sus propias encarnaciones de esos mundos distantes. Nos encontramos así con un mundo retro futurista e incluso vintage. O steampunk, como dirían algunos. Luther Arkwright deambula como base en una Inglaterra Victoriana paralela que se encuentra sucumbida en una profunda guerra civil.

Luther Arkwrigth mantiene una constante lucha en estos diferentes universos paralelos. Ese es el motor de la historia. Arkwrigth protagoniza ese conflicto porque es el arma con el que los conservadores pueden hacer frente al enemigo. Un guion político pero también magnífico a la hora de tratar aquella época tan de moda que fue la New Age; la cual influyó libros, cómics e incluso música. Una ucronía donde la integral_lutherarkwright00dictadura protestante de Cromwell ha llegado hasta principios del siglo XX convertida en un régimen seudofascista que lucha contra la resistencia monárquica. El II Reich gobierna a los germanos. Rusia sigue siendo la potencia inmovilista que derrotó a Napoleón y USA está dividida en estados independientes y colonias inglesas.

Un mundo ideal para lo que siempre deseó el famoso imperio inglés. Un mundo donde Talbot lo borda como creador de personajes. De prototipos. Un gran descubrimiento para mí pues es un detalle que valoro mucho en un narrador. Algo en lo que siempre pongo mucha atención cuando leo una obra. Algo en lo que me fijo para aprender. Leí una vez, que Talbot comentó que su fuente de inspiración para Arkwright era una imagen en su cabeza que se asemejaba a un cruce de Clint Eastwood con el Jerry Cornelius de Michael Moorcock. También declaró que su inspiración visual para el ropaje y el mundo creado, eran los famosos grabados victorianos que había estudiado, y por supuesto, los cómics de Moebius.

integral_lutherarkwright02¿Quién mejor que él para describirlo?

Las Aventuras de Luther Arkwright es un tocho de aventuras espaciales de las de antes. Joyitas de la corona, mejor dicho. Personajes muy sólidos e interesantes donde destacan los femeninos como Oktobriana o la Princesa Ana. Un dibujo ideal para lo que se pretende: rígido y muy rococó, aunque profundo cuando te acostumbras. Una edición en tapa dura con una muy curiosa Introducción del maestro Michael Moorcock, una entrevista de Stephen R. Bissette al autor y un Epílogo como oda al personaje de Warren Ellis.

Una lectura inolvidable para el amante de la CF, de la mejor época de nuestras vidas.

Reseña: El Olor de los Muchachos Voraces, de Frederik Peeters y Loo Hui Phang

elolordelosmuchachosvoracesHay modas que se pierden con el tiempo. Desaparecen. Van al limbo. Pero tal y como dice la teoría del Universo Expandido, se expande y se contrae y así eternamente; esto significa que todo lo que pasó una vez, lo volveremos a vivir. Que vivimos en un bucle en el que sólo tiempo y espacio cambian. Más fácil: las buenas modas siempre regresan.

Estamos viviendo una nueva fijación por el género western. Y eso mola. Os hablo de un western evolucionado, con más presencia de novela negra entre líneas, y con una ambientación de parajes desolados, acosados por tribus indias, más místicas que hostiles. Si te mola el género o quieres darle una oportunidad pues sientes que hay algo en este nuevo cómic que te atrae: sólo tienes que echar una visual para ver que hay ciertas obritas en formato cómic, libro o cine que te lo ponen muy fácil. Tramas potencialmente buenas que te engancharan con muy poco. Quién me iba a decir (o le iba a decir a mi padre), que algún día me molaría tanto el tema Lejano Oeste, vaqueros, indios, colonos en el Nuevo Mundo buscando conquistar tierras baldías. Toda una cantidad de tribus indias como referencia. Toda una serie de terrenos inhóspitos con mucho entorno lúgubre por descubrir. Grandes inspiraciones que nos llegan de la gran pantalla como The Salvation, Slow West, Bone Tomahawk o la maravillosa The Hateful Eight de elolor00Tarantino. ¡Y también cómics! Los hay. Y buenos. Y donde tal vez no lo esperabas. En editoriales de calidad como Astiberri, sin las cuales muchos no podríamos vivir.

En ella acaba de ver la luz El Olor de los Muchachos Voraces. Un guion donde asistimos a toda una serie de acontecimientos que se van entrelazando con el paso de las páginas de un modo soberbio. Entramos de lleno en las tierra yermas de Texas. 1872. Ha terminado la guerra y el gobierno americano reanuda las campañas de exploración de los territorios situados al oeste del Missisipi, enviando a nuevos colonos con el fin de…, eso, colonizar. Pero también a tipos que trabajan como sabuesos informadores para aportar datos sobre las tribus indias, como y donde se alojan. Y número de habitantes que tiene. Imaginaréis para qué…

elolor03Tres personajes llevan adelante la trama. Tres personajes que no son quienes dicen ser. Un juego de diálogos, un tejemaneje, que se va desvelando con el paso de las páginas. Que traerá consigo ciertas reflexiones con intención de situar aún más al lector. El geólogo Stingley piensa aprovechar el viaje para atribuirse un inmenso terreno aunque eso conlleve expulsar a los comanches. El fotógrafo Oscar Forrest aportará fotos del viaje, sin embargo, esconde algunos secretos que quizás trunquen la misión. Es francés y con su cámara dedicó tiempo a “cazar” espíritus, y en su país fue acusado de estafa así que tuvo que salir pitando hacia el otro lado del charco… O eso dice. Y un “chico para todo” que les acompaña. El joven Milton que también huye de su pasado por una razón que cambiará el destino de la compañía.

elolor01Como trasfondo, todo un personaje en discordia. El Lejano Oeste. Las llanuras de Texas. Los místicos indios americanos en su primera fase de adaptación al extraño. Extrañas imágenes capatadas con la cámara de Óscar. Curiosas sombras que merodean el campamento y la todopoderosa naturaleza disponiéndose a desvelar turbios secretos.

Loo Hui Phang y Frederik Peeters se adentran en el género del western para distorsionarlo y pervertirlo. Para crear una historia que perdurará en tu memoria. Una trama basada en datos históricos reales pero en ocasiones sencilla y delatora como el amor, o una mirada de soslayo, lo puede ser. Ríos y lagos de color ocre. Un estilo cuidado de viñetas y guion ágil, una obra muy recomendable a medias entre Frederik Peeters, un Comunicador Visual que en 2001 era nominado al Premio Alph’Art al mejor álbum del Salón del Cómic de Angoulême y que con su novela gráfica Píldoras Azules (http://astiberri.com/products/pildoras-azules-pildorasazulesampliada) ganaba el Premio Töffer de la Villa de Ginebra en 2002 y además era nominada a Mejor Obra Extranjera en el Salón Internacional del Cómic de Barcelona en 2005. Todo junto a la creativa señorita Loo Hui Phang. Escritora, guionista y directora francés, nacida en Laos.

L.10EBBN002384.N001_LodGarAff_Ip001p112_FRUn tándem que con Astiberri nos publica El Olor de los Muchachos Voraces, en el mismo año que su país natal. «Un western de escenas fuertes, un género clásico en el que trabajar y poder distorsionar los códigos. Una historia de hombres donde la mujer tiene mucho que decir», dijo Loo Hui en una entrevista reciente.

Obras que gusta tener en tu cómicteca, en tapa dura, y con un diseño chulo de portada para gozar. Un nuevo titulo de esa nueva oleada de gusto exquisito por un género que brilló años atrás, y que ahora vuelve con fuerza. Como el amor.

Como el Universo.

Reseña: Descender. Estrellas de Hojalata, de Jeff Lemire y Dustin Nguyen

descenderNo hace mucho os hablaba de un top de nuevos guionistas de cómics que poco a poco se están labrando en el mundillo del noveno arte, cierta consagración. Todos autores muy destacables que viene empujando (quizás demasiado) fuerte. En esa lista están, y destacan en lo más alto, gente como Brian K. Vaughan o Jason Aaron, por ejemplo. Bien, súmenle a ese top de buenísimos guionistas contemporáneos, el nombre del canadiense Jeff Lemire. Pero sin miramientos. Pues el tío lo vale.

Autodidacta, artista, cómico, Lemire estudió cine en Toronto. Nació en 1976 y su primera incursión en el cómic fue en 2005 cuando se autopublicó Lost Dogs, título que le valió un Premio Xeric. Esto le dio la oportunidad de escribir y dibujar una obra que le marcaría, su Essex County Trilogy, sí que le impulsó de inmediato. Y llegaron obras como Tales from the Farm y Ghost Stories and The Country Nurse, que le valieron un Premio Harvey, un Ignatz y dos nominaciones a los Eisner.

Jeff Lemire ha escrito historias del Átomo para Adventure Comics. Despegó en Vertigo en 2009, con una novela gráfica llamada The Nobody que poco después dio lugar a una serie en la misma editorial, llamada Sweet Tooth. Cómic que muchos estamos locos por ver publicado  aquí…

descender04Pero es Astiberri Ediciones la que se acaba de marcar un tanto con la publicación de Descender, donde Lemire hace tándem con Dustin Nguyen. Una chulada visual en formato cómic de Ciencia Ficción, de esos títulos tan vistosos como inspiradores. La lucha de un joven robot por seguir con vida en un universo donde los androides han sido declarados proscritos y pueden ser capturados o destruidos con todas las de la ley. ¿Qué ocurre entonces? Como las autoridades no dan a basto, comienzan a surgir mercenarios, o mejor dicho, cazadores de recompensas que, al acecho en cada planeta, siempre van en busca de pasta fácil. Aunque no todo es tan sencillo como parece, pues unos gigantescos robots aparecen para amenazar y alterar el orden establecido… Y el Dr. Quon, el científico con más experiencia en diseño espacial y robótica conocido, parece que está estrechamente relacionado con ese ataque.

descender03Así comienza, asi te enganchas, a leer este joyita en cartoné recientemente publicada. Y después de tanta inquietud, en el siguiente número nos encontramos con que la trama da un salto y te encuentras con el pequeño TIM-21, un androide pequeño y en principio (no me fio nada) tierno, el cual tiene peso enorme en la vida del Dr. Quon y esas terribles máquinas que acabaron con todo.

Descender es de esos comics que te levantan el ánimo y te devuelven la fe por las grandes historias de CF. Esas que cada poco surgen y te dices…, amo este género. Lemire apunta alto con ella y abre cantidad de caminos a posibles spin-offs. O eso pienso yo. De todas formas, esta bulliciosa odisea cósmica que enfrenta a la humanidad contra las máquinas, tiene su continuación en un segundo tomo que está por salir y que ya espero con un ansia desmadrada.

El mundo contra el mundo. Una ópera espacial con los Scrappers, brutales seres caza-robots que se ciernen sobre la figura de TIM-21. Los eventos que lo llevaron por primera vez a la colonia minera en los bordes del espacio exterior. La impactante conclusión del segundo número donde el Dr. Quon y Telsa llegan a la colonia, quizás demasiado tarde para salvar la memoria del autómata… En fin, es que contar más, es spoilear en demasía lo que es una aventura digna de los mejores momentos lectores últimos que he vivido. Un cómic de género que, quizás por la ambientación, aunque el dibujo de Nguyen para nada es igual (un estilo totalmente diferente), una trama que recuerda al clásico europeo HANS, de Duchâteau y Rosinski o a un film tan evocador como es Inteligencia Artificial, de Spielberg.

descender05El Dr. Quon revela un impactante secreto que cambiará el curso de la vida de TIM-21 y ahí es donde empiezas a preguntar, mandar emails a la editorial, cuestionar a tus compis americanos, ¿qué pasa, qué viene después? O mejor dicho…, ¡¡NO ME CUENTAS NADA!!

Lemire es astuto en todos los aspectos. Y se acompaña de Dustin Nguyen (1976) para la ocasión. Otro artista de nuestra quinta, un dibujante de cómics que ha trabajado para DC y Wildstorm desde el 2000. Aunque también trabaja como artista conceptual de juguetes, videojuegos y series de animación. ¡Incluso ahora está haciendo cositas para Brubaker! Y cierro con una noticia que muchos supondréis, sobre todo, si ya habéis degustado Descender en su totalidad. Se pagaron los derechos y dicha obra está propuesta para ser adaptada a la gran pantalla de la mano de Sony Pictures.

Entiendo que no hay ninguna objeción…