Archive for Drakul Editorial

Reseña: La Ciudad al Borde de la Eternidad, de Harlan Ellison, David y Scott Tipton y J. K. Woodward

LaCiudadAlBordeEternidadLas sorpresas inesperadas…, bueno, las sorpresas siempre deben ser inesperadas, ¿no? Son las que mejor degustamos. De vez en cuando alguna editorial consigue hacerse con los derechos de una obra magna. Una editorial con no mucho poder económico pero que sabe estar al quite para pillar un titulazo que a las grandes se les escapa o no supieron apreciar. Y es así como encontramos una reciente y gran publicación como es La Ciudad al Borde de la Eternidad, del maestro Harlan Ellison, viendo la luz en Drakul Editorial. Por primera vez, con un formato gráfico excelente (todas las páginas pintadas a mano, sin efectos digitales), podremos disfrutar de esta historia tal como inicialmente fue concebida. Incluyendo un curioso prólogo y epílogo de la mano del propio maestro Ellison. En el 50 aniversario de Star Trek, Drakul publica este cómic mítico, que ningún amante de la CF debe perderse. Todo lo que contiene, todo lo que supone y obviamente, todo lo que hay detrás.

¿A qué me refiero? Fue un guion concebido por el propio Ellison para ser llevado a la serie de TV, pero desechado por ser demasiado extenso. Aunque se puede decir que más bien costoso de rodar y políticamente incorrecto. Y algunos se atrevieron a decir que poco consecuente con el espíritu de Star Trek. Puuff, no sé que deciros. Aun así no se desestimó inicialmente y se le sometió a numerosas modificaciones por parte de varios editores y guionistas antes de ser rodado. ¿Y dónde está la pega si este guion gana en el mismo año de la emisión del capítulo el Premio de la Sociedad de Escritores de LaCiudadAlBordeEternidad02América (WGA) al mejor guion dramático?

Star Trek: La Ciudad al Borde de la Eternidad recoge la miniserie de cinco números, basada en el guion original de Ellison para un episodio de la franquicia. La adaptación llevada al cómic por parte de David y Scott Tipton, captan exactamente las voces de los personajes. Las sensaciones son las mismas que al sentarte frente a la caja tonta para perderte en el espacio profundo que propone Star Trek. Si has sido seguidor de la serie, al menos, de la última época que es la que yo recomiendo, te sentirás como si pudieras escuchar las vivas voces de Kirk y Spock, Además de William Shatner y Leonard Nimoy, por supuesto. Encontrando además que el artista J. K. Woodward hace un trabajo excepcional, no sólo haciendo que los personajes se parezcan a sus homólogos de televisión, sino que se reproducen los matices en un dibujo fotorrealista ideal para meterte en LaCiudadAlBordeEternidad03vereda con: la ceja levantada de Nimoy, la mitad sonrisa de Shatner y así sucesivamente.

Una de las diferencias más grandes e inmediatas entre el cómic y el episodio finalmente emitido es que el Dr. McCoy no juega casi ningún papel aquí. Para nada se inyecta accidentalmente con una droga psicótica y se lanza a través de un portal para viajar en el tiempo. El culpable es Beckwith, un miembro de la tripulación de Enterprise, aparentemente, traficante de drogas, que asesina a uno de sus compradores y luego se escapa por el portal… Como veis, lo ideal es leer el cómic y ver el episodio (o viceversa), para tener una idea objetiva del producto. El por qué de que este guion no habría funcionado en el canon de una famosa serie de TV en USA, es fácilmente detectable. Entre algunas cosas más, encontrar drogas en la nave que el Capitán Kirk y los altos oficiales comandan, sin ser ellos conscientes… Y al mismo tiempo, la injusticia radical de este desarrollo de la trama… Hace que estemos ante una trama más realista que casi cualquiera de las muchas que puedes encontrar en Star Trek. De las que generalmente carece.

LaCiudadAlBordeEternidad00¿Varias cosas más “fuera de lugar”? McCoy provocando el desastre, Kirk enamorándose de Edith Keeler en contra de la opinión de todos, Spock defendiendo la muerte de… (No voy a spoilear más). Pero os diré que durante la lectura, me encantó ver la idea del narcotraficante dentro de la Enterprise. No es que sienta afinidad sobre las drogas ni mucho menos, pero no me negaréis que un tema tan actual desde hace cuarenta años, encontrarlo dentro de un capítulo de una mítica serie, convierte el guion de Ellison en un material más maduro que casi cualquier otro episodio. Una ideal original como pocas, extraída de nuestro pésima realidad. Uno de los capítulos mejor valorados por los aficionados de la serie y también por la crítica. Galardonado además con el Premio Hugo.

¿Se puede pedir más?