Archive for Editorial Valdemar

Reseña: En las montañas de la locura, de H.P. Lovecraft

enlasmontañasdelalocuraEn las montañas de la locura es un clásico. Estamos hablando de un libro escrito en 1931 y que ha cautivado a miles de lectores a lo largo de los años. Guillermo del Toro, sin ir más lejos, lleva varios años intentando levantar una producción cinematográfica sobre este libro. Lovecraft, referente directo de autores de terror actuales.

Y bien, es innegable su valor como clásico, su estatus de referente, su potencia como novela en 1931 tuvo que ser ciertamente alucinante. Me lo puedo imaginar. Para el que no sepa de qué va la historia, es un texto escrito en primera persona por un geólogo que participó en una expedición al ártico que acabó descubriendo algo mucho más impactante y aterrador de lo que habían ido a buscar y que, años después y con este texto, intenta advertir a nuevos exploradores para que se mantengan alejados de aquel lugar. Porque lo que allí descubrieron, oculto tras unas montañas titánicas, alberga horrores inenarrables y descubrimientos que pueden darle la vuelta a cualquier conocimiento humano.

Lo cierto es que el texto es una narración espectacular. Lovecraft maneja el lenguaje con una capacidad doctoral (un cierto gusto que resulta excesivo por palabras como primigenio y eones). De hecho, es tan sencillo imaginar que esa es la forma de hablar del personaje que cuenta la historia que cierto excesos resultan comprensibles y aceptables.

Pero al igual que digo eso tengo que decir que En las montañas de la locura me ha parecido una hija de su tiempo. En 1931 debió resultar un bombazo, años después aún tuvo que seguir fascinando a lectores de todo el globo terráqueo, e innegablemente ha sido referente de cientos de libros y películas que han venido después (y me viene a la mente todo el inicio del primer Alien), pero hoy, 2016, la lectura resulta pesada. Muy pesada.

Para empezar porque poco de lo que cuenta resulta nuevo. El imaginario actual está lleno de historias similares (que como he dicho, muchas habrán partido de esta obra como referente) y no resulta fascinante lo que cuenta, no tanto como el cómo lo cuenta o el cuándo fue contado. La historia, por tanto, no golpea a la mente del lector de hoy. Y el ritmo resulta extenuante. Al final es un libro en el que juega con la tensión del estar a punto de sin llegar nunca a culminar. Excesivamente descriptivo (montañas, parajes, aparejos, recorridos, coordenadas, estratos, descubrimientos… apenas hay acción en el libro. Es cierto que tienen momentos que siguen siendo muy potentes (cuando Lake va narrando sus descubrimientos por radio al protagonista, incluida la disección de los extraños organismos que encuentra en la cueva) pero en general resulta lento y demasiado plano.

Y toda la recta final, en esa ciudad laberíntica que encuentran al otro lado de las montañas, bueno, ahí me dio la sensación de que Lovecraft optaba por perder la sensación de realismo y deductibilidad que había guiado a su protagonista hasta el momento para poder narrar los eventos pasados que jamás, de ninguna manera, el geólogo podría haber conocido. La forma en que está explicado es interesante, pero resulta poco creíble… dentro de lo increíble que es toda la trama, quiero decir.

En general, un libro que se me ha atascado. Al que reconozco sus cosas buenas y su importancia como referente pero que creo que ha quedado desfasado a todos los niveles.

Reseña: El rebelde Josey Wales, de Forrest Carter

IMG_21042016_132540Lo primero que sorprende cuando indagas un poco en la vida del escritor Asa Earl Carter (1925-1979) es saber que durante los años 50s fue líder de un sector del Ku Klux Klan, así como escritor de discursos segregacionistas. Por supuesto, también novelista a tiempo completo en la última parte de su vida. Bajo el alias del supuestamente escritor cherokee Forrest Carter, escribió una de las joyitas más recomendables del western más reciente: las historias relacionadas con El rebelde Josey Wales.

Novelas cortas y algunos relatos escritos en 1972 que cuatro años después dieron lugar a una película llamada El fuera de la ley, un western dirigido y protagonizado por Clint Eastwood. Una historia que toma como protagonista a un héroe, un rebelde confederado, una trama que la crítica consideró ideal por su eco a la antibelicidad.

Durante la guerra civil norteamericana (1861-1865) entre los estados del Norte y la Confederación (el Sur) surgieron, como en todas las guerras, grupos de soldados irregulares, bandas de guerrilleros que se dedicaban a las escaramuzas y aterrorizar las vidas y propiedades de los simpatizantes del bando contrario. Entre los confederados alcanzó fama legendaria la unidad de caballería del jefe Quantrill, junto al que cabalgaron rebeldes como Frank y Jesse James. A medida que el Sur iba perdiendo la guerra, estas partidas derivaban hacia el bandidaje, y acabaron dando lugar a lo más florido del pistolerismo clásico del Viejo Oeste.

Este ambiente histórico es el escenario donde se mueve Josey Wales y toda una serie de situaciones a cual más atractiva. Planes B la mar de inspirados. En especial, cuando su familia es asesinada en una incursión de los «polainas rojas» (unionistas), y Josey decide unirse a la partida sudista de Bill “El Sanguinario”. Aunque una vez acabada la guerra, Josey ya no acepta el perdón del bando vencedor e inicia su carrera como «fuera de la ley».

El rebelde Josey Wales es el duodécimo título de este recomendable sello de Editorial Valdemar. No deja de ser otro titulazo como tantos otros reseñados aquí ya de la misma colección. Un libro con dos geniales novelas cortas en su interior. Huido a Texas (1972) y La ruta de venganza de Josey Wales (1976); los cuales recrean las hazañas y fechorías de este rebelde, bandido y fugitivo, y algo “Robin Hood”, de las estepas tejanas. Tramas únicamente para buenos degustadores de todas aquellas novelas e historias de vaqueros e indios con las que tan buenos momentos vivimos.

Obritas que gusta tenerlas en un buen formato, en tapa dura, y con un diseño chulo de portada para gozar de ellas en su totalidad. Y por supuesto, dee ello se encarga Editorial Valdemar en esta Colección Frontera. Sello dedicado al tan en boca de todos otra vez género western. Una nueva oleada de gusto exquisito por un género que brilló años atrás, pero que aún hoy en día tiene mucho que decir; pues, si alguien lo ignora, estamos ante el alma-pater de la tan de moda novela negra.

Forrest Carter pasó la última parte de su vida tratando de ocultar su experiencia como miembro del Ku Klux Klan y segregacionista, afirmando categóricamente en un artículo del New York Times en 1976, que él no era ese tal Asa Carter… Historia que se convirtió en un inesperado éxito a finales de los 80s cuando decidió escribir una autobiografía novelada. Se convirtió en best-seller. Denominada The Education of Little Tree, narra la infancia huérfana del autor y su educación india impartida por su abuelo cherokee. Un premiado libro que muchos catalogaron de ficción, pero el cual espero ver traducido algún día por aquí para tener una opinión propia.

Reseña: Shane y otras historias, de Jack Schaefer

jack-schaefer-shaneJack Warner Schaefer (1907-1991) fue un escritor estadounidense nacido en Ohio, muy conocido por sus westerns. Su trabajo más exitoso fue su novela corta Shane (1949), una historia tan brillante que al poco de ser publicada se requirieron sus derechos para el cine y se convirtió en una gran película (Raíces Profundas), aclamada por la crítica. No obstante, pocos se dieron cuenta que su mérito era enorme ya que el propio Schaefer nunca había estado, ni visitado nunca siquiera, un lugar cercano al famoso Oeste Americano.

Debido a varios westerns de éxito que vinieron después, el autor continuó escribiendo no sin antes trasladarse a Santa Fe, Nuevo México en 1955 para estar rodeado de “ambiente”.

Shane fue publicada inicialmente en 1946 en tres partes en Argosy Magazine. Originalmente fue titulada Jinete de ninguna parte. Esta nouvelette ha sido traducida a más de treinta idiomas, y adaptada a la famosa película de 1953 protagonizada por Alan Ladd, que antes os comentaba.

La historia se sitúa en 1889 en Wyoming, cuando este territorio seguía libre a la Ley de Colonización de 1862. Narrada por el hijo del granjero Bob Starrett, en Shane, la tierra no reclamada en un principio, la que rodea a la hacienda de los Starrett, ha sido utilizada por un conductor de ganado llamado Luke Fletcher pero también reclamada por el padre de Bob, Joe Starrett. Lucas Fletcher se estableció allí en primer lugar, sólo ante tanta tierra, pese a ser una zona que demuestra ser una zona de paso, una zona de interferencia…, y ahí comienzan las lindezas entre ambos vecinos. Pero Shane es un misterioso y extraño tipo que llega a la vida de los colonos. Un tipo duro y sabio que ha recorrido Occidente. Se empieza a creer que tal vez pueda ser Shannon, un pistolero que desapareció en Arkansas hace años. Joe Starrett contrata a Shane como ayudante para la granja, y Shane deja a un lado sus ropajes limpios y se pone el mono de trabajo. A continuación, ayuda a los granjeros a evitar la intimidación de los Fletcher y sus hombres, que siguen intentando que estos abandonen sus granjas. Es entonces cuando Shane demuestra lo terrible que pueden llegar a ser las cosas para todos.

Jack Schaefer escribió docenas de western posteriores ya investigando a fondo. Fue también editor de antologías de cuentos occidentales. Parecía gustarle las tramas e historias vistas a través de los ojos de un niño o pistoleros que trataban de colgar las armas. Su poder narrativo es mantenernos sentados leyendo un westerns con un guion tenso por sus detalles y los hechos que se te vienen encima. En una reseña del New York Times de relatos recopilados del Sr. Schaefer, Thomas Lask escribió en 1967 que “Jack Schaefer no es un escritor de western convencional”, añadiendo que sus novelas, “tensas y muy bien construidas, tenían ingredientes de sobra para desarrollarse como historias algo más complejas”.

Seguimos con lo bueno. Shane y otras historias es el undecimo título publicado por Editorial Valdemar para la Colección Frontera, dedicada al género Western. Otro de los geniales, de este indispensable sello de esta indispensable editorial que maneja los dos géneros literarios por los que más abogo en estos momentos de mi vida. Otro titulazo como tantos otros reseñados aquí de la misma colección. Un libro de relatos insólito, para buenos degustadores de todas aquellas novelas e historias de vaqueros e indios con las que tan buenos momentos de aventuras se pueden pasar.

Novelas, relatos, geniales tramas llevadas al cine, por supuesto. ¿Lo mejor? Que son obras inéditas en papel, algunas jamás han visto la luz aquí, otras difícilmente conseguibles o imposibles de obtener en un genial libro de tapa dura con portadas gloriosas como las que aporta Valdemar. Una buena traducción como siempre de Marta Lila Murillo y una introducción al autor de Alfredo Lara López.

Junto a la novela corta Shane, este pequeño tomito aporta cinco relatos más del autor. Cooter James, un jugador y contable con “muchas expectativas”. El coup de la lanza larga, basado en el noble acto indio del Coup, el valor del agua y las mujeres cheyennes. Ese caballo llamado Mark donde los tejemanejes por conseguir un buen caballo pueden ser de lo más laboriosos. Jacob, donde se cuenta un hecho acaecido años atrás en la infancia de un protagonista algo diferente. O Harvey Kendall, donde otro chico cuenta el extraño comportamiento de su padre frente a las vicisitudes de la vida en el Viejo Oeste. Relatos que algunos tratan el sketch humorístico.

Los personajes de estas historias tienen un eje común. Los relatos, a la pocas frases te introducen en aquella época de tiro fácil, misiones, ganado, formas fáciles de ganarse la vida, miedo en la frontera, paisajes polvorientos y sol acosador… Shane, sin duda, es la historia que sobresale por encima de todas. Es otra pepita de oro de esas que tienes que leer si de verdad te mola esta temática. Olvida por un momento las películas y sumérgete (como yo) en la verdadera literatura, inspiración pura, en el insensato y desagradecido Far West que tanto mola a los amantes de la buena literatura.

Reseña: Hombre y Que viene Valdez, de Elmore Leonard

Hombre-Que viene ValdezUno de los grandes escritores de novela negra que no podía faltar en la buenísima colección Frontera que está publicando Editorial Valdemar, es el gran Elmore Leonard. Tengan presente que el famoso y actual género denominado “novela negra” tiene sus raíces en la ya desaparecida novela del Oeste…

Elmore John Leonard nació en Nueva Orleáns en 1925. Fue un escritor y guionista estadounidense, archiconocido por su delicada escritura y por su cantidad de novelas que han sido adaptadas a la gran pantalla. Un grande de esto.

Sus primeras novelas publicadas llegaron en los años 50. Novelas del oeste, tiros a raudales, aunque poco después, siendo un tío listo como era, se especializó en novela policíaca y ahí desplegó gran cantidad de títulos. Numerosos libros, muchos de los cuales han sido adaptados al cine también. Algunos, convirtiéndose en exitosas películas de cineastas tan dispares como John Sturges, Steven Soderbergh e incluso el tan nuestro a día de hoy, Quentin Tarantino.

En algunos casos el proceso fue a la inversa. Escribió también novelas a partir de guiones originales o tratamientos para guiones cinematográficos. Ya sabéis donde prima la rapidez a cambio de dinero…

Seguimos con lo bueno.

Hombre y Que viene Valdez es el noveno título publicado por Editorial Valdemar para la Colección Frontera, dedicada al género Western. Otro titulazo como tantos otros reseñados aquí de la misma colección. Un libro con dos geniales novelas cortas en su interior. Títulos, sólo para buenos degustadores de todas aquellas novelas e historias de vaqueros e indios con las que tan buenos momentos vivimos. ¿Lo mejor? Que son obras ya extintas en papel y que vuelven a estar disponibles en este nuestro querido país tan lleno de publicaciones sin sentido.

Hombre, cuenta la historia de John Russell, encargado de llevar a los pasajeros de una diligencia, la cual tiene muchas posibilidades de ser atacada en su viaje a través del desierto por los indios de la zona. La seguridad depende totalmente de Russell y entonces…, usted mismo deberá degustar toda una historia llena de acción, muerte, y decisiones bastante decisivas, valga la redundancia. Hombre transcurre en la Arizona de 1884. La diligencia se dispone a iniciar un viaje entre la ciudad de Sweetmary y la posta de Delgado. En ella viaja John Russell, secuestrado de niño por los Apaches con los que pasó su infancia. ¿La chica? La señorita McLaren, pero también un grupo de pasajeros totalmente indecisos. Los avatares que les deparará el camino pondrán a prueba el instinto de supervivencia de todos y cada uno.

Hombre fue llevada al cine por Martin Ritt en 1967 y fue considerada una de las mejores obras del género. Brilla el papel de Paul Newman interpretando a John «Hombre» Russell. La novela fue aclamada por la crítica, y sigue siendo considerada en la actualidad un clásico del género del western.

Que viene Valdez cuenta el enfrentamiento desigual y suicida entre un humilde alguacil, Valdez, y Frank Tanner, potentado del lugar, y su ejército de pistoleros a propósito de un abuso de poder intolerable. Bob Valdez es engañado para matar a un hombre inocente por el poderoso ranchero Frank Tanner, todo, en un lugar donde quedaron atrapados un hombre injustamente acusado y su esposa india. Valdez cree que sería un gesto justo recaudar dinero del terrateniente Frank Tanner para ayudar a la viuda, e incluso algo de dispensa para reparar la decrepita ciudad en la que viven todos. Ni un ápice bondad queda en ese sujeto…, así que Valdez actuará, demonios si lo hará.

Que viene Valdez se convirtió en película en 1971. Protagonizada por el estadounidense Burt Lancaster, Susan Clark, Richard Jordan y Jon Cypher. La película fue filmada en Madrid y también en el sur de España en los locales utilizados por el cineasta italiano Sergio Leone para sus westerns europeos. Vicente Canby, de The New York Times, elogió la presencia de Lancaster en pantalla: «El film logra una hazaña asombrosa: drenará en ti, totalmente, la autentica personalidad de Burt Lancaster».

Hombre y Que viene Valdez, juntas en un solo volumen. Dos enormes historias de acción con un auténtico y profundo trasfondo ético. Tristemente, Elmore Leonard nos dejaba el 20 de agosto de 2013. Se nos fue uno de los grandes. ¿Lo bueno? El gran legado que nos dejó.

Reseña: Disforia, de David Jasso

disforia¡¡¡Bravo!!! ¡¡¡ Lo ha vuelto a hacer!!!

Y eso que, a estas alturas de la película, ya no debería sorprenderme. David Jasso es a día de hoy el autor nacional que más me sigue sorprendiendo. Si te gusta el terror psicológico y aún no has leído nada suyo, no sabes lo que te estás perdiendo. El escritor zaragozano escribe novelas donde el peligro y la emoción se reparten por igual y tiene, además, la capacidad de provocar que tu ritmo cardiaco aumente hasta unas peligrosas 180 pulsaciones por minuto. El placer que provoca leer cualquiera de las pesadillas con las que nos deleita no tiene límites. Describe a la perfección situaciones comunes y les da una y otra vuelta de tuerca. Es, como digo, un perfeccionista de la descripción, se toma su tiempo en narrar un pasaje hasta que te retuerces en tu sillón, inquieto, deseando llegar al desenlace. Sus obras son como unas vacaciones nocturnas en un lugar que crees conocer. Piensas que te encuentras a salvo y… ¡zas!, te atraparon.  Desearás despertar. Suplicarás estar sedado, incluso ansiarás no pertenecer a este mundo.

Esa es, precisamente, su intención: asustarte. ¡Y lo consigue! ¡Y de qué manera! Con situaciones que podrían pasarte en la vida real. Sudas la gota gorda con cada párrafo. Un temblor aquí, un grito allá. No hay un solo minuto de respiro. La adrenalina se dispara conforme avanzas en la lectura… Esto solo está a la altura de unos pocos: de los más grandes.

La novela Disforia está dividida en dos partes. En la primera de ellas, una misteriosa llamada al timbre de la puerta de un alejado apartamento mantendrá al lector en vilo durante más de cien páginas. ¿Cómo puede una situación tan simple provocar tanto pavor? No lo sé. No tengo la respuesta, pero lo hace, créeme. Y en la segunda, la angustia se traslada al habitáculo de un coche accidentado, donde se encuentran un hombre maniatado, una mujer atrapada de cintura para abajo entre amasijos de hierros y una niña pequeña de dos años y medio. Todo esto en un clima nevado. Una imagen desoladora que destrozaría la moral a cualquiera. Los nervios a flor de piel… ¡una vez más! Y entre toda esta angustia, el autor nos narra breves intermedios, como si de una película se tratara. Pequeños flashbacks que nos ayudarán a comprender mejor la historia y por los que iremos atando cabos.

En una entrevista que David Jasso me concedió para una conocida revista literaria, el autor afirmaba que “…apenas surgirán autores nuevos de repercusión y solo habrá chispazos de fenómenos puntuales”. Por su originalidad, él debería pasar a formar parte de esa lista de fenómenos. No es cumplido, es lo que siento. Siento cierta tristeza al saber que muchos lectores optarán por la lectura de un escritor internacional y omita a este pedazo de autor (con mayúsculas). Insisto: no sabéis lo que os perdéis.

Un último apunte, antes de dar por concluida esta reseña. Me alegra saber que la editorial Valdemar haya sido la encargada de la publicación de Disforia. Ojalá que todo vaya bien y se acuerden de otras novelas de este mismo autor que ya están descatalogadas. La portada, por obra del genial ilustrador, Daniel Expósito, es un plus extra para esta maravilla de libro.

Hace apenas unos minutos que he concluido la novela y, al igual que me ha pasado con otras obras del autor como La silla, Día de perros, Abismos y Vidas infinitas, Disforia tendrá más de una lectura.

Gracias, maestro. Permíteme mandarte un aplauso virtual. ¡¡¡Bravo!!! ¡¡¡Lo volviste a hacer!!!

Reseña: Una temporada en Carcosa, de VVAA

unatemporadaencarcosa«El Rey de Amarillo, es una serie de historias vagamente conectadas, las cuales tienen como fondo un libro monstruoso. Argumentos, cuya lectura atraen el miedo, la locura y la tragedia espectral. Leyéndolas, realmente alcanzas alturas notables de terror cósmico… ».

HP Lovecraft.

En 1800, se gestaron algunas piezas eternas para la literatura de Terror. Obras inolvidables, convertidas en papel por autores, quizás inconscientes de sí mismos. Tramas evocadoras que alterarían la tranquilidad “sosegada” del lector constante. Una de las más extrañas fue El Rey de Amarillo, un libro de cuentos del escritor estadounidense Robert W. Chambers, publicado casi al final de este famoso siglo. El libro daba nombre a un juego de ficción con el mismo título que se repetía como un motivo a través de los relatos. Un clásico ya de la literatura sobrenatural.

Robert W. Chambers (1865 – 1933) fue pintor y escritor como sus personajes. Creó algo maravilloso, diferente, lo sabes con tan solo leerlo. Cuando algo es tan homenajeado, calidad por los cuatro costados. Tiene que serlo. Os lo comenté en esta reseña: http://cronicasliterarias.com/2014/03/12/resena-el-rey-de-amarillo-relatos-macabros-y-terrorificos-de-robert-w-chambers/.

En 2012, Joseph S. Pulver, enamorado de esto como muchos de nosotros, decidió editar Una temporada en Carcosa, una antología con relatos de autores del momento, basados en el aterrador mundo creado por Chambers. Joseph S. Pulver, Sr. (1955) es un escritor y poeta, cuya obra se engloba en gran parte en la literatura de Terror, género negro o Fantasía Oscura. Su debut profesional fue con la publicación de su novela lovecraftiana Nightmare’s Disciple. Casi dos docenas de obras cortas de su mano han sido traducidas al francés y japonés. Editorial Valdemar decide ahora que Pulver también sea conocido en España, al menos, como editor.

Una temporada en Carcosa es uno de sus últimos trabajos. Publicada en USA por la alabada Miskatonic River Press, contiene veinte relatos cortos y un poema, todos relacionados con la mitología de Chambers. Si bien no llega a ser una antología perfecta, los relatos buenos, son demasiado buenos. No obstante, Pulver ha logrado reunir una buena variedad de historias, de un grupo talentoso de los autores, donde la locura, la decadencia, y el propio Rey se exploran de varias formas. Algunos cuentos son modernos, otros transitan décadas pasadas. El hilo común que une a todos ellos, es el vínculo entre la demencia y el color amarillo.

Una de mis favoritas es Más allá de las orillas del río Sena (de lectura obligatoria para todo amante del género), donde los celos y la competencia entre dos jóvenes estudiantes de música, crea una debacle demasiado extraña. También me moló mucho la sensación noir del cuento de Gary McMahon, Me ve cuando no estoy mirando. Un relato de cómo un poeta entra en contacto con el mito amarillo.

El Pozo de los Deseos sirve para que Cody Goodfellow muestre al mundo lo bien que cuenta la historia de un protagonista paranoico, enfermo mental, con un pasado inquietante. Pero inquietante, como pocos es el relato de Richard Gavin, El Himno de las Híades, cuyo papel principal, es una historia de locura vista desde los ojos de un niño; y su intento de comprensión de lo que va sucediendo.

Sweetums de John Langan es otro de los diamantes del tomo. Sueños locos y terror, literalmente. Una actriz en decadencia logra un papel en una película independiente. Una cualidad muy onírica aparece en esta historia de la que no pienso desvelar más, para su feliz lectura.

Mensaje encontrado en una habitación de hotel de Chicago, es de las mejores historias de la colección. Un giro interesante sobre el Rey de Amarillo y un “bonito” final. Sin duda, voy a la caza de más trabajos de Daniel Mills.

El elogiado por muchos Laird Barron también tiene su aporte aquí. Un argumento sobre un autor alcohólico y su doble. Barron nunca decepciona, friends.

Una temporada en Carcosa es una antología destacable, y mejor aún, actual y de nuestro amado género literario. Tramas que son algo más que escasas (tristemente) de encontrar en este país. Si eres fan del Rey Amarillo te molará, si eres fan del horror de Lovecraft, te gustará. Si adoras las imposibilidades, pero también las escenas de locura de un personaje frente a lo desconocido, pasarás de lujo por su lectura. Una temporada en Carcosa es en gran medida una introducción moderna a nuestro amado, adorado, y alabado Rey de Amarillo.

Reseña: Hasta el último mar, de Vasili Yan

hasta el ultimo marVasili Yan (1874-1954)  fue un escritor ruso de renombre. Nacido en una familia de maestros, su padre procedía de una familia de sacerdotes. En 1897, Yan se graduó en la Facultad de y Historia y Filologia de San Petersburgo. Vasili Grigoryevich Yantchevetski (Vasili Yan), fue periodista, corresponsal en la I Guerra Mundial, profesor, orientalista experto, viajero y escritor. Autor de una veintena de novelas históricas, destaca entre su producción literaria el ciclo de tres obras que dedicó al imperio e invasiones mongolas: Gengis-Kan (1939), sobre el surgimiento del poder militar mongol y su embestida contra el imperio joresmio; Batú (1942), que se ocupa de la ascensión de Batú, el kan que capitaneará la expansión de los mongoles hacia Europa (números 19 y 22 de la colección Valdemar/Histórica); y Hasta el último mar (1955), que se ocupa de la creación del kanato conocido como «La Horda de Oro» y su conquista de los territorios rusos y ucranianos.

Hasta el último mar es la última novedad de Valdemar Histórica de este gran maestro ruso. El cierre de una trilogía que continua las aventuras del militar Batú, nieto de Gengis-Kan, al que se confía la tarea de afianzar el poder mongol en el noroeste del imperio (el territorio que siglos después se convertiría en la Unión Soviética). Y, sin embargo, el suspense y la intriga son elementos fundamentales en Hasta el último mar.

Es tal la dimensión del fresco histórico plasmado por Vasili Yan, tan numerosos los individuos a cuyos destinos personales nos vemos incitados a atender. Tantos los escenarios, las campañas, las intrigas, las tribus y los reinos cuyo futuro entra en suerte, que los cuatro grandes rasgos que siempre hemos sabido de las invasiones mongolas, en poco, son visualizados por nuestros ojos inmersos en los acontecimientos.

Hasta el último mar gusta porque es una novela histórica, realista y marcadamente épica. Los acontecimientos de la trama, responden a lo ocurrido en este choque entre la Estepa y Occidente. Los materiales que utiliza Yan en esta trilogía son el equivalente ruso a los romances o cantares de gesta de occidente. Uno de cuyos temas principales es la lucha de los pueblos rusos contra los tártaros y nómadas de la estepa. Guerreros legendarios oponen una resistencia homérica al destructivo avance mongol. Pero se hace inevitable un final glorioso, un desenlace que retumbó en los confines de los tiempos, cuando la Horda de Oro mongola invade Rusia, destruye Kiev y avanza hacia Budapest.

La alarma reinando en la lejana y libre Nóvgorod, los arroyos alegres y melodiosos de la ciudad escarlata, la silenciosa Yulduz-Hatún, junto con su fiel esclava china Yi Lia-he, ¡No entregaremos Kiev, lucharemos junto a nuestros hijos y mujeres! El rey de los paganos tártaros y el denominado traidor romano, la idea de llegar y conquistar la seductora Roma, el comienzo de la discordia a las puertas de Trieste, una gran conspiración de principes mongoles y grandes jefes militares para con Batú-Khan. El sugerente Abderramán y la Adivinadora…

Hasta el último mar es el esperado cierre de la trilogía de Gengis Kan. Para quién se lo esté preguntando: sí, es un volumen que narra una historia completa, puede leerse independientemente del resto. Aun así, lo ideal es hacerse con la obra al completo, la obra más famosa de este autor, escritor de novela histórica pero poco conocido en Occidente debido a que la mayor parte de su carrera literaria se desarrolló durante la era soviética.

Se ve a simple vista que Yan sentía una gran fascinación por la historia del pueblo mongol. Dicen que le llegaba muy al fondo de su alma la idea de contemplar las espléndidas ruinas de un mundo antiguo, arrasado siete siglos atrás por una imparable horda de jinetes.

Un trabajo de investigación y documentación magnánimo. Yan dedicó gran parte de su vida a esta joya de novela histórica que por fin podemos tener/leer/poseer en nuestra biblioteca gracias a Editorial Valdemar. Gengis-Kan (1939), Batú (1941) y Hasta el última mar (1954); obras indispensables. En mi humilde opinión, lo mejor que se ha escrito nunca sobre el pueblo mongol. Era, que el cine tiene tan desaprovechada.

Reseña: El Rito, de Laird Barron

el-rito-laird-barronUna colección como la que mantiene en el mercado Editorial Valdemar, la denominada Valdemar Insomnia, es algo que esperaban muchos fans del género de Terror desde hace tiempo. Desde las inmemoriales colecciones de Martínez Roca, no teníamos en nuestras librerías títulos tan actualizados de este nuestro querido género. Todo esto sin contar, claro está, el sello de la misma editorial Valdemar Gótica, que eso ya son palabras mayores.

La cuestión es que ahora sí título tras título vamos teniendo obras actuales nada desdeñables con la idea de mantener al lector inquieto, aún más inquieto, en su querido sofá junto al calor dulce, artificial o natural, del invierno.

Con gran éxito entre ciertos círculos, y con una vida casi nómada digna del dios del Terror marítimo W. H. Hodgson, Laird Barron, autor natural de Alaska, ha gastado más de una década de su vida contribuyendo con cuentos a una serie de revistas y antologías. Muchos de sus más notables esfuerzos se han reimpreso en grandes colecciones al otro lado del charco. Las cuatro ediciones del año de The Best Horror of the Year, editado por Ellen Datlow, es un ejemplo de ello. Laird Samuel Barron (1970) es un premiado autor y poeta, cuya gran parte de su obra se inscribe en los géneros de horror, noir, y fantasía oscura. También ha sido jefe de redacción de la revista literaria online Melic Revisión. Ahora vive en New York.

Sus esperada novela por estos lares El Rito (The Croning), cumple con creces las expectativas. Por delante, el horror en la lectura. Aunque catalogaría esta obra como una deliciosa fantasía oscura, delicada y en muchas ocasiones, devastadora. Una visión muy personal del venerable cuento de hadas de la hija del molinero y el enano.

Se abre la trama con un primer capítulo situado en algún momento de un extraño pasado, en un lugar perdido de la Europa medieval. Un suceso raro que deja con las piernas colgando a más de uno. Para llevarnos después al México de los 50s, donde Don Miller y su esposa están disfrutando de unas vacaciones remuneradas. Su esposa es antropóloga, él geólogo. De pronto, Michelle es requerida para una inesperada conferencia sobre unas ruinas que acaban de descubrir. Pero no regresa. Don, pasadas unas horas, empieza a preocuparse y emprende entonces un viaje, una aventura hacia el… Abismo.

Con un comienzo muy al estilo pulp, todo el relato empieza a retorcerse de forma preocupante. Tanto que entras de lleno en el suspense y sientes que no puedes escapar con facilidad. Se establece en ocasiones un tono enfermizo, y nada de lo que supones que pasará, ocurre. Se van sucediendo entonces más capítulos con saltos temporales que aclaran ciertas partes de la narración. Una conversación de antropología más que sugerente con Bronson Ford, dos federales certeros sobre la sombra de Don, ciertas ideas de su abuelo que no conocía… O sí. Estaba en su sangre, ¿no? Una zona de acampada propuesta donde el espeso follaje no dejaba ver “el bosque”. La mansión Wolverton junto al precipicio. Don Miller, adentrado en el horror de una búsqueda angustiosa, resulta que ya vivió ciertas escenas de ese pasado. Pasado del que nada recuerda. Tuvo que abandonar esa vida aburrida de despacho y legajos para mantener su posición como asesor de una importante compañía. Para “descansar eternamente” en una gran casa heredada. Una enorme mansión donde nada es lo que parece. Nunca lo fue, ahora que su memoria vuelve a recargarse… Hay algo en ella que se muestra solo a medias.

El Rito es en ocasiones, un libro de acción, en otras, un relato detectivesco, y por encima de todo, una novela que recuerda a la mejor esencia escrita de los títulos de Lovecraft. Un argumento de los mejores que he leído en mucho tiempo. Lo mejor de la trama es lo que vamos descubriendo poco a poco. Esa segunda interpretación de los hechos que se inyecta en tus venas como un veneno, cuya realidad es muy difícil dejar de lado en tu día a día. Es decir, mientras no lees.

Una enorme criatura para un buen libro de Terror. Influencias de los mejores: Lovecraft, Howard, Stoker o incluso Stephen King en aquel relato La guarida del Gusano Blanco. El Rito es una novela indescriptiblemente íntima de horror cósmico también. Desde el oscuro fantástico cuento de hadas con el que se abre, the-croning-laird-barron-01hasta el mismísimo y apoteósico final con un creciente clímax, y cantidad de incertidumbres para tu corazón.

Laird Barron es un hábil novelista y profesa mi género favorito. Un autor ganador del glorioso Premio Shirley Jackson. Nominado al Sturgeon, el Internacional Horror Guild, World Fantasy y Locus. Barron propone un título ideal, muy recomendable, para esos lectores inquietos que se aburren con las historias (de las que hoy se publican muchas) que en realidad, cuando las desglosas, no dicen nada. De las que nada queda.

Las mejores historias son las que siguen pensando en ellas, mucho tiempo después de ser leídas. El Rito, por ejemplo.

Reseña: Hiperbórea y otros mundos perdidos, de Clark Ashton Smith

HyperboreaDa gusto ver como hay una editorial que mira por nosotros. Editorial Valdemar sigue al pie del cañón deleitándonos una vez más con cada nueva publicación de estos diamantes en brutos que conforman el sello Valdemar Gótica. Libros para el recuerdo, joyas para las mejores librerías que se precien, textos perdidos que contienen hechos extraños, dimensiones paralelas o inexploradas en las que perderse y seres abominables por doquier. Quién tenga ya en su colección más de un título sabe a lo que me refiero. Por que sinceramente, no creo que ningún lector tengo un sólo ejemplar del sello Gótica. Quién tiene uno, sea el titulo que sea, quiere más. Repite.

Como indispensable es para el buen lector un autor de género como Clark Ashton Smith. Su Zothique (ya reseñado aquí) y ahora Hiperbórea y otros mundos perdidos: una serie de historias cortas que tienen lugar en el entorno prehistórico ficticio de Hiperbórea. Un ciclo, un entorno donde Smith va de la mano con unos importantes amigos escritores. Me refiero a nada más y nada menos que H.P. Lovecraft y Robert E. Howard y sus obras vinculadas a este universo.

Lovecraft escribió a Smith en una carta fechada en 1929: “No debo retrasar al expresar mi alegría delirante poco menos que en el cuento de Satampra Zeiros (cuento incluido aquí), sitio de una atmósfera que puedo ver y sentir y oler la selva alrededor de inmemoriales congregados, que estoy seguro que deben estar enterrados hoy en el hielo glacial cerca de Olathoe, en la tierra de Lomar”. Poco después, Lovecraft incluiría al primigenio Tsathoggua de Smith en su relato El Montículo.

Hiperbórea y otros mundos perdidos mezcla horror cósmico con una buena ambientación en una Edad de Hierro. Añadiendo como tormento para sus seres vivos una inminente Era Glacial que amenaza con acabar con toda la vida en el continente hiperbóreo. Una gran cantidad de otras deidades desempeñan papeles importantes en el ciclo; el más importante el dios-sapo Tsathoggua, que mora en el monte Voormithadreth. Otro dios “encantador” es Yhoundeh. Ciudades delirantes como Uzuldaroum y Commorión. La Caverna de Arquetipos. Ciudadanos casi eternos como Athammaus, Eibon, Satampra Zeiros o la Sibila Blanca de Polarion. Hiperbórea es un continente legendario en el Ártico, antes de que se encontrara abrumado por el avance de las capas de hielo del Pleistoceno. Hiperbórea era cálido y fértil con exuberantes selvas habitadas por los últimos restos de los dinosaurios. Una raza de bípedos-yeti conocidas como los Voormi poblaban Hiperbórea, pero fueron eliminados por los primero hombres que llegaron desde el sur.

Los primeros pobladores de Hiperbórea adoraron al dios-sapo Tsathoggua, más tarde, se decantaron por deidades más convencionales como Yhoundeh, la diosa alce. La Puerta de Saturno es el dulce relato donde se narra como Yhoundeh era la deidad adorada en los últimos días de Hiperbórea. Los sacerdotes de Yhoundeh también prohibieron el culto de Tsathoggua, y sus inquisidores castigaban a los herejes. En La historia de Satampra Zeiros, Smith cuenta que Uzuldaroum se convirtió en la capital de Hiperbórea después de que los primeros hombres dejaran Commorión. Fue el último núcleo de población en Hiperbórea antes de que los glaciares arrasaran el continente. Los siete Geases, son una serie aterradora de picos de ébano, en los que se cree se ocultan cantidad de laberintos y túneles ocultos. Las montañas Eiglofianas cruzan el centro del continente hiperbóreo, con un rango que se extiende al sur y otra al este.

Y’quaa es la morada de Abhoth, la Fuente del Deseo. Está conectada indirectamente con la Caverna de los Arquetipos. Atlach-Nacha se originó aquí. Y’quaa podría ser el verdadero hogar del enigmático Ubbo-Sathla. La Caverna de los Arquetipos es una vasta entraña en la tierra habitada por los arquetipos espectrales de los inicios de la vida en la Tierra… Los Voormis son humanoides de piel cubierta de color y tres dedos. Ellos habitaban bajo tierra y adoran al dios Tsathoggua. Después fueron eliminados por otros pobladores. Los Gnophkehs son caníbales humanoides que antes eran residentes de Hiperbórea antes de ser conducido a Lomar por los Voormis. Fueron conducidos al exilio en los desechos frígidos de Polarion, donde posteriormente fueron invadidos por las gentes de Zobna. Descritos como cubiertos de gruesa piel, pelo enmarañado con grandes orejas protuberantes y narices proboscidios, sobreviven y adoran al Gran Viejo Rhan-Tegoth e Ithaqua…

Hiperbórea y otros mundos perdidos es un genial compendio que recrea un mundo que fue y que ya no es. Físicamente, una antología de dieciséis relatos que inspiraron a maestros como Lovecraft y Howard y otros tantos, pero que enmarcaron a Clark Ashton Smith como uno de los maestros escritores pensantes con dones absolutos de Creador de Mundos. Una virtud terrenal que muy pocos han tenido.

Hiperbórea y otros mundos perdidos es otro indispensable. No me gusta contar demasiado de un libro de relatos tan bueno. En nada, puedo «spoilear» mucho. Este libro hay que disfrutarlo. ¿Mi recomendación? Todos los relatos tienen “su cosa”. ¿Mis preferidos? El demonio de hielo, El morador del abismo y Las mujeres flor, por lo que suponen.

Genial traducción de Marta Lila Murillo, como siempre. Evocadora introducción de Jesús Palacios, una vez más. LIBRO JOYA. Diamante en bruto.

Regalazo para estas fechas.

Reseña: Brujas, sapos y aquelarres, de Pilar Pedraza

BrujasSaposAquelarres— Tengo curiosidad por leer a Pilar Pedraza –me dijo un amigo un día.

— Cómo, ¿no la conoces? ¡Pero si es la mejor autora de género que tenemos en este país! «La dama del gótico español» -aseguré.

Y aun hoy sigo sin entender como Pilar Pedraza, doctora en Historia y profesora de Historia del Cine en la Universidad de Valencia, y escritora con tan alta calidad artística puede pasar desapercibida para muchos. Sobre todo, para los que dicen entender del género de Terror.

Con cantidad de ensayos buenísimos como La bella, enigma y pesadilla (1991), Máquinas de amar: secretos del cuerpo artificial (1998) o Espectra: descenso a las criptas de la literatura y el cine (2004), es sin duda, una gran autora a seguir. Aunque de su obra narrativa es la más destacable y de la que mejor puedo hablar. Obras que han marcado mi forma de escribir como La fase del rubí (1987), Paisaje con reptiles (1996), Piel de sátiro (1997), Arcano 13, cuentos crueles (2000) oLa perra de Alejandría (2003).

Denominada como escritora de culto y comparada en ocasiones con la novelista británica Angela Carter, en mi opinión, puedo decir que Pilar Pedraza tiene un estilo muy propio. Casi tres décadas después de leer su primer libro, vuelvo a sentir emociones fuertes con la lectura de Brujas, sapos y aquelarres, pese a ser un ensayo, por su escritura y por que es capaz de aportar adicción a un género y mucho más.

Además, como no la voy a querer, si tuvo el detalle, como persona alta inefable que es, de recomendar y citar mi primera novela.

La labor investigadora de Pedraza se centra en tres campos: el arte y la sociedad del Renacimiento y el Barroco, el Cine y la misoginia. Le gusta explorar las distintas facetas del miedo y la fascinación que provoca en el hombre la imagen de la mujer siniestra. De ahí su Venus barbuda y el eslabón perdido (2009), de ahí esta genial Brujas, sapos y aquelarres.

Aunque me siento como si fuera la primera vez, me atrevería a decir que los ensayos de Pilar Pedraza contienen elementos que los hace únicos y de valor incalculable. Es difícil para mí reseñar un libro de ensayo, pero el tema era tan atractivo: aspectos como la brujería antigua, la pintura barroca o el cine de género con brujas, cantidad de ungüentos narrativos y curiosidades…; todo narrado de forma magistral y atrayente.

Se nos habla de misticismo, de leyendas clásicas y de brujas divinas. Cristianismo corrompido, los procesos de la inquisición, la brujería vasca o el terrible acontecimiento de las brujas de Salem. Un genial libro que te lleva de la mano como si asistieras a un recorrido histórico, bien documentado y plagado de sentencias que te pondrán el pelo de punta. Tan bien narrado, que después de leer Brujas, sapos y aquelarres sientes haber asistido a una serie de conferencias sobre “esas mujeres malvadas/incomprendidas que brillaron/sucumbieron al influjo de la luna y noches de tinieblas en movimiento”.

Leer Brujas, sapos y aquelarres es como obtener una titulación sobre este subgénero.

Hoy en día es casi imposible imaginar los escritos de Pilar Pedraza fuera de una editorial tan maravillosa como es Editorial Valdemar. El matrimonio es perfecto. Los mejores títulos de Terror y la mejor autora gótica de este país y posiblemente del Viejo Mundo, una comunión ideal. Obras maestras que nadie debería perderse. Leer los libros de Pedraza es aprender sobremanera.