Archive for ECC Ediciones (Cómic Europeo)

Reseña: El Coyote, de Hermann e Yves H.

elcoyoteHermann Huppe nació en 1938 en la zona de pantanos de Bélgica. Su infancia olía a guerra. Su adolescencia pronto quedó marcada por el deseo de salir pronto del país y aprender un oficio como carpintero, arquitecto o diseñador… A los 17 años llegó a Canadá. Pero aquel joven, a pesar de haber tomado cursos de dibujo en la Academia de Bellas Artes en Saint-Gilles antes de viajar, ni siquiera tenía intención de dedicarse a las tiras de cómics tan de moda en aquellos años. Sin embargo, una circunstancia ideal ocurre en su vida. Se entera que su hermano Philippe Vandooren (que en un futuro llegaría a ser director editorial de la famosa Dupuis); dirigía una revista para “jóvenes exploradores”. Hermann les entrega un relato y a partir de entonces, entra en el mundo del cómic por la puerta grande. Vinieron otros trabajos, pero cuando Hermann comenzó una nueva serie con Greg, el muy occidental Comanche, cuya publicación se inició a finales de 1969 y diez años más tarde, ya contaba con su acérrimo público. Hermann no para y cuenta desde entonces con toda una prolífica obra, donde destaca también Jeremías (Dupuis) y otras tantas historias de temas apocalípticos o post-atómicos, donde sus guiones tienen ese algo que no sé qué, que qué sé yo, que molan.

elcoyote02Como El Coyote. Donde se demuestra todo esto en un relato corto pero tremendamente profundo con muchas connotaciones a tener en cuenta, intenso como pocos. Entras de lleno en la acción. Apenas coges aire y ya encuentras ramales y consecuencias de la vil existencia del hombre en la Tierra. Donde para ello, se rodea de otro grande de la “bande dessinée” como es Yves H. Su hijo. Pero otro autor que cayó en la olla de los cómics desde que nació. El cual alcanza pronto una carrera profesional como dibujante, en especial, grandes participaciones con su predecesor, donde alcanzara éxito con la obra publicada por Dupuis en 1995 llamada Le secret des hommes-chiens (El secreto de los hombres perro). Joya muy recomendada que algún día espero leer.

Bien. Qué cuenta El Coyote. Un par de paradas después, una pareja que va trazando un viaje agotador a través del desierto, consigue llegar al poblacho de la frontera. Un lugar vacío en un principio, con seres inertes como humanos andantes, cuya sangre les resbala por los orificios naturales, sin apenas color que demuestre elcoyote03que realmente están vivos. ¿Una enfermedad? ¿El fin del mundo? No lo saben. Pero han llegado al lugar adecuado, o eso creen. Agotados de todo, han decidido cruzar la frontera, y descubren gradualmente la atmósfera sombría del lugar que esperaban como un nuevo edén y que no se le parece un ápice. Mal augurio, vámonos, dice ella. Tranquila, vamos a ver primero, dice él. Las personas no hablan, apenas se mueven, cadáveres suspensorios… Sam consigue quedar con aquellos que los ayudarán a cruzar la frontera. Samantha sigue pensando que todo irá mal. No le gustan esos tipos de negro. No le gusta la situación de los que desaparecen en la penumbra donde se oyen disparos una vez se alejan…

El Coyote, esta nueva colaboración de padre e hijo (los Hermann), se llevó el gran Premio de Angoulême 2016 a toda una trayectoria. Un obra corta pero de enorme calidad por lo que supone, las metáforas que evoca, el mal cuerpo que se te queda, con una dura realidad con muchos flecos como alegorías de la vida actual. Un elcoyote04estilo potente de dibujo pictórico y colores densos. Una obra donde los autores nos entregan a una película de suspense, un thriller de atmósfera siniestra y cielo opaco que no puedes parar de leer. El malestar casi en cada página. Otra joyita que publica ECC Ediciones en este pequeño rescate que está haciendo del buen cómic europeo. Otra súper recomendable obra al igual que la anterior también publicada por la editorial, la curiosa Estación 16.  Historias a las que estoy enganchado, que rememoro cada poco, y que en cuanto se publican corro como galgo tras conejo.

Son toda una experiencia.

Reseña: Ideas Negras, de André Franquín

??????????????????????????André Franquín es, sin duda, el gran maestro de la llamada “Escuela de Marcinelle”, el grupo de artistas que trabajaron para la revista Spirou durante su apogeo entre los años 50s y 60s. Una verdadera leyenda en el mundo del cómic europeo, Franquín ganó innumerables fans por su trabajo de campo como el artista del ridículo Gaston Lagaffe, como el autor de algunos de los mejores episodios de la serie Spirou y Fantasio, y como el creador de uno de los animales más extraños del mundo del noveno arte: el Marsupilami.

En 1948 y 1949 acompañó a Jijé y a Morris, en un viaje a través de USA y México, durante la cual siguió enviando páginas de Spirou a Europa. Franquín pronto encontró su propio estilo en sus historias para Spirou, y dio forma a la serie para las décadas venideras. Después, comenzó a hacer historias más largas, que empiezan con Il ya Sorcier ONU à Champignac en 1950, donde presentó una gran variedad de nuevos personajes secundarios a cada tira que elaboraba y también fue en esta época de esplendor donde inventó la ciudad de Champignac y sus habitantes, y también a ese animal de cola larga tan querido por todos.

Franquín era su peor crítico. Con el paso del tiempo, se sentía cada vez más alejado de IDEAS NEGRAS01 (280x133)Spirou hasta que lo dejó. Franquín sufría con frecuencia depresiones. Pero como todo momento en un creativo debe ser aprovechado, de este lado más oscuro surgió la serie de humor negro Ideas Negras. Comenzó a experimentar con chistes gráficos, como autógrafos divertidos y extraños monstruos en fondos llenos de oscuridad.

En 1977, Franquín colanzó el suplemento satírico Le Trombone Illustré con Yvan Delporte. Allí, creó su primera Ideas Negras. Tras la cancelación del suplemento, estos gags de humor extraño siguieron apareciendo en diferentes publicaciones de la época con gran éxito comercial, hasta que diferentes editoriales comenzaron a editarlas y reunirlas en un sólo ejemplar para su venta.

IDEAS NEGRAS02 (280x139)Elevado al olimpo de la bande dessinée, André Franquín supo analizar los aspectos menos favorecedores de la naturaleza humana a través de esta serie. Pocos temas escaparon a sus brillantes gags: conflictos bélicos, religión, mercantilismo, la tecnocracia…

Estas tiras cómicas destilaban un humor tan negro como la tinta que utilizaba para plasmar sobre el papel una obra más vigente que nunca, ahora recuperada a través de esta edición integral por parte de ECC Ediciones en un cómodo y ejemplar tomito.

André Franquín (1924-1997) fue uno de los autores de cómic más importantes de todos los tiempos. Hay que saber de él para entender el cómic europeo que tanta potencia y polémica desprende hoy en día. En 2001, una plancha original de El nido de los marsupilamis (Le Nid IDEAS NEGRAS03 (280x164)des marsupilamis, 1960) alcanzó los 164.700 euros en una subasta.

Obras como Spirou y Fantasio, Tomás ElGafe, e Isabel ya fueron publicadas hace tiempo en este país. Después de conocer Spirou y teniendo leídas estas Ideas Negras, Franquín siempre deja con ganas de más. Un saborcillo raro, un regusto e intriga imperecedera que hay que volver a saciar pronto. Esperemos que ECC se anime con más títulos de uno de los grandes del cómic francobelga.

Reseña: Antología poética de El Papus. Hombre Rico, Hombre Pobre

hombre_pobre_hombre_ricoGracias a las revistas satíricas que empezaron a despuntar en nuestro país a finales de los 70s (sí, cuando llegó la tan ansiada Democracia), gracias a la libertad de expresión escrita que se creó, grandes autores de nuestro país pudieron dar rienda suelta a su calidad artística.

Una de las revistas que más llamaron la atención por su descaro (libertad que necesitábamos para apuntarnos a la modernidad del Mundo), fue El Papus, subtitulada de un modo extraño Revista satírica y neurasténica. Un semanario de humor satírico publicado en España por Ediciones Amaika con periodicidad semanal que duró la friolera de trece años. Las obras que allí aparecían hacían gala de un humor novedoso y duro, con una estética gráfica muy informal, dibujo basto y texto abigarrado, que incluso llegó a ser calificada con el sobrenombre de “viñetas feístas”, completándose de lenguaje desvergonzado, directo y valiente. Si todos tenéis en mente lo que hoy en día sería (bueno, no hoy en día precisamente pero sí unos años atrás), El Jueves, era exactamente eso. Autores, historietistas que llegaron lejos: Antonio Franco, Joan Segarra, el maestro Vázquez Montalbán, el gran Carlos Giménez, Já, Gin o Ventura&Nieto, entre otros muchos.

hombre_pobre_hombre_rico03El Papus fue suspendida en 1975. Una nueva sanción en 1976. En 1977, un grupo armado mandó un paquete explosivo a la sede de la revista. Murieron personas y heridos por doquier. Gente que sólo hacía lo que más le gustaba. A raíz de este atentado, la agresividad de El Papus muere paulatinamente, dándose por finalizada la gran época de la revista. Las “cositas” de la gente que no tiene dos dedos de frente en este país…

En 1978, el Salón Internacional de Lucca le concedió el Premio Yellow Kid.

Cuando ECC Ediciones informó de una nueva colección, Antología poética de El Papus, destinada a recuperar las mejores historietas de una revista mítica de los tiempos de la Transición Española, grandes momentos de risas afloraron en mí. Durante mi época temprana de instituto, por las tardes pérdidas del no estudio y la hombre_pobre_hombre_rico04vagancia, iba a casa de un amigo cuyo hermano compraba este tipo de revistas. En los tiempos muertos, se me podía encontrar en aquella casa, en aquella habitación, riéndome a carcajadas, partiéndome la caja, mientras leía las aventuras de Hombre Rico, Hombre Pobre o los grandes leñazos que endiñaba Sor Angustias de la Cruz, cuya primera publicación de esta mini colección ha sido todo un éxito.

¿Tiene que ver el titulo de la historieta con la famosa novela de Irwin Shaw? Por supuesto. En cierto modo. De la única forma que pudiera tener relación una oveja y una cabra que come papeles cuando tiene yerbecita fresca junto al prado.

En Hombre Rico, Hombre Pobre, Já, el historietista saca a relucir una vez más su corrosivo sentido del humor. Páginas con pequeñas historias a una sola página de gran intensidad. Já contrapone en sus argumentos los más dementes y diversos hechos, desde el caso de una parturienta pobre que se ve obligada a dar a luz en la cuneta y nadie la quiere recoger por miedo a que se manche la tapicería, tanto hombre_pobre_hombre_rico02en cuanto el caso de una rica, a la que le tienen que extraer de la vagina, con todos los lujos, una botella de Coca Cola. Asuntos controvertidos, un militante del PCE que es condenado rápidamente por  comprar una pistola el día del golpe de estado. El caso de los golpistas, en el que la Justicia no fue tan rauda e implacable (al menos, según Já). Já es un guionista y dibujante que va al límite pero que antepone casos que aún hoy en día muchos pensamos que se siguen dando. Siempre que siga habiendo tanta diferencia entre ricos y pobres, claro está. Hecho cada vez más en boca de todos para nuestro desdén.

El mejor episodio, sin duda, es el del un comandante ordenando a sus militares a llevar a cabo un golpe de estado siguiendo un manual que sostiene entre las manos. Lo que me he tenido que reír…

La colección Antología poética de El Papus está dirigida por Antoni Guiral, y nace con la idea de estar arropada por actividades paralelas y acciones diversas que ECC Ediciones irá anunciando a medida que se vayan publicando los diversos títulos.

Antología poética de El Papus: Hombre Rico, Hombre Pobre es historia nuestra. Como te la vas a perder.

Reseña: Estación 16, de Hermann e Yves

estacion_16Hermann Huppe es una leyenda del cómic europeo. Después de haber sido responsable de series como Comanche, Jeremías y Bernard Prince, entre otras, en los últimos años se ha asociado con su hijo Yves; y a pesar de que Hermann tiene algo más de 75 años, el maestro no parece tener intención de disfrutar de su pensión, y tener que abandonar la pluma.

Estación 16 es una de sus obras más recientes. Una trama siniestra, donde el terror va acompañado del mejor suspense, en el mismo lugar alterado por las inmensas heladas que disfrutáramos en el genial film La Cosa, de John Carpenter.

La desolada isla rusa de Nova Zembla, famosa actualmente por ser un lugar abandonado, lugar desolado por culpa de las pruebas de bombas atómicas y por tener el cráter aún, de la bomba de hidrógeno más grande conocida por el hombre.

estacion_162My friends, la pregunta es obligatoria y para todos: ¿quién sabe qué clases de sucesos o efectos están produciendo esos átomos podridos en el aire? ¿Esos restos que aún permanecen concentrados y que se alinean con el continuo espacio-tiempo local?

Los hechos de Estación 16 suceden en 1997, con el soldado novato Gregori destinado en este puesto de avanzada de mala muerte. Él y sus compañeros reciben una extraña señal de otro puesto de avanzada que debería haber sido abandonado allá por los años 60. Comienza así un enredado misterio que implica en primer lugar realizar una avanzadilla de reconocimiento al lugar maldito, darse de bruces con el horror, el apocalipsis ártico, viajes en el tiempo, y soldados zombis de ojos huecos en lo que parece ser un sitio para…

estacion_163Y hasta ahí puedo contar.

Estación 16 es un álbum de tapa dura bellamente diseñado por ECC Ediciones para el lector español. Todo un libro ilustrado con una gran historia, una zona crepuscular para el buen amante de clásicos del terror con argumento que recuerda a La Cosa (como ya os he dicho), La niebla, de Stephen King, o incluso le veo semejanzas con el guión de El proyecto de la bruja de Blair. La tensión es igual de buena, es la misma, te mantiene con los ojos abiertos páginas tras página.

ECC se estrenó con este titulazo en el corte de la BD francesa. No cogió una obra cualquiera para hacerlo, sino la última publicada de uno de los autores más renombrados del panorama franco-belga, el veterano dibujante Hermann. estacion_164Acompañado de un guionista que apunta alto como es su hijo Yves. Obviamente, lo hicieron bien, Hermann es un valor seguro. Pero ahora queda mantenerse. Que este sea un paso para que las editoriales sigan apoyando al cómic europeo para que nosotros, los del otro lado, podamos deleitarnos con grandes historias que se publican en el Viejo Mundo.

Historias como Estación 16, la cual estoy encantado de haber leído/vivido.