Archive for Alberto Santos Editor

Reseña: La Baronesa, de Ralph Barby

La BaronesaRecuerdo, cuando era bastante más joven, una novela que me causó tal impacto que aún hoy me viene a la memoria lo macabro de la historia. La obra se titulaba La semilla del diablo y trataba de un matrimonio que se mudaba a un nuevo hogar. Allí, una pareja de ancianos se convertía en sus nuevos vecinos, unas personas de apariencia adorable que se ofrecían voluntarios para ayudar a la pareja a concebir a su futuro hijo, aconsejándoles con semillas, ungüentos y toda clase de remedios para que el bebé viniera al mundo fuerte y saludable. Lo que Rosemary ignora es que el propósito de sus nuevos vecinos es tejer un plan para el nacimiento del Anticristo.

Al igual que en la conocida novela de Ira Levin, Ralph Barby nos advierte de la llegada de un ser demoníaco a la Tierra: un vampiro. En este caso, y al contrario de lo que sucediera con el conocimiento de Rosemary, Luise, la protagonista de la novela del autor catalán, es consciente del alumbramiento de su futuro hijo, de hecho, La Baronesa, cargo que ejerce en la obra, contrata a todo un equipo de personal médico especializado en un asunto que lleva con riguroso secreto y que está comandado por el recientemente galardonado con el prestigioso Premio Nobel de Medicina.

Luise es una mujer acostumbrada a conseguir todo lo que desea. Su increíble belleza la convierte en deseo irresistible para los hombres y su implacable dominio de seguridad la dota de una virtud observada a menudo con envidia por el resto de personas. Pero no todo ha sido un camino de rosas para La Baronesa pues, cuando apenas era una cría, tuvo que huir de Alemania junto con su padre, víctima del nazismo y afincarse en su Barcelona natal, donde se convierte en una persona poderosa, dueña de una importante multinacional farmacéutica. Pero también da muestras de un orgullo infinito, algo que puede costarle la vida…

La Baronesa es una novela de terror gótico que hace referencias a muchas obras clásicas: imposible no recordar a Drácula o, por lo parecido del asunto, a la mencionada La semilla del diablo.

Es una obra cortita, apenas llega a las trescientas páginas, y es otra de esas novelas que no te gustaría terminar nunca. Muy entretenida y su duración es la justa, no sobra nada, y nada más debería añadirse. En este sentido, me figuro que el trabajo de corrección debió ser intenso, puliendo una cosita por aquí, quitando otra por allá. Muy buena obra publicada por Alberto Santos Editores. Y, pese a que se trata de un reconocido autor, algo que supe buscando información por Internet, debo admitir que nunca había leído nada de Ralph Barby. Dicen que esta es su novela más ambiciosa. No lo sé, pero pienso averiguarlo. Leerla ha sido como reencontrarme con el nacimiento del mal que tantas buenas horas me han hecho pasar, bien en lectura o en el cine.

Ralph Barby se ha ganado mi respeto, mi admiración y mis ganas de leer más obras suyas. Espero que a usted, que lee esta reseña, le ocurra lo mismo.

Recuerdo el excelente rol de Mia Farrow como Rosemary en aquella inolvidable película y me pregunto quien encarnará a La Baronesa en la gran pantalla. ¡Ojalá que algún día no muy lejano se concrete la adaptación de este novelón!