Archive for Cazador de Ratas

Reseña: Anoche soñé con Glenn Gould, de Nieves Abarca

¿Un libro de poemas de una autora que ha tratado en sus otras obras su interés por lo criminal? Eso me llamó mucho la atención. Luego el nombre de uno de los grandes pianistas del siglo XX. Glenn Gould, sobre todo se centró en la obra de Bach. Sus versiones de las Variaciones Goldberg o las Suites son muy conocidas. Era una persona extraña, tocaba sentado en una silla vieja con el rostro a la altura del teclado mientras tarareaba la pieza que estaba ejecutando. Fue uno de los grandes del piano.

El título del libro sale del principio de este poema:

Quiero recordar que soñé con Glenn Gould.

Creo que soñé,

no me acuerdo demasiado bien, lo siento.

Soñé que jamás había existido.

Que sus grabaciones eran falsas,

sus murmullos, su locura.

Esa singularidad la tendrá también nuestra autora en su corto libro de poemas. Nieves Abarca no tiene temor de explorar los recovecos del miedo. Ella lo estudia como un científico, fijando las muestras bajo un cristal para su visualización. Toma nota de la información, la viscosidad de la sangre, la intensidad del sufrimiento, la soledad, la venganza y al hacerlo, se lleva el elemento del miedo de ellos. El lector lo visualiza todo de otra manera. La muerte y el sufrimiento no son nada que temer más que meros elementos de la condición humana. Es en nuestra aceptación donde la poeta nos da una nueva profundidad de la experiencia. Estos poemas llegan a la oscuridad horrible que tememos en nuestro interior. Con ellos captamos mejor el sufrimiento reflejando en muchos de ellos estados de ánimo. Nos damos cuenta de que los monstruos han estado con nosotros todo el tiempo. Ellos permanecen en el interior de nuestra mente.

Es un simple libro de poemas. No tiene otro objetivo. Su autora en sí no parece buscar nada, solo escribir unos hermosos y tétricos poemas envueltos entre referencias musicales y del mundo del cine. En algunos versos usa un tono bíblico que recuerda a las profecías apocalípticas. También guiños al sexo y cuentos populares, pero siempre con ese fondo tan melancólico y siniestro. Dentro de esa oscuridad se puede admirar la belleza narrativa, hay versos que parecen no encajar, pero es lo que los hace especiales. Con un vocabulario culto os irá atrapando en lo que es verdaderamente importante: que sintáis la misma emoción que siente ella.

Mis manos,

El color. Es rojo.

Rojo bermellón. Rojo escarlata,

Rojo Carmesí.

Es rojo Chanel.

¿No es hermoso?

Me ha gustado, me ha gustado mucho. Y sí, lo encontré bello, elegante. Cuando un autor tiene algo que contarnos da igual en qué forma lo haga. Verso,prosa, poema, relato, fábula…

Reseña: Cántico por un Alma, de Virginia Pérez de la Puente

Ya no quedaba nada de la antigua reina Eanwa. De aquel lugar que antaño fuera el corazón del mundo, solo permanecía un circulo de rocas torcidas que gritaban de miedo y de dolor. Un niño sentado en el centro del circulo las escuchaba, sabía que muy pronto acabaría hablando la lengua de las piedras, de los árboles, de la tierra, del agua y el fuego y del aire. Cuenta una leyenda que los milenios de sombra, de sangre y de muerte terminarán con la llegada del Anunciado. Derrotará a la Dama negra devolviendo la luz y liberando a los annuyim. Saeth, Señor de Cralewand, el siervo más leal de la oscuridad, que vive en la torre de piedra negra, tiene la intención de que eso no se cumpla terminando con la vida del que fue su mejor amigo. Tres mil años lleva dominando la Dama de Negro. Nadie la ha visto nunca. Saeth es el único que dice escuchar su voz. Ya nada es igual desde la caída de los nueve. El continente de Eanwa se prepara para la lucha y proteger a aquel que según la profecía deberá salvarlos.

Los acontecimientos, el argumento y los personajes encajan a la perfección en ese mundo concebido sin hacer tambalear el realismo creado. La ambientación se encuentra en un tiempo muy parecido a la Edad Media, cuando los hombres luchaban con espadas, acompañado de una dosis de poderes especiales. Un lugar realista que convence, en el que todavía se cree en leyendas y profecías. Yo, como lectora me identifiqué perfectamente con la trama. Entendiendo las motivaciones de los personajes. El Elegido llevará casi como un castigo su propia profecía. Venganza, honor y lealtad tendrán el mismo peso en esta historia. Recuerdos que endurecen el corazón, voces que atormentan y no deberían ser escuchadas. Espadas que tiñen de sangre el lugar donde una vez se sintió lo más parecido a la felicidad. Dos hombres entre la luz y la oscuridad, pero son ellas las que siguen guardando el conocimiento, las que recuerdan, las que no olvidan.

Nuestra autora narra de una forma muy inteligente y con una tremenda madurez. Dejará trozos de una belleza literaria digna de las mejores escritoras. Hay una escena sexual que dice así: “No fue lento, ni bonito, ni digno de una canción”. Ese es el arte de cautivar con palabras. Buceando en el pasado entenderemos que la memoria puede ser traicionera. Cuando la vida es generosa con alguien dejando al otro sin aplausos. Mujeres guerreras, valientes, respetadas por los hombres. La diferencia entre creerse dueño y ser, en realidad, esclavo. Todo ello mientras vamos conociendo personajes, más o menos importantes, pero muy bien definidos. Con un trasfondo detallado digno del mejor libro de Fantasía. Diálogos brillantes que dejan trozos llenos de misterio: “Vigilamos la oscuridad para no dejar de ver la luz”.

Setecientas veintitrés páginas dan para mucho. Pero algo no encaja cuando en los primeros capítulos ya parece todo resuelto. ¿Qué esconde la autora? Alianzas, aires de guerra, coronas teñidas de sangre, juegos de poder que comenzaron muchos milenios atrás, enigmas, sacrificios; todo vale para hacernos creer que somos nosotros los lectores quienes dominamos su historia. Pero nada más lejos de la realidad.

Un gran libro de Fantasía. Sigo diciendo que en España se escriben cosas increíbles.

Reseña: Yo Soy Aquel, de Alicia Pérez Gil

yosoyaquelAunque este relato corto de Terror no se encuentra incluido en la antología Españapunk de Cazador de Ratas, sí se publicó aparte en formato bolsillo. La canción de Raphael (Yo soy aquel) es la que su autora eligió para narrarnos esta historia. Marina es la protagonista. Debo decir que en las primeras páginas simpatizo con ella, aunque ya se veía que lo macabro forma aparte de su existencia. Le gustan los Brincos y no le agradan las canciones en inglés por no entender las letras, je, lo mismo me pasaba a mí hace años.

Huye de su reflejo, algo se esconde tras él, la acosa, la persigue, cada noche. Tanto es su tormento que ha contratado a unos pintores para que le cierren las puertas con pintura negra. En su cabeza siempre resuena el ruido de unos cristales estrellándose contra el suelo. Seguiremos sus pasos por Carabanchel a finales de octubre. Entre otros menesteres, una de sus ideas es visitar a su amiga Bonifacia.

Un buen escritor de Terror debe saber cómo crear miedo con lo que él o ella no le dice. Alicia Pérez entiende esa parte narrándola a la perfección. Es lo desconocido que trae el miedo. El ruido en el pasillo, un misterioso golpe…, estas cosas no tienen explicación. Por que de Marina sabremos muy poco; nuestra autora resiste la tentación de dar a conocer todos sus secretos. Caminaremos por sus calles, sentiremos la confusión de Marina ante hechos y personas que no terminan de encajar, como si de un mundo onírico se tratase. Con este corto entenderemos que el Terror también se encuentra en aquello que no comprendemos. Que da igual que no sea noche profunda mientras lo que tememos siga con nosotros. Jugará con lo sencillo, un vestido, unos zapatos, con tal de no tener que darnos un exceso de explicación de lo que en realidad le está ocurriendo a la protagonista. Con ello alentará nuestra curiosidad y el misterio.

Todo el desenlace llega en las últimas páginas, en la casa a la que acude de visita. Intuiremos ya algunas cosas mucho antes, aunque nosotros mismos nos negaremos a creer que sea así. ¿Por qué huye de todo lo que refleja? ¿Qué la persigue? Una pena que se haya quedado en una narración tan corta, estoy segura de que hubiera dado para un libro muy interesante. Aunque sí os diré a partir de hoy que ya no volveré a escuchar Yo soy aquel sin que se me pongan los pelos como escarpias. Recordad la canción:

Yo soy aquel,
que cada noche te persigue,
yo soy aquel,
que por quererte ya no vive,
el que te espera…

Recordad.