Archive for Penguin Random House

Reseña: El Hijo, de Philipp Meyer

El HijoY al igual que en los cómics, por supuesto, que también hay jóvenes promesas en el mundo literario; que quizás es un hemisferio más complicado si cabe. Philipp Meyer (1974) es el ejemplo que os voy a traer de escritor de ficción estadounidense que está en boca de todos. Un escritor criado en Baltimore, Maryland, barrio escenario continuo de las películas de John Waters. De madre pintora y padre electricista, viene de la clase obrera, de donde salen los mejores. Meyer considera como principales influencias literarias los clásicos americanos como son Virginia Woolf, Faulkner, Joyce, Hemingway, Welty, etc.

Y se nota. Lleva tan solo dos novelas en el mercado, pero menudas dos joyitas, dicen. El Hijo es como han dicho ya varios críticos y cientos y cientos de seguidores que han podido disfrutarla: de esas novelas que se publican y se convierten en clásico instántaneo. Un libro que realmente merece ser llamado obra maestra. Estoy de acuerdo. Súper-archi-recomendado por decenas y decenas de amigos literarios decidí darle una oportunidad y vaya como me ha dejado. ¿Será la nueva moda de este nuevo western que nos acecha? ¿Será lo bien que trata la cruda realidad de una zona del mundo donde todo vale? ¿Será lo brillante que es la narración que atrapa y no te suelta pese a que para nada es una novela ligera?

Una novela sobre hombres duros con armas de fuego. Escenas evocadoras del mejor Hemingway, con el que las comparaciones son inevitables. Un juego de muertes en el sur de USA que también llama al recuerdo, a invocar al mejor Faulkner, pero en mayor medida al mejor Cormac McCarthy, que ya retratara este tema de forma brillante en su gloriosa Meridiando de Sangre.

Escenas dañinas, de rapiña, que hacen daño al lector por su crudeza.

Este joven y talentoso escritor es una las nuevas promesas que alaba el New Yorker. Tiene su propia voz. El Hijo habla de varias generaciones de tejanos: Eli McCullough, su hijo Peter, nietos y bisnieta… En gran medida, sigue una narrativa lineal, se establece antes y durante la Guerra Civil Americana. Peter cuenta lo sucedido a veces en forma de diario, se centra en la Gran Guerra también. Contada después desde el monólogo interior, se extiende hasta finales del siglo XX. Eli McCullough es el personaje más convincente que he leído en mucho tiempo. El primer varón nacido en la recién inaugurada República de Texas.

Durante una fatídica noche de 1849, una banda de comanches asalta su hogar, asesina brutalmente a su madre y a su hermana y lo toma como prisionero cambiándole el destino para siempre. Con apenas trece años, pero armado de valor e inteligencia, se ve obligado a vivir en el seno de la tribu y a adaptarse a sus costumbres tal como era la tradición de los esclavos raptados por los indios de la tierra del oro. Pero llega el hambre, las enfermedades y el avance del ejército americano que masacra pieles rojas por doquier. Los últimos poblados libres casi que desaparecen del mapa. Eli vuelve así al mundo civilizado, donde acabará creando un imperio ganadero.

Su hijo Peter cargará con el peso emocional de la campaña de su padre por el poder, mientras que Jeannie, su bisnieta, luchará para conservar el patrimonio de los McCullough en un mundo de hombres donde la ganadería ha dejado paso al petróleo. El problema emerge, el problema de llevar un apellido problemático en una cultura totalmente masculinizada de la que Eli siempre dijo que no tenia ningún sentido.

La familia peligra. Y retrata entonces el autor, con gracia (si no un don), el tema económico que se vive/vivía en la zona. Capítulos, páginas que vuelan ante ti por todo lo que se cuenta y cómo lo cuenta. Un conocimiento de las costumbres comanches admirable. Y con ese poder que alego a muy pocos escritores de poder escribir (como Hemingway) sobre mujeres ficticias convincentes.

El Hijo es el segundo paso que brilla en una carrera prometedora de autor que llega pisando fuerte. Una novela de argumento épico que explora la crueldad y el dolor de una época, que a día de hoy, por lo que sé, se sigue viviendo en esa zona del Lejano Oeste de Estados Unidos. Una epopeya con la que vivirás junto al protagonista toda una vida. Desde mediados del siglo XIX hasta los recientes años 70s.

Esperaba una buena noticia cuando buscaba información para esta reseña. Notición que he encontrado: Meyer dice haber concebido ya la continuación de El Hijo (http://www.megustaleer.com/libro/el-hijo/ES0113402). Lo que muchos catalogan como una especie de trilogía que empezaría con su primera novela American Rust. Novela que pienso leer en breve. El Hijo fue finalista del último Premio Pulitzer.

No digo más.

Reseña: American psycho, de Bret Easton Ellis

americanpsychoSer reseñador me ha dado la oportunidad de conocer géneros literarios que en un principio jamás pensé que leería. Antes de que aceptara este oficio, siempre había inclinado la balanza a favor del género fantástico, ya saben, el terror, la fantasía y la ciencia ficción, para quienes aún desconozcan lo que engloba este estilo; y tan solo en puntuales ocasiones había abogado por otros temas narrativos tales como la novela negra o el histórico. A día de hoy, ambos han pasado a formar parte de mi interés personal a la hora de elegir una lectura. Nunca me he atrevido, por ejemplo, con la novela rosa, o romántica, como guste llamarla, ni con la poesía.

Uno de ellos, sin entrar en detalles, no es santo de mi devoción, el otro, simplemente, no ha surgido la oportunidad. Para mi asombro, doy fe, en cierta ocasión me atreví incluso con una antología de relatos eróticos… ¡Y me encantó! Tanto es así que prometí volver a leer algo relacionado con un tema que parece estar censurado y que, no obstante, forma parte de la naturaleza y del comportamiento humano. Y heme aquí, volviendo a este intrincado tema, como dije que haría. Estoy de acuerdo con usted, si es que ha leído esta novela, en que no se trata de erotismo, sino que más bien podríamos llamarlo porno, por decirlo suavemente, pues algunos pasajes de American psycho son de auténtico sexo sucio, sin amor. Guarreridas españolas, ya me entienden.

Los detalles me los ahorro.

También estará de acuerdo conmigo, querido lector, en que realmente al género literario que pertenece esta obra es el de ficción. Y, aunque puede parecer una sorpresa para muchos, esta novela se convirtió en un boom literario a principio de los noventa. Su particular estilo narrativa convirtió a Bret Easton Ellis uno de los autores más populares del momento. Y así sigue, encaramado en un privilegiado puesto de ventas cada vez que una novela suya ve la luz.

American psycho es una novela tan maravillosa como paranoica, donde se refleja la atormentada vida de Patrick Bateman, un adolescente de veintiséis años, amable, educado, rico, afortunado con las mujeres,  amante del J&B y con un trabajo digno que ni siquiera necesita. Pero detrás de esta apacible persona se haya un monstruo sin escrúpulos, un asesino de vagabundos y de todas aquellas personas que simplemente le molestan o le caen mal.

Cargada de un inteligente humor negro, American psycho es una sátira hacia una alta sociedad sin escrúpulos. Una pieza brillante que no debería faltar en su biblioteca.

Debido a la extrema dureza de su lenguaje y de varias de sus acciones, en ocasiones el lector se verá tentado a cerrar el libro para digerir lo que está sucediendo, incluso se sentirá atraído por un frenético deseo de dar por finalizada la lectura. Es un aviso, las escenas de este libro pueden (y lo hacen) herir la sensibilidad de algunas personas.

“Brutal”. Esta podría ser la palabra que mejor definiría a esta obra.

Un consejo: No abandone esta maravillosa obra de arte, si ha llegado hasta aquí, ¿por qué no dar un paso más?

Reseña: El murciélago, de Jo Nesbø

elmurcielagoSi hay un autor de novela negra que ahora mismo está en la cumbre ese es Jo Nesbø. Cada titulo un bestseller, cada novela, una indispensable a leer. ¿Películas de sus obras? Una de momento. Cosa que no entiendo porque sus obras son cien por cien adaptables al cine de acción y policíaco. Me hace gracia, porque físicamente el autor tiene un aire a Jason Statham, y este tipo es sin duda, digno actor afín a las historias que escribe el noruego.

Jo Nesbø (1960) es un escritor y músico noruego, líder y cantante del grupo musical de rock Di Derre. En 1997 publicó su primera novela negra Flaggermusmannen (El murciélago), que inaugura la serie del inspector Harry Hole y que fue galardonada con el Premio Riverton a la mejor novela negra noruega, y el premio Glassnøkkelen a la mejor novela negra de los países nórdicos.

Hoy, gracias el sello Roja&Negra de Penguin Random House, podemos disfrutar nuevamente de esta su primera novela. Una segunda edición en poco tiempo. 25 millones de ejemplares vendidos en todo el mundo. Tantas almas no pueden estar equivocadas.

El murciélago se centra en un policía noruego llamado, que es enviado a Sydney por la Dirección de la Policía Real de Noruega, para servir como agregado para la investigación de la policía australiana sobre el asesinato de una joven; una celebridad noruega, Inger Holter, que residía en Australia. Nada más llegar todo son contratiempos. Desde su llegada al aeropuerto empiezan las grandes diferencias. El clima, la temperatura, el medio ambiente, las culturas de Oslo y Sydney totalmente opuestas…

Harry conoce a Andrew Kensington, un aborigen australiano y detective de homicidios de la policía de Sydney. El que será su socio nominal en la investigación. Hole se informa bien y encuentra que el cuerpo de la señorita Holter fue hallado en las escarpaduras costeras de unos acantilados al norte de la ciudad. La policía cree que fue violada antes de su muerte. El cuerpo fue troceado severamente durante su caída por culpa de los acantilados, así que el ADN del asaltante parece haber desaparecido.

En principio, el novio de Inger, Evans Blanca, se plantea como sospechoso. Le informan que Evans viajó a Australia con su madre divorciada en la década de los 70s y finalmente, se convirtió en capo de la droga local de Nimbin. A través de su inserción en el mundo de las drogas, ya todo lo que llevó a cabo es digno de contar, de tener en cuenta para el departamento de policía. Harry y Andrew visitan también el hotel Albury en Oxford Street, el pub Sydney, donde Inger Holter trabajó como camarera. Una vez allí, Harry se encuentra con Birgitta Enquist, un sueco, poco profesional, que por lo visto tuvo una cita con la chica muerta. Birgitta es un tipo raro, extraño como él solo, que achaca sus errores y su alcoholismo a cuando causó un accidente en Oslo, donde murió su colega y dejó a un joven paralizado de por vida.

Otro para la lista.

Y así sucesivamente.

Hole se embarca en una investigación  en un elenco de personajes, todos y cada uno, joyitas de la sociedad actual. Un torneo de boxeo, el inspector jefe Larry Wadkins, un hombre entusiasta, pero arrogante, que lleva los registros de violación. Una pelea visceral. Otto Rechtnagel, un payaso homosexual que frecuentaba el Albury y conocía bien a Inger. Otro asociado, Sergei Lebie. Un pequeño alijo de jeringas utilizadas, la desaparición de Birgitta…

Todo un infierno de tramas que distraen al lector para llevarlo a un desenlace vertiginoso, y me atrevo a decir, altamente digno de los maestros del género. Una novela fresca, chula y adictiva. Después de varios libros, no lo dejo, soy un lector constante de Jo Nesbø.