Archive for agosto 2012

Reseña: Joe Golem y la ciudad sumergida, de Mike Mignola y Christopher Golden

Hacía tiempo que no caía en mis manos una novela de las consideradas hoy en día como género Steampunk. ¿Sabéis qué ciudad amo? Ahora he de deciros que el argumento era para mí, más que atractivo pues del primer hecho del que fui consciente cuando leí algo de la historia era que gran parte de Manhattan se había hundido en el océano allá por 1925 y yo no lo sabía…

Mike Mignola no para. Ya nos hemos enterado de que junto a Alex Proyas (Dark City) va a adaptar Joe Golem y la ciudad sumergida al cine. Lo cierto es que la historia tiene ese aire “darkcitiano” mezclado con “uvedevendetiniano” a la vez que “termineitero”. Una adaptación de la que puede salir algo grande, sobre todo, si los autores se involucran mucho-mucho en el guión y no dejan que externos aporten nuevas ideas.

Joe Golem y la ciudad sumergida nos sitúa (como ya he dicho) en la isla de Manhattan pero sumergida a más de 30 pies. El año, principios de los años 20. El Bajo Manhattan (Downtown) nunca ha recibido mejor nombre. De hecho es conocida como la Ciudad Sumergida. Cataclismos naturales: terremotos, tsunamis y fuertes tormentas han ido empujándola hacia el fondo hasta que, 50 años después, duerme bajo el agua. Ahora los pobladores de Nueva York se diferencian en dos bandos: la parte alta y rica y la Ciudad Sumergida, donde moran indigentes, carroñeros y los mafiosos denominados Ratas de Agua. En el Teatro Crown, el artista conocido como Orlov, el Mago, un espiritista con poderes sobrenaturales, va a hacer su gran actuación. Orlov cuida de Molly, una huérfana que le ayuda en sus proyectos de intentar contactar con los muertos. No obstante, en su gran actuación algo sale mal… Orlov empieza a sudar fluidos ectoplasmáticos por la piel y unos extraños seres aparecen en el teatro para secuestrarlo. Es entonces cuando el destino de la ciudad de Nueva York empieza a estar verdaderamente en peligro. La niña pelirroja, un vejestorio detective llamado el Sr. Church con un brazo cibernético más que admirable y Joe un masacote de músculos, que sufre extrañas visiones en las que se ve a sí mismo convertido en piedra, lucharán contrarreloj por salvar la ciudad que nunca duerme de un adversario inimaginable llamado Dr. Cocteau, que se rodea de unos secuaces llamados los Hombres de Gas.

Me ha encantado encontrar tanta magia en una novela steampunk. Ambientazo en las escenas en el cementerio sumergido de Brooklyn Heights. Un antiguo objeto llamado El Pentajulum del Lector, que no es otra cosa que una fuente de poder que nadie conoce, pero que los villanos, por alguna extraña razón, intentan desatar. Joe y el Sr. Chruch una pareja de aventureros para la posteridad. Una novela detectivesca con aroma a  género “darkcitiano” mezclado con “uvedevendetiniano” a la vez que “termineitero”, como os decía al principio.

Mike Mignola y Christopher Golden se han convertido en un gran tandem. Mignola es un ilustrador que trabajó para Marvel y DC Comics, hasta que en 1994 saltó a la fama con Hellboy. Golden es un escritor de bestsellers como Los cazadores de mitos o la antología Muertos Vivientes, también publicada por Minotauro.

Genial novela ilustrada, de las que están pegando fuerte en USA.

Reseña: 200 locuras para que te quedes conmigo, de Martín Piñol

Martín Piñol, el humorista con más acento catalán de la galaxia, nos trae esta “freak novela”, como la denomina él, para hacernos reír con las aventuras y desventuras de… ¡él mismo!

Y es que no se puede esperar menos de un guionista de programas como Noche sin tregua, Club Súper3, Top Ten Tomatic, Paramount Comedy o… Saber y ganar.

200 locuras para que te quedes a mi lado es una novela de humor irreverente, pero también una novela romántica hasta la médula. El protagonista, Martín Piñol, es un gordo, freaky y cobarde, traumatizado por una infancia dura, que vive desde hace más de siete años enamorado de una amiga suya a la que es incapaz de declararse y a la que ve cambiar de novio como de peinado con todo el dolor de su corazón. Un día, el padre de Alicia (que así se llama la chica) le cuenta consternado que su hija tiene planeado irse a vivir a Nueva York con su nuevo novio, y aquí es donde empiezan las aventuras de este freaky religioso, cobarde y tímido, puesto que sabe que si ella se va la perderá irremisiblemente. La mejor idea que se le ocurre para impedir que la chica se vaya es involucrarla en un caso donde tendrán que enfrentarse directamente con la corrupción urbanística, con skinhead de mala follada, con robos, asesinatos, tiroteos  y… contra la propia torpeza natural de Martín Piñol.

Es la primera novela que me leo de este autor, hasta ahora le conocía por sus libros infantiles La cocina de los monstruos, libros con los que todo sea dicho, aprendí a hacer macarrones con queso. Es por eso que el cambio de registro me ha dejado totalmente sorprendido, aunque ya en La cocina de los monstruos se le intuye ese humor amargo y un poco descomedido.

Martín Piñol es un narrador con pulso firme, intercala gags de humor a lo largo de toda la historia, y sin embargo, cuando hay que dar otro registro, como el drama o la tensión, también lo logra. Su prosa es fluida, la historia está contada en primera persona por lo que estaremos siempre en la mente de Piñol, y los personajes están muy bien definidos.

La novela cumple con su función, que es la de proporcionarnos unas horas de divertimento (a veces incorrecto) viendo como el protagonista la caga una vez tras otra para intentar lograr que Alicia se quede con él, pero… ¿lo conseguirá?

Reseña: Así murió el poeta Guadalupe, de Cristina Fallarás

¿Os suena su nombre? Sí, os sonará porque Cristina Fallarás escribe genial.

He asistido a tertulias en las que ella estaba al micrófono. Tiene un aire así rebelde muy parecido a la princesa Mérida (ahora en cines); melena pelirroja, ojos verdes y una manera extraña de fumar un cigarrillo tras otro. Posee todas las características, tanto por su vestimenta como por su comportamiento, de en lo que en mi mente siempre ha revoloteado como una escritora de novela negra actual.

Así murió el poeta Guadalupe es una historia en primera persona sobre una extraña cinta que llega a la redacción de un periódico, la cual contiene una entrevista. En ella, sólo oímos una voz femenina que cuenta su vida en los últimos años de la dictadura franquista. Pero no se corta. Nos habla de muchas cosas más: torturas, las maldades del hombre en la guerra, la sin razón, bestialidad de los seres humanos en puntos crítocos… En definitiva, de vidas sin retorno. Resulta que la entrevista se está realizando en un sanatorio mental y alguien le ha borrado las preguntas. Conocemos así que la entrevistada vivió con un grupo de poderosos sudamericanos que desembarcaron en este país de tragedia. Personalmente la vida de ella va ligada a un norteamericano que al contrario de esperanza aporta ser un Mister Marshall sangriento. Aquí es donde la irracionalidad se apodera de ella y empieza su declive…

Con un estilo directo y una prosa ágil, Cristina Fallarás crea una primera novela que llegó a ser finalista del Premio Hammett en 2009. Una novela que publica Alianza Editorial y que conmueve bastante. En ocasiones puede llegar a dar miedo. Cristina Fallarás propone en Así murió el poeta Guadalupe un viaje a lo peor de nosotros. Una novela dura, llena de intrigas y sarcasmo que, como su titulo indica, acaba desvelando como murió aquel artista. Y a unas veinte páginas del final, todo el argumento da un giro de tuerca que nadie espera. Es más, la última página es casi una obra de arte.

Cristina Fallarás sigue en sus trece. Con su nueva novela, la escritora catalana acaba de ganar el Hammett de este año. Las niñas perdidas se postula como una muy buena novela negra a obtener. Pero como sé que sois curiosos y estáis bien entrenados, intentaréis empezar por el principio. Querréis saber como escribe está mujer. Si de verdad es tan buena. Y en lo breve, es donde se demuestra la intensidad que los escritores llevan dentro.

Así murió el poeta Guadalupe es una historia que se lee de una sentada. La intriga que consigue desde el principio engancha como engancha un cóctel sufrido de hielo, con 45º grados fuera, y mientras los demás se torran.

Reseña: El discurso secreto, de Tom Rob Smith

En la Unión Soviética algo cambia tras la muerte de Stalin. Su sucesor, Jruschev, pretende dar un giro a lo que había sido la actual política. Al mismo tiempo se cometen varios asesinatos contra miembros del aparato del estado y Leo Demidov está involucrado tanto personalmente como profesionalmente en su resolución y se involucrará en su investigación.

Es normal que se recurra a anteriores éxitos para intentar arrastrar al comprador tras este libro y por ello se publicita el libro anterior, la magnífica novela El niño 44. Comparte con el anterior éxito personajes, ambiente e incluso ciertas ideas. La novela  nos muestra a un buen escritor, un escritor que consigue mediante técnica y talento, hacer que la narración sea ágil y entretenida y eso es muy de agradecer.

El éxito de El niño 44 era la lucha de un policía contra el aparato del estado que por motivos ideológicos negaba lo obvio, esa lucha entre David y Goliat fue lo que movía con mucha fuerza la narración. En cambio, en El discurso secreto, esa lucha desaparece y sólo existe un pequeño atisbo cuando la acción se desplaza a Kolyma.

Los personajes son más que aceptables. El autor intenta crear perfiles psicológicos y le salen seres creíbles y realistas. En especial se percibe cuando los dota de brutalidad, un elemento que el escritor maneja perfectamente. Destaca, y es uno de los elementos fuertes de la novela, la ambientación de toda la historia, y no sólo Moscú, sino también Hungría. El autor tiene muy bien trabajada esa época y sabe sacar provecho de ella.

Una novela a tener en cuenta. Tiene una lectura rápida y sencilla, con una trama cuidada y no tan rebuscada. El autor promete y mucho. Considero que con el tiempo traerá otras buenas obras como ésta.

Reseña: Arkham. Relatos de horror cósmico, de VVAA

Señoras y señores, bienvenidos a la ciudad de Arkham. A muchos esa ciudad no les suena de nada pero para los amantes (y fans) de Lovecraft seguro que es un lugar muy conocido. No había tenido el placer de visitarla aún y creo afirmar con total seguridad que ha sido una visita interesante y tétrica.

Para nada indiferente, aunque hay que ser valiente para adentrarse en ella. He tenido la suerte de hacerlo a través de una serie de relatos cortos donde el nexo principal es esta ciudad y una serie de personajes que se encuentran en ella. ¿Estáis preparados para visitar esta ciudad única y tan misteriosa donde cualquier cosa es posible?

Este libro lo forman una serie de relatos donde el terror y la ciudad de Arkham son los principales protagonistas con gran influencia del mundo de Lovecraft. En la salud y en la enfermedad…: Susan Van Buren, está casada felizmente con el doctor Van Buren que trabaja en el centro psiquiátrico de la ciudad de Arkham, el cual, un día recibe la nota de una periodista diciendo que no conoce realmente a su marido. Intrigada va a buscarlo y allí, horrorizada, descubre la cruel realidad. La vieja tradición: Fox O´Bannon es periodista en la ciudad de Arkham y desde hace mucho tiempo quiere descubrir lo que realmente se esconde en el psiquiátrico de la ciudad donde se cree que se realizan ritos satánicos. ¿Podrá parar él solo lo que cree que ocurre? El que mira: Un hombre llega a Arkham y decide pasar la noche en una casona abandonada. Será el comienzo de una pesadilla cuando descubre que hay puertas a otros mundos. Ciclo Eterno: Una niña al cumplir los 11 años, descubre horrorizada, a través de su madre, la misión que debe cumplir en la vida. El caniche: Un joven inicia una carrera contrarreloj para salvar su vida después de responder a un inquietante anuncio para cuidar a un caniche. El nº 194 de Angel Street : Existe un vigilante en la ciudad de Arkham que castiga a las almas impuras que en ella habitan. Que no se cruce en tu camino… Equilibrio: Un reportero de paso por Arkham escucha la extraña historia de un viejo sobre un asesinato muy misterioso, el cual, decide investigar sin saber que hay cosas que deben quedarse como están. Extenuación: Una noche cuatro chicas deciden, con la ayuda de un misterioso libro, realizar un hechizo sin saber cuales serán sus aterradoras consecuencias. Los extraños días: Un experto llega a Arkham para solucionar los problemas que existen en el canal de la ciudad, sin conocer la misteriosa historia que encierra ésta. Sus actos le llevan a casi acabar con su vida y envenenar las aguas del río. Extraña melodía: Un joven médico llega a la ciudad de Arkham para trabajar en el psiquiátrico. Una inquietante niña le advierte de que no acabe su turno de noche. El secreto de Angus Wheeler: Larry debe encargarse de cuidar y vigilar el antiguo cementerio de Arkham. Pero no sabe que ese no será su único trabajo. Damnâtiô: Un hombre despierta atado y consciente pero sin poder moverse ni hablar. Lo peor es que descubre que no está solo. La verdad de las tinieblas: Un viejo y poderoso libro transforma a las personas que caen en su poder, invocando lo que esconde entre sus páginas. El oscuro pasajero: Lujuria: Una sombra vive en Arkham y se alimenta de la miseria de las almas que viven en esa ciudad. Su víctima, un ser depravado, que tendrá su merecido. El despertar: Un joven tiene horribles pesadillas donde el mal es el dominante de todo. Él cree ser un emisario. El espejo: Un doctor realiza una extraña operación en el cerebro de un anciano cuyas consecuencias escapan a su control.

Si eres fan de Lovecraft, este libro es de imprescindible lectura. Aunque las historias sean escritas por diferentes autores, no pierde ritmo, ni continuidad. El nexo entre todos los personajes hace que estos relatos se conviertan en algo más real. Siempre con la ciudad de Arkham de protagonista. Una ciudad que acaba cautivándote igual que el mundo oscuro que la rodea.

Reseña: Spade & Archer, de Joe Gores

Me encanta El halcón maltés, tanto la excelente novela de Dashiell Hammett como la extraordinaria adaptación cinematográfica que dirigió John Huston en 1941, en la cual un inmenso Humphrey Bogart hizo suyo a Sam Spade, un personaje con el que no guardaba parecido físico alguno, igual que hiciera años después con el Philip Marlowe de Raymond Chandler en El sueño eterno. Spade es, en mi opinión, uno de los mejores detectives privados de un género plagado de figuras memorables. Sin embargo, a diferencia de muchos de sus compañeros de profesión, no se prodigó demasiado literariamente hablando.

Lo cierto es que, aparte de en la novela anteriormente mencionada, el duro y cínico detective sólo aparece en tres relatos. Una verdadera lástima, habida cuenta de la popularidad del personaje y de las enormes posibilidades que ofrece. Pero Hammett no fue un autor prolífico, por desgracia, ya que abandonó demasiado pronto la escritura para concentrarse en otras actividades (fundamentalmente de caracter político), y no quiso seguir desarrollando a quién probablemente sea la más conocida de sus creaciones.

Sea como fuere, Joe Gores dedició en su día retomar los personajes de Hammett aunque, en lugar de imaginar nuevas aventuras posteriores a las escritas por su creador, optó en cambio por ofrecernos los orígenes de Spade. Así, en Spade & Archer, vemos como Sam deja su trabajo como agente de la Continental (agencia a la que, por cierto, también pertenece otro de los personajes más populares de Hammet) para iniciar una nueva carrera como detective privado. Poco a poco, irán apareciendo un buen número de secundarios familiares para el lector de El halcón maltés: su secretaria Effie, su futuro socio Miles Archer (y su esposa Iva, con la que Spade mantiene una relación ciertamente tormentosa), los policías de San Francisco Dundy y Pulhaus, etcétera.

La trama del libro se inicia en 1921 y concluye en 1928. Consta de tres partes, cada una de las cuales se corresponde en principio con un caso investigado por Spade, si bien esos casos se acaban complicando, o hay alguna otra investigación paralela que el detective debe llevar al cabo al mismo tiempo que la principal. No obstante, a lo largo de los años que abarca Spade & Archer, nuestro protagonista se enfrentará en varias ocasiones con un peligroso y escurridizo criminal, con el que llega a obsesionarse y que siempre parece ir un paso por delante de Spade.

Gores ha escrito una novela muy fiel al estilo de Hammet, una obra que, a pesar de su título, está dominada por la magnética presencia de un extraordinario Sam Spade que protagoniza escenas que creo su autor no hubiese dudado en firmar. Alrededor del detective se mueven el resto de los personajes (amigos, enemigos, clientes y amantes) conformando una narración con aromas clásicos que no desmerece en absoluto a sus referentes.

Un libro, en definitiva, que fascinará a quienes conozcan la obra en la que se basa y que, para quien no haya leído nada de Dashiell Hammett, estoy seguro de que funcionará como un estímulo irresistible para ir a la caza y captura de la misma.

Reseña: El atlético invisble, de Terry Pratchett

Parecía un colgado recién escapado de una institución psiquiátrica mientras leía lo nuevo de Terry Pratchett en la playa, en la arena, bajo la sombrilla protectora de Ra, y reía a mandíbula abierta una y otra vez. La gente a mí alrededor estaba ansiosa por saber sobre qué iba el libro…

El atlético invisible está ambientada en el universo fantástico de Mundodisco. A mí parecer, es la mejor novela publicada en español hasta el momento. Dijo el Daily Express: «El tema es el fútbol, con un toque de Romeo y Julieta…exactamente lo que se necesita para levantar el ánimo…». Puede valer. Dijo Pratchett: «Lo que pasa con el fútbol, lo verdaderamente importante del fútbol, es que no se trata simplemente de fútbol». Cierto. Y mucha gente hoy en día ha llegado a esta conclusión. Porque el futbol, amigos míos, es un mundo por sí sólo. Un mundo en el que todo vale para ganar, o perder ganando como diría el inglés.

Los magos de la Universidad Invisible de Ankh-Morpork están siendo azotados con cantidad de recortes. Su modus operandi va a ser gravemente dañado si no se pone remedio. La idea es acabar de alguna manera con la dictadura de Vetinari, el tirano benévolo de la ciudad. Para ello que mejor que practicar deporte. Sí, sí, hay que reanudar la tradición futbolera que llevó a la Uni a lo más alto. Empieza así un camino en el que crear un equipo de fútbol de la nada, será para descojonarse. Habrá que dominar las técnicas, buscar a los mejores jugadores, o gente que al menos le de al balón después de echar la pierna hacia atrás. Será complicado, pues deberán hacerlo sin ayuda de la magia. Encontramo así a cuatro trabajadores de la Universidad: Trev, un juerguista que lleva el fútbol en la sangre, Juliet, un pivonazo con todas las curvas de una modelo, Glenda, la cocinera nocturna con mejor culo tras una encimera, y Nutt (el señor Huevo), aquel extraño cuya procedencia no la sabe ni él mismo. Al acercarse el día del gran partido, cuatro vidas se ven enredadas y cambiadas para siempre, mientras que no para de rugir la sangrienta grada. Cuatro personajes que cambiaran la vida universitaria para siempre.

Terry Pratchett ha demostrado ya, ser capaz de todo. Y ahora se mete con el fútbol, un tema que al que no le gusta, no sólo no le gusta, si no que odia. Sin embargo, “habemus otrorum” que nos encanta. Y para los dos bandos parece haber sido escrita esta novela que hará reír a quién se atreva con ella. Aunque me consta que el que quiere reír leyendo, conoce a Pratchett hace mucho.

La última entrega de Mundodisco en castellano ha sido publicado por Plaza & Janés, la actual encargada de traernos las historias tan dispares del genio. Es una novela tan refrescante que hace que olvides todo lo demás. Para los más escépticos, no va de enseñarte a jugar al fútbol, no va de técnicas…, va de lo que gira alrededor de ese mundo, de lo que somos capaces de hacer por una obsesión. Una original historia llena de humor y profundas reflexiones como solo puede hacer el maestro Terry Pratchett.

A partir de ahora, el deporte rey ya no será el mismo.

Reseña: American Gods: The Tenth Anniversary Edition, de Neil Gaiman

En los Estados Unidos está teniendo lugar una guerra. Se trata de un conflicto que permanece ignorado por la inmensa mayoría de los habitantes de esa gran nación, ya que los contendientes son ciertamente peculiares. Por un lado, tenemos a los dioses antiguos  (algunos tan conocidos como los de las mitologías nórdica y egipcia, otros de procedencia mucho más “exótica”), que llegaron al país en las mentes de los diversos inmigrantes que lo han ido poblando a lo largo de los siglos. Por otro lado, están los nuevos dioses, personificaciones de realidades tan dispares como la televisión, internet o el mercado bursátil, miembros de un panteón al que la inmensa mayoría de los norteamericanos rinden pleitesía.

Estas nuevas deidades parecen decididas a exterminar al bando contrario, un bando que, a diferencia del suyo, está dividido y se muestra reacio a admitir que se encuentra en peligro. Por eso cierto dios está tratando de conseguir  aliados para librar la gran batalla que se avecina y, para que le ayude en la tarea, recluta a Shadow, un joven que acaba de salir de la cárcel para descubrir que su esposa ha fallecido junto a su mejor amigo en un accidente de tráfico. Shadow acompañará al misterioso Wednesday en un recorrido por diversos lugares de la geografía americana, un periplo que le descubrirá una realidad que jamás habría imaginado, y que le aportará un buen número de sorprendentes revelaciones sobre su persona.

Hace ya diez años que leí por primera vez American Gods, en una edición de bolsillo que todavía conservo en algún rincón de mis caóticas estanterías. De vez en cuando me entraba el gusanillo y me apetecía releer la que, en mi modesta opinión, puede que sea la mejor novela que ha firmado Gaiman hasta la fecha. No obstante, la falta de tiempo siempre me llevaba a posponer la relectura. Así, cuando tuve noticia de la existencia de esta nueva edición conmemorativa, me dije que ya tenía la excusa perfecta para retornar a esa América mágica a la que el autor británico dio forma en las páginas de su obra.

La presente edición ofrece numerosos extras que la convierten en un volumen imprescindible. En primer lugar, se trata de una versión del texto revisada concienzudamente por Gaiman, y que incluye unas doce mil palabras más que la primera vez que vio la luz. También encontramos en el libro diversos textos sobre el proceso que llevó al autor a escribirlo, o sobre las diversas ediciones que ha tenido a lo largo de los años, por poner un par de ejemplos. Además, incluye una entrevista con el escritor británico y una “escena eliminada” en la que aparece el hijo de un carpintero judío, bastante popular en la actualidad.

Poco hay que decir a estas alturas de Neil Gaiman, discípulo aventajado del gran Alan Moore, autor de Sandman (una de los mejores cómics de la historia), de numerosas novelas y de un buen número de relatos. Aunque American Gods no fue su primera novela, tuvo un éxito muy superior a las anteriores y ganó galardones tan importantes como el Nebula, el Hugo, el Locus y el Bram Stoker, dotando a Gaiman de un prestigio que hizo que pasara a dedicarse casi exclusivamente a la literatura, con esporádicos regresos al ámbito del noveno arte.

Han pasado diez años desde que Norma Editorial publicase en castellano American Gods, y la novela lleva ya mucho tiempo descatalogada. Ignoro si algún editor se plantea reeditar esta obra maestra, aunque creo que es un buen momento para hacerlo y que el libro se vendería muy bien. Sea como fuere, quien no lo haya leído, si alguna vez se encuentra con una copia en alguna librería, no debería dudar ni un segundo en adquirirla. Las aventuras de Shadow, narradas con mano maestra por uno de los mejores escritores de literatura fantástica de la actualidad, merecen figurar en un lugar de honor en cualquier biblioteca personal.

Reseña: Cómo leer a una persona como un libro, de Nierenberg, Calero y Grayson

Imagina que conoces a alguien por primera vez y, en cuestión de minutos, —y sin decir una sola palabra— eres capaz de adivinar lo que está pensando. ¿Magia? No exactamente. Las personas, aunque no se den cuenta, expresan claramente a través de su cuerpo sus actitudes y motivos.

Estos sencillos gestos, los cuales la mayoría de nosotros apenas percibe, pueden transmitir información clave que puede resultar de un valor inestimable en numerosas situaciones.

Cómo leer a una persona como un libro está diseñado para enseñarte a interpretar y responder a las señales no verbales de socios de negocios, amigos, parejas e incluso desconocidos. Los autores de este bestseller, Gerhard Nierenberg, Henry Calero y Gabriel Grayson, han trabajado juntos para reunir sus conocimientos sobre el lenguaje corporal en esta práctica guía y enseñar a sus lectores a identificar, entender y utilizar la comunicación no verbal.

Con este libro:

•Sabrás cuándo alguien no está diciendo la verdad.
•Sabrás cuándo debes seguir adelante o echarte atrás en una negociación.
•Sabrás cuándo alguien ha perdido el interés por lo que le estás contando.
•Sabrás cómo identificar un apretón de manos agresivo o sumiso.
•Sabrás cómo tranquilizar a las personas imitando sus gestos.
•Sabrás por qué tu lenguaje corporal es capaz de hacer que un acuerdo se firme o se anule.

Ya sea en una oficina, en una cita o en una excursión familiar, la sencilla técnica de leer el lenguaje corporal es la única habilidad que aporta verdaderos e importantes beneficios.

Además de que ayuda bastante a crear personajes muy reales si dedicas algúna parte de tu tiempo a la literatura creativa.

Reseña: Pandemon. Historia de una extinción, de Borja Laita García-Luzón

Borja acaba de conseguir un nuevo trabajo, fácil y bien remunerado, como administrador de base de datos de una empresa química. Coincidiendo con el primer día en su nuevo puesto, el joven informático decide crear un blog para comentar cómo son las cosas en la empresa. Y, aunque todo pinta de maravilla en un principio, pronto empezará a quedar claro que las investigaciones que se llevan a cabo en el lugar no van todo lo bien que cabría esperar. Borja acaba descubriendo que hay personas a las que están inoculando un suero que pretende convertir a los seres humanos en soldados perfectos: resistentes, fuertes y violentos. Pero los resultados obtenidos hasta la fecha no son los que los científicos ansían lograr, y los sujetos sometidos a la acción del suero se convierten en unas criaturas incontrolables sedientas de sangre.

La tragedia se desencadena cuando un grupo de inoculados escapa del laboratorio. En cuestión de días, el virus que se encuentra en la base del suero se propaga entre la población a un ritmo frenético, y pronto resulta evidente para Borja y su compañera Merche que permanecer en su hogar resulta demasiado arriesgado. Así, la pareja (acompañada de sus inseparables perritas) iniciará un peligroso viaje para intentar reunirse con la familia de Merche y, después, tratar de alcanzar un punto seguro controlado por la empresa para la que Borja trabajaba. En el camino tendrán que enfrentarse a la furia de los infectados y, lamentablemente, a algún que otro grupo de humanos sanos convertidos en saqueadores sin escrúpulos. Y la muerte, una muerte cruel e implacable, será su constante compañera.

Entre las decenas de novelas de zombis que saturan los expositores de nuestras librerías, de vez en cuando aparece una obra que hay quien incluye en el mismo grupo pero que, en esencia, merece figurar en una categoría aparte. Y es que la historias de “infectados”, a pesar de tener numerosos puntos en común con las de muertos vivientes, suelen distinguirse de estas en al menos un aspecto. En concreto, en Pandemon: Historia de una extinción, lo que convierte a las víctimas del contagio viral en seres mucho más peligrosos que los típicos revividos es que mantienen intacta (en la mayoría de los casos) su inteligencia. Así, pueden trabajar en grupo para encontrar víctimas a las que someter a crueles vejaciones antes de matarlas o infectarlas. Amparados por la fuerza que les otorga el número, son capaces de aniquilar contingentes militares y apropiarse de sus armas para resultar todavía más letales. No conocen el miedo, el dolor no les frena, y su ansia por asesinar aumenta con cada día que pasa.

Pero el virus no sólo convierte a los seres humanos en máquinas de matar: también afecta a los perros. Y en ambos casos, tanto en el de las personas como en el de los animales, en determinados sujetos se producen horribles mutaciones que convierten a los infectados en seres deformes y monstruosos, infinitamente más peligrosos y mucho más difíciles de eliminar. Evidentemente, la falta de ética de los científicos que crearon el “suero del super soldado” carecía de límites.

Lo verdaderamente aterrador de la historia que nos ofrece Borja Laita es que, en el fondo, no nos resulta difícil imaginarnos inmersos en la situación que plantea. Lo cierto es que, a día de hoy, es más que probable que existan proyectos parecidos al que describe el autor en diversas naciones a lo largo y ancho del planeta. Quizá lo que ahora es ficción acabe convirtiéndose en realidad el día menos pensado. Ojalá me equivoque, pero ya lo dijo en su día Plauto: “el hombre es un lobo para el hombre”. Parece que estamos abocados a destruirnos los unos a los otros, de un modo u otro.

Pandemon: Historia de una extinción es la primera novela de Borja Laita García-Luzón, y he de decir que apenas he podido soltarla desde el momento en que inicié su lectura. Narrado como una serie de entradas del blog del protagonista, en el libro asistimos de manera paulatina a los acontecimientos que acaban por desencadenar la infección (que no se limita a tener lugar en España, ya que en laboratorios repartidos por todo el mundo se estaba desarrollando la misma investigación, con resultados similares) que parece abocar al ser humano a la extinción. Y, una vez que la acción se desata, los protagonistas apenas contarán con esporádicos momentos de respiro entre situaciones que pondrán a prueba su capacidad para sobrevivir al horror que les rodea.

La habilidad del autor para generar tensión hace que, en ciertos momentos, el corazón se nos acelere al leer determinadas escenas. De igual manera, su capacidad para describir los estragos causados por los infectados hará que más de un estómago se agite frente a algunas imágenes de gran crudeza. Y, en cuanto a los personajes, no tardamos mucho en empatizar con el arrojado y sufrido Borja y con la valerosa Merche, así como con alguno de los que se unen a nuestra pareja a lo largo de la novela. De este modo, la incertidumbre (siempre presente en este tipo de historias) sobre quién vivirá o morirá se acentúa, y nos hace vivir cada situación de peligro con la posibilidad muy presente de que sea la última para alguno de los personajes.

Nos encontramos, en definitiva, ante el excelente debut literario de un autor que, si no me equivoco, nos deparará más de una agradable sorpresa en el futuro. Y, por supuesto, ante una novela intensa y absorbente que atrapará al instante a quien se asome a sus páginas.