Archive for Quaterni

Reseña: Guía Ilustrada de Monstruos y Fantasmas de Japón, de Sekien Toriyama

guiailustradaUna labor encomiable lo que hace Quaterni Editorial por traer al fan, una gran variedad de títulos a cual mejor. Una continua dedicación al género escrito en el país del Sol Naciente, el cual muchos pasan por alto pero ya os advierto que no sabéis lo que os perdéis algunos.

Quaterni acaba de publicar uno de sus mejores tomos, Guía Ilustrada de Monstruos y Fantasmas de Japón, de Sekien Toriyama. Esta obra ha caído en mis manos como agua de mayo. ¡Bendita inspiración!, produce. Un universo de aberraciones, entes, almas en pena, sombras acechantes y susurros…, totalmente desconocidos para el lector. Un mundo plagado de mitos y leyendas, una sociedad rica en ellos. Algo más de 400 páginas que van a provocar más de una pesadilla entre sus lectores constantes.

Guía Ilustrada de Monstruos y Fantasmas de Japón, ha caído en mis manos y me ha llenado de temores. Ahora conozco qué seres es mejor no nombrar, tocar o incluso, alabar. Ahora no sé si visitar aquel país que tanto me atrajo siempre. Ahora no sé… Bueno, lo que si sé es que Guía Ilustrada de Monstruos y Fantasmas de Japón está a la altura de grandes compendios y diccionarios enciclopédicos como son dos títulos que siempre descansan en mi mesita de noche: hablo de Diccionario de Dioses y Diosas, Diablos y Demonios, y Diccionario Ilustrado de los Monstruos, de Máximo Izzi. Ahora se unirá la recopilación de Toriyama, sin duda.

Terroríficos espectros, sorprendentes criaturas, otros animales sobrenaturales, los yōkai, demonios de lluvia y de niebla… El Nue, un pájaro monstruoso que vive en lo más profundo de las montañas, cuyo graznido es capaz de arrancar cualquier cosas que esté a su paso. O el Keukegen, un ser extraño cubierto totalmente de pelo que aparece y desaparece y tiene la total manía de escribir caracteres chinos allí donde pace. O la Jakotsubaba, un alma extraña que deambula con una serpiente azul en la mano derecha y una roja en la izquierda y que da bastante mala suerte si ves sus ojos. O que me dicen del extraño Burabura, aparentemente una lámpara de papel que se puede ver en los arrozales de las montañas pero que realmente es el fuego de un zorro ahorcado en los arbustos de rangiku…

Por favor, no se encuentren con el Aobouzu, un monje de color azul que aparece  cuando se limpian las cenizas acumuladas de la estufa. Una presencia de mal augurio. O el espíritu viviente llamado Ikiryŏ, que son fantasmas que basan “su existencia” en atormentar la tranquilidad de las personas vivas. O como dice literalmente uno de sus capítulos: «En las ruinas de una vieja casona imperial se dice que habita un monstruo llamado Aonyŏbŏ que tiene forma de dama de compañía. Tiene las cejas pobladas, los dientes teñidos de negro y disfruta asustando a las personas».

Editorial Quaterni mejora el tomo aun más, aportando los verdaderos nombres de cada ser en su idioma original, ilustrando cada uno de ellos e incluso indicando obras literarias donde aparecieron alguna vez.

Sekien Toriyama fue el primer artista en dibujar una antología o guía ilustrada de los mitos populares de la tradición nipona. Sus demonios y espíritus, originales de 1776, han perdurado hasta nuestros días pues suponen la única representación visual que existe de ellos. Por este motivo, son el origen de muchos de los personajes fantásticos que aparecen en los manga y anime de los siglos XX y XXI.

Una recopilación de monstruos y fantasmas de la historia de Japón, una obra cumbre de la mitología japonesa. Una obra de referencia tanto para los interesados en Japón como para los amantes de la novela gótica y de misterio.

Guía Ilustrada de Monstruos y Fantasmas de Japón es una guía indispensable para el amante de lo extraño y lo macabro. Un libro de vital importancia en la biblioteca de los seguidores de las historias de fantasmas. Desde hace milenios, Japón es uno de los países más extraños de cuantos hay en nuestro planeta. Una cultura diferente, extraña para el resto y en ocasiones, cerrada. Un país que piensa por ejemplo que en el rumor de las olas habita un ser invisible…, debe ser un tanto especial, ¿no creen?

Después de lo que he leído, tengo miedo de mucho de lo que me rodea. Alguien me dijo una vez: «Por mucho que te alejes, nunca podrás decir que estás a salvo del otro lado».

Cuanta verdad.

Reseña: La leyenda de los ocho guerreros perro, de Yamada Fūtarō

La leyenda de los ocho guerreros perroLa lectura de La leyenda de los ocho guerreros perro, de Yamada Fūtarō puede ser cautivante para los amantes de las novelas de capa y espada. De hecho, el autor hace especial hincapié en este subgénero y crea grandes personajes, perros guerreros que van en busca de aventura y fama. La gloria. Una vez que te sumerges en la historia, con un comienzo fabuloso, rápidamente te percatas de que estos héroes tienen un extraordinario destino diferente al de los mortales. Pues nacidos de una princesa y su esposo Perro, tienen una fuerza colosal. Ellos esgrimen la espada a la perfección y obedecen indefectiblemente códigos caballerescos para poner pon encima de todos el honor, el coraje y la compasión si en la batalla se tercia. Estos guerreros sufren pero nunca lo muestran.

Es genial. Y ahora es cuando, después de fliparlo un poco y ver que estás ante un gran libro, cuando buscas un poco de información y te das cuenta de que estas ante una historia sin precedentes en el mundo nipón.

La obra original llamada Nansō Satomi Hakkenden (La leyenda de los ocho guerreros perro de los Satomi) se convirtió en su momento en el libro más famoso de su generación. Además fue la primera en ser la más extensa novela de literatura japonesa clásica, escrita por un autor de género, la más leída en aquellos años. Además, el autor ya contaba en su currículum con numerosas adaptaciones cinematográficas, televisivas y de videojuegos de sus obras como Shinobi (videojuego de SEGA), o el manga Basilisk, basado en la novela The Kouga Ninja Scrolls.

Éxito tras éxito.

La leyenda de los ocho guerreros perro alterna entre un mundo ficticio, basado en el clásico libro, y el mundo real donde se ofrece una descripción detallada de la vida de Kyokutei Bakin, el autor real de la leyenda, un hombre solitario, serio y tenaz al que conoceremos a través de su relación con su familia y su amigo Hokusai, el maestro del ukiyo-e, los famosos grabados japoneses. Estamos en 1813. Bakin Takizawa designa a sus ocho guerreros perros a su amigo el gran Hokusai. Luego, van sobreviniendo reuniones sucesivas entre estos dos hombres. Aquí se nos habla de la era feudal en Japón. La Era Meiji no comenzará hasta 1860. La historia de Yamada retrata entonces a los protagonistas de una sociedad todavía aislada y desconfiada de los imperios occidentales.

Así pues, dado que el libro esta dividido en dos partes, en el otro lado encontramos el lado más aventurero y vital para que la historia se engrandezca. El mundo ficticio está ambientado a mediados del siglo XVI. El clan Satomi de Awa se ha refugiado en su castillo para protegerse del acoso de las tropas enemigas. En un último momento de desesperación, Satomi Yoshizane, el señor del castillo, le susurra a su perro: “¡Tráeme la cabeza del enemigo, y te entregaré a mi hija Fusehime!”. Pese a saber que esa proeza es imposible… Yatsufusa regresa con la cabeza del general enemigo y este se ve obligado a cumplir con su palabra y entregar a su hija. Gracias al sacrificio de dicha hija, un milagro ocurre: de su cuerpo muerto salen volando ocho gemas como estrellas fugaces, cada una con un ideograma que representa las ocho principales virtudes promulgadas por el confucianismo: lealtad, amor filial, confianza, obediencia, benevolencia, justicia, cortesía y sabiduría. Así comienza La leyenda de los ocho guerreros perro.

En definitiva, un libro indispensable. Aunque parezca pesado por el volumen de páginas y la época histórica en que nos podemos encontrar, es ameno, rápido y sencillo.

Uno no puede dejar de comparar este tipo de joya literaria con cantares como el de Roland, Raoul de Cambrai o Aliscan. Los personajes llevan una virtud hasta el final de sus días y luchan por lo que creen hasta límites insospechados. Haciendo una misma comparativa, gran parte de esa fuerza me recordó mucho a nuestro querido Quijote.

Y es que al leer La leyenda de los ocho guerreros perro pronto te das cuenta que estás ante una obra cumbre de la literatura universal. No hace falta ser devoto de los samuráis, ni del imperio del Sol Naciente para enamorarte de ella.