Archive for Satori Ediciones

Reseña: Un Día de Nieve, de Ichiyō Higuchi

Ichiyō Higuchi es considerada la primera escritora japonesa moderna y un ejemplo de las mujeres de su tiempo. Vivió en la época Meiji, murió joven, a los veinticuatro años y este libro contiene seis hermosos relatos suyos.

Hay pocos momentos tan bellos como una puesta de sol. Es algo más que los colores brillantes que pintan el cielo. Esto ocurre también con la llegada de la madrugada. Las últimas notas musicales siguen resonando después de que los instrumentos estén en silencio. Ichiyō Higuchi entiende esto y lo utiliza en la melancolía de sus creaciones como el dominio de alguien que comprende de manera innata el matiz de la tristeza. Sus personajes reflejan esto. Escribe sobre la traición, maldiciones, jóvenes perdidos en venganzas retorcidas, corazones dejando todo por amor; Ichiyō destila el dolor del ser humano en su esencia. Nos muestra la impotencia del hombre contra el destino y, sin embargo, hay un fondo de dulzura que lo compensa todo. Porque un poco de sal en una herida puede ser doloroso, pero si se le añade a una comida le da sabor. De la misma forma nuestra autora crea en sus relatos una intensa experiencia equilibrando ingeniosamente lo amargo y lo bello.

Ella establece un gran tapiz de la existencia común. Toma la vida cotidiana en la ciudad de Tokio enfocándola en resaltar la belleza de cada uno. Los momentos difíciles de la vida dan forma a los personajes de su historia, cambiando a las personas y exponiendo los elementos hermosos de la humanidad. Seis historias escritas en presente y en tercera persona En Un ermitaño, el artista rozará la locura por sentirse engañado. Un día de nieve, es una historia que se inunda por el sentimiento del remordimiento. El son del koto se distribuye en dos partes: en la primera, un niño abandonado se acercará a la mala vida. Luego sabremos de una joven que toca el koto en una misteriosa casa decrépita en la que habitan unos seres. Noches oscuras es un melodrama triste donde nos narran sobre unos helechos que cubren el tejado de una antigua mansión. En Un alma perdida, una mujer cuya familia le prohíbe relacionarse con aquel que ama. Cerraremos el libro leyendo el más profundo de todos. En Quién siembra vientos…, se exponen temas como la posición de la mujer en aquellos tiempos, también se criticará el restablecimiento de la era Meiji por parte de ciertos políticos y un estudio del sistema familiar de entonces.

Satori Ediciones de nuevo nos trajo una joya desde las tierras del sol naciente. Ichiyō Higuchi dio una nueva visión a los lectores de Japón con sus delicadas palabras que exploran íntimamente nuestra naturaleza interior. Estoy segura que se adentrará hasta el fondo de vuestro corazón como lo hizo con el mío.

Maravilloso.

Reseña: El Discípulo del Diablo, de Shiro Hamao

Shiro Hamao es catalogado como el padre de la novela negra japonesa. En estos dos relatos construye un mundo fascinante de depravación y decadencia. Una historia de detectives que no retiene nada, no deja ninguna grieta inexplorada, donde la sexualidad y el deseo están satisfechos sin condiciones. Mientras que los personajes tratan de satisfacer sus apetitos, a menudo encuentran que la desviación no es la clave de la felicidad ni una garantía de un final feliz. Ellos sienten que deben seguir sus deseos al límite incluso hasta la muerte. Nada queda fuera, ya que los secretos y el crimen llevan a todos a un sórdido vórtice.

El primer relato se titula El Discípulo del Diablo. Eizo Shimaura, nuestro protagonista, escribe una carta desde la cárcel al fiscal Hachiro Tsuchida, quien fue alguien especial en su juventud. En la carta le cuenta la verdad sobre la muerte de su amante de la cual él ha sido declarado culpable. Leeremos una carta dura. Le reprocha al fiscal haber trasformado su dulce personalidad en la de un asesino tras su abandono. Reflexionaremos en qué momento el sentirse despechado puede despertar el ansia de matar. Pero sobre todo, lo más triste de leer, es el encuentro con la bondad y lo que aviva este noble sentimiento en una persona llena de odio.

El siguiente relato es ¿Fue él quien los mató?, narrado en primera persona por un abogado con tintes detectivescos ya que dudará de la escena del crimen. Sabremos del caso que le tocó llevar en la provincia de Kanagawa. Ichiro Ôdera, se declara culpable de asesinar de forma terrible a un matrimonio joven. El que el autor fuera licenciado en Derecho dará más veracidad a esta historia. Y aunque el crimen es ficticio, lo leeremos como si fuera auténtico con todos los entresijos de un juicio real.

Ambos relatos son dramas que vivieron los protagonistas. En el primero nos asombrarnos de lo fácil que es juzgar y declarar a alguien culpable sin conocer toda la verdad. El segundo temblaremos leyendo un final estremecedor, donde ver hasta dónde puede llegar la venganza cuando han jugado con tu corazón y tu honor. Tanto en uno como en otro el autor nos invita a comprender lo complicada que es la mente humana. Aunque el verdadero misterio a desentrañar son las mentes retorcidas de los personajes a medida que descienden a las profundidades más oscuras de la depravación.

Al final del libro se aporta las reglas para jugar al Mahjong. Un juego de mesa muy famoso en Japón, que por cierto tendrá mucho que ver en el segundo relato.

Dos historias increíbles.

Reseña: El Alma de las Flores, de Kaneko Misuzu

Por primera vez en español Satori Ediciones nos trae la antología poética bilingüe de la japonesa Kaneko Misuzu. Nuestra poetisa se crió entre libros debido al trabajo de su madre en una librería familiar. Leía incansablemente, sentía verdadero amor por la literatura. Allí leyó la voz de los demás hasta que ella decidió probar suerte con la suya. Con veinte años, sus poemas serán aceptados pues el poeta Yaso Saijo reconoce su talento. Pero su vida privada estará cubierta por una capa oscura. Le tocó vivir una época donde la mujer japonesa estaba sometida a la casa y su marido. Éste le prohibió escribir, separándola de sus libros, de sus amigos poetas y editores. Pero la tragedia sería mayor. Después del divorcio, amenazó con retirar la custodia de la hija que tenían en común y Misuzu, en protesta, se suicidó. No sería hasta 1966 cuando el poeta Setsuo Yazaki encontró uno de sus poemas en una colección de cuentos infantiles, le impresionó tanto su lectura que comenzó la búsqueda del resto de sus poemas.

Año 2011. El norte de Japón sufrió un terremoto y tsunami. Las cadenas de televisión sacaron su poema Eres un eco para devolver a sus ciudadanos tranquilidad y esperanza. Esa que aún queda en los corazones después de vivir una gran tragedia. Para los japoneses, la poesía es una forma de vida. Toda la existencia contribuye al tejido de la poesía. Kaneko Misuzu sostiene la esencia de la humanidad mostrándonos las muchas facetas que brillan de ella. Celebra tanto la luz como la oscuridad, reconociendo que los dos elementos son complementarios. Ella entiende el espíritu humano en su mejor momento y en el peor. En las sombras nos muestra la belleza que se esconde. Son poemas hermosos. Ella habla en metáfora de sí misma en algunos de ellos. Se hace preguntas sobre la humanidad a la que no termina de adaptarse. El mundo natural parece más cercano para ella. Sospecho que sus amigos eran los árboles y las rocas más que las personas. Cada uno de nosotros ha conocido esta sensación de aislamiento en algún momento. Su poesía llega a tocar esa parte de nosotros. Ella nos alivia, asegurándonos que permanezcamos tranquilos que estaremos bien, vamos a sobrevivir, que no estamos solos. Más que eso, se nos exhorta a abrir los ojos a lo que percibimos como la nada y ver, porque hay una gran belleza en nuestro alrededor. Ese el premio de consolación de la vida.

Esta poetisa nos invita a ver el dolor, abrazarlo y avanzar más allá. Una auténtica maravilla, unos poemas de una mujer que dentro de su dolor empatizó con todo lo vivo. Más que recomendarlo, exijo leerlo, sé que encontréis ese poema que os ayudará a comprender un poco mejor vuestro paso por esta vida.

Reseña: El Extraño Caso de la Isla Panorama, de Edogawa Rampo

La historia comienza en una insólita isla abandonada en un punto del Pacifico conocida por el nombre de Okinoshima. Al comienzo, no tendremos la sensación de que vaya a ocurrir algo malo, nuestro protagonista es un simple soñador sin recursos, ¿qué hay de malo en soñar? Todos lo hacemos. Pero Horosuke Hitomi traspasará esa línea imaginaria deseando al precio que sea lo que ansía. Por otro lado, Genzaburo Komoda, uno de los hombres con mayor fortuna, ha muerto de un ataque de epilepsia. Con un fondo siniestro nuestro autor nos introduce a una figura mítica de la cual en muchos lugares del mundo siguen temiendo su presencia. Dicen que regresar del Más Allá cambia a las personas. En este caso, es verdad. De repente, comienza a despilfarrar su fortuna creando un mundo utópico en una pequeña isla. La delicada y hermosa mujer hasta ahora su viuda, le tiene miedo, lo mira, le observa, pero duda de que siga siendo el mismo hombre que tanto amó.

La trama se compone de dos partes. En la primera seguiremos los pasos de una mente retorcida planeando hasta el mínimo detalle cada movimiento sin importarle tener que mancillar algo tan sagrado como la muerte. Aquí leeremos trozos espeluznantes, insanos de una conducta desviada, llevando a su personaje principal Hitomi a perder toda humanidad convirtiéndolo en una criatura abominable. No podremos evitar ver ese mundo oscuro que en su día escribió Edgar Allan Poe, de cementerios, tumbas abiertas con ese fondo fantasmagórico… Será en la segunda parte con la transformación de la isla cuando entraremos en el mundo utópico. Un lugar repleto de mundos distintos, de una belleza extrema, junto a una sensación tenebrosa. Es como una mezcla de un hermoso sueño y terrible pesadilla. Crear un paraíso utópico plasmando la perfección del arte en la naturaleza. Donde aislarse del resto de la humanidad, en cierta forma, y leyendo esas maravillas, podríamos asumir esa locura. Pero es lo perturbador, nacido de una imaginación aterradora, lo que nos llevará a temerle. Ilusiones, una creatividad llena de descripciones casi mitológicas usando la morbosidad con chicas desnudas, pero sin podernos quitar la idea que en realidad estamos más cerca de lo infernal que de un edén.

No es sólo una novela policial. Su trama nos lleva hacia el lado tenebroso. A entender que lo más fantástico se vuelve turbio cuando la tragedia hace su aparición. Un claro fondo marino, un valle, un bosque pierde toda su belleza al teñirse de sangre. Una mujer joven que teme decir las palabras que tanto le asustan, la llevarán hacia un final de literatura gótica. El detective Kogoro Katami nos enseñará que nunca se puede esconder todo el pasado. Siempre quedan rastros de huellas con las que poder encontrarnos. Siempre es un placer leer buena literatura japonesa de la mano de Satori Ediciones.

Lo recomiendo.

Reseña: La Mirada Perversa, de Edogawa Rampo

Edogawa Rampo escribió: «El mundo real es un sueño. Sólo el sueño nocturno es la realidad». Retorcimiento japonés en su máxima expresión. Seis cuentos de perversión y decadencia repletos de elementos del subgénero gore. Extraños, eróticos, locos, preocupantes, atractivos y grotescos. Estas historias son un ejemplo brillante de ese género. Al autor le gusta jugar con imágenes, muñecos, espejos, con el lado más oscuro porque son el símbolo de una versión distorsionada de la existencia. Él tiene una fascinación por aquéllos que viven en los márgenes de la sociedad. El mutilado, el deforme…, los que resisten aplastados por la bota del mundo y la forma en que lo sobreviven. La Mirada Perversa es un universo de estos personajes, ricos, extraños y retorcidos. Sueños que se destruyen, lo lóbrego de la naturaleza humana; la forma de narrar de Rampo pausada, rayando la obsesión, nos va introduciendo en unos relatos en los cuales sus personajes se comportan rozando la locura.

El que pasea por el revés del techo.  Una historia detectivesca donde un hombre inquieto y acomodado se cuestiona si es posible cometer un asesinato tan inteligente que nunca llegue a ser descubierto el asesino. La cosa de llegar al asesinato es de lo más original, si no fuera porque el detective Kogoro Akechi, tiene sus sospechas. Un detective que os encantará así muy a lo Colombo que parece que no sabe nada, pero lo sabe todo. Y un poco tocapelotas. Hay una escena en el armario buenísima. Una primera lectura que nos hará cuestionarnos si alguien puede convertirse en asesino sólo por puro aburrimiento con su vida.

Pulgarcito baila. Roku es un enano al que sus compañeros de circo acosan rozando lo inhumano, hasta que un día decide vengarse de la forma más cruel. Lo que su mente es capaz de crear: sangre, espadas y un terrorífico baile a la luz de la luna.

Ahora seguiremos en otros relatos más perversos. Una mezcla de géneros macabros leyendo comportamientos tan obsesivos como enfermizos:

El infierno de los espejos. Unos amigos se reúnen para contar historias sobrenaturales. Uno de ellos narra unos hechos que jamás pudieron demostrarse que salieran de la imaginación de su narrador. La pasión de un hombre por las lentes y los espejos le lleva a pedir que le fabriquen una esfera hueca de cristal para introducirse en su interior. Lo que allí verá es imposible de alcanzar por la imaginación humana. Un amor inhumano narra el verdadero amor entre personas. Pero cuando una muñeca está involucrada con un hombre, se convierte en otra emoción menos admirable. Su esposa lo descubrirá. ¿Hay una intervención fantasmal o estamos ante las fantasías enfermas del marido? La oruga nos muestra cuán fácilmente puede ser mutado el amor. Un veterano de guerra desfigurado hasta el punto de ser poco más que un torso con cicatrices, su esposa es devota y lo cuida, pero su impotencia inspira algo cruel en ella y atormentarlo se convierte en su entretenimiento. Leer este relato íntegro es un gran lujo. Fue censurado varias veces por tener un protagonista un militar; infame, la espantosa criatura en que se ha convertido se encuentra increíblemente bien detallado. Terminaremos con El hombre que viaja con un cuadro en relieve, donde en un viaje en tren sabremos de un cuadro que guarda un secreto. La historia de terror que se relatará, narrará perversos detalles sexuales a la vez que magia.

En La Mirada Perversa, al final, tendremos la sensación de que el autor nos llevó a esos depravados mundos que creó su mente, por lo inquietos que quedamos al cerrar el libro. En algún relato veremos pinceladas de la narrativa de Edgar Allan Poe, autor al que admiraba. A mí personalmente sus extravagancias me recordaron a la película La Parada de los Monstruos; esos fenómenos con deformaciones físicas de los cuales intentamos compadecernos. En fin, una joya de libro que no sólo recomiendo, os pido que lo leáis, es simplemente fascinante, yo buscaré otros del mismo autor porque en verdad me he quedado con ansia de más historias suyas. Un libro que cierra con un imprescindible apéndice. Lo recomiendo muchísimo.

Reseña: La Mujer que tomó Veneno, de Iwano Hōmei

Para entender mejor los dos relatos que vais a leer aquí, Disipaciones y La mujer que tomó veneno, quiero comenzar mi reseña con una introducción sobre el autor del libro:

Iwano Hōmei antes de ser escritor quiso ser misionero cristiano. Ese hecho tal vez fuera el detonante de explorar el alma de las personas, buscándole un significado a la vida. Es el Naturalismo japonés, un género que quería ir al encuentro de la conciencia individual, la búsqueda interior de cada uno. Empezó a tener en cuenta las interioridades de los demás, pero sobre todo, las suyas. Indagará siempre en la sinceridad para identificarse con sus protagonistas llevándole muchas veces a dejar huellas autobiográficas escritas en primera o tercera persona. Autobiografismo del naturalismo nipón, conocido como la “novela del yo”.

En el novedad de Satori Ediciones que os traigo hoy, el autor relata un hecho del presente, mezclando las memorias y la autobiografía. Se centra en los detalles mundanos que construyen nuestro día a día. Al igual que un haiku está destinado a ser una imagen creada en el lenguaje, la estructura de las tramas de Hōmei están destinadas a ser un informe de las horas vividas, salpicadas de confesiones. En una lectura más detenida, este entramado sobre lo diario, revela otros hilos más profundos que pretenden llevar al lector a una reflexión sobre cómo nuestras acciones inconscientes pueden traer a nuestra vida cambios inesperados en un instante.

Los lectores occidentales podemos pensar por su manera de escribir que hay una ausencia de argumento y de definición de personajes, sobre todo en el primer relato de este libro (Disipaciones) publicado en 1909, el cual forma parte de su obra de ficción. Narrado en primera persona será aquí donde nacerá su antihéroe Yoshimo Tamara, protagonista de otras de sus obras. En la Era Meiji el comportamiento social de hombres y mujeres se mantuvieron dentro de límites estrictos. Las mujeres fueron constreñidas al hogar, sirviendo a su marido y a ser madres. El deber del hombre era mantener su casa. Entonces la mujer era considerada como propiedad del hombre. Yoshio Tamura se encuentra atrapado por este sistema. Conoce a una geisha llamada Kichiya aquejada de sífilis de la que, a pesar de su falta de cualidades femeninas, Yoshio se enamora haciéndola su concubina. Esto pone en marcha un triángulo amoroso donde se enfrentan el deber, la pasión y la traición. Yoshio es lo opuesto de lo que se espera de un marido. Todo se complica cuando el dinero comience a escasear llegando a empeñar los kimonos de su esposa…

La mujer que tomó veneno vio la luz en 1914. Escrito en tercera persona, la fuerza de la segunda historia radica en el intrincado diálogo que crea relaciones no sólo entre personajes, también con los lectores. En esencia, es una continuación del primer relato con los tres mismos personajes a los que domina la desdicha. Encontraremos al tal Tamura más canalla y enloquecido por celos a su concubina y a un amigo. Vamos a seguir con las dos mujeres: la amante todavía está enferma y un nuevo negocio de Tamura necesita mucho dinero. Todo esto hace que el ambiente en su hogar sea irrespirable, lleno de tensiones. Las notas autobiográficas aparecen intercaladas por todo el cuento hasta casi su final. Una historia de confrontaciones e insultos. Hay que elegir, debe sacrificar una cosa u otra, salvar a su amante a pesar del costo, o volver a ser un esposo fiel. ¿Qué mujer será la víctima?

Iwano Hōmei nos dejó otras vidas clavadas en el papel para que nosotros observemos.

Ambos relatos son una crítica al libertinaje de nuestro protagonista. No sólo deberá intentar convivir con ambas mujeres, sino que además debe mantenerlas y su dinero escasea. Peleas y discusiones marcarán su día a día. No estamos ante esas historias japonesas de cerezos en flor y hombres y mujeres mojando las mangas de sus kimonos de felicidad. Son historias de lo que supone vivir en un triángulo amoroso en la época Meiji. La amarga situación de la mujer japonesa, algunas de ellas inquietas por contar sus propias historias en tinta y papel, pero reducidas a esclavas del hogar. Este libro cuestiona este tipo de relaciones encorsetadas.

Hōmei vivió en pleno cambio. Del Japón cerrado de los señores feudales al moderno que conocemos. Algo que en un país tan tradicionalista como Japón no fue fácil y desde luego en alguna de las diferentes etapas de esa evolución fue decepcionante para muchos japoneses. Pocos autores atacaron ese modelo familiar que oprimía a la mujer, él sí lo hizo y es digno de elogio. Con estas historias nos dejó una joya literaria traducida por primera vez al español por Satoria Ediciones. Una obra merecedora de estar en las mejores bibliotecas personales.

Lo recomiendo mucho.

Reseña: Yūrei. Los Fantasmas de Japón, de Zack Davisson

Nuestro autor comenzará este ensayo relatando su propia historia personal de cuando vivía con su mujer en una casa encantada en Osaka. Sus vecinos les advirtieron con estas terribles palabras: Aquí hay un yūrei… Aunque Zack Davisson desde pequeño ya se sentía atraído por el mundo paranormal, fue a partir de esa vivencia que decidió investigar el origen de los fantasmas japoneses también llamados Yūrei, combinando respeto e interés por la tradición japonesa. Él cree que todo tiene un alma y ésta debe ser respetada. ¿Quién no ama una buena historia de fantasmas? Davisson no sólo nos da eso, también una mirada sobre la identidad cultural.

La palabra Yūrei está construida de dos kanji: «Yu», que significa tenue o pálido y «-rei», que significa espíritu. Ellos no son espíritus tristes por su muerte, es venganza lo que les trae de vuelta, no el amor por aquellos que han dejado atrás. Quieren hacer daño, incluso llegan a formar parte de la vida de las personas influyendo sobre ellos según han sido tratados en vida. Tienen raíces profundas en la tradición cultural. Para la gran mayoría de japoneses son reales. La forma en que Davisson describe la diferencia entre fantasmas occidentales y orientales es muy interesante. Narra de los espíritus occidentales como más pasivos, deslizándose de un lado a otro entre mundos. Los espíritus japoneses no son tan pacíficos, se enganchan a las personas o incluso a sus descendientes, creando horror y angustia entre ambos mundos. Ellos deben ser tratados con precaución, respetados y ser evitados siempre que sea posible.

En este magnífico ensayo investiga con tanta atención los detalles, que su trabajo es un activo para aquellos que buscan más información sobre este fascinante estudio de lo sobrenatural japonés. Detalla las diferencias, similitudes y conexiones entre los tipos de Yūrei y cómo aparecen en la historia, la literatura, el arte y el cine, tanto en el pasado como en el presente y su propagación por Occidente. Para ello aportará documentos históricos, leyendas, obras de la literatura japonesa donde participó igualmente la literatura china. Tampoco faltarán películas contemporáneas de terror, teatro Noh y Kabuki y tradición oral. Aquí presenta la historia única y muy completa del Yūrei en la tradición japonesa, de lo que son capaces de hacer y la manera de apaciguarlos.

Ya hacia el final del libro os encontrareis una selección de relatos Kaidan, cuentos sobre lo extraño y lo místico. Con alguno de ellos terminaréis de entender este magnífico ensayo. Aunque si bien el horror es evidente, también hay belleza y humor. Una amplia gama de emociones capturadas en cada ilustración hace que las imágenes sean dignas de ser exhibidas. Independientemente de dónde terminemos después de la muerte, este libro os apasionará.

Reseña: Arenas Movedizas, de Tanizaki Junichiro

arenasmovedizasManjí (título original), es una novela que fue escrita por Tanizaki Junichiro entre 1928 y 1930. Ante todo, recomiendo no pasar por alto el prólogo del libro ya que es muy interesante, comentando el origen antiguo con raíces en diversas culturas de la cruz esvástica.

El libro gira en torno a una relación lésbica. Ambas pertenecen a la alta sociedad japonesa. Kakuichi Sonoko lleva una vida aburrida junto a su esposo Kotaro. Para llenar algo más su existencia, Kakuichi se apuntará a una escuela de pintura femenina. Allí quedará prendada de la increíble belleza de Mitsuko, una mujer que tiene muchas caras. La señora Kakuichi será víctima de las manipulaciones de Mitsuko y su novio Watanuki. Erotismo, pasión, celos, tres componentes que no presagian nada bueno.

Vais a leer uno de los libros cumbre de la literatura erótica mundial.

El autor sobresale en retratar la naturaleza humana con todos los triunfos y los defectos asociados. Se utiliza el juego sutil de las emociones para mover sus protagonistas a través de su historia. Con delicada gracia, nos muestra tal como somos. No hay monstruos escondidos en los armarios de su historia. El monstruo somos nosotros. A pesar de ello, el autor se abstiene de tomar el camino fácil No se dedica a penalizar a la humanidad por la maldad intrínseca de las personas, sino que refleja la auténtica mezcla de maldad y bondad del alma humana. Es esta danza entre la oscuridad y la luz en cada uno de nosotros, lo que el autor destaca. Por otro lado, al tratarse de una obra japonesa, hay que tener muy en cuenta la rigurosa sociedad de ese país. Con unas normas sociales muy rígidas con las que hay que jugar con mucha delicadeza por que puedes caer fácilmente en la ofensa con las consecuencias que eso pueda tener.

Una historia de cuatro destacando dos mujeres. Aasí como la pasión descrita por Tanizaki Junichiro. Una belleza increíble. Sus escenas románticas son de tal lindeza que impresiona. No es ordinario ni vulgar todo lo que narra, con una gran pureza artística cuya prosa inspira placeres prohibidos. Hay un trozo que me impresionó gratamente:

«…, aprovechamos que no había nadie y, al fondo de un matorral de hierbas que habían crecido desmesuradamente, encontramos un rincón para escondernos, un sitio donde nadie pudiera reconocernos salvo las nubes del inmenso cielo que nos cubría».

Sin decir mucho más, lo dice todo. Esa es la diferencia entre ser sutil o ser soez. La sensualidad se manifiesta en cada una de sus descripciones. Palabras precisas que muchas veces debemos buscar, jugará con nosotros alejándonos de cómo son en realidad los personajes donde no faltarán verdades, mentiras y chantajes. Con una maravillosa técnica narrativa dejará que sea Kakuichi Sonoko quien vaya narrando la historia a un profesor que en ningún momento conoceremos. Aparte de esas dos voces también entrarán, aunque de forma indirecta, Kotaro, Mitsuko y Watanuki. Las pasiones se transforman en obsesiones mientras Tanizaki trata en su obra a cualquier personaje sin importar su extracción o catadura social. Tampoco juzgará sus comportamientos, ya que en esta historia no hay en sí buenos y malos, simplemente hay personas en su propio infierno personal.

Arenas Movedizas es una historia dramática entre dos mujeres y sus hombres, donde nada es lo que parece. Al igual que esas arenas que intentan salir acabará en drama. Cada vez se hunden más. Estoy segura de que cuando cerréis el libro os preguntaréis lo mismo que yo: ¿Quién fue víctima y quién verdugo? Para mí este libro es excelente para aquellos que disfrutan de un estudio complejo de la humanidad. Un libro increíble, inolvidable, solo puedo recomendarlo y aplaudirlo.

Reseña: La Constelación de los Cuervos y Otros Cuentos Mágicos, de Miyazawa Kenji

2-constelacion-de-los-cuervos_sobrecubierta.indd«Aun así, no puedes imaginar cuánto deseo que algunas líneas de estas pequeñas historias acaben convirtiéndose en alimento de verdad para ti».

20 de Diciembre, Año 12 de la Era Taisho (1923), Kenji Miyazawa.

La obra de Miyazawa Kenji es de una gran sencillez narrativa. Pero que no engañe su apariencia porque tiene un fondo moralizante, donde no se espera que haya dicho tema. Nuestro autor extrae esencias a través de lo natural. Sin ningún recurso retorcido ni alharacas, concluye su enseñanza. Simplicidad, claridad, diáfano como el agua que fluye del manantial; Kenji bombea de este pozo de armonía llenando sus relatos con él. Las historias cobran vida propia en nuestras mentes, cambiándonos para mejor, pues Miyazawa es claro, refrescante y esencial.

Con las historias de Kenji, todo es posible. En esta realidad los mundos de la magia y la fantasía son lo mismo. Lo que queda es un mundo de sueños donde la naturaleza usa un lenguaje que podemos entender y que la magia no solo es real, sino que se espera su llegada. Muchos japoneses, especialmente los de Okinawa, creen en el animismo. Todo tiene alma, ya sea roca, planta o animal. Incluso las palabras y las cosas hechas por el hombre pueden tener alma. La estructura de la obra podríamos asimilarla a las fábulas clásicas de Esopo o Lafontaine. Diez maravillosas fábulas son las que vais a leer en La Constelación de los Cuervos y Otros Cuentos Mágicos, cuya belleza nos arrastrará sin que podamos evitarlo hacia ese otro lado al que nunca hemos cruzado.

Un juicio en el cual, entre todas las bellotas del bosque, deberá ser nombrada la bellota más ilustre. En la segunda fábula leeremos a la gran roca que contará la historia de El bosque de los robos. Seguiremos con unos cazadores sin corazón, al que les espera en un camino el miedo y las súplicas. La constelación de los cuervos, que da nombre al libro es una historia de guerra, amor y arrepentimiento. En el mes de los narcisos, el espíritu de la nieve soplará con fuerza, un chico va camino a casa soñando con dulces caramelos. El hombre salvaje terminará transformado por culpa de un brebaje. Seisaku está trabajando con la azada cuando escucha una voz en el robledal. Conocerá a un pintor y al Rey de los Robles, mientras la Luna se cambia el vestido por un kimono. Llegaremos al octavo relato. Kyoichi camina por las vías del ferrocarril, presenciará algo muy, muy extraño. Luego, leeréis la historia que le contó el viento puro del otoño en los campos de musgo durante el atardecer. Terminaremos con el malvado Ozbel. Tiene un almacén con unas novedosas máquinas que separan la paja del arroz con cáscara. Y de la nada sin más, aparece un elefante blanco…

En ese lugar de pureza, hombres, animales, árboles, plantas, hablan, bailan, ríen sueñan y sufren. Entenderemos que no debemos confiar de aquello desconocido que nos ofrezcan, que la vida hay que respetarla, aunque sea ajena. Que los animales son nobles y no debemos aprovecharnos de esa nobleza. Los consejos quedaron ahí camuflados entre estas maravillosas fábulas. Independientemente de la edad, las historias os harán imaginar un mundo maravilloso, imposible, haciendo que regreséis a cuando creíais en esos lugares. De nuevo, volveréis a verlo todo con la mirada inocente de un niño.

Reseña: Cuentos de Hadas Japoneses, de Grace James

cuentos-de-hadas-japonesesGrace James (1882-1964) fue una célebre escritora inglesa de cuentos infantiles. Hija de un oficial británico enviado a Japón y nacida en Tokio, vivió allí parte de su infancia hasta los doce años que regresó a Inglaterra. Se especializó en cuentos del folklore japonés. Cuentos de Hadas Japoneses, se publicó por primera vez en 1910 y constituye la obra completa de sus cuentos de tradición nipona.

Según un antiguo mito chino, en la luna habita un anciano llamado Yuelao que conecta a las personas a través de hebras. Los japoneses creen que un hilo rojo enlaza a dos personas no pudiendo romperlo, ya que es un vínculo que los une de por vida. En los cuentos que vais a leer aquí encontraréis personajes tanto de China como de Japón y al igual que esa leyenda  también comparten parte de mitología. Treinta y ocho relatos cortos, algunos de no más de tres páginas. Para los japoneses, los símbolos y la metáfora son importantes, esa advertencia para ser amable y tomar buenas decisiones… o sufrir las consecuencias. Podríamos decir que los cuentos occidentales también en parte hacen la misma función, pero hay una gran diferencia: ellos los escriben de otra manera.

La autora sabe qué es el simbolismo asociado a la tradición de cada lugar, lo que cambia, en el caso de Japón, por sus maneras pausadas y sus tradiciones de espíritus. Las creencias primitivas no desaparecieron, sino que se incorporan al budismo chino, origen del sintoísmo. Otra característica que los hace diferentes respecto a otras culturas es, que son cuentos llenos de magia entrantes en el mundo desconocido. Algunos provienen de la religión «shinto», una religión que se pierde en la noche de los tiempos con un gran respeto hacia la naturaleza. Debéis de entender que vais a leer relatos muy antiguos de un Japón muy conservador.

Grace James nos lleva de vuelta a lugares mágicos donde lo sobrenatural se unirá con la muerte y las maldiciones. Pero en todo momento sentiremos estos cuentos más humanos que fantásticos. Narrados de forma sencilla, sin perder en ningún momento la poética japonesa, acompañados muchos de ellos por trozos de bonitas canciones; sabréis de seres mitológicos, hermosas damas, forasteros misteriosos… comprenderéis los valores del amor y el honor.

«…Sin embargo, nunca cesaba en su labor porque tenía miedo, ya que en cierta ocasión había escuchado el siguiente dicho: Una gran pena se cernirá sobre la Dama Tejedora si abandona su telar…».

Cuentos que os harán soñar, llorar y temer. De todos aprenderéis una lección para la vida, historias no abandonadas a que se perdieran narrándose generación tras generación. Yo, destacaría el llamado La Campana Dôjôji, por ser el más terrorífico. En esta maravillosa edición de Satori Ediciones encontraréis notas a pie de página para entender comidas, dioses… y al final del libro, un fantástico glosario. Pero si hay que destacar algo aparte de los cuentos, son las cuarenta bellísimas láminas ilustradas de Warwick Goble, ilustrador inglés experto en acuarela, cuyas técnicas aprendió de artistas japoneses.

No puedo hacer otra cosa que ensalzar este libro de mitos de la tierra del Sol Naciente. Se escribió para ser leído con tranquilidad, sin prisas, disfrutando y entendiéndolo. Sé que muchas de estas historias permanecerán en vuestra memoria como quedaron en la mía, y al contarlas sin querer seréis ese lazo que hará que sigan narrándose en hermosas noches estrelladas o en frías noches de invierno al lado de un buen fuego. Quién sabe cuántas generaciones, y más gracias a vosotros amigos lectores, seguirán contando estos cuentos para no ser olvidados.