Archive for Edhasa

Reseña: Waterloo. La historia de cuatro días, tres ejércitos y tres batallas, de Bernard Cornwell

waterlooDespués de veintiún años de guerra, con un rey al que no le gustaba su trono, la economía en crisis, más una supuesta paz vigilante en los lugares más recónditos de Francia; Napoleón, el antiguo emperador, quedó preso en una pequeña isla en el Mediterráneo, añorando los días en que sus ejércitos controlaban toda Europa. Desde Madrid a Moscú. Pronto, el señor de la guerra, abandonaba su vagabundeo, marchando hacia el norte para reclamar su leyenda, recopilando a sus todavía leales secuaces en el camino.

Debía ser detenido. Los aliados apresuradamente reorganizaron fuerzas, legiones de inexpertos se dirigieron hacia el continente bajo el control de un hombre que había tenido éxito contra el gigante poco antes, el duque de Wellington de Gran Bretaña.

Hace doscientos años de ello. La semana pasada se reunieron para conmemorar en los campos de Waterloo su aniversario.

Bernard Cornwell (1944) es uno de los grandes. Novelista y periodista inglés, tras trabajar para la BBC, se trasladó a USA donde comenzó a escribir sagas históricas por las que se ha hecho famoso. Según Cornwell la decisión de escribir procede de una necesidad estrictamente económica: al no tener tarjeta de residente, solo la actividad intelectual le estaba permitida para ganarse la vida dentro de la legalidad.

Curioso. Escribe para permanecer en el país. Después tratar las más diversas sagas históricas en sus escritos, véase Rebelde, Copperhead…, que tratan la Guerra de Secesión Americana. Su famosísima trilogía de Cronicas del Señor de la Guerra donde trata el mito artúrico, o como no, mis favoritas por encima de todas, la trilogía Arqueros del Rey, basada en mi amada Guerra de los Cien Años… Ahora se atreve con Waterloo. La historia de cuatro días, tres ejércitos y tres batallas. Pero a modo de ensayo histórico.

Una obra ilustrada en formato súper chulo editado por Edhasa. En Waterloo: La historia de cuatro días, tres ejércitos y tres batallas, mi escritor favorito de novela histórica Bernard Cornwell, adquiere este evento icónico en un gran esfuerzo de no ficción, en el que ha trabajado mucho tiempo. Cornwell comenzó su investigación hace más de tres décadas con una serie de aventuras en guerras napoleónicas con un protagonista: el soldado británico Richard Sharpe. Siempre un purista de la exactitud, Cornwell primero nos dio una mirada profunda a la batalla para retomar después a su héroe en Waterloo.

Cornwell se centra en una vista en primer orden de lo que era estar en ese campo de batalla. El propio Wellington pensó en tales narraciones realizadas inútilmente, observándolo algunos años más tarde, asegura. La historia de una batalla no es diferente a la historia del mundo en general. Algunas personas pueden recordar los pequeños acontecimientos de los cuales el gran resultado es la batalla ganada o perdida; pero ningún individuo puede recordar el orden en el que se fue fraguando con exactitud.

Basándose en gran medida en los comentarios más intimos de los soldados de combate, la narrativa de Cornwell toca los más profundos sentimientos y las verdaderas inclinaciones de un hombre al borde de la muerte. En los últimos capítulos, explora muchas de las controversias y la historia retorcida que rodea a la batalla. Datos geniales que enganchan a la lectura y que no quieres que terminen.

¿Quién realmente ganó? ¿Quién pierde? ¿Cuántos murieron? ¿Quién fue el culpable y para qué? También da su explicación de por qué el resultado fue importante para nuestra historia. Y, ¿por qué escribir sobre ello? Es una gran historia, parte de la nuestra, sus combatientes llevaban una parte de nosotros dentro. No importa cuántas veces haya leído relatos de esta batalla. Con Waterloo: La historia de cuatro días, tres ejércitos y tres batallas, y su final, todos mis recuerdos se deben ahora a este libro. Os lo aseguro.

Bernard Cornwell fue nombrado en 2006, Caballero Oficial de la Orden del Imperio Británico por su gran aportación a la literatura. En España sus novelas son publicadas por Edhasa, contando gran cantidad de títulos en stock. Ahora con Waterloo nos lanza una edición profusamente ilustrada con más de 150 imágenes intercaladas por todo el texto que nos ayudan a comprender y visualizar la batalla.

Joyita, totalmente recomendable a regalar a un amante de la Historia.

A ti mismo.

Reseña: La guerra interminable, de Joe Haldeman

9788435021234.jpg (174x280)Terminada la novela de Haldeman me queda un regusto agridulce en el cuerpo; por un lado, me ha fascinado la manera en que trata el concepto del tiempo, la relatividad de aquello cuanto vivimos, conocemos y amamos. Por otro, determinados fragmentos se me hacían pesados, sobre todo aquellos en los que pasaba largos párrafos describiendo los artilugios de los que hacen uso en los distintos futuros que va viviendo el protagonista.

No creo que le descubra a nadie que La guerra interminable es una novela de ciencia ficción, de hecho es un clásico y su autor, Joe Haldeman, un maestro del género. En esta novela entramos en harina casi desde la primera página: Con cada viaje espacial, donde para los soldados pasan segundos en el mundo real transcurren meses, e incluso años. Saben que, si sobreviven a la guerra y regresan a casa lo harán a un mundo que ya no conocen, en el que todos sus seres queridos han muerto y ya no queda nadie al que recordar.

Como punto de partida me resulta interesante, y de hecho fue lo que me empujó a leer este libro, aunque en la novela solo cobra interés a partir de la mitad de la historia y nunca con demasiada fuerza, siempre como algo muy en segunda línea. Eso me fastidiaba porque creo que es lo más fascinante del libro, mucho más que el despliegue imaginativo que hace de los distintos armamentos. El saber que será separado de la mujer a la que ama y probablemente nunca vuelva a verla porque si ambos tienen la suerte de sobrevivir puede que regresen a la Tierra con siglos de diferencia es una historia que podría haber dado mucho más de sí.

Otro detalle del libro que me ha maravillado son las explicaciones sobre las distintas fases que va sufriendo La Tierra. La forma drástica para “recortar” la natalidad, por ejemplo, me pareció genial y estuve riéndome un buen rato. No quiero desvelar demasiado así que no contaré más sobre el tema.

Haldeman hace uso de una increíble imaginación a la hora de desarrollar el universo en el que se mueven los personajes. En parte, esos son los aciertos. En parte, para alguien acostumbrado a una ciencia ficción mucho más light, también son esos los errores. Digamos que me quedo en el medio, en ese punto donde ni fu ni fa, me ha gustado pero no del todo… pero me quedo con el poder cautivador que tiene el trasfondo de la historia.

Cien por cien seguro cuando termines de leer el libro y lo cierres por última vez, te quedarás mirando a la nada y dándole vueltas a esa ínfima porción de tiempo que cada uno de nosotros pasamos sobre este mundo.

Y mientras tanto, la guerra continúa.