Archive for Edhasa

Reseña: La Boca del Diablo, de Teo Palacios

labocadeldiablo¿Qué vendría a ser la superstición? En cierta ocasión, un amigo me dijo: «Es lo peor del ser humano, le lleva a cometer los mayores horrores conocidos en nombre de algo que no existe».

Gran Armada de 1588. Felipe II quería hacer una expedición de castigo contra Inglaterra por sus intromisiones en la guerra de Flandes. Se diseñaron varios planes que no terminaban de convencer y al final el monarca como jefe del ejército se decantó por uno, la jefatura de la parte naval correspondía al Marqués de Santa Cruz, uno de nuestros almirantes más laureados con numerosas e importantísimas victorias en su haber. Desgraciadamente murió antes de llevar a cabo tal encargo, así que el Rey decidió nombrar como jefe de la Armada al Duque de Medina Sidonia que no era un experto en este tipo de misiones, como él mismo dejó claro. El plan era llevar los barcos de transporte de tropas desde la Península hasta los puertos de Flandes en manos españolas, donde los tercios bajo el mando de Alejandro de Farnesio, pasarían a Inglaterra para arrasarla. Los ingleses se dedicaron a implorar a Dios por su salvación. La Armada cumplió su misión sin grandes contratiempos. No perdió más que un barco o dos en combate. Llegó al puerto indicado y mandó mensajes a Farnesio, pero éste no estaba preparado. La Armada por el cambio de estación para navegar tenían que volver y no podían hacerlo por la ruta de llegada por las corrientes así que no quedaba más remedio que rodear las Islas Británicas. Ahí es donde con las tormentas y las corrientes encallaron. Se fueron a pique una decena o más de barcos. La mayoría de barcos y personas volvieron y fue una hazaña que quedo en nada.

Por supuesto, los ingleses pensaron que era una señal divina.

Esto que estáis leyendo sería un resumen de lo que aconteció con la Gran Armada de 1588. El libro que vais a leer empieza con Baltasar de Zúñiga, un personaje muy importante de la maquinaria diplomática de los Austrias, entre Felipe II hasta los comienzos del reinado de Felipe IV. Junto a su escolta Juan Lobo, serán de los primeros en arribar a costas españolas para informar al Rey del desastre. Entre datos y nombres históricos reales nos adentramos en otra historia ficticia de horror.

Unos meses más tarde, Juan Lobo recibe una nueva misión a manos de Baltasar. Deberá ser el escolta de dos inquisidores. Llegó un rumor de que en una villa española llamada Casarrubios del Monte, se instaló el terror. Sus habitantes cuentan que brujas y demonios se apoderaron del lugar. Ya han desaparecido tres mujeres…

La Boca del Diablo es un relato histórico terriblemente exacto de lo que fue nuestro Siglo XVI. El autor dejará al lector luchando contra la superstición, mientras buscan las respuestas al misterio. La lógica y la razón huyen dentro de esta historia poblada de miedos y hombres que ponen senderos falsos hacia la verdad. Los que siguen a desentrañar este misterio, Juan Lobo y los dos inquisidores, deberán tratar de determinar lo que es real y lo que no, en un mundo donde la superstición manda. Fray Gonzalo y Fray Bernardo son lados opuestos de la misma moneda. Uno se inclina hacia lo sobrenatural y espiritual, mientras que el otro usa el sentido común y la prudencia. Están en desacuerdo entre sí durante la investigación en un pueblo donde espera el terror en las esquinas y las personas se apresuran para evitar las sombras.

Las calles de Casarrubios se vuelven reales para el lector gracias a la precisión vívida del autor en La Boca del Diablo. Teo Palacios maneja el delicado equilibrio de la información con maestría. Más que una novela histórica, para mí es misterio; donde Fray Bernardo tiene un aire a Guillermo de Baskerville (monje de El Nombre de la Rosa), al igual que él cree que sin una explicación racional el mal puede tener muchas formas.

Situada en el Siglo XVI, los fans de las novelas históricas no quedarán decepcionados. Tampoco los del mundo sobrenatural ya que ciertos hechos no tendrán explicación. Como las desapariciones suceden antes que lleguen los tres protagonistas, eso le quita bastante intriga. Aunque las dotes detectivescas de uno de los inquisidores te atrapan hasta el final del libro. Además de unos buenos diálogos y una narrativa bien labrada, con datos históricos precisos que no cansan al lector.

Ya sabéis el dicho: «La mayor de las herejías es no creer en el Diablo…”.

Reseña: Waterloo. La historia de cuatro días, tres ejércitos y tres batallas, de Bernard Cornwell

waterlooDespués de veintiún años de guerra, con un rey al que no le gustaba su trono, la economía en crisis, más una supuesta paz vigilante en los lugares más recónditos de Francia; Napoleón, el antiguo emperador, quedó preso en una pequeña isla en el Mediterráneo, añorando los días en que sus ejércitos controlaban toda Europa. Desde Madrid a Moscú. Pronto, el señor de la guerra, abandonaba su vagabundeo, marchando hacia el norte para reclamar su leyenda, recopilando a sus todavía leales secuaces en el camino.

Debía ser detenido. Los aliados apresuradamente reorganizaron fuerzas, legiones de inexpertos se dirigieron hacia el continente bajo el control de un hombre que había tenido éxito contra el gigante poco antes, el duque de Wellington de Gran Bretaña.

Hace doscientos años de ello. La semana pasada se reunieron para conmemorar en los campos de Waterloo su aniversario.

Bernard Cornwell (1944) es uno de los grandes. Novelista y periodista inglés, tras trabajar para la BBC, se trasladó a USA donde comenzó a escribir sagas históricas por las que se ha hecho famoso. Según Cornwell la decisión de escribir procede de una necesidad estrictamente económica: al no tener tarjeta de residente, solo la actividad intelectual le estaba permitida para ganarse la vida dentro de la legalidad.

Curioso. Escribe para permanecer en el país. Después tratar las más diversas sagas históricas en sus escritos, véase Rebelde, Copperhead…, que tratan la Guerra de Secesión Americana. Su famosísima trilogía de Cronicas del Señor de la Guerra donde trata el mito artúrico, o como no, mis favoritas por encima de todas, la trilogía Arqueros del Rey, basada en mi amada Guerra de los Cien Años… Ahora se atreve con Waterloo. La historia de cuatro días, tres ejércitos y tres batallas. Pero a modo de ensayo histórico.

Una obra ilustrada en formato súper chulo editado por Edhasa. En Waterloo: La historia de cuatro días, tres ejércitos y tres batallas, mi escritor favorito de novela histórica Bernard Cornwell, adquiere este evento icónico en un gran esfuerzo de no ficción, en el que ha trabajado mucho tiempo. Cornwell comenzó su investigación hace más de tres décadas con una serie de aventuras en guerras napoleónicas con un protagonista: el soldado británico Richard Sharpe. Siempre un purista de la exactitud, Cornwell primero nos dio una mirada profunda a la batalla para retomar después a su héroe en Waterloo.

Cornwell se centra en una vista en primer orden de lo que era estar en ese campo de batalla. El propio Wellington pensó en tales narraciones realizadas inútilmente, observándolo algunos años más tarde, asegura. La historia de una batalla no es diferente a la historia del mundo en general. Algunas personas pueden recordar los pequeños acontecimientos de los cuales el gran resultado es la batalla ganada o perdida; pero ningún individuo puede recordar el orden en el que se fue fraguando con exactitud.

Basándose en gran medida en los comentarios más intimos de los soldados de combate, la narrativa de Cornwell toca los más profundos sentimientos y las verdaderas inclinaciones de un hombre al borde de la muerte. En los últimos capítulos, explora muchas de las controversias y la historia retorcida que rodea a la batalla. Datos geniales que enganchan a la lectura y que no quieres que terminen.

¿Quién realmente ganó? ¿Quién pierde? ¿Cuántos murieron? ¿Quién fue el culpable y para qué? También da su explicación de por qué el resultado fue importante para nuestra historia. Y, ¿por qué escribir sobre ello? Es una gran historia, parte de la nuestra, sus combatientes llevaban una parte de nosotros dentro. No importa cuántas veces haya leído relatos de esta batalla. Con Waterloo: La historia de cuatro días, tres ejércitos y tres batallas, y su final, todos mis recuerdos se deben ahora a este libro. Os lo aseguro.

Bernard Cornwell fue nombrado en 2006, Caballero Oficial de la Orden del Imperio Británico por su gran aportación a la literatura. En España sus novelas son publicadas por Edhasa, contando gran cantidad de títulos en stock. Ahora con Waterloo nos lanza una edición profusamente ilustrada con más de 150 imágenes intercaladas por todo el texto que nos ayudan a comprender y visualizar la batalla.

Joyita, totalmente recomendable a regalar a un amante de la Historia.

A ti mismo.