Archive for Negra Criminal

Reseña: Point Blank, de Ed Brubaker y Colin Wilson

pointblankDespués de saber un poquito más como se las gasta Brubaker, esperas que nunca-nunca el mundo creado para Sleeper, termine. Quieres más. Ya sean precuelas, secuelas o historias alternativas con algunos de sus personajes. En mi opinión, podría comer siempre de esto.

Para el aletargado, decirle que Ed Brubaker (1966) es un guionista estadounidense ganador del Premio Eisner. Es conocido por su trabajo en títulos mainstream como Batman, Daredevil, X-Men, Capitán América: Soldado de invierno. Pero también por joyitas independientes del tan de moda género negro como Criminal, Sleeper, Velvet, Gotham Central (http://cronicasliterarias.com/2015/06/08/resena-gotham-central-de-ed-brubaker-greg-rucka-y-michael-lark/) o La escena del crimen, entre otras. Es decir, uno de los artífices del genero noir que tanto atrae a los amantes del cómic de mi edad.

Y me parece normal que Brubaker esté en las cumbre del noveno arte en estos momentos. Pues se alinee con quien se alinee, sus guiones brillan por encima de todo. Es casi imposible creer que todas las historias de este hombre sean tan atractivas. Todas, o al menos todas y cada una de lss que he leído hasta ahora. Como comenté por las redes sociales en cuanto terminé de leer los pointblank02cuatros TPBs de Sleeper publicados por ECC Ediciones, me dije: «¿Es que Hollywood no se da cuenta?».

No entiendo como Brubaker no trabaja ya para la industria cinematográfica como mínimo al ritmo de Mark Millar.

Con Point Blank olvídate del pijameo normal al que estás acostumbrado. Aquí encontrarás tipos con poderes sí, pero un ritmo endiablado de guion basado en el espionaje, la investigación, la intriga, callejones sin salida y tiros en la cabeza. Cole Cash es el idiota borrachuzo que lleva adelante la acción. Conocido en el mundo Wildstorm como The Grifter es quién lleva el peso de la historia investigando para ver quien ha disparado y dejado en coma a John Lynch (Gen13 y Team7) antiguo líder de Operaciones Internacionales. Cash ha decidido inmiscuirse de lleno, pues Lynch estaba a punto de contarle un terrible secreto del que pudo enterarse a medias. Después de aquella reunión en el bar, todo fueron incógnitas, y el que creía que conocía bien para nada es ahora el que pensaba.

Ambos pertenecieron como soldados al Equipo 7 y a pesar de sus diferencias en los últimos años, entre ambos algo de confianza quedaba. Le debe un mínimo de respeto así que decide vengar a Lynch y averiguar pointblank01quién lo mató. Su investigación le lleva a Tao, al famoso Tao, un ex-miembro y enemigo del equipo de los Wildcats. No obstante, un nombre de por medio: Holden Carver, un miembro de la organización de Tao, que resulta ser un agente durmiente en la sombra a la espera de ordenes.

Cole Cash versus Holden Carver. Tao en la fase final. Una lucha contra una organización mafiosa. Contra un líder, una máquina pensante pues dicen que Tao tiene el don de ser el hombre más inteligente del planeta Tierra.

Si sabes ya algo de este mundo creado por Brubaker, verás que en los diferentes capítulos irán apareciendo diversos personajes de Gen13, Wildcats o The Autorithy. De ellos, el protagonista sacará información o un par de costillas pointblank04rotas.

Point Blank es una historia corta porque se hace cortísima. Aun así, una trama inteligente, trepidante e interesante. Ente, ante y ante otra vez. Sí. Por que el ritmo es endiablado en ocasiones, parándose sólo un momento para que tu cerebro lector refresque datos. Un guion como siempre muy trabajado y con giros de tuerca muy chulos.

Lo bueno es que si no has leído Sleeper (http://cronicasliterarias.com/2015/07/06/resena-sleeper-a-su-suerte-de-ed-brubaker-y-sean-phillips/)puedes continuar con ella pues Point Blank se podría tomar como una especia de precuela o preludio. Aunque si como yo, lo hiciste al revés. Te vas a quedar con hambre.

Mucha hambre.

Reseña: Cuentos de los Viudos Negros, de Isaac Asimov

cuentosdelosviudosnegrosCuando creías que ya lo habías visto todo, vas y te enteras de que Isaac Asimov, el gran divulgador científico y escritor de maravillosos relatos de Ciencia Ficción, también tuvo una faceta como escritor de relatos de Misterio. El ingenio y la erudición, la capacidad de deducción y un fino humor también tienen lugar en estas narraciones. El autor de una de las mejores historias que he leído en mi vida, Estoy en Puertomarte sin Hilda, vuelve a sorprenderme a pesar de los años. Cuentos de los Viudos Negros es una colección de cuentos de misterio del escritor estadounidense Isaac Asimov, donde desarrolla un club ficticio cuyos componentes son viudos, y cuya reunión tiene su fuerza en tomar parte de algunos casos extraños como agentes detectivescos. Cuentos de los Viudos Negros fue publicado por primera vez en tapa dura por Doubleday en junio de 1974. La edición desde entonces ha sido traducida a varios idiomas.

Alianza Editorial acaba de publicar en formato bolsillo este indispensable ejemplar. Una edición muy llevadera para degustar en cualquier parte. Como os decía, la base central de estos argumentos son los misterios descubiertos (o no) por los Viudos Negros. Un club literario de comedor de los que realmente existieron muy pocos, pero donde se incluyen The Inkilings donde se personaban J.R.R. Tolkien o C.S. Lewis, por ejemplo.

Esta edición recoge doce relatos del maestro. Una nueva reimpresión y un homenaje a la famosa revista de misterio Ellery Queen´s Magazine de la que muchos autores aprendieron; incluido Asimov, que le dedica aquí la introducción (como siempre incluso las introducciones del maestro son ya indispensables). Muchos de estos cuentos fueron publicados en la famosa revista. Ejemplares que poseo unos cuantos, donde muchos relatos son gloria bendita del género.

En Cuentos de los Viudos Negros, cada historia trata sobre el conocimiento de los miembros del club de casos y sus trivialidades. En cada trama se mantiene el escenario, los protagonistas y una cierta cronología. Los Viudos Negros es un club privado de seis amigos con un nivel cultural aceptable que se reúnen una vez al mes para charlar, beber y comer en un restaurante que reservan para tal fin. Tienen unas normas claras, que a muchos sorprenderá. Y también un singular camarero que les sirve.

En La risita adquisitiva (1972), Anderson y Jackson tienen un peculiar negocio: la adquisición de todo tipo de objetos de valor que luego revenden. Anderson, fundador original del negocio, es un tiburón de los negocios. La peculiaridad de Jackson es la honradez. No pegan nada uno con el otro. Después de unos años deciden separar el trabajo… y surge el problema. Relato muy pero que muy original en su resolución.

Relatos como Q de quimera (1972), ¡Adelante, librillo! (1972), El factor obvio (1973), ¿Miss qué? (1973), La curiosa omisión (1974), son las típicas historias de misterio con pregunta retórica brillante que costará desvelar al lector.

En Mañanita del domingo (1973), unos drogadictos asesinaron a la hermana de uno de los Viudos Negros unos años atrás. La policía cerró el caso pero cantidad de conclusiones se pasaron por alto. Relato de 10. De mis favoritos del libro.

En cuentos como El dedo indicador (1973), Yankee Doodle fue a la ciudad (1974) o Fuera de su vista (1973), se magnifican las grandes agencias y sus devaneos para evitar la autoridad con una ganancia económica como fin. Casos también magistralmente propuestos.

La Ellery Queen’s Mystery Magazine cambió algunos de estos títulos para su publicación, aun así, se volvieron a recuperar para esta antología. Las historias también con frecuencia vienen con epílogos del propio Asimov. Un tipo muy controlador pero cuyos detalles engrandecen más al propio relato. Aunque a estas alturas ya he leído bastantes cosas de él, nunca me consideré gran fan de Isaac Asimov. Sin embargo, no hay que ser muy listo para saber que estamos ante uno de los grandes maestros de la literatura de ficción. ¿Qué ocurre entonces? Pues que conocer de esta nueva faceta (para mí) del autor, ha provocado que lo suba un peldaño más del podium (debe existir uno más, ¿no?) de donde suelen estar los números 1.

Reseña: El día menos pensado, de Andreu Martin

eldiamenospensadoEsta reseña que estáis leyendo será el primero relativo a la obra del gran maestro del género policíaco patrio: Andreu Martín. Con más sesenta libros a sus espaldas, este prolífico escritor ha dado algunas de las historias negras más impresionantes de las últimas décadas. Muchos de sus libros están muy descatalogados, pero se pueden conseguir en la web del autor en formato electrónico a un precio estupendo o, con mucha suerte, en algunas librerías selectas como Negra y Criminal de Barcelona.

El día menos pensado fue publicada por primera vez en 1986, adaptando al cómic del propio Andreu titulado Canalla y dibujado por Balaguer aparecido en El Víbora.

Estamos ante una obra coral donde prima la acción, y no hay muchas novelas así en España. El detonante es el golpe que dan un par de chorizos de poca monta a un narcotraficante. Son Indalecio “el Indio”, jefe de los atracadores, que no quiere otra cosa que vengarse de Erguimbau, el testaferro de una organización internacional dedicada al tráfico de drogas. Al Indio lo acompañan los brutales hermanos Consol: Daniel, Cristín y la letal y adorable Merche.

El robo de la droga les sale bien pese a lo chapucero del plan, pero el Indio y los suyos no contaban con Balboa, un guardia civil al servicio de Erguimbau, ni con los matones a sueldo del propio testaferro, ni la llegada de un “señor lobo” a Barcelona para depurar responsabilidades, ni con el encuentro fortuito con Miguel, un chico acomodado que se ve inmerso en la vorágine destructiva del Indio y los suyos.

Miguel “el Enterao” es un personaje de lo más extraño, el que realmente hace que el libro destaque del resto. En las primeras páginas vemos que le importa bien poco su vida, que tontea con el suicidio, que follar no le satisface. Sin embargo, cuando lo secuestran los Consol y amenazan con matarlo a las primeras de cambio, todo virará a un juego psicológico del gato y el ratón donde los roles se van intercambiando.

En apenas 200 páginas asistimos a una narración absorbente y adictiva, con tiroteos, sangre, asesinatos, dinero y drogas. Como decía al principio, una novela de acción pura y dura, con múltiples personajes, donde un grupo de delincuente decide zanjar sus asuntos a plomo, donde todos los personajes son criminales, donde la humanidad y el amor por la vida brillan por su ausencia. En otras palabras: una joya en bruto lista para redescubrir.