Reseña: El Abrazo del Monstruo, de Félix J. Palma

Diego Arce es un escritor de novelas de misterio que tras conocer la popularidad con su primer libro no ha logrado un nuevo éxito. En una fiesta dedicada a la literatura, su editor le anima a resucitar en una nueva entrega al personaje al que debe su fama: un psicópata apodado «El Monstruo», que secuestraba a niñas en la Barcelona actual. Esa misma noche cuando regresan de la fiesta alguien decide llevar la ficción a la realidad y revivir al Monstruo secuestrando a la hija de Diego, Ariadna, de siete años y en un juego macabro, proponer a Diego tres pruebas que deberá superar en directo, a través de internet, si quiere recuperar a su hija.

De esta novela me sorprendió lo pronto que empezó la angustia, para sus setecientas treinta y seis páginas, en los primeros capítulos, saboreamos el misterio. Con ello, entraremos en un libro adictivo. En verdad, os absorberá una trama tan increíble como aterradora. Eso no quiere decir que sea un novelón, pero hay que aplaudirle al autor lo bien que supo hilarlo todo sin desvelar nada. En ningún momento, me pareció estar leyendo “relleno”, alargar por alargar. Casi todo lo escrito es necesario para entender tanto el pasado como el presente. Nos hará comprender que ciertos terrores y fantasmas de la infancia, si no se saben curar a tiempo, se vuelven demonios en personas adultas.

Estamos ante una historia de superación de nuestros propios miedos y del amor a los nuestros y lo que somos capaces de hacer por ellos. Con un equilibro delicado, el autor crea una trama original con muchos giros increíbles, de esos que los lectores leemos con el corazón en un puño. Una historia dentro de otra historia. Por ejemplo, veremos en la novela al protagonista comentarnos su obra “Sangre y Ámbar”, mientras seguimos sus intentos de salvar a su hija. Y todo esto en un estilo realista haciéndonos sufrir en nuestro mundo seguro. Como lectores, llegaremos a preguntarnos si el monstruo del libro puede llegar a nuestra vida al fin y al cabo. Stephen King ya escribió en una ocasión que los monstruos son reales y viven dentro de nosotros. Y a veces, ganan.

Lo que más me inquietó fue ese morbo de la superación de pruebas. El comprobar lo enfermiza que puede ser la gente, con ese fondo malsano haciendo que muchos disfruten del dolor ajeno. Duele saber que todo eso, es verdad. A los extremos que hemos llegado como seres humanos, intriga descubrir quién puede ser el imitador de “El Monstruo” y por qué nadie, ni siquiera su mujer, sabe de dónde salió ese personaje para su novela. Recordándonos con ello que todos tenemos secretos.

Recomiendo el libro.

One comment

  1. Rosa María dice:

    Buenísima reseña, Soraya. Anima a leerlo saber que, pese a tantas páginas, no hay nada de relleno en ellas. Apuntada queda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *