Archive for Integrales

Reseña: Las Historias Jamás Contadas de la Patrulla X, de Chris Claremont, John Bolton y VVAA

Uno de los omnibus más esperados dentro de la colección Marvel Gold con la que nos deleita Panini Cómics cada mes, era sin duda Las Historias Jamás Contadas de La Patrulla-X. Que contiene los diecinueve primeros números (¡Sí, 19!) de la gran serie Classic X-Men que viera la luz en el glorioso año 1986. La denominada Segunda Génesis que nos enganchó a tantos, una serie que añadía nuevo material, alucinantes ilustraciones de Arthur Adams y guiones de Chris Claremont y John Bolton. Una colección que con este primer gran volumen pretende recuperar todo el material de Classic X-Men, la que es para muchos, la joya corona del tema mutante.

Y ha llegado. Por fin, disponible en tapa dura, Las Historias Jamás Contadas Volumen 1. Tomo ideal para ingresar a esas mentes nuevas, abiertas pero también nostálgicas con ganas de buen cómic de pijameo. Un serial indispensable que desde ya recomiendo a todo aquel que me pregunta, aprovechando que vuelve a estar en el candelero. Además, de contar con un formato ideal para meterse entre pecho y espalda horas de diversión lectora.

Como se anunciaba en su día, una trama estupenda para ingresar en una Patrulla X completamente diferente (dejando claro que los inicios de los X-Men fueron duros); aquí te meten de lleno en un grupo potente, en plena acción, y con guiones adictivos desde la primera página. Se detecta un ente mutante en Krakoa, la Patrulla X sale a investigar y cuando regresan… ¡el Profesor X reúne un nuevo equipo de X-Men! La historia, escrita por Chris Claremont e ilustrada por John Bolton, vislumbra épica en casi cada página. Si nos molaba leer un inicio de serie donde el superhéroe nos mostraba quién era y cómo/dónde/porqué tenia súper poderes; aquí estos maravillosos autores nos involucran en una especie de casting y nos muestran virtudes y desasosiegos de cada uno.

Tras el rescate del nuevo equipo tras enfrentarse a toda una isla, ya en la mansión, Xavier observa mentalmente a todos desde su estudio. Havok y Polaris hablan de abandonar el grupo y volver ahora que parece que hay otros “titulares” y ellos realmente nunca quisieron ser héroes. (Cuando empiezan a besarse, el profesor deja de ver). Por otro lado, Cíclope revisa la última misión. Piensa en los errores mientras Jean intenta animarlo en vano. Entonces Jean piensa en él y como se amaban antes, pero Cíclope apenas repara ya en ella… Xavier tampoco puede hacer nada. Banshee está en la sala tocando el piano mientras Coloso dibuja. Rondador Nocturno aparece desde las sombras, asustando a Coloso. El Hombre de Hielo también entra en la habitación largando impropedios sobre ellos dos (¡un demonio y un rojo!). No quiere más mutantes en la Patrulla X. Ave de Trueno está en otra habitación pensando en cómo el nuevo equipo tiene que aprender mucho aún de los viejos. Y aunque el Hombre de Hielo le grita y lo congela alegando que hay que echar a unos cuantos, Ave de Trueno se libera y grita que nada debe cambiar.

Así empieza un maremágnum de tramas, discusiones y alegatos que en cada número nos llevarán a un nuevo desafío. Siempre sin desgranarse del todo, de todas estas historias costumbristas de vida en común. Obviamente, el objetivo era mostrarnos, que aunque mutados, seguían siendo humanos. Aventuras de grupo, independientes o con algunos tandem, una enorme variabilidad de historias hasta la llegada de un poderoso e irritado Magneto que provocará unión, ante una amenaza mayor. Que por cierto es el número final de este tomo. Desde los albores de Marvel Age of Comics, la compañía contaba con una gran virtud. Ofrecer reimpresiones de historias, de personajes anteriores, con la idea de mantener a nuevos lectores informados. Pero en 1986, la Casa de las Ideas ofreció algo audaz y diferente. Creó una serie que además aportaba material nuevo, esencial, para que incluso los viejos lectores tuvieran que comprarlo. Classic X-Men (Las Historias Jamás Contadas de la Patrulla X) presentaba nuevas tramas y por qué no decirlo, nuevos puntos de vista de casi cada uno de los personajes. Y todo bajo las maravillosas portadas de Art Adams (y más tarde, Steve Lightle).

Guiones súper atractivos a cada ejemplar con un Chris Claremont on fire! y un John Bolton enfatizando, presagiando o profundizando lo que sucedía con sus magníficas viñetas. Todo un material entrelazado e incluido en este prime tochaco, indispensable para cualquier amante del mundo mutante que se precie.

Reseña: La Espada Salvaje de Conan. 1974-1975, de Roy Thomas, John Buscema, Barry Windsor-Smith y Alfredo Alcalá

Este año 2019 está siendo prodigioso en cuanto a integrales de calidad publicados. Y lo más importante, la satisfacción pública. En especial, se están llevando a cabo una buena cantidad de volúmenes, de recuperaciones de grandes obras que jamás creíamos volver a tener en formato digno. Conan el Bárbaro ha regresado a Marvel y en apenas nueve meses Panini Cómics nos lo ha hecho saber A LO GRANDE. Preparándonos y la espera de la llegada del nuevo Conan que sin duda, intentará capturar la naturaleza episódica del personaje con autores actuales de renombre; por el momento, está editando sendas joyitas (¡y en ediciones limitadas!), de obras a tener como oro en paño, exempli gratia: el ómnibus de Conan El Bárbaro (abril 2019), La Espada Salvaje de Conan – Especial Relatos Salvajes (agosto 2019) y ahora la maravilla que os traigo hoy La Espada Salvaje de Conan: 1974-1975 (septiembre 2019). Oro, diamante y mithril. Obras a tener del gran personaje creado por Robert E. Howard, la recuperación en formato único de las mejores historias del personaje, en mi opinión.

Es fácil decir que una gran parte de Conan se basa en la Espada y Brujería, monstruos y en la épica de un musculoso portento casi imbatible con la espada. Por lo general, pensamos en el personaje como un puños-cerrados, venas hinchadas y fuerza como para matar a los “simples” de un solo golpetazo. Pero en La Espada Salvaje de Conan, encontraréis que no es tal que así. Vais a un encontrar un tío que además usa su ingenio, su (corto) discernimiento, para salir de más de un apuro. Vencer a la bestia más formidable usando algún que otro truco. Y apoyado en más de una ocasión en adláteres magníficas como la pelirroja Red Sonja, se enfrentará a mil y un demonios anegados en la bruma o en la más corrupta de las carnes. Roy Thomas, Windsor-Smith y John Buscema dándolo todo. Saliéndose del papel en cuanto a historia y dibujo, labrándose un hueco en el olimpo del noveno arte. Mostrando al mundo lector un cimmerio para el recuerdo. The Savage Sword of Conan del #1 al #9, las primera serie publicada del personaje a lo grande entre 1974 y 1975. Tal como bien se dice por ahí, una edición que llevábamos décadas esperando. Desde el primer número USA, todo-todito-todo con los contenidos de la edición original y materiales remasterizados por la propia Marvel. De los volúmenes que se agotan en nada, si es que aún pervive en distribución.

La Espada Salvaje de Conan: 1974-1975 tiene todos los elementos básicos para que uno pueda ponerse por primera vez con las historias de Conan El Bárbaro. Y más. No tenemos un Conan infalible, se muestra a uno intentando soportar la peor situación. En mi opinión, el trabajo de Buscema alcanzó niveles completamente majestuosos gracias a este asociamiento con Alfredo Alcalá, el popular artista filipino de renombre, entintador de los diseños a lápiz de Buscema. Bien, pues imaginad mi sorpresa al leer la larga introducción de Roy Thomas aquí aportada y descubrir que, ¡el propio Buscema odiaba lo que Alcalá le hacía a sus ilustraciones! Mi amor-gozo en un pozo, jajaj… Da igual. Para mí, por supuesto, ofrece lo mejor de ambos mundos: brillantes diseños y marcos de la Era Hyboria jamás creados. Suntuosos detalles ilustrativos de la vieja escuela de Alcalá. Siempre creí en esa asociación magnífica de autores. Pero ahí lo tenéis: todos los días uno aprende algo nuevo.

La Espada Salvaje de Conan fue probablemente mi cómic favorito a finales de los 80s. La serie de la que más números tenía en mi colección. La que más esfuerzo me costaba comprar cada mes. No era barata, ni mucho menos, en comparación con lo demás. Pero encontraba en ella satisfacción. Permitía a guionistas y artistas crear adaptaciones más largas y “adultas” de las historias de Robert E Howard. Me parecía auténtica a tope. Fue donde encontré por primera vez a un Conan El Bárbaro pintado a cuatro colores por Barry Windsor Smith. Y bueno, aquí estamos, disfrutando de lo lindo nuevamente tres décadas después. Panini Cómics recopilando originales, encuadernación en tapa dura siguiendo la línea de los anteriormente publicados, calidad brillante en papel blanco y con artículos de apoyo, cartas de los lectores y demás extras traducidos. Un volumen un poco monstruoso, sí, pero al que te acostumbras en nada por el gozo y disfrute de su contenido.

Realmente, una alegría volver a estas historias (¡mi mamá sabrá dónde fueron a parar aquellas revistas!), verlas/tenerlas/disfrutarlas en una edición tan eterna. Agradable a los incautos que la observen en la mejor cómicteca que se precie. Ni que decir tiene que para fans de Conan, compra obligada. Para los amantes del mejor cómic que se ha hecho nunca jamás, casi una blasfemia no tenerlo.

Reseña: Maestros, de Steve Skroce, Dave Stewart y Fonografiks

Un buen porcentaje de los lectores de cómics se vuelven asiduos y amantes de lo visual. Sin ser gente que vaya a museos o amara esa asignatura del instituto llamada Historia del Arte, son capaces de (después de llevar años leyendo cómics) pararse -su mundo se detiene un momento-, al ver una preciosa ilustración. Después también hay quién ama todo lo ilustrativo desde siempre, sí. Y otra gran mayoría que incluso prueba a ir dibujando de propia mano sus cómics. Hay de todo. Pero un buen porcentaje de los lectores de cómics, siguen en este mundillo lector por lo visual.

En gran medida, por cómics que casi tiran de espaldas tan sólo con sus portadas. ¿Un ejemplo? Maestros. Una serie de fantasía oscura, diferente a lo que hayas leído antes, del polifacético Steve Skroce. Un autor que aterrizara en el noveno arte junto a Clive Barker, que trabajó en la serie de Cable, X-Man y The Amazing Spider-Man para Marvel, e incluso hizo sus pinitos en la serie Youngblood de Rob Liefeld. También es conocido por sacar adelante el arte gráfico de la trilogía The Matrix, de los hermanos Wachowski. Desde entonces, cantidad de títulos le avalan. Recuerdo haber disfrutado mucho con su serie We Stand On Guard, en la que nos lleva a un futuro no muy lejano en el que unos rebeldes canadienses intentan defenderse de la amenaza de un Estados Unidos agresivo e imperialista que invade Canadá para conseguir agua. Una chulada.

Poco después Skroce escribió y dibujó Maestros, una obra muy personal para Image Comics, que ahora nos trae Norma Editorial en un buen recopilatorio que reúne las siete grapas con las que contó la serie en su día. Me hace gracia la pregunta que aparece en la sinopsis editorial: ¿Un milenial nacido en Orlando será capaz de mantenerse en el poder a pesar de estar rodeado de enemigos en su nuevo reino mágico?

La serie cuenta como El Maestro y la familia real han sido asesinados. Ahora uno de sus hijos desterrado en su día, hereda el trono del Rey Mago junto con un hechizo que le convierte en lo que todos conocemos como Dios. Y así, a un tío tranquilote como pocos, le empiezan a salir enemigos de todas partes. Pero para William Little, ser el último en la línea sucesoria no otorga ninguna exención de la brutalidad con la que le gusta llevar las cosas. Ahora su familia está muerta y armado con el hechizo más poderoso de la creación, se dispone a dar algunas lecciones propias a esos magos locos que tanto por saco suelen dar en el nuevo reino mágico. ¿Qué puede salir mal?

A veces, es necesario hacer un trato con el diablo. Nominada a Premio Eisner en 2018 como Mejor Serie Nueva y al Mejor Colorista gracias al magnífico trabajo de Dave Stewart, Maestros es una de esas historias que uno no olvida fácilmente. El arte de Skroce es instantáneamente llamativo. El siempre confiable color de Dave Stewart contrasta perfectamente la dualidad de la existencia de Willy cuando pasa de lo terrenal a lo fantástico. En Maestros, Steve Skroce pincha las pretensiones florales del cliché de la Espada y Brujería, y otorga unos cuantos guiños sarcásticos al lector. Un cómic genuinamente divertido.

Reseña: Las Aventuras de Sherlock Holmes, de Berardi y Trevisan

Uno de los puntos fuertes del cómic europeo, son los grandes tándems de autores (guionista-dibujante) que se forman. Especialmente en la BD, ocurre, aunque esto lleva años teniendo sus secuelas tanto en nuestro país, como en el «fumetti» o cómic italiano, uno de los aportes al noveno arte más importantes a nivel europeo. Las Aventuras de Sherlock Holmes que nos trae este mes la siempre recomendable editorial Ponent Mon, comprende en realidad dos álbumes (I Casi di Sherlock Holmes y Elementare, Watson), dos cómics publicados en 1986 y luego reimpresos por la editorial Le Mani, en el lejano año 2000. Una edición que a día de hoy, y para los amantes del personaje, se antoja tremendamente valiosa. Al completo, un total de seis atractivas historias en formato viñeta, además de valiosas adaptaciones de los clásicos relatos de Sherlock Holmes. Donde nos toparemos con la famosa pareja de Baker’s Street, Holmes y su confiado acompañante Dr. John H. Watson; el resultado del trabajo combinado del guionista Giancarlo Berardi (Ken Parker, Nick Raider, Tom’s Bar), y el dibujante, ilustrador y pintor Giorgio Trevisan (Ken Parker, Storia Del West, Julia). Ahí es nada. Dos grandes maestros del cómic italiano adaptando grandes relatos y evocando el espíritu perenne de Sir Arthur Conan Doyle.

Homenajeando su estilo pero con originalidad, gracias al tándem Berardi-Trevisan, las historias del escritor escocés han vuelto a formar parte de mi vida. Escándalo en Bohemia, Un caso de identidad, La liga de los pelirrojos, El misterio del Valle de Boscombe, Las cinco pepitas de naranja y El hombre del labio torcido; todas son transposiciones a cómics casi perfectas y fieles a las historias de Conan Doyle. Os doy algunas pistas para refrescar vuestra memoria: ese escándalo a punto de estallar en Bohemia, un nombre y un apellido muy relacionados con una campana, una gentil damisela prácticamente en el altar y un pequeño esposo intentando escabullirse. Por supuesto, Holmes pisándole los talones… La liga de los pelirrojos no es más que una hermandad compuesta exclusivamente por personas pelirrojas, fundada por un excéntrico y rico caballero estadounidense, sin embargo, detrás de todo, hay un misterio y nuestro Sherlock no dejará escapar ese delicioso bocado. En El misterio del Valle de Boscombe, nos sumergimos en el caso de un parricida, el pobre James McCarthy es acusado del asesinato de su padre Charles. Afortunadamente para él, nuestro detective favorito es mucho mejor que cualquier abogado. Por otro lado, Las cinco pepitas de naranja, son un presagio de muerte segura. Se envían como una advertencia y si no tienen el efecto deseado, no hay escapatoria. Hay lo dejo. Descubridlo. Amo este relato. Una historia donde los asesinos tienen las horas contadas, ¿por culpa de…? Correcto. El hombre del labio torcido, es un pobre mendigo cuya verdadera identidad trata de ocultar por encima de todo. Pero desafortunadamente si Holmes anda cerca, no podrá salirse con la suya. Surgirá una situación muy extraña.

Como anticipé, es gracias al trabajo minucioso de Giancarlo Berardi y Giorgio Trevisan que puedes “conocer” y ver con tus propios ojos a Holmes y Watson en formato cómic. A nivel ilustrativo, un maravilloso nivel. Los libros siempre tendrán su propio encanto. Las historias que se cuentan aquí son fieles a las originales. Sin embargo, las sabias palabras de Berardi nos dan readaptaciones perfectas y leales. El guionista genovés se asegura de no crear ningún distanciamiento en comparación a sus ilustres predecesores y las historias fluyen, sin dejar de lado esa atmósfera mágica que caracterizan a las historias de Sherlock Homes. El trabajo de Berardi y Trevisan resultan ser geniales en bastantes ámbitos, sobre todo, en su compromiso y versatilidad.

He visto cobrar vida a esta eterna pareja.

Reseña: Abe Sapien. Volumen 1, de Mike Mignola, Scott Allie, John Arcudi y los Hermanos Fiumara

Ya no digo integral, digo colección de integrales; uno de los que muchos esperábamos que se empezaran a elaborar, sin duda, era Abe Sapien. Después de que Norma Editorial haya editado cuatro tocho-joyas en terciopelo negro de Hellboy, seis tocho-joyas en terciopelo verde de la archi-recomendable AIDP, la otra gran colección donde el dios Mike Mignola mete mano, ya está aquí en su primer volumen recopilatorio. Y así se suma a la colección en formato integral del universo de Hellboy, esa que todo amante del buen cómic debería tener.

Cuatro arcos argumentales que dan inicio a las aventuras del personaje en su propia colección tras los hechos acontecidos en El Infierno en la Tierra…, dónde ya os cuento que lo pasó bastante mal. Un tomo que abre con Oscuro y Terrible, donde huyendo de la AIDP (Agencia de Investigación y Defensa de lo Paranormal), es decir, la organización encargada de proteger a USA y al mundo entero de lo oculto, lo paranormal y lo sobrenatural; un Abe Sapien recién mutado, más inhumano y desatado que antes, viajará por todo el territorio americano, esa América profunda desconocida e invadida por monstruos. Aunque en realidad el trasfondo de esta historia trata la búsqueda de Abe y de la verdad sobre sí mismo. Una raza lejos de su destino, y de paso, la búsqueda de un antiguo nigromante que tiene la genial idea de tomar el control de un mundo, ese mismo que literalmente se está yendo al infierno.

Uno de los grandes misterios del mundo Hellboy se revela cuando Abe descubre sus conexiones con los monstruos que amenazan con destruirlo todo. Hechos que continúan en La Nueva Raza del Hombre, pues Abe Sapien curiosamente se parece bastante físicamente a esos hombres rana que asolaron a la humanidad. Una trama donde se huye de la verdad, que cuenta la historia completa para demostrar la inocencia de Abe.

La Forma de lo que Ha de Llegar sería el inicio del segundo arco argumental largo que recoge el volumen. Un Abe Sapien mutado lucha contra monstruos carnívoros que se arrastran por la arena del desierto, una milicia fortificada que separa a Phoenix del resto del mundo provocando catástrofes con un enjambre de zombis viciosos y un nigromante elevándose sobre las ruinas infestadas de monstruos de Seattle. Los números del #6 al #11 de la colección.

En Lugares Sagrados, atormentado por las muertes que ha visto y ha causado, Abe regresa al lugar donde le dispararon, ese donde comenzó su última transformación. Pero no es un camino fácil, es un sendero atormentado y difícil donde extraños sacerdotes, profetas apocalípticos y almas condenadas gozan de un enorme poder. Lo peor es que aún, hay quien piensa que Abe es la respuesta o el causante de tanto mal… (Arco que comprende los números del #12 al #17 de la serie regular).

Abe Sapien debutó en el primer número de Hellboy: Semilla de Destrucción. Corría el año 1994 y su cortesía y cordialidad contrastaban con la rudeza del Chico Demonio. Desde entonces se ha convertido en uno de los personajes más queridos de la AIDP, por no decir el que más. Fue el primer secundario en tener su spin-off. Y la misma sinopsis editorial nos aclara que cuando apareció la AIDP como serie, fue pieza clave para el engranaje narrativo. Por todo ello (y por lo que está por venir), yo que hasta ahora no había leído nada de sus aventuras en solitario, se me ha vuelto de pronto un personaje súper interesante, digno de seguir-vivir-leer cada una de sus historias. La historia de Abe Sapien y su transformación, sin duda, es digna de estar entre las mejores historias del maestro Mignola. Aunque Scott Allie es la otra mano de la que brota esta gran serie y con la ayuda de John Arcudi, y el espectacular arte de los hermanos Fiumara, por el momento queda un integral recomendable no, lo siguiente.

Reseña: Thorgal. Edición Integral 1, de J. Van Hamme y G. Rosinski

Todo llega. Con el paso de los años, los hechos, la vida pasa y también pasan los malos momentos ante ti. Pero también otros buenos, si sabes valorarlos cuando llegan. Los adictos a los cómics habrán tenido malos momentos como todo el mundo, pero sin duda uno de sus sufrimientos es o habrá sido haber querido comprar o leer muchos de los títulos que salen y no poder por la economía más o menos solvente que hay que tener para adquirir tanta joyita. Pero no me cansaré de decir que hoy en día, el que quiere, siendo selectivo y dentro de un margen, será perfectamente capaz de adquirir lo mejor de lo mejor. Y en cantidad, por que gracias a esta gloriosa época de los integrales que estamos viviendo de unos años acá, por un módico precio uno puede leer/vivir/tener lo mejor de lo mejor.

Thorgal es ese indispensable que siempre se me escapó. Que una vez quise y no pude. Que una vez pude y por circunstancias de la vida…, no quise. Digamos que no era el momento. Es curioso como el subconsciente de muchos de nosotros parece esperar al momento adecuado para ciertas cosas. Bueno. Deciros que Thorgal vio la luz por primera vez en la edición belga del semanario Tintín, de marzo de 1977. Bendito año. Dicen que fue un debut discreto, pero de esas veces que una historia llega al gran público como si de una enorme avalancha de aceptación se tratase.

En aquellos años, Van Hamme era un escritor y guionista novel y Rosinski un dibujante afincado en la Polonia comunista que trataba de abrirse camino en el mercado de la historieta europea. El éxito de Thorgal, los consolidó profesionalmente y el título se convirtió en punto de referencia del cómic de aventuras gracias a su peculiar combinación de fantasía, folklore, sagas vikingas, mitología escandinava y ciencia ficción. Y sí, es que esta maravilla lo tiene todo, friends. Hablamos de un cómic que cuenta con cuarenta y dos años de existencia y no ha envejecido nada mal. Donde se puede resaltar los colores un poco chillones y expresiones faciales a veces un poco extrañas, pero el dibujo de Rosinski va mejorando a pasos agigantados con cada álbum. Y las historias… Uff, qué decir de las historias. Ya el segundo titulo La Isla de los Mares Helados es cualitativamente superior a su antecesora. Por la que pongo la mano en el fuego que George R.R. Martin se fijó en uno de sus personajes para crear a su Melisandre de Juego de Tronos.

Las aventuras de Thorgal comienzan en La Maga Traicionada. Ya es un guerrero adulto pero está siendo sometido por Gandalf el Loco, rey de los vikingos del norte. Atado a una roca para que muera ahogado cuando suba la marea y en castigo por verse a escondidas con la hija del rey, Aaricia, poco después es liberado cuando está a punto de morir por Slive, una hechicera extraña a la que tendrá que servir durante un año en agradecimiento. Un escenario efectivo pero que se hace corto. Aunque sirve como base para el lanzamiento de personajes clave de la serie. Por suerte, este integral trae más.

En La Isla de los Mares Helados tenemos el placer de encontrarnos con Thorgal quien nuevamente se enfrenta a sus raíces y tendrá que hacer todo lo posible para encontrar a su amada desaparecida. Es una especie de secuela de la anterior, aunque con una fuerte evolución en guión y dibujo y donde se nos sumerge de todas-todas en el universo de los vikingos, y “sus orígenes”. Podría contaros algo más sobre lo que va entre comillas, pero sería un spoiler como una casa.

Los Tres Ancianos del País de Arán cierra lo que se dio en llamar ciclo de Primeras Aventuras. Recordad que hablamos de álbumes de cómic europeo que iban directo al grano, sobre todo, en aquellos años. Por lo que con muy poco, se cuenta mucho. Pero algo tendé que contar, ¿no? Bueno, aquí Thorgal y Aaricia, ya casados, llegan al país de Arán, donde sus gobernantes, tres ancianos, secuestran a Aaricia con la excusa de hacerla reina. Se deshacen (en principio) de Thorgal y convocan un concurso para encontrar marido a Aaricia.

El cuarto álbum que trae este primer integral es La Galera Negra, que ya se encuadra como primera historia de la denominada Saga de Brek Zarith (esto parece ir de trilogía en trilogía, friends); donde los protagonistas continúan su viaje y se instalan en una comunidad campesina. A causa del falso testimonio de la adolescente Shaniah, cuyo amor fue rechazado por Thorgal en su día, este es confundido con un cómplice de Galathorn, rebelde de Shardar El Poderoso, Señor de Brek Zarith, y condenado a remar en la galera del príncipe Veronar. Tras varias peripecias, Thorgal tiene que vérselas con el nuevo rey de los vikingos, Jorund el Toro.

Esta esperadísima edición integral es una de las grandes joyas del cómic, a la que confieso, me uní como total fan con apenas pocas páginas leídas. Pues Thorgal es de esas obras que irradian, te engullen, que desprenden gusto por el noveno arte, de las que provocan una sonrisita de gusto por saber de la maravilla que tienes entre manos. Podría deciros mil y una sensaciones. Mil y un halagos con apenas cuatro álbumes leídos. Pero seremos cautos y esperaremos al siguiente integral. Aunque de momento, me parece puro mithril.

Reseña: Sky Doll (Integral), de Alessandro Barbucci y Barbara Canepa

En la maravillosa época de los integrales, el cómic europeo también sube a la nave. O mejor dicho, las editoriales se conjuntan de grandes series en sendos tomos ideales para que el lector pueda degustar grandes historias de un tirón. Editoriales a las que agradecer el rescatar preciosas ediciones y traducirlas a nuestro idioma para un disfrute completo. Y bueno, no descubro nada si digo que Norma Editorial es toda una potencia en ello. Tanto de cómic americano, como por supuestísimo, el tan bien llevado cómic europeo que suelen traer.

Bien, todo esto para aclararos que una nueva joyita cuenta en su haber. Nada más y nada menos que un flipante integral de la enorme serie Sky Doll. Una serie de cuatro álbumes que dio el pelotazo desde su primera aparición en 2002. Una idea súper original que dos autores como Alessandro Barbucci y Barbara Canepa sacaron adelante, una obra innovadora e influenciada gráficamente por las tendencias internacionales más importantes del cómic, el anime, manga y por que no, la cultura pop como se alega. Los propios autores declararon en su día influencias de El Incal, Barbarella, pero también de las obras de Enki Bilal, Masamune Shirow, Katsuhiro Otomo, el cine de Ciencia Ficción y la siempre maravillosa literatura de Isaac Asimov.

En Sky Doll conocemos la vida de la robot Noa. Una muñeca sintética deseosa de escapar de una teocracia impuesta en la galaxia, aunque ella luchará por conquistar un alma humana como la de las personas que la rodean. Y algo más allá, si es posible. Con unos dibujos y colores notables como poco, la historia avanza a buen ritmo con el descubrimiento de universo y personajes maravilloso, en un viaje con el que quedarás encandilado. Viendo a Noa descubrir, saber cada vez más sobre sí misma en el planeta Aqua, por ejemplo. Uno de los objetivos a aniquilar por herejía. La misma Frida Decibel lo anuncia así: «Como saben, ayer nuestros valientes misioneros estaban en el planeta Aqua, el corazón sacrílego de una herejía que amenazaba con contaminar todo el cosmos. Pero nuestros héroes, fuertes en su fe y guiados por la luz del divino, han logrado erradicar el Mal, eliminando a los alienígenas heréticos y estableciendo la supremacía de la Santa Iglesia de Ludovico… ¡Aleluya!». Se espera que Roy y Jahu, los «héroes» que han completado dicha misión de aniquilación, participen en el espectáculo del evento en honor al Papa, presentado por Frida Decibel. Al mismo tiempo, la Guerra Santa entre los seguidores de Ludovico y los de Agape estalla en Johanna, la Ciudad Amarilla. Pero, ¿y Noa? Está en el centro de todo y comienza a darse cuenta. Tras ciertos encuentros y desencuentros, Noa, Roy, Jahu, Cleopatra e Yhala se establecerán en Sudra, un planeta pacífico donde se promulga la libertad religiosa. Después de ver tanta maldad y egocentrismo acaban… Pero, ¿se toparon con el Paraíso? Un lugar donde descubrir sorprendentes revelaciones sobre su pasado y orígenes, un lugar para nacer, para morir; Noa lo supo desde hace tiempo.

Desde que vio la luz, Sky Doll o el destino de Noa, la muñeca sintética, no ha cesado nunca de ser objeto de culto. Cierto es que me hablaron de esta historia hace tiempo y la tenía en mente una y otra vez hasta que pude leer los dos primeros álbumes. Quedé encantado. Pero uno que con los años aprende, que ya lo se ve venir, sabía que Sky Doll era sin duda, futura flor de bonito integral de calidad. Y el tiempo y Norma Editorial me han hecho feliz al ver que no me equivocaba. Dura fue la espera.

Una excepcional edición integral que reagrupa los cuatro álbumes de este icónica y súper recomendable serie que ya brilla en mi cómicteca. Una historia que como bien dice la editorial ha cautivado a lectores y creadores de todo el mundo y… ¡qué me encanta! Imaginativa, conmovedora, intrigante, rítmica, dibujazos y hermosos colores…, ¿qué mejores apelativos se pueden decir de un cómic? Todo está en Sky Doll. Una trama que no te puedes perder por su genialidad y reflexión a la que conlleva. Una muy buena sorpresa, destinada a un público adulto a priori, aunque en mi opinión, totalmente libre y concienzuda para todo aquel que se quiera sentar frente a ella.

Dibujo súper elegante, un escenario bien construido. Un cómic para el deleite.

Reseña: Transmetropolitan. Libro 01, de Warren Ellis, Darick Robertson y VVAA

Situado algunos siglos más allá del actual, Warren Ellis y Darick Robertson nos presentan una obra del cómic emblemática. Un titulo tan original como apabullador. Una obra que pone nuevamente en librerías ECC Ediciones, avalada con el sello Vértigo, una editorial a la cual el mundo del cómic debe mucho. Y es que Warren Ellis ha sido siempre un guionista impresionante. Pero tened muy claro que con Transmetropolitan, Ellis se catapultó al cielo de los mejores guionistas del noveno arte.

Transcurridos cinco años desde que inició su autoimpuesto retiro en las montañas, el periodista Spider Jerusalem se ve obligado a regresar a la Ciudad para cumplir el contrato firmado con la editorial Driven Press. Según los términos del acuerdo por el que recibió un suculento adelanto (del cual apenas conserva recuerdo), debe escribir dos libros más. Sin blanca y privado de acceso a los «feeds» de noticias, para poder documentarse decide retomar el ejercicio del periodismo en el diario La Palabra. Armado con un portátil y un lenguaje corrosivo, se convierte en el azote de los poderosos; denunciando abusos, mentiras de líderes religiosos, presentadores televisivos… e incluso del presidente de la nación.

Esto dice la sinopsis editorial pero hay más, mucho más. Por un precio genial, un primer volumen integral (que llegará hasta cinco) el cual comprende nada más y nada menos que los doce primeros números de la serie; se podría decir que nueve independientes más el maravilloso arco de tres números Hiélame con tu beso. Sarcasmo, ironía y humor negro a tutiplen. Cada número engancha de tal manera, a pesar de sus desvaríos, que se vuelve súper genial leerlo por primera vez y también rememorarlo. Ideal además ahora que estamos en semi-elecciones generales y constantes noticias de corrupción política. Maravilla ideada en una USA del futuro abocada a un mundo peor. Asesinatos fáciles, drogas evasivas al alcance de todos, la independencia humana y el alejamiento de la manada como ilusión; la nueva escoria. Un mundo de “haterismo” hacia lo social que hará que te identifiques totalmente con Spider Jeresulem. La falsedad continua.

Como voy a dejar de leer esta joya del cómic que es Transmetropolitan. Diferente, futurista, con mucho de actualidad pese a sus años, uno de los mil cómics que deberías leer antes de morir. ECC Ediciones empeñada en que leamos lo mejor de lo mejor reedita esta obra en magníficos integrales que en un formato así, tienen inevitablemente su hueco en cualquier cómicteca. La felicidad, los buenos tiempos del sello Vértigo, el gusto por el Mal y las cabronadas. No me canso, ni me cansaré jamás, de recomendar Transmetropolitan a todo el que quiera consejo sobre una buena lectura cañera.

Indispensable. Un fuerte volumen, no para débiles de corazón. Guiones que se mueven en un mundo cyberpunk, tan cerca de ese futuro cercano que nos espera. En palabras del gran Spider Jerusalem: «Ser un cabrón, funciona». Un enfoque salvaje, divertido, que te hace ver el poderío que tiene un periodismo bien elaborado. Divertido para nosotros, incluso cuando contemplamos como él se va deprimiendo y encabronando cada vez más.

Hablamos de una de las obras más sonadas de Warren Ellis (Planetary, otra joya), pero también un cómic de culto. Una intensa sátira sobre la sociedad y todo lo malo que va de la mano. El ser humano es dañino por naturaleza. Terrible, si pillas la metáfora.

Reseña: La Espada Salvaje de Conan Vol. 0. Relatos Salvajes, de Roy Thomas, Buscema, Windsor-Smith, Stan Lee y VVAA

No sé si os habéis enterado pero esta maravilla que os reseño hoy se presenta como una de las joyitas publicadas del año. Y aún está disponible. Aunque según en qué sitios, por que me comentan que esta edición limitada de tan solo mil quinientos ejemplares se está agotando a un ritmo vertiginoso. Y no es para menos. Quién nos iba a decir que volveríamos a tener disponible los cinco primeros números de la Savage Tales, donde deleitarnos con buenísimas historias de Conan así como con otros relatos de la mano de Roy Thomas, John Buscema, Barry Windsor Smith, Stan Lee… Uff, ahí es nada. Ese genial acuerdo firmado entre Panini Cómics y SD que lanza al mercado una maravilla de tomo llamado La Espada Salvaje de Conan Vol. 0: Relatos Salvajes. Un Marvel Omnibus que recopila aquel magazine por excelencia que dio el empuje definitivo a Marvel, y que además aporta interesantes artículos traducidos de aquella legendaria revista; portadas a color, pin-ups y las historias originales con una cuidadosa reconstrucción. Un volumen que vio la luz en nuestro país el pasado 25 de julio (en serio, vais tarde) y con el que decidí ir lento, muy lento, deleitarme casi con cada página. Disfrutar y comentar con amigos y redes sociales mi entusiasmo. Lo mucho que estaba disfrutando con este volumen. Historias que uno terminaba y volvía a leer para detenerse en los detalles, ah. Por que sabéis, uno es así, tiene sus… ¿defectos? Me gusta compartir la ración de pescaíto frito variado que estoy devorando. Saber que si algo es tan bueno, todos debieran probarlo.

La Savage Tales de la que os hablo, tuvo tan sólo once números. Fue el segundo intento de Marvel de ingresar al campo de las revistas de cómics que tanto potenciara Warren Publishing con sus maravillosas Creepy, Eerie y Vampirella en el género de Terror. Se apostó fuerte por ella introduciendo el personaje por excelencia de Robert E. Howard, la pulp fiction, relatos de aventuras y hechicería; un Conan El Bárbaro adaptado por el guionista Roy Thomas y el artista Barry Windsor-Smith que pasaría a la historia. Con joyitas en formato cómic como la iniciática La hija del gigante de escarcha, por la que se han escrito ríos de tinta por alto tono erótico, censura y desclasificación posterior para esta edición sin inútiles reparos. Pero también un fuerte background detrás del siempre atractivo personaje de Conan. En esta revista/tomo/volumen indispensable, encontraréis femizonas futuristas amazónicas ideadas por Stan Lee y dibujadas por el gran John Romita; la criatura del pantano (El Hombre Cosa) original de Gerry Conway ilustrada por Gray Morrow; un político afroamericano honrado que no se salva de la maldad humana, el señor de la jungla Ka-Zar y las primeras apariciones comentadas en el noveno arte del deseado metal llamado vibranium…

Una maravilla tras otra. Una genialidad que disfrutarás leyendo/teniendo en tu biblioteca. Os repito que lo leí despacio, muy despacio, por que desde el primer momento fue de esas veces que tús ojos transitan por algo que no quieres que se termine. Que sabes que tienes entre manos calidad por los cuatro costados. Que no hay excusa para no tener La Espada Salvaje de Conan Vol. 0: Relatos Salvajes, si de verdad amas las mejores historias escritas. Odiar que se termine esa gustosa sensación de estar disfrutando algo tan bueno. Que genialmente se ha tenido la idea de titularlo Volumen 0 y se ha pensado bastante en el aficionado al editarlo en el mismo formato, tamaño y edición que otro indispensable como es el Conan El Bárbaro Omnibus #1 que Panini Cómics recuperara hace unos meses.

Lo llevo diciendo un tiempo, y desde ese tiempo, vamos viendo como se publica uno y otro integral a cual más apetecible. Más que nada porque son títulos que engloban grandes épocas y personajes con los que hemos crecido y disfrutado un montón. De los que obviamente, queremos tenerlo todo-todito-todo de ellos. Grandes etapas además que si bien no caben en un sólo integral se recogen en dos o tres, pero series completas en definitiva que jamás pensamos que volveríamos a tener. Os lo digo en serio, muy en serio, estos volúmenes son crema, cremita de la buena, la primera etapa Marvel en la que Conan El Bárbaro se abría paso en la Casa de las Ideas comenzando así, un nuevo éxito dentro del mundo del noveno arte. Con diamantes en bruto incluídos aquí como es Clavos Rojos. Para mí, la mejor historia de Conan El Bárbaro escrita jamás. Autores, ilustradores que nacieron con el don. Que estaban en el justo lugar y momento, y que las maquinaciones de Crom, o de eso que algunos llaman “destino”, quisieron que formaran parte del mejor personaje de la fantasía épica medieval, espada y brujería, o como queráis llamarlo; el mejor personaje traslado al cómic de la historia.

Hace unos meses se dio una enorme primicia: los derechos de Conan regresaban a Marvel después de una larga temporada. Todos sabíamos que llegarían ediciones jugosas, cositas muy buenas, por Crom, si es que ya lo tenemos delante.

Reseña: 1936. Euskadi en Llamas/Gorka Gudari, de Antonio Hernández Palacios

Buenas y considerables obras dedicó Antonio Hernández Palacios a este país. Nació en 1921 y nos dejó en el 2000, es obvio que vivió durante los años político-económicos más convulsos que hemos tenido. Para con este dibujante y guionista español, creador o participante de grandes series como Manos Kelly, Mac Coy, Doc Savage, Roncesvalles, Los Cantos de Maldoror, o la gloriosa joya que es El Cid (también editada por Ponent Mon); tenemos una lectura pendiente…, diría que todos. Sus obras creadas para cualquier entendido en el noveno arte, os dirá que siempre-siempre son súper recomendables de leer. Un gran autor como fue Hernández Palacios que gozaba de una mente absorbedora de momentos, de instantes, de años y vivencias; era de esperar que de este gran autor brotara nuevamente algún titulo suyo entre las novedades de cada mes. Por el buen momento comiquero que estamos viviendo, por supuesto, algún título tenía que surgir.

Ponent Mon, una de las editoriales de cómic europeo más al quite, nos trae ahora 1936: Euskadi en Llamas/Gorka Gudari, para cerrar lo que comprendería el segundo tomo de un trabajo patrio como fue la intencionada colección Imágenes de la Historia (iniciada en plena Transición) una serie sobre la Guerra Civil Española que había pensado desarrollar en unos veinte volúmenes, pero de la que sólo vieron la luz cuatro títulos: Eloy, uno entre muchos y Río Manzanares (ubicada en el tomo anterior) y 1936: Euskadi en Llamas/Gorka Gudari, l cómic que os reseño hoy.

En las historias de este volumen, el protagonista no es el soldado Eloy sino Gorka, un chico de Ataun que sin comerlo ni beberlo se ve de pronto inmerso en el destructor conflicto. Estamos en pleno año 1936, con el General Mola alzándose en Pamplona contra el Gobierno Republicano. Gorka está en la capital Navarra haciendo una mudanza cuando de pronto empieza la debacle civil y las hostilidades entre supuestos hermanos o paisanos de toda la vida. Él y su amigo pierden el camión para el trabajo. Se lo requisan los nacionales. En la huida junto a su compañero Chipi, éste es abatido y Gorka es arrastrado por el destino hasta San Sebastián donde vivirá en primer persona horribles enfrentamientos y donde tendrá que huir finalmente hasta Irún; lugar en las montañas perfecto para escaramuzas. Allí se someterá a uno de los combates más terribles entre los dos bandos que lucharon en una guerra que jamás debió haber sucedido.

Llamas. Llamas y fuego. Dolor, sangre, amigos y familiares perdidos. Palacios te hace sentir eso y más con estos cuatro álbumes recogidos en dos. Dejando a un lado que estamos hablando de recuperar la obra de un gran autor y siendo conscientes que sobre la Guerra Civil Española ya han corrido ríos de tinta, diría que no se encuentran hoy en día, así como así, cómics que traten dicho conflicto. Es por ello que se agradece la recuperación de grandes obras como esta. A lo que suma el dibujazo del maestro Hernández Palacios, por supuesto. La edición de Ponent Mon acompaña en este volumen además, un dossier histórico de Michael Matly; investigador francés asociado al laboratorio CELIS de la Universidad Blaise Pascal de Clermont-Ferrand y doctor en Estudios Hispánicos. Además de autor de una conocida tesis llamada Cómic y Guerra Civil Española. Representaciones y Claves de Análisis.

Como ya comenté en una reseña anterior, estamos ante una obra donde se trata la idea de modo general, sin inclinaciones, desde la óptica de uno de los dos bandos, pero alejándose de aspectos ideológicos. Un contexto tan especial como fue la Guerra Civil Española magníficamente restaurado, el ambiente está aquí, se siente y uno tiene la impresión de estar realmente en medio de la refriega junto a los combatientes. Cada día más enamorado de la obra de este señor.

Recomendarlo es para mí un honor pero también un deber.