Archive for Integrales

Reseña: Thorgal. Edición Integral 1, de J. Van Hamme y G. Rosinski

Todo llega. Con el paso de los años, los hechos, la vida pasa y también pasan los malos momentos ante ti. Pero también otros buenos, si sabes valorarlos cuando llegan. Los adictos a los cómics habrán tenido malos momentos como todo el mundo, pero sin duda uno de sus sufrimientos es o habrá sido haber querido comprar o leer muchos de los títulos que salen y no poder por la economía más o menos solvente que hay que tener para adquirir tanta joyita. Pero no me cansaré de decir que hoy en día, el que quiere, siendo selectivo y dentro de un margen, será perfectamente capaz de adquirir lo mejor de lo mejor. Y en cantidad, por que gracias a esta gloriosa época de los integrales que estamos viviendo de unos años acá, por un módico precio uno puede leer/vivir/tener lo mejor de lo mejor.

Thorgal es ese indispensable que siempre se me escapó. Que una vez quise y no pude. Que una vez pude y por circunstancias de la vida…, no quise. Digamos que no era el momento. Es curioso como el subconsciente de muchos de nosotros parece esperar al momento adecuado para ciertas cosas. Bueno. Deciros que Thorgal vio la luz por primera vez en la edición belga del semanario Tintín, de marzo de 1977. Bendito año. Dicen que fue un debut discreto, pero de esas veces que una historia llega al gran público como si de una enorme avalancha de aceptación se tratase.

En aquellos años, Van Hamme era un escritor y guionista novel y Rosinski un dibujante afincado en la Polonia comunista que trataba de abrirse camino en el mercado de la historieta europea. El éxito de Thorgal, los consolidó profesionalmente y el título se convirtió en punto de referencia del cómic de aventuras gracias a su peculiar combinación de fantasía, folklore, sagas vikingas, mitología escandinava y ciencia ficción. Y sí, es que esta maravilla lo tiene todo, friends. Hablamos de un cómic que cuenta con cuarenta y dos años de existencia y no ha envejecido nada mal. Donde se puede resaltar los colores un poco chillones y expresiones faciales a veces un poco extrañas, pero el dibujo de Rosinski va mejorando a pasos agigantados con cada álbum. Y las historias… Uff, qué decir de las historias. Ya el segundo titulo La Isla de los Mares Helados es cualitativamente superior a su antecesora. Por la que pongo la mano en el fuego que George R.R. Martin se fijó en uno de sus personajes para crear a su Melisandre de Juego de Tronos.

Las aventuras de Thorgal comienzan en La Maga Traicionada. Ya es un guerrero adulto pero está siendo sometido por Gandalf el Loco, rey de los vikingos del norte. Atado a una roca para que muera ahogado cuando suba la marea y en castigo por verse a escondidas con la hija del rey, Aaricia, poco después es liberado cuando está a punto de morir por Slive, una hechicera extraña a la que tendrá que servir durante un año en agradecimiento. Un escenario efectivo pero que se hace corto. Aunque sirve como base para el lanzamiento de personajes clave de la serie. Por suerte, este integral trae más.

En La Isla de los Mares Helados tenemos el placer de encontrarnos con Thorgal quien nuevamente se enfrenta a sus raíces y tendrá que hacer todo lo posible para encontrar a su amada desaparecida. Es una especie de secuela de la anterior, aunque con una fuerte evolución en guión y dibujo y donde se nos sumerge de todas-todas en el universo de los vikingos, y “sus orígenes”. Podría contaros algo más sobre lo que va entre comillas, pero sería un spoiler como una casa.

Los Tres Ancianos del País de Arán cierra lo que se dio en llamar ciclo de Primeras Aventuras. Recordad que hablamos de álbumes de cómic europeo que iban directo al grano, sobre todo, en aquellos años. Por lo que con muy poco, se cuenta mucho. Pero algo tendé que contar, ¿no? Bueno, aquí Thorgal y Aaricia, ya casados, llegan al país de Arán, donde sus gobernantes, tres ancianos, secuestran a Aaricia con la excusa de hacerla reina. Se deshacen (en principio) de Thorgal y convocan un concurso para encontrar marido a Aaricia.

El cuarto álbum que trae este primer integral es La Galera Negra, que ya se encuadra como primera historia de la denominada Saga de Brek Zarith (esto parece ir de trilogía en trilogía, friends); donde los protagonistas continúan su viaje y se instalan en una comunidad campesina. A causa del falso testimonio de la adolescente Shaniah, cuyo amor fue rechazado por Thorgal en su día, este es confundido con un cómplice de Galathorn, rebelde de Shardar El Poderoso, Señor de Brek Zarith, y condenado a remar en la galera del príncipe Veronar. Tras varias peripecias, Thorgal tiene que vérselas con el nuevo rey de los vikingos, Jorund el Toro.

Esta esperadísima edición integral es una de las grandes joyas del cómic, a la que confieso, me uní como total fan con apenas pocas páginas leídas. Pues Thorgal es de esas obras que irradian, te engullen, que desprenden gusto por el noveno arte, de las que provocan una sonrisita de gusto por saber de la maravilla que tienes entre manos. Podría deciros mil y una sensaciones. Mil y un halagos con apenas cuatro álbumes leídos. Pero seremos cautos y esperaremos al siguiente integral. Aunque de momento, me parece puro mithril.

Reseña: Sky Doll (Integral), de Alessandro Barbucci y Barbara Canepa

En la maravillosa época de los integrales, el cómic europeo también sube a la nave. O mejor dicho, las editoriales se conjuntan de grandes series en sendos tomos ideales para que el lector pueda degustar grandes historias de un tirón. Editoriales a las que agradecer el rescatar preciosas ediciones y traducirlas a nuestro idioma para un disfrute completo. Y bueno, no descubro nada si digo que Norma Editorial es toda una potencia en ello. Tanto de cómic americano, como por supuestísimo, el tan bien llevado cómic europeo que suelen traer.

Bien, todo esto para aclararos que una nueva joyita cuenta en su haber. Nada más y nada menos que un flipante integral de la enorme serie Sky Doll. Una serie de cuatro álbumes que dio el pelotazo desde su primera aparición en 2002. Una idea súper original que dos autores como Alessandro Barbucci y Barbara Canepa sacaron adelante, una obra innovadora e influenciada gráficamente por las tendencias internacionales más importantes del cómic, el anime, manga y por que no, la cultura pop como se alega. Los propios autores declararon en su día influencias de El Incal, Barbarella, pero también de las obras de Enki Bilal, Masamune Shirow, Katsuhiro Otomo, el cine de Ciencia Ficción y la siempre maravillosa literatura de Isaac Asimov.

En Sky Doll conocemos la vida de la robot Noa. Una muñeca sintética deseosa de escapar de una teocracia impuesta en la galaxia, aunque ella luchará por conquistar un alma humana como la de las personas que la rodean. Y algo más allá, si es posible. Con unos dibujos y colores notables como poco, la historia avanza a buen ritmo con el descubrimiento de universo y personajes maravilloso, en un viaje con el que quedarás encandilado. Viendo a Noa descubrir, saber cada vez más sobre sí misma en el planeta Aqua, por ejemplo. Uno de los objetivos a aniquilar por herejía. La misma Frida Decibel lo anuncia así: «Como saben, ayer nuestros valientes misioneros estaban en el planeta Aqua, el corazón sacrílego de una herejía que amenazaba con contaminar todo el cosmos. Pero nuestros héroes, fuertes en su fe y guiados por la luz del divino, han logrado erradicar el Mal, eliminando a los alienígenas heréticos y estableciendo la supremacía de la Santa Iglesia de Ludovico… ¡Aleluya!». Se espera que Roy y Jahu, los «héroes» que han completado dicha misión de aniquilación, participen en el espectáculo del evento en honor al Papa, presentado por Frida Decibel. Al mismo tiempo, la Guerra Santa entre los seguidores de Ludovico y los de Agape estalla en Johanna, la Ciudad Amarilla. Pero, ¿y Noa? Está en el centro de todo y comienza a darse cuenta. Tras ciertos encuentros y desencuentros, Noa, Roy, Jahu, Cleopatra e Yhala se establecerán en Sudra, un planeta pacífico donde se promulga la libertad religiosa. Después de ver tanta maldad y egocentrismo acaban… Pero, ¿se toparon con el Paraíso? Un lugar donde descubrir sorprendentes revelaciones sobre su pasado y orígenes, un lugar para nacer, para morir; Noa lo supo desde hace tiempo.

Desde que vio la luz, Sky Doll o el destino de Noa, la muñeca sintética, no ha cesado nunca de ser objeto de culto. Cierto es que me hablaron de esta historia hace tiempo y la tenía en mente una y otra vez hasta que pude leer los dos primeros álbumes. Quedé encantado. Pero uno que con los años aprende, que ya lo se ve venir, sabía que Sky Doll era sin duda, futura flor de bonito integral de calidad. Y el tiempo y Norma Editorial me han hecho feliz al ver que no me equivocaba. Dura fue la espera.

Una excepcional edición integral que reagrupa los cuatro álbumes de este icónica y súper recomendable serie que ya brilla en mi cómicteca. Una historia que como bien dice la editorial ha cautivado a lectores y creadores de todo el mundo y… ¡qué me encanta! Imaginativa, conmovedora, intrigante, rítmica, dibujazos y hermosos colores…, ¿qué mejores apelativos se pueden decir de un cómic? Todo está en Sky Doll. Una trama que no te puedes perder por su genialidad y reflexión a la que conlleva. Una muy buena sorpresa, destinada a un público adulto a priori, aunque en mi opinión, totalmente libre y concienzuda para todo aquel que se quiera sentar frente a ella.

Dibujo súper elegante, un escenario bien construido. Un cómic para el deleite.

Reseña: Transmetropolitan. Libro 01, de Warren Ellis, Darick Robertson y VVAA

Situado algunos siglos más allá del actual, Warren Ellis y Darick Robertson nos presentan una obra del cómic emblemática. Un titulo tan original como apabullador. Una obra que pone nuevamente en librerías ECC Ediciones, avalada con el sello Vértigo, una editorial a la cual el mundo del cómic debe mucho. Y es que Warren Ellis ha sido siempre un guionista impresionante. Pero tened muy claro que con Transmetropolitan, Ellis se catapultó al cielo de los mejores guionistas del noveno arte.

Transcurridos cinco años desde que inició su autoimpuesto retiro en las montañas, el periodista Spider Jerusalem se ve obligado a regresar a la Ciudad para cumplir el contrato firmado con la editorial Driven Press. Según los términos del acuerdo por el que recibió un suculento adelanto (del cual apenas conserva recuerdo), debe escribir dos libros más. Sin blanca y privado de acceso a los «feeds» de noticias, para poder documentarse decide retomar el ejercicio del periodismo en el diario La Palabra. Armado con un portátil y un lenguaje corrosivo, se convierte en el azote de los poderosos; denunciando abusos, mentiras de líderes religiosos, presentadores televisivos… e incluso del presidente de la nación.

Esto dice la sinopsis editorial pero hay más, mucho más. Por un precio genial, un primer volumen integral (que llegará hasta cinco) el cual comprende nada más y nada menos que los doce primeros números de la serie; se podría decir que nueve independientes más el maravilloso arco de tres números Hiélame con tu beso. Sarcasmo, ironía y humor negro a tutiplen. Cada número engancha de tal manera, a pesar de sus desvaríos, que se vuelve súper genial leerlo por primera vez y también rememorarlo. Ideal además ahora que estamos en semi-elecciones generales y constantes noticias de corrupción política. Maravilla ideada en una USA del futuro abocada a un mundo peor. Asesinatos fáciles, drogas evasivas al alcance de todos, la independencia humana y el alejamiento de la manada como ilusión; la nueva escoria. Un mundo de “haterismo” hacia lo social que hará que te identifiques totalmente con Spider Jeresulem. La falsedad continua.

Como voy a dejar de leer esta joya del cómic que es Transmetropolitan. Diferente, futurista, con mucho de actualidad pese a sus años, uno de los mil cómics que deberías leer antes de morir. ECC Ediciones empeñada en que leamos lo mejor de lo mejor reedita esta obra en magníficos integrales que en un formato así, tienen inevitablemente su hueco en cualquier cómicteca. La felicidad, los buenos tiempos del sello Vértigo, el gusto por el Mal y las cabronadas. No me canso, ni me cansaré jamás, de recomendar Transmetropolitan a todo el que quiera consejo sobre una buena lectura cañera.

Indispensable. Un fuerte volumen, no para débiles de corazón. Guiones que se mueven en un mundo cyberpunk, tan cerca de ese futuro cercano que nos espera. En palabras del gran Spider Jerusalem: «Ser un cabrón, funciona». Un enfoque salvaje, divertido, que te hace ver el poderío que tiene un periodismo bien elaborado. Divertido para nosotros, incluso cuando contemplamos como él se va deprimiendo y encabronando cada vez más.

Hablamos de una de las obras más sonadas de Warren Ellis (Planetary, otra joya), pero también un cómic de culto. Una intensa sátira sobre la sociedad y todo lo malo que va de la mano. El ser humano es dañino por naturaleza. Terrible, si pillas la metáfora.

Reseña: La Espada Salvaje de Conan Vol. 0. Relatos Salvajes, de Roy Thomas, Buscema, Windsor-Smith, Stan Lee y VVAA

No sé si os habéis enterado pero esta maravilla que os reseño hoy se presenta como una de las joyitas publicadas del año. Y aún está disponible. Aunque según en qué sitios, por que me comentan que esta edición limitada de tan solo mil quinientos ejemplares se está agotando a un ritmo vertiginoso. Y no es para menos. Quién nos iba a decir que volveríamos a tener disponible los cinco primeros números de la Savage Tales, donde deleitarnos con buenísimas historias de Conan así como con otros relatos de la mano de Roy Thomas, John Buscema, Barry Windsor Smith, Stan Lee… Uff, ahí es nada. Ese genial acuerdo firmado entre Panini Cómics y SD que lanza al mercado una maravilla de tomo llamado La Espada Salvaje de Conan Vol. 0: Relatos Salvajes. Un Marvel Omnibus que recopila aquel magazine por excelencia que dio el empuje definitivo a Marvel, y que además aporta interesantes artículos traducidos de aquella legendaria revista; portadas a color, pin-ups y las historias originales con una cuidadosa reconstrucción. Un volumen que vio la luz en nuestro país el pasado 25 de julio (en serio, vais tarde) y con el que decidí ir lento, muy lento, deleitarme casi con cada página. Disfrutar y comentar con amigos y redes sociales mi entusiasmo. Lo mucho que estaba disfrutando con este volumen. Historias que uno terminaba y volvía a leer para detenerse en los detalles, ah. Por que sabéis, uno es así, tiene sus… ¿defectos? Me gusta compartir la ración de pescaíto frito variado que estoy devorando. Saber que si algo es tan bueno, todos debieran probarlo.

La Savage Tales de la que os hablo, tuvo tan sólo once números. Fue el segundo intento de Marvel de ingresar al campo de las revistas de cómics que tanto potenciara Warren Publishing con sus maravillosas Creepy, Eerie y Vampirella en el género de Terror. Se apostó fuerte por ella introduciendo el personaje por excelencia de Robert E. Howard, la pulp fiction, relatos de aventuras y hechicería; un Conan El Bárbaro adaptado por el guionista Roy Thomas y el artista Barry Windsor-Smith que pasaría a la historia. Con joyitas en formato cómic como la iniciática La hija del gigante de escarcha, por la que se han escrito ríos de tinta por alto tono erótico, censura y desclasificación posterior para esta edición sin inútiles reparos. Pero también un fuerte background detrás del siempre atractivo personaje de Conan. En esta revista/tomo/volumen indispensable, encontraréis femizonas futuristas amazónicas ideadas por Stan Lee y dibujadas por el gran John Romita; la criatura del pantano (El Hombre Cosa) original de Gerry Conway ilustrada por Gray Morrow; un político afroamericano honrado que no se salva de la maldad humana, el señor de la jungla Ka-Zar y las primeras apariciones comentadas en el noveno arte del deseado metal llamado vibranium…

Una maravilla tras otra. Una genialidad que disfrutarás leyendo/teniendo en tu biblioteca. Os repito que lo leí despacio, muy despacio, por que desde el primer momento fue de esas veces que tús ojos transitan por algo que no quieres que se termine. Que sabes que tienes entre manos calidad por los cuatro costados. Que no hay excusa para no tener La Espada Salvaje de Conan Vol. 0: Relatos Salvajes, si de verdad amas las mejores historias escritas. Odiar que se termine esa gustosa sensación de estar disfrutando algo tan bueno. Que genialmente se ha tenido la idea de titularlo Volumen 0 y se ha pensado bastante en el aficionado al editarlo en el mismo formato, tamaño y edición que otro indispensable como es el Conan El Bárbaro Omnibus #1 que Panini Cómics recuperara hace unos meses.

Lo llevo diciendo un tiempo, y desde ese tiempo, vamos viendo como se publica uno y otro integral a cual más apetecible. Más que nada porque son títulos que engloban grandes épocas y personajes con los que hemos crecido y disfrutado un montón. De los que obviamente, queremos tenerlo todo-todito-todo de ellos. Grandes etapas además que si bien no caben en un sólo integral se recogen en dos o tres, pero series completas en definitiva que jamás pensamos que volveríamos a tener. Os lo digo en serio, muy en serio, estos volúmenes son crema, cremita de la buena, la primera etapa Marvel en la que Conan El Bárbaro se abría paso en la Casa de las Ideas comenzando así, un nuevo éxito dentro del mundo del noveno arte. Con diamantes en bruto incluídos aquí como es Clavos Rojos. Para mí, la mejor historia de Conan El Bárbaro escrita jamás. Autores, ilustradores que nacieron con el don. Que estaban en el justo lugar y momento, y que las maquinaciones de Crom, o de eso que algunos llaman “destino”, quisieron que formaran parte del mejor personaje de la fantasía épica medieval, espada y brujería, o como queráis llamarlo; el mejor personaje traslado al cómic de la historia.

Hace unos meses se dio una enorme primicia: los derechos de Conan regresaban a Marvel después de una larga temporada. Todos sabíamos que llegarían ediciones jugosas, cositas muy buenas, por Crom, si es que ya lo tenemos delante.

Reseña: 1936. Euskadi en Llamas/Gorka Gudari, de Antonio Hernández Palacios

Buenas y considerables obras dedicó Antonio Hernández Palacios a este país. Nació en 1921 y nos dejó en el 2000, es obvio que vivió durante los años político-económicos más convulsos que hemos tenido. Para con este dibujante y guionista español, creador o participante de grandes series como Manos Kelly, Mac Coy, Doc Savage, Roncesvalles, Los Cantos de Maldoror, o la gloriosa joya que es El Cid (también editada por Ponent Mon); tenemos una lectura pendiente…, diría que todos. Sus obras creadas para cualquier entendido en el noveno arte, os dirá que siempre-siempre son súper recomendables de leer. Un gran autor como fue Hernández Palacios que gozaba de una mente absorbedora de momentos, de instantes, de años y vivencias; era de esperar que de este gran autor brotara nuevamente algún titulo suyo entre las novedades de cada mes. Por el buen momento comiquero que estamos viviendo, por supuesto, algún título tenía que surgir.

Ponent Mon, una de las editoriales de cómic europeo más al quite, nos trae ahora 1936: Euskadi en Llamas/Gorka Gudari, para cerrar lo que comprendería el segundo tomo de un trabajo patrio como fue la intencionada colección Imágenes de la Historia (iniciada en plena Transición) una serie sobre la Guerra Civil Española que había pensado desarrollar en unos veinte volúmenes, pero de la que sólo vieron la luz cuatro títulos: Eloy, uno entre muchos y Río Manzanares (ubicada en el tomo anterior) y 1936: Euskadi en Llamas/Gorka Gudari, l cómic que os reseño hoy.

En las historias de este volumen, el protagonista no es el soldado Eloy sino Gorka, un chico de Ataun que sin comerlo ni beberlo se ve de pronto inmerso en el destructor conflicto. Estamos en pleno año 1936, con el General Mola alzándose en Pamplona contra el Gobierno Republicano. Gorka está en la capital Navarra haciendo una mudanza cuando de pronto empieza la debacle civil y las hostilidades entre supuestos hermanos o paisanos de toda la vida. Él y su amigo pierden el camión para el trabajo. Se lo requisan los nacionales. En la huida junto a su compañero Chipi, éste es abatido y Gorka es arrastrado por el destino hasta San Sebastián donde vivirá en primer persona horribles enfrentamientos y donde tendrá que huir finalmente hasta Irún; lugar en las montañas perfecto para escaramuzas. Allí se someterá a uno de los combates más terribles entre los dos bandos que lucharon en una guerra que jamás debió haber sucedido.

Llamas. Llamas y fuego. Dolor, sangre, amigos y familiares perdidos. Palacios te hace sentir eso y más con estos cuatro álbumes recogidos en dos. Dejando a un lado que estamos hablando de recuperar la obra de un gran autor y siendo conscientes que sobre la Guerra Civil Española ya han corrido ríos de tinta, diría que no se encuentran hoy en día, así como así, cómics que traten dicho conflicto. Es por ello que se agradece la recuperación de grandes obras como esta. A lo que suma el dibujazo del maestro Hernández Palacios, por supuesto. La edición de Ponent Mon acompaña en este volumen además, un dossier histórico de Michael Matly; investigador francés asociado al laboratorio CELIS de la Universidad Blaise Pascal de Clermont-Ferrand y doctor en Estudios Hispánicos. Además de autor de una conocida tesis llamada Cómic y Guerra Civil Española. Representaciones y Claves de Análisis.

Como ya comenté en una reseña anterior, estamos ante una obra donde se trata la idea de modo general, sin inclinaciones, desde la óptica de uno de los dos bandos, pero alejándose de aspectos ideológicos. Un contexto tan especial como fue la Guerra Civil Española magníficamente restaurado, el ambiente está aquí, se siente y uno tiene la impresión de estar realmente en medio de la refriega junto a los combatientes. Cada día más enamorado de la obra de este señor.

Recomendarlo es para mí un honor pero también un deber.

Reseña: Un Lobo es un Lobo, de Michel Folco, Pierre Makyo, Fédérico Nardo y Antoine Quaresma

En la BD -o dentro del cómic europeo para que nos entendamos-, se hace últimamente una cosa tremendamente bien: la adaptación de novelas al formato cómic. Ocurriendo algo curioso además; no siendo estas novelas bestsellers fuera de su país, en formato cómic sí que consiguen más expansión. Y después de leerlas a uno le queda cierto quemazón por dentro y ganas de buscar y leer (como sea) la fuente de donde proviene, por ejemplo, Un Lobo es un Lobo. Pues sí buscas un poco, todos son buenos comentarios y más de uno suelta un ¡Bravo! a los autores por dicha adaptación de la novela de Michel Folco.

Dos volúmenes que Ponent Mon rescata y trae en un único integral donde devorar la historia de principio a fin. De esas historias que sorprenden cayendo casi accidentalmente en mis manos, para llevarme una agradable sorpresa. Sin duda, atraído muy-mucho por los quintillizos malhumorados de la portada. Clodomir, Pepin, Dagobert, Clotilde y… el más alocado de cinco, Carlomagno. Un pequeño adelanto ya incluído en la sinopsis donde se nos promete «un destino de pesadilla esmaltado con períodos a veces brillantes y divertidos». Un cómic que tiende mucho al estilo clásico de la BD: hermosas ilustraciones con colores hermosos durante el día para caer en lo tenue amigo de lo nocturno cuando algo malo va a suceder. Pero Un Lobo es un Lobo no carece de cualidades. Su fuerza radica en la representación súper realista de personajes, animales, lugares y vestimenta… También en la exageración de las expresiones humanas. A veces, la caricatura está cerca, lo que no deja de evocar el humor más exaltado que dicen que rebosa, sobre todo, en la novela.

La trama nos lleva a 1763. Clovis Tricotin es una mujer feliz por dar a luz. Pero no será uno ni dos, sino que parirá un total de cinco hijos, atrayendo la curiosidad de toda la región. Por otro lado, en los alrededores, en el bosque, los lobos son masacrados por los cazadores. En el primer volumen veremos a los niños crecer hasta cierto drama que tiene lugar el año de su séptimo cumpleaños. Un inicio con dibujos potentes e historia interesante, donde Pierre Makyo aborda una fuerte adaptación, traslación de un libro que contaba con más de seiscientas páginas, convirtiendo el cómic en un tema directo haciéndote muy fácil entrar.

Sin saber a donde nos llevan los autores, de algún modo sabemos que tarde o temprano llegaremos a ese trágico destino de la familia Tricotin. Y llega. Y voy a contar algo más por que si no, se me hace imposible avanzar. Se descubre en esta segunda parte a Carlomagno como el megaprota de la trama. Este pequeño pedazo de hombre con ebullición angelical y rebelde, dotado de un encantador atractivo. Los quintillizos quedan huérfanos y son separados. El destino lleva a Carlomagno al castillo de la región. Se abre así un futuro brillante para él. Pero a Carlomagno no le importa. Lo que él quiere es encontrar a sus hermanos y hermanas y es gracias a la complicidad de los animales con los que tiene el don de comunicarse, con los que huirá de ese puesto que los hombres le habían reservado.

Pierre Makyo al guión, Fédérico Nardo al dibujo y Antoine Quaresma a los colores; proponen una conclusión que deja con ganas de más. Una trágica historia que se convierte en aventura. Niños que que no nacen precisamente bajo una estrella. Después de la muerte del padre, es la madre quien cae enferma y los obligan a separarse. El lado rebelde del más pequeño es sin duda lo que seduce al lector. Así como el empeño de volver a reunir a una familia rota.

Os invito a descubrir este excelente guión que tiene lugar a finales del siglo XVIII, en el pequeño pueblo de Racleterre. Con un uso del lenguaje de antaño que refuerza aún más el realismo histórico y aumenta el encanto de la vida de aquellos años. Y un dibujo que es una delicia. Una lectura obligada, una oportunidad para descubrir una historia que parece que en formato novela jamás llegará aquí. Con una máxima en su haber: «Nada es más fuerte que los lazos de sangre».

Reseña: iZombie (Integral), de Chris Roberson, Michael Allred y Laura Allred

Si algo me tuvo entusiasmado desde niño en mis inicios con el género de Terror, desde que con unos cinco añitos viera con mi madre una noche en televisión La Noche de los Muertos Vivientes (1968), de George A. Romero; sin duda, fue el género zombie. De hecho, mi única novela publicada hasta ahora trata el tema de los muertos vivientes. Aunque de una forma muy diferente a lo que propuso-casi-impuso el film 28 días después con sus zombies rápidos e infectados, potentes corredores de los cien metros lisos, por culpa de un virus o infección. Desde entonces, he visto pero también leído mucho. Aunque algunos no lo crean, si buscas, encuentras muy buenas novelas y antologías relatos, títulos no precisamente modernos, algunos incluso bastantes más antiguos que el guión del maestro Romero. Por eso indagué e indagué y leí bastante. Tanto que, el género zombie lo siento hoy en día como un amor del pasado. Del que guardo muy gratos recuerdos pero al que quizás me da miedo volver. No obstante, con dicho tema en cómic sí me atrevo. Son historias cortas, no profundizan mucho, y bueno, seleccionando bien se encuentran cositas realmente molonas.

Fuera de la mejor serie en cómic de todos los tiempos como es Los Muertos Vivientes, de Robert Kirkman (extensa como ella sola, pero con números gloriosos en su haber), precursora de una serie que tiene miles de fans…, y cientos de detractores también; fuera de ella, se van encontrando cositas interesantes hechas con mucho “mimo”. Hoy toca recomendar una serie llamado iZombie que como poco me ha tenido entretenido toda una buena semana de tiempos muertos (nunca mejor dicho) en los que poder degustar una serie al completo ya que ha sido publicado por ECC Ediciones en formato integral. Un volumen más que llevadero y gustoso de leer en cualquier sitio.

Elaborada por el aclamado equipo creativo formado por Chris Roberson, Michael Allred y Laura Allred, iZombie recopila los veintiocho números de la serie original de Vertigo que inspiró la serie televisiva de The CW. Además de incluir un epílogo de Roberson y una sección especial de bocetos de Michael Allred, en iZombie hay algo/mucho detrás. Un trasfondo que se agradece, una historia currada y con algo más labrado que un simple virus atacando a la población. Una trama original. Aunque algunos ya sabemos que proviniendo del sello Vértigo, eso quizás se vuelve normal pues Vertigo suele ser sinónimo de calidad.

iZombie cuenta la vida de Gwen Dylan, una zombie que trabaja como sepulturera en Eugene (Oregón). Es fácil, ¿qué mejor trabajo que ese para tener cerca un suministro de alimentos listo para degustar? Su memoria se va perdiendo con el tiempo y necesita comerse un cerebro al mes más o menos o se convertirá en una de esas criaturas desbocadas de El Amanecer de los Muertos. Sin embargo, cuando come cerebros, también obtiene los recuerdos que vienen con ellos… Y esto mola. Pues estos recuerdos siempre llevarán a un misterio que Gwen tendrá que resolver.

¡Originalidad! Eso pido y eso he obtenido con esta magnífica serie. Casi treinta números que fueron desarrollados entre 2010 y 2012, y que ahora se pueden obtener en un sólo integral. Cierto es que el dibujo en ocasiones deja algo que desear. En mi opinión, es bastante característico y parece hecho adrede así con algún motivo para con la idea de la serie. No obstante, los guiones y el divertimento de cada trama hace que te acostumbres incluso en ocasiones, suavicen ciertos argumentos que se pretenden serios dentro de una serie que para nada lo es. Hay algo más que zombies aquí, fantasmas, vampiros, momias y hombres lobo-terriers. Así. Como suena. Gwen Dylan se va convirtiendo en una especie de detective, una persona muerta que comparte mente con el cerebro devorado el cual si tiene algo pendiente, la inquieta de tal modo hasta resolver dicha inquietud. Resolver el asesinato de Fred, Spot intentando mantener su secreto a salvo, Gwen creyendo saber todo sobre ser un zombie hasta dar con Amon, un ser momificado que la lleva a recorrer el misterioso sendero de la memoria mágica. Traer secretos del Antiguo Egipto al moderno Oregón. Mientras tanto, cazadores de monstruos acechando a sus amigos: Claire, la vampira, y Spot, el lobo-terrier. Así como otras tantas tramas e incluso algunos arcos argumentales largos, que harán que te pienses dos veces el lanzarte a la piscina, antes de terminar cada historia.

Como todo lo bueno, y ante la falta de ideas constantes y originales de Hollywood, obviamente, iZombie ya ha sido llevada al formato TV. Aún no he tenido tiempo de echarle un ojo y la verdad tampoco me apetece mucho. En televisión probablemente la idea general del cómic se habrá extendido a un formato juvenil humorístico tipo Disney Channel que a gente de cierta edad nos echa para atrás. Aunque ya sabéis que nunca/nunca hay que vender la piel del oso antes de cazarlo. Así que…

Reseña: Star Wars. Tiras del Cómic, de Russ Manning, Alfredo Alcalá y VVAA

En mi vida lectora y gracias a los casi nueve años que llevo ya en Desde New York – Crónicas Literarias como Coordinador, he podido leer y disfrutar de Russ Manning en varias ocasiones. Pero lo que jamás de los jamáses llegué a pensar, es que algún día podría llegar a leer son las tiras de prensa clásica que uno de los dioses del noveno arte hizo para Star Wars junto a otro grande como es/fue el tristemente apenas conocido aquí, el maestro Alfredo Alcalá.

Russell Manning (1929-1981) fue un artista estadounidense de cómics creador de las series Magnus, Robot Fighter, pero igualmente ilustrador y guionista de las tiras de prensa de Tarzán y Star Wars. Fue incluido en el Salón de la Fama del Cómic en 2006. Pero su primer trabajo importante fue el libro de historietas de Tarzán (obras algunas reseñadas en Crónicas Literarias) series que Manning llevó desde 1965 a 1969. Obras en la que durante dicho tiempo, llegó a adaptar diez de las once primeras novelas escritas por Edgar Rice Burroughs. Un auténtica maravilla a conseguir.

Tesoros ilustrados. Auténtica joyas del mundo del cómic como Star Wars Tiras del Cómic de Russ Manning, esta nueva publicación que acaba de editar Planeta Cómic y que yo al menos, no esperaba. Primero de los tres tomos que recopilan las tiras de prensa de Star Wars desde 1979 hasta 1984. Con las que he disfrutado un montón de tramas semanales épicas y completamente nuevas, algunas consideradas grandes guiones de Ciencia Ficción de la época. Un primer tomo que cuenta con nada más y nada menos que seiscientas tiras, desde su estreno el 11 de marzo de 1979 hasta el 5 de octubre de 1980. Para nuestro bien, editoriales españolas como Planeta Cómic siguen creando tendencia casi mes a mes con sus novedades. Trayéndonos magnificas publicaciones que al otro lado del charco produjo la siempre recomendable editorial IDW. Con ideas maravillosas en su haber como producir colecciones de cómics que uno siente el lujo de poseer. Algunas como Star Wars Tiras del Cómic de Russ Manning, que no son otra cosa que un rico tapiz de historias de Star Wars, alegría de tener esto en cualquier colección que se precie.

En Star Wars Tiras del Cómic de Russ Manning se incluyen hasta los encabezados de títulos de los domingos y las viñetas extras en su color original, meticulosamente restaurado. Convirtiendo este primer tomo (de tres) en una auténtica maravilla. Estamos ante una colección más que especial, claramente un trabajo hecho con mucho amor por parte de editores. Presentar un formato perfecto de lectura de tiras publicadas hace casi cuarenta años, en una edición en tapa dura y restaurada; es sin duda una buena noticia. Como os decía, la mayoría del arte viene de la mano de Alfredo Alcalá, tremendo en todas sus facetas. Una obra visualmente maravillosa pese a estar hablando de tiras de prensa: paisajes, diseños, “movimiento” constante, obra que fue publicada originalmente por Los Angeles Times Syndicate, en los años en los que Star Wars comenzaba su apogeo.

Es sorprendente ver como estos primeros trabajos fueron creados cuatro décadas atrás. Los primeros cómics del Universo Expandido original de Star Wars que se labraron en una pizarra en blanco como punto de partida. La invención y creatividad de los planetas, personajes, naves espaciales y escenas de acción; una delicia sorprendentemente rica. Historias cortas algunas, otras que se van enlazando entre sí, una colección que comienza con dos introducciones apasionadas y detalladas de Rich Handley y Henry G. Franke III que explican la historia de los cómics dentro de los diarios, así como carrera y legado de Russ Manning. Incluido un considerable material que por lo visto la edición promocional no tenía.

Star Wars Tiras del Cómic de Russ Manning propone horas de diversión para el verdadero fan de la mejor serie intergaláctica de todos los tiempos. La número uno a nivel general. Horas de lectura en las que acabarás absorto en historias, arte y visionado de primeros materiales de Star Wars, una colección en tapa dura excelente que tengo la sensación que volveré a releer este veranito bajo el calor acechante que aún está por llegar. Pura alegría tener/poseer/revivir estas tiras. El señor Manning mostrando su don.

Reseña: Long John Silver (Integral), de Xavier Dorison y Mathieu Lauffray

Oportunidades que no se pueden dejar pasar. Por fin Norma Editorial ofrece a sus lectores en formato integral una de las series más celebradas de los últimos años dentro del cómic europeo. Una lujosa pero bien asequible edición que además incluye un dossier de casi cincuenta páginas con arte inédito de Mathieu Lauffray e ilustraciones de homenaje de artistas tan ilustres como Alex Alice, Juanjo Guarnido o Ralph Meyer. Como bien dicen, un homenaje en tinta y pluma a la figura más destacada del clásico literario universal como es La Isla del Tesoro, de R. L. Stevenson. Una serie que vio la luz en cuatro geniales álbumes y que ahora llega en una edición única e inmejorable.

Xavier Dorison y Matthieu Lauffray imaginaron la continuación de las aventuras de Long John Silver, el famoso pirata de la famosa novela de Stevenson. Lady Vivian Hastings es el primer álbum. Partiendo de un muy buen diseño: aprendemos algo más de cómo se las gasta Silver. A cambio de un puñado de oro, servirá como guía a Lady Vivian Hastings, una mujer decidida a embarcarse rumbo al Amazonas siguiendo los pasos de su esposo. Una historia de inicio nada épica pero totalmente degustable como introducción a la serie que posteriormente vamos a disfrutar en muchos aspectos. Aunque el dibujo no es por el momento trascendente, en evolución, al tantear visiones bastante impresionantes ya, uno se asusta pensando en lo maravilloso que puede llegar a ser, visualizar este integral al completo.

Neptune es donde de verdad la magia empieza a relucir. Mientras nos dirigimos a la aventura en jungla y mar, Vivian Hastings, su cuñado el capitán Hastings, el Dr. Livesey y Long John Silver, navegan tras la estela de Lord Byron Hastings, con la esperanza de obtener acceso al fabuloso botín que parece haber descubierto el desaparecido en cuestión. Una asociación, o más bien vínculos de mutuo acuerdo, para alcanzar el objetivo. Aunque con pocos vínculos solidarios entre ellos. Las costas amazónica y estadounidense todavía muy lejos, dan paso a ese componente que ponen a los personajes en debate. Silver reconoce que Vivian le ha dado la oportunidad de volver a una búsqueda de esas que tanto ama en su corazón. Independientemente de sus maneras y trucos, ella juega siniestras cartas a favor y en contra. No le importa aprender a derrotarlo. Por otro lado, su cuñado el Capitán, pertenece a esa categoría de aristócratas que desprecian al mundo entero, especialmente a los hombres bajo su rango a los que no duda en maltratar. Por ello, calibra a Silver constantemente, lo prueba, e intenta hacerle cometer un error. Aquí es donde Long John Silver muestra sus habilidades de navegador, esas que parece no tener nadie a bordo. El más débil, el más débil, corre el riesgo de perderlo todo… Neptune es, por lo tanto, el escenario de una presentación de estrategias donde la narrativa de la serie se vuelve terriblemente atractiva.

El Laberinto de Esmeralda es seguramente el mejor de los cuatro volúmenes. Realmente te hace querer saber más y más. Long John Silver y los interesados encuentran por fin el camino a Guyanacapac y se hunden inexorablemente en una selva sofocante reinona de innumerables trampas. El ambiente es magistral: pesado, soporífero y sofocante (como realmente debe ser, ¿no?); donde se llega a un final grandioso, con toque fantástico perfectamente traído, que se agradece. Dibujos, splash-pages y viñetas algunos visualmente impresionantes. Donde en mi opinión esta obra se convierte en indispensable a tener.

Guyanacapac es la obra culmen de Long John Silver Integral. Título donde llega el apoteósico final y donde este emblemático bucanero forja su leyenda nada más y nada menos que desafiando a un dios en su propia guarida. Una confrontación final, oportunidad para que Mathieu Lauffray se rinda a la plenitud de su arte. Una tragedia, una aventura con un final dramático in crescendo, una emoción muy particular recordatoria de sensaciones a cuando uno lee por primera vez una obra universal que le marca para siempre. Os aseguro que, la lucha que libran Moxtechica y Long John, difícilmente se os borrará de la mente.

Xavier Dorison y Mathieu Lauffray firman aquí una obra eterna. El mejor cómic europeo mostrando las virtudes por las que será perseguido siempre. Guión terriblemente atractivo y dibujos que bien pudieran ser lienzos de grandes pintores de otros tiempos.

Absolutamente recomendable.

Reseña: La Balada de Halo Jones, de Alan Moore y Ian Gibson

Es importante (mucho, y no me canso de cantarlo) rescatar los que son considerados por muchos, títulos indispensables de leer en cómic. No sólo los que han llegado a ser tan famosos que hasta el público no comiquero los lee. También otras joyitas que pese a su fama son como diamantes que con el paso del tiempo, el fango se cierne sobre ellos ocultándolos…, hasta que una editorial nuevamente los rescata. La Balada de Halo Jones, una de las primeras obras maestras del dios del noveno arte Alan Moore y que Norma Editorial tiene el detallazo de traer este mes en un volumen integral a todo color. La Balada de Halo Jones fue publicada originalmente en 1984 de forma serializada en la famosa revista inglesa 2000 AD. Dos nuevos autores que empezaban a despuntar como lo eran el guionista Alan Moore y el artista Ian Gibson. En tiempos, por supuesto, en el que muchos pensábamos que el futuro año 2000: gobiernos, sociedad, el día a día, estaríamos gobernados por naves surcando los cielos; llevaríamos trajes de colores llamativos de telas no inventadas, patinetes voladores y coches que circulaban solos. El año 2000 era un mundo de ensueño para los que fuimos niños o grandes lectores en los 80s. La Balada de Halo Jones triunfó entre los que tuvieron oportunidad de leerla entonces. Ofrecía “sueños”. Partía además en una revista donde brillaban joyas como Juez Dredd, Rogue Trooper o Perro de Estroncio, por lo que debía ofrecer originalidad para no caer en el olvido. Destacar, o ser abandonada en galaxias perdidas donde pocos lectores llegan.

Halo Jones es un chica absolutamente normal que vive en El Aro (The Hoop), una gigantesca estructura que flota en el mar, cerca de Manhattan, en pleno siglo L. Los Municipios Aliados de América trasladan a estas estructuras a los llamados «ciudadanos del ocio», pobres y desempleados hacinados en una ciudad claustrofóbica y violenta, en la que hay escasas oportunidades de progresar: el nivel de paro en el Aro es prácticamente del 100% y los ciudadanos del ocio sobreviven gracias a una especie de subsidio mínimo. Bandas y grupos callejeros causan altercados constantes y la escasa policía (formada por delincuentes lobotomizados) mantiene un precario orden gracias a la represión indiscriminada. En este escenario, incluso ir de compras puede ser una aventura peligrosa. Cada individuo busca su propia cápsula de escape: unos tratando de desarrollar un talento como artista (y sobrevivir el tiempo suficiente como para que una gran compañía se fije en ellos), otros evadiéndose de la realidad, como es el caso de «los tambores» humanos que se han implantado un receptor en el cerebro que les transmite música hipnótica, una especie de drogadicción. Halo, cuando una de sus mejores amigas sea asesinada y otra ingresa en Los Tambores, sentirá que ya no aguanta más y emigra. Encuentra trabajo como camarera en un crucero especial llamado Clara Pandy, el principio de sus aventuras por toda la galaxia.

La Balada de Halo Jones lo consigue. Atrapa desde la primera página, con una splash-page a doble página que abre la trama en la que visualizamos una caótica y abarrotada Tierra del siglo 50. Acompañada por una narración llena de jerga en lo que parece ser una retransmisión de noticias, ya estás enganchado a un mundo maravillosamente ideado. Nos lleva a un universo de cientos de detalles en los que es fácil perderse. Personajes individuales, algunos de los cuales solo aparecen brevemente (y en los que te gustaría profundizar), insinuación de vidas enteras y secretos ocultos. Momentos narrados magistralmente como cuando la anciana Brinna recuerda una reunión en su adolescencia o un oficial de seguridad rememorando su amor perdido hace mucho tiempo. Sin lanzar demasiada información, historias que dan trasfondo. Se nos proporciona un mundo convincente lleno de personajes interesantes, pues en realidad, nada aquí es aleatorio, o carece de pensamiento. Los que conocéis las obras de Moore, sabréis que este es uno de sus fuertes. Nada es coincidencia. Aunque aquí el tandem hace tandem completo (valga la redundancia) también en esa virtud. Grandes aportes encontrados en esta balada como los carteles que vamos viendo en la serie que aparecen en un dialecto alienígena, y que son en realidad un lenguaje completamente ideado por Ian Gibson.

La Balada de Halo Jones fue una trama conjunta aunque sin terminar tal como la tenían pensada sus autores. Vuelven a estar disponible estas tres etapas de la vida de Halo Jones reunidas en un solo tomo, por primera vez a todo color, formando una de las publicaciones indispensables a conseguir este año.