Archive for Kelonia Editorial

Reseña: Érase una veZ, de VVAA

Erase una veZEl terror comienza a tomar forma apenas desde que somos unos niños, vive dentro de nosotros a tan tierna edad, pero cuando verdaderamente salían a la luz era con los clásicos cuentos que nuestros padres nos contaban mientras aferrábamos las mantas con ambas manos. ¿No se daban cuenta de que nos asustaban con tales historias? ¿Quién no ha temido en su infancia al lobo feroz en el cuento de Los tres cerditos? ¿Acaso éste no era el mismo lobo que atormentaba la vida de la pobre Caperucita Roja mientras caminaba por el bosque cuando iba a la casa de su abuela a llevarle la comida? ¿Y qué me dicen de la malvada madrastra en el cuento de Blancanieves y los siete enanitos? ¿No les causaba auténtico pavor la malvada bruja que aparecía en el cuento de Hansel y Gretel?

Todos estos cuentos y muchos más son nuevamente narrados en esta antología que lleva por título Érase una veZ, publicada por Kelonia Editorial este mismo año. Y digo nuevamente porque todos conocemos el desenlace de todas las historias, pero en esta ocasión se le ha añadido un elemento común: los muertos vivientes. Estos seres putrefactos del que tantas novelas se han escrito en los últimos años son los encargados de volver a hacernos sentir miedo, pasarlo mal, incluso más que cuando éramos unos críos y todo nos parecía real. En mi opinión, es un acierto haber elegido el zombi como monstruo para asustarnos.

De entrada nos encontramos con una excelente cubierta a cargo de dos genios como Barb Hernández y Daniel Expósito. En el apartado literario, Érase una veZ comienza con un exquisito prólogo de uno de los responsables del éxito de la novela Z en este país: Carlos Sisí. A continuación se da paso a un poema titulado “El lobito infectado”, escrito por Voro Luzzy, quien rinde un homenaje a otro poema, el escrito por José Agustín Goytisolo y titulado “El lobito bueno”.

El resto de los cuentos que harán que la piel se te ponga de gallina son:
“Zerilla”, de J. E. Álamo, “Rizitos de oro”, de Athman M. Charles, “Caperuzita Roja”, de A. M. Caliani, “Juan y las habichuelas mágicas”, de Juan de Dios Garduño, “El sastrezillo valiente”, de Daniel Gutiérrez, que a su vez es el coordinador de esta antología, “Los tres zerditos”, de Tony Jiménez, “Hanzel y Gretelz”, de Marta Junquera, “La bella y la beztia”, de Carolina Márquez Rojas, “La manzana”, de Ana Martínez Castillo (para mí, el mejor cuento de esta recopilación), “Ariadne y Barba Azul”, de Miguel Ángel Naharro, “Zetanocho”, de Julián Sánchez Caramazana y “La zirenita”, de Victoria Vilchez.

Al final pueden encontrar una biografía de todos los autores que aparecen en esta novela, una obra que te hará revivir tus temores infantiles, una historia que no concluye con el tópico de “vivieron felices y comieron perdices”, sino con un “murieron felices y comieron carne, carne humana…”.

Algunos de estos clásicos los desconocía o probablemente se me habían olvidado, por lo que tuve que leer antes la historia original o incluso ver alguna adaptación. De cualquier manera, espero que los cuentos que se narran en Érase una veZ no te dejen indiferente, que las disfrutes tanto como yo y , sobre todo, que te hagan pasar miedo.

Reseña: El Enviado, de Joe Álamo

ElEnviadoLos nueve relatos que fueron incluidos por primera vez en esta antología podían (y pueden) leerse de manera independiente, aunque yo les recomiendo que sigan el orden, pues todos ellos guardan un nexo en común. El enviado, publicada por Kelonia Editorial, con dos cuentos más de los que fueron publicados originalmente, cuenta la historia de un hombre conocido como Roger de los Llanos, este enigmático personaje acude a la llamada de toda persona que requiera de sus servicios, impartiendo justicia entre los más desafortunados y castigando a quienes ejercen el mal para su propio beneficio.

El primer cuento de esta antología titulado “El poder”, es una narración apocalíptica. La guerra contra los Renegados ha llegado a su fin. Un buen día el comerciante, Roger de los Llanos, llega a una hacienda pidiendo comida. En el interior se hospedan varias personas que sirven como esclavos a Suetonio, el verdugo real.

En “El negocio”, conoceremos a Conrado, una persona sin escrúpulos que consiguió, a base de ejercer el mal, todo aquello que se propuso. Cierto día un hombre que afirma conocerle le propone un trato: venderle su alma a cambio de lo que él desee.

“El señor de los caramelos” es una invención que Jaime, el tío de Dani, le cuenta a su sobrino para que se coma la “sopita de verduras” de cada viernes. Dani ha perdido a su padre en un accidente de automóvil y ahora su tío será el encargado de cuidar de él y de su madre.

“El ángel de la guarda” es una historia de reencuentros. Después de cinco años, dos amigos que se conocieron en la Facultad de Derecho coinciden en el mismo caso. Después del juicio, ambos quedan para revivir añorados tiempos. Durante una larga charla nocturna en un bar,  Matías le confiesa a su amigo que ha reconducido su vida gracias a que ha conocido a un ángel de la guarda que vela por su seguridad…

El quinto relato, titulado “El comienzo de la partida” narra la llegada de un extraño al bar de Paco. Allí, cuatro hombres están jugando al póquer, pero uno de ellos ha de abandonar el juego al sentirse indispuesto. El recién llegado ocupará su lugar y ese será el momento de efectuar su venganza en una partida donde la avaricia puede costar la vida. Paco se despierta de una horrible pesadilla. Aunque aún le queda una hora para abrir el bar, incapaz de dormir debido al sueño, decide levantarse. Hoy será un día especial: ha concertado una entrevista con Ricardo Ventura, de la revista “Otros Mundos” con motivo de la extraña muerte de Luís Sarmiento en su local. Un excelente cuento titulado “El incidente”.

“Las Madres: El nódulo” es una historia en la que sus principales personajes tratan de guardar el equilibrio en el Seno Espiral. Si no fuese así, todo lo conocido sería un caos y daría lugar la Némesis. La preservación de las Madres es fundamental para el desarrollo de la vida y de la muerte.

“Una historia de amor” es un cuento espeluznante. Lo que empieza con unas frases ingeniosas por parte del autor, da paso a una dura historia. Un extraño hombre aparece en la vida de Beatriz, una mujer soltera sin demasiados planes de futuro. El extraño le advierte que el hombre para el que trabaja es un pervertido involucrado en una red de prostitución infantil.

Y el ciclo se cierra con un breve relato titulado “Las Madres: Conclusiones”, en el que  el personaje principal será juzgado por interferir en los deseos de Madre Mayor y del Seno Espiral. Apenas unas cuantas páginas donde todo queda aclarado.

La idea de enfocar una novela de esta manera fue lo que más me sorprendió, sin olvidar de la calidad de los cuentos que se encuentran aquí recopilados. A medida que iba avanzando en la lectura, mi curiosidad iba despertando. Relato a relato quería conocer más casos, más personajes y Joe Álamo me los iba regalando, poco a poco, sin prisa pero sin pausa, e iba entrelazando todas las historias. Lamenté leerlo tan pronto, quería una continuación, más sucesos y, casi como si el autor me hubiese leído el pensamiento, me regaló dos historias más que no habían aparecido antes, en la anterior publicación, cuyo título es “Dos historias reales del Piojoso. El de verdad”, además de una genial presentación de Alberto Morán Roa y la excelente ilustración del incombustible Daniel Expósito Zafra. Me alegro que Kelonia Editorial decidiera publicar esta antología y añadirle todo esto y, cómo no, apostar por un escritor que, para un servidor, es un genio de las letras. ¡Enhorabuena a los implicados!