Reseña: El Castillo en el Aire, de Diana Wynne Jones

El Castillo en el Aire es el segundo volumen de la trilogía El Castillo… Recordemos que el primero fue El Castillo Ambulante (que reseñé hace casi un mes: http://cronicasliterarias.com/2018/12/10/resena-el-castillo-ambulante-de-diana-wynne-jones/) y se cierra con La Casa de los Mil Pasillos, finalización que aún no he conseguido devorar.

¿Por qué a los adultos nos gusta leer Fantasía? Creo que ésta no es nuestra elección. Necesitamos la Fantasía, incluso como adultos. Hay tantas responsabilidades, problemas y horrores en el mundo real para permanecer sanos que, debemos creer que hay algo de magia por ahí. Para mantener nuestra alegría, necesitamos convencernos que no solo queda bondad pura, sino que un día puede conquistar la oscuridad. El Castillo en el Aire no se sitúa en Ingary, donde conocimos a Howl y sus amigos en las aventuras de El Castillo Ambulante. Tal vez la autora pensó que en su primer libro seguía faltando magia, así que: ¿Qué hay más mágico que una alfombra voladora? Decidió Wynne Jones apartar la Fantasía occidental para regresar al mundo de Oriente. Aquellos maravillosos cuentos de Las Mil y Una Noches, con vendedores de alfombras, princesas y lámparas mágicas.

Vais a leer un maravilloso relato narrado al igual que si nos contaran un cuento junto a una chimenea encendida una fría noche de invierno. No sigue la estela del anterior, pero si se encuentra dentro del mismo mundo fantástico. Poneros cómodos, dejad que el frío invernal se quede fuera en la calle. Vamos a desplazarnos con nuestra autora al país de los sultanatos de Rashpuht, donde un joven mercader de alfombras llamado Abdullah vive en la ciudad de Zanzib. Un joven cándido y soñador siempre inventándose sus propias historias para huir de la realidad. Recordad que estamos en un cuento y aquí todo es posible. Un buen día, por cosas del destino, la magia llegará sin esperarla. Un vendedor de alfombras vende… ¡una alfombra voladora! Casi sin saberlo, el protagonista viajará dormido hasta un castillo que flota en el aire. Allí vive una hermosa princesa que será secuestrada por un demonio. En el camino, mientras intenta salvar a su amada, se topará con un pícaro soldado, un genio caradura, un temible bandido y dos gatos asombrosos.

Una tierna historia llena de encanto. Deslumbrándonos lugares que, aunque ya conocíamos de antes por esos antiguos cuentos persas, recrea a su manera haciéndonos soñar una vez más. Personajes entrañables casi inocentes, hasta los malos en sí no desprenden maldad, hacen su papel enredándolo todo. Muchos giros sorprendentes os dejarán boquiabiertos. Si yo también me emocioné cuando el viaje les lleva hasta… Menudo acierto de la autora. Fue como retener la respiración esperando ese ansiado momento, y de pronto expulsar todo el aire mientras una sonrisa inundaba mi cara.

Encontré el final mejor trabajado que el anterior volumen, sin precipitaciones, todo encajando poco a poco. La autora fascina con su idílica narrativa, con sus personajes y escenarios. Misterio y aventura se unirán de nuevo en esta novela de Fantasía en la que nada es lo que parece. Diana Wynne Jones logrará que cerréis el libro satisfechos, por que los adultos sabemos afrontar la realidad del día a día, pero nos gustan estas historias. Las necesitamos. Tenemos suerte amigos lectores, todavía nos queda otra parte. La Casa de los Mil Pasillos. No tengo ninguna duda de cuál será mi próxima lectura. ¿Y vosotros?

One comment

  1. ROsa María dice:

    Muy buena reseña, Soraya, la tendré muy en cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *