Archive for diciembre 2013

Reseña: Ciudad de fuego, de Robert Ellis

Ciudad de fuegoCiudad de fuego es una novela policial tensa, cruda y directa. Desde las primeras páginas, se nos presenta una brutal violación que deriva en asesinato y que será el centro que rodea todo cuanto acontece en la historia. Protagonizada por Lena Gamble, una agente de Homicios tan real que en ocasiones uno puede sentir que la conoce de toda la vida, una agente que desde el principio se nos presenta como intuitiva e impetuosa pero también que carga con un duro trauma desde que encontrara el cadáver de su hermano asesinado de un disparo cinco años atrás.

Poco a poco, y siguiendo en todo momento la investigación de Lena, descubrimos que existe un componente de serialidad en los actos del asesino, pero también que las cosas que parecían del pasado a veces son capaces de volver con fuerza cuando menos se lo espera uno. Y así, la novela discurre como una buena película, con una trama que no da lugar a concesiones, que no ralentiza su ritmo en ningún momento y que va in crecendo para terminar como deben terminar las buenas películas: con una traca final a la altura y un pequeño giro que a más de uno le dejará descolocado. En el mejor de los sentidos, en el de “no me lo esperaba para nada”.

En esencia, eso es Ciudad de fuego. Buenos personajes, bien elaborados, con una protagonista que roba prácticamente todas las escenas y está construida con mimo y fuerza, rodeada de un buen plantel de secundarios que se hacen querer, odiar o que cumplen su función de convertirse en sospechosos o ejercer de misterio relativo. Ah, y un villano de los que dan escalofríos y cada vez que aparecen en escena uno piensa “aquí se va a liar muy gorda”. Uno de esos villanos que se quedan en la mente grabados y que, tal vez, te hagan entreabrir un ojo cuando te vayas a dormir y toda la casa esté a oscuras.

A destacar, también, la cuidada edición que realiza Pamiés: es uno de esos libros que da gusto tener en las manos.

Si tuviera que mencionar algo que no me haya gustado, diría que en algunas presentaciones de personajes, sobre todo al principio de la novela, tuve la sensación de que Robert Ellis las hacía a desgana, como si pensara “en realidad no quiero describir a este personaje pero como se supone que debo hacerlo lo voy a hacer de golpe, en un par de párrafos toda la información, pasado y recuerdos importantes, y sigo con lo mío”.

Hubo, que recuerde, tres o cuatro personajes en los que tuve esa sensación, como si la descripción estuviera insertada ahí por estar, sin razón real, y cortando un poco la acción. Por suerte, no llega a ser molesto.

Reseña: Nocturnos, de John Connolly

Nocturnos— Sujeto de 362 páginas. Varón que responde al nombre de Nocturnos, de John Conolly. En estos instantes me dispongo a hacer la autopsia. Me acompaña el… Un momento. Óscar, ¿te gustaría hacer la reseña?

— Esto… ¿Yo? Quiero decir… Es la primera vez, no estoy seguro de poder hacerlo.

— Estoy convencido de que sí.

— Usted manda, jefe. Ehhh… ¿Me ayudará?

— Por supuesto, aunque creo que no hará falta.

— ¿Puedo obviar algunos relatos? Los hay que me dan miedo solo pensar en ellos.

— Claro, es su reseña, haga lo que le venga en gana.

— Gracias. El señor Conolly te las hace pasar canutas.

— De eso se trata, Óscar. Intente convencer al lector para que esta sea su próxima lectura.

— Ok. Allá voy. Se llama Nocturnos, de John Conolly, de 362 páginas y con residencia en Tusquets Editores. Tiene diecinueve relatos de puro terror y con finales inesperados. Les daré un consejo: no se encaprichen demasiado con los protagonistas de estos cuentos, no existe la felicidad en muchos de ellos. El primero de ellos me pone la carne de gallina, es una historia muy dura, titulada  “El vaquero del cáncer cabalga”. Este tipo, Buddy Carson, me da escalofríos. ¿Por qué hay tanta maldad en su cuerpo? ¿Por qué infecta a seres inocentes con la enfermedad del cáncer?

— No lo sé, supongo que hay personas que disfrutan haciendo el mal. Siga, no se detenga.

— En “La nueva hija” Sam tiene miedo de su hermana Louisa. Dice que todas las noches quiere que salga a jugar con ella, pero sabe que si lo hace, jamás volverá a ser el mismo. Ahora duerme con su padre, todas las noches se aseguran de cerrar la habitación con llave, incluso las ventanas, aunque haga calor. Temo que algún día cometan un error y…

— Tranquilo. Solo es una historia.

— Sí, pero parece tan real. Esa casa es un lugar que me da miedo, no como “La sala de la caldera”, cuyo protagonista se merece lo que le ocurre y más.

— Bueno, hay opiniones para todos, supongo. Continúa.

— Desde el principio supe que estos dos investigadores las iban a pasar mal en “Las brujas de Underbury”. Un lugar donde ha habido una maldición no augura nada bueno.

— Dicen que…

— ¡No me importan lo que digan! A mí no me disgustan los finales trágicos, tan inesperados, eso lo hacen mejores cuentos, ¿no cree?

— Por supuesto, veo que lo capta. ¿Se atreve a seguir o quiere hacer un descanso?

— Nada de descansos, llegaré hasta el final, creo que esto me va gustando. Fíjate en este, se llama “Algunos niños se extravían por error”. El Circo Caibán ha llegado al pueblo. William es un chico demasiado confiado. Y esos payasos lo saben. A mí siempre me dieron miedo los payasos, mis abuelos me dijeron que no aceptara caramelos de desconocidos, ni siquiera de personas amables.

— Hay quienes se confían demasiado, ¿no crees?

— Sí, como Edward, nuestro hombre en “La señorita Froom, vampiro”. ¿Acaso no sabe lo que esta mujer está planeando cuando le invita a una limonada?

— Tal vez la curiosidad…

— ¡No! Para curiosos Davey y Billy en “El ciclo”. Que bien merecido se lo tienen. ¡Iban a violar a esa pobre chica en un tren!

— Tu mismo dijiste que te gustan los finales trágicos.

— Sí, pero esto es demasiado, creo que necesito un descanso. No, mejor continúe usted, creo que ya he hablado demasiado.

— De acuerdo, Óscar. Olvidaste decir que esta antología está incluida en la colección Andanzas, de Tusquets Editores y… ¡Un segundo! Creo que alguien nos está vigilando. ¡Eh, oiga, usted! ¡Sí, usted! ¿Le importaría hacer el resto de la autopsia? Si te gusta el terror, te va a encantar. Te lo prometo.

Reseña: El columpio negro, de Lluís Rueda

elcolumpionegroNo hace mucho tiempo me aficioné a la novela distópica. Desde muy temprana edad me ha gustado el género de ciencia ficción, pero por alguna razón este tipo de novela no me enganchaba y la dejé pasar. Con el paso de los años me he dado cuenta de que he cometido un error y, por ello, recurro a este subgénero con bastante más frecuencia, algo impensable años atrás. Creo que me costaba seguirle el hilo a la narración por la gran cantidad de palabras que escapaban a mi comprensión, a la postre, esto hacía que estuviera buscando en el diccionario el significado de estos términos, lo que hacía que la obra perdiera interés y terminara abandonándola. Ahora me he dado cuenta de lo equivocado que estaba en el pasado, lo veo con otros ojos, con una mente más despierta que pide a gritos aprender esas palabras, aún sabiendo que tengo que hacer alguna que otra parada antes de proseguir con la lectura. Además, ahora tengo la ventaja de Internet, y todo se encuentra muy rápido.

El columpio negro, novela publicada por Tyrannosaurus Books este mismo año, ha sido mi última lectura hasta la fecha y Lluís Rueda, el autor de la misma, me ha obsequiado con muchos vocablos que (perdonen la expresión) no tenía ni pajolera idea de que existían. Pese a desconectar varias veces de la lectura para buscar el significado de los términos, he disfrutado muchísimo con El columpio negro. La historia engancha, además Lluís es muy descriptivo en los pequeños detalles, sabe marcar el ritmo en la narración, creando un poco de suspense cuando es necesario, desgranando la historia poco a poco, para que te recrees en la lectura y te mantenga enganchado.

“Pese a llevar una vida cómoda y estar casada con Efrén Sistare, un apuesto holocreador europeo de gran reputación,  Katsina Hogwood cada vez más tiene la sospecha de que está retenida en un edificio. Tiene una enfermedad degenerativa, pero aún así, cree que está siendo manipulada, que su vida es una constante monotonía, una sucesión de frases que parecen repetirse todos los días. Minnie, la sirvienta de la casa, además de hacerle compañía, es la encargada de hacer que se tome su medicación. Pero Katsina está cansada, quiere saber qué le están ocultando y por qué ha desaparecido el reloj Eli Teroy del siglo XIX que siempre había estado en la pared. Sus sospechas empiezan a cobrar forma y cuando se retira a la habitación de Ah-Sung, una muñeca  Soeui con vida propia y una inteligencia asombrosa, Katsina no tiene duda: ha de escapar de ese misterioso lugar, pero primero debe saltarse su medicación, pese a que pueda suponerle la muerte…”

El columpio negro es un thriller de ciencia ficción que tiene lugar en China, en el siglo XXII. Una historia de engaños con protagonistas, en su mayoría femeninos, que deparan sorpresas en el camino, pasajes inquietantes, a mí especialmente me gustó el del reloj, cuyo caso se resuelve casi al final del libro.

Otra vez me ha vuelto a sorprender una novela distópica, en esta ocasión de un autor barcelonés que ha hecho sus pinitos como guionista e impartido seminarios cinematográficos dedicados a Guy Maddin, el director canadiense. Colaborador de varios medios de comunicación como crítico de cine y articulista…, una fuente de sabiduría que Lluís ha plasmado en esta novela.

Reseña: Doctor Sueño, de Stephen King

doctorsueñoMi compañero Óscar Garrido ya realizó una reseña para esta misma web hace unas semanas. Lo curioso de todo esto es que yo podría empezar diciendo las mismas cosas: que empecé a leer a King en los noventa, que a raíz de la primera novela que leí suya (en mi caso, La tienda) empecé a coleccionarle, y que cogí Doctor Sueño con cierto respeto dado el buen recuerdo que le tengo a El Resplandor. Pero aquí puedo contar algo que ya es mío únicamente. Vi El Resplandor con catorce o quince años; la película de Kubrick me acojonó (permítanme la expresión) como pocas cosas lo habían hecho nunca. Eso hizo que a medida que iba leyendo libros de King, no quisiera adentrarme en su versión del Overlook. Me decía a mi mismo que “ok, todos los libros son mejores que las películas, pero también debe haber alguna excepción, y probablemente sea esta. Esa peli es inmejorable”.

Pero terminé cogiendo el libro. Solo diré que después de haber leído la novela de El Resplandor, la versión que hizo Kubrick dejó de gustarme por su escasa fidelidad para con el libro que le da pie. Las malditas gemelas siguen atormentándome, pero yo, que nunca había pasado miedo leyendo un libro, con El Resplandor miré por encima del hombro en más de una y de dos ocasiones. Entiendo perfectamente que Joey (Friends) metiera el libro en el congelador para que no le diera miedo.

A lo que vamos… Doctor Sueño. Lo primero es decir que tiene bastante poco de secuela. Si no fuera porque el protagonista tiene por nombre Danny Torrance y las inevitables referencias a su pasado en el Overlook, este libro no sería una secuela. Pero King ha querido mostrarnos qué fue de la vida de ese niño que tanto sufrió en el maldito hotel, ha querido enseñarnos una vez más que la vida es una rueda (un concepto que le encanta al de Maine) y que el pasado, e incluso el pasado heredado, nos afecta mucho más de lo que podríamos esperar.

Doctor Sueño es difícilmente una novela de Terror. Es más bien un thriller que coquetea con lo sobrenatural, con el miedo y que, sobre todo, habla de la amistad y la superación. Donde en El Resplandor teníamos el minimalismo por bandera (tres personas encerrados en un hotel enfrentados a algo que no pueden ver ni tocar) en Doctor sueño tenemos a Dan Torrance encabezando un plantel de personajes bastante amplio y unos enemigos visibles y feroces que en muchos sitios mencionan como “algo similar a los vampiros” y que yo opino que de vampiros solo tienen la cualidad de parásitos y su logevidad. Son monstruos, son el Nudo Verdadero, y ellos perduran.

Ah, King vuelve a utilizar niños. Le gusta hacerlo, se siente cómodo con ellos y sabe que es muy sencillo que un lector empatice con ellos, sufra cuando los hace sufrir y se emocione cuando los hace superar adversidades.

Como novela es entretenida, es adictiva y está escrita con ese estilo tan King (ágil, visual, rico en matices). Es una buena novela (aunque ojo, no esperéis “El Resplandor 2”) y demuestra que King sigue estando en buena forma. En cuanto a su trama, sigue una serie de formalismos que también son muy King: presentación lenta y cuidada para que el lector se haga con el personaje y después entienda todas las cosas que hace o sufra cuando al personaje le pase algo, y en cuanto se plantea el problema, acelerador hasta el fondo y trama en la que no dejan de pasar cosas.

Dan Torrance se erige como un gran personaje en esta novela, un tipo de los que también le gustan mucho al escritor de Maine, con muchos matices oscuros y un pasado lleno de altibajos, un hombre que clama al cielo en busca de una redención que le va a costar mucho encontrar. Si lo hace o no, no seré yo quien os lo diga. Deberéis leer la novela para descubrirlo, eso y otras muchas cosas. Conocer a Abra es otra de ellas. Uno de esos personajes a los que amas de forma incondicional en cuanto empiezas a conocerlo.

Magnífico el guiño a La Torre Oscura (no es el único, pero ya sabemos que lo de hacer guiños también es muy King): Hay otros mundos aparte de estos.

Y qué verdad tan grande. Los hay. Sólo hay que abrir un libro cualquiera para empezar a descubrirlos.

Reseña: La guardia de Jonás, de Jack Cady

laguardiadejonasJack Cady (1932-2004) sería un perfecto desconocido en nuestro país si no llega ser por dos relatos: La noche que enterramos al Perro Rutero, ganador del premio Nébula, y Una deuda de marinero la cual forma parte de la antología Mares tenebrosos cuyo responsable es José María Nebreda, el mismo que traduce y nos vuelve a presenta a este interesante autor con el primer título de la nueva y esperemos fructífera colección de literatura de terror contemporáneo llamada Insomnia, dentro de la editorial Valdemar. La guardia de Jonás es un libro atado, como un fuerte nudo marinero, a una experiencia vital que suponemos marcó de manera brutal al autor, el cual estuvo trabajando como guarda costero en su juventud y cuyas vivencias son de clara inspiración en esta obra. El propio Cady nos dice que durante largos años tuvo en su mente la idea de terminar esta novela y que no lo hizo hasta que  no se consideró lo suficientemente conocedor del mundo de los barcos, puertos y marineros como para hacer el merecedor homenaje en forma de historia sobresaliente.

La guardia de Jonás narra las distintas andanzas y desventuras de un grupo de marineros en la “Adrián”, una lancha costera encargada del rescate de barcos de todo tipo en las frías aguas del estado de Maine. A lo largo de los meses que van transcurriendo hacia el temible invierno, poco a poco se van presentando a cada uno de los marineros de la embarcación; y como si fuésemos novatos enrolados vamos conociendo, desde nombres, cargos, tareas y responsabilidades, pasando por sus caracteres y personalidades, hasta finalmente la revelación de los más bajos instintos como el miedo o la violencia de cada uno de los compañeros de barco…como las grandes historias o los grandes viajes, en el primer capítulo nos presentan a marineros de un relato, y casi al final descubrimos auténticos personajes perfectamente reales con los que el lector acaba teniendo un alto grado de compromiso, el mismo que se tendría cuando por la tarea que se les encomienda, el error de uno puede dar lugar a la muerte de otros.

La prosa de Jack Cady nos zambulle de una sola vez con el ambiente de la pérfida mar tanto por su vocabulario como por un estilo tan poético como impetuoso a la hora de describir la fuerza de la naturaleza, la tormenta, las olas, el frío, el fuego, el hielo…esa clarísima seña de identidad del que ha vivido los peligros del mar y a su vez se ha sentido parte de él, tanto en su experiencia como por el ánimo de contar un relato, en el más puro estilo hogdsoniano.

No creo que haya una novela que narre mejor la experiencia y modo de vida de un guardia costero ni tampoco la cantidad de peligros naturales que tiene que afrontar, ni la importancia del trabajo en equipo en mitad de la nada con los efectos de una tormenta, el hielo o un mar impetuoso cuando se intenta rescatar una embarcación desaparecida.

Debo decir que no se trata básicamente de una historia de horror sobrenatural, el elemento fantástico está ahí, hay elementos que lo muestran claramente (Jensen, el “Hester C.”) aunque concretizado en eso que comúnmente llamamos mal de ojo, y que en todas las historias, tanto reales como ficticias, juega un papel fundamental en las desventuras y desgracias de un viaje en el que otros compañeros perdieron la vida.

Jonás no es sólo un fantasma, es una maldición, un estado de ánimo, una puerta hacia lo desconocido que trae funestas consecuencias y que los miembros de la tripulación poco a poco se irán contagiando de él y cada uno responderá al mismo de distinta manera.

Lo primero que resalta al comenzar a pasar páginas es el elaborado, tanto estéticamente como a nivel de vocabulario, lenguaje en la prosa de Cady. No es un libro que se pueda leer en dos tardes, es de aquellos que exigen centrarse en el ambiente que describe. El objetivo, que cumple sobradamente, es la pura inmersión ambiental, fundamental cuando casi toda la novela transcurre en una lancha de unos cuantos metros…se agradece el dibujo al principio del texto del tipo de lancha con cada una de sus partes y las notas del traductor, ni escasas ni pesadas,  respecto a términos que salvo que seas profesional de ese mundo, no se van a conocer.

Cady es un escritor con fuerte influencia de grandes clásicos. Se nota tanto en el estilo muy elaborado y de elevada prosa, a nivel tanto estético como metafórico, (recuerda a Meville o Conrad);  además de tener la maestría de hacernos sentir el mar como un insondable espacio tan ominoso como imprevisible, con una total credibilidad: los personajes nunca dan la impresión de ser creaciones literarias sino nobles y experimentados hombres que alguna vez sacrificaron su trabajo y su vida tan atípico, peligroso y poco cómodo como apasionante

Valdemar vuelve a regalarnos otra joya desconocida, un libro para leer pausadamente y disfrutarlo, con un fuerte aroma a clásico y con una temática o ambiente que nos mantiene a lo largo de sus páginas en ese temor de sobrevivir en mitad de una tormenta marítima y el placer de vivir una vida que nunca tendremos sino es a través de las páginas de un escritor que la vivió.

Reseña: El vampiro de Silesia, de Lorenzo Fernández Bueno

el-vampiro-de-silesiaCuando me propuse iniciar la lectura de El vampiro de Silesia (Minotauro, 2013), me sentí atraído por el título. Adoro el mito de los vampiros y, tras leer la sinopsis y percatarme de que varios pasajes sucedían en el siglo XVI y el siglo XVIII, no me lo pensé y me hice con ella. Pensaba que esta obra, por el tiempo en el que transcurren algunos fragmentos (y por el título), iba a tener un poco que ver, en cuanto a trama se refiere, con Drácula, de Bram Stoker, la cual acababa de hacer una relectura hacía apena unos días. Me equivoqué, El vampiro de Silesia apenas tiene que ver con el mito, al menos no de la forma en la que yo me esperaba que fuera: vampiros atacando a una asustada y desalentada población. ¿Decepcionado? En absoluto, más bien todo lo contrario. Me bastó con iniciar el primer capítulo para darme cuenta que tenía ante mis manos a un autor con un futuro muy prometedor. Su prosa es fascinante, un tanto oscura, como a mi me gusta. La capacidad que Lorenzo Fernández Bueno (anoten este nombre) tiene para desgranar la historia es maravillosa, crea una atmósfera de suspense tal que no parece que estemos ante la primera novela publicada por el autor. Aunque está catalogada como novela de terror, El vampiro de Silesia se apoya en un profundo estudio de investigación llevado a cabo por Maurizio Roncalli, su protagonista, algo parecido a lo que ya hiciera Katherine Neville con su novela, El ocho, pero sería injusto que no entrara en este género, pues ¿no es cierto que no hay nada más terrorífico que el miedo a morir?

Un secreto oculto a lo largo de los siglos… Un antropólogo dispuesto a llegar hasta el final de la investigación… Una novela de terror, misterio y conspiraciones con una trama creíble… Una cita con la historia en la Europa del siglo XVI y XVIII… Un argumento inolvidable…

En esta novela el lector va a viajar a tres etapas diferentes, tres siglos son necesarios para conseguir descifrar el misterioso encubrimiento que hay tras la aparición de una fosa común donde se halla una cripta donde se hallan enterrados los cuerpos de las personas fallecidas por la peste y el cadáver de una misteriosa mujer.

Durante una excavación arqueológica cercana a Venecia aparece el cuerpo de una mujer del siglo XVI. Con la traquea fracturada a causa de un ladrillo que le fue introducido en su boca, se cree que la torturada mujer murió de asfixia. Según los expertos fue considerada como una vampira y por eso ordenaron matarla y enterrarla con los apestosos. En aquella época eran tantos los fallecidos a causa de la peste que no daba tiempo a quemarlos a todos para purificar sus almas y acabar con el mal que se adueñaba del lugar.

Ante tales revelaciones, Adriano Toscanelli, el profesor encargado de la excavación, solicita la ayuda de Maurizio Roncalli, un antropólogo cuya fascinación por el caso le llevará por la delgada línea de la locura hasta llegar a un final impredecible…

Esta novela será filmada, no me cabe duda alguna. Desde luego, méritos tiene.

No quiero entrar en más detalles, lo dejamos aquí, pero antes de despedirme, hay una parte que me gustaría destacar: los diarios escritos por Johann Friedrich Glaser y Johannes Flückinger en el siglo XVIII y que a lo largo de la narración consigue Maurizio. ¡Una joya!

Lorenzo Fernández Bueno ha sido locutor y guionista de las series “América mítica” e “Indonesia mítica”. En la actualidad  es miembro de “La zona cero”, tertulia incluida en el programa “La rosa de los vientos”, de Onda Cero. Ha sido presentador de programas de televisión como “Rastreadores de misterios”, dirige la revista “ENIGMAS del hombre y del Universo”, autor de ensayos y participante en varias antologías de relatos como 20 historias inquietantes, también publicada por Minotauro.

Reseña: Nina buena, Nina mala, de Juliet Mickelburgh y Anna Laura Cantone

Ninabuenaninamala“Ya viene Papa Noel…” dice la canción, y el regalo imprescindible para él es un libro. Lo ha confesado en diversas entrevistas. Pero que os voy a contar yo de Él que no sepáis ya…

Es un hombrecito gordo al que le gusta leer, tiene barba blanca, risa muy característica y anda a regañadientes cuando alguien le entretiene mientras hace su trabajo; ya sabéis cuando intenta no quedarse atrapado en las chimeneas o en las ventanas con su enorme barriga.

Que os voy a contar que no sepáis. Tal vez trabaja el día en que nadie lo hace y por eso se siente molesto, o tal vez no lo esté y sea un viejete gordito y feliz haciendo lo que más le gusta. Y algo que le ha gustado mucho, ha sido leer Nina buena, Nina mala. Su historia le recuerda cuanto ama lo que hace.

Editorial Edelvives quiere que sepamos más. Nina buena, Nina mala cuenta con unas muy dignas ilustraciones que abordaran la mente de los pequeños con bellas imágenes y dulces ensoñaciones. Un texto que muestra bonitas formas de ver la vida desde la perspectiva de una niña que aprovecha cada momento para jugar, cada momento, para hacer lo que te apetece. Si hoy quiere ser buena, mañana va a ser mala y va a temblar la tierra del patio de atrás… Sin embargo, algo le ocurre a Nina que le hace valorar lo bueno y lo malo de cada forma de ser.

Ninabuenaninamala01

Nina siempre lo hacía todo bien: pintaba bien, cantaba bien, se portaba bien… ¡Qué buena eres, Nina!, le decían constantemente. Tanto, que Nina empezó a hartarse y aburrirse, y tomó una decisión: ¡a partir de ahora se portaría fatal!

Un libro regalo imprescindible para estas fechas.

Reseña: La princesa y el guisante, de Miss Clara

laprincesayelguisanteDespués de estudiar artes plásticas en Burdeos y diez años como diseñadora gráfica en un estudio fotográfico, Claire Guiral escapó gracias a sus alas de papel y se convirtió en Miss Clara. Ahora cuenta con dedos de hada y forma pequeños personajes pintorescos y vuelve a trabajar en ellos cada día porque es de las pocas ilustradoras del momento que saber trasladarnos con sus imágenes a mundos de ensueño como el que ha publicado con Editorial Edelvives, el cuento clásico de Hans Christian Andersen, La princesa y el guisante.

De una sentada he tenido el gusto de devorar esta bella historia de amor y fantasía. Miss Clara se está convirtiendo en una de las mejores. Además, el mérito de su obra es doble en muchas ocasiones porque aparte de ilustrar como una iluminada, también guioniza. La princesa y el guisante no es sino otra joya para leer y poseer en una estantería donde brille la Fantasía en todo su esplendor.

laprincesayelguisante02

La historia casi la conocíamos todos pero es digno recordar que esta edición es de las poquitas que ahora están en el mercado. Y sin duda, la de más calidad. En La princesa y el guisante había una vez un príncipe que quería contraer matrimonio. Pero estaba decidido a desposar únicamente a una princesa de verdad, pues solo la hija de un rey podía ser digna de él. Busca y rebusca para no decepcionar a su padre y madre, rey y reina; cuando una chica muy hermosa aparece pero no parece gustar a los gobernantes del reino. Un pequeño guisante cambiará la historia…

El resultado de la obra de Miss Clara es ideal para el argumento del cuento de Andersen. Un álbum exquisito que bebe del mejor fantástico del que algunos nunca nos cansamos de beber.

laprincesayelguisante03

Edelvives sigue publicando obras de gran maestría, de grandes autores e ilustradores de importante renombre internacional. Autores cuya maestría dotan de ambiente la imaginación nuestra y de nuestros hijos. Sin duda, son ellos los que tienen un gusto exquisito por eso agradecerán libros como el que reseñamos hoy.

Edelvives y Miss Clara han creado una edición que nadie se debería perder. Un libro regalo ideal.

Reseña: El Pico de los Cuervos. Matar a Franco, de Mikel Begoña e Iñaket

el-pico-de-los-cuervos-matar-a-francoAún sigue doliendo la Guerra Civil que este país vivió. Mientras quede gente viva a la que de un modo u otro hayan hecho daño con toda esa barbarie vivida…, seguirá doliendo. Es inevitable. Somos humanos y el rencor es uno de los condimentos de nuestro ser de los que no podemos separarnos. La gasolina para muchos lo queramos o no. Como otras tantas obras que se acogen a los sucesos de posguerra y dictadura para fortalecer sus argumentos nos encontramos con la nueva publicación de Norma Editorial, la denominada El Pico de los Cuervos. Matar a Franco, de Mikel Begoña e Iñaket. La obra trata la traslación de los hechos que rodearon el intento de atentado contra Franco en 1963. El cómic se convierte fácilmente en un documental real de un modo alarmante, sobre uno de los casos más polémicos de la dictadura franquista: el caso real de Joaquín Delgado y Francisco Granado, dos anarquistas miembros de DI (Defensa Interior) que fueron arrestados como presuntos autores de las explosiones que se produjeron en los edificios de dos ministerios de la ciudad de Madrid.

el-pico-de-los-cuervos-matar-a-franco_05

En esta caza de brujas típica de países en posguerra, los inocentes o los sospechosos de cualquier otro tema, se convierten en testaferros fáciles de ejecutar. Por eso, aunque ni Delgado ni Granado, tenían nada que ver con aquellas explosiones, y aunque escondían una misión mucho más importante, pagaron el pato por un intento de asesinato y fueron arrestados, torturados, condenados y ejecutados mediante el garrote vil en agosto de aquel mismo año. Sin que nadie pudiera hacer nada para impedirlo, ni hubiera pruebas reales de los hechos por los que fueron condenados.

el-pico-de-los-cuervos-matar-a-franco_06

Mikel Begoña e Iñaket (autores de otra gran obra como Tristísima Ceniza) deciden contar y recordar al mundo una de las miles de injusticias del gobierno del caudillo. Con El Pico de los Cuervos. Matar a Franco, asistimos a una visión gráfica de los momentos claves del asunto y tanto Begoña como Iñaket dejan claro desde un principio, que la tarea de documentar los acontecimientos que pudieron haber cambiado el rumbo de la historia de nuestro país es trabajo para el que se consideran sobradamente preparados.

Y yo lo corroboro.

el-pico-de-los-cuervos-matar-a-franco_04No obstante, es una visión muy particular de la historia la que tenemos entre manos. Hablo de ello en el sentido visual y de presentación de las ilustraciones. El orden del guión es algo abstracto. Para mí no ha sido problema a la hora de leerlo, pero puede que a los no acérrimos al cómic modernista eche un poco para atrás el modo en el que está elaborado. No obstante, el trasfondo, el tema, la historia, que es lo que cuenta, sale adelante y muestra todo lo horrendo que fue vivir aquel suceso.

El cómic como medio de expresión y comunicación de masas.

El Pico de los Cuervos. Matar a Franco, engloba El Mal y el desprecio. Novela costumbrista trasladada a la viñeta. El tandem Mikel Begoña e Iñaket vuelven a consternarnos como ya lo hicieran con Trístísima Ceniza, donde se narra la visita al País Vasco del fotógrafo Robert Capa tras el bombardeo de Guernica durante la Guerra Civil.

El Pico de los Cuervos. Matar a Franco desarrolla un tema doloroso. Pero estoy de acuerdo en que lo deshonroso, la lucha por salvar el nombre de los inocentes, no debe olvidarse.

Reseña: Corazón crudo, de Sandra R. Fernández y José Luis Ordóñez

CorazonCrudoNunca he leído un libro que cambiara de registro tan brutalmente. Te deja K.O. Te deja tan buen sabor de boca el primero de los relatos, una maravillosa historia de amor que no imaginas que, con el segundo relato, ese dulce sabor se convierte en otro de lo más amargo y terrorífico. Y eso me ha encantado. Esa montaña rusa de sentimientos que te recorre mientras lees las páginas de este libro. Son las dos caras de la misma moneda. Porque, en el fondo, las dos historias hablan de lo mismo: el amor. Pero desde puntos totalmente opuestos. En el primero, el amor nos convierte en mejores personas, nos da esperanza y fuerzas para luchar. En cambio, en el segundo, ese amor nos convierte en nuestra peor versión de nosotros mismos, y hace que nuestra vida se convierta en un verdadero infierno. Menuda mezcla, ¿verdad? Pues así te quedas al leerlo, con sentimientos contradictorios, y un sabor de lo más agridulce. Pero eso sí, pasando un rato fenomenal con su lectura. Donde puedes elegir ser el protagonista de una preciosa historia de amor o de una terrible pesadilla.

Este libro se compone de dos historias: Corazón y Crudo.

Corazón: Cristina es una joven que trabaja en la base militar de Rota en los años sesenta. No conoce a su padre, aunque sabe que fue un soldado americano, y de ahí su total resentimiento por todos los que se acercan a ella. Pero uno de ellos, Michael, se enamora de ella y decide conseguir ese amor como sea. Para ello decide iniciar una búsqueda que cambiará la vida de Cristina y de su madre para siempre. Aunque antes de que esa búsqueda dé frutos, Michael tiene que irse a la guerra de Vietnam. Allí, el amor de Cristina, le hará fuerte para soportar toda la crueldad de esa guerra. ¿El corazón de Cristina también sufrirá por Michael, y más después del maravilloso regalo que le hace?

Crudo: cuatro amigos de ciudad, deciden pasar unos días de verano en la naturaleza. Se encuentran en Ribeira Sacra, cuando escuchan la curiosa historia de una anciana que vive en una cabaña en el bosque. Picados por la curiosidad, deciden ir a visitarla, sin saber que esa visita se convertirá en el principio de una terrible pesadilla, donde el bosque y esa anciana guardan un terrible secreto del que no podrán escapar. Y cuando se den cuenta de su error, ya será demasiado tarde…

Un cuento perfecto para San Valentín, y otro para Halloween. Sin ninguna similitud en común, pero creando un conjunto perfecto. Y donde las diferencias se hacen más brutales, pues es difícil no comparar los dos puntos de vista de las historias.

El amor como algo maravilloso que puede salvarte la vida, o el amor como algo peligroso que se apodera de nosotros y hace que nuestros más oscuros instintos salgan a la luz. ¿Con cuál de las dos historias te quedas? Creo que será una difícil elección que te costará tomar. Agárrate fuerte y disfruta de este vertiginoso viaje.