Archive for Entrevistas

Entrevista a Javier Martos

Foto Javier MartosDesde New York-Crónicas Literarias tiene el placer de presentar a sus lectores a Javier Martos, un sevillano que vio la luz al inicio del otoño de 1982. Conocido por ser uno de los traductores de Stephen King al castellano y de otros autores de renombre, hace unos años decidió poner en práctica todos sus conocimientos para convertirse, además, en escritor. Bajo estas líneas podrán conocer buena parte de su vida artística: sus traducciones, sus obras y, en primicia, sus futuros proyectos. Comenzamos.

Crónicas Literarias: Ha traducido al castellano algunos títulos de la obra de Stephen King. ¿Podría decirnos qué libros ha traducido del maestro y cuál le resultó más complicado?

Javier Martos: En solitario me he encargado de la traducción de Blaze y la antología Después del anochecer. Pero lo más difícil de traducir quizá haya sido la adaptación al cómic de La Torre Oscura (trabajo realizado junto a José Óscar H. Sendín). No solo por la limitación de espacio en los bocadillos y los paneles, sino porque el lenguaje de los personajes de la saga es muy peculiar, al punto de que hay dialectos diferentes, términos inventados, juegos de palabras… Trasladar a las viñetas el universo que ideó Stephen King resulta un trabajo complejo, la verdad. Pero a la vez es muy satisfactorio e instructivo.

CL: ¿Ha cambiado algo en su vida debido a ser el traductor del “Rey”? Me refiero a sus miedos o percepción de las cosas, porque sabido es que el mundo del señor King es muy “particular”.

JM: En realidad, no. Ya desde pequeño mis gustos por la lectura se inclinaban por el terror. Recuerdo que en el colegio siempre escogía los libros de “El barco de vapor” en tono naranja oscuro, el que indicaba que era para «los niños mayores». Shhh!, esos muertos que se callen, de Miguel Ángel Mendo, Asesinato en el Canadian Express y Terror en Winnipeg de Eric Wilson o El misterio de la cripta embrujada de Eduardo Mendoza… ¡Qué recuerdos! ¡Me encantaban esos libros!

Mi primera novela para adultos, para colmo, fue Apocalipsis, del propio Stephen King. En el supermercado, dando una vuelta por la sección de libros, me llamó la atención ese mamotreto rojo con las palabras enormes del autor; tendría yo unos doce o trece años. Mi madre puso muchas objeciones a la hora de comprarlo: no creía que fuera a leerme un libro de mil doscientas páginas. Juré y perjuré que lo terminaría y mi madre cedió. Lo acabé y luego fueron llegando los demás: La zona muerta, Cementerio de animales, It, La larga marcha… de modo que traducir los libros de King ha sido para mí una gozada, todo un camino repleto de satisfacción y disfrute. ¡Además los he podido leer antes que los demás Lectores Constantes!

CL: Además de a King, ha traducido obras de Adam Nevill y Shaun Hutson. ¿Hay algún autor que le gustaría traducir por alguna razón en especial?

JM: Lo cierto es que el mundo de la traducción me ha dado la posibilidad de encontrarme con autores que de otra forma no habría leído nunca, por falta de tiempo o por desconocimiento. Al traducir el relato «Manos de muñeca» de Adam Nevill (Antología Postales desde el fin del mundo, Ed. Universo, 2013) descubrí un autor que me ha terminado fascinando (de hecho, he acabado leyendo todos sus libros).

Si pudiera elegir algún autor para traducir, escogería a Jeffrey Archer —mi autor favorito, incluso por encima de King—, Bentley Little y Dean Koontz, escritores que por algún motivo u otro han dejado de ser traducidos al castellano y que personalmente a mí me hacían disfrutar de lo lindo.

A finales de octubre (2014) saldrá a la luz mi última traducción, Ángeles robados, de Shaun Hutson, que auguro una muy buena aceptación entre los lectores. Es una historia muy interesante.

CL: Como a muchos otros autores, ¿fue la lectura y la traducción las que le condujeron a convertirse en escritor?

JM: Más la lectura que la traducción. Quizá la traducción haya sido una consecuencia de mi adicción a la lectura y la escritura, otra manera de darle salida a la creatividad, al igual que los guiones de cómics, las reseñas, o los poemas y cartas que dedicaba a mis novias cuando era niño. Cualquier excusa era buena para coger una hoja de papel y ponerme a escribir.

Recuerdo haber leído y escrito desde siempre, desde pequeño. Cada vez que pasaba la última página de un libro, necesitaba sentarme delante de una libreta o un ordenador para escribir mis propias historias. Y hasta hoy.

CL: Es moderador de la página web del Ka-tet Corporation y colaborador de la revista digital Insomnia. En ambas ha escrito varios relatos que, a la postre, fueron publicados en diversas antologías. ¿Fueron estos sus inicios como escritor?

JM: Definitivamente sí, al menos fueron mis inicios como escritor «serio». Administrar la web Ka-tet Corp (dedicada a Stephen King y a la literatura de terror) me sirvió para abrirme las puertas del mundo de la traducción. Primero con la publicación de las noticias del autor de Maine, luego con la corrección de las galeradas de P&J (Cell, La historia de Lisey, Las dos después de la medianoche, Salem’s Lot…) y posteriormente con la traducción completa de los cómics y los libros. Paralelamente, conocí a gente que también escribía, que se presentaba a concursos, que lo intentaba en antologías… y ahí me di cuenta de que todos los relatos e historietas que tenía guardados en el cajón, y que no había enseñado a nadie, quizá podrían ver la luz de una manera u otra. Y así empecé a enviar mi obra a editoriales. Y la respuesta fue abrumadora, ¡a los jurados y editores les gustaba mi trabajo, y poco a poco iban publicando los relatos en distintos formatos!

CL: Además, publicaste Espantapájaros, escrita junto a Jesús Gordillo, con quien posteriormente volverías a trabajar en otro proyecto del que hablaremos después.

JM: Sí. Conocí a Jesús en la web y desde el principio conectamos. Me encanta la prosa cadente que tiene y sus relatos me gustaban muchísimo. Nos planteamos hacer Espantapájaros, pero sin ninguna pretensión ni expectativa. Seis relatos suyos, seis míos y lo subiríamos todo en un pequeño librito a Bubok. Nos sorprendió que se vendieran en papel una veintena de ejemplares de Espantapájaros y que la versión en digital se descargara más de mil veces. Eso nos hizo plantearnos trabajar juntos en otro proyecto más ambicioso, ya en formato novela y con la intención de enviarlo a editoriales tradicionales.

CL: He observado que tiene una gran cantidad de cuentos circulando por varias antologías, ¿veremos en un futuro alguna recopilación de todos ellos en un solo volumen?

JM: Sí, sí. El problema de las antologías de varios autores es que suelen ser tiradas bajo demanda o muy pequeñitas en cuanto a ejemplares, de modo que terminan agotándose relativamente pronto. Las revistas digitales y las webs de literatura en muchas ocasiones acaban cerradas y esos relatos se pierden. Así que decidí reunir una veintena de relatos —las historias a las que más cariño les tenía y un par más de relatos inéditos— y lo envié a Tyrannosaurus Books. Finalmente verá la luz a finales de este año (2014).

ojosdecircoCL: Me encantó Ojos de circo, escrita junto a Jesús Gordillo y publicada por Tyrannosaurus Books el año pasado. Háblenos un poco del proceso de creación de la novela.

JM: El proceso de escritura de Ojos de circo no fue demasiado complejo. Sí fue un embrollo el montar el argumento desde el principio hasta el final para que ningún cabo quedara suelto. Escribir a cuatro manos implica la necesidad de conocer al dedillo lo que va a ocurrir en la trama, porque no podíamos permitirnos caer en el error de que cada uno comenzara a inventar por separado: si lo hacíamos, el libro sería un desastre. De modo que, antes de ponernos a escribir la novela, tuvimos que enviarnos cientos de mensajes y correos electrónicos para dejarlo todo aclarado. La clave del éxito es tener claro que había que ceder en cuanto a las peticiones del compañero y ser sinceros hasta la médula: si algo no funcionaba, no valía ser melodramático ni pelota, se quitaba y punto. O se arreglaba si el pasaje era aprovechable.

Una vez que tuvimos atado el argumento, nos intercambiábamos el manuscrito cada pocas palabras (así ninguno de los dos perdía el hilo de la novela) y nos corregíamos el uno al otro con bastante dureza y sinceridad los pasajes que íbamos añadiendo a la narración. Una vez terminada la novela completa, nuestra mayor inquietud era pulir el estilo, que el lector no descubriera en ningún momento qué parte estaba escribiendo qué autor en concreto. Y, bueno, al parecer el resultado fue bastante bueno, al menos las críticas no han sido malas.

CL: Queda demostrado que la química entre ustedes funciona. En el transcurso de esta novela aparecen seres fascinantes, tanto que pido a gritos una segunda parte. ¿Tengo alguna posibilidad de volver a encontrarme con una nueva aventura circense escrita por ambos?

JM: Ojos de circo no tendrá segunda parte. La historia tenía un final concreto, y forzar una secuela sería estirar un argumento que ya está cerrado. Quizá en un futuro saquemos a la luz algún relato protagonizado por alguno de los personajes de la novela, a mí me apetece hacer algo así, pero no habrá una novela completa como continuación de la primera.

No obstante, Jesús y yo quedamos tan satisfechos del trabajo realizado que tomamos la decisión de escribir otra novela entre los dos. Ya está terminada, en proceso de revisión, así que pronto empezaremos a enviarla a editoriales. Se titula Cuando el lago habla.

CL: ¿Podría anticiparnos (en la medida de lo posible) sus futuros proyectos?

JM: Bueno, ya he comentado bastantes cositas, aunque puedo desvelar algunos proyectos más. Como he dicho, la antología de relatos saldrá a finales de año, y la traducción de Ángeles robados también. Antes, a mediados de julio, saldrá mi primera novela en solitario, titulada Promesas de que algún día, editada en la línea Z de Dolmen. A esta novela le tengo muchísimo cariño, y espero que sea bien recibida por los lectores y la crítica.

En curso está la novela de la que hablaba antes, Cuando el lago habla, coescrita con Jesús Gordillo. También estoy inmerso en los guiones de un libro-cómic, en el que Iván Ru-So me acompaña como ilustrador. Por último, y ya con mucha calma, quiero terminar otra novela en solitario, titulada La aldea. Está muy avanzada, pero no quiero precipitarme con ella.

CL: Desde Crónicas Literarias le agradecemos el tiempo que nos ha prestado en esta entrevista y le deseamos mucha suerte con todos sus proyectos.

JM: ¡Ha sido un placer hablar con vosotros!

Entrevista a Luz Olier

Luz Olier ha estado presente en los televisores de los hogares españoles desde que tan solo había dos canales en España. Sus comienzos son en el teatro. En Estados Unidos, en la década de los ‘80, obtuvo varios premios como protagonista de La Dama Duende de Calderón de la Barca, La Discreta Enamorada de Lope de Vega y Don Gil de las Calzas Verdes de Tirso de Molina. Uno de sus primeros trabajos como actriz fue en la serie Novela, en los años setenta, pero el papel por el que todos la recordamos es el de Matilde, la horchatera de Barrio Sésamo. Además de guionista, en su haber cuentan más de cien adaptaciones de teatro, novela y cuentos para radio. Luz es también directora de doblaje de películas como Alien, e hizo el doblaje de personajes de Harry Potter o Creepshow 2. Ha sido galardonada con dos premios literarios: el de la AETIJ (Asociación de la Infancia y la Juventud) en 1971 por la obra de teatro El País de la Ilusión y el Premio Margarita Xirgú en 2006 por el radioteatro Mujer del Sombrero con Flor. Además ha publicado dos libros: La Conjura de los Sabios (2004), y la antología Cuentos del Otro Lado (2010).

Conversamos con ella sobre su carrera como actriz y su obra literaria.

-Sus primeros pasos como actriz fueron en la serie Novela y en La Cometa Blanca, pero el personaje más memorable para el público fue el de Matilde, en Barrio Sésamo. ¿Qué ha significado este personaje para usted?

-Barrio Sésamo es uno de los pocos intentos que ha habido en televisión de realizar una programación directamente enfocada a los más pequeños. Se contaba con psicólogos, educadores sociales, pedagogos y se cuidaba al máximo el mensaje que iban a recibir los niños. Para mí fueron cuatro años de juego, pues había también actores infantiles en los repartos, que nos acercaban a los adultos a nuestra propia infancia.

-Desde que se dejó de emitir la serie y hasta el 2003, con la llegada de Los Lunnis, hubo un largo paréntesis en cuanto a programas infantiles educativos se refiere, ¿por qué cree que se tardó tanto en volver a televisar programas de este tipo?

-En parte esta pregunta está contestada en la anterior. No hay voluntad de acercarse al público infantil porque la televisión, salvo honrosas excepciones, es un vehículo de atontamiento para el público en general, más que otra cosa. Cuando no transmite ideas y mensajes francamente perniciosos.

-Recientemente volvió a actuar como invitada especial en capítulos de El Comisario, Hospital Central y Cuéntame. ¿Qué significó para usted volver a programas de gran audiencia?

-Mi abandono de la gran pantalla se debió a mi entrega a la dirección de doblaje, que no me dejaba tiempo para nada más. Pero nunca dejé del todo mi tarea como actriz de imagen.

-Suma más de cien adaptaciones entre teatro, novela y cuentos de radio y ha sido galardonada en dos ocasione. ¿Qué le gustaría conseguir?

-Empecé como guionista cuando estudiaba periodismo y, aunque siempre he compaginado guiones e interpretación, ahora tengo más tiempo para dedicarme a lo que me llena totalmente y que nunca consideré un trabajo: escribir. Así que creo que lo único que necesitaba era dedicarme casi por entero a la narrativa y eso lo he conseguido ya, al margen del dinero o el éxito profesional.

-A mediados de los ochenta se centró en la dirección de doblaje de películas, series y adaptaciones literarias de los guiones. En series infantiles trabajó en Los Teleñecos o Los Fraguel entre otras y en series como Dinastía, Falcon Crest, Mc Gyver o Anatomía de Grey… ¿Existe mucha diferencia entre la preparación de un personaje real y uno animado?

-Claro que hay diferencias. Cuando doblas a un actor o actriz de carne y hueso tienes que amoldarte del todo a su interpretación. Tienes que olvidar tu propia personalidad, ceñirte a sus gestos y tonos, al margen de cómo interpretarías tú el personaje. Estás al servicio de otro actor. Sin embargo en los dibujos animados el ochenta por ciento, si no más, de que el muñeco “viva” se esconde en la voz, los matices y la intención que el actor que lo dobla aporta a la situación.

-¿Qué es más importante, una buena técnica o una buena locución?

-La técnica es algo que hay que conocer, sin duda, uno no puede conducir un coche si no sabe manejar pedales y volante. Es algo que se aprende. Pero para mí lo más importante es la calidad del actor. También se aprende, está claro, pero a veces la sensibilidad, la capacidad de captar intenciones y ser capaz de reproducirlas, solo con la voz, está más cerca de algo innato.

-Como gran referente, ¿sabe si el doblaje ha evolucionado mucho desde que empezó?

-La técnica desde luego ha evolucionado. Al principio los actores de doblaje llevaban el texto casi aprendido porque era sonido fotográfico y el material no permitía repeticiones. Actualmente el sonido digital permite distintas bandas, adelantar y retrasar el sonido y hasta expandirlo o contraerlo si es necesario. En cuanto a la interpretación en algunos casos ha empeorado porque las necesidades de producción exigen que el tiempo dedicado al doblaje de una película sea mucho menor, sobre todo en doblajes para televisión.

-Ha doblado más de treinta películas entre las que destacamos Dos Vidas en un Instante, You Are The One o El Crisol, además de algunas de género fantástico de las que hablaremos. ¿Tiene algún género preferido?

-No me inclino por ningún género en particular. Pero por supuesto prefiero aquellas historias, que aparte de entretener, hagan pensar y aporten algo positivo al espectador. Por ejemplo la dirección del doblaje de El crisol fue muy satisfactoria, ya que está basada en la magnífica obra Las Brujas de Salem de Arthur Miller y estaba muy bien interpretada.

-Por nombrar algunas de las películas de género fantástico, trabajó en el doblaje de Alien, Pesadilla en Elm Street, Beetlejuice, Harry Potter o Creepshow 2, esta última conocida entre nuestros lectores por estar basada en una obra de Stephen King. ¿Podría contarnos que recuerdas del doblaje de Creepshow 2? ¿Cual de los tres es su cuento preferido?

-Siento decir que el doblaje de Creepshow 2 fue en mis comienzos y recuerdo poco de aquel trabajo. Sin embargo tengo una anécdota sorprendente que me une a este escritor. Al final de los años sesenta colaboré con distintos guiones para la radio en un programa que se llamaba Suspense. Eran historias de media hora de ciencia ficción o terror y estaban interpretadas por actores de teatro y de radio. Uno de los guiones escritos por mí era sobre un atajo fuera del tiempo, que titulé El Atajo de Calgary, otro sobre el patriarca de una familia que moría y volvía a la vida para llevarse a uno de sus deudos cada vez que se ponía en marcha el reloj averiado que les había dejado en herencia; se llamaba El Reloj. Años después me regalaron La Niebla, de Stephen King. Eran tres relatos. Uno de ellos, El Atajo de la Sra. Todd, era un atajo fuera del tiempo. Otro, El Mono, era un muñeco roto que cada vez que se ponía en marcha moría alguien. Curioso, ¿verdad?

-¿Ha leído algo de Stephen King? ¿Es fan o conoce su obra? Si es así, ¿cuál es su opinión?

-Stephen King fue un auténtico descubrimiento para mí y he leído muchas de sus novelas. Las más impresionantes para mí: Cementerio de Animales, Cujo, El Resplandor, Carrie… Ese mundo de pesadilla que es capaz de recrear es digno de un Poe o un Lovecraft.

-Ha publicado dos libros: La Conjura de los Sabios en el 2004, ya disponible en formato digital, y Cuentos del Otro Lado en el 2010, una antología de catorce relatos. ¿Cual ha sido la dificultad más grande que se ha encontrado en su labor de escritora durante el proceso de creación?

-Cuentos del Otro Lado es un conjunto de historias surgidas de una vivencia o de un personaje que se ha cruzado en mi vida. Su elaboración ha sido rápida y relativamente sencilla. Sin embargo La Conjura de los Sabios ha requerido un trabajo de campo sobre la Cábala y las tres religiones abrahámicas para acercar leyendas y personajes a nuestros días. Ha sido un trabajo mucho más complejo, y tengo la sensación de que en este caso los personajes de la novela me han llevado por donde ellos han querido. Como si alguien me estuviese contando esta historia al oído.

-En La Conjura de los Sabios nos habla de una leyenda hebrea donde treinta y seis hombres sabios cuidan del desarrollo de la humanidad. Viendo el panorama actual en España, ¿podría decirse que es el momento idóneo para leer el libro?

-Cuando lo escribí en 2003 no tenía ni idea de que fuese un libro premonitorio. Sin embargo todos los lectores actuales apuntan que parece escrito justo para este momento.

-La prosa de La Conjura de los Sabios posee mucha inteligencia, al igual que sus personajes, cuyos diálogos por momentos dan pie a la reflexión, comparados a grandes escritores como Umberto Eco, Gabriel García Márquez, Paolo Coelho, por citar algunos. ¿Quiénes son sus escritores más influyentes?

-No pretendo compararme con esos escritores, desde luego. Ahora mismo me apasiona Murakami, Paul Auster. Y siempre Cortazar, Rulfo, Borges… Me encanta la narrativa latinoamericana.

-¿Qué filosofía le gustaría que le quedara reflejada al lector de sus obras?

-Me gustaría que ayudase a los lectores a comprometerse con sus semejantes y con la naturaleza en general. Que les ayudase a olvidar un poco ese individualismo feroz que impone esta sociedad y que hace que nos sintamos solos y divorciados de todo. Si nos miramos en los ojos del otro, nos damos cuenta de que cualquiera de nuestros actos, buenos o malos, recae sobre nosotros mismos.

-Viendo su impresionante currículo, ¿le queda algo por hacer a Luz Olier?

-Justo lo que he contestado en la pregunta anterior. Sentirme siempre comprometida con todo lo que vive. No es tarea fácil.

-¿Qué proyectos tiene a la vista?

-Estoy escribiendo Cuando Regresa el Tiempo, una novela sobre la rueda cíclica de la existencia. Y tengo un proyecto de audio sobre poetas en lengua castellana.

-¿Qué consejo le daría a quiénes se inician en el arte de escribir?

-Leer, leer, leer. Mirar a su alrededor “viendo” en profundidad. Y siempre ser sinceros.

Gracias por el tiempo que se ha tomado en hacer esta entrevista. Desde INSOMNIA le deseamos muchos éxitos.

En las líneas que vienen a continuación repasamos la impresionante biografía.

ACTRIZ:

  • En Barrio Sésamo encarna a Matilde, la horchatera
  • Primeros pasos en la serie de los 70 titulada Novela
  • La Cometa Blanca
  • El Comisario (invitada especial)
  • Hospital Central (invitada especial)
  • Cuéntame (invitada especial)
  • La Vida en Rojo, película de Andrés Linares
  • Don Juan, película de Antonio Mercero basada en la obra de teatro Don Juan Tenorio, de José Zorrilla
  • En la obra de teatro Sé Infiel y No Mires Con Quien

ADAPTACIONES DE TEATRO, NOVELA Y CUENTOS PARA RADIO (más de 100 adaptaciones):

  • Derrumbe en la Estación Norte, de Ugo Betti
  • Los Tres Etcéteras de D. Simón, de Pemán
  • Entreacto, de Vicky Baum
  • Relatos de Poe, Gogol, Maupassant

GUIONES DE RADIO ORIGINALES (más de 30 guiones):

  • Unidos por el Crimen
  • Lucrecia Borgia
  • Sucedió en Catanzaro
  • El Reloj del Abuelo
  • El Hotel de Mister Hawkins
  • El Atajo de Calgary
  • Detroit 67
  • Sólo Soy Una Mujer

GUIONES ADAPTADOS A LA TV:

  • La Niña de Luzmela, de Concha Espina
  • Cada Día Tiene Su Secreto, de Luisa María Linares

GUIONES ORIGINALES DE TV:

  • El Ascensor
  • La Zarpa
  • El Tesoro de Daniel

TRABAJOS DE DOBLAJE (bien como directora o como intérprete):

Cine: Alien, Dos Vidas en un Instante, You are the One, Camino al Paraíso, Kolia, El Crisol, Pickett Fences, Harry Potter, Nip/Tuck, Fama, Tiempos de Gloria, Anatomía de un Asesinato, Un hombre Lobo Americano en Londres, 1997: Rescate en Nueva York, El Pelotón Chiflado, Tener y No Tener, Fanny y Alexander, Amarcord (de Federico Fellini), Nairobi, Pesadilla en Elm Street, Creepshow 2 (de Stephen King), Beetlejuice (de Tim Burton), Cocktail, La Novia de Frankenstein, La Resurrección de Frankenstein (de Roger Corman), Seis Grados de Separación, La Verdad Sobre Perros y Gatos, La desaparición de García Lorca, Un Indio en París, El Resplandor de un Genio. Hasta 30 películas.

TV y Video: Derrick, Un Chapuzas en Casa, Yo y el Mundo, Malcolm, La Aldea del Arce, Los Teleñecos (The Muppets), Los Fraguel, El Cuentacuentos, Jack y las Judías Mágicas: La Historia Real, Dinastía, Falcon Crest, Mc Gyver, La ley de Los Ángeles, Anatomía de Grey, Las Chicas Gilmore. Hasta 500 episodios y películas.

PREMIOS:

  • Premio de la AETIJ (Asociación de la Infancia y la Juventud) en 1971 por la obra de teatro El País de la Ilusión.
  • Premio Margarita Xirgú 2006 por el radioteatro Mujer del Sombrero con Flor.
  • En la década de los ‘80 consiguió los premios a la mejor actriz en obras de teatro clásicas como La Dama Duende, de Calderón de la Barca, La Discreta Enamorada de Lope de Vega y Don Gil de las Calzas Verdes de Tirso de Molina.

LIBROS PUBLICADOS:

  • La Conjura de los Sabios (2004)
  • Cuentos del Otro Lado (2010).

Entrevista publicada originariamente en Insomnia Revista Digital.

Reseña: Pergamino, el hijo del cazador de libros, de Sergio A. Sierra y Meritxell Ribas

Pocas obras de este tipo me han gustado tanto como Pergamino. Es un libro contenedor de gran cantidad de detalles certeros y que si sabes valorar el conjunto de la obra, sabes que esta historia podría llegar muy lejos si alguien del mundo del cine apostara por ella. Posee un argumento original, trata las leyendas eslavas de un modo apasionante. Llegan al lector ignorante (como yo) y hace que te interese más por ellas. Es más, se pueden encontrar cantidad de referencias a ciertas obras, y deduzco tras las aventuras del personaje y sus encuentros y paisajes que transita, que el autor siente un gran amor por la literatura fantástica clásica.

Pergamino es un niño, hijo del bibliotecario del reino An, que a su vez es bastante conocido por ser el mejor cazador de libros que ha existido. Por situaciones del destino, el padre de Pergamino es sometido a una terrible maldición por un malvado ser que le impide disfrutar de la lectura y la palabra. Pergamino urgentemente busca una opción entre la desolación de ver sufrir a su padre; decide luchar por liberarlo y parte en busca de su enemigo, acompañado de dos compañeros: Susurramales, un diablillo librero que ayudaba a su padre en su famosa biblioteca. Y Cabrunillo, una cabra que puede hablar. Lanzados de lleno a la aventura, se van cruzando con cantidad de personajes de la más diversa índole. Pero Pergamino sobrevive a cuantas pruebas quiera ponerle el destino. Tras las páginas de Pergamino, el hijo del cazador de libros, hay una búsqueda, una lucha y un conjunto de sentimientos de odio dirigidos a un malévolo vampiro que por su cuenta, decidió cambiar la vida de un padre y un hijo. Pergamino se convertirá en un héroe después de todo pues, ¿quién no lo es si defiende a su familia por encima de todo?

Pergamino es un tomo. pero en realidad un conjunto de detalles que lo muestran como joyita del género fantástico. Se ve a leguas que es un tomo muy mimado. La historia incorpora leyendas y personajes de los cuentos eslavos que aportan bastante madurez al argumento, pero lo que lo encumbra en mi opinión, son las ilustraciones elaboradas en un porcentaje muy alto, únicamente con los tonos necesarios. Aún así, resultan envolventes como pocas. Todas, y cada una de las ilustraciones de Meritxell Ribas, te sumergen en la historia y ayudan a tu imaginación como si alguien estuviese inyectando magia a tu cerebro.

Es un libro rico en detalles, Sergio A. Sierra debe ser un devoto de grandes búsquedas al estilo de La historia interminable, virtud que comparto. En Pergamino el ritmo de lectura es bastante rápido y hace la lectura amena, de tal modo, que en ocasiones, parece como si alguien te lo estuviese “contando”. A esto súmale que cada pocas páginas encontramos una de estas bellas imágenes a modo de cuadro. Pergamino es una muestra de lo que los grandes clásicos de literatura fantástica pueden aportar a nuestros autores de hoy.