Archive for Sin categoría

Reseña: La última salida, de Federico Axat

la-ultima-salida-federico-axatEl último libro de Federico Axat viene con una cinta roja en la que advierte “que no te lo cuenten” antes de afirmar que es el mejor thriller que leerás este año. Ambas cosas suenan bastante manidas, típicas frases promocionales que de tan gastadas ya casi no calan en nuestros cerebros de potenciales compradores.

Vale, no sé si será el mejor thriller que leeré este año porque el don de la clarividencia aún no lo he tengo del todo potenciado pero os puedo asegurar, sin lugar a dudas, que difícilmente saldrá del Top 3. Y que sí, es mejor que no os cuenten absolutamente nada. Y eso hace que reseñarlo sea mucho más complicado, porque como enemigo acérrimo que soy de los spoilers, cualquier cosa que diga de esta novela puede fastidiar alguno de sus giros.

Pero os diré lo siguiente: pocas veces me he sentido tan desconcertado mientras leía un libro, en toda mi vida. Y lo digo yo, que me jacto de adivinar la identidad del asesino en todas las pelis de suspense, que me jacto de intuir los giros en prácticamente cualquier novela. La última salida me ha llevado de la mano por su trama haciéndome sentir completamente desorientado. Y no porque la historia no tenga lógica, que la tiene, y aplastante, sino porque cada vez que gira el resultado es asombroso por inesperado.

Federico Axat ha construido un laberinto maravilloso, uno en el que difícilmente encontrarás el camino de salida por ti mismo. Y en el que en más de una ocasión te preguntarás qué demonios está pasando, cuál es el truco y qué demonios se esconde tras la próxima página.

Sinceramente, una novela de aplauso.

La historia comienza, tal y como dice la sinopsis, con un hombre a punto de tomar un camino sin retorno, con la pistola en la mano y dispuesto a volarse la cabeza. En ese momento se oyen golpes en la puerta y la voz de un hombre pidiéndole que abra la puerta. Ted, el protagonista, ve un papel encima de la mesa, algo que no recuerda haber escrito pero que le insta a abrir la puerta (oh, sí, empieza pronto con los detalles que te hacen fruncir el ceño), y entonces el hombre que está fuera de la casa le pide que no se pegue un tiro, no sin hablar antes con él.

¿Y cómo puede saber ese hombre lo que Ted está a punto de hacer si no se lo ha contado a nadie?

Ted está a punto de recibir una propuesta increíble. Algo que haría que su familia no tengaque pasar por el duro trauma de encontrar su cuerpo tras un suicidio y que, además, le permitirá hacer del mundo un lugar un poquito mejor. Antes de marcharse. Una última salida.

Para entonces apenas llevas diez páginas de la historia y la cosa no ha hecho más que empezar. Las preguntas empiezan a agolparse en tu cabeza de lector y, te lo aseguro, esas son apenas las preguntas fáciles.

Los personajes del libro están muy bien dibujados. Empezando por Ted, cuyo background es absolutamente brillante, un tipo al que entiendes en todo momento (y cuando no, ya lo harás, porque, como he dicho, todo tiene lógica en este libro). Federico Axat ha construido a Ted con el cuidado de quien labra una pieza de orfebrería, al mínimo detalle, algo meticuloso y necesario para que todas las piezas encajen.

El resto de personajes (no quiero decir ningún nombre para que cuando aparezcan no sepáis si son protagonistas o no, porque todo es parte de la gracia) también están bien construidos. De hecho, es fantástica la manera que tiene Axat de revelar detalles trascendentes para prsonajes secundarios y hacer que cobren para el lector un interés importante.

Todo esto, acompañado con un estilo narrativo ligero, de los que más que leerse se beben.

Que no os lo cuenten. Y corred a la librería más cercana porque os va a encantar.

Reseña: Aleación de Ley, de Brandon Sanderson

aleacion-de-leyAleación de Ley es un volumen independiente pero al mismo tiempo relacionado con la trilogía Nacidos de la bruma (El imperio final, el pozo de la ascensión, el héroe de las eras). La mitología es la misma, los poderes de los metales y la ferruquimia existen y se utilizan de la misma manera, e incluso hay alguna evocación a personajes y eventos pasados… pero es un volumen independiente y como tal, podría leerse por separado. Aunque, que conste en acta, mi opinión es que el disfrute de la historia sería mucho menor.

Han pasado trescientos años desde los eventos narrados en el final de la trilogía. El mundo ha avanzado (y cambiado) y los avances tecnológicos han otorgado al entorno un ambiente que a nosotros como lectores nos recordará, sin duda alguna, al Salvaje Oeste Americano. Los trenes juegan un papel importante en la historia. Los alguaciles son como los sheriff de las historias de vaqueros, persiguen a los criminales y utilizan armas de fuego que son, básicamente, revólveres y rifles. La vida en Los Áridos es dura y polvorienta pero en la gran ciudad parece más civilizada, con una nobleza que se rodea de lujos y comodidades y mantiene algunos actos y formalidades que provienen del antiguo imperio.

Y, por supuesto, están los alománticos; los que pueden quemar metales y acceder a los viejos poderes.

Así, conocemos a Waxillium, un noble de nacimiento que decidió marcharse a los Áridos movido por su sentido de la moral, y que allí decidió convertirse en alguacil para luchar contra las injusticias. Un hombre capaz y valiente, un nacidoble (algo que Sanderson no tarda en explicar), que en las primeras páginas de la historia sufre un revés importante que le marcará profundamente.

Tras el prólogo, Waxillium ha regresado a la ciudad para hacerse cargo de la dirección de la familia, del linaje, tras la muerte de su tío. Poco acostumbrado a la vida noble, y abrupto en sus formas, no parece encajar en la ciudad pero se obliga a ello. Sin embargo, una nueva banda de delincuentes está poniendo en jaque a las familias nobles más poderosas, se hacen llamar los desvanecedores y nadie sabe cómo dan sus golpes. Wayne, un viejo compañero de Wax, acudirá para pedirle ayuda y, aunque al principio Wax se resiste, acabará metido de lleno en la tarea de encontrar y desmantelar a los desvanecedores.

Aleación de ley es un libro distinto a Nacidos de la bruma. No solo porque el marco temporal nos proporciona un mundo distinto (aunque igual en esencia) con personajes distintos, sino porque su tono general también varía en relación a lo que era la trilogía. Aquí hay un fuerte matiz de humor, sobre todo gracias a Wayne, un personaje que, en sus propias palabras, decidió que la lógica no iba con él y la intercambió por unos pepinillos. Wayne, y su relación con Wax, son lo mejor de la historia. Sus diálogos no tienen desperdicio y su manera de enfocar la vida y la moral resultan fascinantes como lector.

Todo esto sin perder de vista que es un libro de acción, comotodo buen western, y en eso Sanderson vuelve a demostrar que es un genio. Su forma de narrar sigue apoyándose de manera principal en los diálogos, pero cuando llega la hora de poner palabras a la acción, Sanderson demuestra que es capaz de llevarnos de la mano por verdaderas batallas y hacer que las veamos como si estuviéramos asistiendo al pase de una película. A pesar de que los personajes salten, disparen, tiren de metales o incluso vuelen.

Toda buena historia debe tener un villano a la altura. Y Miles Cienvidas da el pego, sin duda.

Una lectura fascinante de principio a fin. Entretenida, ágil y divertida.

Reseña: La Cosa del Pantano #3, de Alan Moore, Stephen Bissette y John Totleben

lacosadelpantano3Alan Moore fue rescatado de las islas británicas para llevar adelante una de las mejores series de Terror escritas en cómic de todos los tiempos. ECC Ediciones recupera ahora esta genial etapa, unos tomitos ideales para la gran obra que tenemos en mano. Seis tomos que tener en la estantería, cada cual con una joya dentro.

Uno de los mejores acontecimientos de los dorados 80s en el mundo del cómic fue el resurgir de La Cosa del Pantano. Personaje creado por el gran Bernie Wrightson pero encumbrado por un joven Alan Moore lleno de ideas. Tras unos intentos desafortunados de leer esta colección, ahora parece que puedo llevarla a cabo…, y deleitarme con un cómic que lo tiene todo: buenos dibujos, buen colorista y un guión inconmensurablemente bueno.

La Cosa del Pantano #3 es un tomo especial. Encontramos aquí un Alan Moore más asentado con el personaje. Con un control total de lo que “siente” o pudiera sentir esa gran masa de musgo que es el Ser. Este tercer volumen vuelve a contener 8 números y comienza con la saga de Los periódicos de Nukeface, donde La Cosa del Pantano presenciará y sufrirá una terrible enfermedad que supura todo lo Verde.

lacosadelpantano3_02¿Recordáis lo que acabo de decir que cada tomo contiene un diamante dentro? En Patrones de crecimiento aparece. Sí, aquí es donde aparece por primera vez en toda su historia el personaje de John Constantine. Un tipo de extraño con extrañas misiones para La Cosa del Pantano, que con los años se ha revalorizado una cosa mala.

Aguas tranquilas y Cuentos de pescadores, otras historias maravillosas, con un centro, un todo, un pueblo con una maldición. Un lugar, cuya gente no abandonó por cabezonería, sus casas cuando las compuertas de la presa se abrieron para crear el pantano. Lo que no sabían era el Mal que se haría con sus almas al morir ahogados en esa tierra de podredumbre.

Otro encargo de Constantine.

Como uno más es La maldición, y lo que supone para La Cosa del Pantano enfrentarse a una mujer desquiciada por todo lo que le rodea, el día a día, y por esa acojonante maldición que sufren las hembras… una vez al mes. Este guión me recordó mucho a una novelita y guión posterior de Stephen King. No sé cual se escribió antes. Sospechoso. Pero no voy a decir el titulo para no spoilear el final de la historia.

El tomo se cierra con lo que es en mi opinión la mejor trama leída hasta el momento. Y eso que el nivel hasta aquí es ya muy alto. Me refiero a Cambio sureño y Frutos extraños, o mejor dicho, el «American Gothic» en estado puro. Constantine le va dando a La Cosa del Pantano notitas escritas con el nombre de lugares. Se supone que en dicho sitio ocurrirá algo atroz que debe evitar. La lacosadelpantano3_01última que le dio decía, nada más y nada menos, que LOUISIANA; donde se establece su hogar…, una casa vieja…, gente de Hollywood allí para rodar una película…, trapos sucios y mal estar para todo el que se acerca…, algo del subsuelo que va a por ellos… ¡Una gozada!

Tras las vivencias de Los periódicos de Nukeface, La Cosa del Pantano ha desarrollado el poder de deshacerse y volver a renacer en cualquier lugar del mundo donde haya verde. Es un poder que le aterrorizada por la idea de un no-poder-regresar, pero tan vital para salvar vidas que se hace indispensable. Después de acabar con cada amenaza se lo vuelve a plantear. Pero sigue ahí, aparece de vez en cuando ese tipo, Constantine, que parece conocerle de toda la vida. Intrigas que habrás que desvelar.

Continúa esta saga, clásico de los cómics y que fue una de las obras que colocó, con el tiempo, a Alan Moore en el panteón de grandes guionistas de este medio. Si habéis comprado este tercer volumen ya estáis muy lejos de la civilización, rodeados de vegetación y sonidos extraños. Tal vez nunca logréis salir del pantano, pero mientras estéis allí, disfrutad del viaje. Terror en estado puro. Nunca me cansaré de decirlo.

Fallo de la 44ª Edición Oficial de Sitges (2011)

Mejor Película
Red State, de Kevin Smith

Mejor Director
Na Hong-jin por The Yellow Sea

Mejor Actriz
Brit Marling por Another Earth (Mike Cahill)

Mejor Actor
Michael Parks por Red State (Kevin Smith)

Mejor Fotografía
Markus Förderer y Tim Fehlbaum, por Hell (Tim Fehlbaum)

Mejor Guión
Lucky Mckee y Jack Ketchum, por The Woman (Lucky Mckee)

Mejor Diseño de Producción
Marc Thiébault por Livide (Alexandre Bustillo & Julian Maury)

Mejores Efectos de Maquillaje
Steven Kostanski por The Divide (Xavier Gens)

Mejores Efectos Especiales
Lluís Castells i Javier García por Eva (Kike Maíllo)

Mejor Banda Sonora Original
Steven Price por Attack the Block (Joe Cornish)

Premio Especial del Jurado
Attack the Block, de Joe Cornish

Mejor Cortometraje
Ex aequo a Dirty Silverwear, de Steve Daniels, y The Unliving, de Hugo Lilja

Caras de sorpresa, algún que otro aplauso y también silbidos en la sala Llevant tras oír el veredicto final del jurado, que otorgó a Red State el título de mejor película del certamen. El director Àngel Sala comunicó la decisión de los miembros del jurado de las distintas secciones y manifestó su satisfacción por el resultado de esta 44 edición del certamen, que ha congregado a más de 115.00 espectadores en las salas y un total de 150.000 visitantes, un 8-10% más que el año pasado.