Reseña: Érase una veZ, de VVAA

Erase una veZEl terror comienza a tomar forma apenas desde que somos unos niños, vive dentro de nosotros a tan tierna edad, pero cuando verdaderamente salían a la luz era con los clásicos cuentos que nuestros padres nos contaban mientras aferrábamos las mantas con ambas manos. ¿No se daban cuenta de que nos asustaban con tales historias? ¿Quién no ha temido en su infancia al lobo feroz en el cuento de Los tres cerditos? ¿Acaso éste no era el mismo lobo que atormentaba la vida de la pobre Caperucita Roja mientras caminaba por el bosque cuando iba a la casa de su abuela a llevarle la comida? ¿Y qué me dicen de la malvada madrastra en el cuento de Blancanieves y los siete enanitos? ¿No les causaba auténtico pavor la malvada bruja que aparecía en el cuento de Hansel y Gretel?

Todos estos cuentos y muchos más son nuevamente narrados en esta antología que lleva por título Érase una veZ, publicada por Kelonia Editorial este mismo año. Y digo nuevamente porque todos conocemos el desenlace de todas las historias, pero en esta ocasión se le ha añadido un elemento común: los muertos vivientes. Estos seres putrefactos del que tantas novelas se han escrito en los últimos años son los encargados de volver a hacernos sentir miedo, pasarlo mal, incluso más que cuando éramos unos críos y todo nos parecía real. En mi opinión, es un acierto haber elegido el zombi como monstruo para asustarnos.

De entrada nos encontramos con una excelente cubierta a cargo de dos genios como Barb Hernández y Daniel Expósito. En el apartado literario, Érase una veZ comienza con un exquisito prólogo de uno de los responsables del éxito de la novela Z en este país: Carlos Sisí. A continuación se da paso a un poema titulado “El lobito infectado”, escrito por Voro Luzzy, quien rinde un homenaje a otro poema, el escrito por José Agustín Goytisolo y titulado “El lobito bueno”.

El resto de los cuentos que harán que la piel se te ponga de gallina son:
“Zerilla”, de J. E. Álamo, “Rizitos de oro”, de Athman M. Charles, “Caperuzita Roja”, de A. M. Caliani, “Juan y las habichuelas mágicas”, de Juan de Dios Garduño, “El sastrezillo valiente”, de Daniel Gutiérrez, que a su vez es el coordinador de esta antología, “Los tres zerditos”, de Tony Jiménez, “Hanzel y Gretelz”, de Marta Junquera, “La bella y la beztia”, de Carolina Márquez Rojas, “La manzana”, de Ana Martínez Castillo (para mí, el mejor cuento de esta recopilación), “Ariadne y Barba Azul”, de Miguel Ángel Naharro, “Zetanocho”, de Julián Sánchez Caramazana y “La zirenita”, de Victoria Vilchez.

Al final pueden encontrar una biografía de todos los autores que aparecen en esta novela, una obra que te hará revivir tus temores infantiles, una historia que no concluye con el tópico de “vivieron felices y comieron perdices”, sino con un “murieron felices y comieron carne, carne humana…”.

Algunos de estos clásicos los desconocía o probablemente se me habían olvidado, por lo que tuve que leer antes la historia original o incluso ver alguna adaptación. De cualquier manera, espero que los cuentos que se narran en Érase una veZ no te dejen indiferente, que las disfrutes tanto como yo y , sobre todo, que te hagan pasar miedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *