Archive for Ponent Mon

Reseña: El Quinto Evangelio (Integral), de Istin, Montaigne, Viacava, Dellac y Jacquemoire

Hoy, una de esas obras con las que pruebas (aunque oí de su buena calidad) y quedas prendado por historia, dibujo y por supuesto, edición. El Quinto Evangelio (Integral) viene de la mano de Ponent Mon. Y bueno, una cosilla, ¿sabéis cuál es y de qué habla el Quinto Evangelio? ¿No? ¿Nada? Esperad, esperad: esta inquietante historia nos traslada a Tierra Santa, año 1174. Donde viviremos toda una serie de acontecimientos misteriosos con unas cuantas muertes de por medio. Milon de Plancy, regente del reino cristiano de Jerusalén, es asesinado salvajemente por tres hombres enmascarados. Guillermo, el archidiácono de Tiro, y su protegido Balduino, el futuro rey, lideran la investigación. Al joven soberano también le preocupa la desaparición de trece niñas, huérfanas y tatuadas con una mano de Fátima en el antebrazo. De actos de barbarie, unos pocos se están dando en la ciudadela, y uno tras otro parecen ocultar secretos más duros de revelar. Capaces de hacer dudar a más de uno sobre el tan nombrado cristianismo.

El Quinto Evangelio se convirtió en una obra que llegó a comprender cuatro álbumes, todos y cada uno de los cuales se aporta en este integral. Ya el primero (La Mano de Fátima) se muestra como un excelente cómic basado en la historia del reino de Jerusalén. Un escenario clásico pero inteligente que juega con los asesinatos en serie de mujeres jóvenes y los misterios de un pergamino secreto. Pero lo más destacado de este álbum es el dibujo de Montaigne. Encontramos páginas basadas en una ideal paleta de colores con grandes diseñadores detrás como Springer o Lauffray. Algunas páginas tremendamente impresionantes.

El Cubil de Cerbero (así como el álbum anterior), lleva la acción a ese “momento” de los templarios, entre la segunda y tercera cruzada. Cierta ficción esotérica que se ve reforzada por un contexto histórico rico en conflictos, habiendo existido personajes y lugares reales barridos por varias corrientes religiosas. Mediante conspiraciones, luchas de poder, secuestros, maniobras políticas, sociedades secretas y asesinatos, entramos fácilmente en una serie de la que con cada página, nos intrigamos aún más. En este segundo álbum ya se levanta el velo del evangelio apócrifo en el que se centra el título de la obra.

En Herodión nos adentramos en el verdadero evangelio de las revelaciones que fue escrito por Judas. No Judas Iscariote, el traidor, sino Judas, hijo de Jesús de Nazaret. Eso es lo que cuenta el regente Saladino. Un evangelio en manos de una niña llamada Akila, quien habría estado desaparecida durante siete años. Y donde un rabino llamado Ephraim, un rey leproso, Balduino y un arzobispo la buscan sin cesar. No obstante, un maestro templario oscuro también codicia el evangelio y su fiel Cerbero da caza a los fugitivos en Jerusalén.

Balduino, rey cristiano de Jerusalén, leproso y tan solo 15 años de edad. Guillermo de Tiro, soberbio y valeroso hombre de la Iglesia. Templarios a sueldo de Roma. Lorenzo, el fiel maestro de armas del rey, detrás del cual se esconde Cerbero, asesino sangriento, jefe de guerra de Saladino y hombre de honor. Estos son los héroes de esta impresionante serie servida por un dibujo y hermosos colores que finalizan con el álbum Revelación. Una acción que nos llevará a preciosos paisajes históricos, pero también a los rincones más oscuros del ser humano. Siempre egocéntrico desde que tiene uso de razón.

Con unos buenos autores mostrando sus dotes, escritos y diseños, y mostrando en definitiva un solo desarrollo psicológico: la investigación de Guillermo de Tiro hasta su claro razonamiento y el de un joven rey atrevido torturado por una enfermedad. Dibujante, guionista y director de tres colecciones en Éditions Soleil, la famosa editorial francesa, Jean-Luc Istin combina su talento con el de Thimothée Montaigne, quien firma su primer álbum aquí. A pesar de una vena esotérica al borde del agotamiento, Jean-Luc Istin se las arregla para entregar un thriller bien dominado. En cuanto al dibujo ya lo he dicho. Me encantó, sobre todo, los escenarios y paisajes. El entorno es maravilla pura bien recreada.

Un códice que, de caer en malas manos, significaría el final de la presencia franca en Jerusalén, seriamente amenazada por Saladino y su deseo de reconquistarla. Una búsqueda, una lucha que le mantuvo con vida mucho tiempo.

Reseña: Kuklos, de Christopher Gaultier y Sylvain Ricard

Kuklos es la reedición de una conocida historia del cómic europeo llamada Futuropolis. Hacía tiempo que deseaba leer esta trama. Mi viejo tío me la había recomendado tiempo ha, pero nunca pude hacerme con la edición antigua. ¿Y sabéis? Quizás estaba todo pactado con el tiempo que ha de llegar por que va Ponent Mon y edita la nueva edición llamada Kuklos. ¿Y por qué os cuento esto? Para que veáis lo entusiasmado que iba con este volumen de caminito a mi sofá de lectura. Aún sabiendo qué tema trataba (supongo que ustedes con solo ver la portada ya lo habréis pillado también), no sé por qué sentía algo raro en el estómago y por otro lado sabía, sentía, que me iba a gustar. Son narraciones visuales de esa aborrecible parte de nuestra historia…, que tienen un algo que me gusta leer. Leer sobre el Mal y cómo ciertas personas (personajes) debieron pasarlo mal de un modo u otro, debido a un pensamiento tan de inepto como es dilucidar que un ser humano puede ser diferente a otro por el solo hecho de tener la piel de otro color. Es que si lo piensas fríamente… Pocas cosas más sinsentido existen. Cerebros no más grandes que un pegote de plastilina, como decía un profesor que tuve…

De Kuklos especialmente me encantó su diseño gráfico y por encima de todo la psicología que mueve al personaje de Thomas. Menuda dominación del impulso lineal del personaje crea el guionista Sylvain Ricard. Todo muy bien dominado en ese escenario. Se siente que todo lo que sucede, podría haber ocurrido en la realidad. Un trabajo llamativo. ¿Qué escenario? El tema es el racismo en el momento en que el Klu Klux Klan estaba en pleno apogeo. Me pareció atractivo leer una historia en la que el personaje principal es un miembro del KKK y por lo tanto seguimos los hechos que le rodean, la vida de esta organización, incluyendo las luchas internas entre miembros pragmáticos y otros más fanáticos. No hay maniqueísmo pero sí es cierto que el “héroe” es menos cruel que otros que le rodean. Es una historia violenta, bastante crueldad en algunas escenas, sin que eso quede en ridículo. Los autores muestran (demasiado bien) la estupidez y el sinsentido del racismo. Además, seguimos a unos protagonistas que se casaron con la causa KKK. Personajes con los que (¿provocado?) no sentiréis ninguna simpatía. O eso espero, por que vamos a presenciar un juego de masacres que nos llevará a ver lo depravada que puede ser la mente humana cuando está desatada. Terrible. Tan pronto como leemos las primeras viñetas, ya quedas cautivado por el escenario y la atmósfera súper conseguida. En Kuklos entramos en el mundo de Ku Klux Klan con sus reglas, códigos…, que si te informas bien, notarás que se describen con brillantez y precisión.

Como os decía antes, me encantó el tipo de dibujo también. Con un estilo “rallado”, con luces y sombras cuando se necesitan por la emoción del momento, los lápices de Christopher Gaultier cautivan. Me pareció más que diferente y original. Violencia, suspense, tensión, monstruoso y en mi imaginación, tremendamente realista. O eso espero.

La historia de un Klanist hasta el final. Pase lo que pase. En algunas historias vemos a los personajes cambiar de opinión, volver a “causas nobles”, pero solo es una pancarta. Kuklos va de ver como funcionaba (¿funciona?) el KKK. Sus conflictos, sus reglas y la forma de pensar de sus miembros. Por otro lado, están los negros, que solo sufren la mayor parte del tiempo, siempre asaltados por numerosos y odiosos atacantes. Aunque cuando se encuentran del lado de los dominantes, los autores les han dado cierta dosis de humor, esa que libera tanta dramatización en ciertas escenas.

Historia genialmente narrada e ilustrada. Para qué más.

Reseña: Decio, de Giorgio Albertini y Giampiero Casertano

No podría despedir un tan buen año de cómics como ha sido 2018, sin una de romanos. Así soy yo; un polifriki, un omnilector, o como quiera que se llame ahora, con uno de esos seudónimos de moda que surgen cada poco. Un tío que salta de género sin complicarse, que le da a todo, que alterna gustos como quien cambia de kleenex con un constipado. ¿Y dónde buscar buenas historias de civilizaciones clásicas? Sin duda, dentro del cómic europeo, donde la editorial Ponent Mon es obviamente una de mis primeras opciones.

Para que veáis el desconocimiento de muchos que andan por la red, algunos han comparado la obra que os reseño hoy con el 300, de Frank Miller. Giorgio Albertini (historiador con su primera experiencia en el noveno arte) y Giampiero Casertano (el diseñador de Dylan Dog, sobran las presentaciones) son los autores al mando de Decio. Aparte del argumento histórico (Miller habló de la conocida batalla de las Termópilas y Albertini y Casertano del descenso de Hannibal y en particular de la derrota romana en Cannae); ya estáis viendo que ambas obras están separadas por diferentes años, momentos y lugares. Mientras Miller con un trabajo lleno de retórica, enciende nuestra imaginación con el increíble coraje de los espartanos, a veces tan heroico, a veces tan desinteresado e inconsciente; en Decio, Albertini no exagera y muestra cuán cruel pudo ser aquella guerra. Además de tentarnos con un tema realista que provoca tu ingreso rápidamente en la historia.

Conocemos a Decio, quien en su casa sueña con participar y ganar grandes luchas. Pero el cual es totalmente aniquilado en el campo de batalla a la menor opción. Vemos realismo. Una humanidad compuesta principalmente de mercenarios bajo los honorarios que proporciona el general Hannibal. Almas monstruosas deseosas de asaltar los despojos de sus enemigos. Decio sometido por el miedo, obvia la opción de rebelarse así que se vuelve cómplice de sus torturadores…

Un excelente trabajo del que no esperaba tanto, sinceramente. Un buen trabajo de guión cuando muestra (junto a los grandes primeros planos de Casertano), el increíble miedo que se apodera de mente y cuerpo del protagonista. Pues no es el heroísmo la fibra que Albertini está interesado en tocar, sino que es precisamente la fugacidad de los sentimientos y la voluntad de los hombres, esas que pueden disiparse de un momento a otro, lo que terminas asimilando de la historia. Sí es cierto que el corto número de páginas no ayuda al guión: Albertini debe contar muchos eventos y al mismo tiempo analizar la psique de ciertos personajes para no convertirlos en simples maniquíes. Y eso friends, afecta tanto a la narración como a los eventos que se cuentan. Que en algunos casos son frenéticos o se reducen innecesariamente cuando uno está más que inmerso en la trama. Incluso la relación de Decio con el esclavo de su padre, cuyo nombre ni siquiera se dice, se trata de manera superficial, y el querer saber más de algo que te gusta, a mí por lo menos, me afecta. Muy poco para un pliegue narrativo que necesita más páginas para contar algo tan interesante.

Aun así, el volumen se hace recomendable para los que buscan algo ligerito de devorar. Ideal para estas fechas, diría yo. Con temática histórica, bélica y donde encontrar ciertos detalles desconocidos. Además de hacerte con un volumen de calidad, en tapa dura y con un papel precioso blanco brillante, que en contraste con los trazos amarronados de Casertano, dan a la historia un aire de viejuno, diferente, que mola.

Reseña: ELOY Integral, de Antonio Hernández Palacios

eloy integralTuvimos a gente que amaba este país. Hecho que no sé por qué casi siempre se asocia al tema político. Gente, grandes maestros cada uno en su rama del árbol, que a través de sus obras…, mejor dicho, que decidieron dedicar sus obras a este país, sus hechos históricos y sobre todo (en el mundo del cómic es necesario), a héroes que en una época u otra nacieron, vivieron y murieron en la tierra de conejos, bien nombrado por los romanos.

Antonio Hernández Palacios (1921·2000) fue uno de ellos. Dibujante y guionista español, creador o participante de grandes series como Manos Kelly, Mac Coy, Doc Savage, Roncesvalles, Los Cantos de Maldoror, o la gloriosa joya que es El Cid; dio clases con el maestro Vázquez Díaz y junto a afortunados del pincel como eloy integral03Jorge Oteiza, Pedro Mozos o Francisco Cossio, sufrieron el parón de esa tan nuestra guerra civil que no benefició a nadie.

No obstante, los grandes autores gozan de una mente absorbedora de momentos, de instantes, de año,s de vivencias y era de esperar que de este gran autor brotara una obra como la que os traigo hoy. Cuando decidió por fin dedicarse al mundo de la historieta, después de haber tratado diversos temas como el policíaco (Nuri Eva), el histórico (El Cid) y el western (Manos Kelly), presentados para la revista Trinca, se le abrieron puertas en el mercado europeo después de que el mundo descubriera su dibujo espectacular y sus obras llenas de detalles. Por lo que en 1974 comenzó a dibujar otra serie del Oeste, la obra Mac Coy para la editorial magna francesa Dargaud. Trabajo que alternó con algo patrio como la colección Imágenes de la Historia donde inicia (en plena Transición) una eloy integral01serie sobre la Guerra Civil Española que había pensado desarrollar en unos veinte volúmenes, de los que sólo vieron la luz finalmente cuatro: Eloy, uno entre muchos (1979), Río Manzanares (1979), 1936, Euskadi en llamas (1981) y Gorka Gudari (1987).

Ponent Mon, en su fantástico quehacer para con el mundo del cómic europeo y en especial, los títulos que cada poco nos va trayendo del gran Antonio Hernández Palacios; tiene este mes entre sus novedades este integral que abarca la dos primeras historias completas de la obra bélica del madrileño. Dejando a un lado que estamos hablando de recuperar la obra de un gran autor y siendo conscientes que sobre la Guerra Civil Española ya han corrido ríos de tinta y un sin fin de películas, diría que no se encuentran hoy en día, así como así, cómics que traten eloy integral02dicho conflicto. Es por ello que si además de lo que se cuenta, sumamos el dibujazo del maestro, esta obra se hace más que indispensable.

Donde como bien dice la sinopsis editorial, se percibe por encima de todo como el autor quiso dar a conocer lo que vivieron nuestros antepasados y reforzar la determinación de que una guerra así nunca debiera volver a repetirse.

Eloy, uno entre muchos y Río Manzanares son los dos primeros álbumes que se publicaron de la colección en editorial Ikusager. Donde Eloy es solo uno entre muchos de los jóvenes que defendiendo a la República de la sublevación franquista dejaron su piel entre las alambradas en el Madrid de 1936. Un excelente álbum tanto por los gráficos, como por la puesta en escena cuasi cinematográfica. Frío, pero muy vivo, realista y veraz, imprescindible.

La edición de Ponent Mon acompaña además al inicio, un extenso artículo del historiador militar José Manuel Guerrero Acosta. Una gaceta que ayuda a poner en contexto y valor una obra que, desde el eloy integral04punto de vista visual y narrativo, es totalmente original y será del máximo interés para el aficionado, tanto al cómic, como a la historia militar.

Una obra donde se trata la idea de modo general, sin inclinaciones, desde la óptica de uno de los dos bandos, pero alejándose de aspectos ideológicos. El contexto tan especial como fue la Guerra Civil Española magníficamente restaurado, el ambiente está aquí, se siente y uno tiene la impresión de estar realmente en medio de la refriega, junto a los combatientes.

Cada día más enamorado de la obra de este señor.

Reseña: Carne de Patíbulo (Integral), de François Capuron, Fred Duval, Jarzaguet e Isabelle Rabarot

Carne de patíbulo cover.inddPonent Mon y sus continuas joyitas del Oeste… Dice la sinopsis editorial de Carne de Patíbulo:

«Al final de la Guerra Civil, la familia Granger va en busca de un tesoro escondido por su difunto padre. Pero, ¡cuidado! ¡El camino está lleno de trampas! Por el honor, por la libertad, por venganza o por un puñado de dólares, cuatro destinos se unen en una horda que cabalga furiosa hacia lo más profundo de un Tennessee devastado por la guerra. Cuatro destinos en un único camino, el que conduce hacia el oeste, donde es inevitable transgredir todas las leyes…». Y yo añado más, y no para engancharos así por las buenas, si no para que veáis como atrae por sí sola esta trama que bien pudiera hacer salivar a Tarantino en una de sus tardes de carnedepatibulo01sofá.

Una excelente sinopsis que abre un serial de cuatro álbumes que Ponent Mon nos trae en un sendo integral, de esos que nos gusta tener en una buena edición de europeo para disfrutar en esos momentos de “tranquilidad” en el que deseamos perdernos entre tiros, traiciones inesperadas y enfrentamientos en puebluchos de mala muerte.

El Jardín de Lis abre el tomo, donde nos trasladamos a 1865 en unos Estados Unidos con su Guerra Civil tocando a su fin. Una señora, Madame Granger, tiene un solo objetivo: encontrar a su esposo, prisionero de los norteños. Pero está detenida en Fort MacLaglen y como puede, resiste los duros interrogatorios de los casacas azules. No obstante, está decidida a llegar tan lejos como para robar los Carne de patíbulo inside pages_edu+.indddólares destinados a la reparación de la iglesia de Church Hill; un atraco organizado junto a su familia, cuyas ganancias se utilizarán para formar un ejército y sacar al cabeza de familia de su cautiverio.

Le sigue La Brigada de Hierro. Y en el lío: el amor debe triunfar. ¿El acaudalamiento, el tesoro, los dineros? Quizás perseguirlo conduzca a una verdadera masacre. Una segunda historia emocionante que concluye el primer ciclo de manera excelente. Sin embargo, a lo largo de este segundo álbum se van gestando ciertos resquicios que te dejarán lo suficientemente intrigado como para ponerte rápidamente con…

Seis Secretos. Aquí la historia parece tomar otro giro y el destino se esfuerza por cruzar las vidas de los diferentes protagonistas. Mucho mejor para nosotros, para entender esos resquicios de los que os hablaba antes. Un tercer volumen excelente. Todo lo que se exigen en los western clásicos lo encontraréis en Seis Secretos: título atractivo, amor, traición, violencia, el poder del dinero… Y donde la alianza entre Lopeman, Shannon y Nathanael promete un emocionante cuarto episodio como es…

Kansas River, donde Wallace Lopeman cobra total importancia. Un volumen con un poco menos de intensidad que sus predecesores pero dispuesto a cerrar una saga de cuatro volúmenes de muy buen carnedepatibulo05nivel. Una atmósfera bien montada, y donde se nos encamina a compadecernos de Lopeman, de este tipo que se puede llegar a odiar fácilmente al principio de la saga.

Escrita por François Capuron y Fred Duval, e inteligentemente ilustrada por Fabrice Jarzaguet con un toque muy particular que me encanta -ilustrador que descubrí en su día en el díptico Bunker Baby Doll-, en Carne de Patíbulo destaca bastante también el color que aporta Isabelle Rabarot. Tan logrado, que me hizo interesarme por ella y buscar las obras en las que trabajó.

Hubo un tiempo no muy lejano en los que los amantes del western, se sentían perjudicados por la pequeña cantidad de novedades de este género que se editaban. Con el paso de la odiosa de crisis y del aquel seco y frío invierno de cuatro años, vienen buenos tiempos donde editoriales como Ponent Mon destacan con títulos que casi cada mes, sirven en plato caliente, alimento para los fans de uno de carnedepatibulo06los géneros que más fuerte empujón han dado al mundo del cine. En resumen, Carne de Patíbulo tiene todo lo que pedimos algunos al género. Incluso ese tono a Blueberry en ciertos detalles de argumento y dibujo, que gusta ver. Homenajes que siempre gusta encontrar. Una excelente sorpresa. ¡El Norte contra el Sur! Y desde hace mucho, una historia que hace hincapié en que los monstruos estaban en el tan nombrado Norte.

Reseña: ¡Tiembla Roma!, de Fred Duval, Jean-Pierre Pécau, Fafner, Manchu y Fred Blanchard

tiemblaromaJour-J (aquí se traduciría como Día-D) son una serie de títulos de cómics de la BD, escritas por Jean-Pierre Pécau, Fred Duval y Fred Blanchard, que utilizan como temática principal ucronías históricas. Es decir, tramas que se caracterizan porque el argumento transcurre en nuestra línea de tiempo habitual hasta llegar un punto del pasado en el que algún acontecimiento sucede de forma diferente a como ocurrió en realidad. Ejemplo: los vencidos de determinada guerra serían los vencedores, o tal o cual rey continuó reinando durante mucho tiempo porque no murió fruto de las heridas recibidas.

La ucronía especula sobre realidades alternativas ficticias, cuyos hechos se han desarrollado de diferente forma a como los ¡TIEMBLA, ROMA! inside pages_edu.inddconocemos. Esa línea histórica se desarrolla a partir de un evento histórico extensamente conocido y a partir de ahí puede resultar una formula tremenda atractiva para un cómic, novela y película…, siempre que cuente con unos buenos autores tras ella y la lleven a un término (dentro de lo posible) lógico.

La mayoría de los títulos de Jour-J son volúmenes independientes. Cada historia está ilustrada por un dibujante diferente. Pero dentro de la serie hay algunos que extienden, relacionan o complementan ciertos argumentos y como es el caso, se avisa que son indispensables leer junto a los relacionados. Ponent Mon lo sabe, y publica ¡Tiembla Roma!, un tomo que comprende lo que serían los volúmenes #23 y #28.

Abre con La República de los Esclavos. Nos lleva al 58 a.C. Se centra en lo ocurrido con el famoso Espartaco y sus legiones de esclavos y seguidores, y como se crea la república de los francos, fundada tiemblaroma01por Espartaco en Sicilia. Y como desafía al ejército romano y hace temblar a Roma durante trece años. Pero el temor de una nueva guerra contra Cartago devuelve a Sicilia un estatus de tierra estratégica. Y Julio César es el que está ahora al frente. Ufff… En lugar de ir a la Galia, directamente centra su ojo derecho en liderar las legiones que atacarán a Espartaco y los suyos.

Maravillosa idea y maravillosa historia.

El segundo título es El Águila y la Cobra. La máxima condicional es también muy atractiva: ¿Y si Cleopatra hubiera conquistado Roma y superado a César? Manipulaciones oscuras y conspiraciones reales, o que pudieron ser perfectamente. Amenazado por un ejército egipcio liderado por Marco Antonio y Cleopatra, vemos que Roma envía a Bruto a convencer a Julio César para que negocie con tiemblaroma03los invasores. Después de lo sucedido, ahora, ciego y alejado de los asuntos del mundo, César acepta sin ignorar que Roma sigue en manos de Pompeyo, que probablemente tendrá que encajar todas las traiciones, incluidas las de sus aliados más íntimos.

Otra genialidad.

Consecuencias, giros del destino que se pudieron dar, una forma genial de adentrarnos en esos supuestos momentos que quién dice que no pudieron ocurrir. Totalmente de acuerdo con las críticas que estas tramas han tenido en el país vecino. Lo pasé muy bien leyendo, son puro entretenimiento. Todos los que amamos la Hisitoria alguna vez lo hemos pensado: ¿Y si Espartaco hubiera cambiado su curso? Ese que todos sabemos, quién sabe… Lo interesante que se hubiera vuelto el tiemblaroma02escenario. El teatro europeo. Las demás conquistas. El norte.

Visualizar un duelo entre un veterano Espartaco y un joven Julio César… Ah… O contemplar la jubilación de César y un consulado único de Pompeyo cada vez más parecido a una tiranía… Maravilla. Mola.

Estos What if? merecen una serie de TV.

Reseña: Medici Integral 1, de Olivier Peru, Giovanni Lorusso, Jacquemoire, Torrents, Leoni y Negrin

mediciCómics como lienzos. Además, si lo piensas fríamente, sin un dibujo tan brillante, un cómic histórico que encima tiene como trasfondo el ARTE que ha llegado a nuestros días; sin duda, no sería lo mismo. Una maravilla que te atrapa con tan solo una portada, un dibujo maravilloso que muestra de lo que son capaces nuestros autores europeos… Maravillas a ojos vista. Probablemente, mientras lees este párrafo casi que no has podido dejar de mirar la portada de Medici (derecha) o casi que apostaría que entraste a leer esta reseña por ello.

Florencia, 1407. Cosme de Medici es el hijo de un poderoso banquero. Su futuro está trazado desde que vino al mundo: amasar riquezas, dejando el poder y la política a los nobles. Sin medici00embargo, el joven anhela más. Quiere controlar su ciudad y más que nada, escribir el nombre de su familia en la historia. Nunca será un conquistador, nunca obtendrá reconocimiento por la espada y la sangre si continúa esa rutina que le han marcado. Por lo tanto, tendrá que aprovechar todas las oportunidades que ofrece esta era de cambio en la que dice vivir… Cosme, El Viejo: Del Barro al Mármol, un primer álbum muy limpio, sencillo, que sabe mantenerse vivo, entretener e incluso educar históricamente.

El abuelo de Cosme es quién verdaderamente dio poder a los Medici. El padre que resultó ser un gran diplomático a pesar de todo sólo tiene un reinado de tan sólo cinco años. El joven, pretende imponerse a la fuerza y a pesar de sopesar la disminución del poder financiero, pretende dar a conocer a toda Italia, y en particular al Papa, quién es el verdadero señor de Florencia… Lorenzo El Magnífico: De Padre a Hijo, un segundo álbum igualmente interesante, dedicado esta vez a contar una vida rica en eventos, centrando su historia en la primera mitad del reinado de Lorenzo el Magnífico. Un período de los más agitados de la Italia Renacentista, con un choque frontal entre medici02políticos y banca.

Después de la muerte del padre, el hijo mayor se convierte en maestro de Florencia. Pero no tiene la visión y el sentido estratégico de sus antepasados. Sólo el interés de la pompa de poder y prefiere sumergirse en la decadencia en lugar de administrar una ciudad a la que dice no pertenecer. Sin ninguna luz, la gente de la calle se da cuenta, y el pueblo, antiguo aliado de la familia, se aleja en beneficio del monje Savonarola y su predicación por la creación de una nueva ciudad lavada del pecado. Entonces ocurre lo inimaginable: los Medici son expulsados de Florencia.

Más intrigas de palacio en el tercer tomo llamado Julio: Del Oro a la Cruz. No hay escenas épicas aquí. De hecho, la trama se extiende a lo largo de dieciocho años y multiplica sus personajes y aparecen medici05conocidos históricos como Juan de Medici y su primo Julio, Cesar Borgia y Nicolas Machiavelo. Maniobras en la sombra y objetivos a largo plazo que implican un mínimo de explicación y supongo que se resolverán en el siguiente integral.

La vida de los Medicis siempre mereció su serie. El desarrollo de este período poco conocido en el mundo del cómic, atraviesa de manera muy interesante por grandes nombres del Renacimiento italiano. Una época convulsa, interesante y la mar de atractiva si le das una oportunidad.

La recreación para este primer volumen de dos (supongo, por que originalmente llega a cinco álbumes) y que recopila Ponent Mon como primer integral, es una joyita del cómic entre las novedades del momento. Visualmente espléndida (como vengo proclamando desde el principio) y con una historia igual medici04de importante comienza todo. Olivier Peru y Lorusso dan fuerza a la trama y retranscriben magníficamente la historia y el destino del más conocido constructor de la ciudad de Florencia. Si la narración es sólida y efectiva, el dibujo de Eduard Torrents también es para tenerlo en cuenta. Sin embargo, su estilo es más seco que el de Giovanni Lorusso (que diseña el primer álbum) y lucha por liberar lo hierático que sólo conduce a una inmersión total. Lo hace con algunas aproximaciones a rostros y siluetas y sobre todo, a entornos mucho más evocadores.

Medici, una obra que mezcla hábilmente entretenimiento, conocimiento y bellas ilustraciones. Atractivas sus intrigas.

Reseña: Tanguy y Laverdure «Classic», de Charlier, Patrice Buendía, Matthieu Durand y Formaggio

Tanguy Classic int 1 cover.inddSi preguntáis a alguien que entienda sobre cómics de temática bélica, cómic europeo del bueno, y en especial, con el tema de la aviación muy presente: dudo muy mucho que no os hable de Tanguy y Laverdure. Y si me preguntáis a mí, os asentiré con la cabeza también y además (por que sabemos qué clase de pregunta viene después) os recomendaría empezar por sus aventuras más clásicas o una revisitación si está lograda. Como es el caso de la recién publicada obra Una Aventura “Classic” de Tanguy y Laverdure.

Aunque inicialmente fuera titulada Michel Tanguy y debutara en el primer número de la revista Pilote en 1959; y se convirtiera rápidamente en una fuerte competidora de la famosa serie equivalente Buck Danny; Tanguy y Laverdure fue un cómic franco-belga creado por Jean-Michel Charlier y Albert Uderzo. TANGUY-CLASSIC-INT-01_edu.inddBasada en dos pilotos llamados Michel Tanguy y Ernest Laverdure cuyas aventuras y desventuras de estos personajes se sitúan en la Fuerza Aérea Francesa. Una serie que estuvo en cartel desde 1959 hasta 1971. Aunque en 2002 se reanudó con dos nuevos autores, después de una interrupción larga causada por la muerte de Charlier.

Tanguy y Laverdure son dos amigos de la escuela de vuelo con personalidades opuestas. Mientras que Tanguy es serio, honesto y obediente, Laverdure es excéntrico, torpe e irredimible. Sin embargo, Laverdure es un genial compañero de equipo para Tanguy en situaciones difíciles. Misiones peligrosas y espionaje…, tareas cotidianas para pilotos que son ases voladores y defensores eficientes de su patria. Ponent Mon trae esta joyita ideal para ponerse por primera vez con estos magníficos héroes del aire. Si habéis leido hasta aquí con interés, no perdáis el placer de reuniros, de daros el gusto, de poneros a leer un cómic tan atractivo como este. De empezar TANGUY-CLASSIC-INT-01_edu.inddcon ello. Aventuras que nos sitúan a principips de los 70s, año en el que Tanguy y Laverdure dan la bienvenida en la base de Istres a varios pilotos extranjeros para una serie de pruebas. La idea es que países como Italia, Alemania, Sudáfrica o los Estados Unidos adopten el nuevo modelo Mirage F1. Pero una serie de accidentes y averías darán más de un quebradero de cabeza a nuestros protagonistas. Leí (devoré) este tomo, y luego, descubrí su génesis, especificada en una de sus portadas. La sorpresa fue enterarme que toda la trama, el escenario, estaba tomado de una novela escrita en aquel momento por el mismísimo Jean-Michel Charlier (El avión que mataba a sus pilotos). Ahora, aquí, un guión presentado en dos álbumes que se reunen en un mismo integral.

Pero demos también mérito a los autores que han trabajado para que esto tenga la presentación que tiene. Respeto a unos buenos artistas y al trabajo de adaptación de Patrice Buendía, el dibujazo de TANGUY-CLASSIC-INT-01_edu.inddMatthieu Durand y color de Ketty Formaggio. El señor Durand domina perfectamente el tema, personajes principales, planos y personajes secundarios. La elección de colores, deliberada, complacerá a los fanáticos o seguidores más clásicos. Un buen resultado de calidad y un buen homenaje a sus antecesores y por supuesto, a los fans.

Una aventura en dos partes. En Amenaza en Mirage F1 encontramos un inicio excelente. La trama nos sumerge perfectamente en este período, una historia que sucede con rapidez; la trama se revela pero se deja suspense en un suceso. La bola de nieve va creciendo y pronto sabes que habrá drama final. Hasta casi la última página, no sabes si realmente hay sabotaje o solo son problemas técnicos todos los tanguyylaverdureclassic02problemas que suceden. El aporte genial es, que entre los cuatro pilotos extranjeros, hay ciertas actitudes extrañas que hacen sospechar al más pintado. El avión que mató a sus pilotos es la continuación y el final de la adaptación. Más misterio. Aunque aquí la investigación se vuelve más tensa, y ciertos hechos conducen a pistas falsas. Así que el número de sospechosos disminuye. No diré más. Disfrutadlo vosotros.

Cuenta mi tito americano, amante del cómic europeo, que fue una verdadera tristeza leer los últimos álbumes de Tanguy y Laverdure. Y que al ver como estos títulos vuelven al candelero, a uno se le pone el vello de punta. Una agradable sorpresa, y más cuanto todo es perfecto, corte, colores, escenario, ambientación… Una recuperación de Tanguy y Laverdure maravillosa. Otra joyita genialmente adaptada tanguyylaverdureclassic04a nuestro tiempo, al igual que lo que está haciendo Norma Editorial con Corto Maltés; colocar dos buenos autores, que saben lo que hacen, y que conocen a los personajes para no demacrar el resultado. Una maravilla. Eso dice.¿Y quién es su sobrino -al que le enseñó su amor por el noveno arte- para rebatirle?

Reseña: Stonehenge, de Eric Corbeyran y Ugo Pinson

stonehengeCómics como lienzos. Así de fácil y llamativo se pueden llamar a ciertos títulos de cómics europeo que gracias a editoriales como Ponent Mon tenemos el poder de degustar. Alucinar con sus dibujos y pensarte muy mucho si no estaría bien coger ciertas páginas o portadas y enmarcarlas. Exempli gratia: el caso de Stonehenge, una de las novedades que he tenido el honor de devorar en apenas dos días…, dos veces. Por que tan encantado he quedado que tuve que repetir aunque solo fuera por el hecho de pararme a devorar cada ilustración y asimilar así ciertas partes de la historia que en una primera lectura pasé por alto.

stonehenge11En los inicios de la Alta Edad Media, el archipiélago británico experimentaba una relativa paz. Sin embargo, la situación era inestable, los señores británicos veían con buenos ojos la presencia de los sajones, hecho que permitía que el Rey Vortiger pudiera salvaguardar su soberanía. Por otro lado, el papado seguía preocupado por esos problemas acaecidos en ciertos territorios donde la fe cristiana seguía sin expulsar viejas creencias. Dos jóvenes herederos de los señores celtas corrían por entonces en pos de un objeto mítico, una piedra Fal, lo que les debería dar lugar a conseguir la Espada de Nuada, un arma forjada por los dioses que permitiría la unificación de todos los clanes y así convertirse en seres poderosos ante el mundo. Poder enfrentar así a un oponente formidable como es Germán Auxerre, potente emisario de Roma, un ser también interesado en dicho talismanes. Pero con otras intenciones. ¿La stonehenge02principal? Usarlos para establecer la autoridad de la Iglesia.

Amante empedernido de la Edad Media y todo lo que la concierne, os decía antes que he caído rendido sobre todo por las ilustraciones y el ambiente conseguido del amigo Ugo Pinson. Ilustrador, del que encima me entero que Stonehenge es su primer trabajo para el mundo del cómic. Con un desempeño como mínimo notable, ofrece imágenes realistas como si de pinturas al óleo se tratasen. Aunque me da que realmente lo son. En especial, ciertas viñetas y portadas. Pero un momento, cuento más del guión, que está bastante trabajado como vais a ver.

Eric Corbeyran, asistido por Thierry Jigourel (conferenciante y especialista del mundo celta) al que consultó ciertas reminiscencias de la trama, se embarca en una aventura basada en un contexto stonehenge03histórico bastante sólido. Sabemos que Roma cayó bajo los ataques visigodos en el 410 d.C, así que la influencia del imperio en Gran Bretaña desde la Antigüedad (Escocia, Inglaterra y Gales en la actualidad) desaparece. Las olas de conquistadores comienzan entonces a someter la isla. La Iglesia, muy puesta en todo en esta época, envía emisarios para ayudar a los invasores paganos y así mantener su influencia en Britania. También debe luchar contra el pelagianismo, una doctrina de un monje bretón declarado herético. La doctrina de Pelagio negaba el pecado original y afirmaba que la gracia divina no era necesaria, ni gratuita, sino merecida por un esfuerzo en la práctica de la misma…

En este contexto político y dogmático tumultuoso, nos introducen los autores en este primero álbum llamado Erin. Donde el autor se centra en introducir cuestiones relacionadas con la mitología irlandesa stonehenge01celta de un modo tan atractivo que provocó en mí desazón y quisiera estar toda una tarde navegando e indagando en ello.

En Stonehenge, todos estos elementos se combinan perfectamente para formar un cómic portador de una gran intriga narrativa, en la que los personajes y el funcionamiento de la trama se revelan poco a poco y esto en parte hace sufrir al lector inquieto. Es por ello que recomiendo leerlo tal y como lo hice mi segunda vez, dejándome llevar por stonehenge04cada ilustración y entorno logrado. Disfrutar de las atmósferas, beneficia mucho la lectura de esta historia.

Así es como he disfrutado de esta nueva serie de la que obviamente estoy deseando saber más.

Reseña: Miss Hokusai, de Hinako Sugiura

Miss Hokusai COVER.inddSólo se vive una vez, y uno quiere vivir mil vidas en esta misma como dijera aquel. Como buen polifriki le doy a todo y de vez en cuando un buen manga entre pecho y espalda es lo que me pide el cuerpo. Por que no me cansaré de decir que en muchos de estos cómics orientales está la originalidad. Las diferentes mentes pensantes de guionistas que de un modo u otro nos llenan con sus obras. Tocaba entonces meterme por cuerpo un poco realismo y tema clásico después de escuchar las grandes alabanzas de un amigo otaku (como pocos), el cual habla maravillas sobre el anime de Miss Hokusai. Pero yo decidí recurrir a las fuentes aprovechando que Ponent Mon había adquirido la licencia para la publicación en nuestro país de esta conocida obra.

Por que sí. Por que prefiero el papel y el origen dentro de la originalidad. Por que sólo así me aseguro vivir mil vidas, de verdad. Miss Hokusai misshokusai01imagina cómo fue la vida de la hija de Katsushika Hokusai (1760-1849), un pintor y grabador japonés, uno de los principales artistas de la escuela conocida como «Pinturas del mundo flotante». Autor de una obra inmensa y variada, que refleja cierta fijación personal para con el Monte Fuji. En especial, La Gran Ola de Kanagawa y Fuji en días claros, obras que le aseguraron la fama, tanto dentro de su país como en el extranjero.

Miss Hokusai (Sarusuberi, en el original) es una serie de manga histórica japonesa escrita e ilustrada por la mangaka Hinako Sugiura. Cuenta la historia de Katsushika Ōi, que trabajó a la sombra de su padre Hokusai. La historias o capítulos que contiene el tomo, consisten en episodios que no están necesariamente conectados entre sí, pero versan sobre O-Ei y su vida en Edo, mientras trabajaba en el estudio de su padre. La hermana menor protagonizando muchos de los episodios. Estamos en 1814, durante el período Edo, O-Ei es una de las cuatro hijas del pintor Tetsuzo, que más tarde se conocería como Hokusai. El tomo que nos concierne nos misshokusai03cuenta retales de la vida del gran maestro del ukiyo-e (sí, casi todos esos grabados tradicionales japoneses del período Edo que habréis visto alguna vez); pero también habla de su hija Oei y de la gente de su alrededor. Momentos en los que el maestro ya era bastante mayor, pero momentos álgidos y ciertas penurias por las que pasaron.

Una obra un poco especial, pues en esos pequeños episodios nos muestra al maestro creativo como un viejo excéntrico, curioso y original. Las historias son curiosas. Son pequeños relatos de tipo costumbrista pero con ciertos detalles fantásticos en la historia. Exempli gratia:  un muerto al que Hokusai estaba inmortalizando en su lecho de muerte se levanta y mira fijamente al pintor… Escenas que algo descuadran. Aunque no tanto si sabes asumir que alguien con tanto talento, en algún momento de su vida, probablemente alguna alucinación sufriera.

misshokusai04La autora Hinako Sugiura, tuvo una vida lamentablemente corta. Falleció en 2005 a los 46 años. En esta y muchas de sus otras obras muestra haber sido una apasionada del período Edo, en el que sin duda se especializó. Su carrera de mangaka fue corta también ya que decidió dejarlo para dedicarse a su pasión: el estudio de la cultura popular del período Edo (1600-1868). Y fue como investigadora y especialista, como Sugiura destacó mucho más: escribió libros y ensayos y colaboró en programas de televisión, en los que aparecía vestida con kimono. Una pena. Se conoció poco después que los médicos le habían aconsejado dejar el estresante mundo del mangaka para poder dedicarse mejor a luchar contra esa terrible enfermedad llamada cáncer. Esa misma que cada vez más nos azota a todos.