Archive for Editorial Impedimenta

Reseña: La Cámara Verde, de Martine Desjardins

lacamaraverdeCada casa tiene sus secretos, cada mansión, cada hogar con vigas que han soportado decenas de años… Estas no dejan de ser frases que atraen, por que sabemos que hay mucha verdad, muchas mentiras tras cada casa, y centenarias, aún más. Y son mansiones clásicas, con sus pequeños escondrijos, con sus pequeños gruñidos o quebrantos en la noche…, pues ni que decir tiene que el toque gótico ya lo tenemos. Como amante de este subgénero de la intriga o el Terror, a muchos, historias como La Cámara Verde, de Martine Desjardins que ha publicado recientemente la siempre recomendable Editorial Impedimenta; con detalles así; les va a satisfacer de todas-todas.

Ahora podemos poner un nuevo nombre junto a Scrooge, Seraphin y Harpagon en nuestro universo literario: el de la familia Delorme. La vida de sus miembros, todos más antipáticos que los demás, así como su universo oscuro y roto, se presentan en la truculenta novela que os reseño hoy. En casa de los Delorme, cada minuto vivido se hace por ahorrar dinero: no hay renovación en la casa, migajas de comida en la mesa, ropa demasiado pequeña y gastada, lavados una vez al mes, etc. El objetivo: mantener intacta la montaña de dinero que se encuentra en el sótano de la casa. Es fácil pensar que los Delormes son adoradores de esa riqueza metálica que a muchos trastorna; el padre, Prosper, ha transformado una habitación de la casa en un templo en dólares. Dedica su tiempo a su tesoro y a su diaria oración, un Padre Nuestro con palabras cambiadas y adaptadas para con su bien preciado.

La historia gira en realidad en torno a una habitación en esa determinada casa construida por Louis-Dollard Delorme, una mansión gótica situada en Mont-Royal, a las afueras de Montreal. Este tipo es despreciable, un “encantador” patriarca. Durante la construcción de esta casa, imaginó una habitación central, ubicada en los cimientos del edificio, una bóveda blindada, pintada con el color venerable del dinero que para él tiene un olor. Un olor a santo. Ochenta años más tarde, después de un período suntuoso cuando esta casa tenía una arquitectura muy bancaria, dos mujeres, durante un ataque, descubren en esta habitación verde, el cadáver de una mujer momificada con un ladrillo en la boca….

Comienza entonces, esta historia completamente loca, de una casa que nos cuenta acerca de sus habitantes, sus vicios y sus raras cualidades, sus hábitos y sus fallos humanos. Sí, lo que escucháis. En La Cámara Verde cada página es una sorpresa, cada elemento revelado me dejó a cada cual peor. Obviamente, esta casa tiene más que solo un par de orejas; ella nos habla, nos explica y revela los secretos mejor guardados de esta dinastía familiar que dedican sus días a ganar dinero y a contarlo en las noches. Cuando el día ha sido fructífero, sí que pueden tomar una taza de agua caliente.

El punto de inflexión lo pone la llegada a la casa de una hermosa señorita llamada Penny Sterling. Una chica que viene para alquilar una habitación y se mudará para hacer vida junto al séquito de la familia Delorme. Ella provoca el interés ($$$) de la familia, porque ella inventa un juego que…, bueno, para no spoilear más, digamos que todo está configurado para que “se arregle” un matrimonio de conveniencia. ¡Más $$$!. Este detalle y las odas a la miseria de la familia Delorme, son en mi opinión el atractivo de la novela. Exempli gratia: ¿Un helado? Para qué, podemos lamer otra cosa. ¿Comprar pan rallado? Claro, si tienes el material básico que más necesitas. ¡Prueba el aroma de un buen bistec o carne a la parrilla! ¡Lo más rentable es olerlo! ¡Especialmente, si gozas de una nariz fina! En resumen, aventuras de una familia que te hará sonreír e incluso a veces, reír a carcajadas. Martine Desjardins posee un sentido del humor negro, surrealista, que sabe a caramelo de flan. Cada personaje de esta familia te ofrece algo, tanto en número como en su humanidad… monetaria. Delorme el abuelo, el padre y el hijo, las tres niñas mayores, Morula, Blastula y Gastrula, todos los personajes han sido tejidos hábilmente por la autora. Aunque mi personaje favorito es la “hermosa” Estelle, la querida esposa de Louis-Dollard.Y cuando sepáis de ella, sabréis por qué.

Con su quinta novela, Martine Desjardins nos transporta a un universo que es tan realista como poco convencional. Además aporta el misterio gótico de esa mujer momificada, de la cual nos llevamos toda la novela queriendo saber más. Desjardins dio el salto a la fama en 1997 con su primera novela, Le Cercle de Clara. Su novela fantástica Maleficium (2009), le granjeó el Premio Jacques-Brossard de Ciencia Ficción y Fantasía, galardón que ha obtenido de nuevo en 2017 gracias a La Cámara Verde. Considerada su mejor obra hasta el momento.

Martine Desjardins. Quiero saber más de ella.

Reseña: Solenoide, de Mircea Cărtărescu

solenoideDespués de leer la última novela de Mircea Cărtărescu, queda una enorme inquietud fruto del desasosiego. Es de esos títulos tan enormes, que no esperas en titulares pero que gracias al boca a boca va ganando amplitud. Es por ello que desde aquí os recomiendo enormemente obtener Solenoide y sumergirsee directamente en ella. Lo que te llevará a conocer a uno de esos asombrosos personajes literarios que sólo a la gracia de un buen autor inspirado, se consigue ver/leer/acompañar una vez cada década.

Como mucho.

Me permitiré ser escandalosamente obstinado y directo sobre lo que se cuece: Solenoide es la novela surrealista más grande jamás escrita. Toda una serie de acontecimientos tan reales como paradójicos que podrás encontrar en el gran volumen escrito por Cărtărescu. Y por si esto no fuera suficiente, Solenoide es también en mi opinión una de las cuatro grandes novelas del Siglo XXI que exploran el tema de la cuarta dimensión. Después de El Troiacord, de Miquel de Palol, Against the Day, de Thomas Pynchon y Jerusalem de Alan Moore. Y eso que puedo asumir que Solenoide está lejos de ser perfecta en cuanto a mi gusto, pues no evita los escollos habituales de las novelas largas y ambiciosas. Sin embargo, aunque en ocasiones sea repetitiva y egoísta, tiene ese no-sé-qué-que-qué-sé-yo, que te sumerge en la trama tan relativamente rápido que deja sin aliento. Y como quieras acaparar todos los detalles incluso puedes marearte. Puedes llegar a obcecarte con este guión tan bueno que no solo como lector, sino también como escritor, quieres empaparte de todo y no pasar nada por alto. Aun más después: cuando cierras el libro y te sale un… ¡Dios, ya no escriben así!

Reseñarlo no es tarea fácil, pero intentaré hacerlo lo mejor posible. En pocas palabras, Solenoide se presenta como un manuscrito de un escritor fracasado que enseña rumano en una escuela primaria en Bucarest. Este tipo odia su trabajo y desea encontrar una ruta de escape desde el confinamiento de su cuerpo y el mundo tridimensional que consigue a su alrededor. Como en su poema épico The Levant, Cărtărescu incluye muchos detalles biográficos en Solenoide. El narrador sin nombre, el momento a una velada literaria en la Facultad de Letras en la que el aspirante a autor lee su largo poema con la esperanza de que inicie su carrera literaria… Pero también el autor frustrado ante el fiasco, cuando la audiencia desgarra pieza por pieza su trabajo. Provocando demás que el atribulado profesor abandone sus ambiciones literarias para siempre.

Entonces se nos plantea un protagonista que pasa a tener una vida mediocre de maestro de escuela, mientras que su otra versión se convertirá en un escritor exitoso en un mundo alternativo creado por la recepción positiva de su poema con la que su gozo toca el cielo. O no. Pues aunque el manuscrito del escritor fallido no está destinado a la publicación; está allí para aportar su búsqueda del escape. Ese viaje metafísico que se narra a través de los recuerdos de la infancia, los relatos de la vida cotidiana en la escuela que enseña y el absurdo de la existencia bajo el régimen comunista en Rumania. Una vida de extractos de diarios personales, descripciones de sueños y alucinaciones, más fragmentos de sus experimentos literarios infructuosos.

Solenoide es más que una experiencia. De hecho, en más de una ocasión, el narrador enfatiza que lo que estamos leyendo no es una novela. Quizás por sentirme desde que nací un aspirante a escritor (sentimiento que no me abandonará mientras viva), quizás por eso y otras cuantas cosas más, Solenoide me ha afectado en demasía. Me la he creído. Desprende sentimientos muy certeros para conmigo. El fracaso está a un paso siempre, los que tenemos una edad ya lo vemos demasiado claro. Pero ese “fracaso” al que hay que temer, es ese monstruo llamado derrotismo, el que te sopla en el oído que no luches, que te absorbas, que te desprendas de toda obligación pues ¿qué obligación vas a tener en un mundo que te da la espalda?

Solenoide es fuente importante de conocimiento arcano. Incluye momentos grandiosos como la narración sobre el sanatorio. Una pieza morbosa y fascinante que se podría leer como una versión infantil de La Montaña Mágica. Por eso, a día de hoy, Solenoide es la novela que más me enorgullece recomendar. Permítanme: la recomiendo con todo mi ser. Por encima de muchos clásicos incluso.

Reseña: Cuentos de Hadas de Angela Carter

cuentosdehadasdeangelacarterCon la narrativa no me la juego. Voy a lo seguro. Libros y novelas elijo para mis próximas lecturas e intento no torcerme en cuanto a elección del título. Ir a lo seguro. Ya que ahora mis lecturas se basan en un porcentaje muy alto en cómics (pues en ellos están los mejores guiones escritos actualmente), y ya que me dispongo a devorar un título, voy a intentar elegir bien; saber que mi lectura va a ser cuando menos una delicia.

Y lo ha sido. El que sepa de esta gran autora que fue Angela Carter, sabrá que había muy poquito margen de error. Estoy en ese punto también. ¿en cuál? Después de haber leído cantidad de obras, un poco sibarita de vez en cuando me permito ser, y ya que me pongo, busco una buena edición del titulo en cuestión. Y ahí me tienes. Leyendo/devorando/reseñando el nuevo titulazo Cuentos de Hadas de Ángela Carter que se ha marcado la cada vez más recomendable Editorial Impedimenta. Sus obras: La juguetería mágica (1967), Héroes y villanos (1969), La pasión de la nueva Eva (1977) o Noche en el circo (1984), así como algunas notables antologías como En compañía de lobos o una de mis punteras lecturas en dicha modalidad como es la siempre recomendable La cámara sangrienta (1979). Una joya del fantástico. Pero casi acabado el 2016 va Impedimenta y nos trae la tan deseada Cuentos de Hadas de Angela Carter, todo-todito-todo, las dos partes en un sólo volumen en tapa dura con sobrecubierta e ilustraciones geniales a modo de sombras chinescas. En lo que es sin duda una de las mejores publicaciones del año.

Fue a principios de los 90s cuando Editorial Virago decidió crear una colección de relatos tradicionales protagonizados por mujeres que, bajo el título de Cuentos de Hadas de Angela Carter, se convirtió en uno de los más duraderos bestsellers de la editorial. Una caja de riquezas, con una selección mundial de historias salvajes y divertidas, así como también una colección de picantes historias populares recogidas en una maravillosa antología. Los que me leéis normalmente sabréis que amo el triunvirato del género fantástico (Ciencia Ficción, Fantasía y Terror), y uno de ellos ya sabéis que por encima de todo. Pero no creáis que los otros dos están muy alejados en la clasificación. Con la falta de nuevas joyas de Terror, con los años, cada vez me mola más leer CF, por ejemplo. Con la Fantasía sigo recurriendo a lo altamente recomendable. Como me encantan los “fairy tales” (cuentos de hadas) pero el subgénero en sí, no las hadas específicamente como tal… (en este mismo libro se explica bien la diferencia); también me encantan las antologías, relatos cortos o historias de leyendas de las diferentes partes del mundo… Por ello, este titulo, parece un libro hecho directamente para mí.

Suponiendo que a estas alturas ya os habréis dado cuenta de que no es un libro escrito por la consagrada autora, sino más bien editado por ella, encontramos al inicio un Prefacio de Consuelo Rubio (Filóloga de Inglés y Alemán por la Universidad de Valencia y Experta en Comunicación Intercultural) para introducirnos el tema. Luego, la propia Carter escribe una Introducción bastante erudita como suele hacer, reconociendo el sesgo colonial, comentando el contenido y lo que supone o suponía en varias culturas ciertas leyendas. Unas cuantas páginas dignas de leer antes, pero también después de devorar el tomo, o incluso un día cualquiera; pues no deja de ser un fantástico articulo sobre antropología, las demandas y renuncias, el miedo y el paso de los años, en las vastas tierras conquistadas por el ser humano.

El ordenamiento de las historias es más o menos temático, aunque algunas historias caben en varias categorías. A pesar del reconocimiento de Carter de las limitaciones de su colección (debido a su falta de habilidades lingüísticas), es una colección bastante diversa, con cuentos de hadas y folclore popular a raudales en los diferentes pueblos y períodos de tiempo. No sólo están las tradicionales, sino también las variaciones de las mismas y nuevas historias más ajenas a una audiencia occidental inmersa sólo en sus preocupaciones. Puede parecer un poco repetitivo encontrar la historia de Cenicienta en diferentes versiones, pero es un modo de ver como muchas culturas lo tienen, y la adaptan a su entorno. Incluso a algunos les puede desconcertar en un principio encontrar a madres convirtiéndose en leones y perros a partir de su saliva, por ejemplo. Pero mola, la originalidad, por encima de todo. El toque que envuelve el tomo en una lectura agradable, original y rápida de leer por la corta de extensión de la mayoría de las tramas.

Los cuentos de hadas son una forma divertida de contar una historia: han ido evolucionando con el tiempo. Son y deben ser flexibles, familiares, y así se muestran aquí. Ricas y llenas de posibilidades. Cuentos bastante claros, y Carter evitando editorializarlos demasiado…

Angela Carter sufrió de anorexia durante la mayor parte de su vida. Empezó a vivir la vida de verdad al trasladarse a Japón después de su divorcio. Luego volvió, se casó y tuvo un hijo. Al final de su vida se embarcó en la escritura de una secuela de Jane Eyre, de Charlotte Brontë, pero falleció antes de poder completarla. Tampoco pudo cerrar del todo la segunda parte de este tomo que hoy os reseño. Murió en 1992, con 52 años de cáncer de pulmón. Que duda cabe, estamos ante una de las escritoras más importantes que ha parido la lengua anglosajona contemporánea.

¡Feliz Navidad a todos!

Reseña: El misterio de la mosca dorada, de Edmund Crispin

elmisteriodelamoscadoradaEdmund Crispin (1921-1978) es el seudónimo de Bruce Montgomery. Un problema de nacimiento en las piernas le privó de poder jugar con sus compañeros de clase en cualquier disciplina deportiva. Lejos de sentirse una persona inservible, dedicó su tiempo a pasar largas horas encerrado en la biblioteca. De este modo, hoy en día está considerado como uno de los autores de novelas detectivescas más importantes del siglo XX.

Su particular modo de enfocar los casos lo han catapultado a lo más alto de este género. La mayoría de sus casos se centran en habitaciones cerradas donde se ha cometido un asesinato, también llamados “locked room misteries”. Es aquí donde el británico se desenvuelve con especial soltura. Su personaje más popular es el profesor Gervase Fen, un aficionado a las novelas detectivescas y La mosca dorada es su primer caso.

Edmund Crispin es mundialmente conocido por su obra La juguetería errante, considerada como una de las cumbres de la Edad Dorada de la novela de detectives inglesa, y donde el rol protagónico también recae en Gervase Fen. Este singular personaje es capaz de poner en entredicho la efectividad de toda una flota de detectives que sigue las pistas del caso en cuestión. Su “modus operandi” y su peculiar sentido para resolver los casos, de manera rápida y efectiva, deja a todos los presentes boquiabiertos.

En La mosca dorada, la cuarta novela publicada por la editorial Impedimenta sobre la saga de Gervase Fen, el profesor resuelve el misterioso asesinato de una joven actriz de teatro en apenas unas cuantas conversaciones pero, para bien del lector, mantiene la intriga hasta el capítulo final de la novela.

Yo mismo, tal vez emulando un poco al señor Fen, he investigado sobre esta obra y me ha sorprendido (decepcionado sería la palabra adecuada) la poca puntuación que recibe esta novela magníficamente confeccionada. Tal vez esta circunstancia sea debido al hecho de que, en ocasiones, pueda parecer un poco lenta, pero presiento que es algo que el señor Crispin hizo a propósito, para dar mayor suspense. A mí, por supuesto, me ha dejado con la boca abierta. Ya espero con muchas ganas Holy disorders, título original del siguiente caso que también será publicado por Impedimenta en algún momento, como ya ha anunciado la editorial.

“El tren con destino a Oxford está a punto de hacer su entrada. En los próximos días, la ciudad se convertirá en un cotilleo debido a la llegada de una nueva compañía de teatro que tiene previsto actuar en la localidad. Un contratiempo está a punto de suceder a los pocos días de empezar los ensayos: la joven Yseut, una actriz mediocre y dada a mantener aventuras con muchos hombres, va a ser asesinada en el hotel donde se hospeda. Todo apunta a que el asesino es alguien conocido pero, dado a que tiene tantos enemigos debido a sus constantes idilios amorosos, ¿quién podrá ser el autor del crimen? ¿Se trata de un ajuste de cuentas? ¿Un crimen pasional? ¿O caso es el dinero el motivo de tal atrocidad? Un profesor de Literatura y Lengua Inglesa de la Universidad de Oxford llamado Gervase Fen se pondrá al frente de una investigación que traerá más de un dolor de cabeza a las autoridades competentes. Un aficionado a la novela de detectives es quien será el encargado de resolver, en apenas unos minutos, al autor del crimen, el cual no será desvelado hasta el último capítulo de esta fascinante obra…”

Reseña: Matemos al tío, de Rohan O’Grady

matemosaltioEn una idílica y solitaria isla, dos niños encantadores conspiran para llevar a cabo el asesinato perfecto y conseguir pasar desapercibidos por que…

Editorial Impedimenta acaba de publicar un clásico de culto inédito en español. Matemos al tío, de Rohan O’Grady (seudónimo de la autora canadiense June Skinner) es una historia de venganza que te marcará por cada página que frecuentes. Un niño huérfano contra su terrible tío y todo lo que eso conlleva. Una historia definida como “una lectura deliciosamente perversa”, “ingeniosa”, o “oscura y mortalmente ingeniosa”.

Un novela de apenas trescientas páginas que se devora de un tirón. Atractiva combinación de picardía y amenaza por parte de unos niños curiosos y malvados. La premisa es simple y ya expuesta: Dos niños de 10 años, Barnaby, un niño huérfano, y Christie, una chica autocontenida, rara y hosca como ella sola. Ambos viven una vida dulce a principios de verano en una remota isla frente en la costa del Pacífico frente a Canadá. Con una excepción. Barnaby quiere ser asesinado por su tío. Es heredero de una inmensa fortuna y el hambre aprieta. Christie ha hecho llegar a su amigo Barnaby, a una terrible conclusión: «Tienes que matar antes de que te maten. 10 millones dólares de herencia no es una excusa para que te quieran quitar de enmedio…».

Un juego. Un juego de moral invertida. Matemos al tío me trajo el “dulce” recuerdo de una hipotética versión canadiense de la diabólica “El Señor de las Moscas”.

Matemos al tío, de Rohan O’Grady, fue publicada en 1963 y ahora (hemos tardado, eh) se publica por primera vez de la mano de Editorial Impedimenta. Editorial que valoro muy mucho por las joyitas que aporta y las ediciones tan chulas que edita.

Barnaby y Christie pasan sus días en el cementerio. Saben que el tío de Barnaby es un personaje miserable, quién si no tendría como autor favorito al Marqués de Sade… Ella, la niña, sigue ofreciendo una pragmática solución: “Tendremos que matarlo primero.”

El desarrollo póstumo es de lo más genial. La búsqueda de armas de fuego, métodos y estrategias para salirse con la suya. Matemos al tío, puede considerarse de algún modo una historia sobrenatural o incluso de género negro. El tío de Barnaby no es un cualquiera: tiene poderes extrasensoriales. Hipnotismo. Sin embargo, los niños encuentran un aliado en un puma salvaje llamado Una Oreja, un animal atormentado por los lugareños que va a aportar más de una situación curiosa.

Una aventura alegremente retorcida. Una historia digna de una película de Tim Burton. Una joyita ya en nuestras librerías. Y para colmo, una portada realizada por el maestro de lo macabro, el ilustrador mundialmente conocido, Edward Gorey.

Nada aquí tiene desperdicio.

Reseña: Pandora, de Henry James

PandoraPandora es un relato de apenas cien páginas escrito por un excelente narrador de historias y un no menos excelente creador de personajes. El autor de Otra vuelta de tuerca, Miss Daisy, Retrato de una dama o El americano, profundiza en las tradiciones y en la cultura de dos continentes diferentes: América y Europa. Con una prosa magnífica, Henry James nos relata el viaje de Otto Vogelstein a bordo del Donau, un barco que cubre el trayecto desde Bremen hasta Nueva York. En este camino, el joven y reputado conde alemán conocerá Pandora Day, una mujer americana de una increíble belleza del que muy pronto se enamorará. Tras conversar durante unos instantes con ella, el funcionario advierte que el status social de la joven no es el más adecuado para una damisela que quiere a toda costa.

Poco tiempo después sus caminos se ven separados a la llegada al puerto de Nueva York. Otto da por perdida su oportunidad de conquistarla, pero el destino los vuelve a unir durante la celebración de un evento en Washington. Es en esta nueva ciudad donde Otto atisba un cambio social significativo en Pandora y no duda ni un solo instante en mostrarle sus intenciones…

El viaje del conde Otto Vogelstein no ha hecho más que comenzar. En el continente americano espera encontrar un nuevo cambio diplomático, servir como un modelo ideal de una sociedad próspera, codearse con los miembros más reputados del país, erigirse como un destacado personaje al otro lado del charco, pero la inesperada llegada de Pandora trastocará sus planes; ahora sus ambiciones han tomado un rumbo diferente del que ni él mismo esperaba.

Gracias a Editorial Impedimenta he descubierto a quien está considerado como uno de los mejores narradores literarios de todos los tiempos. Sus novelas, pese a estar escritas en otra época, bien podrían pasar por temas actuales, por lo que, el paso del tiempo no ha mermado ni lo más mínimo en la credibilidad de sus historias.

Henry James emigró a de su Estados Unidos natal a Gran Bretaña, donde consiguió la nacionalidad, al mostrarse en desacuerdo con su país por participar en el bando equivocado durante la Primera Guerra Mundial. Considerado tan europeo como americano, el autor mezcla las culturas de los dos continentes en sus obras. Su prosa es muy elegante, así cómo su dominio en la mezcla de culturas; se nota su desenvoltura, que no titubea en ningún momento y es transmitido fácilmente al lector.

No estoy acostumbrado a leer narrativa, no era mi género favorito. Sí, digo “era” porque, desde hoy, voy a cambiar de opinión. De momento a Henry James ya lo tengo anotado entre mi lista de pendientes. He disfrutado muchísimo esta lectura, una pena que fuese una obra tan cortita, es el “pero” que le pongo. Si os gustan las historias con un transfondo cultural, no lo dudéis, haceros con Pandora, esta joya os va a hacer disfrutar.

Reseña: La casa y el cerebro, de Edward Bulwer-Lytton

La casa y el cerebroDe Edward Bulwer-Lytton (1803-1873) quizás la obra que a todos más nos suene sea Los últimos días de Pompeya; sin embargo, y revisando la elegante y concisa introducción que hace en este pequeño relato su también traductor Arturo Agüero Herranz, descubrimos a todo un prolífico y ecléctico best seller de la época, que tocó varios temas considerados antecedente de géneros del siglo XX como la novela policíaca, el terror, la fantasía e incluso la ciencia ficción; asi como también serviría de  influencia de grandes escritores y grandes obras que vendrían un siglo después de su muerte.

Intelectual de gran prestigio en Inglaterra (incluso se le llegó a ofrecer la corona griega), fue íntimo amigo de Charles Dickens y ejerció de parlamentario durante once años. También es importante destacar la gran afinidad que tuvo siempre por el ocultismo y las hermandades secretas, asunto que manifiesta tanto en esta obra como, en mayor medida en Zanoni, el secreto de los inmortales, publicado en España por la editorial Valdemar.

La casa y el cerebro es, más que una novela corta, un relato breve en la pura tradición de cuento de fantasmas victoriano. Es una obrita de la que Lovecraft en “El horror en la literatura” considera el mejor relato de casa encantada jamás escrito.

El narrador, trasunto claro de Lytton, cuenta en primera persona como causalmente topa con una casa en Oxford Street muy barata para alquilar, el motivo es que ningún inquilino es capaz de aguantar dos noches en ella por los horrores fantasmales que hacen éstos huyan despavoridos al día siguiente…el protagonista, hombre valeroso, amante de los misterios y estudioso de lo sobrenatural aceptará gustoso el alquiler de la vivienda junto con su perro y su imperturbable sirviente.

Como se puede comprobar es un esquema tipo del relato de fantasmas y casa encantada, sin embargo, el talento y la trascendencia de esta obra radica en que Lytton le da una vuelta de tuerca total, tanto argumentalmente como temáticamente, con una serie de elementos, que no vamos a desvelar, que colocan a La casa y el cerebro como una joya de gran valor literario, antecedente claro no sólo de la novela de terror moderna sino de la de ciencia ficción, creando una historia tan espeluznante como conspiranoica y alucinada.

Entre sus ideas está la más que clara influencia cronológicamente anterior de la novela gótica (el Melmoth de Maturin), así como también inmediatamente después los relatos (el conde Magnus) del mejor narrador (que no narradora) de cuentos de fantasmas victorianos como fue MR James.

Lytton aquí no hace el clásico enfrentamiento ciencia/superstición, no sé hasta que punto históricamente hablando era posible hacerlo…es más, en ningún momento el autor utiliza la palabra ciencia o método científico para armarse de argumentaciones con el fin de luchar con la amenaza sobrenatural.

Por el contrario,- y esto no significa que la trama se pierda en el porque sí o en la mera fabulación terrorífica-, el protagonista expone dentro del conocimiento,  cultura o saber de la época (¡que inquientante para el londinense dieciochesco el descubrimiento de la electricidad!), de manera interesante y sin quedar para nada  ridículo, su visión de lo sobrenatural. Y precisamente esto es lo que hace al relato tan encantador y subyugante que el propio Lovecraft, coleccionista de lo ideológica y estéticamente trasnochado, le apasionase tanto, y nosotros lo gocemos por igual.

Las breves escenas de horror, en cien páginas no da para tanto, Lytton las convierte en descripciones más alucinógenas y oníricas que reales, esto le favorece a la trama, ya que, sin perder los elementos clásicos de cualquier cuento de miedo (crimen no resuelto, habitación escondida…), le saca punta en una especie de largo epílogo final donde nos muestra su gran afición por las sociedades secretas y las personas que tienen un poder especial que las hace estar por encima de los demás. Es innegable que estos temas en los últimos tiempos no han parado de fabricar tochos superventas de mayor o menor calidad y que aquí Lytton lo sintetiza en unas pocas páginas creando al lector el placer de desvelarle un misterio para darle otro mucho mayor. Esto, querido lector, no es nada fácil conseguirlo y convierte a La casa y el cerebro  en una obra sencillamente magistral.

Para terminar quiero resaltar la gran labor de Impedimenta, una editorial pequeña que esta publicando, como éste, una serie de tesoros de autores olvidados o por descubrir, y dirigidos a quienes nos gusta la buena literatura, tanto con mayúsculas como con minúsculas. Asimismo agradecer el formato y el cuidado y buen gusto en la edición de este cuento perturbador y memorable, que recomiendo de compra y lectura obligada por todo aquel que se considere conocedor de la mejor literatura de terror clásico como  por todos los amantes de las buenas historias de fantasmas.

Y como aquél que dice, los mejores perfumes vienen en frascos pequeños.