Archive for Ciencia Ficción

Reseña: Tiempo de Caza, de José A. Bonilla

tiempodecazaLo que más nos atrae de poder viajar al pasado es la idea de poder manipularlo. Una elección momentánea cuyas consecuencias cambiarían el futuro. También existe la fascinación de la interacción: conocemos el pasado, pero no conocemos el pasado desde una visión inmediata y de primera mano… Alan T. Henderson es un magnate, está a punto de casarse con una bella modelo, pero todo cambiará cuando en una fiesta en Londres conozca al doctor David McLawson ¿Qué se le puede ofrecer a alguien que se permite tener aquello que más desea?  Entrar en un club de caza muy especial. Un misterio que atraerá a nuestro protagonista.

La historia que vais a leer empieza fuerte, con alaridos de dolor y el sonido de huesos triturados. Tiempo de Caza no es sólo otra novela sobre viajes en el tiempo. Eso tenedlo muy claro. Cuando empecé a leerla me tenía intrigada la forma en que el autor le habría dado vida al millonario Alan.  No suelen caernos simpáticos a los lectores los millonarios. Y me gustó cómo lo hizo, muy humano, viniendo de abajo. Eso va hacer que en sus conversaciones se cuestione muchas cosas. Su conversación con el doctor sobre la caza es extraordinaria.

Viajes en el tiempo inspirados en los que ya conocemos de otras novelas, aunque Bonilla nos lo presenta de una forma creíble usando conclusiones inesperadas. Dándole su visión personal. Con mucha intriga, acción y suspense, con un fuerte toque tecnológico y una maravillosa documentación real. Vale, ir al pasado es sencillo, la documentación está ahí sólo hay que buscarla, pero hasta para eso hay que saberlo hacer. Y lo elaboró de forma muy certera, no utilizándolo de relleno. Haciendo que los viajes al pasado sean pequeños relatos vivos llenándolos de ciencia, aventura e historia. Esto es lo que más deseo que entendáis, no es un ensayo, es una novela de aventuras y acción donde aprenderemos cosas.

También se viajará al futuro al otro lado de la eternidad entrando en el mundo de la biología y la ciencia. ¿Seguirá existiendo la especie humana? Es una tremenda novela del subgénero de viaje temporal, escrita de forma adictiva pudiéndola entender a la perfección. Da igual qué palabra técnica use, lo que parece contradictorio se encuentra perfectamente engranado en unos personajes muy vivos. Además, viajarán de una manera curiosa; los viajes al pasado serán una cacería desde el 1529 en el reinado de Enrique VIII, a la India en la primavera de 1930.

Nueve viajeros en el tiempo. Uno de ellos, escritor de terror. Cuando regrese a casa sus dedos intentarán llegar al interruptor de la luz…, y ahí comenzaran sus gritos. El doctor David McLawson esconde secretos, averiguarlo les costará muy caro a nuestros viajeros. Una novela que se escribió para entretener, con lo cual el autor se tomó algunas libertades que obviamente son imposibles. Simplemente están ahí para que sigamos adentrándonos en las aventuras que creó para nosotros.

Destacar además las ilustraciones de Cecilia G. F. que en sí son un complemento más para seguir la novela junto a los fantásticos comienzos de cada capítulo. Aplaudo al autor, no es una novela más de viajes en el tiempo, es el trabajo bien hecho de un escritor, de un tema ya conocido que supo hacerlo especial. Y eso no es sencillo. Con un final que no os dejará indiferentes.

Reseña: El Fin del Imperio, de John Scalzi

elfindelimperioCon el paso de los años, desde Robert A. Heinlein e Isaac Asimov hasta Gene Roddenberry y George Lucas (y así sucesivamente), uno descubre que es narrativa básica repetir una y otra vez en la Ciencia Ficción, el deseo humano de alcanzar las estrellas. Mas, si se vuelve y es con calidad bienvenido sea. El Fin del Imperio, de John Scalzi, es una de las narrativas de hiperespacio revisionistas más importantes que se han presentado en la actualidad. Vio la luz en 2017 y se alzó con el Premio Locus a Mejor Novela el año pasado. John Scalzi, un pedazo de autor que ha llegado para quedarse, perturba en El Fin del Imperio, y con supuestos fáciles, el tema del hiperespacio del que tanto se habló en la Edad de Oro de la CF.

Las primeras historias publicadas de John Scalzi fueron sus novelas denominadas La Vieja Guardia. Historias donde se reclutaban a ciudadanos de setenta años o más de la Tierra para unirse a las fuerzas de defensa de colonias humanas en el espacio exterior. Se marchaban para nunca volver, pero eso les alargaba la vida. Mucha gente observó en dichos libros similitudes intencionadas sobre el gran clásico Starship Troopers, pero con un toque original que lo volvia factible. Estoy de acuerdo. Nada de plagio, más bien homenaje, ¡y qué homenaje! Por que dichas novelas son joyas en sí mismas, indispensables para todo aficionado a la buena CF.

John Scalzi nació en 1969 y es un escritor estadounidense, escritor online y expresidente de la Asociación de Escritores de Ciencia Ficción y Fantasía de América. Es sobre todo conocido, por las novelas que os comentaba antes: La Vieja Guardia, una trilogía, cuyos títulos de forma independiente han sido todas nominadas a los Premios Hugo. El autor ya había ganado el Hugo al Mejor Fanwriter en 2008 basado predominantemente en su blog. Además uno de los últimos libros que leí suyo, Redshirts, una comedia hilarante, se llevó el Premio Hugo 2013 a mejor novela del año.

¿Y por qué os cuento todo esto? Para qué veáis la poderosa predisposición y ansia que siento cada vez que una nueva obra de Scalzi llega aquí. Y como siento el deseo de contarlo cada vez que disfruto tanto. Y bueno, ¿qué encontramos en El Fin del Imperio? Aunque ediciones Minotauro da una sinopsis bastante extensa y acertada, yo empezaré diciendo que sobre todo, es una novela basada en una premisa singularmente intrigante. En un futuro muy lejano, en la humanidad existe un imperio interplanetario llamado la Interdependencia, sus puestos avanzados conectados por el Flujo: una serie de corrientes espacio-temporales naturales que facilitan el viaje rápido entre diferentes partes del Universo. Como el Flujo existe sin preocuparse por las preferencias planetarias humanas, y como la ruta del Flujo a la Tierra se perdió hace siglos, la mayoría de la gente vive bajo suelo en ciertos hábitats planetarios o en estaciones espaciales a lo largo de estas rutas que el Flujo mantiene conectadas. Hay comercio, viajes controlados por el gremio aristocrático y las familias solo existen en mundos verdaderamente  habitables. Pero hay un planeta llamado Fin, llamado así porque es el reino más distante de la Interdependencia, al que solo se puede acceder mediante un solo par de flujos. Y ahora el Flujo ha comenzado a moverse. Durante mucho tiempo fue estable. Pero se acabó, está colapsado y sin él, la supervivencia de toda la Interdependencia, de los planetas aislados y las vidas que ocupan, en definitiva, de la raza humana; todo-todito-todo llegará a su fin. Tres individuos. Un científico, el capitán de una nave espacial y la emperox de la Interdependencia tienen en sus manos salvar la raza.

La historia comienza con un prólogo, y dios sabe que Scalzi es bueno en eso. El capitán Arullos Gineos, ya lidiando con un motín… Los homenajes son evidentes, pero repito, mientas sean a obras gloriosas y estén bien hechos, es decir, que paseen por distinta acera a la del plagio, para mí son bienvenidos Y eso lo hace muy bien Scalzi. Así que me percaté de como El Fin del Imperio combina elementos de la Fundación de Asimov con el Dune de Herbert, o la serie Culture (La Cultura, no sé si aquí se tradujo así), de Ian Banks. Un buen sandwich mixto de tres pisos. Una manera que me pareció encantadora como fanático del género. Me gustaron las referencias a El Colapso; Scalzi describe muy bien “Ese viejo futuro de la Edad de Oro” en unos ocho puntos. Además, la versión del hiperespacio que encontramos aquí (llamada Flujo) no es simplemente una “velocidad fantástica sino una especie de extraña formación físico-ontológica que se esconde bajo el espacio tridimensional. ¡¿Cómo?! No os preocupéis, Scalzi no es de los que rallan. Lo describe muy bien. Dadle una oportunidad y lo veréis.

El Fin del Imperio gusta, deleita y está llena de buenos momentos. Ciencia Ficción que mola.

Reseña: Apocalipsis Suave, de Will McIntosh

apocalipsis-suaveNuestro autor nos situará entre los años 2023-2033, con una súper población y un índice de paro que asusta. Jasper (el protagonista principal) es un sociólogo. Reside pasando hambre y penurias en una pequeña ciudad del estado de Georgia. Forma parte de una especie de comuna conviviendo con otros de parecida condición social. Destacan en la trama Ange, Sophia y Dreirde. Desde un principio ya viven en su propia mentira diciendo que no son vagabundos, que son nómadas, una manera de quitarle dramatismo a la verdadera realidad. Es interesante este punto porque ellos mismos se cuestionan como han llegado a esa situación de miseria teniendo estudios universitarios. ¿No es eso en sí lo que vivimos ahora? ¿Gente con estudios sirviendo mesas en bares?

El mundo se desmorona lentamente, o como bien dice el título de forma suave. La policía ya no cumple su función; ahora es lo más parecido a la mafia. Con Jasper daremos saltos temporales para ver cómo será ese futuro que nos espera. Porque nos mintieron, después de la crisis no asistimos a mejores tiempos. Lo que nos cuenta sobre ser nómadas que se arrastran de una ciudad a otra, ¿acaso no es dicho estado el nuestro mundo actual cruzando fronteras en busca de una vida mejor? Facturas y deudas, burocracia, trabajamos para mantenernos a flote y de alguna manera, volvernos aún más pobres. En ese futuro tendrán teléfonos móviles, pero hay miseria y hambre. ¿No tenemos en estos momentos internet y personas buscando comida en la basura? Sí, es para asustarse, lo sé, pero la novela cuenta la verdad y eso asusta mucho…

Definitivamente, hay un aviso sobre el capitalismo tal cual se practica hoy, como parte de una advertencia más amplia. Nos estamos acercando a la posibilidad de un futuro terrible, y la mayoría de la gente parece no darse cuenta o cree que ese momento nunca llegará a ocurrir. En la novela muchos duermen en tiendas de campaña en la calle, ¿no es eso lo que nos enseñan las noticias que ocurren en otros lugares? Existe esta actitud de que estamos exentos de sufrimiento, de ese tipo de caos. Colocar estas imágenes de cadáveres, miserias, es una manera de gritar: ¡Despierten, no somos inmunes a esto! Pero miramos hacia otra parte, “no es nuestro asunto”, pensamos, sin darnos cuenta de que un día sí lo será. Los problemas fuera de esta sociedad utópica reflejan lo que tenemos en nuestro propio mundo. La desconfianza y el miedo al gobierno y al ejército parecen ser una emoción global que muchos comparten a pesar de la diferencia de cultura.

Will McIntosh eligió personajes cotidianos, personas que no están preparadas para esto, que todavía siguen preocupadas por encontrar novias y usar desodorante. Las novelas apocalípticas generalmente representan guerreros endurecidos que saben cómo disparar y encontrar comida en la naturaleza. Pero el autor entendió que la mayoría de personas no somos así, no al menos los que vamos a leer este libro, dejando personajes como nosotros, la realidad. Y si todo esto no fuera bastante, hará presencia un virus cuyo nombre es “Doctor Alegre”. Aunque una vez más nos preguntaremos si dicho virus no lo estamos ya padeciendo en el instante en que nos automedicamos con alcohol, drogas y sensacionalismo para no enfrentarnos a la realidad.

No estamos ante la típica historia apocalíptica de zombis, bombas nucleares… Vais a leer cómo será el futuro si nadie le pone remedio a la situación actual en la que vivimos. Es extraño, pero es que todo encaja como un guante, hasta el bambú que hace presencia en la historia. Fijaos bien dónde suele crecer la mayoría de veces, allí donde el asfalto se abre, donde llega el abandono. ¿Curioso verdad? Igual va ya siendo hora de fijarnos cuánto bambú nuevo va creciendo a nuestro alrededor… Quizás nos esté avisando de lo cerca que está ese final sin retorno.

Reseña: Desolación Jones, de Warren Ellis, J.H. Williams III, Danijel Zezelj y José Villarrubia

desolacion_jonesAsí como la vida y viene, a los lectores constantes los géneros y los autores también. Qué quiero decir. Simple. Siempre, cada poco, debemos volvemos a leer a los buenos. Ya son muchos los autores, los géneros, donde elegir y uno de los que va y viene en mi vida lectora comiquera sin duda, es el maravilloso Warren Ellis. Pues gozado he, con su Authority, con su Planetary o la eterna en mi corazón Transmetropolitan. ¡Anda que he dicho poco! Grandes series ya del noveno arte brotadas de la mente del inglés.

A la espera de una extensa serie de calidad, aún quedan otras obras, miniseries, novelas o one-shots con las que disfrutar del maestro. ECC Ediciones lo sabe y consciente de ello, cada no mucho sabe que tiene que tener a Warren Ellis entre sus novedades. Lo último, el desolacion_jones03integral de los ocho numeritos que en Vértigo vio la luz, una historia llamada Desolación Jones. Un título que sacó junto a un genio de la ilustración como es J. H. Williams III (Promethea, Sandman: Obertura), y con la participacion de Danijel Zezelj y nuestro paisano José Villarrubia; donde plasman una singular visión del mundo en el que vivimos, dando forma a un entorno peligroso e implacable poblado por lo mejor, lo peor y lo más estrafalario de la sociedad.

Donde, en particular, me queda la idea que Warren Ellis deseaba agregar un extraño y nuevo héroe a su repertorio. Un hombre, Michael Jones, un antiguo agente del MI6, el primer tipo que consigue sobrevivir a la Prueba Desolación. Una intervención sumamente peligrosa ideada por el gobierno británico. Una prueba que lo cambia física y mentalmente, volviendo su cabello blanco y dándole una visión muy personal de la realidad, después de vivir un año completo de agonía constante e insomne.

desolacion_jones02Pero el ex-agente de inteligencia británico, el retirado Desolación Jones, ahora llega a fin de mes en el sector privado como detective a sueldo de la comunidad secreta de ex-espías que viven en Los Ángeles. Un trabajo sucio y feo pero que alguien tiene que hacer. Y entonces vemos que es un día más en la oficina mientras Jones sigue pistas en un caso particularmente difícil. Jones profundiza en el lado rancio de la comunidad fantasma de Los Ángeles mientras busca respuestas… Y una niña desaparecida. Lo que le lleva a otra búsqueda: el artefacto más sucio jamás creado por el hombre. Aunque cierta gente parece dispuesta a hacer cualquier cosa para asegurar su fracaso.

Y con varios casos mezclados en uno, vamos devorando esta serie tan particular, tan recomendable, para amantes de este mix de género negro y cyberpunk que tan buenos resultados ha dado, sobre todo, en el cine. desolacion_jones04Jones es contratado para encontrar una caja robada de películas ilícitas y se encuentra a la deriva en el sórdido subterráneo de Los Ángeles. Se encuentra en medio de una masacre sin resolver. Fantasmas y escándalos y una familia unida por el odio. Poco a poco se va dando cuenta de lo mal situado que está cuando se entera que un año atrás, John Asher, un antiguo compañero del MI6, buscó refugio en la comunidad de ex-espías de Los Ángeles y lo encontraron muerto. Seguía sus mismos pasos.

desolacion_jones05Una trama situada en el favorito entorno donde el gran escritor Philip K. Dick escribió sus mejores historias. Un cuento de estilo ciberpunk magníficamente ambientado por J.H. Williams III, un volumen que recopila por primera vez la serie de forma íntegra, incluyendo los dos números del segundo e inconcluso arco argumental, dibujados por Danijel Zezelj (Scalped, DMZ).

Ciencia Ficción de la buena en formato cómic.

Reseña: Última Ronda, de Tim Powers

ultimarondaFue ganadora de los premios World Fantasy y Locus a Mejor Novela de Fantasía en 1993. Veinticinco años después Gigamesh saca está nueva edición con una presentación maravillosa escrita por Ester Cuenca. Antes de empezar, permitidme, amigos lectores, que os pegué un trozo de una entrevista que le hice hace dos años al gran Tim Powers. Le preguntaba por el personaje que mueve en sí toda la novela, el mito del Rey Pescador.
S: ¿Qué puedes decir sobre el Rey Pescador? Tengo la sensación de que disfrutó mucho creando este personaje.
TP: Lo interesante de Fisher King es que es a la vez una figura tan conocida y desconocida al mismo tiempo…, un personaje tan evocador. ¿Por qué a menudo se le describe como pescando en un arroyo? ¿Por qué siempre tiene una herida no cicatrizante que lo vuelve estéril? ¿Por qué se debe hacer una determinada pregunta sobre él, pero de ninguna manera hacer una pregunta diferente en particular? Todas las pocas cosas que sabemos sobre él a partir de los mitos implican una gran historia. Pero solo obtenemos algunos fragmentos inconexos de esa historia. Es el poderoso misterio lo que me fascina de él…

Empiezo. Para que os situéis un poco sobre la mitología de Última Ronda, redescubriremos en las primeras páginas del libro que esta leyenda (también conocida como el Rey Herido o el Rey Malvado) es anterior al cristianismo con raíces en la mitología céltica. Aquí, en Las Vegas, Georges Leon es quien mueve el submundo del juego más allá de las reglas. Sabe que la vida no es simplemente dinero, por eso en el juego busca otra cosa: lo que jamás deberías apostar. Nada es casualidad, ni siquiera que la mítica partida llamada “Asunción” deba jugarse el Día de Pascua. Desde siempre sabemos que los ciclos en algunas religiones marcan el inicio de un nuevo año o era mediante un sacrificio ritual…

Por otro lado, Scott Crane, asediado por las deudas de la hipoteca, regresa a las cartas después de once años sin jugar. Viudo, con cuarenta y siete años, sólo tiene el consuelo de su vecino Archimedes Mavranos, enfermo terminal, que busca en las estadísticas matemáticas y en la magia una cura. Scott fue uno de los que jugó la misteriosa partida llamada “Asunción” en 1969 en el lago Mead donde perdió algo más que sus dólares. El Día de Pascua se acerca y el vencedor de entonces exige lo que ganó. Sabe que nada puede ya hacer, pero lo que le preocupa de verdad es la vida de su hermanastra Diana, asediada por sicarios. Ozzie, jugador supersticioso y padrastro de Scott (quien le enseño a jugar al póker) junto a su vecino Archimedes, se le unirán para intentar salvar a la chica. Mientras tanto el Rey Pescador lo espera para cobrarse su deuda y seguir siendo el amo de Las Vegas por mucho, mucho tiempo.

Vais a leer lo que para mí es ahora mismo es el mejor libro que he leído desde que empezó el año y uno de los que guardaré en mi memoria para siempre. No es sencillo escribir con unos mínimos de inteligibilidad, cuesta poco y se llama tener la idea clara y saber desarrollarla. Tim Powers lo tiene, escribe de una forma tan limpia que todo se entiende sin necesitar una relectura. Da igual qué mitología te narre, la simbología que use o complejos conceptos matemáticos y físicos; Tim, acaba explicándote todo, dejándote pistas y dudas, pero resolviéndolo en los siguientes capítulos. No os asustéis, ya lo dije anteriormente, lo podréis entender con una facilidad asombrosa, él quiere que no perdáis nada de la historia que cuenta. Tendréis controlados desde el principio a los protagonistas principales, pero recordad: estamos en una partida de póker, hay más jugadores, cada uno de ellos tutelado por su propia carta o figura simbólica.

Una vez más, nuestro autor mezcla historia, mitología y realidad con una habilidad extraordinaria. Desde un hotel, siguiendo las pautas de nacimiento/muerte/resurrección de varias religiones, a la simbología de la rosa, pasando por teorías matemáticas, una de ellas la del matemático Mandelbort, entre varias más que iréis encontrando en todo el libro. Junto a fragmentos de La Tierra Baldía, de T.S. Eliot.

Última Ronda se basa en el azar junto a una curiosa baraja de póker en la que se han incluido cartas del tarot. No faltaran las típicas enseñanzas de saber leer en la cara de los jugadores, al fin y al cabo, valen tanto unas buenas cartas como hacer creer a tus adversarios que las tuyas son mejores. Nuestro protagonista no controló entonces, no supo retirarse a tiempo y ahora pagará por eso. Aunque Tim Powers sí lo hizo con este maravilloso libro.

Solo puedo recomendarlo a rabiar, pocas veces vais a leer una partida de póker tan especial, tan bien escrita, simplemente inolvidable.

Reseña: Ejército Nuevo Modelo, de Adam Roberts

EjercitoNuevoModeloTony Block, miembro del Pentagral un ejército nuevo modelo (ENM) formado por mercenarios, contratado por el Parlamento escocés para defender una nueva Escocia independiente, nos irá narrando los combates urbanos y batallas que luchó junto a sus compañeros. Ellos pertenecen a una especie de soldados tecnológicos, yo diría creados en un mundo de distopía, aunque los combates son en nuestra época con lo que sería el actual gobierno inglés. Están interconectados a través de wikis con conexión a la red recibiendo información en tiempo real. En cambio, el ejercito inglés es digamos tal y como lo conocemos. Pero todos sabemos lo que es la Red Informática, nada esta libre de ser manipulado y lo que empezó con un grupo de mercenarios luchando por quienes le pagan incluso tal vez algunos creyendo hasta en la causa, terminará dando un giro terrorífico…

Empiezo.

Una vez ya expresé en una de mis opiniones que los escritores escriben para contar historias o soltar aquello que llevan dentro. Nuestro autor aprovechó su personaje para liberar su forma de pensar o ver el mundo. Dentro de esta novela mezcla entre política, acciones bélicas y algo de ciencia ficción, nos plantea cómo ve él la democracia. En sí, viene a decirnos que la democracia es una estructura fija  donde cada cierto tiempo permiten mediante una representación de teatro fuera de contenido elegir a un jefe. Su protagonista Tony Block cree que actúa en democracia al votar con sus compañeros las maniobras que deben ejecutar, pero nosotros aquí también votamos. ¿Y vivimos por eso en “democracia”? Adam Roberts cuestiona sobre hechos históricos, llegando a tocar las dos guerras mundiales y lo que para él esas dos guerras plantearon al terminarse. Podrás estar de acuerdo con su forma de pensar o no, pero siempre es interesante que un libro te haga reflexionar. Aunque sea para discrepar. Libros así se agradecen.

Comenta que en cierta forma las sociedades en que vivimos existe una violencia oculta que nos impulsa sin saber hacia dónde, dándonos la ilusión de que vivimos en lado distinto. Pero nosotros no construimos nada, la violencia existe pero no es nuestra, sino que la ejercen sobre nosotros y nuestra sociedad la construyen otros que nos venden lo que hay como libertad y democracia cuando es totalitarismo en distintos grados. Como ya dije, en boca de su protagonista nos relata (mientras lucha e intenta salir vivo de los combates), ideas interesantes de las que podréis sacar vuestras propias conclusiones, lo cual me parece perfecto. Se lamenta sobre la verdadera tragedia de todas las luchas, la muerte de civiles de inocentes que no ganaban nada y solo perdían sus vidas. El verdadero interés que hay detrás de cada guerra bélica. El fantasma de un niño lo acompañará incluso llegaran a tener una conversación…

Mientras vais reflexionando lo que plantea el libro, leeréis trozos escritos de forma poética. El autor se permitió relajarse unos instantes de sus propios pensamientos para deleitarnos con párrafos líricos: «El sol escogió ese instante para tender un gran manto de luz…»; lo que nos lleva a comprobar su buena mano narrativa en los detalles que envuelven la historia. Y así llegaremos a la tercera parte dando un giro brutal a lo escrito hasta ahora. Donde percibimos que todo lo leído hasta ahora, era una cortina de humo.

El autor jugaba con nosotros preparándonos para lo inimaginable. No quiero desvelaros nada por que ni siquiera sé si estaréis preparados para leer un final así. Creo que es uno de los finales más asombrosos que he leído. Pero si hubo un mensaje que quedó claro es que hay que rebelarse tomando las calles si hace falta. Buscar ese régimen abierto que nos han negado por que solo ahí existe la verdadera libertad.

Un libro que va mucho más allá de una simple historia creada por un autor.

Reseña: La Ciudad y la Ciudad, de China Miéville

la ciudad y la ciudadLa Ciudad y la Ciudad puede ser perfectamente el libro de China Miéville que más rápido he leído. ¿Pudiera deberse a qué es más corto en páginas que los demás? Esa no es la razón. Es tener la sensación de que he leído una de las mejores novelas de Ciencia Ficción en mucho tiempo. Pero CF de la buena, de esa que tú y yo sabemos, de ese tipo de CF donde se mezcla género negro y se saca adelante muy dignamente dicha unión. Lo de “digno” es, por que nunca consideré a Miéville fuera de la CF, y aquí me ha demostrado que lo vale en grande para otros géneros. Comenzando la historia con un hecho muy típico (una joven asesinada) pero afortunadamente, complicando bastante más las cosas de lo que en esos comienzos de la novela criminal puedas encontrar.

China Miéville es quizás el mejor escritor de CF de la generación actual. No solo lo digo yo, dos grandes autores como J.G. Ballard y M. John Harrison producen gran parte de su ficción y no es por casualidad. La primera novela de Miéville (El Rey Rata) fue una sombría historia de terror urbana sobre el Londres contemporáneo. No obstante, sus últimos trabajos se desarrollaban principalmente en el mundo alternativo de Bas-Lag: novelas ambiciosas como La Estación de la Calle Perdido y El Concilio de Hierro, repletas de personajes grotescos, imágenes maravillosas, monstruos asombrosos, parábolas políticas y tramas intrincadas.

Pero La Ciudad y la Ciudad es muy diferente. Se lleva a cabo en un mundo natural…, entre comillas. Un escenario post-soviético que se basa en la teoría de cuerdas para la ideal general y la experiencia convencional para una trama concreta. Aparte de un detalle excepcional, este libro podría ser una ingeniosa historia de misterio contada desde el punto de vista de un policía de Los Balcanes que lucha para hacer frente a los problemas de una sociedad cargada de tradiciones y actitudes de su reciente pasado autoritario. Con detalles que tele-transportan a esa clásica literatura inglesa con rasgos distintivos como tranvías traqueteantes en dirección a las zonas ocupadas de Viena. Casi se puede escuchar una cítara que vibra en alguna parte de una alcantarilla oculta…

Jugando con la idea actual de los físicos teóricos de que más de un objeto puede ocupar el mismo espacio físico, Miéville muestra una inteligencia disciplinada que recuerda al difunto Barrington Bayley (que se especializó brillantemente en implausibilidades científicas), ayudándonos a aferrarnos a la idea de que la ciudad de Beszel existe en el mismo espacio que la ciudad de Ul Qoma. Los ciudadanos de cada ciudad pueden percibir vagamente a los otros, pero tienen prohibido, bajo pena (administradas por una autoridad suprema), interactuar con ellos. Han aprendido por hábito a “no ver”. Las ciudades tienen diferentes aeropuertos, códigos de marcación internacional, enlaces de internet, los automóviles navegan instintivamente uno alrededor del otro; los oficiales de policía cooperan pero no se les permite detener o investigar crímenes cometidos en la otra ciudad… Sutilmente, casi casualmente, Miéville construye una metáfora de la vida moderna en la que nuestros hábitos de “no ver”, nos permiten ignorar aquello que no afecta directamente a nuestras vidas. Sin embargo, no nos anima a entender su novela como una parábola, sino como un misterio policial que trata circunstancias extraordinarias.

La Ciudad y la Ciudad es una excelente investigación de homicidios que cambia casi con cada página muy en la tradición del dios de esto, Philip K Dick. Pero no la veáis como una temática complicada. Todos los misterios y eventos son explicados; el protagonista es un obstinado descubridor de la verdad, frustrado por las reglas de La Brecha pero aceptando las reglas…, en principio. Esas reglas famosas por su inflexible rigidez. El cuerpo de una joven se encuentra en una urbanización destartalada y a Borlú (el inspector protagonista) le asignan el caso. Casi desde el principio se da cuenta de que hay algo inusual en el asesinato. Está convencido de que se trata de un paso ilegal entre las dos ciudades y por lo tanto, es un asunto en gordo que va en contra de las principales Leyes de Incumplimiento. Alguien con poder, tal vez un político, lo mantiene como un caso policial ordinario. ¿Pero por qué?

Te encantará el por qué de todo.

Originalmente publicada en 2009, La Ciudad y la Ciudad es la obra maestra que ha convertido a China Miéville en una de las mayores voces de las letras anglosajonas actuales. Nova CF, el sello de Ediciones B especializado en Ciencia Ficción, publica esta joya del autor. Yo sigo vibrando aún. Sobre todo, por que me he enterado que esta genial idea será llevada a la pantalla en breve. ¡Wow!

Reseña: Electric Dreams, de Philip K. Dick

electric-dreamsEs al revés. Que una historia o historias de un libro lleguen a TV sea una excusa para que una novela o antología vuelva a reeditarse…. Ufff. Pero en fin, a nosotros los lectores nos debe dar igual, no es cuestión de ser rencorosos, con que nos llegue el libro de algún modo, que vuelva a estar disponible; nos debe bastar. Ya sabéis, cual debe ser nuestra máxima: «¡Recurrir antes a las fuentes!».

Philip K. Dick amaba escribir sobre tipos comunes. Gente ordinaria que viaja en su auto-espacial a Ganimedes todas las mañanas o que hacen un giro equivocado en un viaje de negocios y arruinan el continuo espacio-tiempo. Pero gente común, al fin y al cabo. Los relatos que escribió allá por la década de los 50s, están llenos de tipos con nombres como Doug, Ed y Bill, gentes de a pie que besan a sus esposa en la puerta de su casa antes de irse. Antes de tropezar con una situación galáctica que evoca uno de los temas favoritos de Dick: ¿Estamos seguros de que la realidad es… real? Una pregunta dura, pero eterna. Una pregunta que, al igual que el trabajo pulp de Dick, perdura.

Electric Dreams es la nueva serie de televisión basada en los relatos incluidos en esta antología. La serie de diez capítulos independientes está escrita y producida por el nominado a los Emmy Ronald D. Moore (Battlestar Galactica, Outlander) y Michael Dinner (Justified, Masters of Sex), con el nominado al Oscar de la Academia Bryan Cranston (Trumbo, Breaking Bad) como productor ejecutivo e intérprete de la serie. Minotauro, en su Colección Philip K. Dick, acaba de publicar la antología de relatos en la que mayormente se basa la serie. Dicen que la serie ilustra la visión profética de Philip K. Dick. Ya veremos, yo por el momento he disfrutado como un poseso con diez relatos que te trasladan, te llevan a teorías en las que no te paras  a pensar normalmente. Nada que me sorprenda o sorprenda al fan del maestro. Pero con ese “toque”. De ese mismo autor que se mostraba escéptico sobre sus propias teorías. Y que a través de sus escritos, nos lleva a veces a ver que hay cosas que nunca cambiarán… Como en Campaña Publicitaria, cuando un hombre es bombardeado psicológicamente con avisos robóticos y vendedores a puerta fría; idea llevada a otra época que les sonará a cualquiera que haya tenido que desactivar todo lo que suena en su casa para no ser molestado.

Aunque también encontraréis historias de diversa índole, con ideas la mar de interesantes. Exempli gratia: El Fabricante de Capuchas es una aguda crítica del autoritarismo, los ciudadanos comunes son vigilados por “teeps” que leen la mente (mutantes humanos atrapados en una explosión nuclear), artilugios en busca de deslealtad. O Pieza de Colección, que muestra esa “generosidad de posguerra” que subvive en USA, cuando un conservador de museos del siglo XXII encuentra un desgarro en el espacio-tiempo y decide vivir en su exposición de finales del siglo XX. Historias que de algún modo u otro nacieron claramente de la ansiedad de la Guerra Fría. Pero a diferencia de otros escritores de Ciencia Ficción como Arthur C. Clarke, cuyas historias pulps también de los 50s tenían la costumbre de terminar sin miedo, con nubes de hongos… Las historias de Dick han perdurado porque comprendió que la opresión y la paranoia eran eventos locales, de hecho, muestra bastante bien este tema en barrios obreros casi siempre.

El Ahorcado es de lejos la historia más contundente de la colección. Una trama que sugiere que Dick quedó bastante impactado con La Lotería, de Shirley Jackson, publicada unos años antes. Un vendedor de televisión emerge de su sótano para descubrir un cadáver colgado de una farola, pero sus vecinos son extrañamente optimistas sobre el linchamiento. Muy pronto, está claro que sus mentes son… En fin, no voy a contar más. En el tema relato se spoilea con facilidad. Quedan algunos relatos más como El Abonado, El Padre-Cosa (relato muy conocido y ya trasladado a la TV), El Planeta Imposible, Foster, estás muerto, Autofab y Humano es. Cada uno en su linea de sorprender al lector. ¿Alegorías del racismo? ¿Capitalismo? ¿Comunismo? Dick los invita a elegir. Por favor, disfruten de esto. Abran sus mentes.

La caja tonta puede esperar.

Reseña: Star Wars. Sinvergüenzas (Leyendas), de Timothy Zhan

sinverguenzasTimun Mas y Planeta Cómic publica temario para ir preparado al examen de la nueva película de Han Solo, el 24 de Mayo en cines. Preparando el hype más que nada. Gustoso de haber devorado otra historia de acción, una ideal para conocer muchos de los aspectos de uno de los personajes de la trinidad original. Y sí, en ocasiones, me llaman bicho raro. ¿Por? Por cosas como ésta: haberme leído Sinvergüenzas, de Timothy Zahn, en menos de una semana. Puedes llamar friki, weird o fanático lector a una persona por esa cuestión. O sencillamente intentar ver que lo leído lo vale. Es pura acción. Aunque por supuesto, no esperaba menos de una novela liderada por el protagonismo de tres caraduras como son Han Solo, Chewbacca y Lando Calrissian.

Los que seguís asiduamente Crónicas Literarias – Desde New York, ya sabéis que una de mis nuevas pasiones es haberme enganchado a leer toda esta nueva oleada de novelas que Timun Mas y Planeta Cómic están poniendo a disposición del aficionado. Ya he contado que nunca fui un fan acérrimo de la franquicia, pero que las nuevas pelis y cómics, me han hecho replantearme el tema. “Lo vivido” hasta ahora, me encanta. Después de unas variadas e ilusionantes novelas leidas del Universo Expandido, de momento, no encuentro piedra en el camino que me incite a dejarlo.

Los protagonistas de Zahn juntan sus talentos en Sinvergüenzas para entrar en la propiedad de un jefe de un crimen organizado. De un entorno tan hostil como son las tierras de la organización criminal Sol Negro. ¿Se puede decir y atraer tanto con tan solo una frase? En las novelas del Universo Expandido no escribe cualquiera. Si eres un aficionado a la literatura de Ciencia Ficción comprobarás que los escritores que hacen acto de presencia aquí, la mayoría, son autores de renombre fuera de la franquicia. Y dentro de este grupo de escritores está el señor Zahn. Nunca me ha decepcionado una novela de Timothy Zahn. Ya sea de Star Wars o cualquier otra novela. Un escrito del señor Zahn es sinónimo de calidad. Podemos empezar por ahí.

Sinvergüenzas está ambientada entre los eventos de Una Nueva Esperanza y El Imperio Contraataca. Liderados por Han Solo, Chewbacca y Lando Calrissian, los protagonistas de Zahn juntan sus talentos para entrar en un peligroso lugar. Dicen que hay que estar loco para infiltrarse en la fortificación de la organización criminal Sol Negro… Han Solo y su panda de granujas son algo más que insensatos, por lo que dicho plan no les atemoriza para nada. Forzar la caja fuerte más inexpugnable de toda la galaxia parece una misión curiosa para ellos. Sólo hay que rodearse de una buena panda de pícaros para eludir, engañar y vencer a matones fuertemente armados, droides asesinos y agentes imperiales; mientras se intenta el robo del siglo.

Decir algo más, podría spoilear la historia. Pero tendré cuidado. Hay planes que funcionan y planes que no. Hay agentes dobles y llamadas inesperadas. Y hay todo tipo de cosas que provocan que las películas de atraco más famosas y ciertos argumentos, los tengas en mente. Pero claro, ninguno de ellos eran divertidos en el sentido de ver entre ellos wookiees corriendo, capsulas de escape por doquier y pistolas blaster trabajando por un tubo. Sí que puede lastrar algo la abundancia de personajes. Fuera de los miembros de la Trilogía Original, reconocí algunos personajes de otros libros de Zahn, y hay enlaces significativos a otras entidades del Universo Expandido, sobre todo, a la nombrada organización criminal Sol Negro; creada para Shadows of the Empire. Tanto el equipo de atraco, como los miembros de sus diversas fuerzas enemigas son tantos en número y papel que es fácil perderse un poco. Más que nada, tener presente su rol de equipo, como el ladrón de naves o el ladrón de gatos, por ejemplo. No obstante, Zahn cuenta una historia tan trepidante, que la sacas adelante sin problemas. Intercambia lugares y piezas de manera tan efectiva, que para nada tienes que volver a leer algo, para aclararte.

Sinvergüenzas me recordó mucho a las aventuras de Han Solo, de Brian Daley. Historias que me encantan desde que las descubrí. Me gusta la idea de ver a Han y Chewie solos, independientemente de la Rebelión, sus lazos y complicaciones. Ahora que lo pienso, quizás por eso devorara la novela a un ritmo tan endiablado. Sinvergüenzas es una pieza de acción/aventura directa e independiente. Hay referencias a personajes, lugares y eventos en la lucha global de Rebeldes versus Imperio sí, pero en general, aquí el tema es otro. Un contexto divertido y ameno. Por supuesto, basado en el refrán «Quién roba a un ladrón…».

Reseña: Los Viajes de Tuf, de George R. R. Martin

losviajesdetufEntre tanto cómic, siempre ando con una novela entre manos. Suelen ser…, o mejor dicho, suelo buscar historias con enganche, argumentos muy atractivos que por encima de todo anden fuera de complicaciones y sean tramas fáciles de recordar. Para que mi cerebro no estalle y se pierda entre tanto mundo fantástico. Un ejemplo ideal de llevar adelante un proyecto así ha sido disfrutar entre tanta viñeta de un pedazo de novela como es Los Viajes de Tuf, de George R. R. Martin. Una novela que reúne una década de historias sobre Haviland Tuf; un comerciante interestelar, honesto, un tipo corpulento, calvo y con la piel blanca como el hueso que además es vegetariano, bebe cerveza por un tubo, come demasiado y le encantan los gatos. Tuf se hace con una nave espacial llamada el Arca, la única superviviente del antiguo Cuerpo de Ingeniería de la Vieja Tierra. Originalmente un arma mortal, que preserva los secretos de una ciencia ahora olvidada pero que aún funciona lo suficientemente bien como para crear, unir genes y clonar cualquiera de las especies de plantas y animales, que se pudieran encontrar. Tanto benevolentes como destructivas. No me digáis que no es súper original.

Uno se siente raro cuando lleva aconsejando tanto tiempo a un autor, y resulta que hasta que no se hace mundialmente conocido (¡por una serie de TV!), no empiezan a reparar en sus obras. A George R.R. Martin lo descubrí hace unos veinte años. Lo recomendé y lo recomendé. Sus cuentos molaban cantidad. Para mí fue un enorme descubrimiento encontrarle en un ejemplar de la extinta colección de Martínez Roca, en la colección Gran Súper Ficción. Una antología que trataba los Premios Hugo (el premio más importante a nivel mundial que se otorga a la literatura de Ciencia Ficción), y que se llevan dando desde casi principios del Siglo XX. En fin, di con un tomo que contenía dos relatos suyos. ¡El tío había ganado el Hugo al Mejor Relato con dos cuentos de su propiedad! Uno era El camino de la Cruz y el Dragón y el otro Los reyes de la arena. Dos joyas de la CF que recomiendo que leáis cuanto antes. Era entonces un joven llamado George R. R. Martin, que ya había ganado anteriormente un Hugo con una novela corta, pero que a partir de aquí empezaba a dar que hablar bastante sobre todo dentro de la literatura fantástica. Hasta que dio el pelotazo con sus novelas de Fantasía de Canción de Hielo y Fuego, o como lo conoceréis muchos, Juego de Tronos.

He leído bastante de Martin. Incluso cuentos y novelas de Terror que el maestro también ha parido. La pendiente por excelencia era Los Viajes de Tuf. La única traducida a nuestro idioma que aún había dejado pasar. Y la misma que me ha hecho recordar lo magnífico escritor que es. El poder de enganche a la lectura que provoca, la cantidad de ideas originales que aporta…; merecía entonces algo especial. Ser devorada en esta estupenda edición en tapa dura que acaba de reeditar Ediciones B, en su siempre recomendable sello Nova. Era el momento, sin duda.

Lo que he disfrutado enormemente en Los Viajes de Tuf, ha sido el personaje central Haviland Tuf. Un hombre grande en todos los aspectos, por el simple hecho de desconfiar de los humanos. En lugar de ser el superhombre arquetípico con mandíbula de hierro y pecho de barril que a menudo se encuentra en las aventuras espaciales del género, Tuf es alguien que confía en su astucia e ingenio, por encima de todas las cosas. También es un hombre decente en un universo de gente codiciosa e ignorante sin escrúpulos, ni moral. En estas historias que protagoniza, Tuf navega a salvo (o no) en un universo exótico pero hostil, impartiendo su sabiduría y benevolencia frente a los celos y los listillos que se interesan sólo por ellos mismos. Su nave, el Arca, tiene un enorme potencial y un poder asombroso. Sin embargo, Tuf la usa para el bien universal, a la vez que obtiene buenos beneficios personales. Es un comerciante después de todo…

Pero dejaremos eso de lado por ahora, solo agradezcamos que el arma más poderosa en el espacio esté en buenas manos, manos que ahora controlan el material celular de miles de extrañas criaturas. Y así se enfrenta a mundos lejanos, diferentes tramas entre las que destacan planetas de hostiles monstruos, anfitriones con curiosas diversiones, una población adicta a la procreación, un dictador que está dispuesto a desatar plagas por salirse con la suya… Y bastante más. Y lo único que se interpone entre esos egoístas colonos o degenerados habitantes de mundos alternos que llevaran la vida al desastre o la extinción: es el ingenio de Tuf. Y su reputación como honesto comerciante en un universo de pícaros.

George R. R. Martin es maestro en el diálogo y la creación de personajes. Si habéis leído Juego de Tronos o algún otro libro de la saga, habréis podido ver como desarrolla este poder en su máximo esplendor. Ya en Los Viajes de Tuf se nota como iba madurando este don. Recordad que es una novela que vio la luz por primera vez en 1986. Ahí es nada. Y como tremendamente ha aguantado el paso del tiempo, buah… La forma en que sus personajes hablan, sus motivos y su humor suenan a verdad. Realidad, si queréis. Si esperas una novela de acción a lo Star Wars, muchas peleas y rayos láser, este no es el rollo de Los Viajes de Tuf. Trata la filantropía y la resolución de problemas ecológicos en una escala galáctica pero con entretenidas tramas diversas por las que tiene que pasar el protagonista.

Todos los buenos epítetos que se le puedan achacar a Martin son más que merecidos. Que grande.