Archive for Ciencia Ficción

Reseña: Ciencia Ficción Rusa y Soviética Vol.1 Del Siglo XIX a la Revolución, de VVAA

CF Rusa y Soviética 1¿Es conocida la Ciencia Ficción Rusa o Soviética? Diríamos que no. Aunque su influencia ha sido tal inspiración para autores, guionistas y directores que laboran hoy en día en cualquier parte del mundo, que desde no hace mucho (casi sin darnos cuenta), hemos empezado a ver las consecuencias en sus obras. En esencia, en cine y televisión. Siguiendo la estela de las antologías completas de Ediciones Nevsky como Cuentos Completos de Gógol, la Prosa de Ajmátova, o la Prosa Breve e Inéditos, de Lermóntov; desde Nevsky acometen la tarea de compilar la antología más completa y definitiva posible de relatos de Ciencia Ficción Rusa y Soviética que jamás haya sido publicada en español. Cuenta esta pequeña pero muy recomendable editorial que la idea es dividir el proyecto en tres volúmenes: comenzando con este primero que os reseñamos hoy, centrado en las fantasías futuristas del siglo XIX.

Os decía que, la literatura rusa fantástica ha sido apreciada por muchos de nosotros casi sin darnos cuenta. A pesar de ser una gran desconocida en sí y de permanecer en su mayor parte inédita. En esta recopilación, el editor James Womack hace una interesante selección de cuentos precedida por una introducción donde incluye una sustanciosa retrospectiva de algunos de los primeros autores del género, los cuales comenzaron a fusionar en sus escritos fantasía con hecho científicos. Enmarcando en este volumen cuentos de autores de finales del siglo XIX y dejando claro que cuando uno se encarga de una antología, es muy difícil satisfacer a todo el mundo.

Ciencia Ficción Rusa y Soviética Vol.1: Del Siglo XIX a la Revolución incluye relatos como Fábulas verosímiles, o un viaje por el mundo en el siglo XXIX, de Faddéi Bulgarin; El viaje científico a la isla de los Osos, de Ósip Senkovski (altamente recomendable); El año 4338, de Vladímir Odóievski (más caviar); En la Luna, de Konstantín Tsiolkovski; Una tarde en el año 2217, de Nikolái Fiódorov; Justicia mecánica, de Alexander Kuprín; La República de la Cruz del Sur, de Valeri Briúsov (otro que me ha encantado) y La fiesta de la inmortalidad, de Alexander Bogdánov (una historia que no se me olvidará nunca).

Cabe destacar la alta calidad de los relatos. Tanto en el aspecto narrativo como en el científico. En general, la descripción de fenómenos físicos, biológicos…, etc. es detallado y sustenta adecuadamente el desarrollo de las historias. Desarrollos que no difieren mucho de los primeros temas en los que se centró este naciente género por entonces. Aunque sea cierto que existen algunas particularidades que alejan las tramas de la CF occidental que se escribía en aquellos años. Con todo, encontrarás humor negro, un viaje en el tiempo a un futuro modélico, un viaje a una región mítica, lugares u horizontes perdidos exentos de la intervención humana, el descubrimiento de un pasado común en el origen de todas las civilizaciones de la Tierra, una relación epistolar entre dos corresponsales en un futuro lejano… Toda una serie de utopías en las que perdernos fácilmente.

Cuando intento recomendar una antología no me gusta entrar demasiado en materia. Siendo narraciones breves, lo ideal es disfrutarlos de pé a pá sin trailers-spoilers-consejos que valgan. En algunas historias notaréis desarrollos relativamente viejunos pero la mayoría, en especial, las que parten de la idea de viajes espaciales, no tienen nada que envidiar a todo lo que vino en este gran género poco después. Adelantadas a su época, la lectura y una gran y reciente traducción por parte del equipo de Nevsky, lo vuelven un volumen ligero y totalmente disfrutable a día de hoy.

Un proyecto no sé si definitivo como se indica, tendría que devorar los tres volúmenes para hacer una valoración más subjetiva. Pero lo que sí es, sin duda, es un titulo especial, diferente, que incita al completismo del mejor aficionado a la Ciencia Ficción. Ese que se hace mayor con los años y que cada vez se vuelve más exquisito y formado. Por no decir sibarita.

Yo mismo.

Reseña: La Ciudad al Borde de la Eternidad, de Harlan Ellison, David y Scott Tipton y J. K. Woodward

LaCiudadAlBordeEternidadLas sorpresas inesperadas…, bueno, las sorpresas siempre deben ser inesperadas, ¿no? Son las que mejor degustamos. De vez en cuando alguna editorial consigue hacerse con los derechos de una obra magna. Una editorial con no mucho poder económico pero que sabe estar al quite para pillar un titulazo que a las grandes se les escapa o no supieron apreciar. Y es así como encontramos una reciente y gran publicación como es La Ciudad al Borde de la Eternidad, del maestro Harlan Ellison, viendo la luz en Drakul Editorial. Por primera vez, con un formato gráfico excelente (todas las páginas pintadas a mano, sin efectos digitales), podremos disfrutar de esta historia tal como inicialmente fue concebida. Incluyendo un curioso prólogo y epílogo de la mano del propio maestro Ellison. En el 50 aniversario de Star Trek, Drakul publica este cómic mítico, que ningún amante de la CF debe perderse. Todo lo que contiene, todo lo que supone y obviamente, todo lo que hay detrás.

¿A qué me refiero? Fue un guion concebido por el propio Ellison para ser llevado a la serie de TV, pero desechado por ser demasiado extenso. Aunque se puede decir que más bien costoso de rodar y políticamente incorrecto. Y algunos se atrevieron a decir que poco consecuente con el espíritu de Star Trek. Puuff, no sé que deciros. Aun así no se desestimó inicialmente y se le sometió a numerosas modificaciones por parte de varios editores y guionistas antes de ser rodado. ¿Y dónde está la pega si este guion gana en el mismo año de la emisión del capítulo el Premio de la Sociedad de Escritores de LaCiudadAlBordeEternidad02América (WGA) al mejor guion dramático?

Star Trek: La Ciudad al Borde de la Eternidad recoge la miniserie de cinco números, basada en el guion original de Ellison para un episodio de la franquicia. La adaptación llevada al cómic por parte de David y Scott Tipton, captan exactamente las voces de los personajes. Las sensaciones son las mismas que al sentarte frente a la caja tonta para perderte en el espacio profundo que propone Star Trek. Si has sido seguidor de la serie, al menos, de la última época que es la que yo recomiendo, te sentirás como si pudieras escuchar las vivas voces de Kirk y Spock, Además de William Shatner y Leonard Nimoy, por supuesto. Encontrando además que el artista J. K. Woodward hace un trabajo excepcional, no sólo haciendo que los personajes se parezcan a sus homólogos de televisión, sino que se reproducen los matices en un dibujo fotorrealista ideal para meterte en LaCiudadAlBordeEternidad03vereda con: la ceja levantada de Nimoy, la mitad sonrisa de Shatner y así sucesivamente.

Una de las diferencias más grandes e inmediatas entre el cómic y el episodio finalmente emitido es que el Dr. McCoy no juega casi ningún papel aquí. Para nada se inyecta accidentalmente con una droga psicótica y se lanza a través de un portal para viajar en el tiempo. El culpable es Beckwith, un miembro de la tripulación de Enterprise, aparentemente, traficante de drogas, que asesina a uno de sus compradores y luego se escapa por el portal… Como veis, lo ideal es leer el cómic y ver el episodio (o viceversa), para tener una idea objetiva del producto. El por qué de que este guion no habría funcionado en el canon de una famosa serie de TV en USA, es fácilmente detectable. Entre algunas cosas más, encontrar drogas en la nave que el Capitán Kirk y los altos oficiales comandan, sin ser ellos conscientes… Y al mismo tiempo, la injusticia radical de este desarrollo de la trama… Hace que estemos ante una trama más realista que casi cualquiera de las muchas que puedes encontrar en Star Trek. De las que generalmente carece.

LaCiudadAlBordeEternidad00¿Varias cosas más “fuera de lugar”? McCoy provocando el desastre, Kirk enamorándose de Edith Keeler en contra de la opinión de todos, Spock defendiendo la muerte de… (No voy a spoilear más). Pero os diré que durante la lectura, me encantó ver la idea del narcotraficante dentro de la Enterprise. No es que sienta afinidad sobre las drogas ni mucho menos, pero no me negaréis que un tema tan actual desde hace cuarenta años, encontrarlo dentro de un capítulo de una mítica serie, convierte el guion de Ellison en un material más maduro que casi cualquier otro episodio. Una ideal original como pocas, extraída de nuestro pésima realidad. Uno de los capítulos mejor valorados por los aficionados de la serie y también por la crítica. Galardonado además con el Premio Hugo.

¿Se puede pedir más?

Reseña: Consecuencias. Deuda de Vida, de Chuck Wendig

consecuenciasdeudadevidaStar Wars everywhere… Mires donde mires…, Rogue One ya disponible en cines… Star Wars everywhere. Si te mola desde siempre, si eres un seguidor acérrimo o si eres de esta nueva ola, si te has subido a este nuevo tsunami como un servidor; vas a tener donde elegir. Planeta Cómic y Timun Mas se encarga de ello con cómics, novelas y demás merchandising para lectores de la más famosa saga intergaláctica de todos los tiempos. Da la sensación de que las novelas y los cómics siempre fueron hechos sólo para los que no quedaron verdaderamente saciados con los films. Pues sí, en un porcentaje muy alto es así, pero eso no va en detrimento de la calidad de las obras. De hecho, si te pones con ello como un servidor, vas a encontrar más de una joyita que muchos se están perdiendo por aferrarse solo a las películas.

Consecuencias: Deuda de Vida es la segunda novela en la trilogía post-retorno jedi de Chuck Wendig. Es parte de lo que se considera la nueva llegada de material o proyecto editorial The Force Awake. La novela que daba comienza a la trama comenzaba de forma genial con un nuevo gobierno empezando tras el enfrentamiento perdido por parte del Imperio durante la Batalla de Endor. Grandes novelas que se consideran ya de las mejores del universo expandido. «La guerra no ha terminado», es la premisa impulsora detrás de la que Chuck Wendig arma al lector para introducirse en esta trilogía. La primera incursión canónica en la línea de tiempo después de la lejana El Retorno del Jedi. Y con  personajes tan atractivos como los nuevos rebeldes Norra Wexley y Wedge Antilles persiguiendo al Almirante Rae Sloane.

En Consecuencias, la primera novela, los dejamos en escena y junto a otros personajes como Sinjir Rath Velus, Jas Emari, Jom Barell y Mister Bones, siendo enviados a conseguir algunos objetivos imperiales a sugerencia del almirante Ackbar. Armados con holocrones de datos que Temmin robó a su antiguo señor. Como le gusta hacer a Wendig, ya en el principio de la historia, entramos de lleno a la acción, tratando de secuestrar a un Imperial de un bastión del sindicato del crimen. No obstante, puesto que provienen de diversos orígenes -un piloto rebelde, un adolescente, un ex oficial de la ISB, un cazarrecompensas, un marine y un asesino-, todavía desconfianza dentro del grupo, y va creciendo la tensión de unos sobre otros. Pero Norra Wexley se emperra en perseguir con desdén al Gran Almirante Rae Sloane y resto de líderes del Imperio a través de la galaxia. Los cazados oficiales son llevados ante la justicia, pero Sloane consigue escapar, y los rebeldes le temen, ya que si hay alguien capaz de restaurar el antiguo régimen, es él. Pero la intensa búsqueda se interrumpe cuando Norra recibe una petición urgente de la Princesa Leia. El intento de liberar Kashyyyk ha llevado a Han Solo, Chewbacca y la banda de contrabandistas a una emboscada, con la consiguiente captura de Chewie y desaparición de Han. Norra y su equipo han sido elegidos para encontrar a todos los héroes desaparecidos. Y no pueden imaginar el peligro que les espera… Una época oscura para el Imperio. Ahora les toca a ellos recibir. El Emperador ha muerto y los restos de su antiguo Imperio se reduce. A medida de que la Nueva República lucha por restaurar una paz duradera en la galaxia, algunos se atreven a imaginar nuevos comienzos y nuevos destinos.

Que todo haya vuelto a resurgir, que Star Wars esté de nuevo aquí, con nosotros, ahora, a doquiera que miremos, en mi opinión, sólo trae consecuencias buenas para el verdadero friki de la franquicia. Como os decía, también para todo aquel que se quiera subir al carro. Esto es lo que me mola ahora, CF a raudales, disfrutar del universo expandido; es el momento. Y debéis saber que Chuck Wendig tiene miles de fans al otro lado del charco, no os penséis que es un desconocido. Encontrarse con escenas como a Rae Sloane lidiando con el Almirante de la Flota, Gallius Rax, una figura sombría cuyos métodos no son deseables para nadie. O encontrar a la Princesa Leia preguntando por su marido desaparecido, leer la última comunicación entre los dos y ver como se interrumpe abruptamente y después gravilla… O ver/vivir la estratagema que ha preparado el Imperio para volver a resurgir, no tiene… Bueno, si tiene precio, y está bastante bien para las sensaciones que aporta.

Deuda de Vida es una novela mucho más eficiente que su predecesora Consecuencias. El enfoque y el propósito son más claros. Lo chulo es descubrir la de semillas que Wendig planta en la primera novela y ver como comienzan a dar frutos en ésta. Otra cosa que mola mucho es, que Wendig describe la galaxia no sólo dividida entre el Imperio y la Nueva República, sino en un amasijo de varios grupos que se relacionan, para bien o para mal, entre sí. Diferentes ideologías y objetivos diferentes.

Una obra bastante rica en todos los aspectos.

Reseña: El Eternauta – Segunda Parte, de H.G. Oesterheld y F. Solano López

eternauta2En diversas ocasiones, la viuda de Oesterheld, Elsa Sánchez, y Solano López entregaron estatuillas representando al personaje Juan Salvo de El Eternauta a diversas personalidades en reconocimiento de sus logros. La primera entrega aconteció durante un festival de historieta en los 90s, cuando Elsa Sánchez entregó al mismo Solano López la estatuilla como reconocimiento de los organizadores del festival a su trayectoria. El Eternauta es un cómic argentino de Ciencia Ficción creado por el guionista H.G. Oesterheld y el dibujante Francisco Solano López. Fue publicado inicialmente en Hora Cero Semanal de 1957 a 1959. Tuvo gran cantidad de continuaciones y reediciones, y tanto la historia original como la mayor parte de las continuaciones han sido objeto de frecuentes análisis y controversias. Hace unos días os reseñaba el genial inicio de una de las obras cumbres del cómic de CF, y hoy voy a por la segunda parte. Ahora que Norma Editorial vuelve a ponerla disponible, junto a la Edición 50 Aniversario. El Eternauta en un solo tomo y en una genial edición y de forma económica.

Una segunda parte también de categoría. Muchos catalogan a El Eternauta de clásico. No es para menos. El guion de Oesterheld y los dibujos de Francisco Solano López la convierten en eternauta2_01obra de arte dada la originalidad del argumento, sobre todo, por el año en el que fue publicado. Nada más y nada menos que 1957. Y en mismo día en que actualmente se festeja el Día de la Historieta en Argentina. La dictadura argentina que duró de 1976 a 1983 acabó con la vida de H. G. Oesterheld. En 1977, Oesterheld fue secuestrado junto a sus hijas y nunca más se le volvió a ver. Cuentan que las últimas páginas de El Eternauta, Oesterheld se las dictaba al editor desde una cabina de teléfono desde la clandestinidad…

El Eternauta – Segunda Parte fue escrita por sus autores originales en 1976. Es la primera de las continuaciones de El Eternauta, aunque parezca una redundancia. Pero fue la última obra que realizó Oesterheld antes de ser detenido-desaparecido durante la dictadura argentina. Una obra más que Norma Editorial presenta en una buena edición en tapa dura como se merece. El Eternauta es una aventura atemporal que se revaloriza con cada nueva lectura. Como avisé, he vuelto a ella por lo que cuenta, por lo que representa, y nuevamente a vivir una buena historia. Bastante más política e inestable que su predecesora pero mantiene el fundamento y la eternauta2_03intriga. La buena base de la historia original.

¿Y qué cuenta esta continuación? Comienza en el punto donde terminó la primera trama. Con el guionista de historietas parado, patidifuso, ante la casa de Juan Salvo, quien olvidó todo al reencontrarse con su familia, y que recibía a Favalli, Lucas y Polsky para jugar al Truco, su juego de mesa favorito. Poco después, vuelve a casa perturbado y sin creer todo lo que acaba de vivir. Ya en casa, piensa que todo lo acontecido ha debido ser una alucinación. Va a sus despacho, la misma mesa y silla donde estaba cuando apareció por primera vez el Eternauta y, en un ataque de histeria, sale corriendo a casa de Juan Salvo para decirle lo que pasado y ver si él recuerda. Pero allí nadie le cree, aunque sí que comienzan a asustarse al ver su raciocinio y como narra ciertas curiosidades que tiene que resultar imposible que imagine. Favalli empieza a interrogarle y le dice que posiblemente haya sido atrapado por un “continum”, tiene que ser muy raro que la aventura fuera en 1963, estando ellos en agosto de 1959…

eternauta2_04Y de nuevo la trama está servida. Poco más os diré. Hay que degustarla de cabo a rabo como su predecesora. Una cosa sí os confirmo: el primer episodio termina con un asustado Juan Salvo diciendo: ¡Esto es peor! ¡¡¡Mucho peor!!! Y de pronto se encuentran en un lugar completamente desolado.

Viajes en el tiempo, males que están por venir y la impotencia de no poder evitarlo… El Eternauta – Segunda Parte, no es más que la respuesta febril y emotiva del autor. Pues aquí se hicieron varios cambios y todos para ajustarla un poco más a la “realidad”. La obra sufrió entonces del tema político que rodeaba aquellos años de intransigencia. Oesterheld quiso que aquí sí se percibiera de donde bebía, de donde venía todo, ciertas frases y situaciones. Hechos entre 1959 y 1976 que ocurrieron en la Argentina y en el mundo como el eternauta2_02triunfo de la Revolución Cubana tienen su reflejo aquí. La Guerra de Vietnam, el golpe de estado que derrocó a Frondizi, la muerte del Che Guevara, la “Nueva Izquierda”, el Cordobazo… Toda una serie de contrainsurgencias que una obra, en principio, de Ciencia Ficción no debiera y muestra de alguna manera.

Una segunda versión de la primera historia finalizada cruentamente y con una visión mucho más latinoamericana de las fuerzas en juego. Todo esto sumado al secuestro de las cuatro hijas de Oesterheld, hicieron que el autor plasmara en su obra todo el dolor que sentía.

Reseña: Futuros Perdidos, de Lisa Tuttle

futuros perdidosComo si de un juego de mayorías se tratara, encontrar una buena novela sobre un tema específico suele requiere  mucho de tu parte. E influye para tu buen adquirimiento que sea una novela corta, breve, que vaya directa al grano. Ya que pedimos: bien escrita, que enganche y sea digna de recuerdo. Si se cumple todo, ni que decir tiene que estamos ante una muy buena novela. ¿Y sabéis qué mola? Que no sea de un autor súper conocido y que casi nadie te la haya recomendado. Que sea todo un descubrimiento.

(Miras alrededor, unos se encaminan hacia sus trabajos, a llevar al niño a la academia y otros beben en el bar como si no hubiera un mañana. Y tú te dices: pedazo de historia que acabo de leer y quizás ninguno de estos ilusos la disfrute nunca).

La sensación de encontrar un tesoro en el lugar menos esperado. Nunca pierdas la esperanza. Hay tesoros para ti. Sólo hay que buscarlos…, e incluso algunos son tan para ti que te llegaran de alguna manera. Todo lo que digo no es sino una metáfora de mi relación con Lisa Tuttle. Una autora cuyos libros por fin empiezan a ver la luz en nuestro país, una autora que lo merece y mucho. Es de esas autoras ocultas en gran parte por los escritores de bestsellers. Y aunque con este calificativo todos los caminos llevan a Stephen King, si buscáis un poco daréis con escritores buenísimas cuyas obras tienen mucho que decir. Autores dignos de mención. Cuyos escritos no consiguieron cruzar el charco cuando en aquella época dorada del género, otros muchos lo hicieron. Y como nunca es tarde si la dicha es buena, créanme que alucinaran con lo bien que escribe esta señora

Ya Ediciones Nevsky nos trajo Nido de pesadillas, una antología que muchos deseábamos leer desde hacía años. Y ahora Gigamesh nos publica esta joyita que es Futuros Perdidos. «Una imaginación extraordinaria, una prosa hermosísima…», como dice su eterno compañero George R. R. Martin.

Sensibilidad clara que toca la fibra, añado yo. Futuros Perdidos es la historia de Clare Beckett, la cual se encuentra saltando de una realidad alternativa a la siguiente a través de un torbellino de vidas diferentes que ella podría haber llevado. Las realidades alternativas son también, en cierto sentido, los sueños en los que Clare no puede saber si la vida actual que vive es un sueño o una realidad. Soltera, acomodada a una vida monótona, arrastra las cicatrices de una mala decisión en el pasado. Su presente se encuentra falto de un auténtico propósito de futuro. Dotada para las matemáticas, carrera que no llegó a cursar pese a que le hubiese encantado, y conocedora por tanto de la teoría cuántica de realidades paralelas, sueña con poder escapar a un mundo mejor. Y así vive situaciones reales y curiosas que son auténticas vidas alternativas. Sin embargo, todo se trunca, empieza a torcerse cuando una pregunta le acecha: ¿y si todo eso que ve, vive y siente no son del todo verdad? ¿Realmente está viajando a dimensiones paralelas o todo se resume a que está perdiendo el norte?

Aparte de la curiosa trama que conforma Futuros Perdidos, en serio, lo que de verdad me asombra de Lisa Tuttle, es lo bien que escribe. Y pese a que esta novela no es parte tanto del género de Terror como cabría esperar, es quizás suspense mezclado con Ciencia Ficción; no deja de obtener una prosa altamente elaborada, como parece que tiene todo lo que toca Tuttle. Relatos que son todo un gustazo de leer.

Lisa Tuttle pinta aquí un cuadro de confusas e imágenes febriles. Una sensación parecida a cuando estás ante un lienzo abstracto o cubista, más bien, donde perderte fácilmente entre sueño y realidad. ¿Diferenciarlos? La autora mete en ese lío a la protagonista pero también en cierto modo al lector. Transmite. Trasciende. Realidades paralelas a las que muchos hemos acudido en pensamientos vagos. ¿Qué hubiera sido de mi vida si…? ¿Dónde estaría yo ahora…? El dolor de Clare es tan abundante hacia el final de la novela que al igual que ella, quieres que finalice. Que se aclare la situación.

Una lectura genial. Fluida como pocas. Me declaro fan total de la señora Tuttle.

Reseña: El Eternauta (Edición 50 Aniversario), de H.G. Oesterheld y F. Solano López

eleternauta00Estamos en una muy buena época para el cómic. Que podamos ir a nuestra librería especializada favorita y encontrar publicado El Eternauta en un solo tomo y en una genial edición y de forma económica…; es una buena prueba de ello. Sé que muchos de ustedes habrán oído hablar de pasada de esta obra. Es una obra cumbre en Argentina pero también en gran parte del mundo. Son muchas cosas las que la hacen digna de mención: lo que cuenta, lo que la dictadura de aquel país hizo por silenciarla y la heroicidad del autor de seguir con ella hasta el final de sus días. Pero también la historia. Una genial trama de Ciencia Ficción de las de antes. Una intriga que te mantiene en vilo desde que entras en la primera página. También estoy seguro que muchos autores leyeron esta obra en su día, que muchas de sus historias han bebido de ella, y hablo de productores del misterio como Stephen King, Dean Koontz o alguien más en boca de todos como es Robert Kirkman.

Muchos catalogan a El Eternauta de clásico. Por supuesto, no es para menos. El guion de Héctor Germán Oesterheld y los dibujos de Francisco Solano López la convierten en obra de arte dada la originalidad del argumento, sobre todo, por el año en el que fue publicado. Nada más y nada menos que 1957. El mismo día en que actualmente se festeja el Día de la Historieta en Argentina. Es una idea precursora de otras muchas. Leída hoy en día, asusta, porque ha envejecido demasiado bien. Sí friends, es de esas historias de CF tan bien contadas de las que muchas veces piensas: ¡Mierda, esto podría ocurrir en cualquier momento!.

el eternauta4

Siempre he oído hablar bien de El Eternauta pero jamás pude hacerme con una edición. Ahora Norma Editorial vuelve a ponerla disponible en nuestras librerias… Y la verdad, no sé que esperáis para pillarla.

El Eternauta comienza con una aparición. Mientras un hombre (muy parecido al autor) está en su despacho trabajando en sus guiones de cómics, una figura se materializa en la silla que tiene enfrente. Poco a poco se vislumbra la figura de un ser, un viajero de mirada triste desea contarle como hace lo que hace y el eternauta6porqué lo hace. Se hace llamar El Eternauta y sin más dilación relata su historia. Una catástrofe terrible se hizo con la ciudad de Buenos Aires una noche como aquella, años atrás. Una nevada extraña, mortal, acabó con todo ser viviente que respiraba bajo ella. La ciudad quedó desierta en poco tiempo, sólo aquellos que quedaron refugiados en sus casas y fueron tan listos como para mantenerse dentro con los cristales cerrados, sobrevivieron. Aquel fatídico día, Juan Salvo (El Eternauta), jugaba en su alcoba una partida de carta junto a sus amigos, mientras su esposa y su hija dormían.

Muy pronto se encontraron siendo robinsones en aquel mar de muerte. De hecho, uno de sus amigos no pudo soportar la presión y huye de la casa en busca de su mujer y sus hijos, para poco después caer inerte sobre el piso. Como tantos otros que ya son sombras bajo aquella extraña nieve que sigue cayendo del cielo, Favalli, el amigo científico que parece ser el más listo de todos, propone hacer unos trajes aislantes con el material de buceo que Juan Salvo guarda en su alcoba. La vida cambia para todos. Ahora sólo el más listo sobrevivirá. El mundo es ahora una jungla en la que todos ser viviente luchará por su supervivencia y esa supervivencia se traduce en comida, agua pura, armas y está claro; un lugar seguro en el que vivir.

el eternauta7

Una intriga demasiado agobiante penetró en mí al leer El Eternauta. Es de esas veces que te encanta lo que estas viendo/leyendo, que quieres saber más y que no quieres que se acabe. Te mantiene en vilo de una forma extrema por lo que pasará a continuación y sientes nervios porque no quieres que lo que salga a continuación te decepcione. Es como si estuvieras esperando a que el autor la cague con una escena ilógica pero friends, esto nunca sucede. De ahí mi comparación con los cómics de The Walking Dead, de Robert Kirkman.

el eternauta5La dictadura Argentina que duró de 1976 a 1983 acabó con la vida de H. G. Oesterheld. En 1977, Oesterheld fue secuestrado junto a sus hijas y nunca más se le volvió a ver. Cuentan que las últimas páginas de El Eternauta, Oesterheld se las dictaba al editor desde una cabina de teléfono desde la clandestinidad. También cuentan atrocidades como que al autor le enseñaron las fotos de sus hijas muertas antes de acabar con él. Dicen que fue víctima de uno de esos famosos “Vuelos de la Muerte”, en los que subían a aviones a los no conformes con el régimen y los hacían saltar en mitad del océano. Así se las gastaban aquellos hijos de puta con la gente diferente, con la gente creativa… y diferente a ellos.

Me sentí mal cuando llegué al final de El Eternauta. Estos personajes han calado tanto en mí que jamás los olvidaré. Probablemente, también beban mis futuros escritos de esta genial obra. Oesterheld resuelve la historia de un modo magistral, me ha encantado, la trama brilla cuando ya no puede hacerlo más y quedan lazos abiertos para futuras publicaciones… que sin duda, llegaron. Y Norma también acaba de publicar también. el eternauta3Un poco antes de su secuestro (en 1975), Oesterheld y Solano López realizaron una segunda parte que enlaza directamente con la historia original y en la que Oesterheld volcó mucho de propaganda política revolucionaria e incluso se atrevió a coprotagonizar el cómic más allá de su papel como narrador. Pero ya nada era igual. Dicen que la venganza guiaba su pluma. Pero sin duda, me haré con esa segunda parte para degustarla. faltaría más.

El Eternauta original, sí, este que les presento, es la joya. Norma Editorial además aporta una muy buena edición en tapa dura, portadas originales en el interior y un interesantísimo prólogo de Carlos Trillo. Dicen que El Eternauta es una aventura atemporal, que se revaloriza con cada nueva lectura. En no mucho tiempo volveré a ella por lo que cuenta, por lo que representa, por lo que me hizo sentir esta genial trama de ese gran idealista llamado H. G. Oesterheld. No cabe duda alguna.

Reseña: El Despertar del Leviatán, de James S. A. Corey

EL-DESPERTAR-DEL-LEVIATANEl éxito de la ópera espacial El Despertar del Leviatán en USA, no es un secreto. James S. A. Corey se ha llegado a poner en la órbita del formidable George R. R. Martin igualándolo en ventas de una sola novela. Una novela que se cataloga como space-opera y que cumple todos los requisitos para ello, en mi opinión. Pero una space-opera de ligero peso y estilo retro, es decir, a la antigua usanza, nada de “New Space Opera”, enfoque literario con el se que se cataloga las novelas de Kim Stanley Robinson, por ejemplo.

¿El Despertar del Leviatán pertenece a lo más tradicional? Con un argumento, una línea principal bien apreciada por los críticos que se han puesto con ella; se confirma que nada de lo dicho anteriormente es cierto. El Despertar del Leviatán cambia algo los parámetros tradicionales. Y no es de extrañar que innove, y por ello tampoco que sorprenda enterarnos que había llegado a las listas de nominados para el Premio Hugo a la Mejor Novela y al Locus a la Mejor Novela de Ciencia Ficción, en el 2012. Y después de leerla, os aseguro que algo debió ganar, pues este no es el tipo de novela que por lo general obtiene aclamación en estos días. Pero lo que la novela expone es tan curioso como original.

Veámoslo: El Despertar del Leviatán se establece en un futuro en el que la humanidad ha colonizado gran parte del Sistema Solar, pero para nada todo el Espacio Interestelar. En el Cinturón de Asteroides y más allá, las tensiones están aumentando entre las Naciones Unidas de la Tierra, Marte y los planetas exteriores. Por un lado, James Holden, oficial ejecutivo de un carguero de hielo de los planetas exteriores, y su tripulación, su segundo al mando Naomi Nagata, el piloto Alex Kamal y el mecánico Amos Burton; son testigos de la destrucción de una nave espacial. La Scopuli. Por otro, el inspector Miller busca a una chica desaparecida, la terráquea Julie Mao de padres adinerados. Las pistas de ambos se relacionan. Las pistas lo llevan a la Scopuli, la nave abandonada que parece haber sufrido un hecho terrible. Dos búsquedas distintas que parecen tener mucho en común. Una conspiración de conspiraciones basadas en una extraña molécula alienígena secreta que parece ser la referencia, la tapa que abre la caja de Pandora. Liberada en la Estación Eros para un extraño, y desastroso propósito. Tanto que provocará el estallido de la guerra entre los planetas interiores y los asentamientos exteriores.

El sistema solar creado para la novela es una obra maestra de la construcción. No es el extraño sistema solar alienígena de por ejemplo, El Ladrón Quántico, de Hannu Rajaniemi o las sociedades radicales de la serie de John Barnes. Sino algo más tradicional: Terra, un terraformado Marte, asteroides, lunas y estaciones espaciales en puntos estratégicos del sistema…, incluyendo a naves interestelares perfectamente descritas, sin ser clones de otras ya creadas para otras obras. Pero lo que es potente de verdad en El Despertar del Leviatán es que para ser de una novela de CF de “cumbres mayores” es tan fácil de digerir como amena. Y divertida. Corey sabe cómo llevar el entretenimiento al lector y nunca deja de entregar información a cual más interesante. Quizás cuando crees que una escena se está extendiendo más de lo normal, termina, apaga y entramos en la siguiente.

Siempre he dicho que leer Ciencia Ficción no debe ser una tarea, debe ser entretenimiento puro para el lector. Para comernos el tarro ya estudiamos Física y Química en el instituto. Por ello, novelas como El Despertar del Leviatán con solo mostrar algunos verdaderamente excelentes encuentros y situaciones, entretiene mogollón. Es divertida, de primera clase, un aventura espacial con la que quedas a gusto y sin remilgos. Además aporta un final que es como un aguijón en la cola de un animal que no esperas. Con el que te pica y te deja pensando para posibles novelas posteriores. Es entonces que aplaudo los esfuerzos del autor y quiero más. ¿Obra maestra? Pues quizás puedan decirlo los mismos para los que films como Star Wars: El Despertar de la Fuerza o Los Guardianes de la Galaxia lo son. Intuyo que Rogue One más de lo mismo…, que gusta.

Pasarlo bien, disfrutar, quizás no sea para catalogar la novela de obra maestra. Los matices para los que quieran profundizar y tengan tiempo…, a ellos se lo dejo. Yo miro y alabo que novelas como El Despertar del Leviatán me pongan “allí” y me hagan sentirlo “real”. Me mole la acción y todo, o casi todo, lo que se cuenta. Sumando que como en esta ocasión, la trama es un misterio dentro de un misterio. Una niña desaparecida y una masacre de naves espaciales a la deriva resultan ser, no sólo un hecho conectado, sino también sólo las capas superiores de los planes más profundos de diversas organizaciones. Una conspiración que abarca un número de tropas para… Bueno, sería spoilear demasiado.

Siendo honesto, deseaba leer El Despertar del Leviatán por capricho, basado en la recomendación del mismo amigo que me recomendó Carbono Alterado, de Richard Morgan. Las comparaciones son obvias. Así que lo digo en serio: estamos hablando de una novela escrita de manera limpia, brillantemente pensada y gustazo absoluto de leer. Pieza esencial para mí de la CF actual.

Reseña: Paper Girls #4, de Brian K. Vaughan, Matt Wilson y Cliff Chiang

papergirls4Y llegado a este número… ¿Qué diablos (nunca mejor dicho) se esconde bajo las calles del pueblo? Paper Girls es probablemente el cómic que muchos estábamos esperando. ¿Puedes acusarme de estar sobreexcitado? No te quepa duda. Pero lo asumo. Cliff Chiang (Green Arrow/Canario Negro, Wonder Woman) y Brian K. Vaughan (Saga, Y: El Último Hombre) en un dúo épico. Paper Girls es definitivamente una historia moderna, actual, basada en la nostalgia de los 80s que tan vello de punta nos pone a algunos. ¿La moda? Sí, exacto, Stranger Things y demás…

Desde la primera página del primer ejemplar, una emocionante aventura que te mantendrá en vilo. Paper Girls sigue a las chicas que reparten el periódico en un pueblo alejado de todo. Erin, Tiffany, KJ y Mac durante una madrugada de terror y hechos extraños como pocos se han visto. Pasando por lo que parece ser una invasión alienígena, el Apocalipsis, el infierno en la Tierra, todo se convierte en uno. La tensión, la confusión es alta, ¿qué $$&%%$!! hacen unos pterodáctilos demoníacos, cabalgados por astronautas por el cielo? ¿Qué &$%&!! hacen unos adolescentes vestidos de negro, de rostro deformado, vagando en la papergirls4_02oscuridad de las calles?

Brian K. Vaughan es de los pocos capaz de llegar al N.º 1 del New York Times con un cómic. Es sorprendente la calidad que desprenden sus obras. Y Cliff Chiang sencillamente lo borda. Me encanta este tipo de dibujo.

Ataviadas con unos preciosos walkie-talkies de la época, que tiempo y dinero han costado para hacerse con ellos; Erin, la que parece llevar la trama central, Mac, la rebelde que no se achanta ante nadie, Tiffany y KJ configuran las grandes personalidades de estas niñas de doce años que van a enfrentarse a los matones del barrio así como papergirls4_01también a ciertos… Pero nada de matones. El grupo de jovencitas se encargan de ir resolviendo…, bueno, más bien sufriendo misterio tras misterio.

Extrañas sorpresas siguen llegando con la serie de moda en grapa que publica Planeta Cómic. En su cuarto número, las Papel Girls descubren nuevas rarezas y personajes cada vez más enigmáticos en lo que parece ser una afrenta espacio-temporal contra nuestro planeta. Donde dos razas, o dos bandos, han elegido este tranquilo pueblo para desarrollar su poder. Un nuevo monstruo, la Editriz, nuevos personajes, una nueva muerte… y un secuestro, en una trama siniestra bajo los monstruos que gobiernan el cielo.

Papel Girls #4 acumula una vez papergirls4_03más incertidumbre. Te mantiene en tensión con el deseo de saber. El guion es una espiral rápida inyectada en tu mente, cuya trama nos lleva como si de una canoa en un río rápido se tratara. Todo con mala pinta hasta lo que se huele como un horroroso final. Las referencias, el impulso a no esperar, por estar hablando de una serie en grapa… Se hace difícil la espera. Es dura. Un reto difícil de superar pues como dije al principio: Paper Girls es probablemente una de esas historias que llevas esperando leer toda la vida.

Reseña: Star Wars. Estrellas Perdidas, de Claudia Gray

Estrellas_PerdidasAnte tanta oleada de Star Wars (y lo que nos queda) uno casi no tiene más remedio que sumarse al enemigo y ver si se elaboran tan buenas historias como se hiciera en el último film El Despertar de la Fuerza. Y más ante el inminente spin-off, Rogue One, que dentro poco disfrutaremos. Pero sin ser un alto friki de SW, sí que me gusta darle un tiento sobre todo a sus novelas y cómics, pues al contrario que en las antiguas, esta enorme franquicia ahora se rodea de grandes autores, guionistas y dibujantes.

El ejemplo claro es Claudia Gray. La cual se suma al mundo Rebelde y del Imperio con Estrellas Perdidas. Una escritora estadounidense conocida por escribir la saga Medianoche (Medianoche, Adicción, Despedida, Renacer y Balthazar), libros de los que se han vendido cientos de miles en todo el mundo. Además, ha participado en libros como Inmortal (en la historia Free: A story of Evernight) y Vacations from Hell. Una de las nuevas autoras que apuntan alto.

Estrellas Perdidas muestra mi afición a esas sendas aventuritas alternas (o no) de los universos lectores más conocidos. Me gusta esa idea de profundizar en ciertos lugares concretos de un mundo de ambientación tan enormes, por los que nadie se pregunta. Al igual que con Luke Skywalker y las Sombras de Mindor, me he encontrado una novela de trescientas páginas que se devora en un pis-pas, pasando un tremendo rato palomitero de Ciencia Ficción. Estrellas Perdidas es una recontextualización de la trilogía original, un híbrido, un episodio a otra escala. La historia sigue a Thane Kyrell y Ciena Ree, un par de amantes que han decidido cruzar la galaxia en busca del planeta Jelucan. Después de hablar con cierto tío comerciante, deciden unirse al Imperio, entrando ambos a formar parte de la Academia Imperial en los primeros días de formación. Con el paso del tiempo, el amor de estos Romeo y Julieta de las galaxias se amedrenta en proporción a su desilusión contra el Imperio. El honor y la lealtad amenazan con desgarrar a Thane y Ciena mientras los eventos de la trilogía original se van sucediendo. Pero todo estalla cuando un evento particular le suceda a ella…, o a los dos en su conjunto. Eran un todo, una sola alma ahora desgraciada por la insensatez cometida de un camino que nunca debieron tomar.

Por alguna razón Timun Mas y Planeta Cómic han decidido traernos estas novelas tan recomendables. ¿Un modo de saciar el ansia que nos gobierna a todos de ver/vivir/leer más y más cositas de Star Wars? Pues sí. De indagar en “¿qué hubiera pasado sí…? ¿Qué estará ocurriendo en…?”. También. Un todo. Una novela para adultos, para jóvenes… No sé por qué se molesta cierta gente de que se diga que Star Wars está orientado a jóvenes. ¿Acaso ellos eran ya viejos cuando nos impactó a todos la trilogía inicial? Un mundo hecho para todo aquel que quiera sumarse a ella. Punto.

Básicamente cada novela escrita (ojo, no he leído todas, ni mucho menos) se podría calificar de “buen rato”, al igual que las pelis, en mi opinión. Estrellas Perdidas trae romance, traición, violencia, sexo y derramamiento de sangre. Por ser una lectura rápida, la novela comete un error: pasa desapercibidos detalles en los que te gustaría que se profundizase como si de una novela de CF hard se tratara. Pero es lo de siempre, cuanto más rascas, más encuentras. Y ahí puede estar la gloria de Star Wars. Posee cientos y cientos de argumentos por desvelar, o desarrollar. Momentos chulos como Thane Kyrell y Ciena Ree convertidos en pilotos y disfrutando del vuelo. O genialidades y guiños como ver en perspectiva la Batalla de Yavin, los acontecimientos de El Imperio Contraataca, específicamente la Batalla de Hot; y también la Batalla de Endor del final de El Retorno del Jedi… Oh… Ah…

Claudia Gray hace un trabajo maravilloso de buceo. Su Ciencia Ficción se basa en describir naves y planetas con una naturaleza meticulosa. Aportando detallitos guays como cuando el Emperador aterriza en la segunda Estrella de la Muerte, y dicha pareja de enamorados se encuentra entre las filas de soldados para saludarlo…Oh… Ah…

Reseña: Gestarescala, de Philip K. Dick

gestarescalaNos gustará este viaje si nos retrotraemos a las ideas fantásticas que se manejaban en los 70s, cuando los futuros distópicos intentaron alzar la voz y las alegorías casi estaban a la orden del día. Aunque no muchos autores de Ciencia Ficción vieran en ello un subgénero a desarrollar. Pero la idea, que duda cabe, mola. Exempli gratia: la descripción de una sociedad gerencial en Terra, la aparente fusión de los Estados Unidos y la U.R.S.S se resume a un edificio sombrío y súper burocrático, donde se discutían las ideas mundiales e intergalácticas… Pero recuerda que a un autor tan evocador como Philip K. Dick de cualquier idea contemporánea del momento, le venía un futuro mundo grandioso en detalles.

La novela Gestarescala (Galactic Pot-Healer) de Philip K. Dick, vio la luz por primera vez en 1969. Transmite una serie de cuestiones filosóficas y políticas, tales como sociedades opresivas, fatalistas, la búsqueda de sentido a la vida. Pero que no os asuste el título. Alguien dijo que es el tipo de novela que Chesterton hubiera escrito si escribiera CF. No sé qué decir a eso. Mas, cierto es que la trama no es profunda en la manera de ser la obra más grande de Dick. Sin embargo, es gustosa de leer, en especial por como muestra la evaluación excéntrica de la humanidad.

Ya su sinopsis describe bastante bien a Gestarescala. Nos habla de Joe Fernwright, un tío desempleado que vive del subsidio. Era alfarero, como lo fue su padre, en los tiempos en que un cuenco de barro era algo maravilloso y los objetos no eran todo plástico. Vive en Cleveland, en el año 2046 (cuando en los 70s se pensaba como iba a ser 2046, por supuesto), y se somete al yugo de la República Comunal de los Ciudadanos de América, un totalitarismo de ideas comunistas.

Como hay poco trabajo, todo lo que hace es jugar a juegos de palabras en comunicados de larga distancia. Y le desespera la espera. Pero un día, le llega una oferta a través de su… inodoro. ¿Una deidad suprema? Mmmm…, una especia de semidios llamado Glimmung que vive en el Planeta del Labrador le requiere para una inconmensurable obra. Recuperar la vieja catedral de Gestarescala que permanece hundida en el mar extraterrestre. Sin embargo, tan glorioso proyecto no está hecho sólo para Joe, sino para toda una serie de individuos venidos a menos, desahuciados y sin futuro de toda la galaxia.

Gestarescala se ha convertido en uno de mis últimos descubrimientos lectores mas gratificantes. De las lecturas a las que acudes con pocas esperanzas y que sorprenden en demasía. De una manera conversacional, el libro arroja ideas filosóficas y diálogos que se van desarrollando en tu inconciente y lo remueven. Tiene además algunas escenas cómicas y juegos de palabras esotéricos que provocan sonrisas. Queda así para nosotros, y gracias a Ediciones Cátedra, la recuperación de una de las novelas de Dick jamás publicada en nuestro país. Con una única versión en español que viera la luz en Argentina, allá por 1975, y descatalogada pocos años después.

Una edición que aporta una nueva traducción, prólogo y notas textuales del especialista Julián Díez, responsable en la editorial de las obras del autor. Un producto puro, que se devora en nada por lo original de su trama y lo llevadero de sus escenas pese a ser en principio, una novela puntera de Philip K. Dick. La idea se resume a un pequeño hombre luchando para encontrar sentido a su vida. Un destino no solicitado. La única forma de romper la soledad. El aislamiento. Sazonar de aventuras una vida, unos  momentos vagos que le llegaron y de los que no pensaba salir. O sí.

Recorrer el Planeta del Labrador…, ahí me perdí unas cuantas noches junto a Joe Fernwright.