Archive for Duomo Ediciones

Reseña: Mil otoños, de David Mitchell

milotoños¿Tengo su atención? ¿Sería tan amable de prestarme unos minutos de su tiempo? Quiero hablarle de Mil otoños, una novela que no consigo quitarme de la cabeza. Es una historia fascinante, con una prosa que ya quisieran muchos autores de mayor nombre, el tipo de novela histórica por la que pierdo los estribos, vaya. Y no es porque yo lo diga, en su corta vida literaria,  ya ha conseguido varios premios y nominaciones importantes:

Nominación al Man Booker (2010), Nominación al James Tait Black Memorial Prize (2010), Nominación al Macavity (2011), Commonwealth Writer’s Prize (2011), Nominación al Walter Scott (2011). ¿No es suficiente? ¿Aún no he despertado una chispa de curiosidad en su interior? Bien, veamos si con la sinopsis consigo hacer que cambie de idea.

Esta novela histórica transcurre en el Japón del siglo XVIII. Jacob de Zoet es un vulgar escribano holandés que se ha enamorado de Abinawa, una comadrona cuyo rostro está marcado por una tragedia que sucedió en su hogar.

Años antes, Abi-Nawa (que en nipón quiere decir “río añil”, la comadrona salvó la vida del magistrado de Nagasaki durante el parto. El feto, al que todos daban por muerto al nacer, resucita de repente ante la sorpresa de propios y extraños. Es este acto de heroicidad el que ha llevado a la señorita Abinawa a ser recluida en el monasterio de una montaña por el señor Enomoto. El abad consiguió la amistad de su padre avalándole varios préstamos a cambio de obtener a la comadrona enviándola al monte Shiranui. Ahora, el momento de saldar la deuda ha llegado, su padre ha muerto y le ha dejado un precio muy alto que pagar, de no hacerlo, perderá la casa junto con todas sus posesiones.

Así es como Jacob de Zoet, el modesto escribano, se ve sumido en una profunda tristeza y parte en busca de su alma, creyéndose culpable de la misteriosa desaparición de su amada…

Esta es, básicamente, la trama principal de esta novela publicada por Duomo Ediciones, si bien asistiremos al misterioso robo de una tetera o a la venta de mercurio, entre otras muchas anécdotas más. Todas imperdibles e interesantes, garantizado.

David Mitchell es uno de los escritores contemporáneos más respetados del panorama literario actual, su novela El atlas de las nubes, la más conocida del autor hasta la fecha, fue avalada por la crítica y el público e incluso fue llevada al cine en una magistral adaptación escrita y dirigida por Tom Tykwer y los hermanos Wachowski: Andy y Lana e interpretada por TOm Hanks y Halle Berry, entre otros.

Aquí, en Mil otoños, el señor Mitchell me pilló desprevenido, pues pensaba que era un autor de género fantástico y nada más lejos de la realidad. Me gusta que me sorprendan, que no encasille en determinado estilo literario, siempre que sea bueno, como es el caso, bienvenido sea.  Y para mi juicio, Mil otoños es casi tan buena como El atlas de las nubes, y eso son palabras mayores.

En mi estantería aún me queda por leer Escritos fantasmas de este mismo autor. No tardará en caer. Y no tardará el señor Mitchell en volver a engatusarme con su prosa y su ambientación. ¡Aleluya!

Reseña: Blackout. El Apagón, de Marc Elsberg

BLACKOUTMi mujer suele decirme que me gusta más lo apocalíptico que un caramelo a un niño. No voy a negarlo, es un tema que me fascina. Black out no es estrictamente apocalíptico, aunque lo que plantea tiene los tintes para serlo. Todo empieza con un semáforo que se apaga y el accidente de tráfico que se produce por ello. A partir de ahí, poco a poco, las luces de todo el mundo se van apagando y la gente tiene que hacer frente a la vida sin electricidad mientras los gobiernos y fuerzas de la ley intentan descubrir por qué ha ocurrido y cómo solucionarlo. Esto es, muy por encima, Black out, de Marc Elsberg.

No es la primera vez que se fantasea con esa premisa. Ya el año pasado emitieron una serie llamada Revolution cuya premisa era la misma aunque trasladaba la acción a varios años después de ese apagón tecnológico. El tema me interesa, como ya he comentado, y vi toda la primera temporada con esfuerzo titánico por mi parte porque a decir verdad, la serie es bastante floja. El libro que hoy reseño es bastante más interesante. Y he aquí una anécdota: yo mismo escribí hace muchos años una novela corta que no ha visto la luz, titulada El apagón (originalidad en el título no existe, ni por parte de Elsberg ni por la mía) y que empezaba con Madrid sufriendo un corte energético y sumiéndose en la oscuridad.

Si tuviera que enmarcar la novela de Elsberg en un género concreto, aunque señalaría durante unos segundos al de “aventuras”, al final me decantaría por el “thriller”. Pero tiene algo de aterrador, y es que cuando una historia te plantea algo que podría pasar, o que no sería tan descabellado como que los muertos se levanten de la tumba, es fácil entrar en la historia, imaginarlo y estremecerte por ello. Aún recuerdo el caos que se produjo el verano que Nueva York se quedó sin luz durante varias horas, toda la comida podrida, el mal olor, hoteles que no podían abrir sus puertas porque eran electrónicas, pillaje… Bien, pues ahora imaginad que ocurre eso a nivel global. Permitidme la expresión pero… acojona, ¿no?

El libro nos muestra la absoluta dependencia que tiene nuestro mundo, y cada uno de nosotros, hacia la electricidad. Lo cual es absolutamente cierto y aterrador. Imaginadlo. No se trata solo de que se apaguen los semáforos y caiga el sistema económico mundial. Adiós a la luz que nos sirve para ver de noche, sí. Y también a los sistemas de subsistencia básica de que disponemos la gran mayoría de nosotros. Fuera vitrocerámicas, todos al Decathlon a por un buen camping gas. Y como llegues tarde y se hayan acabado… tendrás todos los boletos para ser de los primeros en caer. A menos que hagas algo para evitarlo. Así de fácil, resumiendo mucho, se desata el caos.

Como en toda historia postapocalíptica (aunque no lo sea estrictamente, ya sabéis), en el libro de Marc Elsberg la gente se comporta de formas variadas. Desde los que son amables y tratan de ayudar a los demás a los que intentan aprovechar la situación y cruzan al lado oscuro. El eterno dilema: ¿es el hombre bueno o malo por naturaleza? Existe la bondad, sí, pero ¿a la hora de la verdad prima la supervivencia individual?

En la novela, Piero Manzano es el único que parece tener la capacidad para solucionar el desastre. Es un antiguo hacker que se verá obligado a cruzar una Europa oscura y caótica para llegar hasta el fondo de la cuestión. El autor nos brinda varias historias, unidas entre sí por la desgracia, y nos hará acompañar a los protagonistas en sus viajes. Lo hace con un ritmo fresco y ágil (la novela es tirando a gorda pero se lee bastante rápido, yo he tardado cuatro días y no me considero un lector rápido, pero cuando algo me engancha…) y se desarrolla sin problemas hasta una conclusión que, en mi caso, he encontrado satisfactoria. He cerrado el libro con esa sensación de haber leído una buena historia y, sobre todo, muy entretenida.

Reseña: Crónicas de una diosa, de Natsuo Kirino

CronicasdeunadiosaLo vuelvo a confesar: Este es el primer libro de una autora japonesa que leo. Y no es que no me parezca interesante la literatura japonesa, pero quizás la veía un poco lejana a mí, por eso no sabía cómo encajaría esta historia. ¿La encontraría interesante o me resultaría indiferente? Salí de dudas al poco de empezar a leerla. No podría dejarme indiferente esta fantástica historia sobre hombres y dioses. Amor y celos. Venganzas y envidias. Así que acabé sumergida en el fascinante mundo de la luz y de las sombras, donde el destino de algunas personas ya está condicionado desde el momento de su nacimiento, donde puedes aceptar sin quejarte o enfrentarte a todos y a todo, asumiendo las terribles consecuencias que eso conlleve. Al final, siempre llegas a la conclusión de que, aun siendo simples hombres o dioses, las pasiones rigen nuestra vida y no somos inmunes a ellas, dependiendo muchas veces nuestro final de la influencia que ellos tienen sobre nosotros.

Así que, ¿cómo no sentirse identificada en algún momento de esta historia con todo lo que sus protagonistas sienten o padecen? ¿Dioses? Quizás, en el fondo, no son tan diferentes como nosotros creemos.

Kamikuu y Namima son dos hermanas que nacen en una extraña isla y que, desde su nacimiento, su destino se encuentra escrito. Kamikuu será la Diosa de la Luz y Namima deberá servir a la Diosa de las Profundidades. Pero Namima no se conforma con su destino y escapa con Mahito, con el que tiene una hija. Pero durante la escapada, Namima es asesinada por éste. Ya en el inframundo, Namima, desesperada, pide a la diosa Izanami que la deje volver al mundo de los vivos y ver como sigue su marido y su hija. Allí descubre que su marido se ha casado con su hermana y que su hija es la Diosa de la Oscuridad ahora. Ciega por vengarse de Mahito, lo mata y regresa al mundo de la oscuridad. Pero allí se da cuenta de que aunque se haya vengado de su marido, no se siente bien. Durante su estancia, conoce la historia de Izanami y su marido Izanaki. Se amaban locamente, pero al morir Izanami, Izanaki la enterró para siempre en el inframundo,  y en venganza esta mata a todas las esposas del que fue su marido…

Una historia de dolor y resentimiento que dura años y años y que parece no tener fin. ¿Puede el amor verdadero superar todos los obstáculos y vencer tanto odio y resentimiento?

Emotiva, preciosa, apasionante. Quizás sea poco para describir todo lo que cada página de esta historia me hizo sentir. Una fuerza increíble que mueve el mundo y lo que está por encima de éste. Darte cuenta que no hay nada más, que a lo largo de la historia siempre está presente ese sentimiento que dominará el mundo para siempre.

Dioses, hombres, amor, odio, venganza, que más da, en el fondo no somos tan diferentes.

Reseña: El atlas de las nubes, de David Mitchell

¿Alguna vez habéis terminado de leer un libro y, embelesados por la historia recién concluida, queréis volver a empezarlo desde el principio? Llevo más de veinte años practicando el arte de la lectura y esta situación me había pasado en muy pocas ocasiones. Tan pocas que las contaría con los dedos de una mano. El atlas de las nubes es una de esas novelas que, sin dudarlo, releeré repetidas veces, si es posible una vez al año. Hay quiénes afirman que, al igual que sucede con la música, en la literatura ya está todo inventado, que únicamente saldrán breves destellos puntuales sobre una obra o sobre un autor determinados. Este es un tema demasiado intrincado, pues cada uno tiene una opinión diferente, y serían necesarios plasmar miles y miles de párrafos para finalmente llegar a la misma interrogante con la que se inició el debate: ¿Está realmente todo inventado? Tal vez  esta reflexión sea debida a que, hoy en día, el panorama literario avanza a pasos tan agigantados que a muchos lectores nos cuesta elegir al autor u obra que más innovación cause en el campo literario. Queremos abarcarlos a todos, al menos ese es mi caso, y no es fácil tomar la decisión de qué o a quién leer. Bien, hoy os lo pongo fácil, pues El atlas de las nubes abarca tantos géneros que difícilmente alguna de las seis historias que contienen no sean de tu agrado.

En la primera historia, titulada “El diario del Pacífico de Adam Ewing”,  retrocederemos a finales del siglo XIX, a bordo de un barco donde el desgraciado señor Adam será víctima de una terrible enfermedad. En “Cartas desde Zedelghem”, Robert Frobisher, el mejor compositor británico del momento, viaja hasta Brujas, Bélgica, para trabajar junto al también compositor, Vyvyan Ayrs. Las cartas que Robert envia a Rufus Sixsmith, su novio, relatan las tensas relaciones entre ambos artistas. La periodista Luisa Rey investiga un peligroso caso donde su vida corre peligro. La acción que se desarrolla en esta tercera historia, titulada “Vidas a medias. El primer misterio de Luisa Rey”, es de vértigo. “El tremendo calvario de Timothy Cavendish”, sucede en nuestra época. Un viejo editor se verá traicionado por su familia, quienes le internan en una residencia para ancianos. En esta cuarta historia se narran al mínimo detalle muy buenas situaciones de humor. Pero si tengo que elegir una historia, me quedo con “La antífona de Sonmi-451”, para mí la mejor de todas. En la misma, una clon que ha sido creado para servir al ser humano, se rebela y decide huir de quienes la crearon. Una trepidante historia futurista. Y la última de ellas es una historia con tintes apocalípticos que se titula “El cruce de Sloosha y toda la pesca” y que tiene lugar en un futuro muy lejano, donde se libra una batalla entre las tribus supervivientes y unos enigmáticos seres que harán que se te hiele la sangre.

Aunque no lo parezca, las seis historias de El atlas de las nubes están conectadas entre sí. En todas, hay un personaje que tiene una misteriosa mancha de nacimiento con forma de cometa. Hacía mucho tiempo que no leía una novela que me causara tal impacto como esta y, sin duda, ha sido la innovación que estaba buscando. Estará entre mis lecturas favoritas al final del año y David Mitchell será, a partir de ahora, un autor que tendré muy presente cuando tenga que elegir una lectura. Duomo Ediciones ha publicado en español una de las novelas de las que se hablará durante mucho tiempo.

Un último apunte antes de despedirme. Apenas terminé de leer El atlas de las nubes, he visto la excelente adaptación de la novela, dirigida por los hermanos Wachowski y Tom Twyker. Una versión bastante fiel. Como suele ocurrir en una obra de determinada extensión, tuvieron que reducir la duración del film y algunos pasajes que para mí son imprescindibles, por este motivo les aconsejo que lean antes la novela y juzguen por ustedes mismos.

Reseña: El atlas de las nubes, de David Mitchell

El nuevo libro de David Mitchell ha dejado perplejo a cantidad de gente. Ya en sus primeras novelas publicadas en Editorial Tropismos se le pudo reconocer que pronto daría el salto al estrellato literario. Ahora lo ha dado de todas, todas, porque el film de ésta genial historia de historias ha llegado a los cines y con un elenco de actores nada despreciable. El atlas de las nubes cuenta varias historias y todas entrelazadas entre sí. De tal forma que te cavilar bastante en la idea de si no es cierto que pasado, presente y futuro están conectados. La novela narra lleva a cabo una trama principal pero otras cinco historias completas, alternadas entre sí, van haciendo mella la una en la otra de forma soberbia.

En 1850, Adam Ewing, regresa a casa desde las islas Chatham a California. Un accidente convierte su vida en una verdadera historia de terror y esto hace que no se quiera separar de su amigo doctor. En 1931, Robert Frobisher, un compositor bisexual colabora con otro genio mientras lidia con su esposa y su hija en Bélgica. En 1970, una periodista llamada Luisa Rey, investiga un caso sobre una central nuclear en California. En 2010, en Inglaterra, un viejo editor vive una extraña situación en un asilo de ancianos. Pero lo pasa mal por culpa de un hermano que le hace la vida imposible. En el futuro, Somni, una clon dedicada a servir a los consumidores capitalistas de Seúl, adopta propiedades humanas y emprende una dura lucha por ser una más. Algo más en el futuro, en Hawai, los seres humanos desean afrontar un estado precivilizado y para ello luchan contra las tribus caníbales del lugar. Aparece una mujer en una nave que cambiará el modo de ver las cosas.

Las tramas están unidas. Todo está conectado. Menudo reto. ¿Cómo ha hecho el autor para enlazar historias tan diferentes?, os preguntaréis. Con cierta lógica, comprobará el lector que decide meterse de lleno en esta cuidada edición que ha lanzado Duomo Ediciones. Estamos ante el caso claro de «no veas la película, hasta que hayas leído el libro». He seguido estos pasos y me alegro de no “haber pecado”. Un libro lleno de referencias, detalles que se os pueden escapar si no estáis atentos a las tramas que van pasando por vuestros ojos. En una de las historias, la protagonista ve el barco donde viajó el personaje de la historia ambientada en 1850. En la historia de Somni, la clon es una camarera que se rebela contra su destino pero en otras, Somni es la diosa de los vallesinos… El atlas de las nubes está lleno de detalles que gustan y te sacan una sonrisa. Y los más perspicaces encontrarán cientos de curiosidades más. Por otro lado, la novela tiene una potencia estructural que asusta. De la que se ve a leguas un duro y arduo trabajo de elaboración. Mérito, es poco decir.

El autor David Mitchell ha sido finalista en dos ocasiones del prestigioso Man Booker Prize. Es considerado uno de los mejores escritores británicos de la actualidad. Su sello de identidad son novelas con excelentes personajes y argumentos de intrigas arriesgadas y difíciles de solucionar. Sus novelas se caracterizan por una coralidad aglutinante. Es un forofo (como yo) de interrumpir sus capítulos con los conocidos cliffhanger, y así deja al lector mordiéndose las uñas hasta la próxima vez que retome la historia. Dota a sus personajes de un carácter de naturalidad excelente. En una declaración sobre el libro ha llegado a decir que, salvo el personaje principal, el resto son reencarnaciones de una misma alma, marcada por una señal en su piel con forma de cometa. Cosa que comprobaréis en la historia.

El atlas de las nubes un libro absolutamente recomendable, que ningún amante de aventuras a lo Julio Verne, puede perderse. En mi opinión es una matrioska literaria, en la que vas indagando cada vez más, y de la que cuesta volver.