Archive for mayo 2014

Reseña: Extraños eones, de Emilio Bueso

Extraños-eonesEXTRAÑOS EONES: Los Goonies conocen a Azathoth.

Ojo: esta reseña no se titula “Lovecraft escribe juvenil” ni nada parecido. Esto es puro Bueso 100% con denominación de origen. Y sí, digo Los Goonies, pero al estilo de El Cairo: niños de la calle, que viven en un mausoleo abandonado en mitad de una ciudad-cementerio, que trabajan escalando montañas de basura, robando a turistas, poniendo el culo (literalmente) ante los adultos, que se fuman porros como tu brazo, que esnifan pegamento para dormir. Niños invisibles, repudiados por sus padres, peor que huérfanos, pero que solo quiere seguir vivos un día más. Chavales que ríen, que se asustan, que le echan cojones si es necesario, que van a conocer los horrores cósmicos creados por el de Providence.

Niños que existen pero no salen en el telediario. Porque, aunque no se trate de un libro denuncia, si tiene mucho de moraleja. Emilio Bueso describe las penurias con un prisma de cotidianidad que consigue transmitirte frío mientras lees el libro. “Esto es así”, parece que subyace tras cada párrafo. Y si no quieres enterarte, deja de leer.

Luego salen por ahí polillas, cazadores con un solo ala, personas que no son personas, posesiones, dioses primigenios que bostezan: una puesta al día de los mitos de Lovecraft, actualizados al siglo XXI, que más que el terror buscan el asombro.

Ahí radica el punto fuerte de Extraños eones, en la capacidad para dejarte con la boca abierta. El libro está salpicado de varios párrafos donde describe lo imposible. Todo un ejercicio de estilo en el que tratar de transmitir con palabras corrientes el concepto de locura, un cuadro de Dalí de múltiples perspectivas, elementos arquitectónicos que no pueden existir pero son. Bueso logra un acercamiento a la pesadilla de forma brillante, jugando con la fascinación de las imágenes, con el concepto de la maravilla oscura.

Muchos escritores del fantástico piensan que por sacar a un zombi en sus novelas estas son de terror. Bueso tiene claro que, a pesar de jugar con elementos fantásticos, los sobrepasa por la derecha y los transforma en una aventura oscura sin límites. La inquietud está presente en cada página, pero no busca el susto fácil. El libro recorre otros caminos, más cercanos a la acción, el suspense y la intriga.

¿He citado ya a los Goonies? Pues cambiad el barco pirata por un coche sin motor, y a Slot por Nyarlathotep. Quizá someramente podáis haceros una idea del libro del que os estoy hablando. Una lectura más que recomendable que no hace sino confirmar la evidencia de que Emilio Bueso es uno de los mejores narradores de su generación.

Reseña: La araña y otros cuentos macabros y siniestros, de Hanns Heinz Ewers

La-araña-y-otros-cuentosHubo un tiempo en Alemania en el que Hanns Heinz Ewers produjo bastantes obras excepcionales de literatura sobrenatural. Este período comprende de 1900 a 1930. Un período en realidad en el que estaba de moda la literatura extraña en el país germano. Nombres como Oscar A. H. Schmitz, Karl Strobel, Oskar Panizza y bastante por delante, por supuesto, Alexander Moritz Frey; llegan a ser sobradamente famosos gracias a su aporte a la narrativa fantástica. Pero un nombre no puede faltar aquí: Hanns Heinz Ewers.

Con sus relatos impactantes llegó a ser propuesto un monumento a su vida como autor literario. Sus contemporáneos encontraron sus historias, no sólo escandalosas, sino también ofensivas, y en muchos lugares se le empezó a ver con escepticismo. ¿Envidia? ¿Los típicos celos de cuando a alguien le va bien? Quién sabe. El caso es que incluso hoy en día, algunas historias de Ewers pueden parecer bastante necrófilas.

Pero ahí está su grandeza. La diferencia. Salirse del rebaño.

Gracias a su novela La Mandrágora (también publicada por Valdemar Gótica), Ewers se hizo un nombre. Me emociona recordar esta novela, sin embargo, os aseguro que con lo que he alucinado, es con su calidad para el relato corto. Sí friends, las mejores piezas de la literatura de Ewers se encuentran en sus colecciones de cuentos. Un ejemplo de esto es, que en Europa son constantemente reimpresas y que sus relatos siguen apareciendo en antologías modernas.

Su relato más famoso, La araña, es la historia que abre y da nombre a este tomo. París, 1910. En tres viernes consecutivos, tres invitados del pequeño Hotel Stevens, han aparecido colgados de los barrotes de la ventana en la habitación número 7.  Ni el Comisario responsable, ni la señora Dubonnet, pueden disuadir al estudiante de medicina Richard Bracquemont, para que no pernocte allí y se olvide de intentar resolver el misterio. Pasan los días y no ocurre nada, pero una mañana decide mirar por la ventana, al otro lado…

El nivel de la antología La araña y otros cuentos macabros y siniestros es muy alto. Estamos ante un gran tesoro del género lóbrego y mortuorio como ya lo fuera otro titulo de la colección llamado Los hombres topo quieren tus ojos (Valdemar Colección: Gótica / GOT-074), editado por Jesús Palacios. Relatos como La salsa de tomate, La Mamaloi o La joven blanca (la llamada en Alemania, Colección de la Sangre) os lo van a hacer pasar mal. Y de lo lindo. A sí mismo, El Reino de las Hadas y La caja de juegos son relatos terriblemente extraños en los que piensas si no fue aquí cuando la cordura se apartó del autor. El cadáver de un ahogado es la historia más sarcástica que sobre un cuento fantástico he leído en mucho tiempo. Y cuentos como Del diario de un naranjo y C. 3. 3. contienen elementos sobrenaturales, sí, pero son enormemente propensos a magnificar la psicosis y ese tipo de “miedo” llega al lector de forma abrumadora.

Una aparente ligera historia es La joven blanca. En ella, Ewers logra crear una poderosa imagen digna de los más grandes pintores simbolistas con elementos tan simples como una muchacha desnuda pálida, una paloma y una habitación roja… Ya me conocéis, cuando hablo de una antología siempre comento muy poco de sus argumentos para evitar desvelar nada de tan corta narración. Mayormente, en joyas literarias como la que estamos hablando prefiero que disfrutéis al máximo.

ewersHanns Heinz Ewers (1871-1943) fue actor, poeta, filósofo y escritor alemán. Aunque escribió obras de una amplia variedad de géneros, es conocido principalmente por sus relatos de Terror, y especialmente por su trilogía sobre las aventuras de Frank Braun, un personaje en el que se inspiró a partir de sí mismo. La más conocida de ellas es la segunda novela La Mandrágora (Alraune, 1911). La reputación de Ewers como actor y escritor alemán lo convirtieron en un portavoz natural a favor del Imperio Alemán para tratar de impedir que los Estados Unidos intervinieran en la guerra como aliados de Gran Bretaña. Posteriormente, se encontró en los archivos del Ministerio de Asuntos Exteriores de Alemania un documento que indicaba que Ewers pudo haber viajado a México, quizás con la intención de animar a Pancho Villa a que atacara a los Estados Unidos durante la guerra, limitando su poder militar.

Nunca fue juzgado y fue liberado en 1921, regresando a Alemania. De hecho, actualmente Ewers todavía es considerado como un autor importante en la evolución de la literatura de Terror, influenciando a escritores como H.P. Lovecraft. Varios ocultistas también han sido influenciados por su obra, debido a su amistad y correspondencia con Aleister Crowley. Durante sus últimos años, Ewers se relacionó con el naciente Partido Nazi, atraído, sobre todo, por su adoración a la cultura teutónica. En 1934, la mayoría de sus obras fueron prohibidas en Alemania y sus propiedades confiscadas. A pesar de su gran influencia en la literatura de Terror y Fantasía del siglo XX, Ewers perdió popularidad en los círculos literarios (especialmente en Alemania, Inglaterra y Estados Unidos), debido a su asociación con los nazis. Como resultado, las ediciones de sus obras posteriores a la Segunda Guerra Mundial a menudo son difíciles de encontrar, y las ediciones anteriores son muy valoradas por los coleccionistas.

Reseña: Meridiano de sangre, de Cormac McCarthy

meridianodesangreDicen que es muy difícil hacer reviews de libros realmente buenos. Para mí es todo lo contrario. Aunque a veces lo que da miedo es que un libro altamente recomendado, te defraude. Pero friends, os digo una cosa: cuando algo es realmente grande, muy pocas cosas pueden empequeñecerlo.

Eso ocurre con Meridiano de sangre, al que tristemente no había podido acceder hasta ahora. Quizás una de las obras que más me han marcado de los últimos tiempos. Cormac McCarthy es un maestro, pero si sólo hubiera escrito éste libro, seguiría siendo el mismo maestro o uno mejor, pues este libro es foco de una historia brillante la mires por donde la mires.

Un libro muy violento. No violento en la forma de Tarantino – el cual no celebra la violencia sino que la glorifica-. La violencia de este libro daña al lector porque se basa en la desesperación. La trama sigue a un grupo de personas que están a la caza de los antiguos indios del suroeste, pero en realidad se trata de un personaje en particular, el Juez (quien puede ser el diablo, o no). Al final, su personaje parece levantarse de cada página de una manera fascinante y aterradora.

Supongamos que dos hombres entran en juego, sin apostar otra cosa que sus vidas. ¿Quién no ha oído una historia así? Todo el universo para un jugador que dirá si has de morir a manos de ese hombre o ese hombre a manos tuyas. Ésta es la naturaleza de la guerra, cuya participación es a la vez el juego y la autoridad y la justificación.

Leí el comienzo de Meridiano de sangre y me maravilló, supe que iba a disfrutar una tremenda historia. «Encontraron a los exploradores perdidos, cabeza abajo desde las ramas de un árbol de palo verde. Ellos fueron ensartados a través de las cuerdas de sus talones con lanzaderas afilados de madera y colgaron grises y desnudos encima de las cenizas muertas de las brasas donde habían sido asados…».

Meridiano de sangre se basa en los relatos históricos de la Glanton Gang, una banda de mercenarios que vagaban por la frontera entre Texas y México a mitad del siglo XIX, dedicados al comercio de cueros cabelludos y oro. Su objetivo inicial era la búsqueda de guerreros indios hostiles que reinaban en las tierras fronterizas.

Para leer trescientas cincuenta páginas de brutalidad implacable, tenemos que entregarnos a la prosa, que es preciosa, original e incomparable. El peligro de un libro como éste es que el lector debe saber separar su temple de la ficción…, por muy real que pudiera llegar a ser.

Leer a Cormac McCarthy es entrar en un clima de frustración: un buen día comienzas a ser perseguido por un malo.

McCarthy es un escritor colosalmente dotado, sin duda, uno de los más grandes observadores de paisajes. Actualmente, uno de los más potentes literatos estadounidenses. McCarthy tiene tendencia a omitir la mitad de la raza humana del grave escrutinio. Por eso, la publicación de Meridiano de sangre está considerada como obra de culto.

Pero que es un libro de 9 sobre 10, eso no se lo quita nadie.

Reseña: El estafador, de Ed McBain

el_estafadorEl estafador es exactamente lo que esperaba después de la última novela que leí de Ed McBain: una serie de crímenes que pueden o no estar relacionados, los detectives de la 87 en abanico para resolver los casos, un vistazo a cómo se realiza el trabajo policial, y los grandes personajes creados para la comisaría del distrito 87. Pero en un último acto, el personaje memorable y que mantiene el suspense de toda la novela: El estafador.

Una cosa que hay que destacar, y es en gran medida por lo que por mi parte ganó mucho respeto las obras de McBain, son los personajes de ciertas minorías y como son tratados de forma respetuosa en sus libros. La señora negra, el detective negro, y el artista del tatuaje chino se plasman plenamente aquí y sientes compatibilidad con ellos. No hay pizca de condescendencia, sino afección a ese tipo de personas.

El estafador fue publicada en 1957, ya que el movimiento de derechos civiles se estaba poniendo en marcha. Afirmo, sin mucha experiencia en la literatura de la época, que estamos ante una de las novelas negras del momento, bajo sospecha de ser una rareza. McBain es digno de elogio por ello.

Un comienzo que realmente te introduce, que gusta, una parrafada en la que el autor resume bien, cómo y porqué América es considerada la tierra de las oportunidades y como todo gira alrededor del capitalismo. Después, una señora negra declara aunte uno de los detectives “lo que ha visto”. Una hermosa joven aparece asesinada en una tienda de licores, su cuerpo se encuentra boca abajo con todo el stock de la tienda destrozado en pedazos a su alrededor. El asesinato no es el único enigma, ya que la joven asesinada, Annie Boone, es en sí misma un misterio. Ella y el tatuaje que lleva en su mano. El testimonio de todo el mundo contradice la situación. Por otro lado, en las calles de la gran ciudad, deambula un estafador capaz de apropiarse del dinero ajeno de la forma más soberbia. Steve Carella está al tanto de estos dos casos. Poco a poco empieza a ver relación. Y el lazo que las une está serigrafiado de gente con su vida corriendo peligro.

Lo que he contemplado es: que El estafador (The Con Man) es una de las novelas más representativa del talento narrativo de Ed McBain. Este título publicado por RBA Serie Negra, se convierte desde ya en una joyita del género negro a conseguir. También otros como Odio o El atracador de mujeres, donde las traman corren muy a cargo de la actualidad criminal. Son historias brevemente edmcbaincondensadas, novelas de entre 200 y 300 págs, como sólo las mejores historias deben ser.

Ed McBain (1926-2005) fue un escritor y guionista estadounidense. Nacido Salvatore Albert Lombino, legalmente adoptó el nombre de Evan Hunter en 1952. Aunque exitoso y conocido como Evan Hunter, fue incluso mejor conocido como Ed McBain, un nombre que utilizó para la mayoría de sus obras de ficción del crimen, a partir de 1956.

Uno de los autores cuyas obras persigo.

Reseña: La letra escarlata, de Nathaniel Hawthorne

laletraescarlataLa letra escarlata fue la primera de las producciones más amplias de Nathaniel Hawthorne. Tiene el encanto de la inconsciencia; el autor no se dio cuenta mientras trabajaba, pero elaboró una de las novelas con más vitalidad milagrosa del momento. Se combina la fuerza y la esencia de un roble con la organización sutil de una rosa.

El castigo que se narra en La letra escarlata es un hecho histórico. Pero invertido a veces y de forma gradual con atributos sobrenaturales. La novela levanta el tema de lo material, a nivel espiritual. Conforme se desarrolla la historia, la letra escarlata se convierte en la figura dominante, todo está teñido de un resplandor siniestro. Tiene mucha culpa la imaginación enloquecida de Dimmesdale. Su fantasma aparece incluso en el cielo de medianoche como si el mismo cielo se hubiese contagiado de su pecado tan celosamente escondido.

Al igual que la historia de la sexualidad, este es un libro que realmente estuvo, está y estará siempre al filo del abismo.

La letra escarlata es uno de los libros básicos obligatorios a leer en la escuela secundaria en USA. Pero en mi opinión, es un libro que no gustará hasta que seas realmente maduro y educado. La letra escarlata, de Nathaniel Hawthorne es una novela tremendamente buena que ayuda a pensar sobre el mito romántico de origen estadounidense, mientras contemplas las reacciones de los sus antepasados puritanos de principios de 1600. Plantea preguntas sobre la religión y el pecado, doble moral del patriarcado, y cómo el pasado se entreteje con el presente.

La novela comienza con un descubrimiento de cartas y manuscritos largamente olvidados descubiertos en un ático. La historia real gira en torno a Hester Pyrnne, que va a la cárcel por ser en definitiva, una mujer libre y de espíritu independiente, y de este modo, propensa a las ofensas y al escarnio público. Hester fue encarcelada porque ella tenía un asunto que por desgracia resultó ser un embarazo no deseado, y evidentemente éste se hizo imposible de esconder a la comunidad. Además, de un par de días de prisión, la pena conlleva portar una letra “A” de color escarlata en su seno, para ser marcada literalmente como adúltera. Lo malo es que su hija, Pearl, también sirve como indicador de su pecado para el resto de sus días. Desaparecido desde hace mucho el esposo de Hester, Roger Chillingworth, que había sido capturado en el frente, aparece de vuelta en el pueblo. Al ver lo que ha sucedido en los años que no ha estado, y aún reconociendo su mal, Chillingworth decide ocultar su verdadera identidad y a escondidas descubrir la verdad sobre el hombre con el que su mujer se acostó en su ausencia. El amante de Hester es finalmente revelado, y una buena parte del libro gira en torno a su intensa degradación.

Aunque el formato técnico de la novela es la narrativa directa, continúa de vez en cuando con algunos descansos que se explican con el tiempo. Aún así la tensión se sigue manteniendo y de una forma u otra, quieres que los indeseables de esta historia paguen hacia el final del libro; sí o sí.

Es un título recién reeditado por Editorial Valdemar para su edición de bolsillo. Un novela indispensable para los amantes del género. Una historia donde se representa el deseo y el pecado en su punto culmen. Donde el mal es el hombre y el deseo corrompido la mujer…, a ojos de los conservadores de la época, claro.

La letra escarlata mira a las normas sociales. Además, de una historia que pudo haber ocurrido, es un titulo ideal para su estudio académico. Múltiples interpretaciones, sugerentes ideas hoy en día casi revisitadas…, las consecuencias de nuestros actos.

Una experiencia de lectura rica en cultura popular a más no poder.

Reseña: Cabeza de ciervo, de Francisco Miguel Espinosa

cabeza-de-ciervoEsto se parece más a un orgasmo que a una reseña.

Ni siquiera tenía intención de leerme este libro. Había visto la portada de Daniel Expósito y me gustaba, pero por alguna razón, no me llamaba la atención. Fue un amigo el que me dijo que valía la pena, un tipo de cuyo criterio me suelo fiar, así que decidí darle una oportunidad a la cosa, a ver qué me encontraba tras la cubierta.

Vaya por delante esto: Por el momento, es lo mejor que he leído este año. Bien escrita, sin densidad y directa al grano en todo momento, con un estilo narrativo ágil y unos personajes bien elaborados y coherentes. Pero sobre todo, y aquí es donde más aplaudo a Francisco Miguel Espinosa: con una trama que se va desenvolviendo con la cadencia perfecta, el ritmo adecuado y el tempo necesario.

No es estrictamente una historia de terror, pero tampoco sabría muy bien cómo definirla si me obligan a poner una etiqueta que defina su género. Cabeza de ciervo es la historia de un asesino que pone en jaque a la ciudad de Abismo, un demonio que luce una cornamenta y un morro alargado y que arrastra una pesada maza con la que aplasta a sus víctimas para después llevarse la cabeza y los fémures. Pero Cabeza de ciervo  es también la historia de Abismo, una ciudad orgullosa de su monumento más representativo, una piedra llamada El Gallo por su parecido extraordinario con el ave que le da nombre; una ciudad habitada por personas a las que llegaremos a conocer como si nosotros mismos viviéramos allí. Una ciudad que esconde más de un secreto bajo su fachada de cotidianidad y felicidad.

No quiero desvelar nada sobre la trama porque merece la pena adentrarse en la historia conociendo lo mínimo posible. Os puedo asegurar que os atrapará y os arrastrará, que seguiréis el rastro de sangre que va dejando tras sus pasos este violento asesino, el hombre al que llaman Cabeza de ciervo. Que os aliaréis con el ayudante de sheriff, Bob, un tipo con el que resulta muy complicado empatizar pero que se convertirá en la única persona que puede detener al monstruo. Ojo, cuando digo que es difícil empatizar con él no es porque sea un personaje mal elaborado, sino porque su vida es tan desastrosa que inconscientemente querrás apartarte de él lo máximo posible. Como personaje, chapeau.

Tengo que decir, eso sí, que cacé la identidad del asesino (no el nombre pero sí el quién), desde el principio. Es posible que sorprenda a muchos de los lectores pero en mi caso… no hay relación real entre Abismo y el Castle Hill que yo creé para El cuarto jinete, y sin embargo en la manera de entrar a la población para conocerla a ella y a sus habitantes, encontré algunos paralelismos que me hicieron sonreír… y pensar “ahí colocaría yo al asesino”. Y así fue. Curiosidades que le pasan a uno.

Ahora en serio, y para terminar, no dejéis escapar este libro. Es una lectura amena, rápida y que vale mucho la pena. Francisco Miguel Espinosa es uno de esos autores a los que seguir la pista con futuras publicaciones.

Queda dicho.

Reseña: Comarcal 415, de Carlos Rodríguez Garrido

comarcal415Abres las primeras páginas del libro, empiezas a leer y te descolocas por completo. ¿Y eso? Pues pasa, en este caso, porque el lector recibe una brutal noticia. Noticia crucial para el resto de la historia. Y con esa ventaja cuentas, porque el autor ya no te da más pistas, así que no te queda otra que continuar ansiosa con la trama. Una trama que te lleva a hacerte miles de preguntas, y a compartir con su protagonista, Alex, un caso que cada vez se vuelve más misterioso. Por que aquí, casi nada es lo que parece. Y todo puede ser en ese aislado pueblo donde transcurre este caso.

Es empezar a leer y “picarte el gusanillo”. Empiezas a conjeturar, a sospechar de personajes extraños que tienen todo la pinta de ser culpables. Y a intentar no dejar escapar detalles, por que los hay, que te guíen hacia el final del túnel en que convierte este extraño suceso. Detalles, que al descubrir, te hacen exclamar. Y un par de “¡Joderrrrrrrrrr!” han caído durante la lectura.

No os creáis que el final es más tranquilo, para nada. Si estás en tensión durante toda la novela, hacia el final, ésta estalla. A una velocidad vertiginosa, sin perder el ritmo, ves como todo cobra sentido. Eso sí, un sentido de lo más macabro. La guinda final para esta trama es que, al principio parecía un caso normal de desaparición, pero nada más lejos de la realidad. Y, de fondo, una macabra historia que guarda el pueblo donde todo comienza.

Alex Bonnet es un joven detective que, pese a su juventud, se dedica a este oficio con más o menos fortuna. Pero todo cambia, cuando un día la hija de un importante empresario desaparecido, decide contratarle para encontrar a su padre. Éste desapareció en un pueblo de Albacete, en la Sierra de Alcaraz, y Alex tendrá que desplazarse allí para averiguar qué pasó con el empresario. Al principio, sus pesquisas no le llevan a aclarar nada, pero poco a poco, y con su persistencia, Alex va descubriendo cosas que nadie conocía hasta ahora. Como la vida secreta que llevaba el desaparecido. La entrada en escena de la mujer del empresario, Isabel, involucra al joven detective aún más en el caso. La desaparición de Isabel, muy parecida a la de su marido, desencadenará una serie de hechos que llevan a Alex a una carrera casi contrarreloj para poder salvar la vida de esta. ¿Qué espantosa historia guarda este pueblo y su inquietante Comarcal 415? Alex tendrá, esta vez, que valerse de todo su ingenio y perspicacia para resolver estos oscuros sucesos, sin saber que se enfrenta a peligros que ponen en riesgo su vida y la de otras personas.

Brutal. Esta es la primera palabra que me viene a la mente cuando pienso en esta historia. Cómo una simple desaparición, puede ser realmente un caso tan macabro. El autor ya te pone sobre aviso nada más empezar la historia. Un aviso, que te hace sospechar que este caso puede que no tenga un final tan feliz como te gustaría. Pero así es esta historia, angustiosa. Y el primer caso de este curioso detective, Alex Bonnet. Un personaje que promete, y del que voy a estar muy atenta a partir de ahora. Así que, querido lector, si quieres perderte entre las páginas de esta historia y desafiarla, te pongo sobre aviso. Y la que avisa…

Reseña: Los doce, de Justin Cronin

LosDoceLos doce es un libro gordo, de esos que se pueden utilizar para cuidar el alma y el cuerpo, leyéndolos y haciendo pesas respectivamente. A su vez, Los doce es la secuela de otro libro igual de gordo llamado El pasaje que fue publicado hace dos años (en España) y que fue catalogado por Stephen King como una joya.

El pasaje ciertamente era un libro de esos para disfrutar, una buena historia de vampiros con muchísimos personajes y una trama que no paraba de avanzar… hasta que se cortaba bruscamente. Porque eso ocurría cuando llevabas doscientas y pico páginas, el corte más brusco que recuerdo haber leído jamás, de esos que te dejan una sensación de vacío en el interior y parpadeas porque no crees que eso sea posible. A partir de ahí, comenzaba otra historia.

No negaré que cuando leí El pasaje me metí tan de lleno en la historia de Wolgast y Amy que cuando se detiene (bruscamente, no me cansaré de decirlo) y empieza con otros personajes, otro lugar y, entre comillas, un mundo nuevo que definir, me costó volver a entrar en la historia. Pero Justin Cronin hace una cosa muy bien: narrar. Y pronto, volvía a estar absorbido por esos nuevos personajes, por ese lugar llamado La Colonia y por la amenaza constante de los vampiros, llamados en el libro virales.

Me encantó. El pasaje es uno de esos libros que me abrieron la mente y me hicieron imaginar y disfrutar como un enano. Aunque, a mi gusto, adolece de una cosa que lo hizo imperfecto: el deus ex machina. Cronin es uno de esos autores que no creen en la existencia del mal si no existe una fuerza benigna que lo contrarreste. Y su final, al igual que el de Apocalipsis de Stephen King, es demasiado… Dios. Deus ex machina.

Los Doce comienza unos meses después de haber terminado la historia de El pasaje. Al menos lo hace durante unas páginas, antes de dar marcha atrás y comenzar a narrar otra historia que más adelante tendrá su importancia. Nuevos personajes, época presente, tensión creciente y todo eso que Cronin hace a la perfección. Aquí ya estamos preparados, sabemos que esa historia no durará, que se cortará bruscamente para regresar a nuestros viejos conocidos de la Colonia. Y así es. Como siempre, sin embargo, el saber que va a ocurrir le quita la intensidad que tenía en el primer libro aquel corte abrupto.

Sin embargo, la primera parte del libro es maravillosa. Presenta varios personajes de forma sublime (El último superviviente de Denver, April, Daniel, Horace, Lawrence y la zumbada de Lila) y la acción es trepidante. De aplauso.

Y ahora sí, por fin, volvemos con nuestros viejos conocidos. Los que siguen vivos, al menos, porque de un plumazo se nos cuenta la muerte de algunos supervivientes del primer libro en los meses que han transcurrido en medio. La historia se desgrana con rapidez, en varias direcciones que van confluyendo en una sola, mostrando grandes personajes y personalidades, momentos de horror absoluto, y una tensión que casi puede cortarse con el cuchillo. En eso, Justin Cronin es bueno. Muy bueno.

Tanto a El pasaje como a Los doce les sobra, a mi parecer, esa ayuda externa y ¿divina? que ayuda a los personajes a resolver la acción en sus últimos instantes. Sinceramente, creo que todo es tan realista (dentro de lo realista que puede ser una guerra entre humanos y vampiros) que esa ayuda extra le quita algo de emoción. Y además, tampoco habría sido necesaria. Les habría costado más, sí, pero podrían haber ganado igualmente sin necesidad de apoyo.

Para mí, es la única pega y no afea el libro aunque impide que pueda considerarlo sublime. Por lo demás, me quedaré impaciente a la espera de que llegue el cierre de la trilogía.

Reseña: El sistema D13, de Joan Tretze

elsistemad13_00Acabo de leer una obra que me ha dejado un buenísimo sabor de boca. Mucha culpa la tiene Joan Tretze el autor de este cómic. Ha sabido elaborar una serie de tiras cortas a modo de historia secuencial que enmarcan de algún modo a esos seres extraños (a ojos de los muggle) que son los jugadores de rol.

Por supuesto, aquí se habla de la experiencia vivida. Lo notas al momento. Holocubierta Ediciones ha apostado por esta edición en papel, de un cómic que habitualmente se publica en la red (http://www.elsistemad13.com/).

Este pequeño vademécum de «cómo empecé/cómo encontré gente para jugar/mis problemas como máster/mi vida después del rol», es un cómic que encandilará a roleros y curiosos por el mundo friki a partes iguales…, por que si en algo se basa El sistema D13 es en las virtudes y defectos de cómo llevar adelante una campaña o una partida de rol con tus amigos. El compromiso. Compartir los mismos gustos. Los diferentes personajes que existen ya de por sí en la realidad.

P05_dino_peq

Quedar, no llegar tarde, no fallar, pelearse con la novia para poder asistir, no tener que irse en plena batalla porque tienes que ir a trabajar, defender a tus compañeros por encima de todo, intentar que no muera… Todo es compromiso. Aunque algunos de estos temas no se tratan, sí que se habla sobre las vicisitudes de ser master.

Lo que me he podido reír con este tebeo.

elsistemad13En El sistema D13 se cuentan muchas cosas pero en definitiva, la historia de Trece (¿el autor?). Un chico con treinta y muchos que intenta encontrar el camino, la estabilidad, desde sus comienzos en mundo del rol. Con el capitulo Génesis vemos cómo se inició. En Mi historia, cómo empezó a fraguarse su vida como master/director de juego. Con El Grupo (capítulo con el que me he reído bastante, porque identifico a gente dentro de los personajes), cómo se obcecó en hacer un grupo de juego equilibrado. Empieza la aventura es el siguiente capítulo en el que te lo pasas bien viendo como la partida se va a la mierda ya desde el comienzo…jajaj. El Dungeon, lo mismo, pero bajo tierra, con el personaje listillo de turno dando calor. La salida, es la vuelta a la realidad… con sus pormenores.

A modo de revista, se incluye una especie de Consultorio Rolero del Doctor Trece en el que los lectores preguntan y comentan situaciones particulares. Una especie de homenaje a aquel Consultorio del Dr. Francis de la revista rolera mejor hecha de todos los tiempos.

elsistemad13_03Se añade como colofón un capítulo (“Desclasificado”, jajaja) llamado Detritus máster, o sea, un capítulo donde el personaje coñazo del grupo decide hacer de director de juego. Genial en todos los aspectos. Menudo lote de reír. Mi hija me observaba extrañada. No suelo reírme con mis lecturas.

En definitiva, un cómic que nadie debería perderse. Si eres o has sido jugador de rol, resulta imposible leer El sistema D13 sin reírte, y sobre todo, sin sentir nostalgia. Las situaciones aquí vividas son compartidas en su mayoría con el lector/jugador. Hay momentos de incertidumbre, momentos reales, ficticios y de buenas risas. Los enfados del master, lo que tarda un personaje en tirar los dados (cosa que irrita bastante), la lucha por la supervivencia, el sinsentido de algunas escenas… El sistema D13 es un homenaje al Peter Pan que todos llevamos dentro. Hacia tiempo que no leía una cita más realista que la que abre este cómic. Con ella termino, recomendando muy mucho este volumen. No os lo perdáis porque es genial, de verdad.

El hombre no deja de jugar porque se hace viejo,

se hace viejo porque deja de jugar.

Bernard Shaw

Reseña: Futu.re, de Dmitry Glukhovsky

Futu_reHay novelas que apenas comienzas a leerlas estás convencido de que serán llevadas al cine en un período de tiempo no excesivamente largo. De hecho, así es cómo leí Futu.re, como si fuese el guión de una película. Es un libro magnífico que tiene muchísima acción, sobre todo en la parte final, sin desmerecer el comienzo y el puente entre ambos. Les aconsejo su lectura, en mi opinión una apuesta acertadísima su publicación en castellano a cargo de Minotauro. Atentos a este autor, recuerden su nombre, Dmitry Glukhovsky, tarea complicada por otra parte, pues es un valor seguro en el terreno de la ciencia ficción. Bueno, más bien diría que es una realidad en dicho género. Una obra muy recomendada para quienes, con frecuencia, se hacen preguntas del tipo “¿Qué pasaría si…?”, entre los que me incluyo.

“A lo largo de su existencia, el ser humano ha soñado con vencer a la muerte y convertirse en una criatura inmortal. En el siglo XXV, lo que parecía imposible ha sucedido. Gracias al agua viva, el hombre puede burlar a la parca, ser creador en lugar de ser creado. El homo sapiens ha dejado de existir, ahora una nueva especie habita en el planeta: el homo ultimus. Europa entera está más unida que nunca. El continente se asemeja a una selva cuyas torres, muchas de ellas de más de un kilómetro de diámetro, son como árboles que parecen sacados de una novela de fantasía. Ciudades como Barcelona, Marsella, Hamburgo o Milán se han anexionado para formar una sola ciudad, un solo país que puede ser recorrido de punta a punta sin salir de los nuevos sistemas de transporte: unos enormes tubos e interminables galerías peatonales situados en el piso número cien y que se comunican entre sí a modo de enredaderas o como una gigantesca telaraña. Las antiguas ciudades, las que conocemos en nuestra época, se hallan rodeadas de nubes artificiales, criando polvo junto con sus monumentos y sus catedrales, pues nuevas torres se han erigido ante ellas y han pasado a formar parte del sótano de un paisaje prácticamente caído en el olvido.

Ahora, la tierra de los hombres es otra, con un futuro lleno de esperanzas, libre del miedo a vivir cada día de sus vidas como si fuese el último. Ahora el hombre puede no solo jugar a ser Dios, sino competir con él e incluso igualarlo. Pero no todos tienen las mismas oportunidades, se ha de haber nacido en Europa para gozar de la inmortalidad como derecho, aunque hay un inconveniente, el límite aproximado de población admitida en el continente es de ciento veinte mil millones cuatrocientos ochenta y un mil habitantes, esta superpoblación hace que el aire y el espacio escaseen. Además, en este nuevo mundo, si una persona quiere tener un descendiente es obligatorio que se tome la inyección de la vejez para poder morir y dejar su lugar a su hijo mediante el sistema de Elección. El padre o la madre que quieran tener un progenitor, ha de ser sacrificado. Para que todo se enrede un poco más aparecen los embarazos ilegales, personas que intentan, de manera clandestina, tener hijos. Estos casos son perseguidos por La Falange, una organización policial que castiga con dureza a los que infringen la ley, inyectándoles la vejez. Yan Nachtigall es uno de los miembros de esta organización, y ha sido encargado por el senador Schreyer para una singular misión que pone en entredicho su actividad en la empresa y comienza a cuestionarse algunas cosas, la mayoría de ellas tan peligrosas que incluso su vida está en juego…”

Esto es un poco el avance de Futu.re, del ruso Dmitry Glukhovsky, el creador del Universo Metro y autor del best seller Metro 2033 cuya adaptación está prevista para el próximo año.

¿Alguien duda de que algún director comprará los derechos de Futu.re y la  convertirá en film? Yo, desde luego, no tengo ninguna duda. Y estaré en las salas de cine, volviendo a disfrutar de una obra que, garantizo, será un rotundo éxito.