Archive for Tusquets Editores

Reseña: Música Nocturna, de John Connolly

musica-nocturnaLo último leído en un artículo americano dice que Connolly sugiere «la efectividad de una obra de ficción sobrenatural y es inversamente proporcional a su longitud». Sin exigir explicaciones adicionales, debilita tu impacto, tu muro de defensa lector, y con frases, párrafos, capítulos los va agrietando. Esto ya último es de mi cosecha. Así traduzco yo ese comentario/halago.

John Connolly es a día de hoy un autor consagrado en el panorama actual de la novela negra y se merece que seamos claros cuando se hable de él pues en nuestro país todavía no es conocido en los grandes circulos. Y eso es como mínimo, pecado. Con muchos (muchísimos) fans gracias a su serial detectivesco, la serie de libros que tiene como personaje principal el detective Charlie Parker; lo petó con un primer volumen, Todo lo que muere, que a muchos os sonará. Una mezcla de la fórmula «hard boiled» y el trasfondo «american gothic» que consigue en cada una de sus novelas de esta serie, que mola bastante pues consigue con muy poco un “agradable” panorama en pueblos perdidos de la América profunda con un seductor aroma sobrenatural que te mantiene apretado en tu sillón de lectura. Algunas de sus novelas, para un servidor, son las tramas con más asesinatos concentrados en una misma historia. Pero siempre con el criterio que exige la trama. Lo que me gusta de él, es que la atracción del autor por el género de Terror no sólo esta presente en ciertos momentos de las aventuras de Charlie Parker. Cuando le da al relato, muy constantemente se deriva hacia mi amado género. Dentro de las historias cortas, el autor desarrolla esa pasión por relatar lo oscuro del alma humana a través de los ojos de un niño…, por ejemplo. Lo demostró con crece en su anterior antología Nocturnos. Demostró que el mejor género de todos, le observa por encima del hombro cuando escribe. Se cerciora de su protagonismo.

Tusquets Editores es la principal culpable de que actualmente podamos encontrar muchos de los títulos de este autor en nuestras librerías. Incluso sus añoradas antologías, están llegando. Así, a día de hoy, ya tenemos Música Nocturna (Night Music). Una joya que he devorado con ansia, como un lobo que se encuentra una oveja en el bosque en invierno. Así a grandes rasgos (no soy muy partidario de hablar mucho sobre relatos que se spoilean en nada), Música Nocturna habla de rencor, venganza subliminal, oda a los grandes clásicos detectivescos, el amor y obsesión por los libros, y seres del más allá que se pasean por el más acá más de lo que debieran. Música Nocturna contiene 13 relatos y unos Agradecimientos la mar de interesantes como suele hacer el autor de Maine al final. Pese a ser irlandés, John Connolly es considerado “el otro” gran autor de Maine. ¿Qué tendrá ese estado que tanto terror aporta al mundo literario?

La Biblioteca Privada y Depósito de Libros Caxton abre la antología. Ganó un Edgar Award en 2013. Un funcionario que descubre en una biblioteca una mujer con una bolsa roja que se arroja frente a un tren y luego desaparece… Os suena de algo eso, ¿no? La Lamia detalla la venganza de una víctima por violación. Una venganza que puede durar toda la vida. También encontramos un matrimonio centrado en ayudar a su hija dotada de alarmantes poderes. En Una aparición, un hotel visitado por un viudo en su aniversario donde se refuerza su sensación de dolor. Una historia de las más simples del volumen, aunque para mí de las mejores.

Reescribir la realidad, es un tema recurrente en esta recopilación. Un tema que se aborda con afán en la colección de fragmentos llamado El Atlas Fracturado. Con una trama muy curiosa donde un hugonote refugiado en Amsterdam, encuentra un libro con el que “estar con él, es como estar en contacto con un ser vivo”. Huele a sangre. Cada uno de los cinco fragmentos explora el maléfico potencial del libro. Maravilloso-maravilloso-maravillosa esta historia. Y más. Un veterano de la Primera Guerra Mundial que sufre un trauma. O una historia inspirada en el folclore de los grandes Bosques del Norte en la que Connolly acude a la famosa leyenda del Wendigo. O un regreso al universo de El Libro de las Cosas Perdidas con El Rey Hueco

Una colección engordada de inventiva y ambición. En medio de una colección de historias donde lo sobrenatural horroriza, y a veces te hace sonreír… lento y con maldad; donde el elemento fantasmal puede ser incluso la zona más reconfortante de todas. Un autor a seguir, con cada novedad.

Reseña: La Canción de las Sombras, de John Connolly

lacanciondelassombrasMe parece increíble la habilidad que tiene John Connolly para reinventarse en cada novela. Para hacer que una serie, con un mismo personaje, no decaiga a pesar de los años y los relatos vividos. La primera gran obra de John Connolly fue Todo lo que muere. Leerla, fue para mí un cambio de perspectiva en el personaje clásico del investigador privado; muchas veces, demasiadas veces, la recuerdo. Charlie Parker, alias «Bird», inspector de policía de Nueva York, retirado, se convirtió desde entonces en uno de mis personajes favoritos. A partir de ahí, he querido seguir todos sus pasos en la medida de lo posible pues seguirlo a él, a veces era como seguirme a mi mismo.

Su modo de narrar, incluso en los comienzos, me encanta y te engancha en nada a la historia de manera fútil e insaciable. Las novelas protagonizadas por Parker las tenemos a la orden del día en nuestras librerías gracias a Tusquets Editores, una editorial con una labor encomiable desde tiempos pretéritos. Sin embargo, no sé por qué, tengo la sensación de que en este país, las novelas de Charlie Parker, son casi de culto; no se habla de ellas todo lo que se deberían hablar. Navegan en ese mar de lectores que casi dan un brinco cuando se enteran de que el que tienen enfrente las leyó…, pero lo ocultan. No me cabe duda de que si Charlie Parker viera la luz con acierto en la pequeña o gran pantalla, las novelas despegarían hacia los cielos de forma inconmensurable.

En La Canción de las Sombras, encontramos nazis, recuerdos innombrables y un ser emergente de la oscuridad, que ronda al personaje icónico de Connolly, el cual anda recuperándose de un golpe casi fatal. Parker, el ex detective de la policía y detective privado, vive encerrado en una casa de playa alquilada en Boreas, en la rocosa costa de Maine. Louis y Angel, socios de Parker (que son mortales como personajes pero una pareja inmortal para el propio lector que los conoce), han ayudado a su amigo a instalarse en lo que debería ser un lugar tranquilo para recuperarse de aquel ataque que casi lo mata. Pero él es Charlie Parker, y en las manos capaces de Connolly, nada es tan simple: un cadáver aparece en la orilla cerca de la playa donde vive.

Parker cruza una cuantas palabras con el jefe de policía de Boreas, Cory Bloom, y se encuentra con sus vecinas Ruth Winter y su hija enferma, Amanda. El cuerpo es identificado como el de Bruno Perlman, un extraño con un papel escrito en yiddish (lengua hablada por los judíos de origen alemán) en su coche. Mientras tanto, por otro lado, dos viejos nazis han sido capturados en el país. Uno de ellos está inculpando nombres de lo lindo. Hace referencia sobre todo, a un hombre torcido, vicioso, y despreciable que mataba a diestro y siniestro como si de una orgía de sangre se tratara…

Combinando una fascinante información poco conocida acerca de los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial, empieza una nueva lucha de Parker por recuperar algún tipo de normalidad en su vida. Connolly mezcla una historia sin fisuras con una voz narrativa que es bastante diferente a cualquier otra. Tiene la habilidad para infundir en sus thrillers el suficiente horror sobrenatural para que te interese pero sin que sus novelas se puedan categorizar de Terror; que ya sabemos que a la gente de a pie asusta o huye de reconocer que lee dicho género… La obra de este autor irlandés, afincado en Maine, ha dado en llamarse género policíaco o negro, sin embargo, yo creo que es una forma de evadir la idea que os acabo de decir.

En fin, La Canción de las Sombras habla del dolor, el miedo y la oportunidad de los malos, de por muy pequeña que sea; de hacer daño. El odio, el rencor, infundir congoja a los débiles por encima de todo. Mientras leo las novelas de Connolly me suele pasar que recuerdo mucho mi querida USA y lo diferente que es la vida allí. Los problemas en muy poco tiempo se hacen enormes. El mal siempre está presente y lo sobrenatural ronda un porcentaje muy alto en las casas viejas. Los muertos del pasado regresan con facilidad. La gente no tiene miedo de escuchar lo que tienen que decir. Donde se perpetuó un crimen no se puede vivir.

Connolly lo demuestra en novelas como esta.

Reseña: El Elefante Desaparece, de Haruki Murakami

el-elefante-desapareceA estas alturas, el nombre de Haruki Murakami habrá llegado a vuestros oídos por un medio u otro. Es uno de los autores de moda. Sus ideas, sus escritos filosóficos, evocadores e incluso me atrevería a decir, profusores de otra realidad, son diferentes, originales. Un mérito a tener en cuenta y eso, que viene de la tierra donde una de las máximas es : «No hay nada nuevo bajo el Sol».

Como todo lo bueno, como todo lo que llega lejos en tan poco tiempo y rompe las barreras de la narración conservadora, la ficción de Murakami, es a menudo criticada por la literatura tradicional japonesa por su intenso uso del surrealismo. Aunque yo diría que también por que suele enfocar en cantidad de ocasiones conceptos que incitan al fatalismo.

Pese a todo, ya es considerado una figura importante dentro de la literatura moderna. The Guardian ya lo tiene situado entre los mejores novelistas de la actualidad. Ha sido considerado, nada más y nada menos que para el Premio Nobel de Literatura en 2010, 2011, 2012, 2013, 2014 y 2015, aunque todavía no ha sido reconocido para el galardón. Pero lo inevitable, llegará. Y haciendo mención a sus palabras: el camino del conocimiento es uno, directo, aunque otros ramales corren paralalemente a él.

Haruki Murakami (Kioto, 1949) es uno de los pocos autores japoneses que han dado el salto de escritor de prestigio a autor con grandes ventas en el mundo entero. Ha recibido numerosos premios, entre ellos el Noma, el Tanizaki, el Yomiuri, el Franz Kafka o el Jerusalem Prize, y su nombre suena reiteradamente como candidato al Nobel de Literatura, como ya os he dicho. En España, ha merecido la Orden de las Artes y las Letras, concedida por el Gobierno Español, y el Premi Internacional Catalunya 2011.

Tusquets Editores ha publicado doce de sus novelas —entre ellas la aclamada Tokio blues. Norwegian Wood y Los años de peregrinación del chico sin color—, las personalísimas obras De qué hablo cuando hablo de correr y Underground, así como cuatro volúmenes de relatos: Sauce ciego, mujer dormida, Después del terremoto, Hombres sin mujeres y ahora El Elefante Desaparece.

El Elefante Desaparece es una antología de diecisiete relatos que fueron escritos entre 1980 y 1991, y que fueron publicados en varias revistas japonesas primero, y luego en algunas colecciones incluso internacionales como The New Yorker, Playboy o en la revista Mobil Corp. Encontramos en ellos surrealismo en abundancia, temas dolorosos, pérdida, confusión, soledad y destrucción de valores y de vidas que emiten un intenso modo de ver los problemas para muchos ideas banales.

El título del libro viene a colación de la último historia de la antología.

El pájaro que da cuerda y las mujeres del martes, habla de una misteriosa llamada telefónica que exige a una mujer diez minutos de sus tiempo y de un hombre que a falta de su esposa conoce a una chica del jardín vecino. Nuevo ataque a la panadería, cuenta como un hombre le cuenta a su nueva esposa sobre un atraco que él y su amigo hicieron a una panadería. El comunicado del canguro, va de una carta dirigida a la sección de control de productos de una tienda con una queja sobre un producto comprado por error. Sobre el encuentro con una chica cien por cien perfecta en una soleada mañana del mes de abril…, creo que cuenta todo el argumento en el titulo.

Sueño, habla de una mujer no ha dormido durante diecisiete días…, y hasta ahí puedo contar. La caída del Imperio Romano. La revolución india de 1881. La invasión de Polonia por Hitler y El reino de los vientos enfurecidos, es todo un mismo relato donde un hombre escribe en su diario, impulsado por frases dispares que van atosigándole durante todo un día. En Lederhosen, una mujer le habla de sus divorcio a su madre, cosa que la impulsa a hacer un viaje a Alemania en recuerdo a su exmarido. Quemar graneros cuenta la historia cuenta la historia de un curioso narrador y su pasión por hacer lo que dice el titulo. En El pequeño monstruo verde, una extraña criatura le propone amor a una mujer, y al poder leer su mente, lo utiliza contra ella.

En Un asunto de familia, un hombre discute con su hermana menor sobre su último novio. En Una ventana, un graduado pasa un año trabajando en “La Sociedad de la Pluma”, lugar que trabaja respondiendo cartas por demanda. La gente de la televisión cuenta como cierto tipo despues de hacer cierta “instalación”, es capaz de hacer tratos con la gente que aparece en la caja tonta. Aunque eso la lleve por el mal camino, como sucede. Muy buena historia.

Un barco lento a China, otra chulada de historia donde un hombre de Tokio relata sus contactos con los chinos. El enanito bailarín habla de un tipo que se relaciona con un juguete en una extraña fábrica. En El último del césped de la tarde, un hombre decide dejar de cortar el césped después de que su novia le de una curiosa noticia. Silencio, cuenta la vida del boxeador amateur Qzawa y de su pelea con su compañero de escuela, Aoki. Y la joyita que cierra la antología es El Elefante Desaparece. Una obra maestra donde un elefante adulto mayor se propone desaparecer sin dejar rastro.

Menuda metáfora a la vida.

No suelo contar todos los argumentos de una antología de relatos. Aun asi, en esta ocasión he decidido hacerlo para que el que no conozca aún a Murakami, vea que suele escribir de historias en principio banales o sin apenas suspense, a pesar de que cuando lo descubres de verdad, las lees plácidamente; ves y disfrutas con el surrealismo como nunca lo has hecho anteriormente. Os lo aseguro.

Tusquets Editores ha publicado en español todas sus obras. Tienen buen ojo, ¿no?

Reseña: El invierno del lobo, de John Connolly

el invierno del loboEs un comentario que siempre hay que tener presente a la hora de leer un libro de John Connolly, así que empiezo con él y así ya me lo quito de en medio: «Queridos friends, NO ES REQUISITO previo haber leído las novelas anteriores del personaje Charlie Parker para disfrutar de esta nueva novela».

Pero tened claro que esto no decae. El invierno del lobo vuelve a ser otro imprescindible viaje, ingenioso e imaginativo argumento que ahonda en la naturaleza más oscura del hombre. Las cosas que llegan de pronto en la noche. Los hechos sobrenaturales capaces de desgarrar el momento más natural.

Charlie Parker, detective lleno de cicatrices por una maltratada vida privada que no buscó, continúa tras la pista de su principal enemigo, aquel que acabó con las vidas de los que más quería. Aquel al que llaman El Coleccionista. Con un comienzo de novela perturbador, John Connolly nos mete de cabeza en lo que pudiera ser el final de su primera novela (¿un final alternativo nunca publicado hasta ahora?), aunque como quien no quiere la cosa, el argumento se va desviando hacía un nuevo trabajo surgido de una serie de agravantes como lo son: la muerte de un hombre sin hogar, unas ruinas que esconden un terrible secreto y una comunidad residencial llamada Prosperous, llena de esperpentos ricos que desean la muerte a todo aquel que perturbe su rutina vida diaria y conservadora. Aunque con ello tengan que liquidar a ese intrometido detective.

El invierno del lobo es la nueva novela del siempre recomendable escritor John Connolly. Un supuesto escritor de novela negra que con sus escritos, cada vez tira más hacia el género de Terror. Aunque nadie quiera declararlo como tal, Connolly homenajea siempre con sus novelas a grandes autores del mejor género de todos, siempre sin caer en el pastiche y además aportando de su cosecha siempre propias nuevas ideas.

El invierno del lobo es otra novela de Parker que me ha encantado. Obviamente, recomendada muy mucho a los lectores habituales de los libros del detective, pero también a aquellos fans de los buenos relatos de miedo, con raíces en los clásicos.

Una premisa tan chula como la trama central de El invierno del lobo, es decir: Parker asumiendo la misión de encontrar a la hija perdida hace largo tiempo, de un hombre sin techo. Jude, un tipo de profesor dandi que ha sido encontrado ahorcado, y que su fallecimiento se apuntó al suicidio por la policía local casi de forma gratuita… Connolly siempre sabe enganchar con ideas que parecen ligeras pero que entroncan con facilidad y perspicacia en nuestra conciencia. Es decir: uno de los amigos de Jude sigue la pista de Parker y lo convence de que un hombre que estaba tan ansioso por encontrar a su hija distanciada no se habría quitado la vida…

Ya me dirán.

Un autor cuyas obras siempre podréis encontrar en Editorial Tusquets. Una editorial que nos tiene tan al tanto con sus novedades, que incluso incluye en algunos títulos las bandas sonoras que utilizó el escritor para escribir dicho libro.

Una quiebra, una singular voz de un autor que guía a los lectores a un viaje, a un cuento que nunca deja de entretener. Con varias escenas con las que consigue poner el vello de punta.

Las cosas, o El Lobo como dicen los que le conocen, llegan de golpe en la noche.

Reseña: Las manos del pianista, de Eugenio Fuentes

lasmanosdelpianistaEl cuarto caso del detective Ricardo Cupido nos lleva hasta Breda, una ciudad tranquila que, como tantas otras localidades del país, se encuentra en pleno auge inmobiliario. Pero su tranquilidad se verá perturbada con la aparición del cadáver de Martín Ordiales, un constructor de enorme corpulencia y de carácter temperamental. Quizás debido a esto último, y para su infortunio, el desgraciado hombre se ha ganado a pulso la desconfianza de cuantos le rodean y hacen que todos ellos sean sospechosos de asesinato.

Porque ahora ya nadie duda de que ha sido un asesinato y no un simple accidente laboral como en un principio pudo parecer. Ante las miradas acusatorias por gran parte de la comunidad, nuestro querido y enigmático pianista tiene todas las papeletas para convertirse en el principal sospechoso del suceso, pues se ha ganado la fama y la reputación debido a sus  meticulosos métodos de acabar con la vida de las mascotas de sus dueños, quienes le contratan para tal cometido. Cuando los animales son viejos, están sufriendo, o, simplemente sus dueños se aburren de ellos,  es el momento en el que el pianista entra en acción y se ocupa de este intrincado asunto.

Aunque, como digo, esto no es un motivo para quedar libre de toda sospecha sino, más bien, todo lo contrario, por lo que no duda en contratar los servicios del afamado detective que tan buena reputación ha ido obteniendo en sus anteriores casos…

Desde la primera página de Las manos del pianista, el autor juega con el lector, haciéndole parecer en todo momento que nuestro desafortunado pianista está interpretando una doble vida. Como si tocar dicho instrumento fuese una tapadera de su verdadero oficio, el de matar. Y no acaba todo ahí. A medida que transcurre la lectura, seguimos con esa idea, no descartamos la posibilidad de que un perfecto manipulador esté jugando su baza para confundirnos y salir airoso de este juego maquiavélico, por lo que el suspense está garantizado hasta la última página.

Haciendo porte de su magnífica escenificación psicológica y su no menos magnífico dominio del suspense, Eugenio Fuentes nos abre las puertas de Construcciones Paraíso, guiándonos por los entresijos de la empresa e invitándonos a conocer a todos sus socios y trabajadores, levantando, de este modo, las sospechas entre todos ellos y, al mismo tiempo, haciendo de la lectura un recorrido ameno y sin distracciones, algo que el lector agradecerá.

Es la primera novela que leo de mi paisano. De hecho, hasta no hace mucho tiempo, era un completo desconocido para mí, a pesar de tener varios premios importantes en este mundillo. Me ha gustado muchísimo su estilo literario. Su manejo de los tiempos, algo fundamental en la novela negra, ha sido espectacular. Me llena de orgullo saber que un autor montehermoseño (gentilicio de la localidad cacereña de Montehermoso) haya triunfado en el que es para mí el mejor oficio del mundo. Me alegra, al mismo tiempo, que una editorial tan importante en nuestro país como es Tusquets, corrobore cuanto he dicho y publique sus novelas. Realmente su colección Andanzas tiene muy buenos títulos y Las manos del pianista es otro de ellos.

¡Chapó, paisano! ¡Me quito el sombrero! Espero decírtelo en persona en alguna ocasión y devolverte mi gratitud con los buenos momentos que pasé con esta gran novela que se fue por mis ojos en un visto y no visto.

Reseña: Los viajeros de la noche, de Helene Wecker

Los-viajeros-de-la-nocheCuando llegas a lo más alto con tu primera novela algo bueno has hecho, o una serie de conjunciones se han dado. En este caso, creo que la primera novela de Helene Wecker, Los viajeros de la noche (The Golem and the Jinni), se decanta más por el primer caso. Y eso que estamos hablando de un titulo que goza mucho de un ritmo lento. Pero aun así, Los viajeros de la noche es un deleite. Es de esas novelas que disfrutas cada página, cada descripción, cada personaje, intentando descifrar el pasado y tratar de salvar almas diversas y amenazadas junto al Golem y el Jinni. Con eso es con lo que vas a disfrutar en demasía.

Dos seres sobrenaturales. Una golem, una mujer de arcilla, conjurada por un rabino que se dedica a las artes cabalísticas peligrosas. Por otro lado, un jinni, una criatura de fuego que cambia de forma, nacida en el desierto de Siria en el siglo VII. Ambos se juntan en las calles de Nueva York en 1899. ¿Suena descabellado? ¿Una premisa muy pero que muy original? Sí, a todo. Una mezcla formidable de ficción histórica y Fantasía, con ciertos retoques de Ciencia Ficción e incluso una pizca de discurso filosófico sobre la fe y el libre albedrío. Es la mezcla creada por Helene Wecker y lo curioso es que todo funciona a la perfección.

Una de las maravillas de Los viajeros de la noche es la elegante estructura que crea la autora, estableciendo, mientras avanzas, reflexiones en la trama y ecos de temas mientras la golem y el jinni viajan atrás y adelante en el tiempo. Una trama que va ajustando ciertos patrones inesperados con otros personajes de la novela mientras avanza.

Chava, es una golem traída a la vida por su amo, un fabricante de muebles llamado Rotfeld, en la bodega de un barco de vapor. Se lo pidió a Jehudah Schaalman, un rabino expulsado por su congregación por sus constantes incursiones en el mundo sobrenatural. La intención es que Chava sea su esposa…

Ahmad es un jinni, una criatura de fuego volátil, que fue encarcelado dentro de un frasco de cobre durante un milenio. No tiene recuerdos de cómo ocurrió. Boutros Arbeely, un hojalatero cristiano y sirio, lo libera de forma inesperada. Arbeely le da nombre y el genio se transforma en un maestro herrero muy habilidoso. Crea fantástico oro y pájaros de plata, mientras que golpea collares enjoyados…

Ambos personajes han sobrevivido hasta el Nueva York de 1899. Ahí es entonces cuando tendrán que convivir con gente extraña, variopinta, hábiles comerciantes y algún que otro sujeto peligroso que los pondrá en situaciones desesperadas.

El ambiente, el marco que crea Wecker para Los viajeros de la noche es espectacular. Casi se puede sentir ese paseo por el tiempo en el que te sumerge la novela. La vista del puerto en los jardines del castillo durante los paseos en carromato por Central Park, las tiendas de habla ídish del barrio judío, los cafés de Siria en el Bajo Manhattan… La autora da a sus personajes principales mucho atractivo y resonancia emocional. A través de sus pensamientos internos, que no son tan inhumanos después de todo, te sientes muy cerca de ellos. El genio ardiente y la mujer de arcilla comparten la soledad de no encajar. La golem anhela un maestro porque su destino es servir; el jinni ansía la libertad, ya que está obligado a su forma humana por culpa de un brazalete de hierro soldado en su muñeca por un antiguo hechizo de mago.

Helene Wecker mantiene la originalidad en todo momento, en esta joya de novela que acaba de publicar en nuestro país la siempre elegante editorial Tusquets. Los viajeros de la noche es una delicia, una continua provocación, una trama atmosférica con un cautivador ritmo que hace que te relamas como si bebieras el más antiguo de los vinos.

Reseña: La ira de los ángeles, de John Connolly

lairadelosangelesMi antihéroe favorito y el de John Connolly, regresa con un nuevo caso. El expolicía y detective privado Charlie Parker, continúa su lucha contra las fuerzas de la oscuridad en este thriller sobrenatural. La oscuridad y la ira de los caídos es un tema recurrente para aquellos que creen en el poder de los cielos pero…, también para los que no.

Los ángeles que han caído en desgracia se convierten en monstruos de nuestros sueños mas, ¿qué ocurre si lo que hicimos una vez en el pasado, aquello que era una mala pesadilla, empieza a desarrollarse ante nuestros ojos y empieza a matar a nuestros seres queridos?

En La ira de los ángeles seguimos a Charlie Parker hacia un pueblo con unos personajes que han vivido una serie de encuentros con un hombre extraño. Un hombre que Parker conoce muy bien. La oscuridad parece descender en todas las direcciones, y los que se oponen están en una lista. Ésta lista de los más buscados existe para el Bien y para el Mal. En una se maneja la muerte y en la otra el conocimiento. El Coleccionista camina así, listo para terminar el trabajo de robar almas… Cuando Charlie encuentra su propio nombre en la lista, sabe que tarde o temprano volverán a cruzarse.

Parker es contratado por los familiares de unos paisanos que encontraron un avión perdido en el bosque con una bolsa enorme de dinero. Dinero que no ha reclamado nadie y con la que salieron adelante e incluso ayudaron a gente del pueblo, aunque jamás supieron de su procedencia. Los pueblerinos no lo saben, pero hay más en juego de lo que cualquiera de los residentes pueda imaginar. El peligro del descubrimiento puso en conocimiento las vidas de aquellas personas para la lista de El Coleccionista. Charlie debe correr contra el tiempo para llegar al avión antes que él. Hay hechos en contra: una leyenda recorre ese bosque lleno de espíritus. Fantasmas de personas que una vez perdieron la vida en él o jamás fueron encontrados. Una chica joven, otro peligro que atrae a los incautos.

John Connolly vuelve a escribir un cuento de tinieblas y engaños, rociada con trozos de thriller, terror y novela negra. Es un autor capaz de ser grande con muy poco. Sus novelas suelen seguir la misma pauta: Parker contra un enemigo común para el ciudadano de a pie. Pero sus virtudes están en cómo te presenta estas tramas, como las endulza de leyendas locales y a la vez espolvorea con agridulce las mentiras de las personas que revolotean cerca.

La ira de los ángeles vuelve a ser otro éxito de este enorme autor que nació para entretener. Sus personajes son reales, espeluznantes sus asesinos. La brutalidad y la naturaleza gráfica de los crímenes rituales se quedan en tu mente varios días.

Si usted disfruta de las novelas de suspense con tonos de novela negra, Connolly es su hombre. Charlie Parker es un personaje excelente, duro y resistente, y se ha rodeado de un curioso grupo de amigos que le apoyan y a los que recurre si “el problema” le supera. No es el típico investigador invencible ante un caso imposible.

Los libros de Connolly, aunque tengan el mismo personaje principal, pueden ser leídos independientemente; aunque es obvio que brillan más si conoces todos los datos de aventuras pasadas. El que se abstiene de las recomendaciones leídas/escuchadas/oídas de leer a este autor, sinceramente, está perdiendo un tiempo precioso.

Reseña: Nocturnos, de John Connolly

NocturnosJohn Connolly a estas alturas es un autor consagrado en el panorama actual de novela negra, con muchos (muchísimos) fans,-no confundir con otro grande del género, Michael Connelly-. Es el creador de la serie de libros del detective Charlie Parker, cuyo primer volumen, Todo lo que muere, la define como una mezcla de la fórmula «hard boiled» y el trasfondo «american gothic» de El silencio de los corderos, así como también con un pequeño pero agradable aroma de horror sobrenatural a la moda de la serie de TV, True Detective, la cual le debe a Parker bastante en mi modesta opinión. Aparte para un servidor, creo que es la novela con más asesinatos que he leído nunca.

La atracción de Connolly por el terror no sólo esta presente en las desventuras de Charlie Parker. En El libro de las cosas perdidas, novela “supuestamente” juvenil de tono melancólico y ambiente y personajes sombríos y macabros, el autor desarrolla esa pasión por relatar lo oscuro del alma humana a través de los ojos de un niño…y Nocturnos  tiene bastante que ver con eso.

Nocturnos, título claro guiño a E.T.A. Hoffmann, es una recopilación de pequeños cuentos de terror, que beben de lo moderno pero también y en mayor medida de los autores clásicos del relato de fantasmas.

El propio Connolly nos dice que muchos de ellos fueron escritos por petición de la BBC para un serial radiofónico, de ahí se ve claramente que están diseñados para ser narrados en media hora, con una composición tipo planteamiento/nudo/terror final común a todos ellos y que sirven de historia en forma de píldora antes de ir a la cama a dormir.

Lo primero que hay que decir es que son bastantes relatos, diecinueve, y son todos buenos: en ningún momento se hace la narración repetitiva o cansa. Connolly es un gran escritor, ya en sus novelas negras sabe cómo mantener el interés del lector de principio a fin. Cada uno de los cuentos está escrito con excelente pulso, dominando a la perfección la estructura, lenguaje estético y efecto emocional que debe tener un buen relato de miedo.

El libro, salvo alguna que otra excepción, es el tributo de Connolly al más grande escritor de relatos de fantasmas que ha habido, M.R. James. Lejos del pastiche, Connolly toma prestada la época de principios a mediados del siglo XX, con esos protagonistas intelectuales flemáticos y construye a la perfección los elementos de una intriga que culmina en un final impactante que tantas veces hemos disfrutado, no sólo en MR James, sino también en otros autores que nos trae a la memoria Connolly como Blackwood, Le Fanu o Machen.

La temática es tremendamente variada, lo que hace que resista perfectamente a una lectura del tirón, aunque recomiendo, como los buenos libros de cuentos, que se lea uno o dos a lo sumo por noche.

Brujas, vampiros, espectros,  hombres lobo, lamias, seres sacados de leyendas tenebrosas, casas malditas, lagos infernales, pozos sombríos con secretos, túmulos ancestrales….hay de todo y todos y cada uno de los cuentos te dejan una agradable inquietud en el corazón, insertada con la agudeza de un maestro que está por encima de cualquier escritor de saldo de novelas de terror que tanto hemos leído (y aguantado) en los ochenta y noventa. Connolly sabe ambientar, es un placer leerlo, y rinde su apasionado culto al cuento de miedo clásico en pequeñas piezas de un gran talento narrativo.

Repito, no me sobra ninguno, pero aún así puedo destacar los siguientes:

El vaquero del cáncer cabalga: un peculiar asesino deja una estela de muerte en un claro homenaje a Stephen King; es el único relato largo del libro.

El rey de los elfos: de los más terroríficos y mejor escritos que he leído en un autor actual, un personaje sacado de la peor de las pesadillas de un niño, me recordó bastante al malvado de la mencionada El libro de las cosas perdidas.

La nueva hija: serviría de inspiración a la mediocre película de terror (“La otra hija”) protagonizada por Kevin Costner.

El ritual de los huesos: tremenda, horror victoriano y muy Lovecraft ambientado en los colleges ingleses.

Las brujas de Underbury: de aroma pulpero a lo Howard o al John Silence de Blackwood, una investigación con desenlace terrible y sangriento.

Arenas movedizas: otro genial cuento en la pura tradición y estilo de MR James.

Algunos niños se extravían por error: pequeña reverencia al Bradbury de “La feria de las tinieblas”.

Profundidades verdes y oscuras: corta y efectiva advertencia a los que buceen en lagos de noche, agobia bastante.

Señorita Froom vampiro: excelente y atípico relato de vampiros con final sorpresa.

Nocturnos, más que el conjunto de relatos de miedo encargados a un escritor de novela negra, es una antología imposible del cuento de miedo clásico y moderno, hecha desde el más puro respeto a todos esos autores ingleses de principios de siglo XX que crearon escuela y que Connolly homenajea con mucha mano, sin caer en el pastiche y además aportando de su cosecha de escritor de otro género que no ha caído totalmente pero sí ha coqueteado siempre con la literatura de terror.

Particularmente me ha encantado, lo recomiendo muy mucho tanto a los lectores habituales de los libros del detective Charlie Parker como todos aquellos fans de los buenos relatos de miedo, con raíces en los clásicos, esos que pasen los años que pasen, seguirán estremeciendo.

Reseña: Mujeres, de John Updike

MujeresCuando organicé el Segundo Ciclo de de Cortometrajes basados en cuentos de Stephen King en Sevilla, en marzo del 2012, uno de los directores cuyo trabajo iba a ser proyectado en el festival me pidió que leyera una líneas a la audiencia acerca de lo que su cortometraje pretendía decir. Al parecer, según había sucedido en otros eventos de este tipo, no todos entendían lo que dicho director pretendía transmitir en su corto. En el film, se mostraba a un anciano hablándole a la cámara acerca de los diferentes tipos de tiempos. No había nadie más en el elenco, era un trabajo cuyos diálogos estaban dirigidos expresamente al público y lo que el actor insinuaba es que su vida se estaba agotando, que estaba llegando al final de sus días.

Un par de años después, apenas hace unos días, inicié la lectura de Mujeres, escrita por John Updike y publicada por Tusquets Editores. En cuanto finalicé el primer capítulo me vino a la memoria el comentario de aquel director cuyo nombre he omitido, y así seguiré haciéndolo a modo de respeto, pues la similitud de las historias son parecidas: un hombre con miedo a abandonar este mundo. Un hombre llamado Owen Mackenzie. Este sujeto ha vivido cómodo a lo largo de su vida, a pesar de haber pasado momentos difíciles como la guerra en la que participó su país o la llegada del capitalismo al mismo, Owen logró abrirse paso en una sociedad emergente y llegó a convertirse en un gran empresario, dedicando toda su vida al negocio de los ordenadores junto con su socio, Ed. En el terreno del amor, Owen estuvo siempre acompañado del mejor de los perfumes. Sus constantes escarceos amorosos nunca parecieron afectar a su primera esposa, Phyllis, quien le dejaba estar con otras mujeres e incluso intentaba no levantar sospechas pese a ser consciente de las infidelidades de su marido.

Ahora Owen tiene setenta años, duerme plácidamente al lado de Julia, su segunda mujer y recuerda todos esos momentos, todos los pueblos en los que vivió, todos sus idilios, algunos como seductor, en otros donde se dejaba seducir. Ahora sueña… sueña con todos esos días y quisiera volver a ellos…

La premisa principal de esta novela es el sexo, en algunos pasajes roza casi el porno, sobre todos en aquellos capítulos titulados “Sexo en el pueblo” y divididos en seis partes que perfectamente podrían haberse llamado “Sexo a todas horas”. Pero, en todo momento, en el aire flota un ambiente lleno de recuerdos, una nostalgia como solo un maestro como John Updike, premiado en dos ocasiones con el Pulitzer y otra con el American Book Award, sabe contar.

Es un libro que hay que leer detenidamente. Yo, lector compulsivo, he alargado esta lectura lo máximo posible con el único objetivo de saborear más cada momento, cada recuerdo de Owen, un personaje excelente, un vividor que ha sabido salir a flote de situaciones complicadas, pero que, como aquel otro anciano del cortometraje mencionado al principio de esta reseña, se sabe perdedor frente a la figura de la guadaña.

Me están deparando muy buenas sorpresas las obras que estoy leyendo de la Colección Andanzas de Tusquets: grandes personajes, atmósferas impactantes y, lo mejor, historias inolvidables.

Reseña: Vicio propio, de Thomas Pynchon

vicio propioThomas Pynchon es considerado actualmente como unos de los más grandes novelistas vivos de Norteamérica, su narrativa se puede comparar a montarse en una montaña rusa en la que el tiempo, el espacio y la percepción del universo que recrea están en continua tensión y experimentación estética, poniendo a prueba continuamente al lector. Es un escritor de una densidad de ideas y cultura popular apabullante, ultradensa hasta la lisergia, una sobredosis de horror vacui.

Vicio propio dicen es su novela más lineal, lo que no quita que mantenga los adjetivos anteriores. El esquema argumental es el típico de la novela negra americana a lo Chandler. Pero bajo ese esqueleto noir con sus vértebras bien diferenciadas,- entre  viajes de LSD con alcohol y música de guitarras surferas,- que dirigen el manido argumento del detective que busca a un tipo rico desaparecido, Pynchon nos sumerge en el ambiente, cultura, música, vestimentas…etc. de un Los Ángeles de los años sesenta. En este sentido la Norteamérica que nos cuenta es, no tanto la recreación fidedigna de un pasado sino más bien la imaginación delirante y barroca hasta la extenuación de una época vista desde el prisma bizarro del autor que la vivió, en un ejercicio tanto de nostalgia como de detallismo salvaje y desenfrenado en referencias artísticas y culturales, disparadas como balas de una ametralladora, masivamente y a toda velocidad hacia tu cerebro.

La intención de Pynchon es que el lector se pierda en los cientos de detalles y de personajes que van minando la trama, personajes esperpénticos y a la vez inspirados en un L.A. en el que la mezcla de colores chillones, estilos y modos de vida caricaturizados de lo hortera a lo imposible, diálogos rocambolescos y experiencias de lo más grotescas y divertidas, que creen en el lector la sensación de que su mente está fumando marihuana junto con el protagonista.

Hablando de éste, Doc Sportello, es un atípico Marlowe, un detective que malvive de casos, consume porros, viste con chanclas y camisas hawaianas. A través de sus ojos, y de sus hilarantes e improvisados disfraces, nos van presentando a otros personajes como su ex, Shasta, la mujer fatal buscavidas que acude a él buscando ayuda y que desaparece junto a su amante rico a su vez metido en un asunto de especulación inmobiliaria. También está el típico policía corrupto y tocapelotas, Bigofoot,  que sigue los pasos de Doc y que mantiene un interés sospechoso en todo el barullo…tras ellos el autor del libro irá, como Dante a través de los círculos del infierno, (pero un infierno no de llamas sino de cocktails, motos,  tablas de surf y mucha droga), describiendo ese Los Angeles lleno de gente tan estrafalaria como peligrosa, desde moteros del infierno hasta masajistas sexuales, drogadictos, músicos de garaje idiotizados por el éxito, soldados del Vietnam reconvertidos en traficantes de droga…y de fondo un barco misterioso y mítico, el Colmillo Dorado, en el que Doc cree que estará la solución del caso…

Entre las cientos de referencias históricas y pseudo históricas cabe destacar a Charles Manson, que lo menciona en varias ocasiones, aunque el autor, como digo, juega con el pasado y el presente en un continuo reportaje ficción con un trasfondo en el que no distingues entre lo real y lo inventado, (ese protointernet tan eficaz).

El libro igualmente es toda una entrañable parodia del hippismo, de una América vista hoy día como un adolescente que no conoces límites y que puede hacer todo lo permitido o no permitido, y en ese microuniverso como eran las playas de California, un mundo que para el lector español, ajeno salvo por el cine y conducido por Pynchon, le parecerá tan extraño y lejano como las montañas de Venus, siendo que es parte de la cultura norteamericana.

Por último mencionar que Paul Thomas Anderson, genial director de películas como “Boggie Nigths” o “Pozos de ambición”, está rodando en el momento que se escribe esta reseña la adaptación cinematográfica, protagonizada por Joaquin Phoenix. Oportunidad estupenda para adquirir y leer esta obra, y aliciente para su lectura, ya que será la primera novela de Pynchon que tenga una versión en la gran pantalla, ¿puede ser una buena adaptación? Eso será la decisión del lector que quiera aventurarse con Vicio propio.