Archive for Thriller

Reseña: Una buena chica, de Mary Kubica

unabuenachicaNos encontramos ante un libro que me sedujo desde su portada. Hay algo en esos ojos azules que me arrastró de forma imparable hacia él, me hizo cogerlo entre las manos y ojear la sinopsis. Lo siguiente que supe es que estaba haciendo cola en la caja y lo llevaba en una mano mientras sacaba la cartera con la otra. Sí, esos ojos azules me embrujaron.

Tengo cosas buenas que decir de Una buena chica y también otras que no son tan buenas. Para empezar, lo haré por las cosas positivas. Estamos ante un libro narrado a tres voces, desde el punto de vista de tres personajes que cuentan lo que ocurre en primera persona del presente.

El punto de partida de la trama es la desaparición (secuestro) de una joven llamada Mia Dennet, hija de un prestigioso juez. Los personajes a los que seguimos son Eve, la madre de Mia, Gabe, el policía encargado del caso, y Colin, el hombre que se ha llevado a la chica. Además, para liar más la madeja, los capítulos del libro bailan sin orden aparente entre el “antes” (desde el secuestro de Mia) y el “después” (una vez Mia regresa a su hogar, sufriendo amnesia y diciendo llamarse Chloe).

Nada de lo que he dicho es un spoiler. De hecho, todo esto se percibe en las primeras cuarenta páginas. Por tanto, lo que queda por descubrir es: ¿Por qué Colin se llevó a Mia? ¿A dónde se la llevó? ¿Qué ocurrió allí, tan traumático, para que ella ahora no lo recuerde?

Sin duda, el misterio que Mary Kubica teje alrededor de la desaparición de Mia resulta intrigante y fascinante. No estamos ante una novela llena de tensión y con dosis de investigación intensa. Aquí no hay acción, la mayor parte de la historia es un retrato psicológico de los personajes hábilmente dibujado entre la narración de los hechos. Y sinceramente, en ese aspecto tengo que aplaudir a la autora porque cumple con su objetivo con creces. La historia te mantiene atento, tenso, y preguntándote qué demonios está ocurriendo. Y se reserva un pequeño giro final que le da sentido a muchas de las cosas que… bueno, es mejor no seguir hablando.

Sin embargo, Una buena chica no es perfecto. Todo lo que tiene de bueno a mi parecer se ve empañado por una narración que en momentos se vuelve incómoda. La primera persona del presente es un recurso peligroso, sirve muy bien para situar al lector y hacerle partícipe de lo que ocurre, pero cuando se empeña en narrar acciones sin importancia de alguno de los personajes se convierte en un engorro. Sinceramente, hay momento en que “abro la puerta del armario, cojo una taza, la lleno de agua y bebo. Miro hacia el salón, hago esto y lo otro”… Uf.

Por suerte, no es algo que esté presente en todo momento, pero sí que cuando aparece a mí se me hacía molesto.

Reseña: EL Bazar de los Malos Sueños, de Stephen King

elbazardelosmalossueñosStephen King a lo largo de su extensa bibliografía ha tenido vaivenes. Es normal. A mayor tramo, más posibilidad de desniveles tendrá el terreno. Aunque ya sabemos que sus comienzos fueron de órdago, toda una serie de grandes obras las cuales gozaban de un enorme enganche, ideas originales, el género de Terror de moda, un carrusel que bajaba a todo meter como si descendiera desde el pico más alto de la Tierra hacia la misma orilla del mar. Fue gloriosa aquella época en la que muchos nos enganchamos al de Maine y esperabamos como gatitos en la puerta de una tienda de salchichas, un nuevo asome del dueño. Grandes titulos emergieron allí, y bastantes escritores partimos en ese barco. King se merece todos los halagos y más. Llegué a ver gente de todas las edades leyendo sus libros. Gente que huía del Terror en un principio por el solo hecho de que el género se llamará así y/o lo criticaban por que no querían historias sin sentido con sangre a borbotones. Eso decían. Hay que entenderlo. Fueron los principios del miedo moderno. Ya sabéis: un perro con rabia, una chica con poderes vengandose del bullit en el instituto, malvados payasos por los desagües o automóviles poseídos…; premisas en principio ridículas convertidas en lo que acabo de decir. Miedo moderno atractivo.

Stephen King es culpable de todo eso y también de un gran poder nunca antes visto por mí. Tremendo poder de enganche a su lectura. Te habla de tú a tú, sus historias te agarran hasta el amanecer, de hecho, no recuerdo a ningún autor que me haya tenido despierto toda la noche hasta acabar su libro. O que estuviera en alguna fiesta con colegas y estuviera deseando llegar a casa para seguir leyendo… Todo un repertorio, una grandísima época con chispa, magia, un nivel tan alto que tuvo que descender. Pero nunca descendió hasta ser infame, sin embargo, algunos lo criticaron, la gente no lee lo bastante, no sabe lo que es escribir, habla sin conocimiento de causa. Es NORMAL el descenso. Cuando estás en lo más alto sólo queda bajar. No existe nadie con un don tan potente como mantenerse en su legado a un nivel tan glorioso desde que comienza hasta que la parca se lo lleva…

Con sus relatos me ocurre que, me desilusiono (por no decir otra palabra) fácilmente. Me fastidia, me da coraje, como se dice aquí en el sur; pues encuentras ideas muy buenas y te cagas en todo diciéndote por qué demonios no lo convirtió en novela. Una novela clásica del rey de las que hacen época. De Terror. Al que ya casi nunca recurre. Parece más centrado en el thriller, la novela negra o histórica, dejando de lado de forma alarmante, lo que le llevó hacia la cumbre. El Terror. Es por ello que las antologías que publica ahora como El Bazar de los Malos Sueños tienen valor doble. Aquí sí encuentras historias que se acercan más al gran King que nos marcó a muchos. Aunque algunas se enmarquen en la Ciencia Ficción como las fascinantes casi sesenta páginas de Ur, por ejemplo…

El Bazar de los Malos Sueños es el último titulo del maestro llegado a nuestro país. Publicado como es habitual por la genial Plaza & Janés, eterna editorial encargada de ponernos en bandeja lo mejor del tito King. Veinte relatos, veinte tramas, la mayoría de Terror sugerido o intentando explicar de algún modo ciertos casos extraños sucedidos a los personajes. Un estudio social con la incógnita como eje central. Además, con una pagina de introducción a cómo se le ocurrió la idea o de donde cree King que proviene el hecho de que la escribiera. Por criticar algo, me gusta más que esto venga después del relato. Pero no sé si esto iba así en la edición original.

¿Y qué hay en El Bazar de los Malos Sueños, un lugar donde King es el tendero y nos ofrece la venta de sueños malvados, de cuentos que nos mantendrá intrigados de principio a fin? Pues un matrimonio que se plantea aceptar un extraño trato sugerido por un anciano al que ella cuida. Una arenosa isla donde hay una duna en la que aparecen escritos nombres de gente que va a morir en breve. Un hombre ajusticiado por matar a una niña solo para robarle una moneda de plata. O un coche totalmente cubierto de barro, donde dentro de él ocurren cosas terribles. O un maldito viaje en coche de un matrimonio y su perro en pleno agosto. O un hombre que sufre de alzhéimer y es un poco cleptómano que recibe la visita de su hijo y se ven envueltos en una enorme pelea. O una historia muy King, de las buenas, la historia de un hombre condenado a muerte por matar a un niño que a lo largo de su vida ha ido destruyendo a todos aquellos que le rodeaban…

Y más. Cuentos que brillan unos más que otros pero que todos aportan y son gustosos de leer. La moralidad, actos pecaminosos, venganza, el mal de la rutina, exigencias de querer vivir con tranquilidad. King mostrando pese a sus años, pese a su extensa bibliografía, que todavía está entre los grandes. Entre los recomendables. Entre los pocos, de los que jamás me pierdo un nuevo titulo que publica.

Reseña: La Canción de las Sombras, de John Connolly

lacanciondelassombrasMe parece increíble la habilidad que tiene John Connolly para reinventarse en cada novela. Para hacer que una serie, con un mismo personaje, no decaiga a pesar de los años y los relatos vividos. La primera gran obra de John Connolly fue Todo lo que muere. Leerla, fue para mí un cambio de perspectiva en el personaje clásico del investigador privado; muchas veces, demasiadas veces, la recuerdo. Charlie Parker, alias «Bird», inspector de policía de Nueva York, retirado, se convirtió desde entonces en uno de mis personajes favoritos. A partir de ahí, he querido seguir todos sus pasos en la medida de lo posible pues seguirlo a él, a veces era como seguirme a mi mismo.

Su modo de narrar, incluso en los comienzos, me encanta y te engancha en nada a la historia de manera fútil e insaciable. Las novelas protagonizadas por Parker las tenemos a la orden del día en nuestras librerías gracias a Tusquets Editores, una editorial con una labor encomiable desde tiempos pretéritos. Sin embargo, no sé por qué, tengo la sensación de que en este país, las novelas de Charlie Parker, son casi de culto; no se habla de ellas todo lo que se deberían hablar. Navegan en ese mar de lectores que casi dan un brinco cuando se enteran de que el que tienen enfrente las leyó…, pero lo ocultan. No me cabe duda de que si Charlie Parker viera la luz con acierto en la pequeña o gran pantalla, las novelas despegarían hacia los cielos de forma inconmensurable.

En La Canción de las Sombras, encontramos nazis, recuerdos innombrables y un ser emergente de la oscuridad, que ronda al personaje icónico de Connolly, el cual anda recuperándose de un golpe casi fatal. Parker, el ex detective de la policía y detective privado, vive encerrado en una casa de playa alquilada en Boreas, en la rocosa costa de Maine. Louis y Angel, socios de Parker (que son mortales como personajes pero una pareja inmortal para el propio lector que los conoce), han ayudado a su amigo a instalarse en lo que debería ser un lugar tranquilo para recuperarse de aquel ataque que casi lo mata. Pero él es Charlie Parker, y en las manos capaces de Connolly, nada es tan simple: un cadáver aparece en la orilla cerca de la playa donde vive.

Parker cruza una cuantas palabras con el jefe de policía de Boreas, Cory Bloom, y se encuentra con sus vecinas Ruth Winter y su hija enferma, Amanda. El cuerpo es identificado como el de Bruno Perlman, un extraño con un papel escrito en yiddish (lengua hablada por los judíos de origen alemán) en su coche. Mientras tanto, por otro lado, dos viejos nazis han sido capturados en el país. Uno de ellos está inculpando nombres de lo lindo. Hace referencia sobre todo, a un hombre torcido, vicioso, y despreciable que mataba a diestro y siniestro como si de una orgía de sangre se tratara…

Combinando una fascinante información poco conocida acerca de los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial, empieza una nueva lucha de Parker por recuperar algún tipo de normalidad en su vida. Connolly mezcla una historia sin fisuras con una voz narrativa que es bastante diferente a cualquier otra. Tiene la habilidad para infundir en sus thrillers el suficiente horror sobrenatural para que te interese pero sin que sus novelas se puedan categorizar de Terror; que ya sabemos que a la gente de a pie asusta o huye de reconocer que lee dicho género… La obra de este autor irlandés, afincado en Maine, ha dado en llamarse género policíaco o negro, sin embargo, yo creo que es una forma de evadir la idea que os acabo de decir.

En fin, La Canción de las Sombras habla del dolor, el miedo y la oportunidad de los malos, de por muy pequeña que sea; de hacer daño. El odio, el rencor, infundir congoja a los débiles por encima de todo. Mientras leo las novelas de Connolly me suele pasar que recuerdo mucho mi querida USA y lo diferente que es la vida allí. Los problemas en muy poco tiempo se hacen enormes. El mal siempre está presente y lo sobrenatural ronda un porcentaje muy alto en las casas viejas. Los muertos del pasado regresan con facilidad. La gente no tiene miedo de escuchar lo que tienen que decir. Donde se perpetuó un crimen no se puede vivir.

Connolly lo demuestra en novelas como esta.

Reseña: La Escritora, de Carmen Conde

laescritoraEn La Escritora he encontrado una historia mucho más intrigante de lo que podría parecer al leer la sinopsis. De hecho, creo que es bastante mejor no leer la sinopsis (aunque bueno, en realidad opino esto del noventa y nueve por ciento de los libros que leo). A ver, aquí nos encontramos con un asesinato digno de una buena película de terror, un cuerpo que ha sido devorado en vivo por cientos de ratas, sin poder hacer nada por defenderse.

Quien encuentra el cuerpo, además, es una escritora con síndrome de Tourette (un síndrome que le hace tener cientos de tics, espasmos y proferir insultos y maldiciones sin poder controlarlo). Esta escritora en concreto trabaja como negro para una editorial, escribiendo libros que salen publicados con otro nombre, y a la que acaban de dar la excelente noticia de que ella escribirá la nueva novela de la autora superventas Dana Green (maravillosa la explicación de este nombre, que también es un seudónimo). De hecho, Dana Green es el cadáver. Y de hecho, tanto nuestra escritora como el director de la editorial parecen estar implicados de alguna manera en el caso.

Y hasta aquí puedo escribir sin desvelar demasiado de la trama. Por aquí ronda también un policía que será el encargado de lidiar con nuestra protagonista y tratar de descubrir quién se encuentra tras el asesinato de Dana Green… que por supuesto solo será el primero.

En líneas generales, buen argumento, intrigante, con un par de giros inesperados que hacen de su lectura algo más ameno e interesante, con dos buenos protagonistas (tanto el policía como nuestra escritora son dos personajes escritos con mimo y con un perfil cuidado), con un ritmo que no se detiene y una escritura ágil y ligera.

Si tuviera que mencionar algo que no me ha llegado a cuajar sería la relación que se establece entre los dos protagonistas. O yo me salté algún capítulo o algo no terminó de cuadrarme. Pero independientemente, la historia no cojea por eso ni deja de ser emocionante. Hay que destacar que Carmen Conde mueve a los personajes con la soltura de un buen jugador de ajedrez. Y como lectores solo una pregunta nos remueve el cerebro a medida que la historia avanza: ¿Quién está detrás de los asesinatos?

Bueno, de acuerdo, dos preguntas. ¿Y por qué?

Desde Barcelona a las costas gallegas, esta historia esconde muchos más secretos de los que uno podría sospechar. Y os hará dudar en más de una ocasión, hasta la recta final.

Mi enhorabuena a Carmen Conde.

Reseña: Black Op Integral #1, de Desgard y Labiano

BLACK OP 1 COVER.inddBlack Op es una serie reciente que está gozando de bastante éxito al otro lado de los Pirineos. Al poco de ponerte con ella, te percatas de que guion y diseño crean una perfecta fusión. Os pongo en situación: «En el corazón de la paradoja americana —entre la moral puritana más estricta y la ausencia total de escrúpulos a la hora de defender la hegemonía de los EEUU—, dos amigos de la infancia ingresan en la CIA para una misión de alto riesgo: en plena Guerra Fría han de resucitar a la mafia rusa para luchar contra el comunismo desde dentro». Esto dice la sinopsis oficial, ahora os cuento yo: «1945. Floyd desde que tiene 4 añitos decide que un día formará parte de la CIA. Los rusos acaban de matar a su padre y se siente destinado a matar/destrozar/derrotar a ese Ogro Rojo. 1967. Floyd lo consigue. Entra en la compañía más secreta y con fines más oscuros de Estados Unidos. Su primer destino, la India. Donde se introduce en todos los blackop022juegos sucios que conforman la Guerra Fría. 2004. ¿Por qué Floyd decide regresar al sueño americano que triunfó con el marxismo?».

Ponent Mon nos trae este primer integral, que recoge los tres primeros álbumes de un thriller de espionaje y novela negra en formato cómic más que destacable. De los recomendables, de los duros, de los bien conseguidos. Una serie que bien podría llamarse “No despierte al monstruo dormido” o “El aprendiz del Diablo”. ¿Enriquecer a la mafia rusa para eliminar el comunismo, utilizándola además para erradicar esa “plaga”? Floyd poco a poco se da cuenta del mal que está haciendo, sobre todo, cuando comprende que la vida de Lovna está en juego. Una historia que bien pudiera estar basada en hechos reales. No me extrañaría nada, pues de verdad, de mis últimas lecturas, pocos argumentos han sido tan realistas.

blackop02Desberg (1954) comenzó su labor de guionista en 1976, realizando historias cortas para la revista Tintin, pero no fue hasta 1980, que este discípulo de Maurice Tilleux, el creador de Gil Jourdan, comenzó su trabajo de profesional en Spirou; asegurando la continuidad de las aventuras de Tif y Tondu y creando sucesivamente los títulos 421, Billy, el gato, Mic Mac Adam y Jimmy Tousseul.

Debido a su don para con el dibujo, Hugues Labiano (1963), se convirtió rápidamente en uno de los principales diseñadores de su generación. Comenzó a dibujar para fanzines pero su carrera realmente empezó en 1988 con una brillante ilustración para Viaje al corazón de Europa en la Edad Media. A partir de ahí, toda una serie de grandes obras donde destaca su participación en el álbum Dixie Road que le valió el Premio a la Mejor Serie del Festival de Illzach en el año 2000.

Black Op es una historia de cimentación. De motivos personales, con giro de tuerca cuando toca, de ideales cumplidos y derrocados cuando se acercan a la verdad. Escenas brillantes, gustando por ejemplo ver el envejecimiento de los personajes y el cambio del modo de ver las cosas según el paso de los años. Autores que utilizan brillantemente situaciones retrospectivas que nos permiten seguir con interés la pasión del protagonista. Pero también la evolución de las alianzas, incluso cuando sabes que se blackop00huele al fondo una traición que pondrá en grave peligro a lo que más se quiere. Muy interesante todo lo que va sucediendo, aunque como buena historia de espionaje, si no estás atento/a, puedes verte en un lío. Convertirse en una trama complicada.

Pese a todo, una excelente serie con flash backs bien dominados y un correcto dibujo de Labiano que conviene a la historia. Con momentos de nostalgia de esos amores que tuvimos en el pasado, que nos perseguían, y no los valorábamos en su momento, por estar nosotros al mismo tiempo blackop01buscando otra cosa. He tenido eso en la memoria desde que devoré el tomo. Provocado por la situación de Jo-Ann, que en los años 60 parecía dispuesta a tirar todo por vivir el gran amor de su vida junto a Floyd. Geniales pequeñas tramas dentro de la estructura principal. Con el aliciente de trasfondo del porqué matar a su antiguo amante… Lovna que pasó por todas las etapas del infierno (de niña a mujer) la encontramos rota y amargada por no ser capaz tampoco de encontrar un ápice de felicidad, esa suerte que siempre se niega a algunos.

Desberg y Labiano muestran en Black Op un destacable trabajo. Una serie que apreciaréis si la degustáis con tranquilidad, café irlandés en mano, entornando los ojos y cerebro cuando os llega la información. Como un buen espía retirado. Sintiendo empatía. Dejándote llevar junto a los protagonistas e introduciéndote, en esta enorme operación geopolítica a gran escala.

Reseña: Futuros Perdidos, de Lisa Tuttle

futuros perdidosComo si de un juego de mayorías se tratara, encontrar una buena novela sobre un tema específico suele requiere  mucho de tu parte. E influye para tu buen adquirimiento que sea una novela corta, breve, que vaya directa al grano. Ya que pedimos: bien escrita, que enganche y sea digna de recuerdo. Si se cumple todo, ni que decir tiene que estamos ante una muy buena novela. ¿Y sabéis qué mola? Que no sea de un autor súper conocido y que casi nadie te la haya recomendado. Que sea todo un descubrimiento.

(Miras alrededor, unos se encaminan hacia sus trabajos, a llevar al niño a la academia y otros beben en el bar como si no hubiera un mañana. Y tú te dices: pedazo de historia que acabo de leer y quizás ninguno de estos ilusos la disfrute nunca).

La sensación de encontrar un tesoro en el lugar menos esperado. Nunca pierdas la esperanza. Hay tesoros para ti. Sólo hay que buscarlos…, e incluso algunos son tan para ti que te llegaran de alguna manera. Todo lo que digo no es sino una metáfora de mi relación con Lisa Tuttle. Una autora cuyos libros por fin empiezan a ver la luz en nuestro país, una autora que lo merece y mucho. Es de esas autoras ocultas en gran parte por los escritores de bestsellers. Y aunque con este calificativo todos los caminos llevan a Stephen King, si buscáis un poco daréis con escritores buenísimas cuyas obras tienen mucho que decir. Autores dignos de mención. Cuyos escritos no consiguieron cruzar el charco cuando en aquella época dorada del género, otros muchos lo hicieron. Y como nunca es tarde si la dicha es buena, créanme que alucinaran con lo bien que escribe esta señora

Ya Ediciones Nevsky nos trajo Nido de pesadillas, una antología que muchos deseábamos leer desde hacía años. Y ahora Gigamesh nos publica esta joyita que es Futuros Perdidos. «Una imaginación extraordinaria, una prosa hermosísima…», como dice su eterno compañero George R. R. Martin.

Sensibilidad clara que toca la fibra, añado yo. Futuros Perdidos es la historia de Clare Beckett, la cual se encuentra saltando de una realidad alternativa a la siguiente a través de un torbellino de vidas diferentes que ella podría haber llevado. Las realidades alternativas son también, en cierto sentido, los sueños en los que Clare no puede saber si la vida actual que vive es un sueño o una realidad. Soltera, acomodada a una vida monótona, arrastra las cicatrices de una mala decisión en el pasado. Su presente se encuentra falto de un auténtico propósito de futuro. Dotada para las matemáticas, carrera que no llegó a cursar pese a que le hubiese encantado, y conocedora por tanto de la teoría cuántica de realidades paralelas, sueña con poder escapar a un mundo mejor. Y así vive situaciones reales y curiosas que son auténticas vidas alternativas. Sin embargo, todo se trunca, empieza a torcerse cuando una pregunta le acecha: ¿y si todo eso que ve, vive y siente no son del todo verdad? ¿Realmente está viajando a dimensiones paralelas o todo se resume a que está perdiendo el norte?

Aparte de la curiosa trama que conforma Futuros Perdidos, en serio, lo que de verdad me asombra de Lisa Tuttle, es lo bien que escribe. Y pese a que esta novela no es parte tanto del género de Terror como cabría esperar, es quizás suspense mezclado con Ciencia Ficción; no deja de obtener una prosa altamente elaborada, como parece que tiene todo lo que toca Tuttle. Relatos que son todo un gustazo de leer.

Lisa Tuttle pinta aquí un cuadro de confusas e imágenes febriles. Una sensación parecida a cuando estás ante un lienzo abstracto o cubista, más bien, donde perderte fácilmente entre sueño y realidad. ¿Diferenciarlos? La autora mete en ese lío a la protagonista pero también en cierto modo al lector. Transmite. Trasciende. Realidades paralelas a las que muchos hemos acudido en pensamientos vagos. ¿Qué hubiera sido de mi vida si…? ¿Dónde estaría yo ahora…? El dolor de Clare es tan abundante hacia el final de la novela que al igual que ella, quieres que finalice. Que se aclare la situación.

Una lectura genial. Fluida como pocas. Me declaro fan total de la señora Tuttle.

Reseña: Quien pierde paga, de Stephen King

quienpierdepagaCon este título que los traductores patrios se han sacado de la manga para evitar traducir el original inglés (Finders keepers), llega la esperada continuación de Mr. Mercedes (que por cierto, tampoco respetaba la idea del título original). En esta ocasión, el autor de Maine aparca a Brady Hartsfield. Sí, en efecto, el odioso villano del Mercedes apenas tiene un par de apariciones en esta novela, y dadas las circunstancias en que terminó el primer libro, son apenas eso, apariciones. Aunque, eso sí, dejan claro que el cierre de la trilogía le tendrá a él por medio. O eso parece apuntar.

En fin, metiéndonos en faena con Quien pierde paga, tengo que decir que su arranque es puro King. Si algo tiene el Rey del Terror es una facilidad pasmosa para crear personajes, describir momentos vitales y hacerlos tan creíbles que llegas a sentir que les conoces en persona. En esta ocasión King nos presenta dos líneas temporales separadas entre sí por algo más de treinta años. En la primera, la más antigua, Morris Bellamy ejecuta a sangre fría a un gran novelista. Y no lo hace por despecho o porque quiera robar su fortuna. Morris está enfadado porque el autor traicionó la esencia de su personaje principal, o al menos eso piensa él. Y de paso, robar los cuadernos en los que ha seguido escribiendo durante los años de retiro autoimpuesto.

La historia de Bellamy es la historia de una obsesión, de un fanatismo tan extremo como el que King ya retrató en Misery. Una historia que va encajando como las piezas de un buen puzle con la historia de Peter Saubers, la segunda de las tramas de esta primera parte, localizada en la actualidad. La suya es una historia de desesperación, la de un niño que ve como su vida va directa al desastre después de que sus padre resulte herido de gravedad en, ¡tachán!, el ataque de Brady Hartsfield y el Mercedes. Peter Saubers, que se da de bruces con un cofre enterrado en el campo que se encuentra detrás de su casa.

No quiero desvelar cosas de la trama, aunque tampoco esperéis encontraros con una historia con giros asombrosos y recovecos de la historia que os hagan estremecer. De hecho, superada esta primera parte del libro, lo cierto es que la cosa decae bastante. A mitad del libro aparecen en escena los tres protagonistas de la primera novela, con Hodges a la cabeza, pero ni siquiera eso consigue remontar una trama que no logra despegar del todo.

El mayor problema de Quien pierde paga es la simpleza de lo que cuenta. Para haber salido de la mente de un tipo como Stephen King, la novela no logra despegar del todo. Las motivaciones de Bellamy están bastante claras, su forma de actuar es coherente durante toda la novela, y Peter Saubers también parece un personaje de carácter y fuerza hasta que el libro llega a la mitad de su recorrido, y entonces pierde fuelle. Si uno se sienta y quiere entrar en su juego, puede llegar a comprenderlo, pero yo no sentí en ningún momento que estuviera justificado del todo el giro que Saubers sufre a mitad del libro. Y en consecuencia, el resto de la trama se me hizo un poco cuesta arriba.

Por lo demás, Quien pierde paga es Stephen King y eso es lo que vais a encontrar aquí dentro. Sin monstruos ni momentos terroríficos, eso sí, pero una narración ágil y directa, con descripciones precisas y justas, diálogos coherentes con los personajes y unos personajes (quitando esa segunda parte de Saubers) brillantes.

Que por cierto, King no logra reprimir del todo su faceta de escritor fantástico. Apenas unas pinceladas, sobre todo en el epílogo, pero ahí están. A mí, al menos, me hicieron sonreír.

Una verdadera pena, porque disfruté mucho de Mr Mercedes y sin embargo este Quien pierde paga me ha dejado bastante frío.

Reseña: El Club de los Mejores, de Arthur Gunn

EL-CLUB-DE-LOS-MEJORESQue Arthur Gunn es el pseudónimo que ha utilizado Claudio Cerdán para esta novela no es ningún secreto. De hecho, lo pone en la solapa. Y ahora, de la mano de Ediciones B, nos trae una novela cargada de secretos, pero de los que llevan un precio atado a ellos. De promesas y castigos. De infancia y de todo aquello que significa cuando nos volvemos adultos y tratamos de dejar atrás el pasado.

El club de los mejores (nada que ver con los famosos patos de la trilogía Disney) es la nueva incursión de Claudio Cerdán en la novela negra. Desde luego, es un autor que se muestra capaz y firme en varios géneros. Le hemos visto tocar la suciedad de la novela negra realista, el surrealismo del subgénero zombie, la novela histórica… Un autor ecléctico al que no le gusta anclarse a un género.

Con un ritmo que envidiarían muchas películas de Hollywood, estamos ante un thriller que podría pasar fácilmente al celuloide. La trama lo permite, los personajes están bien trazados, y esa mezcla de infancia de final abrupto y reunión tanto o más traumática años después ya ha funcionado en otras ocasiones.

Aquí, el club de los mejores al que hace referencia el título, es el nombre de la pandilla protagonista, un grupo de amigos que intentan superar la infancia a su manera. Años después, uno de ellos aparece en la casa de Walter para pedirle ayuda. Su mujer ha sido secuestrada y no sabe a quién acudir. Y a partir de ahí, una buena madeja de misterio, del que se va desenrollando con cautela pero de manera continua, trayéndonos de vuelta el pasado y sacando a la luz aquello que debería permanecer siempre oculto.

Este tipo de historias siempre han ejercido un poderoso magnetismo sobre mí. Desde que leyera It hace ya casi veinte años, siempre he pensado que las novelas protagonizadas por niños tienen una fuerza especial. Independientemente de que transcurran sobre las lindes del terror o del thriller, como es el caso.

Lo cierto es que poco se puede hablar de este libro sin desvelar información importante. A mi modo de ver, es una historia con fuerza, de las que enganchan, y que maneja con soltura la información que entrega al lector para mantenerle atrapado entre sus más de cuatrocientas páginas. Un buen libro con el que esperemos que Claudio Cerdán pueda hacerse un hueco en la primera división literaria de este país. Ya sea con su nombre o como Arthur Gunn, eso es lo de menos. Lo importante es que nos siga regalando pequeñas joyas como esta.

Reseña: El Método 15/33, de Shannon Kirk

ELMÉTODO15-33Me regalaron este libro hace cinco días. En ese momento me faltaban veinte páginas para terminar mi anterior lectura (En las montañas de la locura) y me llamó la atención esta nueva adquisición. La portada tiene un algo que me resulta fascinante (creo que son los ojos, no lo sé) y la sinopsis me picaba la curiosidad.

El método 15/33 viene de ganar un premio a mejor novela de suspense indie, sea lo que sea eso, y lo cierto es que el inicio no pudo ser peor. Me refiero a su primer párrafo. Concretamente a las primeras tres líneas. Que un libro, de una editorial potente, supuestamente avalado por premios y alabanzas varias (que llenas una solapa entera), comience con una errata me auguró un mal destino para el libro.

Me explico: Primera frase en tercera persona, resto del libro en primera. Sin que venga a cuento, sin que tenga sentido, sin que esté separado por ninguna razón.

Pero, y esto es lo importante, esa errata no fue designio de nada. De hecho, todo lo contrario. El método 15/33 se merece todas esas alabanzas que llenan la solapa izquierda. Es un viaje adrenalínico, adictivo y que mantiene el acelerador apretado hasta el fondo desde la primera hasta la última página. Tres días me ha durado.

La historia, y sin salirme de lo que se menciona en la sinopsis de la contraportada, está contada por una niña que fue secuestrada a los dieciséis años, cuando estaba embarazada de siete meses. Lejos de permitir que la situación la desbordase, la protagonista utiliza su mente, analítica y… peculiar… para enumerar todos los recursos de los que dispone en el pequeño cuarto en el que la mantienen encerrada, y empieza a maquinar su fuga y venganza con una frialdad suprema.

Reza una frase promocional encima del título: Pensaban que ella era la víctima pero son ellos los que están en peligro. Más que acertada la frase.

La protagonista de la historia es peculiar, como he mencionado. Su mente no funciona como la del común de los mortales, se encuentra en el límite de la sociopatía, capaz de apagar los interruptores de sus emociones y de actuar con precisión y frialdad hasta en la más tensa de las situaciones. Ella es la protagonista casi absoluta de la historia y su desarrollo, carácter y background están perfilados hasta el mínimo detalle con un mimo absoluto.

Se entrecruzan con su historia algunos pasajes, también narrados en primera persona, que nos ponen en la piel del agente del FBI y su compañera (un personaje secundario pero absolutamente brillante), encargados del caso.

La narración no da tregua. Es cierto que en algunos momentos parece desviarse del curso lógico de lo que está contando, pero ese es el efecto de la mente, y siempre que lo hace es con alguna clase de lógica que a veces solo resulta comprensible dada la peculiaridad de la mente de la protagonista.

En definitiva, una buena novela de suspense, de las que te mantienen atrapado en su lectura y aferrado al sillón y que, además, se reserva un muy buen giro en la trama que desvela en la recta final y que, de alguna manera, revuelve la historia y lo que queda de libro.

Un gran acierto.

Reseña: Laberinto, de Miguel Aguerralde

laberinto«Laberinto, menudo nombre para un pueblo», murmura uno de los personajes protagonistas al principio del libro. No tardará demasiado en pensar otra cosa: «No parece tan difícil salir de aquí».

De lo equivocado que está, poco voy a hablaros.

Esta es la nueva novela de Miguel Aguerralde, el autor de, entre otras, Caminarán sobre la tierra (Editorial Dolmen), esa novela que fácilmente podría definirse como “Indiana Jones con zombies”, y de El fabricante de muñecas, la historia que nos dio a conocer a un gran personaje como es Matt el rojo.

En Laberinto, Miguel nos presenta un pueblo maldito. Sin andarse por las ramas, nos habla de las desapariciones de niños que aterrorizaban a la población, de cómo los lugareños culparon a Rafael Pelayo, al que todos llamaban niño bestia, y de cómo poco a poco la vida se extingue del pueblo hasta que de él no queda más que la sombra de lo que fue, casas vacías y abandonadas, tapiadas, y el aullido de los lobos como único sonido cercano.

Lobos. Los lobos tendrán mucha importancia, serán los enemigos a batir en esta historia.

Al mismo tiempo que conocemos el pueblo, Aguerralde nos presenta al protagonista, Ángel, un hombre que está perdiendo la vista tras un accidente y que lo único que quiere es volver a ver por última vez a la chica de la que está enamorado. Antes de que su vida se torne en oscuridad. Ángel, por supuesto, acabará recabando en Laberinto. Y salir se convertirá en una misión prácticamente imposible.

Si tuviera que comparar Laberinto a algo sería al videjuego Silent Hill. Está claro que Miguel Aguerralde es un fan de la saga de videojuegos y que pretendía homenajear su espíritu en esta historia. No solo el pueblo abandonado, rodeado y asediado por criaturas (lobos en la novela), sino también el aspecto decadente del lugar, las puertas y ventanas tapiadas y los escasos caminos que se abren ante el protagonista como la guía de un videojuego. Y la niebla, también la niebla está presente. Agobiando, creando un ambiente malsano y oprimente en todo momento.

A nivel de trama Laberinto no defrauda. Resulta fascinante (por laberíntica) la forma en que está narrada la historia del pueblo, entremezclándose al principio con la presentación de Ángel, y los pocos personajes que aparecen para condimentar al libro están bien hilados y resultan consecuentes. Mención especial para ese policía que aparece en la recta final del libro y que resulta un personaje de lo más interesante.

A nivel narrativo, Miguel demuestra una vez más que se trata de un escritor con carácter, capaz de mantenerte en tensión en los momentos opresivos, de llevarte en vilo cuando comienza la acción, y de crear el ambiente necesario para que te parezca que tú mismo estás en Laberinto mientras lees.

Tengo que admitir que algunas de las decisiones que toman los protagonistas me hacían querer gritarles, como ocurre en las películas de terror cuando ves que un personaje emprende una acción que le va a llevar inevitablemente a terminar con un cuchillo hundido en el abdomen. Pero a nivel psíquico tanto Ángel como Andrea resultan dos personajes cuidados con mimo y esmero.

Poco más puedo contaros sin desvelar secretos que se ocultan en Laberinto. Os diré que es una novela más que disfrutable, pero es mejor que os adentréis vosotros mismos en este pueblo dejado de la mano de Dios. Aunque os lo advierto, una vez más, para quien no haya estado atento: una vez entres, salir no resultará sencillo.