Archive for Nocturna Ediciones

Reseña: Tiempo Extraño, de Joe Hill

tiempoextrañoNocturna Ediciones nos mantiene al tanto. De esas editoriales a las que hay que mirar de reojo cada poco, en especial, si eres ese amante del género de Terror inquieto por saber cuando y donde saldrá la próxima joyita. Unos meses atrás di en Twitter con la esperada noticia de un nuevo titulo publicado en breve y en español del siempre elegante Joe Hill. Un buen tocho con un toque muy especial, pues Tiempo Extraño no es una sola historia sino cuatro novelas cortas recogidas en un solo volumen. Un buen cúmulo de sensaciones disponibles para los que seguimos con tanta pasión lo que sale en nuestro idioma de este hombre…, secuelas renovadas del legado de su padre. Pues a nadie le sorprenderá saber a estas alturas que Joe Hill es el hijo pequeño de Stephen King (aquel rubito que salía en Creepshow) y bueno, ya sabéis cuanto de responsabilidad recae sobre ti al tener un progenitor de tal calibre, dedicarse a escribir el mismo género e intentar hacerlo bien.

Joe Hill abre la puerta al cementerio de sucesos con Instantánea (Snapshot), una misteriosa historia que gira alrededor de una cámara Polaroid. ¿La asociáis ya directamente a El Perro de la Polaroid de papá King? No hombre, esperad. Aunque es normal, al principio pensé lo mismo, me preocupaba que Hill copiara a su padre. Pero Hill tiene una buena historia que contarnos y hace lo que tiene que hacer. Ambientada en Cupertino (California), en 1988, y la relación entre Michael Figlione, un adolescente y uno de sus cuidadores, un vecino anciano que navega en la angustioso progreso del Alzheimer; un buen día cuenta que está tratando de evitar al Hombre de la Polaroid. Y los demás asumen que es uno de los muchos delirios de su mente debilitada. Y adivinen qué. Sí que hay un Hombre de la Polaroid: un tipo con muy mal genio que conduce un Cadillac y va tomando instantáneas de la gente para robar sus recuerdos.

En la mejor tradición de la historias de horror: un niño, mayores alrededor que no le hacen caso y un encuentro. Y la idea de deshacerse de un monstruo que habita entre nosotros. Mucho más que una historia típica del siempre temido Hombre del Saco.

Cargado (Loaded) aborda la obsesión favorita de la mayoría de los residentes en USA por un ídolo verdadero como son… ¡las armas! Nos lleva a St. Possenti, Florida, en 1993, con una escena y noticias muy familiares a día de hoy: un joven negro asesinado a tiros por la policía, por haber confundido un estuche de CDs que tiene en la mano, con un arma. Veinte años después, en 2012, un crimen pasional cometido en un centro comercial por una mujer armada, un altercado, un lío de cojones, cuando el vigilante de seguridad del centro comercial, actúa sin comprender e interviene matando a más personas que la asesina original. Incluido al único testigo que podría arrojar sobre lo ocurrido. Pero curiosamente el vigilante es alabado como héroe en la prensa local. Aunque hay reportero detrás (amigo del joven asesinado en 1993) que empieza a descubrir que los elementos de su historia no suman.

Un final sorprendente, aunque no debiera ser así.

En el Aire (Aloft) abre con un desarrollo muy interesante. Para mí la historia más original del libro. Comienza con un paracaidista llamado Aubrey que realiza su primer salto…, y de alguna manera cae sobre una nube totalmente sólida que soporta su peso a seis mil pies sobre el suelo. Cuando Aubrey trata de entender este fenómeno inexplicable y encuentra una manera de escapar, descubre que la nube es en realidad hipersensible y está ansiosa por complacerlo…

Una historia que termina de manera conmovedora. Un buen ejemplo de la habilidad de Hill para usar fenómenos fantásticos con la intención de explorar la humanidad de sus personajes.

Lluvia (Rain) cierra la antología y mola ver que la trama tiene una perfecta relación con Fuego (The Fireman), gran novela de Hill, publicada también por Nocturna Ediciones y por supuesto, ya reseñada por nosotros. A groso modo, Lluvia funciona en una escala similar. Una mañana, en Boulder (Colorado), una masa de nubes y truenos irrumpe en los cielos y lo que se vierte no es agua sino un diluvio de agujas, tan afiladas e impulsadas que arrancan la carne de los huesos, destruyen la maquinaria y arruinan todas las estructuras, excepto las más resistentes. Cientos de teorías científicas intentan buscar una lógica a esta pesadilla meteorológica y Hill alinea su historia con todos los escenarios de pesadilla extrapolados en las noticias contemporáneas sobre las consecuencias del cambio climático y el calentamiento global – ¡Alguien ha descubierto cómo envenenar el cielo! -; pero después del torbellino de respuestas inconclusas, el autor decreta el mejor testimonio posible sobre la resistencia y adaptabilidad de nuestra especie cuando se enfrentan a las condiciones más duras.

Es la única historia cuyo alcance y desarrollo, te hace sentir más como una novela que como un relato.

Tiempo Extraño es la última oferta de Joe Hill en nuestro país. Aquí se recogen cuatro novelas unidas por el tema del clima (a veces de manera muy sutil, otras más sutilmente), el caso es que Hill pese a no tocar aquí el tipo de Terror que más me gusta; lo sigue haciendo bastante bien. Une el fantástico, personajes y situaciones reales en un todo. Por supuesto, vale la pena el viaje.

Reseña: Desaparición en la Roca del Diablo, de Paul Tremblay

desaparicionOs contaré así bajito que hay dos épocas del año en las que me entran una ganas terribles de volver a mi género favorito. Las llamo verano-verano y pleno-invierno. Es en ellas cuando siento una atracción tremenda por volver al género que más me aporta. El tan alabado por mí Terror. En uno de mis momentos más épicos decidí leer Desaparición en la Roca del Diablo, de Paul Tremblay (el autor que asustó a Stephen King y cautivó a Joe Hill). Más que nada por las buenas impresiones que tuve con Una Cabeza Llena de Fantasmas (Premio Bram Stoker), su otro titulo traído a nuestro país por la recomendable editorial Nocturna Ediciones.

Es curioso como Desaparición en la Roca del Diablo ha sido una novela que se ha dado la circunstancia de haberla leído siempre a solas. O en ratos libres de trabajo o bien en casa, donde curiosamente se daba siempre el momento de quedarme solo para recurrir a ella. Hallándome acostado en la cama, o en mi sillón favorito de lectura dispuesto a eliminar ese sudor frío, sin dormir, paralizado por el miedo en ciertos momentos de silencio absoluto. Por que desde siempre pude oler el hedor podrido de los muertos o percibir esa sombra espectral de un niño desaparecido que es lo que en este caso la lectura me ofrecía… No obstante, calificaría Desaparición en la Roca del Diablo más como un thriller psicológico que como novela de terror: el elemento terrorífico en este libro no goza de la cantidad suficiente que yo necesito para catalogarlo en el gran género. En cambio, Tremblay desenreda hábilmente capas de horror con el paso de los capítulos, obligando a los personajes y al lector a temer, a lo que se le pueda “asomar” por el rabillo del ojo.

La trama se centra en la desaparición de un niño, Tommy Sanderson, de trece años. Tommy y sus amigos, Josh y Luis, entran al Parque Estatal de Borderlands una noche de verano. Luis y Josh vuelven a salir. Tommy no. La novela abre con la llamada telefónica a la madre de Tommy, Elizabeth, informándole que su hijo ha desaparecido, y así siguen los eventos los próximos días.

En un nivel muy alto, el argumento funciona realmente bien como novela de misterio. Con preguntas a las que el lector recurrirá continuamente como: ¿Por qué los niños estaban en el parque esa noche? ¿Una travesura normal de adolescentes o había una oculta intención? ¿Qué le pasó a Tommy: perdido, herido, secuestrado? ¿Tiene algo que ver su obsesión con la fuga de su padre y la muerte trágica que sufrió? Mientras Elizabeth lucha por sobrellevar la desaparición de Tommy, comienza a sentir la presencia de lo sobrenatural en su hogar. (Esta parte mola). Por un momento, lo ve, muy claramente, lo que parece ser Tommy, una sombra enferma, espantosa, en la esquina, jura por Dios que puede oler su aroma… Luego están las páginas del diario tan desconocido de Tommy. Páginas que empiezan a aparecer por toda la casa y durante la noche. Elizabeth incluso compra una cámara de seguridad para averiguar quién deja las páginas por todo el salón en su ausencia… Además, el diario insinúa un secreto que los tres niños escondían.

Pese a no catalogarlo de Terror, y debido a la situación que antes o he comentado, se han dado situaciones con este libro que me han encantado y hecho sufrir de lo lindo a la vez. Sobresaltado con ruidos nimios, asustado en situaciones y al cerrar el libro pensar en qué demonios he leido, y volverlo abrir. No es una novela terrorífica, ya lo he dicho, pero si se dan ciertas situaciones idóneas para asustar bastante. No quiero revelar demasiado de la trama por que se desenreda bastante bien. Diré para terminar que tiene dos partes y que probablemente una os guste mucho más que la otra. Una desgarradoramente horrible. Y otra muy real. Situaciones que le podrían pasar a cualquiera. Y eso da miedo.

Desaparición en la Roca del Diablo es ya uno de mis libros favoritos del verano. Inteligente, perturbador y maravillosamente escrito.

Reseña: BlackWood, de Lois Duncan

blackwoodAnte todo debo comentaros sobre la autora para entender con exactitud lo que vais a leer. Louis Duncan, se la conoce principalmente por sus novelas de suspense para adolescentes, recibiendo el Premio de Literatura Juvenil en dieciséis estados de EEUU y tres países extranjeros. Algunas de sus novelas se han adaptado a la gran pantalla. Destacando: Sé lo que hicisteis el último verano y Hotel para perros. En nuestro país recién estrenada está BlackWood, película de director español basada en este libro. Vengo a reseñaros ka obra, por eso, lo principal es que tengáis en mente la palabra “juvenil”.

BlackWood es un colegio interno especial situado al norte del estado de Nueva York. Estamos en otoño. La primera alumna en llegar será Kit Gordy, ante las enormes puertas de hierro, no puede evitar pensar “este lugar es maligno”. Pronto comprobara la escasez de profesores y que solo serán cuatro las alumnas  que convivirán y estudiarán allí. A las cuatro, sin saberlo, las unirá un misterio por el cual fueron las elegidas…

Desde un principio nos situará en una mansión-internado donde  algo habita  susurrando en pasillos poco iluminados cuyos espejos les devuelven otra imagen aparte de la suya. Cuentan que hace muchos años un incendio se apoderó de sus paredes. Con cuatro chicas adolescentes como protagonistas arrancará una historia de casa encantada con apariciones. Narrada de forma muy sencilla, nos introducirá en una muy buena descripción de la mansión con un bosque alrededor para crear ese ambiente fantasmal. En ningún momento, abandonará la sensibilidad a lo sobrenatural. Con esa oscuridad agobiante que parece que ninguna luz sea capaz de conquistar. Entendiendo que la historia comienza muy pronto a revelarse, la autora echará mano de inesperados giros para incrementar la intriga. Echará mano de todo lo que rompe la barrera entre los dos mundos: habitaciones con temperaturas polares, figuras en una ventana cuya habitación se cerró con llave, presencias que se intuyen cerca de la cama mientras duermes; todo valdrá para hacernos hacernos sentir que esa mansión nos engulle junto a sus protagonistas.

En BlackWood, no vamos a vivir un terror de los que nos dejan clavados en el sillón. Todos sabemos como es el mundo adolescente con esa curiosidad morbosa por saber la verdad, haciendo que más que huir busquen el origen de todo, quieran respuestas, quitando por ello parte del miedo y sustituirlo por angustia. Desde luego, la narración es original, te mete la idea desde un principio, creyéndote que controlas la historia con la sensación de que simplemente debes ir leyendo para ir al desenlace. Pero no, sólo es una manera de mantenerte alerta para que veas que nada es lo que parece. No podrás evitar que ciertas escenas te recuerden a otros libros. A otras casas embrujadas. Como he dicho, Duncan usa clichés aunque sin duda, necesarios para crear “la atmósfera”.

Si eres amante de las apariciones fantasmales y del mundo oculto, sin duda te gustará el libro. Pero le falta ese terror que te deja clavado solo escuchando tu propia respiración. Y eso que el verdadero misterio y su originalidad ayudará a sustituir esos momentos. Sin embargo, me quedé con la duda de no saber por qué algunas personas son más perceptivas que otras en el tema del Más Allá,  el motivo de que “los otros” se sientan atraídos por lo sensible o si en realidad hubo alguna clase de influencia para hacerlos especiales. Pesadillas, sueños que perturban la paz, dormitorios con cerraduras sólo por fuera cuando la puerta al otro lado queda abierta… Poco puedes hacer para no caer en la locura. BlackWood es un internado especial que años antes era conocido por los lugareños con otro nombre. Todavía queda en sus memorias la tragedia que acompañó a sus antiguos habitantes. Pocos del pueblo desean trabajar allí. La sensación de aislamiento donde los gritos no serán escuchados, la falta de cobertura. Una historia de ahora que convive con el pasado. Música que envuelve las estancias, voces traspasando los limites del tiempo… En definitiva, una novela corta que se agradece que no se haya intentado alargar. Con un final rayando lo dramático y algo flojo. Una historia inquietante donde la frontera que separa el mundo onírico es tan difusa como la de lo real.

Reseña: Fuego, de Joe Hill

Fuego_de_JoeHiIlFuego (The Fireman) es una novela escalofriante, llena de suspense sobrenatural, del que empieza a ser para muchos un autor de Terror de los grandes del momento. De los que hay que tener en cuenta. A nadie le sorprenderá a estas alturas saber que Joe Hill es hijo de Stephen King y bueno, ya sabéis cuando alguien tiene esa enorme carga de un padre famoso detrás; doble plano inclinado cuesta arriba para demostrar si de verdad eres bueno o llevas la palabra ENCHUFE en la camiseta. En él está. En sus obras, sobre todo. Sin embargo, Hill ya ha callado muchas bocas y ha publicado novelas como El traje del muerto, Cuernos o Nos4A2 que le van valido el reconocimiento del público lector de Terror especializado. Un estilo diferente al de su padre, aunque otras cosas obviamente las pilla de él. Pero hoy en día ¿quién que escribe Terror no tiene a King como referente? ¿A quién no se le compara con el más grande cuando escribe siquiera una mísera historia de miedo? Da igual. Le da igual. Joe Hill ya se ha labrado por sí mismo un nombre dentro de la cultura de género americana y ahora solo le queda disfrutar.

Y a nosotros con sus obras. Pues que duda cabe que las novelas de Terror están teniendo dificultades. El género simplemente hace tiempo que no tiene la potencia que alguna vez tuvo. Habiendo sido suplantado en la conciencia por el llamado thriller moderno: esa sensación de estar tenso, tan desagradable, pero con un borde ligeramente más comercial, menos abiertamente y partidario de lo sobrenatural. Eso en mis años era Terror. Es curiosa la paradoja pero parece que la palabra Terror asusta. Asusta decirlo. A las editoriales, catalogar título como …de Terror. ¿Por qué? Why? Don´t understand. ¡Si en mi Nueva York de mi alma hay gente que lo predica a los cuatros vientos y eso se valora como un don! Aunque si te pones, sí que hay (quien busca encuentra) contados escritores de horror leibles a considerar. Y en la punta de lanza de ellos está Joe Hill. El cual en los últimos años ha tallado un surco propio lleno de estrellas de rock inmersos en una búsqueda sobrenatural, posesiones demoníacas y extraños vampiros que conducen coches malvados que recogen almas.

Su nueva novela Fuego acaba de ser publicada con gran acierto por Nocturna Ediciones en una magnifica edición en tapa dura como se merece. Una novela con la que los asiduos (que sí, que ya somos unos cuantos) verán que la escritura de Hill ha madurado junto con sus ideas. Interpretando un apocalípsis con tanta rapidez y eficacia, a través de testigos de pequeñas ciudades y emisiones de televisión, una apocalípsis interno para con los personajes, personajes que pueden afectar el destino de muchos ya que Hill hace malabarismos con un enorme elenco de personajes que gozan de aplomo, dando a cada uno su tiempo para brillar y sin dejar de mantener la tensión. Son estos momentos más humanos los que demuestran lo mejor de su escritura: cuando Harper piensa en el niño no nacido dentro de ella, o ayuda a sanar a alguien, o el momento en el que trata con el monstruo en el que se ha convertido su marido… Pero vamos a ellos, ¿no? ¿De qué trata Fuego?

Es la historia de la enfermera Harper Grayson, que observa cómo el mundo se convierte en el exceso de una enfermedad conocida por los médicos como Trichophyton draco incendia, aunque denominada por el pueblo como Escama de Dragón; una espora que marca la piel de los contagiados con manchas negras y doradas antes de hacerles estallar en llamas. Y no hay antídoto. Nadie sabe dónde y cuándo se originó y está devorando al mundo. Dibujos en la piel no muy diferentes a un tatuaje… hasta que explotan. Es como algo que podrías encontrar en una novela de George R.R. Martin (en la hija de alguien, ya sabéis) pero todo cruzado con la teoría conocida en el mundo paranormal como «combustión espontánea». En fin, Harper se queda embarazada mientras el mundo desciende al caos, y su marido escritor Jakob, no está reaccionando nada bien al estrés. Discuten y discuten y no paran de discutir de un tiempo a esta parte. Pero el bebé cambia la mente de Harper. ¿Y Jakob? Él cae presa de la enfermedad que termina azotando a todo escritor y se convierte en un psicótico peligroso. Es entonces cuando Harper, la atormentada embarazada es rescatada de ese loco por un enigmático bombero, que curiosamente ha desarrollado la capacidad de controlar y manipular la enfermedad Escama de Dragón hasta el punto de que puede lesionar a otros con ella.

Y se la lleva a un campamento, donde hay otros que también han aprendido a controlar su enfermedad. Gente que además merece de todas-todas vivir. Y justo cuando el lector piensa que la novela seguirá el curso obvio sobre el resto de un volumen tocho a lo King: ya sabéis, una búsqueda para las respuestas, una cura, un enfrentamiento con un malo que controla todo… Pues Hill nos cambia completamente el ritmo. Y lo hace de forma genial. El campamento se convierte en un refugio para Harper y sus nuevos amigos, sí. Un lugar para comenzar de nuevo, sí. Hay masas de drama y momentos que hablan de nuestro mundo actual: cuestiones de inmigración, de histeria colectiva, del ámbito de las redes sociales; a todo sí. E incluso algún amigo americano me la vendió (y es algo que oiremos por aquí) con que Fuego no es otra cosa que la versión de Apocalípsis (The Stand) del hijo pródigo. En cambio, dicha novela del Tito King yo no la considero de Terror y Fuego, sí. Es más un apocalípsis desconcertante como los que creaba John Wyndham. Una sociedad que se ha vuelto inquietante y locamente adivinatoria como se pudiera encontrar por ejemplo en el relato de Shirley Jackson, La Lotería. Se centra en realidad en lo peor de nosotros mismos, en lugar de lo que está tras el desastre que está devorando al mundo. Y que probablemente acabe con él. Trata de hablarnos para que vayamos recogiendo las piezas capítulo por capítulo.

Es quizás la novela más participativa con el lector, que he leído en muchos años.

Joe Hill ya es una realidad. Aunque aún no cuenta con muchas obras y por lo que parece para nada será tan prolifico como su padre; no obstante, Hill se caracteriza por idear argumentos locos, seductores y extraños, de los que piensas que ningún autor puede salir indemne de ellos. Y Hill sale. Gustan sus finales. Es autor de novelas súperventas y premiadas, un autor de éxito indiscutible en USA. Además, al igual que Cuernos (2010), Fuego será llevada al cine próximamente por la 20th Century Fox. My friends, cuando el río suena, agua lleva. En este caso un agua que arde.

Reseña: Veronica Mars (El Concurso de los Mil Dólares), de Jennifer Graham y Rob Thomas

veronicamarsSi hubo un personaje televisivo en aquel inicio del boom de las series de televisión que supo enamorar a su público, ese fue Veronica Mars. Aquella pequeña rubia adolescente que usaba su tiempo libre como ayudante de detective para su padre, cargada de ironía, sarcasmo y miles de referencias a la cultura popular, supo hacerse un hueco en el corazón de todos los que seguíamos sus andanzas.

Que por desgracia no éramos demasiados.

Y eso llevó a que la serie fuera cancelada. Probablemente una de las cancelaciones más dolorosas que recuerdo, y que dolió a todos y cada uno de los que veían la serie. Con aquel final, además. Pero Veronica Mars nos encantaba y se convirtió en una pequeña joya, en una pieza de culto, y años después su creador, Rob Thomas, hizo historia al conseguir la financiación para hacer una película del personaje a través de un crowfunding.

Veronica Mars volvió (The bitch is back, rezaba uno de los eslóganes publicitarios) y lo hizo para satisfacer aquel ansia de quienes nos habíamos quedado colgados con la serie. Resolviendo las dudas que quedaron en el aire, hilando tramas, y obsequiándonos con algo más de hora y media de ella. Veronica Mars. Larga vida a Kristen Bell.

Aparte de la película, Rob Thomas tenía intención de seguir dándole cuerda a nuestra querida detective. Hasta la fecha se han publicado dos novelas, la primera de ellas esta que nos llega a España con el título de El concurso de los mil dólares (una traducción que al menos concuerda con el libro, a pesar de que el original vendría a ser “la línea de bronceado de los mil dólares”, dado que el concurso al que referencia premia con mil dólares a la chica cuya línea de bronceado resulte más sexy).

Y no, no os he hecho un spoiler porque lo cierto es que el libro se titula así como podría haberse titulado “El BMW azul” o “fiesta de primavera en Neptune”. El concurso que da título a la novela tiene poca importancia, realmente.

Dicho eso: ¿Es una buena o es una mala novela? Para mí resulta difícil juzgarlo porque, eh, tengo a Verónica entre mis manos, vuelvo a saber de ella, la visualizo en mi mente, y eso es suficiente. Entiendo, si consigo extraer eso de mi cabeza, que la novela en sí cuenta la historia de una detective que investiga una desaparición de una adolescente que pronto se convierte en la desaparición de dos adolescentes. Como novela negra para los amantes del género les resultará muy sosa; para jóvenes (que es el público al que va dirigida) puede que les guste si logran empatizar con esa chica protagonista de carácter curioso y atrevido…

Pero.

Aquel que haya visto la serie disfrutará mucho más de lo que cuenta. A fin de cuenta es un caso como cualquiera de los que se ha visto a los largo de sus tres temporadas. A fin de cuentas se hace mención a todos los personajes que fueron importantes en la serie (algunos más de pasada que otros, pero todos). A fin de cuentas, mantiene la esencia de la serie (algo menos sarcástica, eso es verdad, pero válida).

Para un neófito, alguien que no sepa quién es Veronica Mars, puede que la trama le guste, pero habrá momentos en que determinados personajes, que aparecen solo para una conversación pero de los que se habla como parte de una trama subyacente en el fondo, eso se les haga un poco extraño por no poder hilar los cabos.

El ritmo es ágil, la escritura es sencilla y la edición de Nocturna es buena y cuidada. Por esaparte, ningún pero. De hecho, desde aquí les agradezco de todo corazón que hayan decidido traer este libro a España, porque sinceramente nunca pensé que llegaría a mis manos. Ahora cruzo los dedos para que se animen con el segundo.

Que por cierto… cada vez que cogía el libro para leer en mi cabeza sonaba la melodía… A long time ago, we used to be Friends…