Archive for Umbriel

Reseña: El Pasaje, de Justin Cronin

elpasajeCuando en 1897 el irlandés Bram Stoker publicó Drácula, nunca pensó que había creado una de las novelas más relevantes en la literatura de terror. Había nacido un mito: el de los vampiros y con él un nuevo género de horror literario. La historia no había hecho más que empezar, pues hoy son muchas las obras que rinden homenaje bien al personaje o bien al autor, sirvan de ejemplo Soy leyenda, del recién fallecido Richard Matheson, la cual ha sido premiada como Mejor Novela de Vampiros del pasado siglo por delante de clásicos como Entrevista con el vampiro, de Anne Rice o El misterio de Salem’s Lot, de Stephen King entre otras.

Hace poco retomé la lectura de obras de temática de vampiros y tuve el placer de descubrir a John Ajvide Lindqvist, un excelente autor sueco que aporta al género la soberbia Déjame entrar, y a Justin Cronin, con El Pasaje, de la cual les adelanto que los derechos han sido comprados por el director Ridley Scott para ser adaptada a la gran pantalla.

Si bien he de admitir que el principio me resultó un poco lento, no fue hasta la segunda parte, titulada “El año de Cero”, donde el ritmo me pareció frenético, la novela en conjunto es una “pasada”, con mucha acción, suspense y algún que otro susto, todo dentro de un mundo apocalíptico, otro género que devoro con ansiedad y que está en auge en los últimos años. Sin duda alguna El Pasaje, de Justin Cronin se convertirá en otro clásico del terror, si no lo es ya. Estos peculiares vampiros son más conocidos como “virales”, “colillas” o “dragones”.

Pero el origen de esta nueva especie se debe al descubrimiento de una sustancia a cargo de un científico que dirige una expedición que tiene lugar en Bolivia. Dicha sustancia se cree que aumenta la longevidad. ¡Y lo hace! Pero no como ellos pensaban. Ahora el daño es irreversible y la población ha sucumbido al efecto de esa misteriosa materia. No hay vuelta atrás, los supervivientes a la catástrofe no tienen más remedio que huir, esconderse y procurar mantener los generadores eléctricos encendidos durante la noche hasta que se agote la energía, después…

El impacto que causó El Pasaje (Umbriel) fue colosal, Stephen King la catalogó como la novela del año, incluso hizo una llamada telefónica a un programa que estaba emitiendo en directo y donde Justin Cronin estaba siendo entrevistado para felicitarle personalmente. De ella, el autor de Maine llegó a decir: “cada tanto aparece una novela que ofrece una historia fascinante y entretenida con una prosa sencilla y ágil, fundamentada en una imaginación extraordinaria. Este año, los lectores de esas novelas podrán disfrutar de El Pasaje de Justin Cronin. Si lees quince páginas, quedarás cautivado; si lees treinta, caerás prisionero y ya no podrás parar de leer hasta altas horas de la madrugada. Tiene la nitidez que sólo pueden lograr las obras épicas de la fantasía y la imaginación. ¿Qué más puedo decir? Lo siguiente: lee este libro y el mundo cotidiano desaparecerá”.

Más de mil páginas nos ha regalado el autor en El Pasaje.

Reseña: El club de Hexam Place, de Ruth Rendell

El club de Hexam PlaceQue levante la mano la persona que no sea nada cotilla, pero nada. Ya me lo imaginaba. ¿Ninguna mano levantada? Y es que todos, lo admitamos o no, tenemos esa parte curiosa por naturaleza que disfruta cuando se convierte en un espectador en la vida de los demás. Un espectador pasivo, por supuesto. Y con este libro, esa parte de ti, se puede sentir totalmente satisfecha. Durante unas horas, y mientras vas pasando las páginas, te conviertes en un curioso espectador que se va enterando de los secretos que esconden los personajes de la trama.

Y no son pocos los secretos. Porque este exclusivo barrio londinense esconde muchos y de los más variopintos. Y claro, poco a poco, quieres ir sabiendo más. Y así te ves inmersa en los acontecimientos que se van sucediendo. Para ser sincera, la cotilla que hay en mí, ha disfrutado muchísimo. Aunque también lo he pasado mal. Al conocer tan íntimamente a los personajes, pues llegas a cogerles cariño a algunos…, pero a otros no.

Cuantos secretos somos capaces de llegar a guardar. Quien dice secretos, también dice miedos, rencores, envidias… Todos esos sentimientos que al final acaban definiéndonos, como ocurre en El club de Hexam Place con sus protagonistas. Todos tan diferentes entre sí. Parece normal que se produzcan enfrentamientos o alianzas.

En fin, ¿qué puedo decir? Este paseo por la vida y secretos de otras personas ha sido de lo más entretenido, aunque también ha tenido sus momentos de sobresalto y de tristeza. Pero en eso consiste, ¿no? Un poco de todo. Hexam Place es una de las calles más aristocráticas de Londres. Allí convive gente de la alta sociedad con sus empleados. Un día, estos mayordomos, chóferes, niñeras, cocineros, criadas…, deciden crear una especie de club donde intentan solucionar sus problemas con sus jefes. Distintas relaciones que se han formado a lo largo de los años creando una especie de vínculo. Choques culturales que producen situaciones desagradables. Pero muchas veces no todo es lo que parece. También se guardan muchos secretos, como relaciones ilícitas, rencores, envidias, situaciones que desembocarán en acontecimientos inesperados.

La llegada de Dex, un extraño hombre que se dedica a cuidar algunos de los jardines de la calle y que cree ver espíritus malignos, será uno de los desencadenantes que cambien la vida de casi todos los residentes de Hexam Place. Él será el detonante que destape los más oscuros secretos que todos esconden. Secretos tan peligrosos como el asesinato.

¡Qué compleja es la sociedad en la que vivimos! Y en este libro tenemos un claro ejemplo de ello. Tanta gente totalmente diferente entre sí, que tiene que compartir su vida y sus miserias. Esta historia es un muy buen retrato de ellos. Una exhaustiva radiografía que refleja la parte más oculta del ser humano. Esa parte que todos intentamos esconder alguna vez, pero que a veces surge y cambia por completo todo; nuestra tranquila existencia.

Y ahí es donde las personas demuestran su verdadera cara. A veces mezquina, otras, honesta. ¿Qué haríamos nosotros en ese hipotético caso? Es una buena reflexión que quizá no nos hagamos por temor a conocer la respuesta.

Bienvenidos a la oscura y perversa mente humana.

Reseña: Los doce, de Justin Cronin

Los DoceEsta segunda parte de una de las trilogías que más están dando que hablar en los últimos tiempos, al menos en cuanto a género de horror se refiere, empieza desde el Año Cero, es decir, desde el primer brote viral que dio origen a una nueva raza en el planeta. En esta ocasión, lo veremos desde el punto de vista de otros personajes que en la primera parte, titulada El Pasaje, no tuvieron demasiada repercusión, o al menos estaban un poco más escondidos.

Por un lado, acompañaremos a Lila Kyle, una médico que nos confundirá con sus decisiones, en un principio acompañada por Lawrence Grey, un conserje con quien experimentaron en el Proyecto Noé. Por otro, conoceremos a nuevos personajes como Bernard Kittridge, el último superviviente de Denver, un valiente soldado que se cruza en su camino con April, una adolescente que cuida de Timothy, su hermanastro, y que han sido rescatados por Danny Chayes, un joven con un ligero retraso que  conducía el autobús escolar antes del Apocalipsis.

Todas estas historias tienen lugar en el presente, tan solo cinco años después de la primera parte, pero al igual que sucediera con El Pasaje, Los Doce no es una novela lineal, hay varios saltos en el tiempo. Nos lleva, por ejemplo, al futuro, al año 97 después de que el virus se propagara, justo donde quedamos abandonados a su suerte a los personajes con más peso de esta lectura: Amy, Peter Jaxon, Alicia Donadio y compañía, quienes continúan la búsqueda de las doce personas que fueron convertidas en virales en el proyecto Noé, un experimento militar que salió mal. Para que el mundo esté a salvo, estos doce sujetos han de ser sacrificados.

Los Doce, publicada por Umbriel, es una novela de ochocientas páginas, por lo tanto con muchos personajes. Lo más importante es que no hay ninguno que esté de relleno, todos tienen algo que decir. Por ejemplo, Lucius Greer en este volumen es un prisionero que tiene el don de la videncia, o Lawrence Grey, el conserje del que hemos hablado hace un instante, es ahora una persona con remordimientos y ve ante sí la posibilidad de arreglar sus errores del pasado y conoceremos un poco de la vida de Anthony Carter, el viral número doce.

También destaco la atmósfera que crea Justin Cronin, pues son lugares muy bien descritos, diferentes y curiosos como un complejo agrícola, una empresa de refinería, un orfanato, el cuartel general del ejército de la República de Texas o un lugar al que llaman la Cúpula, donde la División de Armas Especiales mantienen retenidos a varias personas para su investigación. Por alguna razón esta parte me recordó a un fragmento del libro Apocalipsis, de Stephen King, donde uno de los protagonistas de la novela es retenido en un centro para ser investigado del virus de la gripe que está causando la muerte a la población.

Esta es la trilogía que todos recomiendan, no solo autores de la talla de Peter Straub o Stephen King, también ha sido laureada por The New York Times o The Guardian y otros periódicos de primera línea en Estados Unidos. En España, El País, Qué Leer o Cambio 16 la han puesto por las nubes, pero lo más importante es la reacción del lector, sea del país que sea, y la trilogía de Justin Cronin está siendo recibida con muy buenas críticas. El próximo año se publicará la tercera parte, llevará por título The city of mirrors en su edición americana, será la última parte de una trilogía de la que no tengo ninguna duda de que será adaptada. El desenlace está muy cerca… y tan lejos a la vez.