Archive for Plaza & Janés

Reseña: La Astronauta, de S. K. Vaughn

Navidad, 2067. La nave de investigación «Stephen Hawking II» regresa camino a la Tierra después de su primera misión tripulada a Europa, la luna de Júpiter. La comandante May Konx despierta en la enfermería de la nave sufriendo una amnesia retrógrada, no recuerda que sufriera ningún accidente. Eve, la inteligencia artificial, no sabe responder a sus muchas preguntas entre ellas qué ha sido del resto de la tripulación. Lo único cierto que tiene es que han perdido contacto con el control de misiones, la energía es cada vez menor yendo hacia la deriva de la negrura del espacio. Y ante su soledad y desespero envía un mensaje a su marido Stephen, científico de la NASA, que encabezó el proyecto. A millones de kilómetros será la voz de él quien la ayudará a mantener la cordura para poder regresar a casa. Una historia muy humana donde la lucha por sobrevivir lo es todo. Que en la distancia alguien te guíe será la diferencia entre seguir adelante o abandonarse.

Estamos ante un thriller futurista de Ciencia Ficción que mezcla suspense, tensión y una historia de amor. Me hubiera encantado que el libro siguiera la estela de su comienzo como historia espacial, esa parte es brillante y convence. Sus conversaciones con la I.A. son maravillosas, algunas bastante irónicas y cómicas. El misterio del resto de la tripulación, aunque se resuelve pronto, mantiene un pulso increíble con el lector. ¿Se marcharon? ¿Siguen en el interior? Ese descubrimiento puedo asegurar que es lo mejor de todo el libro. Bestial. Una I.A. que desconoce cosas, ¿acaso le borraron datos? La nave está prácticamente destrozada. Cuando un problema parece solucionarse, otros se complican. Es una verdadera angustia de supervivencia.

De repente, lo que hemos leído cambiará de escenario. En el momento que su marido logra ponerse en contacto, pasaremos de una odisea espacial a recuerdos de sus vivencias conociendo lo que fue su vida en común, tanto con su marido como con los demás compañeros que desean rescatarla. Lo que traerá giros inesperados a la trama. El cambio es algo brusco, aunque necesario para conocer otros asuntos. Hay una sombra de duda de lo que en verdad le ocurrió a la nave. Todo ello nos llevará a un viaje de ida y vuelta desde el espacio al centro de control de Tierra en Houston. Hay algunos elementos científicos inverosímiles, cuestionaréis algunas cosas, pero debemos entender que la historia se escribió con el fin de entretener. Que nuestra protagonista espacial sea una mujer de color, no creo que tenga en sí mayor importancia. Pero sí la tiene una de las decisiones que tendrá que tomar como mujer. Sé que muchas eso no lo aprobarán, pero yo lo aplaudí.

Un libro que engancha, sobre todo, por la fascinación que despierta el Universo con todos los avances espaciales. Una atmósfera increíble de personajes muy reales. En general, no le falta de nada, tiene suficiente ciencia para los interesados en ese tema. Misterio y aventura irán de la mano con un fondo de emociones humanas. El espacio negro nos acompañará, pero una vez más el verdadero enemigo no se encuentra tan lejos…

Un buen libro, lo recomiendo.

Reseña: El Nombre del Viento (Edición 10º Aniversario), de Patrick Rothfuss

Antes de internet, ya en el mundo literario los buenos títulos se asimilaban rápido y el boca a boca funcionaba como un rayo: los libros de Dickens pioneros de esto se esperaban por los fans en los puertos de distintos países… Mucho antes de la velocidad de propagación de un video viral, el mundo literario ya gozaba de este poder. Aún hoy en día funciona. Pero esta vez mamá internet ayuda quizás demasiado a salir adelante a sus «niños». Metáforas aparte, si algo es bueno y maravilloso y si una novela está genialmente bien labrada y gusta (exampli gratia: 50 Sombras de Grey), al César lo que es del César. Como mínimo, consigue hechizar al lector y eso es satisfactorio para todo aquel que ama los libros tanto como yo.

Cuando Patrick Rothfuss lanzó El Nombre del Viento en 2007, el primer libro de la trilogía planeada y denominada como Crónica del Asesino de Reyes, al momento se convirtió en un clásico de la Fantasía moderna. Ahora, una década más tarde, con el lanzamiento de la Edición 10º Aniversario que Plaza y Janés acaba de traer recientemente a nuestro país, podemos decir que estamos ante la edición ideal para leer este clásico moderno. Ese que todo el mundo debería haber leído ya. Una edición que se ve mejor que nunca, fantasía épica en formato eterno que sobrevivirá a muchos para hacer disfrutar a generaciones futuras. Se la plantaré delante a mi heredero más pequeño cuando sepa leer, de eso no os quepa duda.

Y ahora os diré por qué deberían considerar comprar esta magnífica nueva edición, aquellos que no saben nada de nada de Crónica del Asesino de Reyes. En primer lugar, por que todo lo publicado hasta el momento está aquí. Desde sus dos primeros libros (El Nombre del Viento y El Temor de un Hombre Sabio) hasta su novela corta, el spin-off La Música del Silencio; una historia que Rothfuss comenzó a escribir inicialmente como una presentación para Rogues, antología de diversos autores donde se encontraban historias de sus más famosos mundos fantásticos. Pero hay más. El Nombre del Viento Edición 10º Aniversario contiene notas del autor, del editor y de la reconocida escritora Jo Walton. También veintiuna magníficas ilustraciones a página completa de Dan Dos Santos, mapas de Nate Taylor y apéndices ilustrados sobre la historia, las monedas y el calendario de los cuatro rincones de la civilización. Una joya. Y sí, quizás todos tus amigos frikis, o más bien gente buena y lectora y lista, ya te hayan recomendado este libro. Y si no les hiciste caso aún, ahora es el momento perfecto para sumergirse en este rico mundo de fantasía.

Te cuento: El Nombre del Viento es el Primer Día de la serie Crónica del Asesino de Reyes y cuenta la historia del músico y mago Kvothe. Un mundo en el que nuestro misterioso protagonista vive de incógnito como posadero de un pueblo. Cuando comienza nuestra historia, los tiempos no son buenos y un peligro acechante empieza a afectar a dicha aldea. En este primer libro vemos como Kvothe comienza a contarle su historia a Cronista, un viajante y coleccionista de historias. Kvothe le dice a su receptor que su historia tardará tres días en contarse… (De ahí la supuesta trilogía planeada). Aquí es donde entra en juego la segunda trama. Narrado por el antiguo Kvothe a Cronista, nos enteramos de la trágica infancia de Kvothe como huérfano, mendigo y ladrón después del asesinato de su familia. Años atrás, Kvothe se las arregla para asegurarse una plaza para universidad mágica, sede de todo el conocimiento acumulado y un lugar donde poder encontrar más información sobre Los Chandrian, el misterioso grupo de seres que mató a su familia…

El Nombre del Viento es una parte de El Señor de los Anillos, una parte de Juego de Tronos, Harry Potter, las Crónicas de Narnia, y todos esos fantásticos mundos en los que debemos perdernos al menos una vez en la vida. Obras eternas que sobre todo son experiencias de lectura que jamás se olvidan. Patrick Rothfuss pasó más de una década elaborando esta historia, y se percibe en multitud de ricos detalles de dicho mundo y personajes. Desde el primer momento, te sientes enganchado a la lectura. Te inquieta no seguir leyendo más cuando tienes que dejarlo, y amas el acto de leer por historias como estas. ¿Por qué ahora es el momento perfecto para sumergirse en Crónica del Asesino de Reyes? Adquirir esta magnífica edición donde tenerlo todo-todito-todo en un solo volumen y en una calidad sin precedentes, hace que sea el momento. Eso sí, no me queda otra que advertir a esos lectores ultra-rápidos y completistas que dicha saga está a un paso de sufrir la maldición que hace sombra a Canción de Hielo y Fuego, del maestro George R. R. Martin. Es decir, pasan los años y la última parte de la historia parece nunca llegar. Este caso es algo diferente porque hace menos tiempo y según lo indicado sólo quedaría por contar El Tercer Día. Pero aun así, la espera se sufre. Sobre todo, por que se prevé una última entrega con factor decisivo a todo lo narrado.

Con esta maravilla por leer, aún estás a tiempo de ingresar en nuestra comunidad de fans de la forma de escribir de Patrick Rothfuss. Formar parte del proceso. Ser parte de los que bebemos vida de las mejores historias fantásticas jamás creadas.

Reseña: La Desaparición de Annie Thorne, de C. J. Tudor

Comienza fuerte ya en el Prólogo con un asesinato y unas letras grandes garabateadas en la pared: NO ES MI HIJO. Arhill es un pueblo inhóspito y siniestro al que regresará nuestro protagonista Joseph Thorne, veinticinco años después de haberse marchado. Siempre en primera persona nos relatará el pasado cuando su hermana pequeña de ocho años desapareció. Aunque cuarenta y ocho horas después volvió, ya no era la misma; cantaba una extraña canción:

Bajará por la montaña y vendrá,

bajará por la montaña y vendrá.

Joseph recibirá un correo: «Sé lo que le pasó a tu hermana. Está volviendo a pasar». Pero en sí el correo es lo de menos, Joseph siempre supo que volvería, tenía un asunto pendiente que resolver. A partir de entonces, una siniestra tensión envuelve todo el libro. Una vieja mina que esconde una leyenda, los sucesos sobrenaturales y la atmósfera opresiva de esta historia irán creando inquietud en el lector. Mezclando el mundo real y el mundo del misterio, la autora dejará muchas cosas para que nosotros las reconstruyamos. Como tal, nos convertirá en una especie de socio juzgándolo todo según nuestras propias creencias o escepticismos. Un tema a lo largo de toda la historia es el karma y eventos del pasado que vuelven a castigar a los que deambulan tras cada página. Entre el presente y el pasado Joseph no es un narrador muy fiable, primero relatará lo que va recordando, para luego decirnos: Bueno, igual no fue así como ocurrió… Pronto entenderemos que juzgar e idealizar a algunas personas puede cambiar muchas circunstancias que teníamos por ciertas. Por eso nunca estaremos seguros de ir controlando la historia, deberemos esperar a que en verdad quiera sincerarse.

Un protagonista increíble de esos que dejan marca: profesor de literatura, alcohólico y ex jugador de cartas. No tiene suficiente con resolver lo que cree que ocurrió, encima debe hacer frente a un problema de acoso escolar y a una tal Gloria, una torturadora contratada para que pague sus deudas de juego. Los diálogos son maravillosos, nunca unos diálogos llenaron tanto una historia. Nos miente inconscientemente, pero lo hace. No son mentiras piadosas, simplemente se niega a recordar la verdad. Su personalidad se parece a la del doctor ese de la serie House, en su cojera tomando codeína para el dolor con el mismo sarcasmo. Pero hay algo más que me recordó este libro y es a Stephen King . Sí, se parece mucho a uno de sus primeros libros, es inevitable no pensar en ello cuando llegas al punto clave. Hay trozos de otro conocido libro de Terror, pero eso ya os lo dejo para que lo encontréis vosotros, amigos lectores. ¿Pero sabéis qué? No me importó, cuando me di cuenta ya estaba rendida ante la calidad narrativa de esta escritora. Creó tantos momentos de esos que te ponen el vello como escarpias, que no podremos evitar escuchar si hay algo que rompe el silencio de nuestro alrededor mientras leemos. No deberíamos temer a los muertos si no a los vivos, pero es en la oscuridad donde acechan los monstruos, y C.J. Tudor lo sabe. Ese cementerio antiguo donde no hay ni un solo niño enterrado… un viaje atrás en el tiempo junto a una investigación actual de su antigua pandilla de amigos, ellos sí saben la verdad… La parte del interior de la mina tiene una de las mejores escenas de Terror que he leído en mucho tiempo. Es de esa clase de libros que deben leerse de noche. Espeluznante, no hay otra forma de catalogar esta narración, sabiendo fusionar lo inexplicable con la realidad.

Qué decir del final, cuyo protagonista nos ha estado escondiendo la verdad en todo momento… Pues magistral. A veces lo que regresa no es lo mismo que se ha ido. «Si te gustan mis cosas, te gustará esto», dijo Stephen King. No puedo más que darle la razón. Los amantes del Terror nos merecemos libros como este. Creo que con esta frase mía ya lo he dicho todo.

Reseña: Fuego y Sangre, de George R. R. Martin e ilustraciones de Doug Wheatley

fuegoysangreCuando lees los primeros libros de Canción de Hielo y Fuego y empiezas a ser consciente de toda la mitología que George R.R. Martin parece tener guardada en la manga, la misma que empieza a mostrar con pinceladas, concretamente, a través de los diálogos de los más viejos de lugar; se hace difícil, muy difícil, no hacerse fan de los Targaryen. Especialmente, si eres seguidor de toda la vida de lo que concierne al tema dragón. Por otro lado y a estas alturas, donde ya es raro quien no conoce la historia (sobre todo, a través de la serie de TV), siguen quedando los ansiosos y desesperados por terminar de leer los libros. Esos mismos de los cuales un porcentaje muy alto consideran a George R.R. Martin la estafa del siglo, por negarse a terminar la saga de una vez. Y sigue publicando… Entonces, ¿cómo definir este Fuego y Sangre, un tomo ilustrado en tapa dura, una edición magnífica que acaba de publicar Plaza & Janés? ¿Un regalo indispensable? Cuál es la palabra que lo define: ¿Apéndices? ¿Deberes? En cualquier caso, estamos de vuelta al mundo que a muchos nos ha hecho soñar con un Señor de los Anillos de nuestro tiempo. Setecientas páginas de trasfondo, entonces que, ¿un Silmarillion? Veremos.

Un libro robusto, pero nada temible para un lector que ha transitado las tierras de Canción de Hielo y Fuego. Un primer volumen (de dos), que cubre la historia de todos los reyes Targaryen desde Aegon I, el Conquistador, hasta la regencia de Aegon III, el Veneno de Dragón, junto a sus esposas, guerras, hermanos, hijos, amigos, rivales, leyes, viajes y otros asuntos diversos. Para aquellos que no están al tanto de la historia de Poniente, la historia de la dinastía Targaryen donde pasaremos por Aegon I, Aenys, Maegor el Cruel, Jaehaerys I, el Conciliador, Viserys I, Aegon II (y Rhaenyra), y Aegon III, el Regente. Ah, y también hay dragones. Muchos dragones. Un “manuscrito” narrado por el archimaestre Gyldayn de la ciudadela de Antigua y transcrito por un tal George R. R. Martin.

Comienza con La Conquista de Aegon que va desde el momento en que Aegon Targaryen aterriza en Poniente hasta el nacimiento de Desembarco del Rey y el Trono de Hierro. Donde descubrimos (o no, depende de lo fanboy que seas ya lo sabrás) que Aegon hizo el trono con las espadas de sus enemigos durante la conquista. Conoceremos como nace la capital, su fortaleza o el retiro de Rocadragón. Incluso asistiremos al nacimiento de las grandes Casas y veremos como Aegon es quien regala Altojardín a los Tyrells o como los Starks se convierten en guardianes en lugar de reyes del norte. Una primera entrada muy a lo Martin, engancha bastante, muy digerible. Y detalles de otros libros explicados. Muchos detalles y trasfondo. La hermana mayor Velenya involucrándose en reuniones diplomáticas con poderosas mujeres de Poniente mientras que hombres distinguidos pierden el tiempo en fanfarronadas. ¿Una declaración del Maestre sobre el avanzado impacto de las mujeres en esta época? Diría que sí, y más considerando a Martin como creador de personajes femeninos completamente desarrollados, creíbles y gustosos de conocer. Piezas atractivas del libro, junto a temas interesantes de diplomacia o la rebelión contra los sistemas de nuevo Poniente al que los Targaryen ofrecen una singular libertad.

fuegoysangre01Sí que esperaba más detalle sobre el mundo valyrio anterior sobre los Targaryens antes de la conquista de Poniente. Valyria sigue siendo un lugar que me atrae conocer en profundidad pero poco explorada por Martin en Fuego y Sangre. La ciudad de los hechizos (¿una referencia a la Atlántida?), la tecnología y la maravilla es poco más que una nota a pie de página para la familia que profetizó su caída y sólo me queda preguntarme más sobre ella. Eso sí, encontraremos cosas que gustan bastante: reinos y familias en guerra en una nación donde los niveles de magia, invención o estructura política intentan no desaparecer más allá de un número diferente de reyes en diferentes ciudades. Dorne sigue siendo la parte más interesante e inexplorada de la isla, Valyria, Essos, partes por descubrir y tentadoras en este primer volumen donde los Targaryen brindan puentes a estos mundos para hacernos la boca agua.

Para todos aquellos fans que hemos estado al tanto entre libros, relatos y cómics, se hace indispensable este tomo. Y eso que nos toparemos con sucesos ya leídos anteriormente como la sección sobre los reinados de los hijos de Aegon, Aenys y Maegor, El Libro de las Espadas, material de los capítulos sobre la lucha por la sucesión después de Jaehaerys I y por supuesto, comentarios sobre la Danza de los Dragones después de Viserys I. Pero también cientos de páginas de material nuevo que nunca antes ha aparecido en ninguna forma, resumida o no resumida. Un libro al que ya se refieren en USA como el GRRMarillion. El enfoque visto desde la perspectiva Targaryen, desde la conquista de Aegon hasta la rebelión de Robert. Eso busca comprender los dos tochales.

Quiero enfatizar, de hecho, quiero gritar que Fuego y Sangre no es una novela. Aunque contenga bastante narrativa. Más bien lo catalogaría como una serie de cuentos populares de antaño en el mundo de Canción de Hielo y Fuego. Batallas, derramamiento de sangre, traiciones, amor, lujuria, horror, guerras religiosas, política, incesto, revisionismo histórico, todas las cosas divertidas, ¿no? Ah, y casi me olvido de una de las mejores partes. Ilustraciones. Aunque no es un enorme libro ilustrado de mesa camilla y café con arte en cada página, sí que tendremos más de setenta y cinco ilustraciones en blanco y negro del artista Doug Wheatley que amenizan la lectura.

Disfrutable, muy disfrutable, para un Targaryen como yo. ¿Y ese volumen dos? ¿Un par de años a esperar como mucho? Bueno, no me impaciento. Pero, ¿Gyldayn llegará a publicarlo? Es viejo, y yo también, y ambos tenemos otros proyectos que atender. Pero la espera está confirmada. Y firmados los encuentros. Con sellito de cera roja. Color sangre. Que nadie se olvide.

Reseña: El Visitante, de Stephen King

elvisitanteAsí bajito y casi por la puerta de atrás, van llegando las nuevas obras de Stephen King a nuestro país. Entendedme: sus nuevos títulos siguen conteniendo un gran atractivo, Plaza & Janes sigue siendo la encargada de contentar al aficionado, pero algunos vivimos aquellos días intensos en los que cuando llegaba una nueva obra del maestro, corríamos el mismo día a comprarla y buscar la mínima excusa para sentarnos a leer. Eran tiempos maravillosos, de ansia viva, de libros geniales a cada cual mejor. Sin saberlo, en muchos nosotros el Rey, estaba sembrando no solo el amor por la literatura (sí, por la literatura y el acto de leer y el que no piense así de King ya puede alejarse de esta reseña), lo que decía es que en muchos de nosotros había sembrado un semilla terrible. Esa misma que a muchos que no lo han intentado a día de hoy, se los va comiendo por dentro hasta que lo hacen. El arte de escribir.

Dicen que decayó, que sus libros ya no son lo que eran, pero lo cierto es que aún así en cierto modo, Stephen King tiene mucho más calidad escribiendo, que la mayoría de los autores que puedes encontrar hoy entre las novedades. Por eso (y por que muchos somos como zombies que necesitamos de él cada poco: lectores constantes nos llama), con cada novedad, ahí estoy como un campeón el primero para ver que me quiere contar esta vez el abuelete King. Y me encantó El Visitante, una trama donde King prueba una vez más ser maestro del horror…, del que gozamos los seres humanos.

El Visitante me perturbó en ciertos momentos, rompió mi inestabilidad en algunos párrafos y cierres de capítulo; unos cimientos que creí endurecidos en alguien que ha leído, lee y visualiza tanto Terror como yo… Llegaron a mí cerebro mensajes inconscientes del tipo: ¡¿Qué acaba de pasar ?! Las primeras trescientas (de casi seiscientas) fueron para mí simplemente irreprimibles. Adictivas como hacía tiempo que no. No sé si fue el momento, las situaciones y donde me encontraba, donde lo he devorado; todo ello suele influir en la lectura, pero fue de esos pocos libros que necesitas parar por que te gusta tanto que quieres reservar días de descanso, intervalos, para digerirlo bien. Había giros de tuerca en abundancia y es curioso pero en cierto detalles, no supe decir qué rumbo tomaría King.

Desde el principio, El Visitante te agarra de la solapa. Al abrir con un capítulo llamado La Detención, King nos da un poco de doble narrativa. En la actualidad, el detective Ralph Anderson es el encargado de llevar un caso sobre el espantoso asesinato de un niño. La persecución e investigación que lleva a cabo es un poco trasfondo, contada a través de entrevistas con testigos e informes policiales, forenses y escenas en la morgue (que nos brindan información detallada sobre la víctima y el presunto autor Terry Maitland, un entrenador de béisbol juvenil), varias escenas en las que percibimos que Anderson tiene en cuenta que la linea entre detención con espectáculo deshonroso para Maitland y caso hermético; sea sólo una fina y delgada linea.

Tienen su ADN, sus huellas dactilares, una serie de testigos que explican prácticamente cada uno de los movimientos del sospechoso inmediatamente antes y después del asesinato. No obstante, es un caso tan abierto como cerrado cuanto más se profundiza en él. Un procedimiento policial, uno que hundió sus garfios en mí con su modo de narrarlo tan verídico y con personajes convincentes como en los mejores años de King. Respecto al atroz asesinato de un niño, habría sido fácil para King seguir el camino espantoso de esos casos como los que vemos en las noticias a las tres de la tarde. En cambio, aborda el tema con un desapego casi clínico, entregando los detalles a través de informes impersonales de los diversos departamentos involucrados en una investigación de muerte horrenda e intento de diferenciación entre homicidio y asesinato.

Un historia que nos permite construir nuestras propias pesadillas a partir de la información impartida en transcripciones oficiales. Una forma brillante de hacerlo y original. Una de mis cosas favoritas de los libros del maestro son esas escenas realmente simples y con ello me refiero a diferentes personajes o miembros de familia normales charlando en la cocina tomando un café. Tiene una forma de hacer que partes de la historia aparentemente insulsas sean interesantes. Los personajes tan reales siempre fueron el fuerte de King. Uno de ellos sabes que podría ser perfectamente tú vecino, un primo lejano o un compañero de trabajo. Hablan igual. O te recuerdan a alguien que conociste y eso te toca la patata. Hace que quieras y te mole saber más de élo o ella. Algo que sinceramente eché de menos en Bellas Durmientes, aunque ahí supongo que tiene algo que ver su hijo Owen King.

Hay una razón por la que es el Maestro del Horror, y El Visitante sin ser una novela top del de Maine como es para mí Cementerio de Animales, El Resplandor, El Misterio de Salem´s Lot…, u otras muchas, y por que rara vez ya alguna será tan brillante; sí que consigue aquí un tipo de Terror raras veces contenido en sus novelas. Los elementos procesales son simplemente el preludio, la carne y las papas fritas de un enorme plato de degustación de narrativa rápida. Que como postre nos llevan a un final al que no quieres llegar, pero necesitas leer.

Reseña: Bellas Durmientes, de Owen King y Stephen King

bellas-durmientesSiempre que un fan se entera de que el Tito King anda metido en un proyecto, es normal que se interese por él. Un maestro del Terror del que está todo dicho ya. Un dios de la mejor literatura de todas y que aún a su edad no para, pero es que por no parar, no para de innovar. Incluso si decide participar como coautor junto a su hijo escritor menos conocido de los dos como es Owen King. En Bellas Durmientes (Sleeping Beauties), el mejor escritor de Terror de todos los tiempos colabora con su hijo en esta historia épica y “colorida” sobre una pandemia mundial, donde el de Maine se adapta y sigue mostrando un vigor juvenil que no había visto en años.

El virus Aurora es una pandemia que cae sobre el mundo como un dulce hechizo de cuento de hadas. Aunque visto así en realidad, de dulce tiene poco… Ese mal sella a las mujeres dentro de capullos fibrosos y deja a los hombres en un estado de desorden mental. Hay disturbios fuera de la Casa Blanca, guerras apocalípticas de pandillas en las calles de Chicago…, y mientras tanto, en Dooling, West Virginia, la batalla de los sexos se reduce a una justa entre Clinton Norcross, un acosado psiquiatra de la prisión, y Evie Black, una joven con poderes sobrenaturales, encarcelada por el asesinato de un par de cocineros de metanfetamina. Pero entre estas desdichas en las que se centra el argumento, el reloj sigue corriendo, el final está cerca y sin embargo, Clinton y Evie siguen encerrados en su disputa de: los hombres son de Marte y las mujeres de Venus. «Podríamos seguir así para siempre», Evie suspira móvil en mano.

Él dice, ella relata. Ella comenta, él replica. La historia más antigua del universo. Bellas Durmientes ha sido para mí una experiencia lectora diferente. Contiene tema apocalíptico (he leído bastantes) y personajes en los que crees que se desarrollará una trama filosófica de “estamos solos y si lo estamos es por algo”; pero no es así. Y lo que me pone nervioso es saber quién de los dos autores mete ciertas cosas en la trama, un drama alegórico que en ocasiones no me pega nada con King padre. Tiene su Terror sí, y en ocasiones de pronto salta a uno diferente. ¡Una ensalada con personajes curiosos, trama adornada con salpicaduras de ketchup arterial que mola!

Mujeres que andan durmiendo, maldecidas, que no deben ser molestadas. Si destrozas el capullo o vaina (por que no cabe duda de que en ocasiones la historia recuerda a La invasión de los Ultracuerpos) las hembras despiertan como zombies, o posiblemente como ángeles de la venganza, e inmediatamente comienzan a asesinar a sus esposos e hijos. Evie, a quien muchos llaman “el ángel negro», claramente considera esta respuesta como una especie de venganza cósmica. Incluso puede ser que ella esté tirando de las cuerdas desde lejos sin saberlo…

Los devotos de la familia King entre los que me encuentro (aunque nunca he leído nada de mamá Tabitha King), encontrarán ecos familiares aquí. También argumentos comunes como una comunidad aislada viéndose agrietada por lo que acontece al mundo. Un lugar que se vuelve de todo menos agradable. Si conoces bien la obra de King, muchos trabajos te vendrán a la mente mientras lees Bellas Durmientes. El más obvio, con pandemia mundial incluida, la genial Apocalípsis (The Stand). Para muchos de mis amigos, posiblemente el trabajo más grande del genio de Maine. A ellos no me cabe ninguna duda de que les encantará Bellas Durmientes. El abundante grupo de víctimas y sobrevivientes recuerda bastante a lo que uno encuentra en Apocalípsis, la verdad. Y también tiene ese punto álgido, que mola bastante, cuando afortunadamente varios de estos personajes se separan de la manada: Clinton es nuestro héroe imperfecto del hombre nuevo, que lucha por salvar su matrimonio y ver como su esposa, Lila, se auto-administra de cafeína y cocaína en un vano intento de mantenerse despierta. Luego, cuando Lila se hunde, su puesto es ocupado por Frank Geary, un antiguo oficial de control de plagas con un temperamento desencadenante. Geary está decidido a salvar a su hija y con razón, cree que Evie Black es la clave… Y así toda una serie de interrelaciones que te enganchan y provocan que no quieras parar de leer.

El hechizo que a King hizo grande.

Bellas Durmientes es una buena historia que no me cabe duda que tendrá película en no mucho tiempo. Pero como novela tiene problemas similares a ciertas novelas tocho del Tito King. Tienes que conseguir entrar y no despistarte, o dejar mucho tiempo entre lectura y lectura, para no perderte con tanto personaje. Llega a proporcionar un glosario extenso de los habitantes de Dooling (incluye varios cónyuges y primos, panaderos y mecánicos, junto con «un zorro común, entre los cuatro y seis años de edad), cantidad de personajes que pueden asustar al no lector constante. Pero ojalá esos fueran todos los problemas de las novelas de ochocientas páginas que hoy visitan el mercado. El factor bueno para el lector debe ser el tempo. Y aquí se marca bastante bien. Bellas Durmientes es terriblemente satisfactorio durante su vertiginosa primera mitad, mientras la crisis se afianza, antes de que el equipaje alegórico se acumule. Luego, se mantiene con escenas, unas más impactantes que otras, hasta el final.

Uno de los dones de Stephen King como escritor es su dominio del medio en los pequeños pueblos estadounidenses y el trato entre la clase obrera típica de estos lares. Para Bellas Durmientes, todo esto parece susurrado al oído de su hijo Owen. Queda así una colaboración más que destacable, ideal para volver a disfrutar de una trama interesante para el amante del fantástico.

Reseña: Quien pierde paga (Trilogía Bill Hodges 2), de Stephen King

EL018039Quien no quiera ver la grandeza de Stephen King, de todo lo que ha hecho por la literatura con sus escritos, de todo lo que ha hecho por el lector; no tiene sentido común. Y eso que el sentido común es el más común de los sentidos. King con sus historias costumbristas sazonadas de Terror ha hecho leer a cantidad de personas que no hubieran pasado en su vida de leer unas cuantas páginas en el periódico. Un ejemplo claro es, que casi no conozco a nadie de mi edad, que no haya leído de algún modo al maestro de Maine. Ora por su novelas de bolsillo, las más vendidas del mundo, ora por las películas basadas en sus escritos, el autor más adaptado de todos los tiempos.

Y está vivo.

Y los homenajes continuos tienen que ser ahora. No a titulo póstumo. Ahora que él pueda sentirse orgulloso de lo que es; un grande, alguien con un don que ha sabido aprovecharlo, un tipo con un poder de enganche con el lector como jamás se haya visto… Una celebridad literaria que ahora vende, pero que en su día asustó llegando a vender millones de libros en todo el mundo. Y los críticos se asustaron. Y tuvieron que preguntarse que estaba pasando. A ese tío había que pararlo, ya sea con críticas infundadas, ya sea…

Pero eso no ocurrió. Los que hemos disfrutado del Tito King desde sus inicios, sabemos que nada en absoluto podría con él. Nada podría con nosotros. Nada puede con todo lo que nos ha hecho sentir con sus novelas. Nada puede con esos momentos lectores inolvidables que nos ha dado. Eso, lectores constantes, no nos lo quitará nadie. Y ahí lo tenemos, con casi setenta tacos y sigue escribiendo. Como no debe ser, su última novela llega de la mano de Plaza & Janés. Como siempre, la editorial que nos trae sus novedades y libros desde hace décadas presenta nuevamente al Rey con otro novelón. Por supuesto, King ha trabajado este territorio antes. La historia de un lector enamorado y obsesionado de su autor favorito, como ya hiciera en su magnífica Misery.

Quien pierde paga (Finders Keepers) es la segunda novela de una trilogía declarada que se iniciara con Mr. Mercedes. Ya en librerías, vuelve a meternos el miedo psicológico en el cuerpo. Encontramos así a Morris Bellamy utilizando la metáfora de una historia de amor clásica para definir las emociones turbulentas de su autor favorito: «Al igual que el destino se interpuso entre Romeo y Julieta. Esa comparación parece absurda aunque perfectamente apta. Soy un amante». Por desgracia para el “objeto” John Rothstein, Morris se siente traicionado. Rothstein es un autor de culto, creador del personaje Jimmy Gold. Pero Morris Bellamy está fuera de sí: Rothstein ha dejado de escribir, y en su última obra, el personaje Jimmy Gold ha traicionado sus ideales. Por lo que Morris decide matar a ese estúpido autor que idolatra. Un insensato que ha perdido la razón. Planea así vaciar su caja fuerte para llevarse toda su pasta y el más preciado de los tesoros: sus notas y novela jamás publicada de Jimmy Gold. Y Morris lo consigue. Lo esconde todo. Pero la policía lo pilla y lo mete en la cárcel por otro crimen. Treinta y cinco años más tarde, un chico llamado Pete Saubers encuentra el tesoro y ahora son él y su familia los que están en peligro.

Al mismo trío dispar de héroes que Stephen King nos presentara en Mr. Mercedes (Edgar Award 2015 a la Mejor Novela) se les presenta una ardua tarea. Un verdadero fan no tiene remordimientos en ir demasiado lejos. Stephen King siempre ha bebido los vientos por introducirse en la tan de moda novela negra. La primera parte de la novela está contada en dos partes. 1978 y 2010. Y ahí ya enlaza una serie de acontecimientos, un preludio de lo que ocurrirá en el tramo final. Prepara el tema para el desenlace al que se enfrentará Bill. Un inicio realmente bueno de los que hacía años que no degustaba y final de los que no suele hacer King. Un autor nuevamente en su salsa mostrándonos personajes tan reales como nuestros propios vecinos.

Después de saber más y más de cada uno. Aparecen Bill Hodges, Holly Gibney y Jerome Robinson y así King nos cuenta que fue de ellos después de Mr. Mercedes. Como su vida ha cambiado desde los hechos acontecidos en 2010. En mi opinión, no es necesario haber leído Mr. Mercedes. Pero si ya la “viviste”, esta parte te molará mogollón. Es como ver los créditos de un film basado en personas reales.

Quien pierde paga marca el esquema clásico del autor. Saber más del interior de cada personaje, manteniendo al lector expectante, enganchado, para después pasar a la acción haciéndonos sentir incluso afinidad por el malvado de la trama. Que nadie piense que es otra Misery, nada que ver, más bien es una obra que se acerca al estilo de evolución de personajes, de argumentos en ciudades de pocos habitantes de Maine, al estilo John Connolly. Una trilogía que no sé por qué me recuerda bastante a lo que hace otro autor de Maine como es Connolly, amigo de King, pero al estilo del Tito en muchos casos.

Quien pierde paga ha superado todas mis expectativas. Segundas partes (aunque no lo sean al cien por cien), sí pueden ser buenas. Incluso mejor que las anteriores. Quién lo iba a decir.

Reseña: EL Bazar de los Malos Sueños, de Stephen King

elbazardelosmalossueñosStephen King a lo largo de su extensa bibliografía ha tenido vaivenes. Es normal. A mayor tramo, más posibilidad de desniveles tendrá el terreno. Aunque ya sabemos que sus comienzos fueron de órdago, toda una serie de grandes obras las cuales gozaban de un enorme enganche, ideas originales, el género de Terror de moda, un carrusel que bajaba a todo meter como si descendiera desde el pico más alto de la Tierra hacia la misma orilla del mar. Fue gloriosa aquella época en la que muchos nos enganchamos al de Maine y esperabamos como gatitos en la puerta de una tienda de salchichas, un nuevo asome del dueño. Grandes titulos emergieron allí, y bastantes escritores partimos en ese barco. King se merece todos los halagos y más. Llegué a ver gente de todas las edades leyendo sus libros. Gente que huía del Terror en un principio por el solo hecho de que el género se llamará así y/o lo criticaban por que no querían historias sin sentido con sangre a borbotones. Eso decían. Hay que entenderlo. Fueron los principios del miedo moderno. Ya sabéis: un perro con rabia, una chica con poderes vengandose del bullit en el instituto, malvados payasos por los desagües o automóviles poseídos…; premisas en principio ridículas convertidas en lo que acabo de decir. Miedo moderno atractivo.

Stephen King es culpable de todo eso y también de un gran poder nunca antes visto por mí. Tremendo poder de enganche a su lectura. Te habla de tú a tú, sus historias te agarran hasta el amanecer, de hecho, no recuerdo a ningún autor que me haya tenido despierto toda la noche hasta acabar su libro. O que estuviera en alguna fiesta con colegas y estuviera deseando llegar a casa para seguir leyendo… Todo un repertorio, una grandísima época con chispa, magia, un nivel tan alto que tuvo que descender. Pero nunca descendió hasta ser infame, sin embargo, algunos lo criticaron, la gente no lee lo bastante, no sabe lo que es escribir, habla sin conocimiento de causa. Es NORMAL el descenso. Cuando estás en lo más alto sólo queda bajar. No existe nadie con un don tan potente como mantenerse en su legado a un nivel tan glorioso desde que comienza hasta que la parca se lo lleva…

Con sus relatos me ocurre que, me desilusiono (por no decir otra palabra) fácilmente. Me fastidia, me da coraje, como se dice aquí en el sur; pues encuentras ideas muy buenas y te cagas en todo diciéndote por qué demonios no lo convirtió en novela. Una novela clásica del rey de las que hacen época. De Terror. Al que ya casi nunca recurre. Parece más centrado en el thriller, la novela negra o histórica, dejando de lado de forma alarmante, lo que le llevó hacia la cumbre. El Terror. Es por ello que las antologías que publica ahora como El Bazar de los Malos Sueños tienen valor doble. Aquí sí encuentras historias que se acercan más al gran King que nos marcó a muchos. Aunque algunas se enmarquen en la Ciencia Ficción como las fascinantes casi sesenta páginas de Ur, por ejemplo…

El Bazar de los Malos Sueños es el último titulo del maestro llegado a nuestro país. Publicado como es habitual por la genial Plaza & Janés, eterna editorial encargada de ponernos en bandeja lo mejor del tito King. Veinte relatos, veinte tramas, la mayoría de Terror sugerido o intentando explicar de algún modo ciertos casos extraños sucedidos a los personajes. Un estudio social con la incógnita como eje central. Además, con una pagina de introducción a cómo se le ocurrió la idea o de donde cree King que proviene el hecho de que la escribiera. Por criticar algo, me gusta más que esto venga después del relato. Pero no sé si esto iba así en la edición original.

¿Y qué hay en El Bazar de los Malos Sueños, un lugar donde King es el tendero y nos ofrece la venta de sueños malvados, de cuentos que nos mantendrá intrigados de principio a fin? Pues un matrimonio que se plantea aceptar un extraño trato sugerido por un anciano al que ella cuida. Una arenosa isla donde hay una duna en la que aparecen escritos nombres de gente que va a morir en breve. Un hombre ajusticiado por matar a una niña solo para robarle una moneda de plata. O un coche totalmente cubierto de barro, donde dentro de él ocurren cosas terribles. O un maldito viaje en coche de un matrimonio y su perro en pleno agosto. O un hombre que sufre de alzhéimer y es un poco cleptómano que recibe la visita de su hijo y se ven envueltos en una enorme pelea. O una historia muy King, de las buenas, la historia de un hombre condenado a muerte por matar a un niño que a lo largo de su vida ha ido destruyendo a todos aquellos que le rodeaban…

Y más. Cuentos que brillan unos más que otros pero que todos aportan y son gustosos de leer. La moralidad, actos pecaminosos, venganza, el mal de la rutina, exigencias de querer vivir con tranquilidad. King mostrando pese a sus años, pese a su extensa bibliografía, que todavía está entre los grandes. Entre los recomendables. Entre los pocos, de los que jamás me pierdo un nuevo titulo que publica.

Reseña: Revival, de Stephen King

revival“Poco después de instalarse en un apacible pueblo, la familia del Reverendo Jacobs sufre un trágico incidente que hará que su vida cambia drásticamente. Con la fe perdida, Charles Jacobs comienza a realizar experimentos en ferias ambulantes y espectáculos similares mediante el uso de la energía eléctrica. Pero sus experimentos son puestos en entredicho por Jamie Morton, un hombre a quien conoció durante su infancia mientras jugaba con sus soldaditos de juguete. Ahora, Jamie no duda de que, el antes Reverendo, está usando a personas humanas como cobayas con sus controvertidas maneras de curar a los enfermos, pese a que los resultados son, en la mayoría de los casos, positivos. A medida que transcurren los años, Jamie se ve obligado a probar de su propia medicina y poco después se da cuenta de que él mismo está siendo una manipulación de los experimentos que el señor Jacobs ha llevado a cabo a lo largo de su vida…”

Hay personas que han nacido para ser escritores, como es el caso de Stephen King. No hay que ser un cerebrito para darse cuenta de ello. Basta con leer cualquiera de sus novelas, incluso la menos valorada por la crítica y/o el público, para saber que es un perfecto narrador de historias y un creador de personajes especial, casi diría inigualable.

En Revival, la última novela hasta la fecha publicada en castellano por la editorial Plaza & Janés, King vuelve a poner el listón muy alto con otra gran obra, probablemente la más oscura de su carrera, y añadiendo más personajes entrañables a su ya extensa lista, como es el caso del mencionado Reverendo Charles Daniel Jacobs.

En esta, su más reciente publicación en castellano, King me ha deleitado con uno de los comienzos más tristes de todos cuantos he leído de su propia obra. Me ha enternecido hasta más no poder para después hacérmelas pasar canutas con un cambio brusco en la personalidad del Reverendo Jacobs. Una persona amable y considerada con los suyos y con quienes les rodea, que se mete rápido en el bolsillo al lector, cae muy bien pero que, debido a un trágico suceso, se sume en un dolor tan profundo que su vida cambia drásticamente hasta casi llegar a hacer un pacto con el diablo y que pase de héroe a villano apenas sin que el propio lector se de cuenta.

A los más Kingnianos, los Lectores Constantes, tal vez les venga a la memoria lo que le sucedió al Padre Callahan después de esquivar la muerte a manos (¿o debería decir colmillos?) de Kurt Barlow, el vampiro que pone patas arriba un apacible pueblo llamado Jerusalem’s Lot y cuyo desenlace del párroco conocemos tres décadas después en la excelente saga de La torre oscura. La historia del Reverendo Jacobs es, si cabe, más triste aún, pues los hechos que desencadenan su cambio de actitud, su pérdida de fe, hacen estremecer incluso a la persona más devota.

Cuando Michael Anderson ha de enfrentarse a André Linoge, ese misterioso extraño que, de manera imprevista, aparece en la pequeña isla de Little Tall en la novela La tormenta del siglo, el lector sabe desde un primer instante la naturaleza de este ser demoníaco. Charles D. Jacobs, al igual que André Linoge en la citada obra, solo tienen un objetivo: conseguir a toda costa lo que quieren, aunque para ello deban sacrificar algunas vidas por el camino. Es Jamie Morton quien, tiene que tratar de poner fin a los terribles experimentos que hace el Reverendo Jacobs. Para ello tienen que transcurrir tres décadas y sufrir su propio tormento personal, una vida marcada por diversas tragedias familiares y un profundo problema con las drogas.

Con esta novela, King ha querido rendir homenaje a varios escritores que cambiaron su vida, así cómo tributar a ciertas bandas de rock’n’roll que igualmente lo hicieron.

Revival tiene ese regusto terror gótico al estilo de Lovecraft y al clásico Frankenstein, de Mary Shelley, a lo largo de casi toda su extensión y que va creciendo, en sus páginas finales sobre todo. Tanto Victor Frankenstein como el Reverendo Jacobs desconocen el inmenso poder que posee la electricidad… y sus terribles consecuencias.

Reseña: Apocalipsis, de Stephen King

apocalipsisExiste un miedo visceral a la posibilidad de que la humanidad tenga que enfrentarse al fin del mundo en el futuro. El tema de estar prevenido ante una posible extinción lleva estado presente en la mente del hombre a lo largo de toda su existencia. En el género literario el Apocalipsis ha sido uno de los asuntos más predilectos, sobre todo en la ciencia ficción y el terror, y nos ha obsequiado con tantas novelas que nos daría más miedo hacer un cómputo total que leerlas.

En mi opinión, el espeluznante tema de la devastación del planeta debería ser abordado en alguna ocasión por quienes se dedican a escribir, más concretamente a escribir género fantástico. No hubo que esperar mucho a que el conocido como “el rey del terror” nos brindara con una novela que tratara sobre lo que acabo de decir. Publicada inicialmente en 1978, la editorial Plaza & Janés puso a la venta una de las obras más laureadas del escritor de Maine bajo el título de La danza de la muerte. Lo malo de esta edición, fue que Doubleday (editorial norteamericana) obligó a King a hacer recortes a la misma debido a su extensión, este altercado también repercutió en la edición española aunque, para fortuna de quienes somos seguidores de la obra del autor, en 1990 se decidió publicar una nueva tirada, esta vez sin recortes, sin ninguna página sacrificada y con un nuevo título: Apocalipsis.

Este es uno de esos libros que no quisieras tener el pie debajo si se te llegara a caer. Casi 1300 páginas en tapas duras la convierten en la obra más extensa del afamado autor, sin contar con la saga de La torre oscura. Y nos obsequia, además, con el villano más conocido de su inmaculada carrera: Randall Flagg.

Como la mayoría de las obras de Stephen King, Apocalipsis también tuvo su adaptación a la gran pantalla. Lo hizo en forma de miniserie, pero su camino no fue tan fácil como el de otras adaptaciones que habían aparecido antes. De hecho, hubieron de pasar muchos años hasta que pudimos verla en nuestros hogares. La razón fue que parecía una tarea casi imposible debido a su extensión, al igual que sucediera con El señor de los anillos, por ejemplo. La complejidad de esta novela hizo que el guión tuviera recortes e incluso cambios de la obra original de King, pero en términos generales la película tuvo muy buena aceptación. En la actualidad, está previsto un nuevo film, se baraja la posibilidad de que Matthew McConaughey sea el actor que obtenga el rol de Randall Flagg.

Apocalipsis también hizo su aparición en el mundo del cómic. Seis preciosos números que Panini publicó hace pocos años y que son bastante fieles a la novela original.

Previamente a la publicación de la obra, un relato que guarda mucha relación con esta historia había sido incluido en la antología El umbral de la noche. El cuento se tituló “Marejada nocturna”, les hablamos del mismo en una reseña que hicimos para esta web.

Debido a un error de seguridad en un laboratorio, un virus mortal, conocido como “El Capitán Trotamundos”, se propaga por todo el planeta causando la muerte al 99% de la población mundial. Los escasos supervivientes comienzan a tener pesadillas: a unos se les aparece la Madre Abigail, una anciana de color que representa al Bien y que les advierte de una terrible amenaza y les insta a reunirse con ella para afrontar el peligro; a otros, el ser que se les aparece en sus sueños es el terrible y devastador Randall Flagg, conocido como el hombre oscuro y representante del Mal. Comienza aquí una nueva lucha para quienes han logrado esquivar la muerte. Ambos bandos comienzan a jugar sus cartas para salir airosos de la batalla final por la supervivencia de la especie…