Archive for Zombies

Reseña: Los Muertos Vivientes #22. Un nuevo comienzo, de Robert Kirkman, Adlard y Rathburn

los-muertos-vivientes-22Ha llegado un momento en que seguir la serie de cómics de Robert Kirkman se ha convertido en algo complicado como poco. Lo digo porque la serie de televisión está ahí y es más que probable que todos los que leemos el cómic también vemos la serie y…

…, bueno, se han tomado caminos paralelos pero no idénticos, hay personajes que están vivos en un medio y muertos en el otro, situaciones que se parecen pero no son del todo iguales, sucesos que ocurren de formas similares pero se diferencian lo justo para no ser las mismas… y bueno, llega un momento en que ambas líneas narrativas se te juntan en la cabeza y tienes dudas sobre quién, qué y cómo.

Pero bueno, dejado eso de lado, he recuperado Los muertos vivientes, pues la tenía algo abandonada y planeo ponerme al día. Dicho eso: no soy amante de los spoilers pero es complicado, por no decir imposible, no soltar alguno cuando uno reseña un número 22 de una colección. No tanto porque vaya a destrozar algún suceso que ocurre en este número como porque al hablar de algún personaje eso ya significa que está vivo a estas alturas.

Eso, en una colección donde morir está a la orden del día y cada personaje es susceptible de caer en el camino… pues es bastante spoiler.

los-muertos-vivientes-22_01Avisado quedas.

El número 22 de Los muertos vivientes trae como subtítulo Un nuevo comienzo. La trama de Negan ha concluido, esa guerra total y absoluta contra el más despiadado de los enemigos que se ha cruzado en el camino de nuestros supervivientes favoritos, y ha llegado el momento de dar un salto hacia delante y empezar de nuevo…

Con matices, claro. Porque la trama de Negan no es que haya terminado del todo. De hecho, son los momentos más emocionantes y oscuros de todo este número 22. Absolutamente brillante esa relación con Carl, que a veces recuerda a la del emperador y el joven Anakin Skywalker, esos comentarios mordaces para con Rick y esas súplicas para con… no, eso mejor ya lo leéis vosotros.

Un nuevo comienzo inicia varios meses después del final del número 21. Es el mayor salto temporal que hemos vivido hasta el momento y eso obliga a que Kirkman plantee cosas como lo haría si realmente fuera un nuevo comienzo, como si todo fuera nuevo, salvo que se puede permitir algunas licencias pues ya conocemos a los personajes. Pero hay que presentar la los-muertos-vivientes-22_02situación, a algunos personajes nuevos (por cierto, muy interesantes) y algunos dilemas personales nuevos.

Todo esto provoca que la acción se ralentice un poco. Pero bueno, a estas alturas los lectores ya sabemos que Kirkman es dado a plantear las tramas a fuego lento, dejar que las cosas se desarrollen a la velocidad justa y después apretar el acelerador cuando menos te lo esperas. Es parte de lo bueno de Los muertos vivientes.

En general en este número 22 no hay acción, aunque sí se sientan bases para lo que está por venir, y desde luego, todo apunta a que el futuro les planea un nuevo quiebro en el camino a nuestros protagonistas. De los-muertos-vivientes-22_00hecho, a mitad de número se da una información extraña, de parte de un personaje que parece haber perdido la cabeza, y que lo más probable es que tu cerebro pase de largo. Y sin embargo, cuando llegas a las últimas páginas todo cobra sentido, y esa revelación es espectacular, y abre un camino interesante y que deja con ganas de seguir avanzando, ver qué hay más allá…

Sobre todo, dos líneas de acción quedan colgadas. La primera, la que supone esa revelación. La segunda tiene que ver con los personajes nuevos. De ninguna de ellas voy a dar más pistas. Pero a mí me ha parecido un buen volumen.

Reseña: Creepy presenta a Alex Toth

COB Creepy Alex Toth.inddAunque a ciertos individuos lectores no les suene (sobre todo, a jóvenes lectores), Alex Toth es uno de los grandes del cómic. Pero de los grandes de verdad. Al nivel de maestros del noveno arte como Jack Kirby y Will Eisner. Autor que impresionó al mundo con su carrera en la Edad de Oro de Flash, Atom o Green Lantern. Un extenso trabajo que fue inmortalizado en obras de animación con Súper Friends o Space Ghost. Pero en especial su trabajo en Creepy, Eerie y la genial Vampirella.

Planeta Cómic lleva un tiempo haciendo algo maravilloso. Un enorme proyecto que las mejores cómictecas agradecen con grandes reverencias. Comenzó con la publicación en sendos tomos en tapa dura de toda la colección de Creepy (http://cronicasliterarias.com/2014/07/30/resena-creepy-14-de-vvaa/), una serie que necesitaba algo así desde hacía años. Le siguió su revista hermana pero publicada también en tomos recopilatorios Eerie (http://cronicasliterarias.com/2012/10/10/resena-2/), con la que alternó en el tiempo. Pero no mucho después llegaron integrales por autor. Joya tras joya, diamante tras diamante, que deparó en más tesoritos como Creepy presenta a Richard Corben (http://cronicasliterarias.com/2013/04/30/resena-creepy-presenta-a-richard-corben/) o Creepy presenta a Bernie Wrightson (http://cronicasliterarias.com/2013/10/10/resena-creepy-presenta-a-bernie-wrightson/). Ahí creepypresentaalextoth_04es nada. Aunque se han ido poniendo las pilas (¡¡y poniéndolas en español!!), con más títulos actuales como Veil, de Greg Rucka (http://cronicasliterarias.com/2015/12/04/resena-veil-de-greg-rucka-y-toni-fejzula/) o Los Espíritus de los Muertos, el homenaje que Corben le hiciera al dios Edgar Allan Poe (http://cronicasliterarias.com/2015/04/16/resena-los-espiritus-de-los-muertos-de-edgar-allan-poe-por-richard-corben/).

Y ahora, Creepy presenta a Alex Toth. En mi opinión, si no tenéis como mínimo el ochenta por ciento de todo esto que os comento: no tenéis nada del mejor cómic de Terror de todos los tiempos.

Alex Toth es un narrador brillante. Ejercía un estilo dinámico, minimalista, un autor consagrado por ser un maestro en el campo de la narrativa, la animación y el diseño. Un espeluznante tomo como Creepy presenta a Alex Toth, aporta todas sus siniestras historias donde el misterio brinda por encima de todo. Una genial recopilación. La primera colección completa de las historias de terror de Warren Alex Toth.

Historias breves con un poderoso comienzo y un dichoso final. Historias con tal tremenda ambientación que en tan solo dos viñetas te sumergen en un pasado y oscuro encuentro con el horror. Una recopilación de los creepypresentaalextoth_05mejores trabajos de Toth, una lectura para degustar lentamente como el mejor vino, ese tan deseado que pensaste que jamás podríais llegar a tener a mano.

La obra se resume en una palabra: NEGRO. O en sus sinónimos de aspecto predeterminado como “espeluznante” y “misterioso”. Toth toma el negro a un nivel completamente nuevo y crea un vacío para que te pierdas en él. Relatos como Una empresa fúnebre donde el maestro usa la oscuridad de manera bastante ingeniosa, provocando que las sombras de “esos tipos en el cementerio” te inquiete sobremanera. Detalles que provocan que el cómic sea más horripilante de lo que en un principio se supone.

Y es capaz de cambiar de objetivo y mostrarte la locura de un pintor como en Visión del Mal. Y mostrarte lo dura que es la soledad del vagabundo en ¡Supervivencia! Y la temible “ilusión” de un poderoso nigromante en La ilusión de Malphisto. O una genialidad en formato apaisado (historia que estoy seguro que ha leído Amenábar y usó como inspiración para Los Otros), una preciosidad terrorífica como es Muertos. Para poco después quitarte el sombrero con una de las mejores tramas cortas de asesinos en serie que he leído. El Tajador ha vuelto o El último asedio de El Tajador, provoca pesadillas… Así hasta 21 historias que trae el tomo. Relatos creepypresentaalextoth_02publicados entre 1965 y mis amados años 80s. El beso de la plaga, Prueba irrefutable, El Segador, Tibor Miko, Papi y el pie…, sendas narraciones que aumentarán aún más su valor en un día lluvioso de mantita, sofá y lectura sensitiva a ruidos inesperados.

En fin, es que no puedo ser imparcial. Es todo muy bueno, repito. Mola todo, me gusta todo. Si es considerado Toth un maestro es por algo. Ya se trate de Terror, Horror, Ciencia Ficción o Noir, se ve a leguas que tenía el don del dibujo y el don para la narración corta. Las historias en sí varían en calidad, sin embargo, ninguna baja de notable. Al hacer recopilaciones así (o pagarle el viaje para que cruce el charco, en este caso), yo pongo mi mano en el fuego porque Planeta Cómic piensa más en el lector que en otra cosa. Está mostrando puro interés porque los grandes artistas lleguen al público creepypresentaalextoth_06desconocido.

Creepy presenta a Alex Toth es un buenísimo ejemplo, un enorme escaparate de una magnífica obra difícil de encontrar, al menos, recopilada. Muestra diferentes aspectos del estilo de un artista y las historias que a muchos nos pone el vello de punta van una tras otra. Una novedad de este reciente febrero que nadie debería perderse. Hasta el prólogo de Douglas Wolk, mola.

Toth fue incluido en el Salón de la Fama de los Premios Eisner en 1991. Y ya iban tarde.

Reseña: Sangre fría, de Claudio Cerdán

Sangre-friaLa parte positiva de llegar a una novela como esta lo más libre de spoilers posible es que toda su locura y desenfreno te va a pillar por sorpresa. Hay muchas cosas que se pueden destacar de Sangre fría y lo cierto es que no se me ocurre ninguna que se le pueda achacar. Creo que Claudio Cerdán ha escrito una novela muy completa, en muchos sentidos, y eso, en los tiempos que corren y enmarcándose en el subgénero en el que se enmarca (el siempre denostado género Z), ya es catalogable como brillante.

Empecemos por el principio. O por el final, que es por donde arranca Sangre fría. Porque eso es lo que te vas a encontrar cuando abras este libro, la primera palabra que vas a leer es “epílogo”. Lo que al principio puede desconcertar un poco se entiende un momento después, cuando te das cuenta de que el orden no es algo que importe en esta novela. Entre comillas, quiero decir. Sus capítulos están desordenados, pero Claudio Cerdán, con una rocambolesca habilidad, consigue que cuadren de una manera elogiable, que el sentido de ese desorden sea preciso y hermoso y que los capítulos queden hilados con perfección.

A partir de ahí conoceremos al Perrolobo, el protagonista de esta historia, un gitano que es tan duro como mascar cantos rodaos en lugar de chicle. Un tipo duro al estilo de las mejores películas de serie B, heredero de los bajos fondos y las peleas de bar. Un protagonista al que no le falta carisma y que tarda poco en calar en los lectores. Un hombre con un papel en el bolsillo (oh, ese papel), un hijo al que odia pero ama al mismo tiempo, una banda, un par de archienemigos y un golpe en mente. El gran golpe, el que solucionará todos los problemas.

Solo hay un pequeño contratiempo: se va a desatar el apocalipsis, los muertos volverán a la vida y lo harán con un hambre insaciable. Ya sabéis, esto va de zombies.

Va de muertos vivientes pero tiene alma de thriller. De los chungos, de los que tienen por protagonistas a tipos con pocos escrúpulos y menos modales. Perrolobo y su banda, un grupo que me encantaría ver en una película protagonizando esta o cualquier otra de sus andanzas. Hay una cosa en la que Claudio Cerdán es un especialista (bueno, varias, pero esta es una de ellas y es remarcable): tiene un don innato para crear personajes, dotarlos de personalidad y marcarles a fuego el carácter (a poder ser, que lidie en lo hijoputa).

El lenguaje de Claudio Cerdán es como sus personajes. Escribe a bocajarro, sus frases entran por tus ojos pero se clavan en el cerebro con fuerza. Son cuchillos afilados, navajas de medio metro afiladas hasta poder separar un pelo en dos. Su texto es directo, con descripciones que te hacen sumergirte en el mismo ambiente en el que viven los personajes, siendo soez cuando tiene que serlo y dotando al libro entero de una atmósfera absorbente. Y mención aparte a los diálogos, donde cada personaje tiene su forma de hablar, sus coletillas, su propio estilo.

Muchas cosas que destacar, ya lo mencioné al principio. Así que vamos con la trama. Puede que aquí es donde algún lector pueda levantar la mano y decir eh, porque, a fin de cuentas, lo que vas a leer aquí es una historia de zombies. Supervivientes del apocalipsis intentando mantenerse con vida luchando contra los muertos vivientes y contra otros supervivientes tanto o más hijos de perra que ellos. Esto es así. Y sin embargo, ese carácter tan propio de los personajes y ciertos pasajes de la historia (así como esa decisión final, ese “necesitamos algo que sea más valioso que la comida y el combustible y que podamos intercambiar llegado el caso para abrirnos paso”) hacen que a día de hoy, con más de un centenar de libros de zombies publicados en nuestro país (más de la mitad por la misma línea de la misma editorial que publica Sangre fría), la novela de Claudio Cerdán tenga algo que, en el fondo, hace que sigas leyendo sin tener la sensación en ningún momento de ser más de lo mismo. Y eso, en mi opinión, es un (otro más) acierto.

Dejo para el final un detalle peculiar. Sangre fría es una novela de zombies. Puede que eso la catalogue como terror aunque lo cierto es que ni intenta dar miedo ni lo da en ningún momento. Bebe más del thriller, de ese barriobajerismo del que hacen gala sus personajes, pero aparte de la acción casi sin freno que mueve la historia entera, hay otro detalle más: la comedia. Sí, porque Sangre fría tiene un sentido del humor peculiar que provocará más de una carcajada al lector. Yo al menos me reí en un par de ocasiones con las ocurrencias tanto del autor como de los propios personajes.

Ah, y todo sin olvidar que como novela es un homenaje a toda la vida que el subgénero z ha tenido en nuestro país. Entre sus líneas se encuentran guiños, menciones y homenajes en tono cómico a Romero, 28 días después, Tom Z Stone, Carne Muerta…. Referencias que todo lector asiduo a la Línea Z de Dolmen cazará al vuelo donde, los más sonados, serán los de Apocalipsis Z (lo que me pude descojonar, perdonad la expresión, con el capítulo entero que se le dedica), Los Caminantes (seguro que imagináis qué figura es la que se homenajea) e Y pese a todo, a la que homenajea desde el nombre del protagonista hasta la secuencia más surrealista de la historia, con guiño a la película y su primer título. Brutal. Por hacer, hasta se ríe de sí misma en un momento dado.

Así que sí, saturado como estaba (lo reconozco) del mundo Z, esta novela ha conseguido engatusarme una vez más. Me ha mantenido en vilo, con los ojos pegados al papel, concentrado en la lectura, y además de entretenerme me ha hecho reír en más de una ocasión. Así que sí, creo que es una novela recomendable. Desde luego, es más que disfrutable.

Reseña: Sherlock Holmes y los zombis de Camford, de Alberto López Aroca

Sherlock-zombiesCuando comencé a leer la sinopsis de esta novela me dije: “¿Una obra que combina las fascinantes aventuras del detective más popular de la literatura con zombis? Me gusta”.

En ningún momento dudé que esta, para muchos, química tan atípica, iba a dejarme eclipsado durante el tiempo que durase la lectura. Y no me equivoqué. Un par de días y llegué al final, lo cual certifica la calidad de la obra. Aún así, al comienzo, una duda me asaltaba. Y era hacia dónde iba a enfocar el autor la historia: si le iba a dar preferencia a un género Z en pleno apogeo, o si, por el contrario, el devenir de la misma me iba a conducir por temas más detectivescos. Vamos, casi como si estuviera leyendo al propio Sir Arthur Conan Doyle. Palabras mayores, damas y caballeros.

Si os soy sincero, esta obra está más bien centrada en la segunda opción. Esto, para mí, fue como si me hubiera tocado el premio gordo de la tómbola de las ferias de mi localidad. Pero también sería injusto decir que es “solo” una novela detectivesca, pues no se puede obviar que también tiene mucho de género Z. Y ese toque victoriano… ¡Dios, me encanta! Doble premio. Como ven, pellizca un poco de varios géneros, por eso puede gustarle a tantos lectores. No importa que no haya leído nada del detective, Sherlock Holmes, hay algo seguro: su contenido es pura magia y te hará gozar como un enano.

Con mucho acierto, el autor decide contar la historia desde un punto de vista diferente: no será el afamado detective quien nos relate sus peripecias, ni siquiera su ayudante, el siempre fiel doctor Watson; sino un hombre llamado Otis Mercer, él será el encargado de ir desgranando, con minucioso detalle, porque es una obra con bastantes descripciones, esta aventura tan peligrosa como inolvidable. Atentos a la prosa del señor López Aroca. Muy bien hilada en cada capítulo. No es A. C. D., pero se le asemeja. Se nota que el autor se ha empapado la obra del autor británico. Puede que aquí radique su secreto.

Si buscan una fusión de géneros un poco “estrambótica”, Sherlock Holmes y los zombis de Camford es, seguro, su novela. Y Dolmen, con total garantía, su editorial. Cada título es una sorpresa. La Línea Z es lo que busca, se lo aseguro. Son muchos los títulos que he leído de esta colección y, lejos de estancarse en un solo tema, sus novelas me han ofrecido muchísima diversidad, siempre con el género Z como ingrediente principal.

Si aún no les he convencido, trataré de hacerlo diciéndoos que esta novela cuenta, además, con la colaboración de dos genios: Juan de Dios Garduño (autor de Y pese a todo…,  también disponible en esta editorial) es quien hace las correcciones y la portada, como muchos de ustedes habrán adivinado, es por obra del señor Alejandro Colucci. Cuando se reúnen tantos genios, solo puede salir algo bueno. Y esta novela lo es.

Doy fe.

Reseña: La Marcha Zombi, de Max Brooks y Raúlo Cáceres

lamarchazombiEs bueno ver que este subgénero no decae. Y mejor, encontrar buenas historias que intentan evolucionar las típicas tramas de ataques zombis con alguna idea original.

En la cultura pop es justo decir que los vampiros y los zombies siguen siendo los monstruos más populares del momento. Con Guerra Mundial Z, Max Brooks creó un apocalipsis zombie a cuyos fans emocionó. A modo de periodista internacional, se obtenían historias alrededor del globo donde de una forma u otra los zombis atacaban a los seres humanos pero… ¿por qué no a todos? En forma de novela mostró una idea nueva, una comprensión del monstruo diferente, por ello su libro se convirtió en un best-seller.

Ahora le da al cómic. Y parece haber encontrado en nuestro compatriota Raúlo Cáceres un compañero especial para hacerlo. La Marcha Zombi demuestra ser una novela gráfica interesante, mas y cuando te encuentras de sopetón en una guerra entre los dos monstruos más sedientos de sangre que ha habido nunca.

lamarchazombi_03Los ataques de zombies comenzaron como brotes aleatorios. Los seres humanos siendo aparentemente capaces de mantenerlos controlados. No parecía un peligro real que todo se fuera convirtiendo en “fuente de alimento”. Esto significó que los vampiros, se mantuvieron en segundo plano observando como su plato de comida cotidiano cambiaba por sí sólo. En parte, disfrutaron del espectáculo. Aunque con el paso del tiempo comenzaron a sentirse celosos de los zombis. No era justo, que ellos pudieran atacar sin tener que esconderse en las sombras…

…, así que los vampiros se rebelaron. Utilizaron el nuevo caos gobernante para tener un poco de diversión, a sabiendas de que sus ataques serían simplemente vistos como otro brote zombi. Pero a medida que las fuerzas de zombis crecían vigorosas, la población humana comenzó a disminuir, y eso era un problema para los vampiros a no muy largo plazo. La fuente de alimento se agotaba. Tenían que actuar antes de que el «status quo» que llevaban tantos años practicando por el bien de todos, se desmoronara.

lamarchazombi_04Lo interesante del enfoque del guión de Max Brooks es el camino recto que sigue la historia desde el primer momento. Te pone en el plato a tres especies de grupos sociales: los seres humanos viven sus vidas como pueden, resisten la enfermedad como han aguantado siempre: poco a poco y a regañadientes. Totalmente ajenos en un principio yacen los vampiros, casi arrogantes como siempre y conservadores ante los cambios repentinos, aunque eso suponga que están destruyendo lentamente a la población. Los zombis son los más simples, pero al ser tan constantes, se convierten en los más efectivos. Comienzan a creer en el control total y nada puede hacerlos caer.

Raúlo Cáceres (Córdoba, 1976) es un ilustrador, dibujante y autor de cómics español. Lo conocí ya en su primera obra Elizabeth Bathory, un tomo gamberro, sádico, gore y pornográfico de la princesa de la muerte y la sangra por excelencia. Su arte arrolla al lector, no perdona y en ocasiones llega a casos extremos mostrando lo aberrante que debe ser una ilustración donde se brinde por la iconografía de un ser de otro mundo. Es decir, trabajar en un guión zombi le venía al pelo.

lamarchazombi_02En La Marcha Zombi asistimos a la preocupación de dos chicas vampiro por la supervivencia de su especie durante el apocalipsis zombi. No solo los muertos se levantan de sus tumbas, hay más seres que devoran a sus presas, así que un poquito sí que debes preocuparte por el futuro, ¿no?

La Marcha Zombi te mete en situación desde la primera página, engancha, y su desarrollo es vertiginoso. No le pidan más a un género donde el horror y la acción son sus dos principales virtudes.

Reseña: Emma, de Irene Comendador

51P9EEC3VcL._SY300_Hoy tenemos a Irene Comendador, una escritora madrileña, miembro de la asociación ESMATER (Plataforma para el terror) que lleva haciendo públicos sus escritos desde 2010. Publicó su primer libro Sé que estás ahí, una antología de relatos eróticos, en 2012. Desde entonces ha estado publicando relatos en diferentes antologías y es ahora cuando ha pegado el salto para publicar esta pequeña novela –o relato largo- de zombis, llamado Emma.

El mundo como lo conocemos llegó a su fin. La infección lo destruyó todo, y los que han logrado sobrevivir ahora luchan contra los que siguen caminando entre ellos.

Emma tenía una vida perfecta y feliz junto al amor de su vida, hasta que todos los que amaban murieron o acabaron como los otros… muertos y hambrientos.

Emma luchará por salvar a Jack, no importa el precio, ni quienes o qué atrocidades se interpongan en su camino.

Pero, ¿y si sobrevivir ya no se trata de simplemente una meta? 

Cuando el mundo ya no es mundo, y todo lo que te rodea es horror con aroma a muerte, quizá la supervivencia sea mucho más que un objetivo… puede ser tu destino. … 

Esta historia, que se puede conseguir tanto en digital como en papel cuenta con menos de cien intensas páginas libres de cualquier relleno en ellas, donde encontraremos tensión, sangre y una historia de amor que nos dejará al final con la boca abierta.

La historia gira en torno a Emma, una joven de 19 años que va en busca de un medicamento para su pareja que está enferma. En su salida encontrará zombis que intenten devorarla y otros supervivientes más o menos majos y con más o menos ganas de ayudar. En la novela encontraremos ocho capítulos intensos que no darán tregua.

Si bien los personajes están bien construidos quizá pequen un poco de ser en ocasiones demasiado buenos. También es posible que haya leído mucho de zombis y no me fíe de la humanidad en un apocalipsis de esas características. Aunque también hay que añadir que el primer superviviente con el que se encuentra es un poco cabroncete.

Hay que hacer una mención especial para un tipo de zombis que me ha parecido muy interesante y que podría ser más explotable, o podría haberlo sido. Porque ante todo la historia se hace realmente corta, no solo por su breve extensión y su rápida lectura, sino porque al terminar quieres más y eso me pasó al terminar. Fue un “¿Ya?” pero de los buenos. No de los que no tienen final, si no de los que, aun teniéndolo, necesitas que continúe.

Hay que hacer también una mención especial para la increíble portada de Karol Scandiu y las ilustraciones interiores de Calavera Diablo. Todas muy conseguidas y que aportan otro medio para visualizar a los personajes.

Una estupenda novela, rápida de leer y con sus dosis intensas, que te hará pasar una buena tarde.

Reseña: Los Caminantes. Aeternum, de Carlos Sisí

Aeternum¿Por qué ha aparecido una nueva entrega de la saga de Los Caminantes? ¿Acaso no estaba todo bien atado cuando se dio por concluida la historia en Hades Nebula, la tercera y última parte de esta fascinante obra?

El tema salió a la palestra en cuanto los lectores nos enteramos de que habría cuarta parte de una de las sagas más aclamadas por el público en los últimos años de la literatura zombi. Y, como yo, miles de incondicionales seguidores se habrán echo esta y otras muchas preguntas respecto a una de las sagas que, además, también resurgió al “género Z” en este país. Y la respuesta es bastante simple: A veces, los nudos se desatan; otras, incluso se rompen.

O si lo prefieren, y en mi humilde opinión, diría que es una conclusión más acertada es que, sencillamente, el autor ha querido obsequiarnos con una cuarta parte, bien porque muchos de sus fans se lo pedían o bien porque su subconsciente le instaba a continuar con la historia. Sea como fuere, disfrutemos de este festín narrativo al que hemos sido invitados. Devoremos cada línea que Carlos Sisí nos ha regalado a través de Minotauro, el sello dedicado a lo fantástico de Editorial Planeta.

Estamos de enhorabuena, así pues debemos celebrar que en este país contamos con grandes escritores dedicados en cuerpo y alma al género fantástico. Sintámonos orgullosos por ello y dejémonos atrapar por sus exquisitas obras.

Si creías que todo había acabado, prepárate para lo que viene. Carlos Sisí se ha sacado de la manga el as que hacía falta para la jugada perfecta. Si te gustaron las tres anteriores entregas, esta no lo va a ser menos.

Si dejamos al margen ciertas variantes menores, triviales en realidad, la tónica de las novelas de zombis es siempre la misma. Entonces, ¿qué tienen estas obras que nos asustan tanto? Yo creo que son, precisamente, esas pequeñas variaciones las que nos hacen temblar, llamémoslas el miedo a lo desconocido. En la saga de Los Caminantes hemos leído muchas de estas situaciones, sin ir más lejos y por otra parte quizás la más destacada, tenemos un elemento innovador como fue el Padre Isidro, para muchos considerado como el mejor villano de novelas Z de este país, entre los cuáles me incluyo. Un personaje que ha dado (y sigue) mucho que hablar. En esta cuarta entrega, el señor Sisí nos vuelve a sorprender con nuevos personajes que actúan de manera diferente a todo cuanto habíamos leído anteriormente: los Lamberts. Su comportamiento se deriva por una serie de circunstancias que, para conocerlo, han de leer desde el principio, no será revelado en esta reseña. Dicho sea de paso, estos sujetos toman el término como homenaje al actor que interpreta el rol principal en el film de Los inmortales.

Y, precisamente, el autor también ha querido rendir un pequeño homenaje a películas como Depredador o Alien, así cómo la anteriormente mencionada, recopilando ciertos pasajes de las mismas y trasladarlos a su excelente Aeternum.

A mi es una novela que me ha enganchado muchísimo. Al igual que muchos lectores, no me esperaba que esta historia fuese a tener continuación. En esta cuarta entrega áun no ha quedado cerrado completamente el ciclo, nuevos interrogantes han surgido.  Quiero ser partícipe de las nuevas sorpresas que me aguardan a la vuelta de la esquina, en la quinta parte que estoy deseando leer. Adoro las innovaciones, y de eso, Carlos Sisí sabe mucho.

Quiero finalizar esta reseña recomendándoles esta lectura. Para mí, Aeternum es la mejor parte de la saga de Los Caminantes. Me he encontrado una prosa muy inteligente, profundizando más en asuntos como el amor y el odio, la esperanza y la desilusión, la amistad…, valorándolos aún más, si cabe, que en los tres volúmenes anteriores. La obra al completo tiene los mejores personajes que he leído en cuanto a la “novela Z”, en mi opinión. Sobre todo, imperdibles son los pasajes sobre el Padre Isidro. Las hojas pasaron aun ritmo frenético, casi volaban a igual velocidad que cuando leí la excelente Panteón, la galardonada con el Premio Minotauro en el 2013, para mí, la mejor obra del malagueño.

¡¡¡Quiero la siguiente entrega, y la quiero ya!!!

Reseña: Los Muertos Vivientes #21: Guerra sin cuartel. Parte 2, de Kirkman, Adlard y Rathburn

losmuertosvivientes21Los Muertos Vivientes. Guerra sin Cuartel. Parte 1, arrancaba con una guerra total. Tarde o temprano llegaría. Los humanos no saben convivir en paz. Y es una idea que tienes en mente cuando vas viendo que cada vez se dividen más en grupos y que la tensión no decrece.

Cuando Rick Grimes lidera un grupo unido de las comunidades oprimidas por Negan, la muerte del cabecilla parece lo más cercano a un fin del conflicto. Es un conflicto que promete eclipsar incluso el enfrentamiento decisivo contra el Gobernador. Ese conflicto se ha mantenido en tensión hasta ahora, quitando algunos hechos violentos… sí, es como aliarse para después destruirse mutuamente.

Después de todos estos años, es agradable ver que Robert Kirkman no ha perdido el atractivo en este tipo de situaciones.

Como defensor incondicional del cómic, tengo que admitir que se están consiguiendo grandes cosas con la serie. Los muertos vivientes siempre ha sido mi subgénero favorito dentro del género de Terror. Y por eso disfruto con The Walking Dead  viendo que en cada tomo, trama, o arco argumental, el nivel se mantiene. Hecho que no consigue la serie de TV ni de lejos.

losmuertosvivientes21_03

Ahora: ¿La batalla final entre Rick y Negan? Sí, aquí está por fin.

Los Muertos Vivientes. Guerra sin Cuartel. Parte 2 establece de inmediato una disposición a las armas y comienzan a rodar cabezas. Se intentan algunos trucos, encerronas y acumulación de Caminantes para un libre festín; y otras tetras para acabar el enemigo. Algo de todo ello funciona.

Este número es pura acción como lo era el anterior. Recordad que los tomos que publica Planeta DeAgostini Cómics en nuestro país engloban seis números americanos.

losmuertosvivientes21_01

En Los Muertos Vivientes. Guerra sin Cuartel. Parte 2 se cuenta la resolución de la guerra Rick/Negan. Sólo para sedientos de sangre. Aunque la verdad es que me esperaba más muertes por parte de Kirkman. Aun así, es un tomo que entretiene y ves como se vuelve a forjar una alianza y como se crean nuevas ciudades amuralladas.

Importante también la discusión que se tiene sobre cómo construir un mejor mañana y cómo reconstruir la sociedad. Me gustó también al grupo continuamente reformándose y reaccionando de modo “berseker” ante nuevas situaciones. Por que si están desquiciados, eso es lo real, friends; nada de calma. ¿Qué pasa si no hay policía, ni leyes? ¿Matas a ese vecino que odias tanto? Pues supuestamente, sí. ¿Robas comida de alguien para alimentar a tus hijos?

Sí, es lo real.

Rick siempre ha sido el líder. Pero la gente ya se cansa de eso. Andrea siempre ha sido la francotiradora. Maggie, la conciencia moral. Carl es el niño que crece mal en el Apocalipsis. Michonne, corta-cabezas de zombies. Me gustaría un poco ver qué pasa si Rick desaparece. ¿Quién conduce? ¿Dónde quiere ir el grupo? ¿Y si Carl muere?

losmuertosvivientes21_02

Supongo que mi problema es que no quiero que esta serie termine nunca. Los dibujos me siguen encantando en su medida. Hay escenas donde la narración se retuerce un poco -por ejemplo, la parte donde Negan se adueña de la pierna de Rick durante la pelea, y realmente no se sabe qué ocurre después-, ideas bizarras que recuerdas después, enganchan, y ahí está la cosa: matas o mueres.

¿Y de qué va esta serie si no es de muertos muy vivos y muertos vivientes?

Reseña: Promesas de algún día, de Javier Martos

promesasdealgundiaHace tiempo que Javier Martos me hizo llegar este libro porque quería que le escribiera el prólogo. Sabía que no era su primera incursión en las letras aunque hasta la fecha no había leído nada suyo, pero acepté.

Ha pasado algún tiempo, por lo que no me veo capaz ahora mismo de meterme a comentar la trama sin arriesgarme a meter la pata, pero puedo decir cuáles fueron mis impresiones tras leer su historia.

Enmarcada en la Línea Z de Dolmen, todos sabemos que dentro del libro vamos a encontrarnos muertos vivientes, o sucedáneos, en algún momento. A estas alturas de película, al escritor de turno más le vale contar con algo de originalidad en su planteamiento si no quiere oler a cansino. Bien, ese no es el problema de Martos. De hecho, una vez acabada la novela uno se pregunta si tiene algún problema. Yo no fui capaz de encontrárselo, como no fuera que se me hizo corta la historia.

Javier Martos nos presenta el temido apocalipsis en mitad de un secuestro. Con unos padres dispuestos a cualquier cosa por recuperar a su hijo, y un título que invita a soñar y que encuentra su significado cuando la novela está ya en su recta final. En el caso que nos ocupa no hay cadáveres reanimados con ganas de devorar carne humana, sino “rabiosos” que se parecen más a los infectados de 28 días después, aunque sin virus mediante… puesto que la oleada de violencia es desatada por un cometa que cruza el espacio demasiado cerca de nuestro planeta.

El libro está dividido en dos partes bastante claras a nivel narrativo. La primera parte ejerce de presentación e incluye la acción pertinente a todo lo que rodea al secuestro y al inicio del fin. La segunda parte… la segunda parte es el después, y es mejor no decir nada y dejar que os adentréis en lo que el autor ha querido contarnos.

Javier Martos muestra un estilo sencillo y claro, directo cuando debe serlo y descriptivo cuando conviene. No recuerdo haber tenido la sensación de estar abrumado por datos o descripciones en ningún momento, no recuerdo bajadas de ritmo ni momentos lentos. En Promesas de que algún día todo transcurre a su ritmo, sí, y la mayor parte del tiempo ese ritmo está acelerado, como si tuviéramos un arma apuntándonos a la nuca en todo momento. Es fácil sentir la desesperación de esos padres, la angustia del niño y la desesperanza que se instala en el alma de todos los que van sobreviviendo a la primera fase del apocalipsis.

Espectaculares dos momentos que señalo sin hacer spoilers: el primer estallido de violencia ante las puertas abarrotadas de gente de la residencia Cornos; y la “secuencia” de la gasolinera, completamente cinematográfica, sangrienta y sin concesiones de ningún tipo.

Y luego… sí, promesas de que algún día.

Dadle una oportunidad. Se lo merece.

Reseña: Los Muertos Vivientes #20: Guerra sin cuartel. Parte 1, de Kirkman, Adlard y Rathburn

losmuertosvivientes20Como defensor incondicional del cómic, tengo que admitir que se están consiguiendo grandes cosas con la serie. Los muertos vivientes siempre ha sido mi subgénero favorito dentro del género de Terror. De hecho, por eso escribí un libro con esta temática. Pero flores aparte, lo que repito una y otra vez es, que el nivel que mantiene The Walking Dead con cada tomo, trama, o arco argumental; no lo consigue la serie ni de lejos. Eso sin contar lo poco fiel que va siendo con el paso de cada nueva temporada.

Así terminaba mi última reseña y sigo pensando lo mismo.

No sé por qué la gente se sorprende al ver la cantidad de muertes de personajes principales en Juego de Tronos, cuando Los Muertos Vivientes ya era precursora en liquidar protagonistas a diestro y siniestro. Una técnica arriesgada en la mayoría de los casos pero que prepara al público para lo peor y lo dota de “realidad”.

losmuertosvivientes20_5

Los Muertos Vivientes. Guerra sin Cuartel. Parte 1, arranca con una guerra total. Tarde o temprano llegaría. Los humanos no saben convivir en paz. Y es una idea que tienes en mente cuando vas viendo que cada vez se dividen más en grupos y que la tensión no decrece. Cuando Rick Grimes lidera un grupo unido de las comunidades oprimidas por Negan, la muerte del cabecilla parece lo más cercano a un fin del conflicto. Es un conflicto que promete eclipsar incluso el enfrentamiento decisivo contra el Gobernador. Ese conflicto se ha mantenido en tensión hasta ahora, quitando algunos hechos violentos… sí, es como aliarse para después destruirse mutuamente.

Después de todos estos años, es agradable ver que Robert Kirkman no ha perdido el atractivo en este tipo de situaciones.

losmuertosvivientes20_3

Los Muertos Vivientes. Guerra sin Cuartel. Parte 1 establece de inmediato una disposición a las armas y comienzan a rodar cabezas. Se intentan algunos trucos, encerronas y acumulación de Caminantes para un libre festín; y otras tetras para acabar el enemigo. Algo de todo ello funciona.

Este número es pura acción. Recordad que los tomos que publica Planeta DeAgostini Cómics en nuestro país engloban seis números americanos. Son bastantes páginas de tiros, sangre y amputaciones de miembros. Aun así tenemos tiempo para ver nuevas escenas de unión entre Rick y Andrea o Ezequiel entreteniendo a su manera a su tigre mascota. Un lastre que tarde o temprano… Bueno, ya sabéis. Aquí comienza el caos. La guerra. Ya nada será igual después del tomo #20. Contiene una de las batallas más esperadas de los últimos meses en cualquier medio argumental del que disponemos en la actualidad. Páginas para el recuerdo.

losmuertosvivientes20_4 Mi principal preocupación cuando se anunció este argumento fue qué podría dibujarse y qué no. El argumento de Los Muertos Vivientes suele poseer cantidad de temores, la mayoría, infundados o no resueltos. Por un lado, hay cantidad de secundarios muriendo, las bases están siendo destruidas, los viejos amigos vienen galopando al rescate… y como no, líos amoroso. Por otro, la historia se nos viene encima de sopetón y vemos como los personajes (realistas en mi opinión, porque en situaciones de pánico nadie controla nada) todavía no están hechos con, o para con la trama, aún habiendo pasado ya bastantes penurias.

Ese es el verdadero mérito de esta serie.

Hemos estado atascados un tiempo pero una vez que alguien dispara… se desata el fuego por simpatía. Y ahí está la cosa clara: mata o muere. Y Los Muertos Vivientes. Guerra sin Cuartel. Parte, lo demuestra.