Archive for Zombies

Reseña: Los Muertos Vivientes #27. La Guerra de los Susurradores, de Robert Kirkman, Adlard y Rathburn

muertos_vivientes_27_1Lo peor de una saga como Los muertos vivientes son las largas esperas entre número y número.

El final del número 26 nos dejaba pendientes del estallido de una guerra que amenazaba con ser cruenta y sin cuartel. La guerra de los susurradores nos trae exactamente eso y es todo lo que esperábamos e incluso me atrevería a decir que algo más. Probablemente el mejor número de entre los últimos.

Es complicado escribir esto sin desvelar detalles de la trama pasada, aviso. Aquí comenzamos con Negan llevándole un obsequio a Rick. En una bolsa. De la que gotea sangre. Y bueno, a partir de ahí ya no hay vuelta atrás. Los susurradores quieren venganza y Rick está dispuesto a hacer lo que sea con tal de defender Alejandría. Incluso concederle a Negan su ansiada libertad, vigilada, por supuesto.

No creo que sorprenda a nadie al decir esto: a pesar de tener un papel secundario, Negan vuelve a robarse cada secuencia en la que sale. Los intercambios con Dwyght son fantásticos y su presencia en el campo de batalla es magnífica. De hecho, hay un reencuentro largamente esperado y… bueno, un desenlace interesante que seguro que arrancará más de una carcajada.

Rick sigue manteniendo un perfil bajo en este tomo. Toma las decisiones y poco más. La acción transcurre lejos de él, y tenemos mucha y sangrienta. Varios personajes pierden la vida en este tomo. Y es que lo susurradores no se limitan a atacar de frente. No han sobrevivido durante todo este tiempo sin recurrir a tácticas inesperadas. Y eso es lo que hacen, poniendo a nuestros protagonistas en más de un aprieto.

Al mismo tiempo, en este número Kirkman ya nos va dejando entrever por dónde puede que vayan las cosas una vez termine esta guerra (que por cierto está lejos de acabar). Y es que tenemos cierta interacción con las otras comunidades, y lo que sus decisiones implican para el resto, sus relaciones y demás.

Los problemas están lejos de acabar, pero claro, esto es Los muertos vivientes y ya nos esperábamos que las cosas no iban a volver a su cauce con facilidad. Por desgracia, esa trama que se iniciaba en el número anterior con Eugene y la radio queda aquí un poco en pausa por necesidades bélicas. Tengo ganas de que regrese porque me da la sensación que de ahí puede salir algo muy interesante.

Lo malo, claro, es que ahora toca esperar.

Reseña: Los Muertos Vivientes #26. Llamada a las Armas, de Robert Kirkman, Adlard y Rathburn

losmuertosvivientes26Después del sangriento final del volumen #25 era evidente que lo que venía iba a tratar, sobre todo, dos puntos: por un lado, la manera en que los supervivientes hacen frente a las dolorosas pérdidas; por otro lado, la manera en que se preparan para la guerra contra los susurradores.

Aquí, Dwight asume un papel importante como entrenador de las nuevas fuerzas armadas de Alexandría. Rick ha decidido que quiere formar un ejército con el que poder defenderse (y atacar) y está dispuesto a llevarlo hasta las últimas consecuencias. En este volumen se nos dan algunas pinceladas sobre personajes como Gabriel, que decide apuntarse a ese ejército como manera de redimirse y al mismo tiempo para cuidar de su “rebaño”, o Carl, que está viviendo su historia de amor lejos de la sombra de su padre. En el volumen anterior además vimos una decisión de Maggie que probablemente le traiga problemas en el futuro.

Al mismo tiempo, Eugene consigue hacer funcionar la radio e, inesperadamente, contacta con alguien. Las conversaciones que mantienen son un juego del gato y el ratón. Ninguno quiere desvelar más que el otro por miedo a poner en peligro a su propia gente. ¿Es posible confiar en esa nueva voz? ¿O será un nuevo peligro que vendrá después de los susurradores y que Kirkman ya nos está adelantando? Iremos viéndolo.

También tenemos la opción de conocer un poco más de cerca a los susurradores, su forma de hacer las cosas, de actuar y de pensar. Estos tipos no están bien de la cabeza, o tal vez hacen lo que es necesario para sobrevivir. En nombre de eso tuvimos a los dos villanos más temibles de la serie, el Gobernador y Negan. Está por ver si los susurradores se convierten en los siguientes.

En Llamada a las armas hay un protagonista absoluto y no es Rick. Aquí, quien se roba cada escena en la que sale (y vuelve a salir bastante, además) es Negan. No quiero contaros nada, pero su arco de trama en este volumen es fantástico. La personalidad de este tipo es brillante y cada movimiento que hace está tan perfectamente calculado que resulta magnífico. Cuidado con él que vuelve a las andadas.

Dejadme que os diga una cosa: el final de este volumen puede que no sea todo lo inesperado que podría desearse, pero desde luego abre unas vías ciertamente interesantes. Y tome cualquiera de los dos caminos posibles que tome, lo que nos espera va a ser estimulante. Sí, The Walking Dead ha vuelto a coger carrerilla y a nada que tome impulso ya sabemos que aquí puede morir hasta el apuntador.

Reseña: Los Muertos Vivientes #25. No Hay Vuelta Atrás, de Robert Kirkman, Adlard y Rathburn

muertos-vivientes25Tras el impactante (y sangriento) final del tomo #24 estaba claro que las cosas se iban a poner tensas. Si algo bueno ha demostrado Kirkman a lo largo de los años con The Walking Dead es que la tensión sabe mejor, e impacta mejor, cuando se cocina a fuego lento. Así que sí, este tomo, No hay vuelta atrás, está lleno de tensión, pero no de tiros y acción, sino de la que se va incrustando página a página mientras va preparando el camino para lo que está por venir.

El tomo #24 estuvo marcado por su coralidad. El foco de la historia estaba puesto en muchos personajes y todos ellos eran importantes para lo que se estaba contando. Bien, aquí Rick recupera el control de la historia y vuelve a ser el protagonista absoluto. En sus manos está mantener el control de la situación antes de que se desbande. El resto de los habitantes de Alexandría quiere que la sangre corra, se derrame y salpique en todas direcciones, pero a Rick le preocupa que la situación se descontrole. Sabe cuál es el arma secreta de los Susurradores y sabe que un enfrentamiento directo contra ellos probablemente les llevaría a la muerte.

O como poco, al caos.

Además, Carl y su chica parecen estar en peligro. Lo más sensato es enviarles lejos, donde nadie pueda alcanzarles, y la mejor forma de hacerlo es acompañados de alguien de confianza. Y mientras tanto, en Alexandría, empiezan a moverse algunos tornos que no aceptan la forma en que Rick está llevando las cosas. Parece, de hecho, que a Rick se le está escapando el control entre los dedos.

Y en un momento como ese, solo hay una persona a la que puede pedirle consejo.

Y ese, queridos amigos, es probablemente el mejor momento de No hay vuelta atrás. Es evidente que Negan ejerce una influencia oscura y perniciosa hacia Rick, y es evidente el odio que este le procesa, pero también es evidente que en ocasiones, un tipo como Negan podría ser la respuesta.

El desenlace del tomo 25 es el que tiene que ser. La conclusión lógica a todo lo que va pasando. Se convierte, así en la perfecta lanzadera para lo que está por venir. La acción está llegando, eso seguro. Y al mismo tiempo, se nos dan algunas pinceladas que puede que pasen desapercibidas pero que estoy bastante seguro de que van a tener cierta importancia, tal vez como trama secundaria, ya lo veremos. Hablo de Eugene y de su obsesivo trabajo con esa radio.

Ya veremos.

Reseña: Los Muertos Vivientes #24. Vida y Muerte, de Robert Kirkman, Adlard y Rathburn

los-muertos-vivientes-24Como ya comentamos en su momento, el tomo #23 tenía la difícil tarea de reajustar las cosas tras un flashback importante. Negan había sido derrotado y las cosas iban bien para la red de asentamientos. Y digo que la tarea era complicada porque Negan había dejado el listón muy alto y recuperar un nivel de tensión similar ahora que parece que los supervivientes son capaces de enfrentarse a los caminantes requiere encontrar un villano importante…

Ahí es donde entraban los susurradores, ese nuevo grupo que viste pieles de muertos vivientes para poder moverse entre los zombis sin peligro. Bien, como idea resulta interesante, pero el tomo #23 no pasaba de ser introductorio, de establecer las reglas de juego para lo que va a venir y hacer una pequeña presentación con algún pico de tensión menor.

Llegamos entonces a Vida y Muerte, el tomo #24, sin saber muy bien si esto va a coger carrerilla o qué. Nos encontramos con los últimos preparativos de la feria, con el regreso de Michonne y con Maggie afrontando una dura y complicada decisión. Además, tenemos a Carl fuera de los muros, buscando a la hija del líder de los susurradores.

La mayor parte del tomo sigue teniendo un tono introductorio. Son demasiadas las cosas de las que hay que hablar y que es necesario mostrar, demasiados personajes de los que hay que hablar, pero a poco que sepas leer entre líneas es fácil percibir que las acciones de Maggie van a provocar más de un problema en el futuro… y Negan sigue estando ahí, y supongo que también dará que hablar. De momento, su pequeño encuentro con Rick es de lo mejor de este tomo.

Y luego están los susurradores. Las sombras del Gobernador y de Negan son demasiado largas, cuesta trabajo imaginar qué puede ofrecernos ahora Kirkman que vaya a ser tan terrible para los personajes, que vaya a ponerles tan entre la espada y la pared… bueno, simplemente diré que la recta final de este tomo, las últimas cinco o seis páginas, han conseguido captar mi atención.

Ya veremos si esto mantiene el nivel y vuelve a convertirse en un viaje frenético. Los muertos hace tiempo que dejaron de ser el principal enemigo de esta serie. Son los humanos, a cada cual peor, los que llevan consigo el papel de villanos. Los que hacen diezmar las tropas de Rick. Los susurradores empezaron despacio pero acaban de apretar el acelerador.

La gran pregunta está en boca de uno de los personajes principales y el destinatario es Rick, por supuesto… y esa gran pregunta es la siguiente: ¿Qué hacemos ahora, Rick?

Reseña: Crossed, de Garth Ennis y Jacen Burrows

crossedViolencia, horror, violencia y más violencia. Otra serie muy perturbada, ¿y de quién? Cuando alguien habla de un guión de cómic a lo loco, algo arrebatador de tranquilidad y sosiego, ¿a quién nos referimos? Garth Ennis. Guionista al que las grandes editoriales le ofrecen trabajo con mucho miedito de lo que pueda resurgir de su malévola mente. Un guionista de cómics irlandés que ya trabaja fundamentalmente para el mercado estadounidense, cuya obra más famosa es Predicador, junto al gran Steve Dillon, serie que lo lanzó a la fama a finales de los 90s.

Crossed, ¿qué es Crossed para algún imprudente que aún no la conozca? Gracias a Garth Ennis y Jacen Burrows y a este genial recopilatorio recién editado por Panini Cómic, lo sabrás. Ya te adelanto yo que era obvio, era de esperar, que Ennis hiciera su particular versión del gran clásico La noche de los muertos vivientes, pese a que Crossed apenas tiene que ver. Es un cómic que impactó bastante a los aficionados al cómic con su primera salida. Fueron diez números guionizados por el más gamberro y desatado crossed01Garth Ennis con todo lo que eso supone. Dibujada por Jacen Burrows, comenzó su publicación en 2008 bajo la editorial independiente Avatar, con todo lo que eso supone (sí, otra vez). En Avatar Press concluyó en 2010.

La historia habla de un futuro cercano, donde el planeta ha sido asolado por una infección que transforma a los infectados de una enfermedad, en seres maníaco-homicidas, sin remordimientos, zombies vivos o medio muertos muy bestias; por llamarlos de alguna manera. Practican todo tipo de perversiones, todas aquellas que alguna vez se les hubiera pasado por la cabeza en vida: masoquismo extremo, llegando a reírse a carcajadas mientras son descuartizados, prácticas sexuales aberrantes si te pillan… Una infección que se contagia a través de fluidos crossed02corporales, casi siempre por mordiscos o violaciones, pues ya me diréis qué demonios de locura es esta…

Pues una que atrae leer. Devorar, es la palabra. Si por algo es bueno es Ennis, pese a sus bizarradas; es que sus guiones son terriblemente ágiles, todos ellos sazonados con humor negro del bueno, en el que Ennis es de los pocos que manda como un maestro pese a su considerada juventud. El cual es capaz de sacarte una sonrisa, aunque en ese mismo momento te estés casi arrepintiendo de sonreír. Una cosa chula es que a los infectados de Crossed se los reconoce mediante una cicatriz en forma de cruz que les aparece en el rostro. Crossed (marcado con una cruz), de ahí viene el crossed03titulo.

Aunque cada unos de los medios relacionemos directamente Crossed con los zombies, Ennis lo niega. Aunque la plaga se extiende rápido como una plaga de muertos vivientes, el guionista irlandés insiste en que sólo en el modo de extenderse la enfermedad es lo único que tiene esta serie en común con el mundo de los muertos vivientes. Yo opino como todos. Lo siento, Ennis. Para nada. No sé porqué huyes de encuadrar la obra en el mejor subgénero de Terror que ha dado el devenir de los tiempos…

La historia sigue a un grupo de “sobrevivientes” tratando de hacer su camino de un refugio seguro a otro, intentando superar la inexplicable enfermedad que asola al mundo.

Tenemos así, ya por fin disponible, este gran tomo de Crossed que engloba los primeros diez números de la serie. Míticos, por lo que supuso. ¡El comienzo de todo! Los Cruzados están entre nosotros. Hombres, mujeres crossed04y niños infectados por un misterioso virus que les convierte en sádicos asesinos en serie. No hay esperanza. No hay héroes. Nadie vendrá a salvarte. Sólo hay Cruzados. Imagina el fin del mundo. Pero el peor fin del mundo que puedas imaginar. Ahora, encima, agrega un montón de gente que se está volviendo loca y matando a todos los que se interponen en su camino. Y cuando el mundo que te rodea se desmorona, imagínate ahora una bomba nuclear. Si esto parece la peor pesadilla de siempre, espera, porque podría… y va a ir terriblemente peor.

Un Garth Ennis sin control.

Reseña: Los Muertos Vivientes #22. Un nuevo comienzo, de Robert Kirkman, Adlard y Rathburn

los-muertos-vivientes-22Ha llegado un momento en que seguir la serie de cómics de Robert Kirkman se ha convertido en algo complicado como poco. Lo digo porque la serie de televisión está ahí y es más que probable que todos los que leemos el cómic también vemos la serie y…

…, bueno, se han tomado caminos paralelos pero no idénticos, hay personajes que están vivos en un medio y muertos en el otro, situaciones que se parecen pero no son del todo iguales, sucesos que ocurren de formas similares pero se diferencian lo justo para no ser las mismas… y bueno, llega un momento en que ambas líneas narrativas se te juntan en la cabeza y tienes dudas sobre quién, qué y cómo.

Pero bueno, dejado eso de lado, he recuperado Los muertos vivientes, pues la tenía algo abandonada y planeo ponerme al día. Dicho eso: no soy amante de los spoilers pero es complicado, por no decir imposible, no soltar alguno cuando uno reseña un número 22 de una colección. No tanto porque vaya a destrozar algún suceso que ocurre en este número como porque al hablar de algún personaje eso ya significa que está vivo a estas alturas.

Eso, en una colección donde morir está a la orden del día y cada personaje es susceptible de caer en el camino… pues es bastante spoiler.

los-muertos-vivientes-22_01Avisado quedas.

El número 22 de Los muertos vivientes trae como subtítulo Un nuevo comienzo. La trama de Negan ha concluido, esa guerra total y absoluta contra el más despiadado de los enemigos que se ha cruzado en el camino de nuestros supervivientes favoritos, y ha llegado el momento de dar un salto hacia delante y empezar de nuevo…

Con matices, claro. Porque la trama de Negan no es que haya terminado del todo. De hecho, son los momentos más emocionantes y oscuros de todo este número 22. Absolutamente brillante esa relación con Carl, que a veces recuerda a la del emperador y el joven Anakin Skywalker, esos comentarios mordaces para con Rick y esas súplicas para con… no, eso mejor ya lo leéis vosotros.

Un nuevo comienzo inicia varios meses después del final del número 21. Es el mayor salto temporal que hemos vivido hasta el momento y eso obliga a que Kirkman plantee cosas como lo haría si realmente fuera un nuevo comienzo, como si todo fuera nuevo, salvo que se puede permitir algunas licencias pues ya conocemos a los personajes. Pero hay que presentar la los-muertos-vivientes-22_02situación, a algunos personajes nuevos (por cierto, muy interesantes) y algunos dilemas personales nuevos.

Todo esto provoca que la acción se ralentice un poco. Pero bueno, a estas alturas los lectores ya sabemos que Kirkman es dado a plantear las tramas a fuego lento, dejar que las cosas se desarrollen a la velocidad justa y después apretar el acelerador cuando menos te lo esperas. Es parte de lo bueno de Los muertos vivientes.

En general en este número 22 no hay acción, aunque sí se sientan bases para lo que está por venir, y desde luego, todo apunta a que el futuro les planea un nuevo quiebro en el camino a nuestros protagonistas. De los-muertos-vivientes-22_00hecho, a mitad de número se da una información extraña, de parte de un personaje que parece haber perdido la cabeza, y que lo más probable es que tu cerebro pase de largo. Y sin embargo, cuando llegas a las últimas páginas todo cobra sentido, y esa revelación es espectacular, y abre un camino interesante y que deja con ganas de seguir avanzando, ver qué hay más allá…

Sobre todo, dos líneas de acción quedan colgadas. La primera, la que supone esa revelación. La segunda tiene que ver con los personajes nuevos. De ninguna de ellas voy a dar más pistas. Pero a mí me ha parecido un buen volumen.

Reseña: Creepy presenta a Alex Toth

COB Creepy Alex Toth.inddAunque a ciertos individuos lectores no les suene (sobre todo, a jóvenes lectores), Alex Toth es uno de los grandes del cómic. Pero de los grandes de verdad. Al nivel de maestros del noveno arte como Jack Kirby y Will Eisner. Autor que impresionó al mundo con su carrera en la Edad de Oro de Flash, Atom o Green Lantern. Un extenso trabajo que fue inmortalizado en obras de animación con Súper Friends o Space Ghost. Pero en especial su trabajo en Creepy, Eerie y la genial Vampirella.

Planeta Cómic lleva un tiempo haciendo algo maravilloso. Un enorme proyecto que las mejores cómictecas agradecen con grandes reverencias. Comenzó con la publicación en sendos tomos en tapa dura de toda la colección de Creepy (http://cronicasliterarias.com/2014/07/30/resena-creepy-14-de-vvaa/), una serie que necesitaba algo así desde hacía años. Le siguió su revista hermana pero publicada también en tomos recopilatorios Eerie (http://cronicasliterarias.com/2012/10/10/resena-2/), con la que alternó en el tiempo. Pero no mucho después llegaron integrales por autor. Joya tras joya, diamante tras diamante, que deparó en más tesoritos como Creepy presenta a Richard Corben (http://cronicasliterarias.com/2013/04/30/resena-creepy-presenta-a-richard-corben/) o Creepy presenta a Bernie Wrightson (http://cronicasliterarias.com/2013/10/10/resena-creepy-presenta-a-bernie-wrightson/). Ahí creepypresentaalextoth_04es nada. Aunque se han ido poniendo las pilas (¡¡y poniéndolas en español!!), con más títulos actuales como Veil, de Greg Rucka (http://cronicasliterarias.com/2015/12/04/resena-veil-de-greg-rucka-y-toni-fejzula/) o Los Espíritus de los Muertos, el homenaje que Corben le hiciera al dios Edgar Allan Poe (http://cronicasliterarias.com/2015/04/16/resena-los-espiritus-de-los-muertos-de-edgar-allan-poe-por-richard-corben/).

Y ahora, Creepy presenta a Alex Toth. En mi opinión, si no tenéis como mínimo el ochenta por ciento de todo esto que os comento: no tenéis nada del mejor cómic de Terror de todos los tiempos.

Alex Toth es un narrador brillante. Ejercía un estilo dinámico, minimalista, un autor consagrado por ser un maestro en el campo de la narrativa, la animación y el diseño. Un espeluznante tomo como Creepy presenta a Alex Toth, aporta todas sus siniestras historias donde el misterio brinda por encima de todo. Una genial recopilación. La primera colección completa de las historias de terror de Warren Alex Toth.

Historias breves con un poderoso comienzo y un dichoso final. Historias con tal tremenda ambientación que en tan solo dos viñetas te sumergen en un pasado y oscuro encuentro con el horror. Una recopilación de los creepypresentaalextoth_05mejores trabajos de Toth, una lectura para degustar lentamente como el mejor vino, ese tan deseado que pensaste que jamás podríais llegar a tener a mano.

La obra se resume en una palabra: NEGRO. O en sus sinónimos de aspecto predeterminado como “espeluznante” y “misterioso”. Toth toma el negro a un nivel completamente nuevo y crea un vacío para que te pierdas en él. Relatos como Una empresa fúnebre donde el maestro usa la oscuridad de manera bastante ingeniosa, provocando que las sombras de “esos tipos en el cementerio” te inquiete sobremanera. Detalles que provocan que el cómic sea más horripilante de lo que en un principio se supone.

Y es capaz de cambiar de objetivo y mostrarte la locura de un pintor como en Visión del Mal. Y mostrarte lo dura que es la soledad del vagabundo en ¡Supervivencia! Y la temible “ilusión” de un poderoso nigromante en La ilusión de Malphisto. O una genialidad en formato apaisado (historia que estoy seguro que ha leído Amenábar y usó como inspiración para Los Otros), una preciosidad terrorífica como es Muertos. Para poco después quitarte el sombrero con una de las mejores tramas cortas de asesinos en serie que he leído. El Tajador ha vuelto o El último asedio de El Tajador, provoca pesadillas… Así hasta 21 historias que trae el tomo. Relatos creepypresentaalextoth_02publicados entre 1965 y mis amados años 80s. El beso de la plaga, Prueba irrefutable, El Segador, Tibor Miko, Papi y el pie…, sendas narraciones que aumentarán aún más su valor en un día lluvioso de mantita, sofá y lectura sensitiva a ruidos inesperados.

En fin, es que no puedo ser imparcial. Es todo muy bueno, repito. Mola todo, me gusta todo. Si es considerado Toth un maestro es por algo. Ya se trate de Terror, Horror, Ciencia Ficción o Noir, se ve a leguas que tenía el don del dibujo y el don para la narración corta. Las historias en sí varían en calidad, sin embargo, ninguna baja de notable. Al hacer recopilaciones así (o pagarle el viaje para que cruce el charco, en este caso), yo pongo mi mano en el fuego porque Planeta Cómic piensa más en el lector que en otra cosa. Está mostrando puro interés porque los grandes artistas lleguen al público creepypresentaalextoth_06desconocido.

Creepy presenta a Alex Toth es un buenísimo ejemplo, un enorme escaparate de una magnífica obra difícil de encontrar, al menos, recopilada. Muestra diferentes aspectos del estilo de un artista y las historias que a muchos nos pone el vello de punta van una tras otra. Una novedad de este reciente febrero que nadie debería perderse. Hasta el prólogo de Douglas Wolk, mola.

Toth fue incluido en el Salón de la Fama de los Premios Eisner en 1991. Y ya iban tarde.

Reseña: Sangre fría, de Claudio Cerdán

Sangre-friaLa parte positiva de llegar a una novela como esta lo más libre de spoilers posible es que toda su locura y desenfreno te va a pillar por sorpresa. Hay muchas cosas que se pueden destacar de Sangre fría y lo cierto es que no se me ocurre ninguna que se le pueda achacar. Creo que Claudio Cerdán ha escrito una novela muy completa, en muchos sentidos, y eso, en los tiempos que corren y enmarcándose en el subgénero en el que se enmarca (el siempre denostado género Z), ya es catalogable como brillante.

Empecemos por el principio. O por el final, que es por donde arranca Sangre fría. Porque eso es lo que te vas a encontrar cuando abras este libro, la primera palabra que vas a leer es “epílogo”. Lo que al principio puede desconcertar un poco se entiende un momento después, cuando te das cuenta de que el orden no es algo que importe en esta novela. Entre comillas, quiero decir. Sus capítulos están desordenados, pero Claudio Cerdán, con una rocambolesca habilidad, consigue que cuadren de una manera elogiable, que el sentido de ese desorden sea preciso y hermoso y que los capítulos queden hilados con perfección.

A partir de ahí conoceremos al Perrolobo, el protagonista de esta historia, un gitano que es tan duro como mascar cantos rodaos en lugar de chicle. Un tipo duro al estilo de las mejores películas de serie B, heredero de los bajos fondos y las peleas de bar. Un protagonista al que no le falta carisma y que tarda poco en calar en los lectores. Un hombre con un papel en el bolsillo (oh, ese papel), un hijo al que odia pero ama al mismo tiempo, una banda, un par de archienemigos y un golpe en mente. El gran golpe, el que solucionará todos los problemas.

Solo hay un pequeño contratiempo: se va a desatar el apocalipsis, los muertos volverán a la vida y lo harán con un hambre insaciable. Ya sabéis, esto va de zombies.

Va de muertos vivientes pero tiene alma de thriller. De los chungos, de los que tienen por protagonistas a tipos con pocos escrúpulos y menos modales. Perrolobo y su banda, un grupo que me encantaría ver en una película protagonizando esta o cualquier otra de sus andanzas. Hay una cosa en la que Claudio Cerdán es un especialista (bueno, varias, pero esta es una de ellas y es remarcable): tiene un don innato para crear personajes, dotarlos de personalidad y marcarles a fuego el carácter (a poder ser, que lidie en lo hijoputa).

El lenguaje de Claudio Cerdán es como sus personajes. Escribe a bocajarro, sus frases entran por tus ojos pero se clavan en el cerebro con fuerza. Son cuchillos afilados, navajas de medio metro afiladas hasta poder separar un pelo en dos. Su texto es directo, con descripciones que te hacen sumergirte en el mismo ambiente en el que viven los personajes, siendo soez cuando tiene que serlo y dotando al libro entero de una atmósfera absorbente. Y mención aparte a los diálogos, donde cada personaje tiene su forma de hablar, sus coletillas, su propio estilo.

Muchas cosas que destacar, ya lo mencioné al principio. Así que vamos con la trama. Puede que aquí es donde algún lector pueda levantar la mano y decir eh, porque, a fin de cuentas, lo que vas a leer aquí es una historia de zombies. Supervivientes del apocalipsis intentando mantenerse con vida luchando contra los muertos vivientes y contra otros supervivientes tanto o más hijos de perra que ellos. Esto es así. Y sin embargo, ese carácter tan propio de los personajes y ciertos pasajes de la historia (así como esa decisión final, ese “necesitamos algo que sea más valioso que la comida y el combustible y que podamos intercambiar llegado el caso para abrirnos paso”) hacen que a día de hoy, con más de un centenar de libros de zombies publicados en nuestro país (más de la mitad por la misma línea de la misma editorial que publica Sangre fría), la novela de Claudio Cerdán tenga algo que, en el fondo, hace que sigas leyendo sin tener la sensación en ningún momento de ser más de lo mismo. Y eso, en mi opinión, es un (otro más) acierto.

Dejo para el final un detalle peculiar. Sangre fría es una novela de zombies. Puede que eso la catalogue como terror aunque lo cierto es que ni intenta dar miedo ni lo da en ningún momento. Bebe más del thriller, de ese barriobajerismo del que hacen gala sus personajes, pero aparte de la acción casi sin freno que mueve la historia entera, hay otro detalle más: la comedia. Sí, porque Sangre fría tiene un sentido del humor peculiar que provocará más de una carcajada al lector. Yo al menos me reí en un par de ocasiones con las ocurrencias tanto del autor como de los propios personajes.

Ah, y todo sin olvidar que como novela es un homenaje a toda la vida que el subgénero z ha tenido en nuestro país. Entre sus líneas se encuentran guiños, menciones y homenajes en tono cómico a Romero, 28 días después, Tom Z Stone, Carne Muerta…. Referencias que todo lector asiduo a la Línea Z de Dolmen cazará al vuelo donde, los más sonados, serán los de Apocalipsis Z (lo que me pude descojonar, perdonad la expresión, con el capítulo entero que se le dedica), Los Caminantes (seguro que imagináis qué figura es la que se homenajea) e Y pese a todo, a la que homenajea desde el nombre del protagonista hasta la secuencia más surrealista de la historia, con guiño a la película y su primer título. Brutal. Por hacer, hasta se ríe de sí misma en un momento dado.

Así que sí, saturado como estaba (lo reconozco) del mundo Z, esta novela ha conseguido engatusarme una vez más. Me ha mantenido en vilo, con los ojos pegados al papel, concentrado en la lectura, y además de entretenerme me ha hecho reír en más de una ocasión. Así que sí, creo que es una novela recomendable. Desde luego, es más que disfrutable.

Reseña: Sherlock Holmes y los zombis de Camford, de Alberto López Aroca

Sherlock-zombiesCuando comencé a leer la sinopsis de esta novela me dije: “¿Una obra que combina las fascinantes aventuras del detective más popular de la literatura con zombis? Me gusta”.

En ningún momento dudé que esta, para muchos, química tan atípica, iba a dejarme eclipsado durante el tiempo que durase la lectura. Y no me equivoqué. Un par de días y llegué al final, lo cual certifica la calidad de la obra. Aún así, al comienzo, una duda me asaltaba. Y era hacia dónde iba a enfocar el autor la historia: si le iba a dar preferencia a un género Z en pleno apogeo, o si, por el contrario, el devenir de la misma me iba a conducir por temas más detectivescos. Vamos, casi como si estuviera leyendo al propio Sir Arthur Conan Doyle. Palabras mayores, damas y caballeros.

Si os soy sincero, esta obra está más bien centrada en la segunda opción. Esto, para mí, fue como si me hubiera tocado el premio gordo de la tómbola de las ferias de mi localidad. Pero también sería injusto decir que es “solo” una novela detectivesca, pues no se puede obviar que también tiene mucho de género Z. Y ese toque victoriano… ¡Dios, me encanta! Doble premio. Como ven, pellizca un poco de varios géneros, por eso puede gustarle a tantos lectores. No importa que no haya leído nada del detective, Sherlock Holmes, hay algo seguro: su contenido es pura magia y te hará gozar como un enano.

Con mucho acierto, el autor decide contar la historia desde un punto de vista diferente: no será el afamado detective quien nos relate sus peripecias, ni siquiera su ayudante, el siempre fiel doctor Watson; sino un hombre llamado Otis Mercer, él será el encargado de ir desgranando, con minucioso detalle, porque es una obra con bastantes descripciones, esta aventura tan peligrosa como inolvidable. Atentos a la prosa del señor López Aroca. Muy bien hilada en cada capítulo. No es A. C. D., pero se le asemeja. Se nota que el autor se ha empapado la obra del autor británico. Puede que aquí radique su secreto.

Si buscan una fusión de géneros un poco “estrambótica”, Sherlock Holmes y los zombis de Camford es, seguro, su novela. Y Dolmen, con total garantía, su editorial. Cada título es una sorpresa. La Línea Z es lo que busca, se lo aseguro. Son muchos los títulos que he leído de esta colección y, lejos de estancarse en un solo tema, sus novelas me han ofrecido muchísima diversidad, siempre con el género Z como ingrediente principal.

Si aún no les he convencido, trataré de hacerlo diciéndoos que esta novela cuenta, además, con la colaboración de dos genios: Juan de Dios Garduño (autor de Y pese a todo…,  también disponible en esta editorial) es quien hace las correcciones y la portada, como muchos de ustedes habrán adivinado, es por obra del señor Alejandro Colucci. Cuando se reúnen tantos genios, solo puede salir algo bueno. Y esta novela lo es.

Doy fe.

Reseña: La Marcha Zombi, de Max Brooks y Raúlo Cáceres

lamarchazombiEs bueno ver que este subgénero no decae. Y mejor, encontrar buenas historias que intentan evolucionar las típicas tramas de ataques zombis con alguna idea original.

En la cultura pop es justo decir que los vampiros y los zombies siguen siendo los monstruos más populares del momento. Con Guerra Mundial Z, Max Brooks creó un apocalipsis zombie a cuyos fans emocionó. A modo de periodista internacional, se obtenían historias alrededor del globo donde de una forma u otra los zombis atacaban a los seres humanos pero… ¿por qué no a todos? En forma de novela mostró una idea nueva, una comprensión del monstruo diferente, por ello su libro se convirtió en un best-seller.

Ahora le da al cómic. Y parece haber encontrado en nuestro compatriota Raúlo Cáceres un compañero especial para hacerlo. La Marcha Zombi demuestra ser una novela gráfica interesante, mas y cuando te encuentras de sopetón en una guerra entre los dos monstruos más sedientos de sangre que ha habido nunca.

lamarchazombi_03Los ataques de zombies comenzaron como brotes aleatorios. Los seres humanos siendo aparentemente capaces de mantenerlos controlados. No parecía un peligro real que todo se fuera convirtiendo en “fuente de alimento”. Esto significó que los vampiros, se mantuvieron en segundo plano observando como su plato de comida cotidiano cambiaba por sí sólo. En parte, disfrutaron del espectáculo. Aunque con el paso del tiempo comenzaron a sentirse celosos de los zombis. No era justo, que ellos pudieran atacar sin tener que esconderse en las sombras…

…, así que los vampiros se rebelaron. Utilizaron el nuevo caos gobernante para tener un poco de diversión, a sabiendas de que sus ataques serían simplemente vistos como otro brote zombi. Pero a medida que las fuerzas de zombis crecían vigorosas, la población humana comenzó a disminuir, y eso era un problema para los vampiros a no muy largo plazo. La fuente de alimento se agotaba. Tenían que actuar antes de que el «status quo» que llevaban tantos años practicando por el bien de todos, se desmoronara.

lamarchazombi_04Lo interesante del enfoque del guión de Max Brooks es el camino recto que sigue la historia desde el primer momento. Te pone en el plato a tres especies de grupos sociales: los seres humanos viven sus vidas como pueden, resisten la enfermedad como han aguantado siempre: poco a poco y a regañadientes. Totalmente ajenos en un principio yacen los vampiros, casi arrogantes como siempre y conservadores ante los cambios repentinos, aunque eso suponga que están destruyendo lentamente a la población. Los zombis son los más simples, pero al ser tan constantes, se convierten en los más efectivos. Comienzan a creer en el control total y nada puede hacerlos caer.

Raúlo Cáceres (Córdoba, 1976) es un ilustrador, dibujante y autor de cómics español. Lo conocí ya en su primera obra Elizabeth Bathory, un tomo gamberro, sádico, gore y pornográfico de la princesa de la muerte y la sangra por excelencia. Su arte arrolla al lector, no perdona y en ocasiones llega a casos extremos mostrando lo aberrante que debe ser una ilustración donde se brinde por la iconografía de un ser de otro mundo. Es decir, trabajar en un guión zombi le venía al pelo.

lamarchazombi_02En La Marcha Zombi asistimos a la preocupación de dos chicas vampiro por la supervivencia de su especie durante el apocalipsis zombi. No solo los muertos se levantan de sus tumbas, hay más seres que devoran a sus presas, así que un poquito sí que debes preocuparte por el futuro, ¿no?

La Marcha Zombi te mete en situación desde la primera página, engancha, y su desarrollo es vertiginoso. No le pidan más a un género donde el horror y la acción son sus dos principales virtudes.