Archive for Zombies

Reseña: 100% HC Marvel Halloween Horror, de VVAA

Octubre llegó. Mes de los monstruos, mes de Halloween, el frío, ese vientecillo fresco que se alza cuando la luz deja de protegernos de la oscuridad… Halloween es el 31 de octubre,sí, aún queda. La última noche del mes más frío y seco por excelencia. Pero ya llegó. De hecho, y por mis cuentas, es el mes en el que más titulos de Terror leo y en el que más tiendo a escribir y devorar Terror en formato película. Hoy tan solo es el segundo día de dicho mes. Correcto. Pero esto ya ha empezado… Y Panini Cómics tiene la culpa de que empiece tan pronto.

Marvel Halloween Horror es el último 100% Marvel HC publicado en nuestro país. Un volumen contenedor de historias espeluznanes, emociones terroríficas protagonizadas por nuestros personajes favoritos del Universo Marvel. Por supuesto, con un enorme equipo de guionistas y dibujantes detrás. Relatos cortos, algunos muy cortos, pero con esos finales que dejan a uno inquieto. Vamos a empezar la fiesta: Marvel Halloween Horror se lee como una mezcla de The Twilight Zone y los famosos What If? Alterna historias con giros espeluznantes. Cuentos de lo macabro que sorprenderán a los lectores subvirtiendo sus expectativas. Al ser historias tan cortas, con muy poco, spoilearía mucho, por lo que hablaré poco de ellas. El disfrute os lo sirvo en bandeja de plata.

Un primer relato angustiante donde Matt Murdock (Daredevil) es sometido a un trasplante de ojos que le llevará a una serie de horripilantes asesinatos. Seguido de una versión del Doctor Doom atrapado en una trama a lo La Invasión de los Ladrones de Cuerpos. Los 4F de por medio, por supuesto. Y la cosa se va volviendo más efectiva -nunca mejor dicho- con el paso de las páginas. La Cosa de otra época…, imaginaréis a que gran historia del fantaterror hace referencia. Aquí empiezan a brillar estos one-shots. Pero nada de esto debería minimizar las historias que siguen a continuación donde sonreír y estremeceros casi se vuelven una misma reacción. Tramas culpables son las contadas en El Castigador de la Ópera (un titulo horrible…jajaj) o en una casa embrujada de jóvenes súper dotados que completa un volumen especial que en USA se llamó Avenger´s Halloween.

Pero Panini Cómics aporta más en este Marvel Halloween Horror. Incluye otras tres grapas que tienen su aquel. Otra Mala Noche es donde Frankenstein (uno de los monstruos más incomprendidos), en su deambular se topa con Jack Russell (el famoso Hombre-Lobo de Marvel), un amigo que entiende la difícil situación de Frank…, es decir, hasta que sale la luna llena. Spiderman: El Breve Halloween habla de esta gloriosa época del año, aunque Spidey es noqueado durante el desfile de disfraces de Greenwich Village y un «intoxicado» toma su lugar con su traje.

En el espléndido one-shot Feliz Halloween del magnífico Francesco Francavilla (del que os recomiendo buscar/encontrar todo-todito-todo lo que toque este autor en CF y Terror), nos encontraremos un mundo zombie en el que una de las últimas personas vivas, Kitty Pryde, habla a su hijo Piotr Rasputin sobre lo que es Halloween. Justo después, cuando va a pedir chuches vestido de Lobezno, es atacado por versiones zombies de diversos villanos.

Panini Cómics gana puntos con la que es, sin duda, una de las publicaciones destacables del mes. Se preocupa por el aficionado, por publicar novedades ideales para la época, dar trocitos de cerebro al zombie ansioso de buenas historias. Una enorme variedad de guionistas y dibujantes, a cual más inspirado también. Una chulada.

Reseña: Biblioteca de Cómics de Terror de los Años 50. Zombis, de Craig Yoe, Steve Banes y VVAA

La cabra siempre termina tirando al monte. Y si se escapa, se cansa y quiere alejarse de todo por un tiempo… Pero con el paso de los años, añora, le somete la morriña y regresa a las altas cumbres. A esa vasta masa de tierra de argumentos, libros, pelis y cómics de Terror donde encontrar el mejor de los sub-géneros. Los zombis. Guiones que lo petaron en temas editoriales ya casi una década atrás, gracias a buenos films (como la grandiosa El Amanecer de los Muertos, de Zack Snyder remake del Dawn of the Dead del dios George A. Romero), pero también con un boom en formato cómic llamado Los Muertos Vivientes, de Robert Kirkman, pasado a serie de TV como The Walking Dead. Un resurgimiento. Por que sin duda estamos ante un sub-género que siempre, con el paso del tiempo, se levanta, resurge, se alza y emerge de su tierra removida para volver a ponerse de moda. Nunca me fue tan fácil hacer una metáfora. Por eso es bueno que sepáis que antes (de antes) hubo otro tiempo. Una era de mente corta que se pensaba en el género de Terror como historias de malas influencias para el lector y… En fin, que hemos evolucionado. Nada de darle más vueltas al mohoso Cómic Code, tantas veces comentado ya. Así que me quedo con lo mejor. Lo mejor de lo mejor. La recuperación por parte de Diábolo Ediciones de estas geniales historias de los años 50 que a tantos y tantos asustaron, por no decir a la de autores de Terror que inspiraron en su juventud. Recuperando con cada especial publicado (Haunted Love, Frankenstein, Zombis y anunciada ya la próxima Momias), lo mejor del cómic clásico de Terror. Historias donde maestros-dioses del noveno arte como Wally Wood, Gene Colan, Frank Frazetta y otros tantos, publicaron lo más depravado que de sus mentes y lápices brotaba.

Zombis presenta historias sobrenaturales, relatos podridos y siniestros, con el mejor subgénero de todos como trasfondo. Con la curiosidad de traernos tramas iniciales contenedoras de zombis como en sus inicios fueron; es decir, muertos vivientes que no son los autómatas sin alma y sin cerebro que hoy en día conocéis como zombies, esos que corren a lo Usain Bolt y que sólo buscan carne que destrozar… Todo muy bien aclarado por el editor Stephen “Karswell” Banes en uno de los mini artículos que trae el tomo. Aquí muchos se mueven como esclavos vudú, tienen recuerdos de una vida pasada por la que sufren por lo que dejaron atrás, saben hablar, no se limitan a devorarte, prefieren que sufras, que pases miedo y les des a elegir. Te lanzan a un pozo lleno de púas o si lo prefieres te clavan un hacha antes que comerte. Luego, se beben tu sangre desparramada…, en viles guiones que provocaron pesadillas a lectores de los años 50 del pasado siglo, macabros argumentos que hoy en día también permanecen en la retina, unas cuantas noches de calor e insomnio. Os lo aseguro.

Diecisiete relatazos cortos con los que deleitarse con finales impactantes o curiosos, que un servidor, amante del género (tanto que su última novela publicada trata dicho tema y muy al estilo de los estereotipos encontrados aquí), no le queda otra que súper recomendar. Una edición de Craig Yoe y Steve Banes que Lorenzo Pascual en nuestro país ha tenido la genial idea de ir rescatando y eso, estoy seguro que los amantes del buen cómic se lo agradecen. Los buenos. Pues lo sé. Para muchos lectores de cómics modernos, mencionar títulos así les sobrepasa. Entonces a ellos les recordaré que hubo un tiempo en que los cómics de la EC fueron los más vendidos del mundo. En especial, de ese vasto país llamado USA. Que albergó títulos tan innovadores como The Crypt of Terror and Weird Science y su enorme cantidad de seguidores era muy similar a esa masa de zombies que se os viene a la mente con cada nueva película. Por eso me mantengo firme y con tan sólo una bala en la recámara: fanáticos y devotos, si habéis leido hasta aquí, estáis perdidos. Por que en vuestro fueron interno sabéis que lo queréis. Queréis perderos en estas historias de memoria no muerta. Queréis saber qué es lo que vive y qué está muerto en el Bayou. Queréis disfrutar de esa magnífica historia llamada ¡El Horror de los Torsos Mezclados!, ilustrada por Dick Beck, que apareció originalmente en el Dark Mysteries de 1953 y que provocó pesadillas. (Un extraño asistente de un depósito de cadáveres enamorado de una hermosa pelirroja que cuando muere, roba su cadáver y lo coloca en un acuario de cristal…). Y más maravillas como ¡El cuerpo que no muere!, donde un maníaco os pondrá los pelos de punta. O La criatura del mar, donde vibraréis sobre todo con el trabajo artístico mientras os cuentan que un marinero asesinado camina bajo una bonita vista submarina del océano hasta que decide…

En definitiva, arrepentimientos, un Mal que no descansa, seres que disfrutan con rostros de horror en sus víctimas, desazones y horrendos sueños. Un volumen hecho para ti, «amante» del insomnio.

Reseña: Pestilence, de Frank Tieri, Marshall Dillon, Oleg Okunev y Rob Schwager

Siempre es una buena noticia que las editoriales españolas de cómics se hagan con los derechos de nuevos sellos. Eso representa nuevas ideas, originalidad y frescura para el mundo del cómic traído a nuestras tierras. Fue en el pasado marzo cuando Planeta Cómic desembarcó con nuevos títulos en su catálogo procedentes de la aclamada al otro lado del charco, Aftershock. Ejemplares en formato tomo, tapa dura, de unas cien páginas aproximadamente, que recogen títulos de grandes autores. La nueva sensación del cómic independiente norteamericano, que ocupa un espacio necesario y desalojado en los últimos años por sellos como Vertigo (que acaba de cerrar) o editoriales que de vez en cuando destacan con algo como Dark Horse, IDW, Boom o Image.

Sin duda, una de las miniseries que más me atraían y esperaba su aparición aquí es Pestilence. Decidle a un amante de la Historia, a un amante del género de Terror (especialmente del subgénero zombie, al que dediqué mi última novela) si una trama que entremezcla Edad Media con muertos vivientes no resulta altamente atractiva. Por que Pestilence es eso, en definitiva: elucubrar sobre la posibilidad de que aquella Muerte Negra que asoló el continente europeo en el siglo XIV no fuera solamente una enfermedad que dejara más de veinte millones de cadáveres a su paso, sino una infestación zombie.

Corre el año 1347 y una dura plaga está devastando el Viejo Continente. Dicen que pulgas y ratas y una tremenda suciedad son las culpables de la propagación. Nos situamos entorno a unos duros soldados de la Fiat Lux (asesinos mercenarios de la Iglesia), que regresan de una misión. Al volver se topan con un mensajero que les indica una nueva asignación…, aunque parece infectado…, y aparenta ser uno de los “devastadores” (un zombie). Los soldados sí saben que esta plaga de no muertos se está propagando rápidamente y la nueva misión está clara: rescatar al Papa y llevarlo a París. Que se cree un lugar seguro. Un duro camino se planta por delante entonces, a través de hordas de muertos vivientes, en el que sin duda aprenderán qué hacer mientras conocen la verdad sobre lo sucedido. Encontrar una manera de detener esta prueba impía que les ha impuesto Dios.

Frank Tieri (Marvel vs. Capcom, Lobezno, Deadpool) nos trae un guión semi-histórico que podría salir perfectamente de un episodio clásico de Twilight Zone. La profundidad y la conspiración que aporta este titulo son súper entretenidas. Y aunque sorprenda, es lo suficientemente creíble como para ser un relato a escuchar una madrugada en la radio. Ahora, dejando de lado las teorías conspiranóicas, y si te gusta el Terror sobre todo y las ideas originales, Pestilence es un cómic que querrás leer.

Este volumen incluye los seis números de la serie, uno de los éxitos de AfterShock. Con un muy equipo creativo, donde el trabajo de Marshall Dillon destaca sobremanera; lo siento, es que me hubiera sentido negligente si no hubiera mencionado el trabajo exquisito con el que parece haber sido trabajado este cómic. El artista Oleg Okunev y el colorista Rob Schwager completan un equipo que hizo un trabajo que me ha encandilado a la hora de dar vida a esta época antigua y para con el carácter de la historia. Repito: Pestilence funciona a la perfección como pieza de ficción histórica. Edad Media, zombies, belicismo y una Iglesia empeñada en conservar su poder a toda costa. ¿Clima político actual? A un virus estamos de ello.

Reseña: iZombie (Integral), de Chris Roberson, Michael Allred y Laura Allred

Si algo me tuvo entusiasmado desde niño en mis inicios con el género de Terror, desde que con unos cinco añitos viera con mi madre una noche en televisión La Noche de los Muertos Vivientes (1968), de George A. Romero; sin duda, fue el género zombie. De hecho, mi única novela publicada hasta ahora trata el tema de los muertos vivientes. Aunque de una forma muy diferente a lo que propuso-casi-impuso el film 28 días después con sus zombies rápidos e infectados, potentes corredores de los cien metros lisos, por culpa de un virus o infección. Desde entonces, he visto pero también leído mucho. Aunque algunos no lo crean, si buscas, encuentras muy buenas novelas y antologías relatos, títulos no precisamente modernos, algunos incluso bastantes más antiguos que el guión del maestro Romero. Por eso indagué e indagué y leí bastante. Tanto que, el género zombie lo siento hoy en día como un amor del pasado. Del que guardo muy gratos recuerdos pero al que quizás me da miedo volver. No obstante, con dicho tema en cómic sí me atrevo. Son historias cortas, no profundizan mucho, y bueno, seleccionando bien se encuentran cositas realmente molonas.

Fuera de la mejor serie en cómic de todos los tiempos como es Los Muertos Vivientes, de Robert Kirkman (extensa como ella sola, pero con números gloriosos en su haber), precursora de una serie que tiene miles de fans…, y cientos de detractores también; fuera de ella, se van encontrando cositas interesantes hechas con mucho “mimo”. Hoy toca recomendar una serie llamado iZombie que como poco me ha tenido entretenido toda una buena semana de tiempos muertos (nunca mejor dicho) en los que poder degustar una serie al completo ya que ha sido publicado por ECC Ediciones en formato integral. Un volumen más que llevadero y gustoso de leer en cualquier sitio.

Elaborada por el aclamado equipo creativo formado por Chris Roberson, Michael Allred y Laura Allred, iZombie recopila los veintiocho números de la serie original de Vertigo que inspiró la serie televisiva de The CW. Además de incluir un epílogo de Roberson y una sección especial de bocetos de Michael Allred, en iZombie hay algo/mucho detrás. Un trasfondo que se agradece, una historia currada y con algo más labrado que un simple virus atacando a la población. Una trama original. Aunque algunos ya sabemos que proviniendo del sello Vértigo, eso quizás se vuelve normal pues Vertigo suele ser sinónimo de calidad.

iZombie cuenta la vida de Gwen Dylan, una zombie que trabaja como sepulturera en Eugene (Oregón). Es fácil, ¿qué mejor trabajo que ese para tener cerca un suministro de alimentos listo para degustar? Su memoria se va perdiendo con el tiempo y necesita comerse un cerebro al mes más o menos o se convertirá en una de esas criaturas desbocadas de El Amanecer de los Muertos. Sin embargo, cuando come cerebros, también obtiene los recuerdos que vienen con ellos… Y esto mola. Pues estos recuerdos siempre llevarán a un misterio que Gwen tendrá que resolver.

¡Originalidad! Eso pido y eso he obtenido con esta magnífica serie. Casi treinta números que fueron desarrollados entre 2010 y 2012, y que ahora se pueden obtener en un sólo integral. Cierto es que el dibujo en ocasiones deja algo que desear. En mi opinión, es bastante característico y parece hecho adrede así con algún motivo para con la idea de la serie. No obstante, los guiones y el divertimento de cada trama hace que te acostumbres incluso en ocasiones, suavicen ciertos argumentos que se pretenden serios dentro de una serie que para nada lo es. Hay algo más que zombies aquí, fantasmas, vampiros, momias y hombres lobo-terriers. Así. Como suena. Gwen Dylan se va convirtiendo en una especie de detective, una persona muerta que comparte mente con el cerebro devorado el cual si tiene algo pendiente, la inquieta de tal modo hasta resolver dicha inquietud. Resolver el asesinato de Fred, Spot intentando mantener su secreto a salvo, Gwen creyendo saber todo sobre ser un zombie hasta dar con Amon, un ser momificado que la lleva a recorrer el misterioso sendero de la memoria mágica. Traer secretos del Antiguo Egipto al moderno Oregón. Mientras tanto, cazadores de monstruos acechando a sus amigos: Claire, la vampira, y Spot, el lobo-terrier. Así como otras tantas tramas e incluso algunos arcos argumentales largos, que harán que te pienses dos veces el lanzarte a la piscina, antes de terminar cada historia.

Como todo lo bueno, y ante la falta de ideas constantes y originales de Hollywood, obviamente, iZombie ya ha sido llevada al formato TV. Aún no he tenido tiempo de echarle un ojo y la verdad tampoco me apetece mucho. En televisión probablemente la idea general del cómic se habrá extendido a un formato juvenil humorístico tipo Disney Channel que a gente de cierta edad nos echa para atrás. Aunque ya sabéis que nunca/nunca hay que vender la piel del oso antes de cazarlo. Así que…

Reseña: Crossed, de Garth Ennis y Jacen Burrows

crossedViolencia, horror, violencia y más violencia. Otra serie muy perturbada, ¿y de quién? Cuando alguien habla de un guión de cómic a lo loco, algo arrebatador de tranquilidad y sosiego, ¿a quién nos referimos? Garth Ennis. Guionista al que las grandes editoriales le ofrecen trabajo con mucho miedito de lo que pueda resurgir de su malévola mente. Un guionista de cómics irlandés que ya trabaja fundamentalmente para el mercado estadounidense, cuya obra más famosa es Predicador, junto al gran Steve Dillon, serie que lo lanzó a la fama a finales de los 90s.

Crossed, ¿qué es Crossed para algún imprudente que aún no la conozca? Gracias a Garth Ennis y Jacen Burrows y a este genial recopilatorio recién editado por Panini Cómic, lo sabrás. Ya te adelanto yo que era obvio, era de esperar, que Ennis hiciera su particular versión del gran clásico La noche de los muertos vivientes, pese a que Crossed apenas tiene que ver. Es un cómic que impactó bastante a los aficionados al cómic con su primera salida. Fueron diez números guionizados por el más gamberro y desatado crossed01Garth Ennis con todo lo que eso supone. Dibujada por Jacen Burrows, comenzó su publicación en 2008 bajo la editorial independiente Avatar, con todo lo que eso supone (sí, otra vez). En Avatar Press concluyó en 2010.

La historia habla de un futuro cercano, donde el planeta ha sido asolado por una infección que transforma a los infectados de una enfermedad, en seres maníaco-homicidas, sin remordimientos, zombies vivos o medio muertos muy bestias; por llamarlos de alguna manera. Practican todo tipo de perversiones, todas aquellas que alguna vez se les hubiera pasado por la cabeza en vida: masoquismo extremo, llegando a reírse a carcajadas mientras son descuartizados, prácticas sexuales aberrantes si te pillan… Una infección que se contagia a través de fluidos crossed02corporales, casi siempre por mordiscos o violaciones, pues ya me diréis qué demonios de locura es esta…

Pues una que atrae leer. Devorar, es la palabra. Si por algo es bueno es Ennis, pese a sus bizarradas; es que sus guiones son terriblemente ágiles, todos ellos sazonados con humor negro del bueno, en el que Ennis es de los pocos que manda como un maestro pese a su considerada juventud. El cual es capaz de sacarte una sonrisa, aunque en ese mismo momento te estés casi arrepintiendo de sonreír. Una cosa chula es que a los infectados de Crossed se los reconoce mediante una cicatriz en forma de cruz que les aparece en el rostro. Crossed (marcado con una cruz), de ahí viene el crossed03titulo.

Aunque cada unos de los medios relacionemos directamente Crossed con los zombies, Ennis lo niega. Aunque la plaga se extiende rápido como una plaga de muertos vivientes, el guionista irlandés insiste en que sólo en el modo de extenderse la enfermedad es lo único que tiene esta serie en común con el mundo de los muertos vivientes. Yo opino como todos. Lo siento, Ennis. Para nada. No sé porqué huyes de encuadrar la obra en el mejor subgénero de Terror que ha dado el devenir de los tiempos…

La historia sigue a un grupo de «sobrevivientes» tratando de hacer su camino de un refugio seguro a otro, intentando superar la inexplicable enfermedad que asola al mundo.

Tenemos así, ya por fin disponible, este gran tomo de Crossed que engloba los primeros diez números de la serie. Míticos, por lo que supuso. ¡El comienzo de todo! Los Cruzados están entre nosotros. Hombres, mujeres crossed04y niños infectados por un misterioso virus que les convierte en sádicos asesinos en serie. No hay esperanza. No hay héroes. Nadie vendrá a salvarte. Sólo hay Cruzados. Imagina el fin del mundo. Pero el peor fin del mundo que puedas imaginar. Ahora, encima, agrega un montón de gente que se está volviendo loca y matando a todos los que se interponen en su camino. Y cuando el mundo que te rodea se desmorona, imagínate ahora una bomba nuclear. Si esto parece la peor pesadilla de siempre, espera, porque podría… y va a ir terriblemente peor.

Un Garth Ennis sin control.

Reseña: Creepy presenta a Alex Toth

COB Creepy Alex Toth.inddAunque a ciertos individuos lectores no les suene (sobre todo, a jóvenes lectores), Alex Toth es uno de los grandes del cómic. Pero de los grandes de verdad. Al nivel de maestros del noveno arte como Jack Kirby y Will Eisner. Autor que impresionó al mundo con su carrera en la Edad de Oro de Flash, Atom o Green Lantern. Un extenso trabajo que fue inmortalizado en obras de animación con Súper Friends o Space Ghost. Pero en especial su trabajo en Creepy, Eerie y la genial Vampirella.

Planeta Cómic lleva un tiempo haciendo algo maravilloso. Un enorme proyecto que las mejores cómictecas agradecen con grandes reverencias. Comenzó con la publicación en sendos tomos en tapa dura de toda la colección de Creepy (http://cronicasliterarias.com/2014/07/30/resena-creepy-14-de-vvaa/), una serie que necesitaba algo así desde hacía años. Le siguió su revista hermana pero publicada también en tomos recopilatorios Eerie (http://cronicasliterarias.com/2012/10/10/resena-2/), con la que alternó en el tiempo. Pero no mucho después llegaron integrales por autor. Joya tras joya, diamante tras diamante, que deparó en más tesoritos como Creepy presenta a Richard Corben (http://cronicasliterarias.com/2013/04/30/resena-creepy-presenta-a-richard-corben/) o Creepy presenta a Bernie Wrightson (http://cronicasliterarias.com/2013/10/10/resena-creepy-presenta-a-bernie-wrightson/). Ahí creepypresentaalextoth_04es nada. Aunque se han ido poniendo las pilas (¡¡y poniéndolas en español!!), con más títulos actuales como Veil, de Greg Rucka (http://cronicasliterarias.com/2015/12/04/resena-veil-de-greg-rucka-y-toni-fejzula/) o Los Espíritus de los Muertos, el homenaje que Corben le hiciera al dios Edgar Allan Poe (http://cronicasliterarias.com/2015/04/16/resena-los-espiritus-de-los-muertos-de-edgar-allan-poe-por-richard-corben/).

Y ahora, Creepy presenta a Alex Toth. En mi opinión, si no tenéis como mínimo el ochenta por ciento de todo esto que os comento: no tenéis nada del mejor cómic de Terror de todos los tiempos.

Alex Toth es un narrador brillante. Ejercía un estilo dinámico, minimalista, un autor consagrado por ser un maestro en el campo de la narrativa, la animación y el diseño. Un espeluznante tomo como Creepy presenta a Alex Toth, aporta todas sus siniestras historias donde el misterio brinda por encima de todo. Una genial recopilación. La primera colección completa de las historias de terror de Warren Alex Toth.

Historias breves con un poderoso comienzo y un dichoso final. Historias con tal tremenda ambientación que en tan solo dos viñetas te sumergen en un pasado y oscuro encuentro con el horror. Una recopilación de los creepypresentaalextoth_05mejores trabajos de Toth, una lectura para degustar lentamente como el mejor vino, ese tan deseado que pensaste que jamás podríais llegar a tener a mano.

La obra se resume en una palabra: NEGRO. O en sus sinónimos de aspecto predeterminado como «espeluznante» y «misterioso». Toth toma el negro a un nivel completamente nuevo y crea un vacío para que te pierdas en él. Relatos como Una empresa fúnebre donde el maestro usa la oscuridad de manera bastante ingeniosa, provocando que las sombras de “esos tipos en el cementerio” te inquiete sobremanera. Detalles que provocan que el cómic sea más horripilante de lo que en un principio se supone.

Y es capaz de cambiar de objetivo y mostrarte la locura de un pintor como en Visión del Mal. Y mostrarte lo dura que es la soledad del vagabundo en ¡Supervivencia! Y la temible “ilusión” de un poderoso nigromante en La ilusión de Malphisto. O una genialidad en formato apaisado (historia que estoy seguro que ha leído Amenábar y usó como inspiración para Los Otros), una preciosidad terrorífica como es Muertos. Para poco después quitarte el sombrero con una de las mejores tramas cortas de asesinos en serie que he leído. El Tajador ha vuelto o El último asedio de El Tajador, provoca pesadillas… Así hasta 21 historias que trae el tomo. Relatos creepypresentaalextoth_02publicados entre 1965 y mis amados años 80s. El beso de la plaga, Prueba irrefutable, El Segador, Tibor Miko, Papi y el pie…, sendas narraciones que aumentarán aún más su valor en un día lluvioso de mantita, sofá y lectura sensitiva a ruidos inesperados.

En fin, es que no puedo ser imparcial. Es todo muy bueno, repito. Mola todo, me gusta todo. Si es considerado Toth un maestro es por algo. Ya se trate de Terror, Horror, Ciencia Ficción o Noir, se ve a leguas que tenía el don del dibujo y el don para la narración corta. Las historias en sí varían en calidad, sin embargo, ninguna baja de notable. Al hacer recopilaciones así (o pagarle el viaje para que cruce el charco, en este caso), yo pongo mi mano en el fuego porque Planeta Cómic piensa más en el lector que en otra cosa. Está mostrando puro interés porque los grandes artistas lleguen al público creepypresentaalextoth_06desconocido.

Creepy presenta a Alex Toth es un buenísimo ejemplo, un enorme escaparate de una magnífica obra difícil de encontrar, al menos, recopilada. Muestra diferentes aspectos del estilo de un artista y las historias que a muchos nos pone el vello de punta van una tras otra. Una novedad de este reciente febrero que nadie debería perderse. Hasta el prólogo de Douglas Wolk, mola.

Toth fue incluido en el Salón de la Fama de los Premios Eisner en 1991. Y ya iban tarde.

Reseña: Sherlock Holmes y los zombis de Camford, de Alberto López Aroca

Sherlock-zombiesCuando comencé a leer la sinopsis de esta novela me dije: “¿Una obra que combina las fascinantes aventuras del detective más popular de la literatura con zombis? Me gusta”.

En ningún momento dudé que esta, para muchos, química tan atípica, iba a dejarme eclipsado durante el tiempo que durase la lectura. Y no me equivoqué. Un par de días y llegué al final, lo cual certifica la calidad de la obra. Aún así, al comienzo, una duda me asaltaba. Y era hacia dónde iba a enfocar el autor la historia: si le iba a dar preferencia a un género Z en pleno apogeo, o si, por el contrario, el devenir de la misma me iba a conducir por temas más detectivescos. Vamos, casi como si estuviera leyendo al propio Sir Arthur Conan Doyle. Palabras mayores, damas y caballeros.

Si os soy sincero, esta obra está más bien centrada en la segunda opción. Esto, para mí, fue como si me hubiera tocado el premio gordo de la tómbola de las ferias de mi localidad. Pero también sería injusto decir que es “solo” una novela detectivesca, pues no se puede obviar que también tiene mucho de género Z. Y ese toque victoriano… ¡Dios, me encanta! Doble premio. Como ven, pellizca un poco de varios géneros, por eso puede gustarle a tantos lectores. No importa que no haya leído nada del detective, Sherlock Holmes, hay algo seguro: su contenido es pura magia y te hará gozar como un enano.

Con mucho acierto, el autor decide contar la historia desde un punto de vista diferente: no será el afamado detective quien nos relate sus peripecias, ni siquiera su ayudante, el siempre fiel doctor Watson; sino un hombre llamado Otis Mercer, él será el encargado de ir desgranando, con minucioso detalle, porque es una obra con bastantes descripciones, esta aventura tan peligrosa como inolvidable. Atentos a la prosa del señor López Aroca. Muy bien hilada en cada capítulo. No es A. C. D., pero se le asemeja. Se nota que el autor se ha empapado la obra del autor británico. Puede que aquí radique su secreto.

Si buscan una fusión de géneros un poco “estrambótica”, Sherlock Holmes y los zombis de Camford es, seguro, su novela. Y Dolmen, con total garantía, su editorial. Cada título es una sorpresa. La Línea Z es lo que busca, se lo aseguro. Son muchos los títulos que he leído de esta colección y, lejos de estancarse en un solo tema, sus novelas me han ofrecido muchísima diversidad, siempre con el género Z como ingrediente principal.

Si aún no les he convencido, trataré de hacerlo diciéndoos que esta novela cuenta, además, con la colaboración de dos genios: Juan de Dios Garduño (autor de Y pese a todo…,  también disponible en esta editorial) es quien hace las correcciones y la portada, como muchos de ustedes habrán adivinado, es por obra del señor Alejandro Colucci. Cuando se reúnen tantos genios, solo puede salir algo bueno. Y esta novela lo es.

Doy fe.

Reseña: La Marcha Zombi, de Max Brooks y Raúlo Cáceres

lamarchazombiEs bueno ver que este subgénero no decae. Y mejor, encontrar buenas historias que intentan evolucionar las típicas tramas de ataques zombis con alguna idea original.

En la cultura pop es justo decir que los vampiros y los zombies siguen siendo los monstruos más populares del momento. Con Guerra Mundial Z, Max Brooks creó un apocalipsis zombie a cuyos fans emocionó. A modo de periodista internacional, se obtenían historias alrededor del globo donde de una forma u otra los zombis atacaban a los seres humanos pero… ¿por qué no a todos? En forma de novela mostró una idea nueva, una comprensión del monstruo diferente, por ello su libro se convirtió en un best-seller.

Ahora le da al cómic. Y parece haber encontrado en nuestro compatriota Raúlo Cáceres un compañero especial para hacerlo. La Marcha Zombi demuestra ser una novela gráfica interesante, mas y cuando te encuentras de sopetón en una guerra entre los dos monstruos más sedientos de sangre que ha habido nunca.

lamarchazombi_03Los ataques de zombies comenzaron como brotes aleatorios. Los seres humanos siendo aparentemente capaces de mantenerlos controlados. No parecía un peligro real que todo se fuera convirtiendo en «fuente de alimento». Esto significó que los vampiros, se mantuvieron en segundo plano observando como su plato de comida cotidiano cambiaba por sí sólo. En parte, disfrutaron del espectáculo. Aunque con el paso del tiempo comenzaron a sentirse celosos de los zombis. No era justo, que ellos pudieran atacar sin tener que esconderse en las sombras…

…, así que los vampiros se rebelaron. Utilizaron el nuevo caos gobernante para tener un poco de diversión, a sabiendas de que sus ataques serían simplemente vistos como otro brote zombi. Pero a medida que las fuerzas de zombis crecían vigorosas, la población humana comenzó a disminuir, y eso era un problema para los vampiros a no muy largo plazo. La fuente de alimento se agotaba. Tenían que actuar antes de que el «status quo» que llevaban tantos años practicando por el bien de todos, se desmoronara.

lamarchazombi_04Lo interesante del enfoque del guión de Max Brooks es el camino recto que sigue la historia desde el primer momento. Te pone en el plato a tres especies de grupos sociales: los seres humanos viven sus vidas como pueden, resisten la enfermedad como han aguantado siempre: poco a poco y a regañadientes. Totalmente ajenos en un principio yacen los vampiros, casi arrogantes como siempre y conservadores ante los cambios repentinos, aunque eso suponga que están destruyendo lentamente a la población. Los zombis son los más simples, pero al ser tan constantes, se convierten en los más efectivos. Comienzan a creer en el control total y nada puede hacerlos caer.

Raúlo Cáceres (Córdoba, 1976) es un ilustrador, dibujante y autor de cómics español. Lo conocí ya en su primera obra Elizabeth Bathory, un tomo gamberro, sádico, gore y pornográfico de la princesa de la muerte y la sangra por excelencia. Su arte arrolla al lector, no perdona y en ocasiones llega a casos extremos mostrando lo aberrante que debe ser una ilustración donde se brinde por la iconografía de un ser de otro mundo. Es decir, trabajar en un guión zombi le venía al pelo.

lamarchazombi_02En La Marcha Zombi asistimos a la preocupación de dos chicas vampiro por la supervivencia de su especie durante el apocalipsis zombi. No solo los muertos se levantan de sus tumbas, hay más seres que devoran a sus presas, así que un poquito sí que debes preocuparte por el futuro, ¿no?

La Marcha Zombi te mete en situación desde la primera página, engancha, y su desarrollo es vertiginoso. No le pidan más a un género donde el horror y la acción son sus dos principales virtudes.

Reseña: Emma, de Irene Comendador

51P9EEC3VcL._SY300_Hoy tenemos a Irene Comendador, una escritora madrileña, miembro de la asociación ESMATER (Plataforma para el terror) que lleva haciendo públicos sus escritos desde 2010. Publicó su primer libro Sé que estás ahí, una antología de relatos eróticos, en 2012. Desde entonces ha estado publicando relatos en diferentes antologías y es ahora cuando ha pegado el salto para publicar esta pequeña novela –o relato largo- de zombis, llamado Emma.

El mundo como lo conocemos llegó a su fin. La infección lo destruyó todo, y los que han logrado sobrevivir ahora luchan contra los que siguen caminando entre ellos.

Emma tenía una vida perfecta y feliz junto al amor de su vida, hasta que todos los que amaban murieron o acabaron como los otros… muertos y hambrientos.

Emma luchará por salvar a Jack, no importa el precio, ni quienes o qué atrocidades se interpongan en su camino.

Pero, ¿y si sobrevivir ya no se trata de simplemente una meta? 

Cuando el mundo ya no es mundo, y todo lo que te rodea es horror con aroma a muerte, quizá la supervivencia sea mucho más que un objetivo… puede ser tu destino. … 

Esta historia, que se puede conseguir tanto en digital como en papel cuenta con menos de cien intensas páginas libres de cualquier relleno en ellas, donde encontraremos tensión, sangre y una historia de amor que nos dejará al final con la boca abierta.

La historia gira en torno a Emma, una joven de 19 años que va en busca de un medicamento para su pareja que está enferma. En su salida encontrará zombis que intenten devorarla y otros supervivientes más o menos majos y con más o menos ganas de ayudar. En la novela encontraremos ocho capítulos intensos que no darán tregua.

Si bien los personajes están bien construidos quizá pequen un poco de ser en ocasiones demasiado buenos. También es posible que haya leído mucho de zombis y no me fíe de la humanidad en un apocalipsis de esas características. Aunque también hay que añadir que el primer superviviente con el que se encuentra es un poco cabroncete.

Hay que hacer una mención especial para un tipo de zombis que me ha parecido muy interesante y que podría ser más explotable, o podría haberlo sido. Porque ante todo la historia se hace realmente corta, no solo por su breve extensión y su rápida lectura, sino porque al terminar quieres más y eso me pasó al terminar. Fue un “¿Ya?” pero de los buenos. No de los que no tienen final, si no de los que, aun teniéndolo, necesitas que continúe.

Hay que hacer también una mención especial para la increíble portada de Karol Scandiu y las ilustraciones interiores de Calavera Diablo. Todas muy conseguidas y que aportan otro medio para visualizar a los personajes.

Una estupenda novela, rápida de leer y con sus dosis intensas, que te hará pasar una buena tarde.

Reseña: Los Caminantes. Aeternum, de Carlos Sisí

Aeternum¿Por qué ha aparecido una nueva entrega de la saga de Los Caminantes? ¿Acaso no estaba todo bien atado cuando se dio por concluida la historia en Hades Nebula, la tercera y última parte de esta fascinante obra?

El tema salió a la palestra en cuanto los lectores nos enteramos de que habría cuarta parte de una de las sagas más aclamadas por el público en los últimos años de la literatura zombi. Y, como yo, miles de incondicionales seguidores se habrán echo esta y otras muchas preguntas respecto a una de las sagas que, además, también resurgió al “género Z” en este país. Y la respuesta es bastante simple: A veces, los nudos se desatan; otras, incluso se rompen.

O si lo prefieren, y en mi humilde opinión, diría que es una conclusión más acertada es que, sencillamente, el autor ha querido obsequiarnos con una cuarta parte, bien porque muchos de sus fans se lo pedían o bien porque su subconsciente le instaba a continuar con la historia. Sea como fuere, disfrutemos de este festín narrativo al que hemos sido invitados. Devoremos cada línea que Carlos Sisí nos ha regalado a través de Minotauro, el sello dedicado a lo fantástico de Editorial Planeta.

Estamos de enhorabuena, así pues debemos celebrar que en este país contamos con grandes escritores dedicados en cuerpo y alma al género fantástico. Sintámonos orgullosos por ello y dejémonos atrapar por sus exquisitas obras.

Si creías que todo había acabado, prepárate para lo que viene. Carlos Sisí se ha sacado de la manga el as que hacía falta para la jugada perfecta. Si te gustaron las tres anteriores entregas, esta no lo va a ser menos.

Si dejamos al margen ciertas variantes menores, triviales en realidad, la tónica de las novelas de zombis es siempre la misma. Entonces, ¿qué tienen estas obras que nos asustan tanto? Yo creo que son, precisamente, esas pequeñas variaciones las que nos hacen temblar, llamémoslas el miedo a lo desconocido. En la saga de Los Caminantes hemos leído muchas de estas situaciones, sin ir más lejos y por otra parte quizás la más destacada, tenemos un elemento innovador como fue el Padre Isidro, para muchos considerado como el mejor villano de novelas Z de este país, entre los cuáles me incluyo. Un personaje que ha dado (y sigue) mucho que hablar. En esta cuarta entrega, el señor Sisí nos vuelve a sorprender con nuevos personajes que actúan de manera diferente a todo cuanto habíamos leído anteriormente: los Lamberts. Su comportamiento se deriva por una serie de circunstancias que, para conocerlo, han de leer desde el principio, no será revelado en esta reseña. Dicho sea de paso, estos sujetos toman el término como homenaje al actor que interpreta el rol principal en el film de Los inmortales.

Y, precisamente, el autor también ha querido rendir un pequeño homenaje a películas como Depredador o Alien, así cómo la anteriormente mencionada, recopilando ciertos pasajes de las mismas y trasladarlos a su excelente Aeternum.

A mi es una novela que me ha enganchado muchísimo. Al igual que muchos lectores, no me esperaba que esta historia fuese a tener continuación. En esta cuarta entrega áun no ha quedado cerrado completamente el ciclo, nuevos interrogantes han surgido.  Quiero ser partícipe de las nuevas sorpresas que me aguardan a la vuelta de la esquina, en la quinta parte que estoy deseando leer. Adoro las innovaciones, y de eso, Carlos Sisí sabe mucho.

Quiero finalizar esta reseña recomendándoles esta lectura. Para mí, Aeternum es la mejor parte de la saga de Los Caminantes. Me he encontrado una prosa muy inteligente, profundizando más en asuntos como el amor y el odio, la esperanza y la desilusión, la amistad…, valorándolos aún más, si cabe, que en los tres volúmenes anteriores. La obra al completo tiene los mejores personajes que he leído en cuanto a la “novela Z”, en mi opinión. Sobre todo, imperdibles son los pasajes sobre el Padre Isidro. Las hojas pasaron aun ritmo frenético, casi volaban a igual velocidad que cuando leí la excelente Panteón, la galardonada con el Premio Minotauro en el 2013, para mí, la mejor obra del malagueño.

¡¡¡Quiero la siguiente entrega, y la quiero ya!!!