Archive for Western

Reseña: Marshal Bass. Asesinatos Familiares, de Darko Macan, Kordey y Vitkovic

Devorado el segundo álbum de la que puede ser la mejor serie western en cómic que he leído en mucho tiempo. Marshal Bass: Asesinatos Familiares, nuevas aventuras de este personaje histórico real, esclavo liberado, exsoldado, exvagabundo, granjero y padre de familia que se convirtió en el primer sheriff afroamericano. Un héroe solitario protagonista de un western revolucionario que mola cantidad. Un escenario que nos muestra a un personaje muy característico, sobre todo, en el hecho de conseguir su puesto de vigilante. Y por lo que he podido investigar, una adaptación de hechos históricos totalmente fiable, además de una buena introducción con Black & White y unos diálogos magistralmente labrados que os encantarán. Lejos de estereotipos, Marshall Bass aporta una dimensión humana al género muy chulo. Un western psicológico, en definitiva. Un mundo donde el asesinato es el negocio del día a día.

En Marshal Bass: Asesinatos Familiares, un asesino en serie es víctima de una familia de asesinos, nuestro héroe persigue a otro y llega a plantearse la pregunta de, ¿es viable enamorarse de la hija de una panda de asesinos? Todo ello en esos vastos campos del Viejo Oeste que no son precisamente el paraíso que uno esperaba. Me gusta que Darko Macan no nos pinta el típico negro actor actual guapetón protagonista que viene a embellecer la realidad. Lejos del mito de una América benevolente y conquistadora, este guionista croata crea un retrato Far West creíble y sin adornos. Sin duda, más realista que la mayoría de las producciones de Hollywood. Este escenario huele a sudor, exhala villanía, se traga polvo y nadie puede reclamar una onza por virginidad. El alcohol, el sol, y el oro llaman la atención, y empujan a los extremos a mujeres pobres que matarían a su padre y a su madre por un dólar. Ya percibí en el volumen anterior (pasados nueve meses, lo leí nuevamente para refrescar), que la marca registrada de Darko Macan es asegurarse de que todo esto encaja de forma natural en el curso de una historia donde lo sórdido es normal, la cobardía un arte, y la violencia, el sobrevivir día a día.

Genial este Marshal Bass: Asesinatos Familiares también. Una segunda investigación donde nuestro héroe se enfrenta a una familia que practica el asesinato… ¡Cómo familia! Marshal Bass se pone al frente de lo necesario para erradicar el crimen, pero lo que debería haber sido un caso bastante simple, irá mal. Muy mal. En una trama intransigente donde el ilustrador Igor Kordey abandona esta vez los grandes paisajes, (con la notable excepción de una excelente splash-page con la calle central del pueblo), para centrarse en viñetas cortas donde se magnifican los rostros demacrados de los personajes y la dureza de un decorado castigado por las altas temperaturas.

La mires por donde la mires, una magnifica serie.

Reseña: Las Reglas del Oeste, de Serpieri

Al ser uno de ellos, soy consciente lo bien que se lo debe estar pasando el aficionado a los cómics del Oeste en estos tiempos. Cada vez más, se van encontrando, publicando, editando, ciertas joyitas en las distintas editoriales del país. En especial, las dedicadas al mejor cómic europeo donde sin duda, Ponent Mon goza de un puesto en el mejor podio. Grandes autores, grandes ilustradores…, y así del género comentado muy buenos títulos que me han dado tardes/noches gloriosas de lectura como los Apache Junction, Simón del Río o el maravilloso integral de Manos Kelly, de mi amado Antonio Hernández Palacios. Sin embargo, tenía ese pellizquito de no haber podido leer aún ninguno de los volúmenes del maestro Serpieri que ha publicado la editorial. Con la publicación de Las Reglas del Oeste van tres. Y bueno, ya sabéis eso de a la tercera va la vencida, ¿no?

Os lo adelanto: para mí Serpieri, es uno de los más grandes ilustradores que ha parido el Viejo Continente. Paolo Eleuteri Serpieri (1944) es un guionista e ilustrador de cómics italiano, de todos conocido por sus trabajos de representaciones muy detalladas. Aunque al principio su fama llegó por sus logrados trabajos dentro del género erótico, podríamos decir que empieza a destacar a nivel mundial con su obra de Ciencia Ficción, Druuna (la cual espero leer algún día al completo), de la que recuerdo algunos retazos en aquella vieja revista ochentera Zona 84. A raíz de ahí vinieron bastantes títulos y. produjo cantidad de trabajos para revistas italianas. Serpieri siempre se consideró un gran fan del Viejo Oeste americano. Y de este amor crea grandes historias, tramas, relatos gráficos en su mayoría, que han sido recogidos en varias antologías, algunas de ellas ya editadas por Ponent Mon. Lakota, La India Blanca y otras historias de mujeres y el recién pasado mes de abril este Las Reglas del Oeste que hoy os reseño. Tal como dice la sinopsis editorial: «…un tomo protagonizado por individuos que, llenos de incertidumbre, se resignan ante su propio destino… Todo bien servido por el excelso grafismo del artista veneciano». Un tercer volumen dedicado al maestro italiano que ningún buen amante del dibujo verdaderamente explícito (¿hiperrealista?) debiera perderse.

Paolo Eleuteri Serpieri sorprende en muchos aspectos gráficos a cuyos ojos lo descubren por primera vez. Además, las siete historias incluidas aquí, también tienen su aquel. Viejo Pintor del Far West, Las Reglas del Juego, Oro Maldito, Huellas, Una historia insólita del Oeste, Los Navegantes del Río y Chamán. Dificil hablar de ellas sin spoilear un ápice. Como ha reconocido en varias entrevistas, Serpieri, como gran aficionado a los westerns, no quería irse de este mundo sin aportar su granito de arena. «…tratan la búsqueda de la personalidad, revivir el género es lo que toca, me sentía obligado conmigo mismo…».

Un gran fan de los westerns que se lanza a los cuentos que explotan el género. Unas historias que tendrían cabida en su día en la famosa revista italiana Lanciostory a mediados de los 70 y principios de los 80. Donde yo destacaría lo diferente de sus tramas respecto a lo que se suele encontrar en la historias del Oeste. Pues Serpieri sabe crear enclaves diferentes, escenarios curiosos, desconcertantes, donde rebosa el pesimismo. Personajes impertérritos que ocultan bastante al lector. De esos que siempre quieres saber más, sabiendo que si tuvieran su serie propia querrías leerla…

Para saber más. Destino inevitables y otros lances del destino que muy pocos esperan. La vida misma. Pues aunque tildan estas historias de Weird West, respecto a lo común en las viejas historias de frontera, como amante de la originalidad, para mí brillan. Cada una en su palo. El Far West con representaciones altamente detalladas donde Serpieri se luce. Un maestro en toda regla con grandes premios en su haber y un Premio Honorífico por el Salón Internacional del Cómic de Barcelona en 2016. Bastante claro tener que degustarlo en cuanto podáis, ¿no?

Reseña: Marshal Bass. Black & White, de Darko Macan, Igor Kordey y Desko

Seamos sinceros: sólo por una portada o por el género, te puede interesar un cómic. Y suma sabiendo que el mejor cómic western curiosamente se elabora en Europa. Un motivo más para echarle un ojo a un cómic como Marshal Bass, que con una pintaza tremenda, cumple expectativas. Aunque estos álbumes se hacen muy cortos, una vez que sucumbimos al hype, todo sea dicho.

Después de mi último disfrute con Sykes y Undertaker, como no interesarme con una nueva serie del Oeste, la cual ECC Ediciones dispone esta vez para todos aquellos aficionados que saben disfrutar del mejor tono negro de estas historias de frontera. Un primer número (de cuatro ya en el país vecino), un inicio llamado Black & White, donde Darko Macan e Igor Kordey sientan las bases de una de las series más destacadas de la BD actual. Incentivando que Marshal Bass se basa en una historia real de uno de los primeros marshal que hubo en la historia de Estados Unidos.

Un escenario que nos muestra a un personaje muy característico y como consigue dicho puesto vigilante. Por lo que he podido leer, con una adaptación de los hechos históricos totalmente fiable, con una buena introducción y unos diálogos magistralmente labrados. La atmósfera y los personajes están al quite, confirmo. Los rostros no muy finos pero los paisajes y la paleta de colores soberbios. Una serie que descubrí un poco por casualidad y que me ha encantado como muestra la visión del Oeste americano que despliega. Os aviso que es realmente diferente a lo que se suele encontrar habitualmente. Bastante más realista, en mi opinión, a lo que debió ser la vida en ese momento. Llevándonos a la Arizona de 1875, donde una banda de esclavos liberados dirigidos por el misterioso Milord está atemorizando a todo el Estado…

River Bass, el primer sheriff negro de los US Marshal, conmovedor, sucio, inmoral y cínico también es un hombre, un coyote, un hombre fuerte de las llanuras de Arizona. Donde la ley del más fuerte siempre es la mejor, siempre que te sientes en lado correcto del caballo, dice Bass. Taciturno e indefinible, realmente más «negro» que «blanco», un idealista pragmático que simplemente intenta cada día, poder hervir la olla para los suyos. River Bass también es el único que consigue infiltrarse en dicha organización de desalmados para intentar desmantelarla. Hasta que lo desenmascaran…

El dibujo de Igor Kordey es una maravilla. Se siente el calor del desierto, ese mismo que hace preferir el agua al whisky. Los colores coinciden perfectamente con el estado de ánimo de la trama. Dicho esto: deseando ya, hincarle el diente al siguiente número. Además, me dicen que cada álbum es una historia independiente. ¡Genial!

Reseña: Marshal Blueberry (Integral), de Jean Giraud, William Vance y Michel Rouge

El tríptico Marshal Blueberry acaba de ser recopilado por Norma Editorial en formato integral; mismo tamaño, misma edición, que los geniales recopilatorios de la serie original en formato integral que están llevando a cabo. La esperada edición de una de las sagas míticas de Blueberry que muchos esperábamos. Marshal Blueberry nace del encuentro entre dos leyendas de la historieta. Escrito por Jean Giraud, permite a William Vance mostrar su amor por el western en sus dos primeros volúmenes. Un lugar donde Michel Rouge, brillante estudiante del maestro Moebius, completa con éxito una aventura épica, la quintaesencia del crepúsculo occidental. Pero contaré algo más:

Estados Unidos. Zona de frontera con México. Noviembre/Diciembre de 1868. Un pueblo llamado Heaven. El mismo donde un tipejo y unos treinta apaches esparcen el terror en la región. En Fort Navajo, el coronel Tom Clarke espera el regreso de su oficial, el teniente Blueberry, cuya misión era negociar con los apaches para entregarle a ese tipejo. El tiempo límite expira. De lo contrario, la otra solución es enviar al teniente Garret con su tropa al ataque de los renegados. Sin embargo, Blueberry ha tenido éxito en su misión. Trae a Chato de vuelta, aunque en el camino él y sus hombres encuentran una diligencia que ha sido atacada. Blueberry desea seguir el rastro, las señales dicen que quedan sobrevivientes… Aunque para eso tendrá que separarse de su principal misión.

Un primer álbum que empieza a tope. Una buena oportunidad para reencontrarse con el más famoso teniente del mundo del cómic. No obstante, dos años más tarde, por orden de George Washington, descubrimos que Blueberry se convierte en mariscal. Una manera diferente y curiosa de ver al personaje. Una historia que trae otro tono a la serie. Donde encontramos influencias del cine estadounidense mezclado con el género occidental en este escenario: un taberna poco conocida, trampas en el póker, linchamientos, peleas. Giraud también muestra su poder para el humor en este guión. Y luego, Blueberry usa a uno de sus viejos amigos. Red Neck, un personaje que habíamos conocido ya en el ciclo de Yellow Head. Lo dicho: una versión diferente a lo que estamos acostumbrados. Pero entretenimiento, acción y tiros por doquier no faltan. Y eso buscamos, ¿no?

El tercer álbum de Marshal Blueberry por fin yace juntito a sus dos hermanos mayores. Siete años. Siete años tuvieron que esperar los lectores fanáticos de Blueberry esperando la continuación de dicha trama. En su día, esta enorme expectativa dañó a ciertos fans. Hubo problemas con la serie. Principalmente, el hecho de que William Vance no volvía a los lápices. Así que al final se optó por otro especialista del cómic western. Michel Rouge es quién se puso sin perjuicio alguno a los dibujos. Y las expectativas volvieron a crecer. Rouge estuvo en la serie Comanche después de la partida de Hermann y había ayudado a Giraud en el álbum Blueberry: The Long March. Fue entonces que los resultados gustaron. Y entonces, ¿se nota la diferencia en el dibujo? Apostaría un dedo a que si no llego a decir nada, muchos ni lo notarían. Un trazado muy cercano a su antecesor, aunque me atrevería a decir que Rouge destaca algo más. Su diseño, a diferencia de Vance, halla más espacio, da más sensación de profundidad y crea bonitos planos casi con cualquier viñeta. Y dibuja caballos magníficamente bien.

Una última historia que se vuelve más sangrienta con el paso de las páginas. Que termina con un giro argumental que no esperas. Volviendo a subir al podio a un Giraud que por momentos pensábamos ido. Un resultado a la altura. Una trama clásica que se complica con el paso de las páginas donde en principio empezamos con un Blueberry contratado para desmantelar una red de traficantes de armas, pero que toma un rumbo inesperado. ¿Evitar una guerra india? Entre otras muchas cosas.

Una espectacular edición.

Reseña: Red Road. Primera Época, de Derib

RedRoadMás western. Y es que cuando uno se engancha a este género, ya casi que no puede parar. En especial, si se toca el tema o síndrome amerindio como bien explica Élan Noir (antiguo jefe Sioux, chamán y curandero) en el magnífico y completo Preludio que se marca al inicio de este integral del Red Road de Derib que acaba de publicar Ponent Mon entre sus novedades.

¿Y quién es Derib? Un clásico autor suizo que ha trabajado en un enorme variedad de obras y que destacó sobre todo cuando en 1970 creó al pequeño Yakari, un pequeño indio que prometía un futuro brillante en los cómics para jóvenes y adolescentes. Después vinieron más éxitos. Un western semi-realista creado en 1972 que a muchos os sonará: RedRoad01Buddy Longway; sobre todo, por que a día de hoy Ponent Mon ya cuenta con dos integrales en su haber. En definitiva, un género cuya bienvenida entre aplausos fue provocando que Derib encaminara un poco su carrera en los 80s hacia el género western tan de moda por esos años (y por estos). Con la genial idea de centrarse en los indios, vistos desde dentro y como protagonistas, como ocurre con los álbumes que hoy os propongo.

Red Road – Primera Época recoge los tres primeros álbumes de Celui qui est né deux fois (El Que Nació Dos Veces), nombre original de Red Road. Episodios y vida de un nativo original donde se mostraban fuertes y en su sitio, la cultura nativa original del norte de América. Agua de Lluvia es el título que da inicio a los primeros años. En un pueblo indio, un niño acaba de nacer. Su nombre será Agua de Lluvia, en memoria a la enorme tormenta que retumbó ese día. La dulzura acuna las primeras lunas del niño, pero muy rápidamente, es la violencia la que enfrentará a una familia diezmada. Agua de Lluvia es adoptado por el chamán de otra tribu y en su nueva aldea, se RedRoad22interesará cada vez más en las actividades del curandero, que se prepara para cumplir su propio destino. El espíritu de Wakantanka está con él. Agua de Lluvia se convertirá en El Que Nació Dos Veces.

La Danza del Sol se centra en el proceso. El adolescente no entendió ciertas cosas acerca de su nuevo nombre y termina recibiendo algunas respuestas. Este álbum es el paso a la edad adulta, marcado por el cambio de nombre. Agua de Lluvia busca su camino para enfrentarse a la naturaleza y a las pruebas de vida, usando en pelea singular sus posibilidades de suerte, casualidad y destino. Aunque esto no evitará la dolorosa pérdida de un ser querido. Y de un bisonte desempeñando un papel determinante en la trama. Si la muerte está muy presente o amenazante, la valentía de Agua de Lluvia le llevará a participar en la famosa danza.

El Árbol de la Vida marca el final de la primera época. Este álbum editado en 1984, muestra a El Que Nació Dos Veces en su papel de curandero. Después de haber aprendido mucho con su maestro y abuelo adoptivo, el joven se convierte en el curandero de la tribu. El fuego sigue siendo su amigo y tiene Red Road_T1 Inside pages_edu.inddvisiones que le permiten hacer predicciones, ya sean felices o de advertencia. Predice un invierno difícil, alentando a sus hermanos a redoblar su entusiasmo por la caza de bisontes. Su visión de la llegada del hombre blanco, muy inquietante, desafortunadamente lo deja sin medios de reacción e incluso demasiado ingenuo, porque confía demasiado en la práctica de los intercambios. Lo que le vale en particular el reconocimiento eterno de los Ciervos Rojos… Un genial álbum donde entendemos algunos de los porqués las tribus indias competían entre sí.

Un integral de una primera época indispensable. Un genial tomo que ilustra perfectamente las palabras de Derib: «Toda vida tiene un significado. Todos deben trabajar en sí mismos para descubrir el significado único y personal de su vida…». Además de contar con un hermoso trabajo de colores naturales, donde Derib muestra su poderío gráfico.

RedRoad222Para apreciar verdaderamente esta serie, debemos aceptar las creencias de los indios, especialmente la estrecha conexión de estos hombres con el elemento natural. Queda el toque sobrenatural que va más allá y que Derib obviamente sostiene. Pero Derib vuelve a ser maestro dibujando la naturaleza: caza, persecuciones, ritos de iniciación y algunos paisajes a página completa. Una segunda lectura (como hice casi al momento de acabarlo), permite apreciar mejor su talento como narrador a través de cada viñeta.

Reseña: Ken Parker (Tomos 11 y 12), de Berardi, Milazzo, Mantero, Marraffa y Alessandrini

kenparker111Aunque no sean seriales, ni tengan continuidad, dentro de sus posibilidades, el buen lector nunca deja de lado ciertas obras. En especial, si son títulos fácilmente digeribles, con buena calidad, un tema que a uno cada vez le gusta más (¿la edad?) y sobre todo, si además de todas estas virtudes gozan con la cualidad de ser llevaderas. Es decir, capaces de ser leídas en cualquier… (y digo cualquiera) de los lugares posibles para leer. Es lo que me ocurre con estos tomitos que ECC Cómics sigue publicando sobre la magna obra del spaguetti-western en cómic como es Ken Parker; que uno es capaz de: en el metro, salas de espera o incluso a la espera de que salgan los niños del cole o en cualquier tiempo muerto que se precie; uno (o yo y así no generalizo demasiado), es capaz de disfrutar de estas historias. Y es que kenparker1105se disfrutan tanto y se leen tan rápidamente que hoy no me queda otra que reseñaros dos tomitos a la vez. Es fácil. Cayeron a la vez.

Dos tomos, cuatro títulos. Dos volúmenes que contienen los números #11 y #12 de Ken Parker, publicados originalmente entre los meses de junio, agosto, septiembre y noviembre de 1979. En estos episodios, Giancarlo Berardi formó equipo creativo con el también guionista Maurizio Mantero y con los dibujantes Bruno Marraffa (Mister No) y Giancarlo Alessandrini (Martin Mystére), ensanchando los límites de una leyenda del Oeste. Y a su precio, yo digo: ¿se puede dar más por menos?

kenparker1102Justicia Divina nos traslada a Lawton, Oklahoma, donde conocemos que Alice Mclean ha sido asesinada y todas las flechas apuntan como sospechoso al soldado Lyman Ames. Como es habitual en estos casos, Parker se cruza en la intriga y su investigación tensa las relaciones entre la pequeña comunidad ganadera y un fuerte cercano. Revelando un secreto del que Ken Parker será testigo.

El Día en que Ardió Chattanooga es una de las historias que más me han molado. Y eso que ya llevo unas cuantas a mis espaldas. Todo sucede con esos buenos robos de bancos que tienen los westerns, no obstante, a la misma vez, se da un incendio en el pueblo y esto hace que la atención se desvié hacia el fuego. ¿Un mal mayor o un mal menor intencionado? ¿Hay que arrimar el hombro contra los atracadores o contra el incendio? Una muy buena historia.

kenparker112El tomo número #12 abre con La Reina del Misuri. Una trama donde ves que los años van pasando y que el personaje crece…, junto a ti si lo vienes siguiendo desde el tomo uno, claro. Su nomadismo, su eterno viajar, lleva a Ken Parker hasta las aguas del Mississippi y a encontrarse con el “Missouri Queen”, un barco a vapor que pese a navegar aguas tranquilas, a bordo lleva una enorme entre sus tripulantes. Un lío en el que Parker no le queda otra que mediar.

En las Tierras de Montana es el punto más lejano donde he visto a Parker actuar. La llegada a un rancho con una trifulca (qué raro), el rancho de los habitantes Doble T. Un lugar al que curiosamente llega nuestro protagonista llevado tras una estampida de caballos. La llegada a un estado de puro western, semienterrado entre las Montañas Rocosas, con un apodo sobre todo los demás (Treasure State) que hace presagiar, lo que vienen aquí buscando ciertos maleantes.

Ken Parker cumpliendo cuatro décadas y siendo recuperado así cada titulo. El día que un tomo de Ken Parker no me guste os prometo que lo sabréis. Pero hoy no es ese día. Y aunque siempre aprovecho kenparker1104para reivindicar que se hubiera merecido una edición de todos sus números, uno a uno, en tamaño cómic europeo, a color y a poder ser económicos; tampoco desmerezco estas ediciones de ECC tan llevaderas y degustables a su modo. Dije, digo y seguiré diciendo que es una de las mejores obras de la historia del noveno arte. Además, de la extensa galería de artistas italianos que me ha descubierto.

Reseña: Carne de Patíbulo (Integral), de François Capuron, Fred Duval, Jarzaguet e Isabelle Rabarot

Carne de patíbulo cover.inddPonent Mon y sus continuas joyitas del Oeste… Dice la sinopsis editorial de Carne de Patíbulo:

«Al final de la Guerra Civil, la familia Granger va en busca de un tesoro escondido por su difunto padre. Pero, ¡cuidado! ¡El camino está lleno de trampas! Por el honor, por la libertad, por venganza o por un puñado de dólares, cuatro destinos se unen en una horda que cabalga furiosa hacia lo más profundo de un Tennessee devastado por la guerra. Cuatro destinos en un único camino, el que conduce hacia el oeste, donde es inevitable transgredir todas las leyes…». Y yo añado más, y no para engancharos así por las buenas, si no para que veáis como atrae por sí sola esta trama que bien pudiera hacer salivar a Tarantino en una de sus tardes de carnedepatibulo01sofá.

Una excelente sinopsis que abre un serial de cuatro álbumes que Ponent Mon nos trae en un sendo integral, de esos que nos gusta tener en una buena edición de europeo para disfrutar en esos momentos de “tranquilidad” en el que deseamos perdernos entre tiros, traiciones inesperadas y enfrentamientos en puebluchos de mala muerte.

El Jardín de Lis abre el tomo, donde nos trasladamos a 1865 en unos Estados Unidos con su Guerra Civil tocando a su fin. Una señora, Madame Granger, tiene un solo objetivo: encontrar a su esposo, prisionero de los norteños. Pero está detenida en Fort MacLaglen y como puede, resiste los duros interrogatorios de los casacas azules. No obstante, está decidida a llegar tan lejos como para robar los Carne de patíbulo inside pages_edu+.indddólares destinados a la reparación de la iglesia de Church Hill; un atraco organizado junto a su familia, cuyas ganancias se utilizarán para formar un ejército y sacar al cabeza de familia de su cautiverio.

Le sigue La Brigada de Hierro. Y en el lío: el amor debe triunfar. ¿El acaudalamiento, el tesoro, los dineros? Quizás perseguirlo conduzca a una verdadera masacre. Una segunda historia emocionante que concluye el primer ciclo de manera excelente. Sin embargo, a lo largo de este segundo álbum se van gestando ciertos resquicios que te dejarán lo suficientemente intrigado como para ponerte rápidamente con…

Seis Secretos. Aquí la historia parece tomar otro giro y el destino se esfuerza por cruzar las vidas de los diferentes protagonistas. Mucho mejor para nosotros, para entender esos resquicios de los que os hablaba antes. Un tercer volumen excelente. Todo lo que se exigen en los western clásicos lo encontraréis en Seis Secretos: título atractivo, amor, traición, violencia, el poder del dinero… Y donde la alianza entre Lopeman, Shannon y Nathanael promete un emocionante cuarto episodio como es…

Kansas River, donde Wallace Lopeman cobra total importancia. Un volumen con un poco menos de intensidad que sus predecesores pero dispuesto a cerrar una saga de cuatro volúmenes de muy buen carnedepatibulo05nivel. Una atmósfera bien montada, y donde se nos encamina a compadecernos de Lopeman, de este tipo que se puede llegar a odiar fácilmente al principio de la saga.

Escrita por François Capuron y Fred Duval, e inteligentemente ilustrada por Fabrice Jarzaguet con un toque muy particular que me encanta -ilustrador que descubrí en su día en el díptico Bunker Baby Doll-, en Carne de Patíbulo destaca bastante también el color que aporta Isabelle Rabarot. Tan logrado, que me hizo interesarme por ella y buscar las obras en las que trabajó.

Hubo un tiempo no muy lejano en los que los amantes del western, se sentían perjudicados por la pequeña cantidad de novedades de este género que se editaban. Con el paso de la odiosa de crisis y del aquel seco y frío invierno de cuatro años, vienen buenos tiempos donde editoriales como Ponent Mon destacan con títulos que casi cada mes, sirven en plato caliente, alimento para los fans de uno de carnedepatibulo06los géneros que más fuerte empujón han dado al mundo del cine. En resumen, Carne de Patíbulo tiene todo lo que pedimos algunos al género. Incluso ese tono a Blueberry en ciertos detalles de argumento y dibujo, que gusta ver. Homenajes que siempre gusta encontrar. Una excelente sorpresa. ¡El Norte contra el Sur! Y desde hace mucho, una historia que hace hincapié en que los monstruos estaban en el tan nombrado Norte.

Reseña: Cisco Kid. Los Bandidos y Las Damas-Un Pistolero Sin Armas, de Rod Reed y José Luis Salinas

ciscokid00Insisto, todo aquel amante del western tanto de novela como de cómic, debería echar un ojo de vez en cuando a lo que el editor Manuel Caldas va publicando. Un lugar, una editorial, dedicada a rescatar grandes clásicos del cómic, cositas tan brillantes y de otro modo irrescatables como Cisco Kid. En un formato liviano, apaisado, que le vienen bien a esas tiras cómicas que años ha, disfrutamos. Si habéis leído este párrafo sin saber a qué merefiero, echad un ojo a su página web, en serio, ciscokid02veréis títulos que quizás pensábais que jamás volveríais a ver publicados.

Lectores fans de ese gran arte estadounidense llamado tira cómica, si saben buscar a día de hoy, diría que entre lo que sale de una editorial y otra; pudieran estar viviendo cierta Edad de Oro. Se van encontrando ya, ciertas joyitas clásicas disponibles considerables para nuestras considerables cómictecas. Además es eso, hay una tendencia creciente simultánea en editores pequeños e independientes a traernos grandes clásicos que una vez disfrutamos. Lo he dicho varias veces, soy un reincorporado a esta temática que con la edad he sabido pillarle el gusto a estas tramas de frontera y ganado. Si mi padre me viera…

Tiras, colecciones injustamente olvidadas o ignoradas hasta ahora, demuestran al leerlas que es interesante volver a ellas. El mérito en este caso en nuestro país vecino, donde el Editor Manuel Caldas considera que ciertos títulos debieran estar disponibles. Nada más y nada menos que el Cisco ciscokidKid, de Rod Reed con el dibujazo de José Luis Salinas. Los Bandidos y las Damas y Un Pistolero Sin Armas, dos volúmenes que he devorado en nada. Sabéis que las tiras cómicas nunca fueron de argumentos extensos aunque cierto es, que traen bastante contenido como para varias ratos de entretenimiento. Exactamente, las tiras diarias del 25 de febrero al 14 de diciembre de 1957 y las que se publicaron entre el 16 de diciembre de 1957 y el 27 de septiembre de 1958. Acompañados además de ensayos biográficos e históricos que iluminan algunos de los aspectos más grandes y menos conocidos de ambos creadores para con su obra. En cuanto a la tira en sí, que se desarrolló entre 1951 y 1958, es una maravilla de concisión y expresión, una fusión de dos grandes talentos que resultó una de las sagas occidentales más divertidas, absorbentes y emocionantes leídas en el género del Oeste.

ciscokid03El Cisco Kid original apareció por primera vez en la historia The Caballero’s Way de O. Henry. Como el personaje central se adaptó a diversos medios a lo largo de los años, el personaje original se fue transformando en un caballero de corazón oscuro y en quizás, un mejicano idealizado. Un valiente escudero de la pradera, cuyo atractivo y caballerosidad sencilla se correspondía solo con el poder de sus puños y la fuerza de su moral. Sin embargo, cuando llegaron los guiones de Reed, la cosa no cambió mucho. Pero tuvierono que ver en su éxito los exuberantes dibujos de pluma y tinta de Salinas, que dan vida tanto a Kid como a su mundo desde primeros planos, hasta decorados maravillosos en concreto blanco y negro.

Encontramos en Cisco Kid tierras baldías, yermas, lejanos bosquecillos resistentes a la sequedad del terreno, un occidental poblado de mujeres bellas, voluntades fuertes y colonos igualmente apuestos y ciscokid05robustos. Con el Mal muy cerca. Por que esas lejanas tierras atraen a bandoleros de mal carácter y asesinos. Hombres malditos que ven allí un paraíso ideal para sus negocios. Y sin embargo, cada personaje, desde el protagonista hasta los secundarios, poseen una profundidad palpable que asusta. Cisco Kid es, sobre todo, entretenimiento notable. Una muestra de bravura de dos maestros del noveno arte clásico. Un serie que en su día fue tildada de obra maestra de la literatura gráfica. Para mí, una pieza vital que no debiera faltar a todo amante del western que se precie.

Reseña: Matt Marriott. Pueblo Minero, de Tony Weare & James Edgar

matt-marriott-pueblo-mineroEn su día cantidad de autores se apuntaron al Western. Poder inspirar sus historias en ese Lejano Oeste, en estepas desconocidas, en fronteras de un colonialismo impuesto… Con un enemigo desconocido del que nada bueno podía esperarse. Cierto y verdad es que tanto empuje hizo que brotaran buenas historias en libros, cómics y cine. Si algo triunfa en los tres grandes medios que impuso el Siglo XX, cabe esperar que aquel «género nuevo” triunfara entre el personal ávido de devorar historias. Así vieron, matt-marriott-pueblo-minero04vimos y aún a día de hoy se puede indagar y meterse en este mundillo y obras de autores de casi todos los países del primer mundo. Por eso, hoy os hablaré de una obra totalmente desconocida para mí que como siempre el maravilloso editor portugués Manuel Caldas publica en ediciones que tan gratos recuerdos traen.

Tony Weare. ¿Les suena? Tony Weare (1912-1994) fue un ilustrador inglés conocido sobre todo por ser el creador de un magnífico personaje western como fue Matt Marriott. Publicada como casi todo en aquellos años, Matt Marriott fue un tira comiquera publicada diariamente escrita por Jim Edgar, que funcionó la friolera de veintidós años en el periódico The Evening News. Desde 1955 hasta 1977. Tony Weare fue un grande del noveno arte. Además de Matt Marriott, trabajó e ilustró cantidad de obras y en 1961 fue elegido Mejor Dibujante de Tiras para Adultos. Incluso en la década de los 80s trabajó en algunas secuencias de V de Vendetta junto a Alan Moore y David Lloyd.

matt-marriott-pueblo-minero01Gracias a editoriales como las del amigo Manuel Caldas, se pueden conseguir a día de hoy joyitas de tiempos atrás. Una vez más, una gran alegría al ver que se puede tener en mano nada más y nada menos que Matt Marriott, en una genial edición a tamaño apaisado con las que vibrar con las grandes ilustraciones de Weare. Todo un regalazo para el amante del mejor género Western.

Matt Marriott comenzó a publicarse el 19 de septiembre de 1955 bajo los guiones de Jim Edgar. La historia abre en Kansas sobre 1880, años en los que los ganaderos intentaban conducir sus rebaños de ganado a través de los enormes pastos y altiplanos del noroeste. ¿Pero quién es Matt Marriott? Os lo cuento: un joven de padres campesinos que vive en una granja vecina a la de los Hermanos Horn. Un día mientras Marriott trabaja llevando ganado, al volver encuentra que han matado a sus padres mientras estos defendían su granja… Matt rápidamente toma las armas y entra en cólera. Se hace una idea de quiénes han podido ser esos hijos del demonio. Existe un maldito ganadero que seguramente tenga algo que matt-marriott-pueblo-minero03decir delante del cañón de su fusil. Después de que el polvo se asiente, Matt y su amigo “Powder” Horn comienzan un peregrinar. Y así vivirán cientos de aventuras durante los próximos veintitantos años que duró la serie.

En este ejemplar que presenta por primera vez el Editor Manuel Caldas aporta tres historias donde descubriréis de qué palo esta hecho el personaje… y su mundo. Todas y cada una con un párrafo de introducción a la aventura a leer. Matt Marriott: Pueblo Minero abre con Doremus, una historia de 1970 que versa sobre un curioso y prototípico personaje de las historias del Oeste. Mary Evangelio (1973) es considerada una de las mejores historias de Edgar y Weare, donde en un pueblo llamado Pluto Gulch Marriott y su colega reparten. Un lugar que parece ser el mismísimo Infierno de no ser por esa chica que predica amor al prójimo… Cierra el ejemplar con La Recompensa, en la que se abordan diversos temas, en especial, la proposición de que Marriott se haya matt-marriott-pueblo-minero05podido convertir en un ser que siente aversión hacia las mujeres, y todo por la idea de poner fin a su “vagabundeo” debido al amor.

Lo voy viendo poco a poco y en derredor. Van llegando títulos que jamás pensé volver a ver disponibles. Con los ojos iluminados vuelvo a ver pepitas de oro brillando en el susurrante río comiquero. Matt Marriott es un buen pedrusco. Mojarse los pies o no, está en vosotros.

Reseña: Juan Solo (Integral), de Alejandro Jodorowsky y Georges Bess

juansoloEsto de que casi todas las editoriales se estén apuntando a la fenomenal idea de reeditar clásicos en un pedazo de formato integral y en tapa dura… Creo que es la confirmación total, de la gloriosa época de publicaciones comiqueras que estamos viviendo. Sí, my friends, es que desde comienzos del 2017 y hasta hoy, es raro el mes que -los que estamos atentos-, no encontramos una reedición esperada en alguna de las muchas editoriales que siguen al pie del cañón.

En las novedades de junio, me sorprendió de todas-todas encontrar algo que jamás (siendo sincero) creía que iba a ver en formato integral. Reservoir Books, que lleva tiempo haciendo un laborioso trabajo de edición para estar entre las destacables; presentaba Juan Solo, juansolo01la joyita western curiosa y apenas conocida entre el público mainstream, del siempre atractivo Alejandro Jodorowsky. Una obra que recoge por vez primera en un tomo, los cuatro álbumes que componen una odisea que cruza el mundo de la perversión, los vicios y las miserias de la humanidad.

En Juan Solo encontraréis el ejemplo típico de serie desconocida que mola un montón. Así que momentazo ideal para pillar esta reedición completa. Pero, ¿qué encontramos aquí? ¿quién es este Juan Solo con nombre que recuerda al chulipinki de la saga más famosa del espacio sideral? Pues os contaré que es un tipo duro, un niño no querido, un hombre hecho a sí mismo con cola de perro al descubierto. Un bebé abandonado en la basura que termina haciéndose a sí mismo, gracias a que fue salvado por otra alma que sufrió el mismo desdén.

juansolo03Y todo para convertirse en el mejor de los sicarios. Capaz de eliminarse a sí mismo si es necesario o a la mano derecha del mafioso más grande del vecindario, si hace falta. Además, no se lo piensa: mata por placer, a sangre fría, sin ningún remordimiento; odio eterno al absolutismo de esos mentecatos que desean sólo el mal del prójimo en beneficio de ellos. No obstante, a Solo le queda un último paso que cumplir antes de un terrible despertar, que verá llegar con la redención final entre los dulces caminos de la adulación que produce el acercamiento, lento, a la dulce muerte.

juansolo04jUn final apocalíptico con el que ya nos topamos en la introducción del volumen uno, antes de volver a retomarlo en el volumen cuatro. Es decir, llegar a una conclusión apoteósica al final del tomo, la cual llevas esperando desde que la conoces. Manida forma de enganchar al lector o al espectador de una peli, pero que siempre funciona y Jodorowsky lo sabe.

El dibujo corre a cuenta de Georges Bess, un dibujante francés que ha trabajado en diversos géneros del noveno arte tanto en Estados Unidos como en Europa. Comenzó en Suecia en 1971 pero empezó a despuntar cuando entró a trabajar para famosa revista Mad. Posteriormente, trabajó con el guionista Lee Falk en su famoso The Phantom (El Hombre Enmascarado). Sin embargo, su nombre tuvo más repercusión a nivel mundial cuando junto a Jodorowsky creó El Lama Blanco (obra que me muero por leer); y donde se forjó una muy buena relación que dura hasta nuestros días.

juansolo05Un volumen para disfrutar, para perderte en una historia de las duras, de las que forman eco entre las colinas que vigilan ineptas los cactus del desierto americano. Jodorowsky consigue trasladar ese ambiente corrupto de los bajos fondos con el objetivo de ponernos a un lado y otro de la corrupción. Vista o visualizada, mejor dicho, desde los distintos episodios de la vida de Juan Solo. Francamente, no te prives de este placer.