Reseña: Espadas contra la Muerte, de Fritz Leiber

El ciclo de aventuras de Fafhrd y el Ratonero Gris representó la gran obra de madurez de la fantasía heroica. Fritz Leiber proponía abandonar el modelo descarnado establecido con el Conan, de Howard, y llevó el género al terreno de la picaresca y lo elevó a cotas de ironía muy al estilo de lo que hoy podéis encontrar en las Crónicas del Asesino de Reyes (El Nombre del Viento, El Temor de un Hombre Sabio) o en ciertos personajes de Canción de Hielo y Fuego (la saga de Juego de Tronos). Fafhrd, un corpulento bárbaro norteño, y el habilidoso Ratonero Gris, forjan su amistad en las tabernas de la decadente y seductora Lanhkmar y emprenden la búsqueda de nuevos horizontes topándose con adversarios temibles, féminas sugerentes, hechiceros diabólicos, así como bestias sobrenaturales y demonios. Sinceramente, no entiendo como esta saga a día de hoy no tiene peli o una de esas grandes productoras de series de televisión ha comprado ya los derechos y tiene en mente llevarla a cabo.

Hoy os traigo la segunda de las novelas que comprenden la serie del Ciclo de Lankhmar, la cual ha visto la luz al mismo tiempo que su primera hermana Espadas y Nigromantes que os reseñaba ayer. Después de los años, Fritz Leiber regresó y organizó las historias en orden cronológico, y desarrolló algunos temas ya que algunas novelas de la serie fueron escritas posteriormente pese a que ocurren antes. Todo los nuevos cambios se recogen en estos nuevos volúmenes que Ediciones Gigamesh publica. Ahora tenemos (en orden de trama) dos héroes más rápidos que se conocen bien y están forjando su reputación. En el transcurso de las historias, logran algunas victorias, mandan a descansar algunos de sus fantasmas y se venden a extraños señores adinerados. Van explorando el mundo lo suficiente para que con cada paso nosotros los lectores tengamos la sensación de que Nehwon, es un mundo más extraño de lo esperado y por tanto, terriblemente atractivo. Historias ambientadas en un escenario cuya tecnología varía entre la Edad del Hierro y el medievalismo.

En Espadas contra la Muerte (Swords Against Death), después de un exilio autoimpuesto, nuestros héroes, regresan a sus viejos chanchullos en la ciudad pecaminosa de Lankhmar. Poco después de su regreso, se encuentran hipnóticamente arrastrados hacia el mar exterior y viajan a tierras desconocidas, solo para sobrevivir en un peligroso viaje donde pretenden llegar a un acuerdo con la muerte en un intento de reparar los corazones rotos de sus amantes (cosa que sucede al final del primer volumen). Una historia evocadora, con muchas “sugerencias”. Lo que está por venir. Sazonada con un final humorístico, además de servir como introducción a dos magos que serán famosos a lo largo de toda la saga. Ideas realmente interesantes aparecen aquí, maldita sea, ¡Leiber tiene algunas ideas muy locas!

Fritz Leiber comparte el trono como maestro de la Fantasía junto a dioses como J.R.R. Tolkien, Robert E. Howard o C.S. Lewis. De hecho, he escuchado en varias ocasiones que el Ciclo de Lankhmar fue modelo e inspiración para los primeros juegos de mesa y rol de Dungeons & Dragons. Un verdadero clásico que nadie debería obviar en su vida lectora. Así que preferiblemente si ya has viajado por la Tierra Media, Narnia, has ensartado a alguien junto a Conan El Bárbaro o has sufrido la melancolía, ira y venganza del Elric, de Michael Moorcock; Fafhrd y el Ratonero Gris, son otro pastel a devorar.

Seguiré reseñando cada una de las siete novelitas que comprenden la saga. Insisto, quiero que probéis esta delicia no solo fans de la Fantasía, de Leiber o amantes de los juegos de rol (especialmente de AD&D, Rolemaster, Merp…); estas historias son una necesidad absoluta. Después de ver que Ediciones Gigamesh en breve publica la tercera y cuarta parte, se ve que van en serio. Además, la otra noche, un viejo bufón en una taberna me comentaba que se oyen rumores de una posible nueva edición del descatalogado cómic que Mignola hiciera en su día de la obra…

No puedo esperar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *