Reseña: Duende, de Ramón San Miguel Coca

El Niño del Duende es un guitarrista flamenco cuyo arte ha llegado hasta oídos de la reina Maria Cristina. Félix Camporreal, ex empresario y agente, viaja desde Madrid a Sevilla junto a un amigo pintor para escuchar sonar esa guitarra. Cuál no será su sorpresa al reconocer en el artista a Paquito de Cádiz, al que conoció seis años atrás cuando era uno de tantos guitarristas vulgares. ¿Qué milagro transformó al guitarrista? ¿Por qué le acompaña cuando actúa una extraña caja de madera con relieves y agujeros? El ex-empresario no duda en encontrase con Paquito para saber qué misterio hay detrás de tanto arte y éste le cuenta una increíble historia…

Nuestro autor mezcla una historia del siglo XIX con Ciencia Ficción usando un lenguaje apropiado al ambiente de la novela y a cada personaje. Captura el espíritu festivo del flamenco como si lo que transmitiese al espectador traspasara el tiempo. Atrapa momentos, destila su esencia para luego transferirlo a nosotros, los lectores. Con una exactitud histórica, cuidando cada detalle logra llevarnos a un fondo de tristeza y miedo. Usando los dejes y giros andaluces, aplaudir aquí al escritor que sin ser andaluz dejó un gran trabajo escrito de la manera de hablar andaluza. Narra un cuento que bien podría haber formado parte de esas antiguas leyendas españolas, donde no falta una especie de pacto, ni esa gitana dispuesta a todo por su hombre.

El arte flamenco deja paso a extrañas pesadillas de mundos y seres incomprensibles que sufrirán los protagonistas muy a lo Lovecraft. Entre cuerdas de guitarras que hablan de tragedias y esa añoranza infinita que queda después de la pérdida, seremos conscientes que en el universo podemos no estar solos. Ramón San Miguel envolviéndolo todo en una atmósfera melancólica, nos irá poco a poco acercando a la tragedia.

Una amistad más allá de razas, escrita con una sensibilidad a flor de piel. Un universo que tal vez no sólo contenga horror, también puede esconder seres maravillosos. Estoy convencida de que cuando terminéis de leer esta novela corta más de uno saldrá a contemplar el cielo nocturno y buscará allí, entre las estrellas, una luz extraña que brille esa noche más que cualquier otra.

Os recomiendo mucho esta historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *