Reseña: Espadas y Nigromantes, de Fritz Leiber

En un mundo ideal, la primera motivación de las grandes editoriales debería ser satisfacer al lector en sus servicios mínimos. Qué quiero decir con esto: lo he sugerido otras veces, pero lo diré una vez más. Siempre deben/tienen que esforzarse por que los mejores títulos en su género estén disponibles, a mano de la tentación del aficionado. No solo eso. Si es posible en bolsillo y tapa dura. Ese sí sería un mundo ideal. Por ello hay que alabar entonces la nueva iniciativa de Ediciones Gigamesh de sacar una obra indispensable dentro de la fantasía heróica como son las novelitas de Fafhrd y el Ratonero Gris (el denominado Ciclo de Lankhmar) en formato bolsillo. No de una manera simple, con nuevas ilustraciones de Enrique Corominas (cuyas portadas comprenden un todo), editando del tirón los dos primeros titulos (Espadas y Nigromantes y Espadas contra la Muerte), quizás las dos con más impulso de la gran saga que escribiera Fritz Leiber.

Recorrer la oníricas tierras de Nehwon donde ambos antihéroes cometerán mil fechorías. Fafhrd y el Ratonero Gris son dos héroes fantásticos que han transcendido. Son los protagonistas de las que probablemente sean las historias más conocidas de Leiber y han influido a otros autores con sus ocurrencias. Fafhrd es un bárbaro del norte de 2,10 m de altura. El Ratonero Gris es un pequeño ladrón, que antes fue aprendiz de mago. Fafhrd habla como un romántico pero en la escena, su enorme fuerza se sobrepone. El pequeñajo, en cambio, es cínico y tiene propensión a mostrar sus verdaderos sentimientos en momentos inesperados. Ambos son pícaros, virtud en un mundo decadente, apocalíptico, en el que muchos gastan su vida bebiendo, festejando, flirteando con mujeres, ocupados en peleas, robos y con el juego. Y rara vez son quisquillosos con quien contrata sus espadas. Pero son humanos y lo mejor, saborean una verdadera aventura en cuanto se les presenta la oportunidad.

Espadas y Nigromantes (Swords and Deviltry) es la primera aventura de la saga. La primera con la que alucinaréis. Atrapado te encuentras de primeras en la trama de la liberación de Fafhrd, de los tabúes de su pueblo, mentalidad cerrada y la “moralidad helada” de su madre y su clan en los resquicios del reino del norte. Fafhrd es ese gigantón que anhela la civilización y por ello, cuando tiene la oportunidad de “escapar de un mundo de nieve estúpida y mujeres que encadenan hombres”, dice adiós con su dedito porrudo… Una segunda parte nos presenta a Ratonero Gris, un aprendiz del mago blanco Glavas Rho. La atracción por la magia negra a un paso. A lo que suma un asesinato y una traición que le pondrá al borde del abismo.

Una novela inicial que no es moco de pavo. Espadas y Nigromantes fue Premio Nebula (1970) y Hugo (1971). Los dos más grandes premios que existen dentro de la literatura de Fantasía y Ciencia Ficción. Sinceramente, una lectura que proporciona grandes emociones, la prosa de Fritz Leiber enamora. Aventura acelerada, camaradería masculina, lucha a puñetazos y espadazos y mujeres sugerentes. La fantasía más clásica bien llevada. Una obra recuperada brillantemente y revisada con una excelente traducción de Jesús Gómez. Una portada estupenda del genial dibujante de la saga de Canción de Hielo y Fuego en España, un “empezar” magnífico si aún no le diste una oportunidad. De las que dejan un vacío por dentro cuando acabas. Comentaros también que Ediciones Gigamesh cuenta con dos tomos recopilatorios de todas las novelas de la saga (que por supuesto, tengo) sólo por si os pudiera el ansia.

Tras la obra de Tolkien, el titulo de Fantasía que más he releído y cuya más ediciones diferentes tengo en mi biblioteca. Y ahora una más, llevadera y de esas que da gusto tener entre las manos doquiera que te encuentres.

Mañana más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *