Archive for marzo 2012

Reseña: El ocaso de los ángeles, de Vael Zanón

Uriel era un ángel…

Tras la muerte de Osiriel, el más poderoso de todos, tuvo lugar una cruenta guerra entre sus hijos Samael y Mikael, una guerra que se ha prolongado durante milenios y de la que Uriel se desentendió tiempo atrás. Ahora, el antiguo príncipe angélico se gana la vida como asesino a sueldo en Neo-Babylon, una urbe monstruosa que acoge en su seno una depravación sin límites.

Sin embargo, por mucho que Uriel desee mantenerse al margen del conflicto, sus hermanos no están dispuestos a permitírselo. Ahora, tras décadas de paz (durante las cuales Samael ha permanecido en coma), el despertar del poderoso ángel caído obligará a Uriel a tomar partido nuevamente en una lucha de cuyo resultado depende el destino de la raza humana.

Hay dos cosas que me han quedado muy claras tras leer esta novela. La primera de ellas, que Vael Zanón tiene unas ideas sobre la sociedad, la religión y el ser humano en general bastante negativas (y que coinciden punto por punto con las de un servidor, curiosamente). La segunda es que, a pesar de todo lo malo que alfombra nuestro pobre planeta, todavía queda un resquicio por el que penetra un rayo de luz capaz de disipar las tinieblas: el amor.

Así, si bien El ocaso de los ángeles es una novela plagada de épica, con acción a raudales y terribles combates minuciosamente descritos, tras ese violento envoltorio subyace un poso de amargura contrarrestado por un leve destello de esperanza. Como el autor comenta en el prólogo de la novela, sus propias experiencias vitales pueden rastrearse a lo largo de la misma, y cada personaje, cada situación, presenta un significado oculto que podrá llegarse a atisbar con más o menos claridad, pero que planea de modo omnipresente a lo largo de las páginas de su obra.

Haciendo gala de un estilo culto y depurado, algo que sorprenderá a más de un lector (gratamente, espero), El ocaso de los ángeles es una nueva vuelta de tuerca a un conflicto tan antiguo como el mundo: luz contra oscuridad, bien contra mal… Se llame como se llame, el enfrentamiento entre Samael y Mikael, y las enemistades surgidas a partir del mismo entre el resto de los ángeles, es arquetípico y jamás dejará de resultar interesante.

Vael Zanón nos ha regalado una novela fascinante y plagada de matices, que conviene degustar con lentitud para paladear plenamente cada frase. Quizá así, al concluirla, pueda el lector sentir que la lectura le ha enriquecido más allá del mero hecho de hacerle disfrutar con una narración interesante. Eso es lo que me ha pasado a mí, al menos.

Reseña: ¡Tócala otra vez, Mozart!, de Geronimo Stilton

Muchas son las preguntas que empiezas a hacerte cuando se siguen publicando una tras otra las nuevas aventuras de Geronimo Stilton y todas son un éxito. Un personaje que hace furor entre el sector juvenil, sin duda, el más inquieto y con hambre de aventuras pero tan listos como el hambre.

¡Tócala otra vez, Mozart! es la última aventura del director del periódico más famoso de la isla de los ratones, el señor Geronimo Stilton. Gerónimo va siempre acompañado por su hermana Tea, su sobrino Benjamín y su amiga Pandora, su bromista primo Trampita, y el magnífico profesor Voltio, que ha diseñado una maravillosa máquina del tiempo para la familia Stilton y sus viajes interesantes. Pero sobre todo, para derrotar a los Gatos Piratas y salvar la historia.

En ¡Tócala otra vez, Mozart!, Geronimo viaja a Milán al año 1770. Pretende ayudar a un jovencísimo Wolfgang Amadeus Mozart, el que posteriormente será un genial compositor, pero que no tiene ni idea de que está en el punto de mira de un malévolo plan de los Gatos Piratas. La familia Stilton tendrá que librar batalla y averiguar como salvar a ese joven Mozart de las garras de… y todo ello debatiéndose entre antiguos instrumentos musicales, personajes de grande linajes y títulos nobiliarios. Salvar por encima de todo valiosísimas partituras y evitar, en la medida de lo posible, arenques especialmente apestosos.

Lo leí el mismo día que salió publicado. En esta aventura se aprende mucho sobre Wolfgang Amadeus Mozart; cuando nació y como empezó a ser a muy temprana edad, uno de los grandes compositores de música clásica de todos los tiempos. Es una historia que encantará especialmente a niños y niñas que sientan pasión por la música. Niños que les guste mucho tocar un instrumento, estén aprendiendo o vayan a clases de música.

Nacido en Ratonia (Isla de los Ratones), Geronimo Stilton es licenciado en Ratología de la Literatura Ratónica y en Filosofía Arqueorratónica Comparada. Desde hace veinte años dirige El Eco del Roedor, el periódico con más difusión de Ratonia. Ha sido galardonado con el premio Ratitzer por su reportaje El misterio del tesoro desaparecido. Geronimo obtuvo también el premio Andersen 2001 como personaje del año y uno de sus libros ganó el premio eBook Award 2002 como mejor libro electrónico de literatura juvenil. En su tiempo libre, Stilton colecciona cortezas de parmesano del Renacimiento, juega al golf, pero sobre todo adora contarle cuentos a su sobrino Benjamín…

¡Y ahora conocerá junto a nosotros al gran Mozart!

Reseña: El espíritu del lince, de Javier Pellicer

El espíritu del lince es la primera novela publicada del valenciano Javier Pellicer y tras leerla auguro que no será la última ni mucho menos. Pellicer ha querido narrarnos en esta novela histórica parte de la invasión de Cartago a Iberia cuando esta última necesitaba más poder para enfrentarse a su gran enemiga, Roma; enemiga que ya les derrotara una vez. Con unas condiciones de rendición muy duras, Cartago no dudará en sacudirse el yugo Romano, aunque para ello tenga que someter a otros pueblos (empezando por la desunida Iberia).

Para contar esta historia el autor nos introduce en la ficticia vida de Icorbeles, edetano, hijo de Icortas, señalado por los dioses Antepasados como el Elegido y criado con dureza en la convicción de que sería un gran guerrero y estratega que debería enfrentarse y derrotar a un gran enemigo. Será en su niñez cuando conozca al cartaginés Alorco y su hermana Nistán. Por causas fortuitas la familia cartaginesa viene a formar una parte importante en la vida de la familia de Icorbeles, y esto marcará todo el rumbo de la novela. La especial relación que se forma entre los tres niños durante parte de su infancia y adolescencia sellará el destino de una guerra.

Se podría decir que estamos ante una novela histórica, claro que sí, lo es, pero dejarlo solo ahí sería injusto. Pellicer ha escrito una novela de sentimientos y se muestra muy ducho en el conocimiento de la psique humana. Amor, amistad verdadera, odio, furia, impotencia, derrota. Leyendo esta novela, en muchos momentos, he tenido el corazón en un puño, los ojos húmedos, mientras que en otros odiaba a Icorbeles por su cabezonería y patriotismo exacerbado que le impedían ver lo que es más importante y que descubrirá al final de la novela. Que el amor hacia los demás debe ser más importante que cualquier frontera física, que nuestro destino nos lo labramos nosotros mismos y no alguien ajeno a él. La novela también tiene momentos de épicas batallas, vibrantes, narradas con esmero y detalle, y es que el autor además ha sido muy fidedigno a la forma de luchar de la época. Como bien explica al final, la novela tiene detrás un laborioso proceso de documentación, y eso se nota y se agradece.

Pellicer narra de forma fluida, su prosa es sencilla y la novela tiene algunas frases más letales que las falcatas con las que luchaban los Iberos. Si algo le puedo reprochar al autor es la extensión de la novela, trescientas páginas me han sabido a poco (y lo dice uno que es de novelas cortas), aunque quizá eso sea una virtud y no un defecto.

El libro incluye además un epílogo, un apartado acerca de los aspectos históricos de la novela y un drammatis personae donde el autor nos comenta qué personajes son reales y cuáles no. En definitiva, una edición muy completa y cuidada, una novela histórica muy elaborada y sentimental. Mis felicitaciones a Javier Pellicer.

Reseña: Lucky Luke Classics – La Coartada, de Morris y Guylouis

Editorial Kraken sigue haciéndonos vibrar como en los buenos tiempos. Llega una nueva edición de Lucky Lucke Classics, la cual cuenta con los dibujos originales que sacara a la luz el autor belga Morris junto al enorme guión de Claude Guylouis. Historias que no envejecen, como no envejece el humor y mucho menos las intrigas en el Viejo Oeste. ¿O no está claro que la novela negra, tan de moda hoy en día, es primogénita de estas historias?

Lucky Luke, el vaquero conocido por ser más rápido que su propia sombra, se enfrenta al crimen y a la injusticia. En una de las historias de este tomo, sus conocidos enemigos los hermanos Dalton, también darán que hablar. Joe, William, Jack y Averell (en orden de altura e idiotez) siguen sembrando el caos y el desorden aquí y allá, pero Lucky Luke sabe como atenderlos y ponerlos en el buen camino. En el buen camino hacia la cárcel.

Sin embargo, existen suficientes malhechores como para que Luke esté ocupado mientras Los Dalton están entre rejas. Así sucederá, por ejemplo, en La coartada, historia que inaugura el tomo y que saca a relucir los peores aspectos que enfrentan a las personas cuando hay una herencia de por medio. Athelic City es una aldea muy especial. Ciudad dispuesta a renovarse con tal de que todos sus habitantes sean felices. Olé Daltonitos es una dura afrenta (pero merecida) a los hermanos Dalton. Y en la cuarta trama, El caballo desaparecido, se dan lugar un serie de intrigas lingüísticas para las que Luke necesitará la ayuda de un caballo, que a más de un escritor que yo conozco le gustaría tener.

Tras Lucky Luke contra Pinkerton y Con la soga al cuello la editorial Kraken vuelve a la carga con nuestro personaje del Oeste más querido. Un cowboy solitario con un curioso carácter y un revólver que los malvados intentan eludir pero pocas veces pueden. Lucky Luke fue creado por el dibujante belga Morris (1923-2001) y ha contado con numerosos guionistas. Lucky Luke ha vivido más de cincuenta aventuras, reunidas en más de noventa álbumes, y el futuro promete muchas más. Lucky Luke Classics es una recopilación de las mejores. Nos hacen reír, inquietarnos en el sofá y la acción nunca muere. Exacto. Lucky Luke, un personaje brillante, que siempre estará en nuestros corazones.

Reseña: El cristiano mágico, de Terry Southern

Guy Grand, a sus cincuenta y tres años, es el típico niño grande al que le gusta gastar bromas pesadas al prójimo para, como se suele decir, echarse unas risas. El problema es que Grand es multimillonario y no repara en gastos a la hora de llevar a buen término (desde su particular óptica, por supuesto) sus disparatadas ideas. Eso sí, sea cual sea la naturaleza de sus planes, estos siempre irán enfocados a poner de manifiesto cómo el ser humano es capaz de hacer o aguantar cualquier cosa, siempre y cuando obtenga un beneficio económico adecuado.

En El cristiano mágico asistiremos a una agradable velada de té y charla insustancial (o no) entre Grand, sus ancianas tías Agnes y Esther, y Ginger Horton, amiga de la familia. Entre comentarios más o menos banales, iremos conociendo algunas de las insólitas ocurrencias del excéntrico millonario: cómo compró un cine para manipular a su gusto las películas proyectadas, el estrafalario modo en que consiguió que un campeón de boxeo se comportase en el cuadrilátero, los peculiares desodorantes que hizo que comercializara una compañía de cosméticos, etcétera. Y, como guinda del pastel, Southern nos narrará el demencial viaje que un buen número de acaudalados personajes soportó a bordo de un lujoso crucero (precisamente El Cristiano Mágico que da título a la novela), organizado con refinada crueldad por Grand como colofón (momentáneo, al parecer) a su carrera como gran bromista de los Estados Unidos.

Imagino que todo el mundo, en alguna ocasión, se ha planteado si haría tal o cual cosa a cambio de una buena suma de dinero. Y, aunque no lo admitamos públicamente, estoy convencido de que muchos estaríamos dispuestos a soportar humillaciones diversas por un buen pellizco. Es normal, ¿no? La avaricia forma parte de la naturaleza humana, y eso es algo que Southern tiene muy claro, como también resulta evidente para el autor de El cristiano mágico que el nivel de estupidez de las personas es directamente proporcional al número de las mismas que se encuentren juntas.

Grand se permite hacer aquello que  a más de uno le gustaría hacer, y representa a ese arquetípico hombre de negocios derrochador, carente de escrúpulos y de moral, al que tan fácil resulta detestar y al que, en el fondo, no podemos evitar envidiar. Sus hilarantes aventuras le sirven a Southern para criticar diversos aspectos de la sociedad norteamericana de finales de los años cincuenta, y queda claro que la visión que tenía de sus compatriotas no era demasiado halagüeña.

Siempre resulta agradable conocer un nuevo autor y disfrutar con una obra inédita de tanta calidad como la comentada (algo que hay que agradecer, una vez más, a esa pequeña gran editorial que es Impedimenta). Gracias a esta breve novela me he interesado por un autor entre cuyos méritos se cuentan el haber participado en los guiones de, entre otras, películas míticas como ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú, El coleccionista, Casino Royale, Barbarella o Easy Rider.

Ahora, tras disfrutar con las correrías de Guy Grand en papel, tendré que encontrar la manera de poder ver la adaptación cinematográfica de la novela que, con guión del propio Southern, protagonizaron Peter Sellers y Ringo Starr. Estoy convencido de que no me defraudará.