Archive for noviembre 2011

Reseña: Diástole, de Emilio Bueso

Cierro este libro y suspiro. Diástole. Había leído relatos de Emilio Bueso (relatos muy buenos) pero no su anterior novela, algo de lo que ahora me arrepiento porque como escritor siento curiosidad por ver la evolución de este autor.

Decir que Diástole es buena es ya de por sí hacerle un flaco favor. No es buena, es lo que viene después. He intentado que su lectura fuera como tomar una copa de buen vino que degusta Jérôme a lo largo de sus páginas, por eso daba tragos cortos y paladeaba con los ojos cerrados intentando analizar tan grato sabor; pero aún así, no he podido evitar el ansia de un vampiro y he tenido que destrozar la yugular de Diástole para beber salvajemente de sus palabras.

Diástole tiene momentos terroríficos, pero no es una novela de terror. Algunos pasajes rezuman romanticismo, pero no es novela rosa. Es más, si me pidieran que catalogara esta novela no sabría cómo hacerlo, solo sé que le pondría el sello de “obras indispensables de la literatura castellana contemporánea”. No crean que exagero, incluso me he tomado un par de días para escribir esta reseña sin estar embargado por la euforia, pero se ve que ha dejado impronta por mucho tiempo.

No quiero destripar el argumento, si acaso dar pinceladas:

Jêrome es un pintor. De los caóticos. De los buenos. De los yonkis. De los malditos. Malvive en un piso cochambroso, con compañeros de piso de dudosa reputación y con un trabajo de mierda. En su día fue pintor, de los buenos, pero las malas compañías primero y la heroína después acabaron convirtiéndole en un despojo. Hasta que un día recibe un encargo especial: hacer un retrato, pintarlo durante cuatro noches en una vieja mansión destartalada, como su coche. Cuatro noches en las que escuchará el relato, el fragmento de una vida que Iván tiene que contarle.

Emilio Bueso es un pintor expresionista pero de palabras. Un narrador prodigio, con una prosa envidiable y un estilo marca de la casa “Bueso”, que oscila entre el realismo sucio cuando el que nos narra es Jérôme y la prosa refinada y pulcra cuando habla Iván. Los personajes toman vida tras el papel, no vemos fuegos de artificio, sino personas de carne y hueso. Lo mejor que puedo decir como escritor es que he sentido deseos de pegar al autor de Diástole  por pura envida, y también deseos de escribir…

En definitiva, creo que ya sé a quién nominaré en los premios Nocte de terror del año que viene. Mis felicitaciones a Emilio Bueso.

Reseña: El temor de un hombre sabio, de Patrick Rothfuss

Patrick Rothfuss nos tiene encandilados. Su ópera prima, El nombre del viento fue un título de fantasía que consiguió superar todos los prejuicios del género. Consiguió no abusar de los clichés y mostró una prosa clara, sencilla y abrumadora. El temor de un hombre sabio lo vuelve a conseguir. El nivel narrativo vuelve a ser potente. Superior a la primera novela en muchas ocasiones. Kvothe sigue buscando venganza, Denna apareciendo y desapareciendo cuando le parece, Ambrose creando problemas a nuestro héroe y el día a día en la universidad haciéndolo todo más pesaroso.

La historia continúa exactamente donde acabó El nombre del viento. Seis meses después de que Kvothe y Denna se las vieran con el draco herbívoro con adicción a la resina de denner. Pero en esta ocasión, Kvothe necesitará la ayuda del prestamista Devi para poder pagar la matrícula del nuevo curso en la universidad. Lo que le supondrá un aprieto de cuidado.

En El temor de un hombre sabio vamos a encontrar muchas más localizaciones. Kvothe se ve obligado a abandonar la Universidad y tendrá que viajar lejos de su nuevo hogar. La búsqueda de los Chandrian lo llevará a vivir intrigas en la corte del maer Alveron y a viajar hacia las lejanas tierras de Ademre, donde habitan los mercenarios adem, para aprender allí extraño lenguaje de signos y los misterios del Lethani, una disciplina muy particular que afecta los cimientos de la conducta de estos. Nuevas localizaciones que Kvothe tendrá que recorrer y cuyos movimientos sufriremos a su lado.

En definitiva, más de mil doscientas páginas de entretenimiento, de mantener al lector en vilo, deseando buscar un hueco en su tiempo libre para coger de nuevo el libro y así continuar sumergido en las aventuras del gran maestro de maestros Kvothe.

Casi tres años después de que se publicara en nuestro país El nombre del viento, una auténtica novela y espléndido libro de fantasía que consiguió volar hasta las primeras posiciones de las listas de los más vendidos, que su portada llenara escaparates de cualquier librería de nuestro país y que llegara a la friolera de más de veintidós ediciones publicadas; ahora, llega la hora de El temor de un hombre sabio, el segundo día de las crónicas del asesino de reyes, en el que nuestro maestro preferido alcanzará la madurez en muchos sentidos y seguirá recorriendo el mundo para acabar con los Chandrian, los seres que asesinaron a su familia por contar historias que no debía.

La historia de Kvothe, la que nunca debíais haber escuchado, ha vuelto. Uno de las mejores historias, de los mejores personajes que me he encontrado a lo largo de mi vida como lector.

Patrick Rothfuss nació en Madison (Wisconsin) en 1973. Fue profesor adjunto de lengua y literatura inglesa en la Universidad de Wisconsin, Stevens Point. El éxito de su primera novela, El nombre del viento –primer volumen de la trilogía Crónica del Asesino de Reyes–, le ha permitido dedicarse exclusivamente a escribir. Se ha publicado en más de treinta países y se considera el debut más fulgurante en literatura fantástica de los últimos años. Obtuvo el Premio Quill al mejor libro de literatura fantástica. Amazon lo seleccionó entre sus diez «joyas ocultas» de 2007.

El temor de un hombre sabio, se publicó en marzo de 2011 en el mundo anglosajón. Debutó la primera semana de su lanzamiento en el n.º 1 de The New York Times y en el n.º 2 de The Times, y fue libro recomendado del mes en Amazon, donde era uno de los títulos más vendidos desde un mes antes de su publicación.

Actualmente Patrick Rothfuss está empezando a revisar la tercera entrega, provisionalmente titulada The Doors of Stone (Las puertas de piedra).

Reseña: El síndrome E, de Franck Thilliez

Un antiguo amante de la teniente de policía Lucie Henebelle se queda ciego tras ver una extraña película antigua. Mientras tanto, el descubrimiento de cinco cadáveres brutalmente mutilados a orillas del Sena hace que el comisario Franck Sharko, retirado desde hace tiempo, se reincorpore al servicio para investigar el caso. Ambos hechos, separados por cientos de kilómetros de distancia, guardan una insólita relación  que hará que Henebelle y Sharko (ya sea por separado o, con el tiempo, uniendo fuerzas) se muevan por Francia, Bélgica, Egipto y Canadá intentando descubrir qué se esconde tras el misterio del síndrome E.

Hace no demasiado tiempo tuve la suerte de leer El ángel rojo, debut literario de Franck Thilliez publicado en castellano por el sello editorial Marlow (perteneciente a Edhasa). Recuerdo lo mucho que disfruté con la novela, y el deseo de tener de nuevo ocasión de sumergirme en las desventuras del comisario Sharko. Han pasado tres años y, por fin, de la mano de Destino he podido reencontrarme con el torturado policía francés. No obstante, por el camino han quedado algunas novelas inéditas con distintos casos del comisario (como Deuils de miel), así como la presentación de la teniente Henebelle (La chambre des morts). Novelas que confío se publiquen algún día en España.

Y es que leer a Franck Thilliez es uno de esos grandes placeres que uno desearía poder repetir con mayor frecuencia. Como bien se ejemplifica en El síndrome E, sus personajes son tremendamente humanos, con inseguridades y problemas de todo tipo (en el caso de Sharko, resulta curioso ver cómo su esquizofrenia se manifiesta a lo largo de la novela en forma de visiones de una jovencita que le incordia continuamente). Tanto Sharko como Henebelle tienen heridas que desean sanar, y ambos encuentran sentido a sus vidas por medio de la persecución del mal absoluto.

La trama de la novela (que encuentro fascinante) es compleja, pero se desarrolla justo al ritmo adecuado para no resultarlo en exceso. Todo el proceso de investigación, cada indicio que conduce a un nuevo y sorprendente descubrimiento, está narrado de forma fluida y con un ritmo que hace prácticamente imposible abandonar la lectura.

Con abundantes referencias basadas en hechos reales (especial relevancia tienen aquellos aspectos de la trama que se apoyan en ciertas terribles investigaciones llevadas a cabo por la CIA durante los años sesenta), la ficción de la novela goza de un aire de verosimilitud que acrecienta el malestar que va aumentando en nuestro interior página tras página.

La historia que narra El síndrome E acaba de modo brusco e inesperado, con un tremendo cliffhanger que dejará al lector con el alma en un puño. Afortunadamente, Destino anuncia que la continuación (Gataca) aparecerá en enero del próximo año. Confío en tener la oportunidad de reseñarla en esta misma página.

Mirando a las estrellas, de A. F. Black

“Charlie” Manley vive en Winter Palms, Florida. Inmigrante jamaicano y buena persona, solo busca una existencia pacífica, lejos de las complicaciones del mundo moderno.

Pero, aunque sus ambiciones son sencillas, la fortuna no lo acompaña y pronto se ve convertido en el principal sospechoso de un crimen que o relaciona con las raíces del vudú más oscuro y sangriento.

Porque, si algo tiene el bueno de Charlie, son las promesas y juramentos que lo atan. Unos juramentos que le impiden volver la espalda a los suyos. Sean cuales sean las circunstancias. O las consecuencias.

Pocos escritores hay en el género de lo fantástico que sepan crear entornos como lo hace A.F. Black. Sus personajes, complejos y rebosantes de vida, se integran a la perfección en contextos que el autor dibuja con meticulosos trazos y cruel realismo. Mirando a las estrellas es una obra compleja, de múltiples sabores, que sacia al lector exigente en busca de algo más que una trama lineal de fácil resolución.

Gabriella Campbell

Una novela altamente original, una muy lograda mezcla de novela negra-fantástica-realista, con un argumento cuidadosamente concebido y un ritmo que se va haciendo vertiginoso; pero es mucho más que esto: un recorrido apasionante y a veces fantasmagórico por unos barrios marginales de Florida, maravillosamente ambientados, y por la mente de un protagonista inusual e inolvidable, un inmigrante jamaicano condenado a seguir –o quizás a crear– su propia leyenda mientras intenta cumplir promesas ancestrales hechas a un amigo asesinado. ¿Una novela que podría haber escrito David Lynch?

Steve Redwood

En la web de la novela tenéis toda la información sobre la misma, booktrailer, anticipo editorial, booktrailer y mucho más: http://www.grupoajec.es/Mirandoalasestrellas/

The Awakening

Ambientado en los años 20, The Awakening es un thriller sobrenatural inquietante y conmovedor en iguales dosis. Rebecca Hall (Vicky Cristina Barcelona) encabeza un reparto que completan Dominic West (300, The Wire) e Imelda Staunton (El secreto de Vera Drake, Harry Potter y las reliquias de la muerte) entre otros.

Ambientada en una Inglaterra posterior a la Primera Guerra Mundial, nos narrará la historia de Florence Cathcart (Hall), una escéptica especialista en sucesos paranormales que es contratada por el director de un internado (Dominic West) para que investigue la posibilidad de que el edificio esté encantado. Cuando todo apunta a que no es así y la protagonista está decidida a abandonar la investigación, sufre un encuentro poco usual que la llevará a quedarse en el internado para intentar aclarar la situación y descubrir qué se esconde tras esos acontecimientos.

The Awakening ya fue presentada en el pasado Festival de Toronto, donde tuvo una acogida bastante aceptable. Aunque la historia tampoco parezca algo realmente novedoso, puesto que no deja de ser el típico argumento de una mansión encantada que tantas veces hemos visto, que haya tenido esa aceptación sin duda es un punto positivo que podría significar que no está del todo mal, o al menos que tiene algo diferente a cintas anteriores.

Reseña: Hellhole, de Brian Herbert y Kevin J. Anderson

La Constelación es un imperio formado por los veinte planetas que integran lo que se denomina las Joyas de la Corona, y por otros cincuenta y cuatro mundos ubicados en la Zona Profunda. Todos ellos son regidos con mano de hierro por la Diadema Michelle Duchenet, ya anciana pero incapaz de renunciar a su insaciable sed de poder. Sin embargo, son los primeros (dominados por diversas casas nobiliarias) los que ostentan una posición de privilegio y exprimen al resto con impuestos abusivos.

Han pasado diez años desde que el General Tiberio Adolphus encabezara una rebelión contra la Diadema Duchenet, rebelión que estuvo a punto de tener éxito pero que fracasó en el último momento gracias a una inteligente (aunque poco honorable) artimaña del Comodoro Percival  Hallholme. Exiliado desde entonces en un remoto planeta bautizado con el apellido del hombre que le derrotó (aunque denominado por sus habitantes Hellhole, “agujero infernal”), Adolphus ha ido fraguando un plan que le permitiría acabar con el monopolio sobre los viajes espaciales que ejerce la Diadema. Pero poco antes de que llegue el día en dicho plan se lleve a cabo, un sorprendente descubrimiento relacionado con el pasado de su planeta de exilio revolucionará las vidas de los habitantes de Hellhole… y quizá las de los habitantes de toda la Constelación.

Kevin J. Anderson es un autor prolífico que ha encontrado en su asociación con Brian Herbert un enorme filón creativo. Tras escribir al alimón casi una docena de precuelas y secuelas de la saga de Dune (obra magna de Frank Herbert, padre de Brian), ambos autores inician con Hellhole una trilogía de ciencia-ficción con evidentes semejanzas con la obra de Herbert padre. Nos encontramos entre las páginas de esta novela a una “emperatriz” despótica, poderosas casas nobiliarias enfrentadas por el poder, e incluso una sustancia (el mineral iperión, indispensable para realizar viajes hiperlumínicos seguros) cuyo control ambicionan diversos nobles. Quien haya leído cualquiera de los libros ambientados en el universo de Dune advertirá enseguida los parecidos.

Sin embargo, tales similitudes son tan sólo el armazón a partir del cual Anderson y Herbert construyen una historia absorbente, poblada por numerosos e interesantes personajes, en la que los distintos puntos de vista de los mismos pintan un fresco de proporciones épicas. Evidentemente, a quien le gusten las historias centradas en las novelas de Frank Herbert disfrutará enormemente con Hellhole, pero cualquier lector aficionado a la buena space opera encontrará la novela tremendamente entretenida.

Como es signo de los tiempos, esta es la primera entrega de una trilogía. Si no se producen cambios, la historia continuará en Hellhole Inferno (¿2013?) y Hellhole Impact (¿2015?). Ojalá los co-autores se pongan las pilas y no tarden tanto en ofrecernos la siguiente novela de la serie. Y crucemos los dedos para que Minotauro se encargue nuevamente de su edición en nuestro país.

Reseña: Perturbado, de Paul Harper

¿Cómo os sentiríais si alguien conociera vuestros secretos más íntimos? Me refiero a los que guardáis en lo más profundo y puede que os atormenten. Sería una sensación horrible ¿verdad? Sentirse tan vulnerable ante otra persona. Ante un desconocido. ¿Y si esa persona pudiera utilizar esos secretos para acabar con vosotros? O mejor dicho para que vosotros acabarais con vosotros mismos.

Qué compleja la mente humana. Guardando dentro de ella secretos que podrían llegar a destruirnos. ¿Y utilizar esto como un arma? ¿Por qué no? Vencer a nuestros enemigos entrando en su mente y descubriendo horribles secretos que acabarían con ellos. ¿A que no suena tan disparatado? Pues esta posibilidad se ofrece en esta inquietante historia donde un siniestro personaje, que carece de cualquier escrúpulo o sentimiento, utiliza ese terrible poder que ha adquirido tras muchos años de experimentos y torturas para destruir la vida de las personas que se convierten en objetivos de tan terrible experimento.

En Perturbado, Marten Fane parece no existir y sólo se le puede encontrar si él quiere ser encontrado. Rodeado de un gran misterio solo acepta casos poco comunes. Trabaja casi en los límites de la ley arropado por un equipo especializado. A sus manos llega el inquietante caso de una psicoanalista: dos de sus pacientes, las dos mujeres, que no se conocen entre ellas, parecen estar viviendo una relación extramarital con el mismo hombre. Un hombre que conoce íntimamente cada uno de sus más oscuros y secretos deseos sexuales y que los hace realidad con ellas. Un hombre que parece penetrar en sus mentes y subyugarlas por completo. ¿Cómo ese hombre ha conseguido los historiales de esas dos mujeres? ¿Y por qué? ¿Han sido elegidas al azar o por el contrario este sádico sabía bien quiénes eran?

Un caso que aunque en un principio parecía solo la obra de un sádico sexual se va convirtiendo en algo que puede ser mucho más peligroso de lo que parecía al principio. ¿Experimentos mediante la manipulación de nuestra mente?  Poderosas organizaciones, algunas secretas, que quieren el control a costa de cualquier precio. Un poder que puede ser ilimitado y que en manos equivocadas también terrorífico. ¿La ambición no conoce fronteras?

Bienvenidos a un mundo de intriga y traición donde sin quererlo ni saberlo somos parte importante. Un mundo donde nos encontramos perdidos por culpa de nuestros más ocultos secretos.

Reseña: El arte de Alejandro Colucci

En mi opinión, así como Alan Lee nació para ilustrar los libros de Tolkien, Alejandro Colucci nació para ilustrar las mejores novelas actuales.

Nadie mejor que él para reflejar esos personajes que tanto dicen con el primer impacto. Sus ilustraciones saben reflejar lo que el libro quiere transmitir. Personajes principales que se muestran al lector y brillan en cada librería como una estrella nueva en el firmamento.

Durante la lectura de El arte de Alejandro Colucci, mis ojos se han visto maravillados por las mejores portadas del autor hasta el momento. El libro en general es espléndido. Una joya en calidad e imaginación de un autor que escogió el camino correcto en su vida, me atrevería a decir. El tomo cuenta con una introducción del conocido escritor Juan Ramón Biedma y posteriormente con unas palabras del propio señor Colucci. Después ya podemos empezar a sumergirnos en la fantasía, el surrealismo y las imágenes que enturbian nuestra mente. Bocetos y ensoñaciones a color, blanco y negro o sepia. Personajes muertos, vivos y también seres que mezclan los dos bandos. Portadas de cientos de libros que hablan por sí solas. Plebeyas sugerentes, mezcladoras de veneno en la intimidad. Guerreros vigorosos deseando dar muerte a sus contrincantes. Zombis corruptos llenos de instinto asesino. Sangre. Personajes de época y malandrines…

Libro manual para soñadores, ventana abierta a la mente del lector. Compendio muy a tener en cuenta. Esbozos que algunos no dudaremos en contemplar día tras día como una galería de arte en nuestra biblioteca. Imágenes para perderse en ellas. Maravilla que Dolmen Editorial ha tenido a bien publicar, para que podamos deleitarnos en el sofá de nuestro salón.

Alejandro es ilustrador oficial de la Línea Z de Dolmen desde sus inicios, pero además ha ilustrado novelas de autores como Anne Rice, Mario Puzo, Michael Moore, César Vidal, Katherine Neville, Tom Wolfe, James Ellroy y C.S. Lewis. Si observáis con atención vuestras librerías, probablemente dispongáis de alguna portada, de un “Coluccci”, en vuestra biblioteca.

Oí decir que un amigo lector compraba sus libros sólo por las portadas de Colucci. ¿Qué mejor demostración de calidad que esa?

Reseña: El apocalipsis de los muertos, de Joe McKinney

Durante dos años, la costa de Texas ha permanecido en cuarentena. Tras una serie de inundaciones provocadas por varios huracanes, un terrible virus infectó a la población, haciendo que los muertos volvieran a la vida, y el gobierno estadounidense optó por contener la infección aislando la zona afectada. Así, tras los muros que se alzaron apresuradamente, quedaron tanto los infectados como todos aquellos que no consiguieron abandonar el área a tiempo.

Ahora, tras esos dos años de aislamiento forzoso, un barco con un grupo de supervivientes burla la vigilancia de la guardia costera y atraviesa el bloqueo. Pero, cuando alcanzan la costa, todos los que se encuentran a bordo han sucumbido al virus. La epidemia vuelve a amenazar a Norteamérica y, en esta ocasión, será imposible controlarla.

El Apocalipsis de los muertos es la segunda incursión de Joe McKinney en el género zombi, tras la inédita en España Dead City, pero puede leerse de forma completamente independiente. En esta novela coral, asistimos a las peripecias de un nutrido grupo de personajes de lo más variopinto: el ex presidiario Billy Kline, el agente de policía jubilado Ed Moore, el periodista Ben Richardson, el antiguo miembro de las fuerzas especiales Michael Barnes… Todos ellos y unos cuantos más se moverán por un país devastado por los muertos vivientes, luchando por sobrevivir y enfrentándose no sólo aquellos, sino también a grupos de no infectados que abrazan la anarquía y resultan más peligrosos que los propios zombis.

En el horizonte, la esperanza que supone una comunidad fundada por el predicador Jasper Sewell y su “Familia”, un grupo de fanáticos religiosos perfectamente organizados pero que esconden más de un inquietante secreto. Y, al mismo tiempo, en una instalación militar cercana el comandante médico Mark Kellog hace prueba tras prueba a Nate Royal, la única persona hasta el momento que ha sido mordida por un infectado y no ha desarrollado el virus.

Nos encontramos ante una excelente novela que no sólo ofrece acción y tensión a raudales, sino que también encierra en sus páginas críticas al fanatismo religioso (tan presente en determinadas zonas de los Estados Unidos), junto con varios ejemplos de la tan conocida máxima “el hombre es un lobo para el hombre”. Con personajes tan carismáticos como Ed Moore (al que no puedo evitar imaginar como a un sesentón Clint Eastwood) o Michael Barnes, y variadas e interesantes subtramas que acabarán por confluir en las últimas páginas de la obra, El Apocalipsis de los muertos es la típica novela que se lee de un tirón y se disfruta de principio a fin.

Si la novela se vende bien, no estaría de más que se publicasen tanto la ya citada Dead City como la reciente Flesh Eaters, ambas de lectura independiente y, a juzgar por las críticas que he podido leer, tan interesantes como la que nos ocupa. A ver si hay suerte…

Reseña: El Aviso, de Paul Pen

¿Creéis en el destino? ¿En las cosas predeterminadas? ¿En que si algo tiene qué pasar pasará y no podréis hacer nada por impedirlo aunque lo intentéis? ¿Qué desolación e impotencia verdad? Y más cuando ese conocimiento os lleva a una obsesión y a una especie de locura que haría que vuestra vida sufra terribles consecuencias.

No recuerdo la última vez que leí una novela negra. Debo admitir que nunca me ha atraído especialmente éste género. Pero cuál ha sido mi sorpresa cuando me he encontrado con una historia que ha captado de inmediato toda mi atención y me ha hecho sentir tantas cosas, aunque la mayoría de ellas no fueran agradables…

¿Os imagináis saber desde casi el principio del libro que algo terrible va a ocurrir y que se podría evitar pero que a medida que pasa la historia y a pesar de todos los esfuerzos ese final feliz cada vez parece menos probable? Creo que es uno de los libros que he leído donde más impotencia he sentido. Quizás saber lo que va a pasar no es suficiente para cambiar el destino. Muchos factores ajenos a nosotros influyen y pueden ser muy poderosos. ¿Estamos a merced de ese destino? ¿Es una lucha inútil enfrentarnos a él? ¿No somos dueños del nuestro? ¿O solo somos simples marionetas a merced de un juego macabro a veces?

En El Aviso, Aarón descubre después de un atraco a una de las tiendas más antiguas de la localidad de la sierra de Madrid donde vive y donde es gravemente herido su mejor amigo durante este un hecho increíble e inquietante. No es la primera vez que se produce un atraco de esas características en esa tienda. Ni la segunda, ni la tercera… A lo largo de los años se ha producido varios atracos de características muy similares: cinco personas presentes en el momento en el que se produce el atraco, de una edad determinada y siempre acaban con la muerte de una de ellas. A partir de ese momento Aarón se obsesiona con este asunto y llega a la terrible conclusión de que dentro de nueve años se volverá a producir otro atraco similar y que esta vez la víctima será un niño. Empieza entonces una carrera desenfrenada por evitar la muerte de ese niño. Pero el destino quizás sea inevitable y nada evite el nefasto desenlace. Las cartas del destino están echadas.

Una historia donde nos vemos cara a cara con el destino. ¿Quién ganará? Una historia donde el lector se encuentra en primera fila y conoce desde el principio, todo lo que sucedió en el pasado (cuando recuerda el extraño suceso) y todo lo que sucede en el presente (donde la futura víctima es principal protagonista). ¿Y qué consigue el autor con esto? Pues mantener en vilo al lector desde el principio. No dejar ni por un momento apartar la atención de lo que pasa en la historia haciéndole partícipe de todos los detalles pero sin ninguna oportunidad de intervenir.

¿Te dejarás atrapar por esta historia aún arriesgándote a sentirte en parte cómplice de sus consecuencias?