Reseña: Última Ronda, de Tim Powers

ultimarondaFue ganadora de los premios World Fantasy y Locus a Mejor Novela de Fantasía en 1993. Veinticinco años después Gigamesh saca está nueva edición con una presentación maravillosa escrita por Ester Cuenca. Antes de empezar, permitidme, amigos lectores, que os pegué un trozo de una entrevista que le hice hace dos años al gran Tim Powers. Le preguntaba por el personaje que mueve en sí toda la novela, el mito del Rey Pescador.
S: ¿Qué puedes decir sobre el Rey Pescador? Tengo la sensación de que disfrutó mucho creando este personaje.
TP: Lo interesante de Fisher King es que es a la vez una figura tan conocida y desconocida al mismo tiempo…, un personaje tan evocador. ¿Por qué a menudo se le describe como pescando en un arroyo? ¿Por qué siempre tiene una herida no cicatrizante que lo vuelve estéril? ¿Por qué se debe hacer una determinada pregunta sobre él, pero de ninguna manera hacer una pregunta diferente en particular? Todas las pocas cosas que sabemos sobre él a partir de los mitos implican una gran historia. Pero solo obtenemos algunos fragmentos inconexos de esa historia. Es el poderoso misterio lo que me fascina de él…

Empiezo. Para que os situéis un poco sobre la mitología de Última Ronda, redescubriremos en las primeras páginas del libro que esta leyenda (también conocida como el Rey Herido o el Rey Malvado) es anterior al cristianismo con raíces en la mitología céltica. Aquí, en Las Vegas, Georges Leon es quien mueve el submundo del juego más allá de las reglas. Sabe que la vida no es simplemente dinero, por eso en el juego busca otra cosa: lo que jamás deberías apostar. Nada es casualidad, ni siquiera que la mítica partida llamada “Asunción” deba jugarse el Día de Pascua. Desde siempre sabemos que los ciclos en algunas religiones marcan el inicio de un nuevo año o era mediante un sacrificio ritual…

Por otro lado, Scott Crane, asediado por las deudas de la hipoteca, regresa a las cartas después de once años sin jugar. Viudo, con cuarenta y siete años, sólo tiene el consuelo de su vecino Archimedes Mavranos, enfermo terminal, que busca en las estadísticas matemáticas y en la magia una cura. Scott fue uno de los que jugó la misteriosa partida llamada “Asunción” en 1969 en el lago Mead donde perdió algo más que sus dólares. El Día de Pascua se acerca y el vencedor de entonces exige lo que ganó. Sabe que nada puede ya hacer, pero lo que le preocupa de verdad es la vida de su hermanastra Diana, asediada por sicarios. Ozzie, jugador supersticioso y padrastro de Scott (quien le enseño a jugar al póker) junto a su vecino Archimedes, se le unirán para intentar salvar a la chica. Mientras tanto el Rey Pescador lo espera para cobrarse su deuda y seguir siendo el amo de Las Vegas por mucho, mucho tiempo.

Vais a leer lo que para mí es ahora mismo es el mejor libro que he leído desde que empezó el año y uno de los que guardaré en mi memoria para siempre. No es sencillo escribir con unos mínimos de inteligibilidad, cuesta poco y se llama tener la idea clara y saber desarrollarla. Tim Powers lo tiene, escribe de una forma tan limpia que todo se entiende sin necesitar una relectura. Da igual qué mitología te narre, la simbología que use o complejos conceptos matemáticos y físicos; Tim, acaba explicándote todo, dejándote pistas y dudas, pero resolviéndolo en los siguientes capítulos. No os asustéis, ya lo dije anteriormente, lo podréis entender con una facilidad asombrosa, él quiere que no perdáis nada de la historia que cuenta. Tendréis controlados desde el principio a los protagonistas principales, pero recordad: estamos en una partida de póker, hay más jugadores, cada uno de ellos tutelado por su propia carta o figura simbólica.

Una vez más, nuestro autor mezcla historia, mitología y realidad con una habilidad extraordinaria. Desde un hotel, siguiendo las pautas de nacimiento/muerte/resurrección de varias religiones, a la simbología de la rosa, pasando por teorías matemáticas, una de ellas la del matemático Mandelbort, entre varias más que iréis encontrando en todo el libro. Junto a fragmentos de La Tierra Baldía, de T.S. Eliot.

Última Ronda se basa en el azar junto a una curiosa baraja de póker en la que se han incluido cartas del tarot. No faltaran las típicas enseñanzas de saber leer en la cara de los jugadores, al fin y al cabo, valen tanto unas buenas cartas como hacer creer a tus adversarios que las tuyas son mejores. Nuestro protagonista no controló entonces, no supo retirarse a tiempo y ahora pagará por eso. Aunque Tim Powers sí lo hizo con este maravilloso libro.

Solo puedo recomendarlo a rabiar, pocas veces vais a leer una partida de póker tan especial, tan bien escrita, simplemente inolvidable.

2 comments

  1. Filomena dice:

    Very good post. I absolutely love this website.
    Stick with it!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *