Archive for septiembre 2011

Alquilo habitación para cambiar tu vida, de Jane Green

Nan Powel adora su libertad. Viuda desde hace años, su familia ha volado del nido y ella se siente muy afortunada por poder vivir en el que ha sido su hogar desde siempre, una amplia residencia en la misma orilla de la playa. Pero su felicidad se ve amenazada cuando descubre que mantener una casa es terriblemente caro. Por eso no le queda más remedio que alquilar habitaciones durante la temporada de verano.

Poco a poco, la casa de Nan se llena de gente que lleva en su equipaje una carga mucho más pesada que la de un simple veraneante. Uno de los inquilinos es Daniel, un hombre recién divorciado y con dos hijas, que deberá enfrentarse a un secreto que ha guardado durante años. También llega hasta allí Daff, madre soltera de una adolescente cargada de ira. Risas, lágrimas, reproches, verdades… La casa de Nan rebosa de vida gracias a este incesante ir y venir de personas que buscan una salida a su propia encrucijada.

La historia de una mujer que convierte su casa en un hotel de verano y cambia la vida de sus atormentados huéspedes… hasta que una visita dará un golpe de timón a la suya propia. Una bellísima novela sobre la amistad, el amor y la importancia de los momentos que cambian para siempre nuestro destino.

Autora: Jane Green
Editorial: DeBolsillo
Género: Chick lit
Fecha: Septiembre 2011
Formato: Bolsillo, Rústica

Reseña: Conan, la imagen de un mito, de Manuel Barrero

Conan, la más famosa creación literaria de Robert E. Howard, es desde hace tiempo uno de esos personajes de ficción (como Tarzán, Sherlock Holmes, Drácula y tantos otros) dotados de unas características definitorias que los hacen fácilmente reconocibles para cientos de millones de personas por todo el mundo.

Desde que el primer relato con el cimmerio como protagonista viera la luz en la revista Weird Tales en 1932, la figura del bárbaro ha trascendido lo literario para aparecer en cómics, ilustraciones de los mejores artistas fantásticos, películas, series televisivas de imagen real y animación, videojuegos, etc. En Conan, la imagen de un mito, Manuel Barrero nos ofrece un recorrido a través de la evolución del personaje por todos esos ámbitos, partiendo de los relatos originales de Howard y concluyendo con la película recientemente estrenada en nuestros cines.

En el libro, profusamente ilustrado tanto con fotografías como con muestras del trabajo de los diversos ilustradores que han plasmado en papel al cimmerio, Barrero no se limita a hablar de Conan. Realiza un erudito recorrido por la obra de Robert E. Howard, analizando tanto las influencias del escritor tejano como el impacto que sus historias tuvieron en autores posteriores. Asimismo, presta especial atención a lo que él denomina cine de fantasía heroica, ofreciendo un amplio muestrario de películas anteriores al primer Conan fílmico  y enumerando los abundantes filmes posteriores englobables en el subgénero.

Conan, la imagen de un mito aparece en el mercado en el momento en el que el bárbaro por excelencia vuelve a estar de plena actualidad, pero no se trata de una obra coyuntural para aprovechar el tirón de la última película. Se trata de un estudio serio y riguroso, realizado con esmero, que aportará una nueva visión del personaje a todos aquellos que sólo lo conozcan por sus apariciones en el cine.

Conan es un icono habitualmente malinterpretado, un personaje con una riqueza de matices que se han ido diluyendo en las diversas encarnaciones multimedia que ha conocido durante décadas. El libro de Barrero resulta una obra imprescindible para conocer qué se esconde tras el estereotipo, y para comprender la evolución del cimerio desde sus inicios como héroe pulp hasta su transformación en icono cinematográfico.

Reseña: ¡Yotsuba! , de Kiyohiko Azuma

¡Yotsuba! Ha sido para mí un magnífico descubrimiento. Es el típico ejemplo de: «Cuando el río suena…, agua lleva».

A mi alrededor, decenas de almas me recomendaban incesantemente acercarme a las aventuras y desventuras de una de las niñas más simpáticas y graciosas que he encontrado dentro del manga japonés. Por no decir del mundo del cómic.

¡Yotsuba!, es una niña de cinco años, llena de inocencia y curiosidades. El mundo que la rodea tira de ella y la lleva a situaciones desesperantes, tiernas, la mayoría llena de trastadas. En una misma página, podremos llegar a conmovernos o soltar una carcajada, esa es la fuerza de este cómic. Aquí no hay poderes, ni predominan las luchas entre superhéroes megapoderosos e indestructibles; lo que hace grande a esta obra, es que con las aventuras de una niña pequeña, podemos pasarlo bien durante toda la historia. Yotsuba es mágica, divertida y va acompañada por su padre, al que podríamos catalogar como una persona altamente despistada. Lo que provoca que Yotsuba se meta en algún que otro lío. Su padre trabaja haciendo traducciones (o diseñando atracciones, como asegura Yotsuba), por lo que puede compartir bastantes momentos con la pequeña.

Un magnífico cómic. Un elenco de personajes maravilloso. Una historia que entusiasma desde el primer número. Un argumento que encantará a aquellos a los que les gusten los niños. Gustará a los que son padres y a los que tengan pequeñazos a su alrededor.

Si necesitas sonreír, recuperar la alegría, cuando crees que ya no existe los momentos divertidos de la vida cotidiana. Haz de saber sobre ¡Yotsuba!

Norte Oscuro, de Gillian Bradshaw

Año 208 d.C.
La paz en el norte de Britania hace tiempo que no es más que una ilusión. Las tribus bárbaras del otro lado del muro de Adriano son cada vez más agresivas y amenazan con invadir el territorio romano, de manera que al emperador, Septimio Severo, no le queda más opción que atacarlas con su poderoso ejército. Memnón sirve en una unidad de caballería auxiliar, y está especializado en rastrear el terreno. El soldado se toma esta invasión como todo en la vida: de forma ligera y sin pensar demasiado en las consecuencias.

Pero, nada más llegar a la isla, se ve obligado a salvar la vida al secretario personal del emperador y a una de las sirvientas de la emperatriz, que han sido capturados por los bárbaros. Será entonces cuando comience a vislumbrar las batallas internas de la corte, las intrigas y traiciones que pueden dar al traste no sólo con la campaña del emperador, sino también con la misma vida de Memnón.

Dependerá entonces de la ayuda de sus amigos, de su propia astucia y su capacidad de supervivencia si quiere evitar una masacre que amenaza con llevar una guerra civil a las mismas calles de Roma.

Gillian Bradshaw, autora de la aclamada EL FARO DE ALEJANDRÍA, vuelve a
sorprendernos con una historia apasionante, que nos trasladará una época tan
desconocida como atractiva. Gillian Bradshaw es una de las escritoras más importantes de la narrativa histórica anglosajona. Nacida en Estados Unidos, se crió en Washington, Santiago de Chile y Michigan, y reside actualmente en el Reino Unido. Saltó a la fama con su primera novela, The Hawk of May (de próxima publicación en esta editorial). En nuestro país es conocida, sobre todo, por ser la autora de EL FARO DE ALEJANDRÍA, todo un éxito de ventas y crítica. Ésta es su segunda novela publicada con Pàmies después de RODAS, LA HIJA DEL SOL, que se desarrollaba en el siglo III a.C. en el Mediterráneo oriental.

Entrevista a Alberto Marini

Hoy, en Crónicas Literarias, tenemos el grandísimo placer de entrevistar a Alberto Marini, guionista de la película Romasanta dirigida por Paco plaza, productor de Rec y Rec 2. También es el guionista de Mientras duermes, que llegará a la gran pantalla el 14 de octubre. Además, Marini publicará la novela homónima el 15 de septiembre.

Hola, Alberto, ¿puedes hablarnos sobre ti antes de nada? Cuáles son tus aficiones, a qué dedicas el tiempo libre…

En mi tiempo extra laboral me muevo más que nada entre muñecas, princesas, parques infantiles y cumpleaños de menores de cinco años: es lo que conlleva tener dos niñas. Si después hablamos de “mi” tiempo libre, ese espacio muy limitado cada vez más en vía de extinción, pues no soy muy original: me gusta ver películas, hacer algo de deporte, seguir el futbol. No leo tanto como debería  y me gustaría, pero se debe a que por trabajo me paso muchas horas al día leyendo guiones… y acabo derrotado.

Las dos aficiones son viajar, en este caso siempre con mi mujer, para descubrir sitios donde no hemos estado nunca y cuánto más lejos, mejor; y la Juve. Muy a mi pesar, soy un hincha de lo más básicos que haya. Tengo dos niñas, pero si hubieran sido niños (y siempre tras haber ganado la negociación con mi mujer), se habrían llamado Alex y Pavel.

Primero dediquemos unas cuantas preguntas a tu faceta como guionista. ¿Cuáles son tus referentes en cine?

Ahora y cada vez más los guiones en los que me involucro son obras por  encargo, por lo que es mejor dejar de lado mis referentes personales y buscar los referentes que mejor le vienen al proyecto en concreto. En base a género, target, presupuesto de producción, visión del director y del productor, los referentes cambian.

En cuanto a Mientras Duermes fue una excepción porque lo escribí en “spec”, sin ningún encargo, a mi cuenta y riesgo para después moverlo con libertad. Aquí los referentes se acercan mucho a mis gustos personales, a los thriller oscuros y al cine noir: “Le jour se leve”, “La Mano Que Mece la Cuna”, “Retratos de un asesino”, “Man-hunter”, pero también filmes más abiertos, como “El escritor” de Polansky o “Millennium”.

A la hora de escribir un guión, ¿cómo es el proceso? ¿Qué es lo que te resulta más difícil?

La cosa importante es ser consciente de que el guión, en sí, es un simple instrumento. No tiene dignidad de “obra”, como una novela o, en cierto modo, una pieza teatral. El guión es un medio para que la gente que viene después, en el proceso de producción, pueda confeccionar una película. Por lo tanto la cosa más importante y más difícil, al menos para mí, es llegar a entender bien las intenciones del director, o la voluntad del productor, para poderlas traducir en descripción de acción y diálogos.  No tiene sentido ir en contra del director, a pesar de que estés convencido de que lo que tú piensas es mejor. En este sentido, es más fácil escribir por encargo, porque cuando lo haces en “spec” tienes que imaginar cuál será la visión de los profesionales que llevarán el guión a la pantalla.

La otra dificultad, más objetiva, es la limitación que tiene la escritura en cuanto a tiempos y espacio. Todo lo que se escribe tendrá que ser después trasladado a imágenes en movimiento, en bloques de secuencia, y no solo eso, sino con los medios reales con los que contará la producción. Tener ciertas ideas de números (costes de producción), creo que ayuda.

¿Cómo es trabajar con Paco plaza y Jaume Balagueró?

Acabé trabajando con los dos a través de Filmax, cuando estaba en el departamento de desarrollo. Con Jaume, ya había visto “Los Sin Nombre” y me hacía mucha ilusión porder trabajar con ese director. Paco, por el contrario, estaba con su opera prima, “Second Name”, y, a priori, era una caja de sorpresas. No me llevé ningún chasco, sino todo lo contrario.

Con los dos he acabado siendo amigo. Hay mucha confianza, para lo bueno y para lo malo. Cuando lo pienso, creo que soy muy afortunado por poder tener esta relación con los dos, para poderme empapar, en barra libre, de su experiencia, consejos, visión.

Los dos son personas muy fáciles. No digo que no nos hayamos enfrentado nunca, pero siempre ocurre porque, cada uno a su manera, vela por sus películas de manera casi maniacal. Viven por las películas que hacen.

¿Hay alguna anécdota para contarnos del rodaje de Mientras duermes?

Fue un rodaje bastante tranquilo, no llegaron tornados a destrozar los sets ni actores histéricos que arremetieron contra el director o el director de fotografía.

Para buscar una anécdota, tal vez podemos regresar al momento en qué Jaume me dijo que le haría ilusión dirigir el film. Estuvimos hablando de su visión de la historia, de las cosas que cambiarían y de las que se quedarían. Fue todo muy bien, pero le dije que había un tema indiscutible e innegociable. En REC tuve que tragarme un homenaje al Barca (equipo de Jaume), en REC 2 al Valencia (equipo de Paco), hasta en “28 Semanas Después”, como espectador, vi el homenaje al Real Madrid (imagino que el equipo de Fresnadillo). Pues en Mientras Duermes habría sí o si un homenaje a la Juve. Sin posibilidad de discusión alguna. Sé que Jaume ha cumplido… a ver si lo detectais en la película.

¿Qué diferencias hay entre el guión de la película y la novela?

La primera diferencia es muy vistosa. La novela transcurre en Nueva York (así como el guión original), la película en Barcelona. Tanto Jaume, por temas personales, y la productora, Filmax, optaron por una película en castellano, rodada en España. Este cambio de localización ha afectado a muchos matices de la historia. Digamos que Cillian y César son potencialmente la misma persona, pero cambia su forma de hablar e interactuar con los demás,  por el entorno social en el que viven. Con los vecinos tenemos más diferencias. Algunos son comunes a la novela y a la película, pero la mayoría diría que son distintos. En la novela salen personajes, también muy importantes, como Alessandro por ejemplo, que no tienen lugar en la película.

En el  cambio desde  las  limitaciones de un  guión a la libertad absoluta de la novela, he podido no solo ampliar las aventuras del portero, sino hurgar mucho más en su psique, profundizar y explorar más los matices de su personalidad.

Y después los finales, no tienen mucho en común… mejor, dicho, nada en común, por lo que ocurre ni por la sensación que, creo, se llevarán el lector y/o el espectador.

En resumen, la novela y la película son dos obras paralelas, que existen para convivir y completarse reciprocamente, siendo a la vez independientes.

Hablemos ahora de ella… primero, nos gustaría saber cómo surgió la idea de convertir el guión en novela.

En realidad, en 2007, empecé a escribir la historia como novela. Pero me detuve bastante pronto y opté, por un tema práctico, por el guión: por un lado, me di cuenta – contrariamente a lo que pensaba- que la historia podía ser adaptada a una película, y, por otro, pensé que tenía conocimientos de producción cinematográfica y de productoras de cine, pero no tenía ni idea del mundo literario. Prefería escribir algo para el mundo que conocía y donde me podría mover con más seguridad.

Además, una vez acabado el guión, empecé a moverlo con la idea de dirigirlo yo. Hasta tuve reuniones con algunos agentes en EEUU… pero después llegó la oferta, muy tentadora, de Jaume y de Filmax, y, otra vez, las cosas cambiaron.

Durante la fase de re-escritura del guión, con Jaume, me di cuenta, nos dimos cuenta, que Cillian (o César, en la película) era un personaje que existía por sí mismo. Podíamos pensar una situación cualquiera, y nuestro portero sabía siempre desenvolverse en ella. Hasta cuando Jaume y yo trabajabamos por separado, no era raro después, que al confrontar el material que había elaborado cada uno, Cillian/César hablara o actuara practicamente de la misma manera.

Con la re-escrirtura del guión se cayeron distintas secuencias por temas de producción, secuencias que nos gustaban mucho. Y las nuevas que se creaban, resultaban  funcionar  también muy bien. Fue aquí, entonces, cuando tomé la decisión de retomar la novela. De ofrecer al Cillian más vida y espacio. Una vida que no cabía ni de lejos en una sola película  (ni posiblemente en una trilogía)

Así que mientras Jaume preparaba la película, basada en la versión 10 u 11 del guión, yo empecé a escribir la novela, basada en la versión 1.

Esta es tu primera novela que será publicada, pero, ¿tienes alguna otra escrita?

No, tengo un par de guiones que escribí en “spec”, y otros tantos por encargo de algunas productoras. Pero ninguna novela.

¿Cuáles son tus escritores de cabecera?

Como te comenté, no leo lo mucho que debería leer. Soy muy fan de José Carlos Somoza (“Clara y la Penumbra”, en particular) y de Fernando Marías. Recientemente una novela que me ha gustado muchísimo  es ·”El Verano de los Juguetes Rotos” de Tony Hill.

¿Qué diferencias existen entre un guión de película y una novela? ¿Te parece alguno más difícil?

En el guión la escritura es mas cohibida, como comenté, pero a la vez más fácil e inmediata. La descripción de la acción es desnuda, práctica. Las emociones tienen que surgir de las imágenes, no de la lectura en sí. Un guión bien escrito es un guión que permite al director ver el potencial de la película, al director de producción su coste, al posible comprador (TV, distribuidor, sales agent, etc) el valor del posible film, a los actores las posibilidades del papel que irán a intepretar, al ayudante de dirección las semanas necesaria para rodarlo, al figurinista, al director de vestuario, al director de fotografía, etc, la información que necesitan. En fin, el guión es siempre y solo un instrumento.

En una novela, por el contrario, sin bien gozas de más libertad, todo, absolutamente todo nace y muere con ella. Es la escritura misma que provoca y evoca las emociones. Todo empieza y acaba con la escritura.

Digamos que es tal vez un poco más dificil aprender las reglas de escritura del guión, pero, una vez aprendidas, afrontar un guión es ciertamente más fácil que meterse con una novela.

¿Qué es lo que más te gusta de la escritura?

Me gusta contar historias. Disfruto mientras lo hago, como estoy disfrutando haciendo esta entrevista,

¿Eres un lector voraz?

De guiones, por necesidad laboral. De novelas, no tanto como me gustaría.

¿Cómo surgió la idea de esa novela? El personaje es un tanto perverso…

En 2007 leí un artículo sobre gente en EEUU que se dedica a vivir en casas ajenas, con los proprietarios y sin que ellos se den cuenta. Fue un artículo que me sorprendió, porque la situación rozaba lo inverosímil. Pero hay decenas de casos, cada año.

Por otro lado soy de Turín, y en mi ciudad precisamente vivió Nietzche. Hay una frase que siempre me ha fascinado de él: “Si no fuera por el consuelo que me ofrece el suicidio, no podría superar muchas noches de verano”.

Me parecía interesante trabajar a un personaje cuyo único consuelo en la vida fuera la posibilidad de acabar consigo mismo. Una persona dispuesta a cortar por lo sano, si la vida le hubiera sido insostenible. No sé en qué momento asocié esta filosofía de vida, con el artículo que había leído. Pero ocurrió. Y así tenemos “Mientras Duermes”…

¿Crees que alguna de las dos (la novela o la película) triunfará?

De la película no tengo dudas. Balagueró, Tosar, Etura. Hay un cartel estupendo. Y mucha gente que la está esperando gracias a los trabajos previos del director y de los actores.

En cuanto a la novela, más allá de mis amigos y familia, no creo que haya mucha expectación. La gente de Random House ha hecho y está haciendo un trabajo fenomenal para promocionar la novela… pero siempre están promocionando a un autor primerizo. Creo, confío que será determinante el boca-oreja. Eso sí, las primeras reacciones de los lectores y críticos animan mucho, muchísimo.

¿Tienes pensado continuar escribiendo, crear alguna otra novela?

Si, claro. Ha sido una experiencia muy buena, porque he disfrutado mucho mientras escribía. Muchísimo. Y quiero repetir.

Y aparte de Mientras duermes, ¿estás enfrascado en algún otro proyecto?

Ahora mismo, estoy trabajando (bueno, el guión está practicamente cerrado) en la siguiente película de Miguel Angel Vivas. Se trata de una producción de Vaca Films y de Ombra (la productora de Jaume Collet-Serra). Es una película que se rodará en inglés, con cast americano. Es una adaptación de una novela, y creo que conocéis bastante  bien al autor. La novela se titula “Y Pese a Todo…” y la película se llamará “Welcome to Harmony”.  No creo que haga falta decir más, porque imagino que todos conocéis la novela, y lo impresionante que es el potencial de esta historia de infectados en la nieve.

Otro guión, en una fase de desarrollo, es el primer largometraje de David Victoria, producido por Oberon.  Se trata de un thriller con referentes tipo “Memento”, “Jarhaed”. Estamos en proceso de escritura del guión.

De un tercer guión no puedo hablar, porque Filmax aún no lo ha anunciado. Pero bueno, también está ese proyecto.

¿Podrías dar algún consejo a todos aquellos que siguen Crónicas Literarias y desean dedicarse a la escritura?

No soy quién para dar consejos porque acabo de llegar. Si algo puedo aportar, es de mi experincia en el cine. Y, pues… escribas lo que escribas, piensa en quién será tu lector, porque al fin y al cabo estás escribiendo para él o ella. No eres un prostituto/a, pero tampoco un autarquico. Escribe lo que sientes, para los demás. Tenlo muy claro en la cabeza, y medita en cómo ese futuro y desconocido lector se puede interesar en tu historia, porqué cada vez más, llegar al público es lo más complicado.

Muchas gracias por la entrevista, Alberto. Esperamos que Mientras duermes tenga un gran éxito y que continúes ofreciéndonos maravillas.

Neonomicon, de Alan Moore

Un relato de horror psicológico a cargo del más aclamado escritor de la industria del cómic.

Alan Moore presenta a Aldo Sax, un agente del FBI que tiene una impecable hoja de servicios. Sus legendarias habilidades serán puestas a prueba en el que puede ser el caso más confuso de su carrera.

Una serie de desmembramientos apuntan al más inesperado de los sospechosos. Las pistas conducen hasta un lugar…

¿Qué es, en realidad, El Patio?

Contiene The Courtyard y Neonomicon USA

Guión: Alan Moore
Dibujo: Jacen Burrows

Reseña: Reina Lucía, de E.F. Benson

Riseholme es una pequeña y típica población rural inglesa, un lugar tranquilo donde todos se conocen y la interacción social es la principal fuente de diversión para sus habitantes. Entre esos habitantes destaca Emmeline Lucas (Lucía para los amigos), una especie de reina que ejerce su regia labor entre sus “súbditos” con verdadero placer, respaldada por su íntimo amigo Georgie Pillson, soltero, aficionado a hacer punto y entregado a una vida de ocio y cotilleo.

Pero el idílico reinado de Lucía se verá amenazado cuando se instale en Riseholme Olga Bracely, una joven y encantadora diva operística que pronto conseguirá que la vida social del pueblo gravite a su alrededor. Incluso el fiel Georgia acabará alejándose de su querida soberana. ¿Conseguirá la reina destronada recuperar su papel preponderante en la pequeña sociedad local?

Reina Lucía es la primera de una serie de seis novelas tremendamente populares en el Reino Unido que Benson (un escritor conocido en España sobre todo por sus relatos de terror) fue publicando durante las dos últimas décadas de su vida. En dicha serie el autor hace gala de una ironía mordaz para poner de manifiesto los defectos de la burguesía rural británica de principios del siglo XX. Así, Emmeline Lucas, la reina Lucía, es una mujer prepotente e ignorante que alardea de los conocimientos que saquea de la enciclopedia o que, por poner otro ejemplo, presume de interpretar correctamente una pieza para piano al enfrentarse a ella por primera vez cuando, en realidad, la ha ensayado durante bastante tiempo en secreto.

La vida regalada, ociosa e intrascendente de la que disfrutan los personajes principales de Reina Lucía, no obstante, no deja de tener su atractivo. Así, quien disfrutara en su día con Arriba y abajo, Gosford Park o la reciente y extraordinaria Downton Abbey no dejará de encontrar elementos de su agrado en la novela de Benson, si bien en este caso los avatares de la servidumbre ocupan un plano muy secundario, y el fino humor inglés impregna cada una de las páginas del libro.

La labor de traducción de José C. Vales merece una mención especial. Sus abundantes e informativas notas a pie de página resultan altamente interesantes y permiten disfrutar aun más si cabe con la lectura.

Reina Lucía es una novela deliciosa que confío encuentre su público y funcione lo suficientemente bien como para que el resto de la serie acabe viendo la luz. Cruzaremos los dedos.

Reseña: El bosque de los suicidas, de El Torres y Gabriel Hernández

Tenemos ante nosotros otros de los éxitos El Torres y Gabriel Hernández. Tras El velo, ahora nos ofrecen El Bosque de los Suicidas, otra gran historia de terror y fantasmas, esta vez ambientada en el famoso Aokigahara de Japón.

Una de las curiosidades con las que cuenta este tomo es que apenas ha tenido retraso con respecto a la edición americana (IDW Publishing la sacó al mercado como miniserie de cuatro números entre diciembre de 2010 y marzo de 2010) y ahora Dibbuks la publica en España, en un único volumen.

En El Bosque de los Suicidas, se habla de una historia de amor, un triste final, en el que una de las dos partes no supera el fin de la relación y acaba por sucumbir al estrés post-traumático de la separación. Es entonces cuando la vista se nubla a la desangelada joven y sus pasos avanzan lentos hacia el Aokigahara, el bosque al pie del monte Fuji, dónde las depresiones son calmadas. Es entonces, cuando se desata la maldición y comienzan a sucederse continuas muertes en el entorno de la parte masculina de la relación. Por otro lado, tenemos a un joven buscador de suicidas que trabaja junto a su compañero retirando gente muerta del bosque. Pero éste chico es un tanto especial, porque sabe como hallar la paz para las almas que han decidido escoger ese tortuoso sendero del infierno. O eso parece…

La historia posee un ritmo calculado. Apuesta por la tensión y coloca a los personajes frente a la muerte en cada penumbra de la viñeta. Provocar terror y hace que repares en la oscuridad del lugar donde te encuentras leyendo. Te deja en reposo, pero con la respiración monocorde.

El volumen editado por Dibbuks contiene las portadas originales y una aclaración de El Torres sobre como se gestó la historia de El Bosque de los Suicidas. Un volumen imprescindible, una auténtica historia de terror, excepcionalmente ilustrada, con una clara influencia del cine de terror japonés que tan en vilo nos puso hace unos años. Un magnífico equipo de autores que quiere que el lector lo pase mal.

Y yo, por ejemplo, os agradezco ese deseo.

Reseña: Siempre el mismo día, de David Nicholls

A lo largo de nuestra vida leemos muchos libros, o deberíamos, pero no todos nos marcan igual. Algunos los acabamos olvidando con el tiempo, pero otros los recordamos siempre. Y hasta los releemos a lo largo de los años. Creo que Siempre el mismo día se ha incorporado al segundo grupo. Quizás no sea una historia vertiginosa que te mantiene en tensión de principio a fin, si no que es un largo, y a veces tranquilo, apasionante viaje de aprendizaje también por la vida de dos personajes a los que a través de la novela acabas llegando a conocer y a querer u odiar en algunas ocasiones.

¿Os imagináis una historia de amor que dure casi veinte años? Sí, ya sé que hay parejas que están juntas muchos años más, pero en este caso esta historia se desarrolla en la distancia. ¿Os imagináis lo fuerte que pueden llegar a ser a veces los sentimientos? Em y Dex. Dex y Em. ¿A que suena como si tuvieran que estar juntos para toda la vida? Creo que, en ocasiones, es así: para toda la vida.

En Siempre el mismo día, Emma y Dexter se conocen en la noche de la fiesta de graduación de la universidad y pasan su primera noche juntos. A partir de ese momento sus vidas quedarán unidas. Emma es una chica culta, inteligente, insegura, concienciada y atractiva. Dexter, en cambio, es un chico guapo, seguro de sí mismo, arrogante y de familia rica. Después de esa noche deciden ser amigos y verse cada quince de julio de todos los años para ver como van sus vidas. Vidas que fluyen por caminos muy diferentes. El sueño de Emma es ser escritora y trabaja en sitios deprimentes para poder sobrevivir. Con el paso de los años, y tras muchas decepciones, para ser que ese sueño se encuentra cada día más cercano. En cambio, Dexter se dedica a viajar, a las fiestas y las mujeres. Su vida le conduce al mundo de la televisión donde tontea con el alcohol y las drogas. ¿Pueden dos personas tan diferentes en todos los aspectos conservar una amistad tan especial durante casi veinte años? Juntos emprenden unas vidas muy diferentes que les separarán en muchas ocasiones y que pondrá a prueba su amistad. Una amistad que en muchas ocasiones les salvará de caer en la desesperanza.

Simplemente MARAVILLOSA. Aunque podrían utilizarse muchos calificativos para esta historia. Pero a mi es la sensación que me ha dejado. Una historia que te llega al fondo. Quizás por las mil situaciones en las que te sientes identificada, o por esos personajes a los que llegas a conocer tan a fondo que no los sientes como extraños, y que en cierta manera, te hacen partícipe de su vida y no meros espectadores.

Un consejo: tengan a mano los kleenex.

Reseña: Monster Hunter International, de Larry Correia

Owen Zastava Pitt es contable, y su vida transcurre monótona y aburrida entre balances y formularios. Hasta que, una noche, su jefe le convoca a su despacho. Owen se imagina varias causas posibles, pero la verdad es algo que ni se le había pasado por la cabeza: su jefe es un hombre lobo, y el motivo por el que quiere ver a Pitt es convertirle en su cena.

Pero Owen Pitt no es un contable cualquiera: ronda los dos metros de estatura, sobrepasa los cien kilos de puro músculo, y su padre le obligó a realizar un duro entrenamiento militar prácticamente desde el momento en que pudo sostener un arma en sus manos. Owen Pitt es un tipo duro, tanto que desafía al destino y consigue lo imposible: sobrevivir al ataque de su jefe y acabar con él.

Mientras se recupera en el hospital, Pitt recibe la visita de un par de agentes del FBI que no vienen a interrogarle, sino a asegurarse de que las heridas recibidas no harán que él mismo se transforme en hombre lobo (en cuyo caso tendrían que matarle). Después, ya en casa, recibirá una nueva visita que cambiará definitivamente su vida. Earl Harbinger y Susan Shackleford, un tipo con pinta más que peligrosa y una joven hermosa, alta y atlética, se identificarán como miembros de Monster Hunter International (MHI), una organización dedicada al exterminio de infinidad de criaturas que acechan a la humanidad, criaturas que los hombres corrientes consideran pertenecientes al ámbito de la ficción, pero que son tan reales como letales.

Pitt descubrirá la existencia de un fondo gubernamental, instituido por el presidente Theodore Roosevelt, destinado a recompensar generosamente por la muerte de cualquier monstruo imaginable. También sabrá que el FBI cuenta con una unidad especial dedicada a realizar lo mismo que los miembros de MHI, a la cual pertenecen aquellos agentes que fueron a visitarle al hospital.

Así, a Pitt se le plantea una elección: seguir con su vida gris de aburrido contable, o realizar el curso de entrenamiento que, de superarlo, le convertiría en miembro de Monster Hunter International. Evidentemente, elegirá la segunda opción, iniciando un viaje que acabará haciendo que descubra habilidades que desconocía, y que acabará enfrentándole a un ser centenario decidido a provocar el fin del mundo.

Esta extensa novela (736 páginas de letra minúscula) ha sido una de las mayores sorpresas que me he llevado este año en el apartado literario. Siguiendo una tradición que va desde el Van Helsing de Stoker hasta las andanzas de los hermanos Winchester en la magnífica serie Sobrenatural, Larry Correia nos ofrece una novela que se lee casi de un tirón, plagada de personajes extraordinarios, criaturas extremadamente peligrosas, humor y acción a raudales. Con esta novela sienta, además, las bases de un rico universo que seguirá explotando en novelas posteriores, como Monster Hunter Vendetta y Monster Hunter Alpha, que espero ir reseñando también por estos lares.

Alabada tanto por la crítica como por sus numerosos lectores, lo único que quizá pueda resultar ligeramente molesto durante la lectura de esta novela es la cantidad de tiempo que Correia dedica a hablar de armas de fuego. El autor es uno de esos numerosos norteamericanos obsesionados con las armas (de hecho, regentó una tienda donde las vendía, y es instructor de tiro), así que sabe de lo que habla y utiliza sus conocimientos para salpicar la narración  con detalles técnicos muy precisos que quizá puedan hacerse algo pesados a la larga.

Pero, aparte de eso, Monster Hunter International es una novela excelente, carne de adaptación cinematográfica (aunque se rumorea que puede ser la base para una serie de televisión, lo cual le vendría como anillo al dedo), que sorprende y entretiene página tras página, y que confío en que veamos en castellano antes o después.