Archive for Juan José Castillo

Reseña: Batman e Hijo, de Grant Morrison, Andy Kubert, John Ostrander, J.H. Williams III y Paul Dini

Muchos sabíamos que Grant Morrison lo podría hacer bien casi con cualquier superhéroe con el que se pusiera, aunque en estos también sabemos que los fans intransigentes de toda la vida serían reacios a los cambios. No obstante, DC como compañía necesita reinventarse constantemente y bueno, la frescura es buen contendiente para las mentes calientes y cerradas. Este sinuoso camino de pensamientos subjetivos me lleva a un tomo recién publicado por ECC Ediciones que nadie debería perderse. Obvio además, si estás siguiendo la colección de franja amarilla en tapa dura que ECC lanza denominada Batman Saga (donde centrar una idea, un todo, en el que el Caballero Oscuro celebra sus ochenta años de existencia). Pero más obvio si de verdad quieres leer algo diferente sobre el orejas picudas con un maestro como Morrison a los guiones, y otro genio a los dibujos como Andy Kubert.

«Con el arco argumental Batman e Hijo asistimos a la llegada de Grant Morrison a la colección americana, que implicaría múltiples hitos de indiscutible repercusión para la trayectoria del principal héroe de Gotham: el descubrimiento de su paternidad, la ofensiva orquestada por Talia al Ghul… Y todo esto y más, solamente en el primer volumen». Ya la sinopsis editorial deja una buena semilla en nosotros para querer catarlo. Pero siempre se puede contar más. Estamos ante el inicio de una etapa duradera y emocionante que desde sus comienzos es temeraria y se identifica pronto con un Morrison que venía con la idea trastocar un legado casi impenetrable. En resumidas cuentas, la etapa de Morrison coincidió con una intención de cambio para el personaje tras Crisis Infinitas (DC pretendía rebajar un poco esa faceta oscura que había puesto de moda Frank Miller en los 80s) y como iremos viendo a continuación, Morrison comienza con un Batman diferente; entretenido, con elemento novedosos, aunque poco a poco, la cosa se iría complicando…

Un comienzo trepidante: Bruce Wayne asiste a una gala benéfica en Londres donde todo deparará en un enorme enfrentamiento contra un ejército de Manbats con el resultado de que Talia Al Ghul reaparezca para presentarle a su hijo, un tal Damian Wayne… El dolor de barriga está servido. Damian llega para exigir ser Robin, y si para ello tiene que arrebatárselo a Tim Drake, no dudará en hacerlo. Batman, siendo consciente que estamos ante un niño que no ha tenido una correcta educación (ha sido criado entre un enjambre de asesinos), interviene. Aunque los demás empiecen a ver en él una permisividad que antes no tuvo con sus otros pupilos. Pero hay más. La trama abre con un ataque del Joker que Batman frustra. ¿Una vez más? No. Es sólo la presentación de algo que está por venir. Involucrado con un relato (sí, relato en prosa) que se aporta en el siguiente número aunque con ilustraciones de John Van Fleet. Dejándonos un todo, una historia de Batman, Joker y Harley Quinn que profundiza muy bien en la psicología de los personajes.

Se abre una nueva era para el Hombre Murciélago que empezó a fraguarse en Los New 52, la célebre etapa que afectó a todo el Universo DC. Con dos episodios soberbios que se recopilan aquí como un prólogo. Saltos al futuro, tramas intrincadas de género negro, acción y escenas inéditas donde ver una faceta inusitada del Caballero Oscuro. Toda una declaración de intenciones que Morrison va plantando y que provocan en el lector un terrible curiosidad. Como esos Archivos Negros. Un concepto muy interesante que se mencionan aquí y que probablemente conoceremos del todo en el siguiente volumen.

Batman e Hijo deja con ganas de más. Y de hecho, hay más. Con la vuelta del Bruce Wayne al entorno público, el creador del maravilloso Animal Man dándolo todo y Andy Kubert (X-Men), John Ostrander (Escuadrón Suicida), J.H. Williams III (Promethea) y Paul Dini (Batman: Amor Loco) a los lápices; si has leído hasta aquí, sin duda, querrás más.

Y LO SABES.

Reseña: Head Lopper. El Cortacabezas y La Isla o Una Plaga de Bestias, de Andrew MacLean

Si estáis puestos, deberíais saber que uno de los cómics que más lo petó hace un par de años en USA fue Head Lopper. Una de esas genialidades que brotan muy de vez en cuando y que el boca a boca, dibujo a dibujo, critica a critica, provocaba que te acercaras a él tan encantado que terminabas uniéndote a la comunidad y sus alabanzas. Ese mismo que te preguntabas una y otra vez como dicha joyita de Image no cruzaba el charco para ser disfrutado aquí. Acción. Aventuras. Fantasía. ¡Decapitación! Yo que siempre me quejo sobre que apenas salen a la luz buenos cómics de Fantasía va y me encuentro que Norma Editorial trae por fin este pedrusco de mithril traducido a nuestro país y en un primer volumen llamado El Cortacabezas y la Isla o Una Plaga de Bestias, que recopila los primeros cuatros números de esta maravillosa serie que en USA llegó hasta el doce. Así que haced los cálculos, por que por el momento os aseguro que estos tres volúmenes son tan indispensables que os parecerán pocos.

Como una buena novela Fantasy, Head Lopper cuenta con todos los detalles: mapa ilustrado para situar la acción, monstruos a cascoporro, puños, espadones y épica. Y todo con un trazo minimalista, tan sencillo pero gustoso a la vista, que te fustigas pensando como se hace tanto, con tan poco. Ambientado en un mundo fantástico, el cómic trata la vida de un maestro de la espada apodado Head Lopper, el cual lleva la cabeza de una bruja en un bolsón y llega a una ciudad para un trabajo: asesinato por contrato. Pero las cosas se enturbian a partir de ahí y en un giro sorprendente de los acontecimientos, este mercenario del espadón termina enfrentándose a todo tipo de monstruos horribles.

Sinceramente, hay dos temas que hacen que Head Lopper sea realmente bueno y es que guión y dibujo vengan del mismo autor. Andrew MacLean está brillante y al ser uno solo, la compenetración y el deseo con cada detalle es máximo. Es muy Hellboy en ciertos aspectos; lleno de misterios arcanos y un ingenio humorístico que si te cala, lo amarás siempre. Además, es un cómic que no aporta una épica de fantasía exagerada, los paisajes y ciertos personajes con muy poco dicen mucho, como os decía. Y no tiene tramas intrincadas en las que perderte. Con unas viñetas bien presentadas y con una visual muy cercana, estás «presente» en primera instancia. Deseando desde el primer momento que Head Lopper salga indemne del próximo atasco, y ríes mientras él ríe. También es maravillosamente dinámico. Las escenas de lucha a menudo pueden ser un poco complicadas en un cómic, pero vale la pena encuadrar como posters casi cada viñeta encontrada en Head Lopper. Me he enamorado de este arte, os lo digo muy en serio.

Las interacciones entre Norgal y esta cabeza de bruja que lleva consigo son entretenidas y estoy intrigado por saber la forma en que los dos se encontraron por primera vez. Además, hay un montón de conspiración en esta cómic y los villanos que crea Maclean tienen sus momentos geniales también. Me encanta cómo el Rey es un niño pequeño y cuando las personas se acercan a su Señor, la madre del rey les pide repetidamente que se dirijan a su rey de forma directa, aunque no tenga ni idea de qué diablos está pasando…

Y no cuento más por que deseo profundamente que me hagáis caso y os pongáis con esta genialidad. Norgal es un personaje principal maravilloso, de esos que deseas que no muera nunca, a cinco minutos de haberlo conocido. Andrew Maclean ha escrito e ilustrado un cuento épico que todos (y digo todos) deberían leer y disfrutar. Es igual de divertido, tonto, lleno de acción y cautivador debido a ese maravilloso mundo cargado de criaturas geniales que vais a encontrar. ¿Mencioné que rebosa acción? A tope de power.

Cuatro números me han parecido un recorrido corto aunque divertido a través de una historia que involucra a un barba que lleva una espada (más grande que yo), cortando muchas cabezas de manera creativa y atractiva. Si sólo saber esto te parece insuficiente para que os recomiende este cómic, entonces mira, no sé qué hacéis realmente en este mundo…

Puro mithril.

Reseña: El Veterano (Integral), de Frank Giroud y Gilles Mezzomo

El Veterano es un thriller histórico ubicado en la época de la Restauración cuya acción tiene lugar en Ruan (Francia). Su trama muestra a un héroe que ha perdido su identidad, oscilando entre la sospecha de usurpación y la patología psiquiátrica. Maxime Danjou, herido en la cabeza durante la batalla de Waterloo y antiguo capitán del 7º de Húsares, sufre en prisión, a la que llegó tras una trifulca con unos realistas. Una trama que poco a poco nos lleva a ver un tema poco transitado como fue la usurpación de identidades en los campos de batalla durante las conquistas de Napoleón I.

Ponent Mon trae entre sus novedades el integral de este buen díptico histórico del cómic francés. Con sus secretos familiares, sus esposas seductoras, sus peleas recurrentes y sus personajes entrañables, El Veterano (El Vétéran) es un volumen que comienza y desarrolla una historia emocionante. Arcos que se abren y se cierran, las hipótesis se formulan y se desvanecen, la teatralidad compite con los eventos y mantiene el guión de partida. Teniendo en cuenta que contamos con una historia del reputado guionista Frank Giroud (Adelante, El Decálogo), en El Veterano nos muestra una trama a la altura de su fama. Todos los elementos narrativos se configuran con precisión y los diálogos se proporcionan de manera muy hábil para enganchar al lector.

No obstante, y es cosa extraña que ocurra en la BD, El Veterano es de esos cómics que la historia supera con creces al dibujo. Aunque nada se le puede reprochar al dibujo de Gilles Mezzomo (Mexicana, Nuevo Mundo) pues cumple aunque no está súper cuajado como suele ocurrir con los títulos que nos llegan desde el otro lado de los Pirineos. En definitiva, todo queda en el hecho de querer estar en la estela de Jean Giraud asimilando características de su héroe para crear una fusión de Blueberry y Largo Winch, sobre todo, en los rostros. De todos modos, sí que se encuentran virtudes en estos diseños: caras muy expresivas, conjuntos y accesorios de época y vestimenta de principios del XIX muy logrados… Todo conforma al buen coloreado de Céline Labriet, que ofrece profundidad y ambiente a los gráficos, promoviendo la inmersión.

El Veterano nos lleva a la historia de un hombre que ha vuelto de entre los muertos y ahora se encuentra perdido entre los vivos. Un tema que ha sido tratado en el cine en diferentes versiones, pero muy poco en el mundo del cómic. Una crónica de la historia que nos muestra el regreso de los soldados desubicados después de la caída de Napoleón. Llevándonos a momentos tan impactantes como el despertar del protagonista y ver con asombro el cuerpo sin vida de su esposa Mathilde y todos los demás acusándole de asesinato y él mismo sin estar seguro de la verdad. ¿Asesino? En pánico, decide huir antes de que la policía llegue a la escena. Esta es la potente trama que dará comienzo a una doble búsqueda en la que Maxime Danjou y Théodore Brunoy, será perseguido por su presente, en pos de su pasado.

Lo dicho: Frank Giroud desdibujando la realidad y tejiendo los hilos de una trama inteligentemente construida. Un verdadero placer encontrar un final como el que cuenta esta historia. Incluso llegándome a gustar de algún modo el dibujo de Gilles Mezzomo que con sus diferentes trazos me llegó a engatusar al final.

Un buen título, digno de su huequito en una buena colección de cómic europeo que se precie.

Reseña: El Otro, de Thomas Tryon

Volver a uno de los libros de Terror que más me sorprendieron en su día y con el cual disfruté tanto que incluso puedo recordar meticulosamente momentos y lugares donde lo leí; es como volver a ver a un viejo amigo. El Otro, de Thomas Tryon, es uno de los indispensables del género de Terror que debe estar siempre-siempre disponible en librerías. Editorial Impedimenta debió darse cuenta de que este titulo faltaba en catálogo, y uno tan bueno…, en fin, que la genial Olalla García vuelve a traducirlo y se apuesta por rescatarlo. Ya lo tenéis entre las novedades del verano.

Un libro que quizás algunos tengáis en vuestras estanterías desde hace años. Como aficionados al Terror y como seguidores de nuestra web, sería un caso de lo más común. Aunque más común sería tenerlo y haberlo leído y valorado altamente ya a estas alturas. En cualquiera de los casos, sabéis que estamos ante una historia súper disfrutable aunque no seáis grandes amantes del género. De esos libros que te dejan tan estupefacto al acabarlo que una vocecita en la cabeza te dice: «¿Qué acaba de suceder?» Incluso el Epílogo te deja fuera de combate. Pues El Otro puede ser perfectamente uno de los libros que más mensajes subyacentes en el cerebro deja. No obstante, lo que más le suele gustar a los que se atreven con él, es sin duda el modo en el que está escrito. No se puede negar que Tryon fue un autor bastante talentoso con una habilidad increíble para dar vida a lugares y personajes.

¿Qué cuenta El Otro? Holland y Niles Perry son gemelos idénticos de trece años. Están cerca, lo suficientemente cerca, casi para poder leer los pensamientos uno del otro. Pero no podrían ser más diferentes. Holland es audaz y travieso, una mala influencia, mientras que Niles es amable y con ganas de complacer; el tipo de niño que enorgullece a sus padres. Los Perrys viven en una bucólica ciudad de Nueva Inglaterra donde el nombre de la familia se ha establecido durante siglos, y en el momento en que empieza dicha historia, el clan se ha reunido en su tierra ancestral durante el verano para llorar la muerte del padre de los gemelos el cual murió tras un desafortunado accidente. La señora Perry aún no se ha recuperado de la conmoción por el espantoso final de su esposo y permanece aislada en su habitación…, dejando a sus hijos al son del libre albedrío. Sin embargo, a medida que avanza la temporada estival (el veranito ese que tanto nos gusta y en el que las mentes se acaloran), las bromas de Holland se vuelven cada vez más siniestras. Es entonces cuando Niles decide que ya no le quedan excusas para defender las acciones de su hermano.

Magníficamente escrito, rápidamente te das cuenta que es de esos clásicos de la literatura con personajes bellamente desarrollados e historia profunda en ocasiones, por el que te fustigas por no haberlo leido aún. Hay quien se atreve a decir que no encuentra «nada aterrador”, que más bien es un thriller psicológico de quema lenta y que cuenta con grandes momentos de tensión, en especial, cuanto más vamos sabiendo de la personalidad de Holland. Estoy de acuerdo…, en casi todo. El Terror es muy subjetivo, igual que el humor, el amor, o la gravedad de la Ley del Talión. Lo que para ti puede ser menos grave para mí lo puede ser mucho. Y os aseguro que aquí hay bastante Terror. Sugerente en un porcentaje muy grande, sí, pero semillitas sembradas en el lector que tarde o temprano brotarán. En unos con más fuerza que otros, por supuesto, y ahí está la clave: la historia es impactante para todo aquel que la empiece a conocer.

Lectura fácil, digerible, con sabor a buen vino añejo, veraniega total y con ese toque de Terror que todos necesitamos vivir cada no mucho en nuestras vidas. Que nuestro instinto no se achante. Una actividad a reivindicar. El Otro es material ideal para ello. Múltiples son las alabanzas a este libro por parte de los grandes escritores del género. Además, de una joyita a descubrir por lectores del nuevo milenio.

Reseña: El Frío de la Muerte, de John Connolly

Pasan los años y el balance que hace uno como lector de la brillante serie del detective Charlie Parker, de John Connolly, se cerca más a una relación familiar e inseparable que a otra cosa. En mi caso, por que con cada libro ha tendido cada vez más hacia el lado sobrenatural, siempre sin separarse de la tan de moda novela negra que fue como empezó todo. Lo hablé con un amigo en su día: en este mundo hipócrita si te defines como escritor de Terror, quedas marcado y probablemente desdeñado a no ser que llegues a ser un Stephen King, fenómeno que rara vez se volverá a repetir. Sin embargo, hay una opción muy inteligente que es escribir sobre «otros géneros bien acogidos” para luego ir metiendo como trasfondo al mejor género de todos. Acompasadamente, escribes novela negra pero es Terror, escribes Fantasía pero en realidad es fantasía siniestra, novela histórica pero con más tintes de horror que otra cosa… La gente, el ser humano, adora el Terror y no lo quiere admitir. Le da miedo decir que lo pasa bien, cuando lo pasa mal. En fin, quizás algún día sepan reconocer que no hay nada más gustoso que mantenernos ante un film, un libro o un cómic con la adrenalina a tope y nuestros sentidos súper agudizados. El miedo. Pocas cosas hay más adictivas.

En el mundo de Charlie Parker (quince libros publicados ya en nuestro país por Tusquets Editores), los fantasmas y presencias de otros mundos solían ser insinuados, en general, se quedaban en las sombras. Las presencias eran poco definidas, no amenazadoras ni temibles. El Frío de la Muerte ya es otra cosa. Fantasmas amigables y malignos están en primera línea. Otro cambio es que Parker hace ya tiempo que es un alma más estable, aunque no menos peligrosa, y ahora trabaja oficialmente para el FBI, incluso manteniendo su asesoría con casos extraoficiales para poder perseguir a aquellos que se encuentran en la línea entre los vivos y los muertos. Sus hijas también están comenzando a desempeñar papeles importantes en las historias, tanto la Jennifer muerta, que está emergiendo como protectora y guía, como su hermanastra Sam, cuya afinidad por las actividades de su padre nos llevan a momentos realmente buenos.

En El Frío de la Muerte (A Game of Ghosts), Parker va en busca de Jaycob Eklund, un investigador privado de Providence que aparentemente desapareció de la vida social mientras intentaba acercarse al hermano de un gángster de Rhode Island. Esto sucede con frecuencia en las historias de Charlie Parker; incluso las víctimas vienen con explosivos. En paralelo, aprendemos que Eklund también es de interés para un grupo religioso, una comunidad perdida cuyos miembros no están muy a la vista y los cuales protegen muy bien los secretos de sus antepasados. Tienen como líder a un hombre llamado El Mago. Mientras se acompaña de los inseparables Louis y Angel, el frío de la muerte se ceba con los inocentes, es por eso que la confrontación entre Parker y dicho grupo religioso se hará inevitable.

Charlie Parker, el detective privado capaz de ver a los muertos, así como a una variedad de demonios y ángeles, trabaja para el misterioso agente del FBI, Edgar Ross. Charlie no está seguro de dónde se ubica Ross en la jerarquía del FBI, ni de cuán extensa podría ser su autoridad, pero Ross es definitivamente un líder contra las fuerzas sobrenaturales que amenazan el status-quo del mundo de Charlie. Tiene una lista de individuos que han vendido su alma al diablo. Un pacto. Eklund está haciendo algo importante para Ross, y el agente del FBI no puede confiar en que su propia agencia investigará. Ambos pretenden entonces neutralizar a aquellos seguidores de ese individuo que lidera la búsqueda de un Dios enterrado, el Dios de las avispas, el que espera tras el vidrio… La investigación en la casa de Eklund revela artículos periodísticos y archivos que dejarán a más de uno con el culo torcido.

La serie de Charlie Parker tiene una fuerza de enganche sorprendente. Ahí están sus miles de seguidores, millones en todo el mundo. Connolly es un genio creativo que tiene pocos rivales actuales en las temáticas que propone. Hay cosas que no cambian: Connolly es un excepcional narrador, la gran mayoría de sus personajes son tan reales como un familiar, un vecino o alguien que conociste una vez. De otro modo, Charlie Parker sí que es un protagonista complejo pero tan motivado que decides seguirlo al poco de conocerle. Busca justicia, respuestas, y terminas queriendo saber tanto o más que él. No encontraréis a nadie que no recomiende leer esta serie.

Reseña: Incursión, de Andy Diggle, Alex Paknadel, Doug Braithwaite y Diego Rodríguez

Una vez descubres el Universo Valiant, verás que hay títulos para todos los gustos. Y te gustará saber que a día de hoy muchos ya nos van llegando gracias a Medusa Cómics en formato recopilado. El formato ideal, sin duda. Incursión es una de las buenas sorpresas recién leidas. Por que no sé vosotros, pero yo me suelo acercar a “los Valiant” como mucho, habiendo leído la sinopsis. Y así uno no sabe que se va a encontrar. Quizás su potente atractivo sea el dibujo que todos y cada uno de los títulos poseen. En eso, sabes que no te fallarán. Pero en cuanto a títulos…, no sé, yo por lo menos me acerco con los ojos cerrados. Es por ello que cuando me topo con un buen guión, se hace doblemente mejor.

Incursión llega ahora en un ligero TPB contenedor de las cuatro grapas que anteriormente fueron publicadas. Un evento que se implica mínimamente con otras series, disfrutándose así, sin ser requerimiento expreso el haber leído antes otros Valiant. Aunque lo contado aquí, al parecer, sí que afecta de alguna u otra forma a los personajes protagonistas de Eternal Warrior y Doctora Mirage.

Incursión empieza con una alerta: ¡Se acerca un nuevo villano! Más allá de los márgenes de la razón humana se encuentra un entorno conocido como la Zona Muerta, donde las almas de los difuntos se quedan, y donde los demonios nos esperan en la oscuridad. Durante innumerables edades, los protectores elegidos por la Tierra han protegido el velo entre ambos mundos. Pero hay otras puertas hacia ese agujero al Infierno, a través del cual horripilantes terrores de las galaxias pueden llegar a atacarnos. La cuestión es, con tanto en juego por la inminente llegada de ese Mal, ¿puede Tama, la Geomante y Eternal Warrior luchar juntos contra una invasión como ninguna otra se ha visto?

Hay mucho más detrás. Eternal Warrior se encuentra cara a cara con Syntilla, la joven que envenenó a Tama en nombre de su maestro. Doctora Mirage y Hwen haciendo todo lo posible para mantener a Tama con vida. La hora de la batalla de dos portentos galácticos: Eternal Warrior vs la Emperatriz Vírago. ¿Sobrevivirán ante tal tremendo ataque? ¿Necesitará la Tierra a un nuevo Geomante? Épica, épica, épica.

Así como sus portadas esplenden, el Universo Valiant en Incursión cumple lo que propone. Aunque si ya conocéis a Andy Diggle como autor (Shadowman, Green Arrow: Year One), sabréis que es su fuerte como guionista; la épica y los duelos arrasadores a lo Dragon Ball. Juntándose para tal proyecto con otro guionista como Alex Paknadel y un pedazo de ilustrador como es Doug Braithwaite (Wolverine, X-O Manowar). Así como un coloreado espléndido de Diego Rodríguez.

Un cómic palomitero que se disfruta en esta buena época de piscina y play o tardes de descanso al fresquito. Una aventura cósmica muy disfrutable, con un resumen final de bocetos de personajes, páginas comentadas y portadas e ilustraciones alternativas, económicamente ideal. Da bastante más de lo que cuesta. Una de las sorpresas del mes.

Reseña: Batman. Grotesk, de John Ostrander y Tom Mandrake

Batman: Grotesk es un mini tomito en tapa dura que recoge uno de los arcos argumentales más curiosos de la serie regular de Batman. ECC Ediciones acaba de lanzarlo dentro de su nueva colección o recopilación de frontal superior amarillo, como la llamo yo. Si alguien se pregunta a qué vienen estos nuevos tomos, ha de saber que corresponden a la colección denominada Batman Saga; ediciones que centran una idea, un todo, en el que El Caballero Oscuro está celebrando en 2019 sus ochenta años de existencia. Es así que DC Cómics (y ECC en nuestro país) dan la oportunidad a muchos lectores de descubrir (o redescubrir), al superhéroe más molón, en especial, para viejóvenes lectores. De vuelta a la aventura, Grotesk empieza con un suspense tremendo: unos policías recibiendo una llamada sobre extraños ruidos en el exterior, para salir y encontrar a un hombre en llamas que pide un «¡Por favor, matadme!». A partir de entonces, todo el mundo tratará de averiguar de dónde venía ese tipo. Mientras tanto, en su vuelto nocturno, Batman se topa con un tipo que se llama a sí mismo Grotesk. El Caballero Oscuro sabe que ha matado a varias personas, así que decide acabar con él…

Encontramos en Batman: Grotesk una historia de calidad escrita por John Ostrander con el maravilloso arte de Tom Mandrake. Dicho guión fue publicado originalmente entre los números #659 y #662 de la serie regular. Los primeros números de 2007. Algo debió ocurrir con Grant Morrison (guionista encargado del momento), pues DC coló esta historia de cuatro número con otros autores en mitad de secuencia, pues la historia sigue al Batman e Hijo, primer guión de Morrison como escritor habitual de la serie de Batman. La historia se interrumpe con Grotesk.

A lo que vamos, las portadas de Grotesk no atraen. Simples y decir nada. Pero os aseguro que lo que encontraréis en el interior, lo cambia todo. Una historia de Ostrander bastante profunda en el que todo se centra en Grotesk, el nombre que se le ha dado al asesino que ataca a personas en Gotham City. La ciudad está bajo una fuerte tormenta de invierno cuando Grotesk ataca, cuerpos desollados, sangre y pieles en las aceras… Batman y la policía luchan por encontrar conexión entre las víctimas. El orejas picudas sigue a Amina Franklin. Su hermano murió recientemente. Pero sospecha que ella no cuenta toda la verdad sobre el suceso. Vemos así que hay matones molestando a Amina, insistiendo en que se les devuelve la pasta que su hermano les debía cuando Batman la rescata para descubrir que hay un tema oculto detrás. Un proyecto en el que hermano de Amina estaba trabajando. Donde la robótica y la cibernética, disputas entre cirujanos rivales y mafiosos rusos y japoneses tienen mucho que decir.

Un regreso al caos, a la locura, a la desazón, y a los objetivos personales por encima de todo. Incluso de la propia familia. Una serie de extraños asesinatos que se caracterizan por lo cruento. Un buen debut de John Ostrander y Tom Mandrake intentando hacerse hueco entre los muchos autores que han tratado al Caballero Oscuro. Una historia repleta de giros y tensión que no deja descansar a Bruce Wayne, ni a los lectores, hasta la última página, como bien asegura su sinopsis.

Un guión que se recoge en la recomendable colección Batman Saga, que es en esencia, la recuperación de toda la trayectoria moderna del protector de Gotham. Unos tomos donde apreciar las características principales en las que se mueve el Caballero Oscuro de pocos años atrás hasta el día de hoy.

Reseña: Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons

Con todo el bagaje que tengo en libros de Stephen King, curiosamente, yo no leí antes It que Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons. Obras que se suelen comparar bastante pese a que sólo se parecen en que los protagonistas son un grupo de niños, pandilla en bicicleta, que viven hechos paranormales durante un verano allá por los 60. Quizás por eso con esta temática, y junto a la novela corta de El Cuerpo, de Stephen King (película llamada Stand by me); Un Verano Tenebroso es mi historia favorita con esta ambientación. Reconociendo, por supuesto, que It es una obra maestra del género. Pero es que el cuándo, el dónde y el porqué, tiene mucho que decir a la hora de que Un Verano Tenebroso sea mi favorita.

Os cuento: Allá por 1995, podría ser perfectamente uno de esos veranos calurosos de mi juventud, en los que fui a casa de un amigo y no estaba. A casa de otro y tampoco (oh, qué tiempos sin móviles). Y el último, estaba castigado. Se presentaba una tarde de soledad, la noche anterior había terminado una novela y tenía dinero y bono-bus (¿el qué?, dirá un milenial) en el bolsillo. Decidí ir a El Corte Inglés a buscar mi próxima lectura, lugar donde por entonces podía encontrar un variado catálogo en formato bolsillo. Era de esas veces que los astros se habían conjuntado, pues iba pensando en que tocaba leer algo bueno de Terror. La novela terminada creo recordar que fue de Ciencia Ficción y bueno, en verano, qué mejor para piscina y playita que una buena novela de Terror. Fue entonces que encontré entre las novedades Un Verano Tenebroso, de Dan Simmons. Y me dije ¿qué? (así fue como me enteré), ¡sí este tío sólo escribe CF! (no hacía mucho que había leído su magnífica Hyperion). Leída la sinopsis, ya en el autobús de vuelta había entrado de lleno en Elm Haven.

Magnífica, estupenda, ideal para esta fecha, ¿qué esperáis que os diga después de lo narrado? Los veranos se asocian con frecuencia con un enfoque despreocupado y optimista de la vida y el deseo de unas vacaciones extensas hasta la saciedad. En la tierra donde vivo, las noches son tiempo de salir al fresquito hasta altas horas de la madrugada… Pero siendo joven, mejor ir en bicicleta al bosque o revolotear cerca del lago o de un río. Para la lectura, un tiempo maravilloso para ponerte con historias de miedo, misterio y/o Terror. Con este ambiente llego a Un Verano Tenebroso, el cual intenta contrarrestar el aire alegre de esta estación del año con mucho horror psicológico y tradición gótica.

Simmons establece su novela en los años 60 y merece elogios por su atención a los detalles históricos y la capacidad de capturar la nostalgia asociada con la infancia y las noches de verano de libre albedrío. Una trama centrada en una pandilla de pre-adolescentes formado por Mike, Dale, Lawrence, Kevin, Harlen y Cordie, personajes que guían al lector a través de su intento de exorcizar el Mal que se encuentra en la tranquila ciudad de Elm Haven (Illinois). La historia comienza con la misteriosa desaparición del niño Tubby, que actúa como el primer eslabón de una cadena de eventos terroríficos y mortales que avanzan como una ola de calor. Bajo las sombra de la Vieja Escuela estos niños se unen y prueban su capacidad de lealtad y amistad. Adultos que a veces son monstruos. Monstruos bajo tierra de grandes mandíbulas, limitaciones de la infancia, antecedentes de un Mal adormecido que ahora despierta para intentar de nuevo hacerse con ciertas almas; encontraréis en Un Verano Tenebroso una novela realmente aterradora. De esas que con el cierre de ciertos capítulos te dejan con los patas colgando… Los detalles…, bueno, es Simmons en su mejor época. Intervalos de caracterización, descripción y construcción de tensión traumática, todo magistralmente escrito. Una escritura clara y descriptiva como cuando narra todo lo que subyace sobre Elm Haven. Una interpretación intrincada del miedo y angustia que os aseguro que os afectará como lector. Cinco muchachos forjando poderosos lazos para una vida de cambios que está por venir. Campos de maíz bañados por el sol, una misteriosa campana sonando en la silenciosa madrugada, desde las profundidades de la Old Central School, una enorme fortaleza con aroma a caoba de ataúd. Un Mal invisible levantándose, eventos extraños y horripilantes extendiéndose a través de una ciudad que una vez fue pacífica. Decididos a acabar con ello: Mike, Duane, Dale, Harlen y Kevin deben librar una guerra de sangre contra una abominación arcana que posee la noche.

La mayoría de los lectores odian dejar un libro sin terminar. Os contaré una anécdota. Después de leer Un Verano Tenebroso aluciné tanto que por supuesto corrí a recomendárselo a mis amigos. Aunque yo era el verdadero amante del Terror del grupo, entre nosotros solíamos pasarnos libros cuando uno lo había flipado tanto. Curiosamente, se lo quedó el que menos esperaba. El miembro más mayor de nuestra pandilla, el mismo que curiosamente sólo leía CF, cuanto más clásica mejor. Siempre recordaré el día cuando unos siete u ocho meses después, todos en su casa reunidos para jugar al rol, vi el libro aparcado aparcado en una de sus estanterías. Me indignó ver un marcapáginas que no sobrepasaría las primeras cincuenta páginas. Lo cogí y se lo puse delante: ¡¿Cómo?! ¡¿Después de tanto tiempo aún no?! Tío, me puse a leerlo una noche y cuando vi que un niño muerto abría los ojos, tuve que dejarlo.., contestó de la forma más sincera que había visto jamás.

Genial. Como genial es este momento para conseguir esta joyita del Terror ahora que lo reedita Ediciones B en tapa dura, un título que no estaba disponible desde 1995.

Reseña: Un Lobo es un Lobo, de Michel Folco, Pierre Makyo, Fédérico Nardo y Antoine Quaresma

En la BD -o dentro del cómic europeo para que nos entendamos-, se hace últimamente una cosa tremendamente bien: la adaptación de novelas al formato cómic. Ocurriendo algo curioso además; no siendo estas novelas bestsellers fuera de su país, en formato cómic sí que consiguen más expansión. Y después de leerlas a uno le queda cierto quemazón por dentro y ganas de buscar y leer (como sea) la fuente de donde proviene, por ejemplo, Un Lobo es un Lobo. Pues sí buscas un poco, todos son buenos comentarios y más de uno suelta un ¡Bravo! a los autores por dicha adaptación de la novela de Michel Folco.

Dos volúmenes que Ponent Mon rescata y trae en un único integral donde devorar la historia de principio a fin. De esas historias que sorprenden cayendo casi accidentalmente en mis manos, para llevarme una agradable sorpresa. Sin duda, atraído muy-mucho por los quintillizos malhumorados de la portada. Clodomir, Pepin, Dagobert, Clotilde y… el más alocado de cinco, Carlomagno. Un pequeño adelanto ya incluído en la sinopsis donde se nos promete «un destino de pesadilla esmaltado con períodos a veces brillantes y divertidos». Un cómic que tiende mucho al estilo clásico de la BD: hermosas ilustraciones con colores hermosos durante el día para caer en lo tenue amigo de lo nocturno cuando algo malo va a suceder. Pero Un Lobo es un Lobo no carece de cualidades. Su fuerza radica en la representación súper realista de personajes, animales, lugares y vestimenta… También en la exageración de las expresiones humanas. A veces, la caricatura está cerca, lo que no deja de evocar el humor más exaltado que dicen que rebosa, sobre todo, en la novela.

La trama nos lleva a 1763. Clovis Tricotin es una mujer feliz por dar a luz. Pero no será uno ni dos, sino que parirá un total de cinco hijos, atrayendo la curiosidad de toda la región. Por otro lado, en los alrededores, en el bosque, los lobos son masacrados por los cazadores. En el primer volumen veremos a los niños crecer hasta cierto drama que tiene lugar el año de su séptimo cumpleaños. Un inicio con dibujos potentes e historia interesante, donde Pierre Makyo aborda una fuerte adaptación, traslación de un libro que contaba con más de seiscientas páginas, convirtiendo el cómic en un tema directo haciéndote muy fácil entrar.

Sin saber a donde nos llevan los autores, de algún modo sabemos que tarde o temprano llegaremos a ese trágico destino de la familia Tricotin. Y llega. Y voy a contar algo más por que si no, se me hace imposible avanzar. Se descubre en esta segunda parte a Carlomagno como el megaprota de la trama. Este pequeño pedazo de hombre con ebullición angelical y rebelde, dotado de un encantador atractivo. Los quintillizos quedan huérfanos y son separados. El destino lleva a Carlomagno al castillo de la región. Se abre así un futuro brillante para él. Pero a Carlomagno no le importa. Lo que él quiere es encontrar a sus hermanos y hermanas y es gracias a la complicidad de los animales con los que tiene el don de comunicarse, con los que huirá de ese puesto que los hombres le habían reservado.

Pierre Makyo al guión, Fédérico Nardo al dibujo y Antoine Quaresma a los colores; proponen una conclusión que deja con ganas de más. Una trágica historia que se convierte en aventura. Niños que que no nacen precisamente bajo una estrella. Después de la muerte del padre, es la madre quien cae enferma y los obligan a separarse. El lado rebelde del más pequeño es sin duda lo que seduce al lector. Así como el empeño de volver a reunir a una familia rota.

Os invito a descubrir este excelente guión que tiene lugar a finales del siglo XVIII, en el pequeño pueblo de Racleterre. Con un uso del lenguaje de antaño que refuerza aún más el realismo histórico y aumenta el encanto de la vida de aquellos años. Y un dibujo que es una delicia. Una lectura obligada, una oportunidad para descubrir una historia que parece que en formato novela jamás llegará aquí. Con una máxima en su haber: «Nada es más fuerte que los lazos de sangre».

Reseña: iZombie (Integral), de Chris Roberson, Michael Allred y Laura Allred

Si algo me tuvo entusiasmado desde niño en mis inicios con el género de Terror, desde que con unos cinco añitos viera con mi madre una noche en televisión La Noche de los Muertos Vivientes (1968), de George A. Romero; sin duda, fue el género zombie. De hecho, mi única novela publicada hasta ahora trata el tema de los muertos vivientes. Aunque de una forma muy diferente a lo que propuso-casi-impuso el film 28 días después con sus zombies rápidos e infectados, potentes corredores de los cien metros lisos, por culpa de un virus o infección. Desde entonces, he visto pero también leído mucho. Aunque algunos no lo crean, si buscas, encuentras muy buenas novelas y antologías relatos, títulos no precisamente modernos, algunos incluso bastantes más antiguos que el guión del maestro Romero. Por eso indagué e indagué y leí bastante. Tanto que, el género zombie lo siento hoy en día como un amor del pasado. Del que guardo muy gratos recuerdos pero al que quizás me da miedo volver. No obstante, con dicho tema en cómic sí me atrevo. Son historias cortas, no profundizan mucho, y bueno, seleccionando bien se encuentran cositas realmente molonas.

Fuera de la mejor serie en cómic de todos los tiempos como es Los Muertos Vivientes, de Robert Kirkman (extensa como ella sola, pero con números gloriosos en su haber), precursora de una serie que tiene miles de fans…, y cientos de detractores también; fuera de ella, se van encontrando cositas interesantes hechas con mucho “mimo”. Hoy toca recomendar una serie llamado iZombie que como poco me ha tenido entretenido toda una buena semana de tiempos muertos (nunca mejor dicho) en los que poder degustar una serie al completo ya que ha sido publicado por ECC Ediciones en formato integral. Un volumen más que llevadero y gustoso de leer en cualquier sitio.

Elaborada por el aclamado equipo creativo formado por Chris Roberson, Michael Allred y Laura Allred, iZombie recopila los veintiocho números de la serie original de Vertigo que inspiró la serie televisiva de The CW. Además de incluir un epílogo de Roberson y una sección especial de bocetos de Michael Allred, en iZombie hay algo/mucho detrás. Un trasfondo que se agradece, una historia currada y con algo más labrado que un simple virus atacando a la población. Una trama original. Aunque algunos ya sabemos que proviniendo del sello Vértigo, eso quizás se vuelve normal pues Vertigo suele ser sinónimo de calidad.

iZombie cuenta la vida de Gwen Dylan, una zombie que trabaja como sepulturera en Eugene (Oregón). Es fácil, ¿qué mejor trabajo que ese para tener cerca un suministro de alimentos listo para degustar? Su memoria se va perdiendo con el tiempo y necesita comerse un cerebro al mes más o menos o se convertirá en una de esas criaturas desbocadas de El Amanecer de los Muertos. Sin embargo, cuando come cerebros, también obtiene los recuerdos que vienen con ellos… Y esto mola. Pues estos recuerdos siempre llevarán a un misterio que Gwen tendrá que resolver.

¡Originalidad! Eso pido y eso he obtenido con esta magnífica serie. Casi treinta números que fueron desarrollados entre 2010 y 2012, y que ahora se pueden obtener en un sólo integral. Cierto es que el dibujo en ocasiones deja algo que desear. En mi opinión, es bastante característico y parece hecho adrede así con algún motivo para con la idea de la serie. No obstante, los guiones y el divertimento de cada trama hace que te acostumbres incluso en ocasiones, suavicen ciertos argumentos que se pretenden serios dentro de una serie que para nada lo es. Hay algo más que zombies aquí, fantasmas, vampiros, momias y hombres lobo-terriers. Así. Como suena. Gwen Dylan se va convirtiendo en una especie de detective, una persona muerta que comparte mente con el cerebro devorado el cual si tiene algo pendiente, la inquieta de tal modo hasta resolver dicha inquietud. Resolver el asesinato de Fred, Spot intentando mantener su secreto a salvo, Gwen creyendo saber todo sobre ser un zombie hasta dar con Amon, un ser momificado que la lleva a recorrer el misterioso sendero de la memoria mágica. Traer secretos del Antiguo Egipto al moderno Oregón. Mientras tanto, cazadores de monstruos acechando a sus amigos: Claire, la vampira, y Spot, el lobo-terrier. Así como otras tantas tramas e incluso algunos arcos argumentales largos, que harán que te pienses dos veces el lanzarte a la piscina, antes de terminar cada historia.

Como todo lo bueno, y ante la falta de ideas constantes y originales de Hollywood, obviamente, iZombie ya ha sido llevada al formato TV. Aún no he tenido tiempo de echarle un ojo y la verdad tampoco me apetece mucho. En televisión probablemente la idea general del cómic se habrá extendido a un formato juvenil humorístico tipo Disney Channel que a gente de cierta edad nos echa para atrás. Aunque ya sabéis que nunca/nunca hay que vender la piel del oso antes de cazarlo. Así que…