Archive for Juan José Castillo

Reseña: El Quinto Evangelio (Integral), de Istin, Montaigne, Viacava, Dellac y Jacquemoire

Hoy, una de esas obras con las que pruebas (aunque oí de su buena calidad) y quedas prendado por historia, dibujo y por supuesto, edición. El Quinto Evangelio (Integral) viene de la mano de Ponent Mon. Y bueno, una cosilla, ¿sabéis cuál es y de qué habla el Quinto Evangelio? ¿No? ¿Nada? Esperad, esperad: esta inquietante historia nos traslada a Tierra Santa, año 1174. Donde viviremos toda una serie de acontecimientos misteriosos con unas cuantas muertes de por medio. Milon de Plancy, regente del reino cristiano de Jerusalén, es asesinado salvajemente por tres hombres enmascarados. Guillermo, el archidiácono de Tiro, y su protegido Balduino, el futuro rey, lideran la investigación. Al joven soberano también le preocupa la desaparición de trece niñas, huérfanas y tatuadas con una mano de Fátima en el antebrazo. De actos de barbarie, unos pocos se están dando en la ciudadela, y uno tras otro parecen ocultar secretos más duros de revelar. Capaces de hacer dudar a más de uno sobre el tan nombrado cristianismo.

El Quinto Evangelio se convirtió en una obra que llegó a comprender cuatro álbumes, todos y cada uno de los cuales se aporta en este integral. Ya el primero (La Mano de Fátima) se muestra como un excelente cómic basado en la historia del reino de Jerusalén. Un escenario clásico pero inteligente que juega con los asesinatos en serie de mujeres jóvenes y los misterios de un pergamino secreto. Pero lo más destacado de este álbum es el dibujo de Montaigne. Encontramos páginas basadas en una ideal paleta de colores con grandes diseñadores detrás como Springer o Lauffray. Algunas páginas tremendamente impresionantes.

El Cubil de Cerbero (así como el álbum anterior), lleva la acción a ese “momento” de los templarios, entre la segunda y tercera cruzada. Cierta ficción esotérica que se ve reforzada por un contexto histórico rico en conflictos, habiendo existido personajes y lugares reales barridos por varias corrientes religiosas. Mediante conspiraciones, luchas de poder, secuestros, maniobras políticas, sociedades secretas y asesinatos, entramos fácilmente en una serie de la que con cada página, nos intrigamos aún más. En este segundo álbum ya se levanta el velo del evangelio apócrifo en el que se centra el título de la obra.

En Herodión nos adentramos en el verdadero evangelio de las revelaciones que fue escrito por Judas. No Judas Iscariote, el traidor, sino Judas, hijo de Jesús de Nazaret. Eso es lo que cuenta el regente Saladino. Un evangelio en manos de una niña llamada Akila, quien habría estado desaparecida durante siete años. Y donde un rabino llamado Ephraim, un rey leproso, Balduino y un arzobispo la buscan sin cesar. No obstante, un maestro templario oscuro también codicia el evangelio y su fiel Cerbero da caza a los fugitivos en Jerusalén.

Balduino, rey cristiano de Jerusalén, leproso y tan solo 15 años de edad. Guillermo de Tiro, soberbio y valeroso hombre de la Iglesia. Templarios a sueldo de Roma. Lorenzo, el fiel maestro de armas del rey, detrás del cual se esconde Cerbero, asesino sangriento, jefe de guerra de Saladino y hombre de honor. Estos son los héroes de esta impresionante serie servida por un dibujo y hermosos colores que finalizan con el álbum Revelación. Una acción que nos llevará a preciosos paisajes históricos, pero también a los rincones más oscuros del ser humano. Siempre egocéntrico desde que tiene uso de razón.

Con unos buenos autores mostrando sus dotes, escritos y diseños, y mostrando en definitiva un solo desarrollo psicológico: la investigación de Guillermo de Tiro hasta su claro razonamiento y el de un joven rey atrevido torturado por una enfermedad. Dibujante, guionista y director de tres colecciones en Éditions Soleil, la famosa editorial francesa, Jean-Luc Istin combina su talento con el de Thimothée Montaigne, quien firma su primer álbum aquí. A pesar de una vena esotérica al borde del agotamiento, Jean-Luc Istin se las arregla para entregar un thriller bien dominado. En cuanto al dibujo ya lo he dicho. Me encantó, sobre todo, los escenarios y paisajes. El entorno es maravilla pura bien recreada.

Un códice que, de caer en malas manos, significaría el final de la presencia franca en Jerusalén, seriamente amenazada por Saladino y su deseo de reconquistarla. Una búsqueda, una lucha que le mantuvo con vida mucho tiempo.

Reseña: Starr El Asesino, de Daniel Way, Richard Corben y José Villarrubia

Si seguís Desde New York – Crónicas Literarias, debéis tener claro ya desde hace algún tiempo cuán fan soy de Richard Corben. Aunque os delata un poco el hecho de, si estáis leyendo esta reseña, ser un poco amantes también de este genial autor. Y es normal. Hablamos de un maestro que lleva ya casi cincuenta años en el noveno arte. Con un trabajo además que realmente impresiona e inspira a muchos. Y siendo sincero, sí que Corben ha colaborado en argumentos no muy buenos o que no han estado a la altura de lo que uno esperaba; pero que el maestro aparezca en un título significa en un porcentaje muy alto, que la obra se convierte en medianamente buena, solo por el hecho de poder admirar sus ilustraciones. Ilustraciones capaces de empujar una historia al siguiente nivel.

Como decía, aquí tenéis a un declarado fanboy. Me emociona leer y admirar un cómic de Corben y Starr El Asesino, la nueva joyita que acaba de publicar Panini Cómics, no ha sido para menos. De hecho, ha sido uno de los cómics que más he disfrutado en lo que llevamos de año. El guión de Daniel Way de una clásica historia retomada de hace años, ha sido excepcional. Acción, humor negro, amores no correspondidos y odio, mucho odio. Muy a lo Conan en ocasiones, incluso lo que uno de Conan a veces espera.

Starr El Asesino abre contando la historia del escritor pulp Len Carson, quien pasa de la oscuridad a la fama y fortuna escribiendo. Un escritor de género con éxito quien muy pronto, pasa de gastar todo su dinero en coches y mujeres a una decisión repentina de abandonar para salirse de ese mundo de escritor de “segunda división”. Hasta que ve que no, y tiene que pedir perdón a su antiguo editor para volver. Pero las musas parecen haberse disipado. Abandonó lo que mejor sabía hacer para escribir narrativa “ideal” para gente culta y ahora… Nada. Así que decide visitar los orígenes de su famoso héroe Starr El Asesino por primera vez. Historia que nos lleva a ver a Starr y su familia teniendo que asomarse a la ciudad por la crisis de hambruna que azota a su clan. Hecho que se volverá fatal.

Starr llega a la ciudad de Zardath junto a dos más de su tribu para realizar intercambios comerciales, pero en las puertas de la ciudad son ridiculizados por dos hermanos debido a que van desnudos. Starr se ofende y golpea a uno de ellos. El hermano del mercader se enfurece e interviene, por lo que Starr encolerizado le destroza la cabeza matándole. La gente aterrorizada se espanta y la guardia del Rey los apresan… Se pone en marcha un giro de acontecimientos que van más allá de ser condenados por asesinato, caída y auge de nuestro héroe. Y aquí es donde el escritor Len Carson sufre un bloqueo de escritor. Hasta que una de sus creaciones aparece en su casa para secuestrarlo y manipular la historia…

Un genial guión repleto de personajes coloridos (y lascivos), como Trull el malvado hechicero, Starr es el personaje principal, pero también muy buenas divas como Tira, una compañera gladiadora de Starr la cual por alguna extraña razón le odia y eso que Starr anda loquito tras ella. También un personaje puntero como Moonja, la cabecilla del acuartelamiento de gladiadores, enamorada de Starr, y ángel de la guarda indispensable. Todos estos iluminados por los lápices de un Corben en estado puro. Creando rostros y estereotipos que se quedan guardados en la retina.

Starr El Asesino es una joyita de cómic que no debiera pasar inadvertida para el buen amante del cómic. Uno de los mejores últimos trabajos del maestro que además se siente respaldado por unos tremendos colores de nuestro paisano y también maestro José Villarrubia. Un complemento maravilloso para relanzarnos un cómic inolvidable.

Reseña: Kuklos, de Christopher Gaultier y Sylvain Ricard

Kuklos es la reedición de una conocida historia del cómic europeo llamada Futuropolis. Hacía tiempo que deseaba leer esta trama. Mi viejo tío me la había recomendado tiempo ha, pero nunca pude hacerme con la edición antigua. ¿Y sabéis? Quizás estaba todo pactado con el tiempo que ha de llegar por que va Ponent Mon y edita la nueva edición llamada Kuklos. ¿Y por qué os cuento esto? Para que veáis lo entusiasmado que iba con este volumen de caminito a mi sofá de lectura. Aún sabiendo qué tema trataba (supongo que ustedes con solo ver la portada ya lo habréis pillado también), no sé por qué sentía algo raro en el estómago y por otro lado sabía, sentía, que me iba a gustar. Son narraciones visuales de esa aborrecible parte de nuestra historia…, que tienen un algo que me gusta leer. Leer sobre el Mal y cómo ciertas personas (personajes) debieron pasarlo mal de un modo u otro, debido a un pensamiento tan de inepto como es dilucidar que un ser humano puede ser diferente a otro por el solo hecho de tener la piel de otro color. Es que si lo piensas fríamente… Pocas cosas más sinsentido existen. Cerebros no más grandes que un pegote de plastilina, como decía un profesor que tuve…

De Kuklos especialmente me encantó su diseño gráfico y por encima de todo la psicología que mueve al personaje de Thomas. Menuda dominación del impulso lineal del personaje crea el guionista Sylvain Ricard. Todo muy bien dominado en ese escenario. Se siente que todo lo que sucede, podría haber ocurrido en la realidad. Un trabajo llamativo. ¿Qué escenario? El tema es el racismo en el momento en que el Klu Klux Klan estaba en pleno apogeo. Me pareció atractivo leer una historia en la que el personaje principal es un miembro del KKK y por lo tanto seguimos los hechos que le rodean, la vida de esta organización, incluyendo las luchas internas entre miembros pragmáticos y otros más fanáticos. No hay maniqueísmo pero sí es cierto que el “héroe” es menos cruel que otros que le rodean. Es una historia violenta, bastante crueldad en algunas escenas, sin que eso quede en ridículo. Los autores muestran (demasiado bien) la estupidez y el sinsentido del racismo. Además, seguimos a unos protagonistas que se casaron con la causa KKK. Personajes con los que (¿provocado?) no sentiréis ninguna simpatía. O eso espero, por que vamos a presenciar un juego de masacres que nos llevará a ver lo depravada que puede ser la mente humana cuando está desatada. Terrible. Tan pronto como leemos las primeras viñetas, ya quedas cautivado por el escenario y la atmósfera súper conseguida. En Kuklos entramos en el mundo de Ku Klux Klan con sus reglas, códigos…, que si te informas bien, notarás que se describen con brillantez y precisión.

Como os decía antes, me encantó el tipo de dibujo también. Con un estilo “rallado”, con luces y sombras cuando se necesitan por la emoción del momento, los lápices de Christopher Gaultier cautivan. Me pareció más que diferente y original. Violencia, suspense, tensión, monstruoso y en mi imaginación, tremendamente realista. O eso espero.

La historia de un Klanist hasta el final. Pase lo que pase. En algunas historias vemos a los personajes cambiar de opinión, volver a “causas nobles”, pero solo es una pancarta. Kuklos va de ver como funcionaba (¿funciona?) el KKK. Sus conflictos, sus reglas y la forma de pensar de sus miembros. Por otro lado, están los negros, que solo sufren la mayor parte del tiempo, siempre asaltados por numerosos y odiosos atacantes. Aunque cuando se encuentran del lado de los dominantes, los autores les han dado cierta dosis de humor, esa que libera tanta dramatización en ciertas escenas.

Historia genialmente narrada e ilustrada. Para qué más.

Reseña: Hellboy en el Infierno. Integral Vol.4, de Mike Mignola, Richard Corben, Nowlan, Hampton y VVAA

Lo queramos o no, hay diferencias incluso en lo mejor de lo mejor. Dentro del mejor formato en cómic…, también hay distinciones. Y si hay un integral, una recopilación que siempre se espera con creces, con cierta ansia pues vamos viendo como cada poco Norma Editorial nos edita joyitas en formato TPB; esos son los integrales de Hellboy. Con la idea en mente, con el miedo sobre qué traerá o no dentro del próximo volumen negro aterciopelado…, supuestamente va todo. Pero siempre te queda ese miedo de que una colección tan maravillosa, en un formato tan genial, no quede completa.

Aunque esto casi puede ser una blasfemia a estas alturas, no me queda otra que explicar quién es Hellboy. Pues me consta que estamos recibiendo muchas nuevas visitas y de gente nuevo en esto. ¡Ahí voy! Como un profesor que vuelve a explicar su asignatura favorita una y otra vez. Hellboy fue un personaje creado por Mike Mignola en 1994 para el sello Legends de la editorial de cómic estadounidense Dark Horse. Como un demonio y con el nombre de Anung-Un-Rama, Hellboy fue traído a la Tierra siendo bebé por nazis ocultistas. Rescatado por las fuerzas aliadas y criado por la AIDP (Agencia de Investigación y Defensa Paranormal… Y otra recomendable serie en cómic), Hellboy se crió para ser un gran demonio de piel roja, con cola, cuernos y una gran mano derecha de piedra escarlata. Un personaje claramente influenciado por clásicos de aventuras y terror góticos y/o lovecraftianos. Según su creador, el gran Mike Mignola.

Hellboy en el Infierno es el nuevo integral recopilatorio recién editado por Norma Editorial. El cuarto volumen en esta preciosa edición en tapa dura y negra que tanta majestuosidad desprende. Y por qué no, tan bien queda en nuestra cómicteca. Hellboy en el Infierno -aparte del titulo del tomo- es una miniserie donde Hellboy acaba de morir en tramas anteriores y recorre el Infierno. Una oda a la Divina Comedia. Lo que aquí brilla es la idea de que el personaje va encontrándose con personajes muertos de sus anteriores aventuras. Casos algunos nunca resueltos, o personaje que jamás volvimos a saber de ellos por exigencias del guión. Una miniserie de diez números para abrir boca por que hay más, mucho más.

Le sigue El Mago y la Serpiente, una colaboración ganadora del premio Eisner entre el creador de Hellboy, Mike Mignola, y su hija Katie de siete años (por entonces). Donde el Mago le revela a su mejor amigo, la Serpiente, el poder de crear objetos sólidos con tan solo gesticular formas geométricas… Terror infantil y cercano. El Exorcista de Vorsk es una historia bastante destacable que llegó a ser definida como “un relato de marionetas” escrito en el infierno. No digo más. Hellboy contra la Momia Azteca nos lleva a México, donde el Chico Infierno después de ciertos eventos llega a una perdida iglesia en el desierto y se bate con cadáveres reanimados mientras intenta a la famosa momia y brujería del lugar. Y dos numeritos más (el Dark Horse Presents #31 y #32) donde el titulo lo dice todo: Hellboy se casa.

El Hombre del Ataúd es un guión (de los mejores para mí) que también nos lleva al set de México pero en 1956, una de las dos nuevas historias creadas para la muestra del XX Aniversario de Hellboy en lo que se llamó el “Día de Hellboy” (22 de marzo). Y también se aporta aquí otra maravilla como es La Mansión de los Muertos Vivientes, genial historia en colaboración con el gran Richard Corben. Otra historia de años atrás (1952) donde Hellboy se dedica a la lucha libre mientras lamenta la muerte de un buen amigo. Aunque tendrá que enfrentarse a un jorobado, un monstruo resucitado como el de Frankenstein, un hombre lobo y un grupo de vampiresas. ¡Toma ya! El Circo de Medianoche es la mar de curiosa. Muy bien descrita en su sinopsis como: “Una terrorífica historia de la infancia de Hellboy”. Tiempo atrás, los miembros de la AIDP dudan del pequeño demonio: ¿amigo o amenaza? Pero el Chico Infierno encontrará un extraño circo habitado por seres extraños, donde vivirá la primera de sus muchas aventuras paranormales. Y cierra el volumen En Aquel Mar Silencioso, donde Hellboy viaja a alta mar para encontrarse con un navío fantasma, tras ser capturado para ser vendido como monstruo de feria. Un maravilloso relato que recuerda a los geniales cuentos de Terror de William Hope Hodgson.

Hellboy es algo así como un fenómeno cultural. Cuando entras, te atrapa y querrás leer todas sus historias. En especial, si amas el género de Terror. Mike Mignola se asegura tu enganche a su Mignolaverso. Donde he podido leer ya decenas de historias chulísimas e inolvidables. Y ahora integrales maravillosos que son pura delicia diabólica.

Reseña: Flash. Relámpago Expansivo, de Mark Waid, Augustyn, Pelletier, Rouleau y Kolins

Mark Waid tomó las riendas del tercer Velocista Escarlata en 1992. Su etapa, cuya recuperación sigue adelante en el presente volumen, es la continuación de Nacido para Correr, El Regreso de Barry Allen, Impulso, Velocidad Terminal, Punto Muerto y Deudas Infernales. Es hoy una de las más recordadas etapas del personaje. Una gloriosa época del héroe que devoro con hambre, como el niño que fui, que llevo dentro y que jamás hasta ahora, había conseguido leer todos estos sucesos en continuidad.

Lo cuento, no hay problema, en casa somos fans de la serie de TV de Flash. My family ve entusiasmada cada capítulo. En mi caso, la veo de reojo a la espera de que no puedan estropear nada de lo que leo, pues si algo tiene de bueno tiene esa serie (que ya va por su 5ª Temporada), es que desprende comiqueo y mucho del Flash de Mark Waid. Se huele que los guionistas de la serie tienen muy al tanto el Universo DC en el que se mueve-desliza-flota-vuela dicho Velocista Escarlata. En ocasiones, mola ver como introducen y lo bien que están representados algunos villanos. Actualizados sus trajes y bien hechos dentro del presupuesto…, un pijama así como así desmerece y eso hay que tenerlo muy en cuenta. ¿De ahí su éxito? No. Pero si se ha tenido como referencia la serie regular de Waid, donde os aseguro, estoy encontrando cantidad de paralelismos; entonces, es bien.

Flash: Relámpago Expansivo contiene del #142 al #162 de la serie original, números publicados entre 1998 y el 2000. Época en la que Mark Waid (Kingdom Come, entre otras muchas) se asoció con el escritor Brian Augustyn (Gotham a luz de gas) y el dibujante Paul Pelletier (Aquaman) para poner punto final a su relación con el Velocista Escarlata. Un vertiginoso final que despeinará y hará saltar lágrimas al más pintado, debido a la carrera contrarreloj en la que está inmiscuido Flash en estos momentos.

Relámpago Expansivo comienza con un intrépido número donde Wally West “vuela” en dirección a la vicaria a casarse con Linda Park, cuando de pronto su línea temporal se desvanece y su novia se esfuma del altar ante los ojos de todos. Corre por detrás una trama, o mejor dicho un tipo con muy malas intenciones: destruir la vida de Wally West y atacar a todas las personas importantes para él, es su misión. Es alguien de color azul cobalto… un villano que tendrá un impacto duradero y devastador en la vida del futuro Flash. Además de ser un tipo que tiene relación con el gran Barry Allen, por lo que Wally West recluta a Max Mercury, Jay Garrick, Jesse Quick y también lo intenta con Barry “Impulso” Allen. Necesita ayuda para recuperar al amor de su vida, viajar en el tiempo e investigar no es fácil para alguien que jamás tuvo tal problema. Complicándose todo, pues tiene que evitar además que dos Flash futuros sucumban ante la gema mística de Cobalto Azul.

Después de dichos eventos viene en este súper tomo uno de los arcos argumentales largos que más he disfrutado de Mark Waid. Por que es dicho autor en estado puro. Y es el mismo que da nombre al volumen. Relámpago Expansivo (Chain Lightning) es una trama de seis números que descubre un enorme secreto que nadie espera y… Y QUE NO DIRÉ AQUÍ. Pero os adelanto ya que ni siquiera Wally West lo espera, y tiene mucho que ver con mi amado Barry Allen. Malcolm Thawne (Cobalto Azúl) sigue en el centro de la idea y Wally también descubre que entre ahora y el Siglo XXX, dos destellos caerán, que el Mal gobernará a pasos agigantados si no se dedica a avisar a a los Destellos de cada generación. Y de salto en salto, va reclutando a los mejores.

Aventuras de viajes en el tiempo por doquier, con conexiones lógicas y tramas que cierran bien. Estrellas invitadas e inesperadas como Robin o alguien que no veía hacía tiempo como Aqualad. Evitar la invasión del país por parte de una desatada Gorilla City. Kid Flash descubriendo que Gorilla Montague no es enemigo. Un nuevo logotipo, un nuevo traje y un nuevo e inspirador villano. Deseos de luna de miel en Venecia…, pero no tan relajante como uno puede esperar.

Mark Waid diciendo adiós por todo lo alto.

Reseña: Lobezno. Logan, de Brian K. Vaughan, Eduardo Risso y Dean White

Para un personaje que no puede volar, distorsionar el continuo espacio/tiempo o cambiar la historia completa de un universo conocido con decir tan solo unas pocas palabras, Lobezno, más que casi cualquier otro personaje de cómic, se suele presentar como una especie de semidios. Solitario, estirado, con las manos en los bolsillos a la vez que distante de casi cualquier trama en las que participa cuando va en grupo…. Lobezno no solo puede sobrevivir a casi cualquier cosa, sino que también parece saber siempre qué decir y qué hacer al más puro estilo Clint Eastwood. Si bien este tipo de representación crea un personaje indiscutiblemente rudo, también proyecta una sombra atractiva sobre él para muchos comiqueros. Aunque para otros no tanto y quizás por eso nunca fui muy de sus historias. No obstante, llegué a cierta edad y entendí que debía leer fuera de mis gustos, lo que a muchos les parecía realmente bueno. Ya sabéis: «¿El arroz? Millones de chinos no pueden estar equivocados». Por ello, al enterarme que Panini Cómics recuperaba en su genial formato de Novelas Gráficas Marvel el arco llamado Logan de los maestros Brian K. Vaughan y Eduardo Risso; se hacía inevitable ponerme con él.

Donde por primera vez en años, se nos presenta una representación decididamente humana de Lobezno. Una historia donde a pesar de su relativa invencibilidad, Logan se presenta como nada más que un paracaidista canadiense confundido en un espantoso y oscuro momento de la historia. ¿Y adivina qué? Funciona. O mejor dicho, funcionó conmigo. Me encantó.

Nos topamos con Logan en Japón, viajando a través de la nieve en dirección a un templo cuando es golpeado por una ardiente bestia que grita: ¡Tu turno! Fundido en negro y un soldado observándole. El hombre frente a él es el teniente Ethan Warren, un prisionero de la Segunda Guerra Mundial, que parece compartir celda con Logan. Entonces, se ponen las pilas. A Lobezno se le ocurre un plan para escapar y Warren acepta ayudar. Asaltan a tres soldados que se acercan y los dos prisioneros escapan al bosque. Tomando dos de las armas de los guardias. Cuando se encuentran con una joven sorprendida en un puente. (Aquí empieza ya a molar la historia…) Warren y Logan se enfrentan. Debaten si deberían matarla o no. Lobezno le dice a Warren que se aleje o también se unirá a su destino, que ni se le ocurra tocarla y este se aleja acusándole de desertor y espía.

La joven elogia a Logan por salvarle la vida y dice que lo puede ocultar unos días en su cabaña hasta que pueda escapar con facilidad. Dice llamarse Atsuko y está sola. Su desaparecido padre era un kamikaze. Y antes de la tragedia que está por venir, mientras duermen juntos, él le pregunta: ¿Es este el cielo? Así comienza una aventura diferente de Lobezno. Una historia perfectamente imaginable en un pasado del superhéroe, con hechos históricos de por medio tan reales como es encontrar un hermoso atardecer tras un bosque en el precioso país del Sol Naciente con una guerra en ciernes. Logan al natural, pelo en pecho, una especie de soldado estadounidense homoerótico que se encuentra en buena compañía, en un mismo lugar que no deja de ser un hermoso agujero japonés situado en el bando opuesto.

Esta miniserie de Logan me ha hecho reconsiderar seriamente todo lo comentado al principio de la reseña. Afirmarme en mi posición. Intentar leer lo mejor de un personaje que no te atrae demasiado, puede ser perfectamente sinónimo de toparte con una buena historia. No perderte lo mejor por estar en el mismo punto que muchos. Logan, que se presentó por primera vez en Origen, hace que el Wolverine actual sea mucho más interesante. Fuera del constante descontento y beligerante comportamiento del “zarpas de adamantium”, descubrir una parte sofocada de vulnerabilidad seductora. Un guión completamente refrescante, por el que no puedo evitar pensar en Vaughan cavilando igual que yo, susurrando que ya tocaba algo diferente para esa gente que no es fanboy total del personaje. Que lo quiere en un contexto más realista. Una novela gráfica imprescindible.

Reseña: Batman. El Cáliz, de Chuck Dixon y John Van Fleet

Una nueva y curiosa aventura de nuestro héroe favorito con un dibujante que utiliza una técnica la mar de original. Eso he encontrado en Batman: El Cáliz. Un solo tomito, un solo ejemplar en el que Chuck Dixon hace lo que mejor saber hacer y John Van Fleet crea un dibujo diferente e inesperado para mí, ya que no lo conocía. Una historia que con tan solo una frase potente, hace que ascienda el interés por leerla. Dice así: «El hijo de Thomas Wayne recibe un misterioso paquete que lo convierte en el objetivo de los villanos más peligrosos del mundo». ¿Thoma? ¿Bruce? ¿En qué punto estamos?

La religión es un área en la que los cómics siempre han tergiversado. Los personajes son agnósticos o devotos, como si no hubiera ningún punto intermedio. Batman es, en muchos aspectos, un personaje que podría estar bastante versado en el conflicto religioso. Sin embargo, ese nunca fue realmente el caso del orejas picudas ya que la religión ha sido casi inexistente en los mitos de sus historias. Eso hace que una historia sobre el Santo Grial sea cuando menos, atractiva.

El Cáliz nos cuenta como Bruce Wayne aparece en una larga lista de guardianes del Grial. Un día recibe un paquete dirigido a su padre. El contenido es la famosa copa. Batman examina de forma inmediata la famosa reliquia en busca de alguna evidencia científica de su veracidad espiritual. Lo que casi le está convirtiendo, o al menos se le ve profesando, ser un creyente de Cristo. Y no hay nada de malo en que Batman sea cristiano, pero gracias a Dixon vemos que esto es de alguna manera un secreto oculto que no conocíamos. ¿Batman creyendo en un poder superior? Respuesta: Nadie imaginó nunca antes algo así.

Escrito por el veterano Chuck Dixon, El Cáliz no es un cuento de Elseworlds (Otros Mundos). Fue una historia que vio la luz en la serie regular en 1999 y esto se metió en continuidad. Presenta a varios villanos intentando reclamar la copa que contuvo la sangre de Cristo. Un extraño poder, una extraña atracción desprende… Siendo curioso ver como la mayoría de los malos, de un modo u otro, afirman ser descendientes del Redentor y por ello se sienten arrojados a provocar encuentros interesantes. El único en su línea es Ra’s Al Ghul, cuya obsesión se basa en la inmortalidad que aporta la copa según la leyenda. Transformando su ataque en una cruda embestida.

Un cómic con una idea diferente e interesante: ¿qué pasaría si el Caballero Oscuro se topara con el Santo Grial? ¿Mantenerlo a salvo únicamente? Esta es la idea con la que juega Dixon y hace que leas toda la aventura de una sentada, probablemente. Pues estamos ante un capítulo interesante y provocativo introducido a la leyenda de Batman.

Reseña: Joe Golem, Detective de lo Oculto. La Oscuridad Exterior, de Mignola, Golden y Reynolds

Llega a novedades el segundo volumen en TPB de Joe Golem, Detective de lo Oculto. Sabiendo de mi mignolismo, es de todos conocido que me iba a poner con él al momento. Adelantando ya, que aunque este número se indica como segundo tomo, contiene arcos argumentales que se pueden leer de forma independiente y que se cierran en este mismo volumen.

Si has leído hasta aquí, te acabas de delatar como un gran fanático del Mignoalverso y por eso ya sé que eres de los míos. De esos que cuando descubrimos una nueva historia, obviamente corremos a leerla. Para los nuevos, saber que Joe Golem, Detective de lo Oculto nos sitúa en la isla de Manhattan pero con gran parte de ella sumergida a más de treinta pies. Principios de los años 20. El Downtown nunca ha recibido mejor nombre. De hecho, es conocida como la Ciudad Anegada. Cataclismos naturales: terremotos, tsunamis y fuertes tormentas la empujaron hacia el fondo hasta que, cincuenta años después, duerme bajo el agua. Ahora los pobladores de Nueva York se diferencian en dos bandos: la parte alta y rica de la población y la ciudad anegada donde moran indigentes, carroñeros, huérfanos y bastantes casos paranormales.

La Oscuridad Exterior (The Outer Dark) es el primer arco de tres numeritos que trae el tomo. Donde así a bote pronto, encontramos a nuestro detective de lo oculto luchando con algunos de sus propios demonios en forma de terribles pesadillas recurrentes. Tramas sobrenaturales, lovecraftianas, seres de penumbra, investigadas por el detective de borsalino. Con ese toque retro que tanto gusta a los que amamos las novelas clásicas a lo Dashiell Hammett. Joe golem está convencido de que estas pesadillas tienen un significado especial, como si su subconsciente intentara decirle algo. Afortunadamente (o desafortunadamente, dependiendo de cómo lo mires), no tiene demasiado tiempo para detenerse en sus cosas, pues un asesinato múltiple se ha denunciado. Un agresor sobrenaturalmente fuerte. Lo que le arrastra al primer plano el misterio y la maldad de ciertos seres a los que uno no desearía enfrentarse en su vida. Y con tan solo un 38.

Carne y Hueso (Flesh and Blood) es la segunda aventura que se aporta. Una mini historia de tan solo dos números pero con mucha enjundia. Donde vuelven a colaborar Mignola, los misteriosos aportes de Golden y el arte crudo y espeluznante de Patric Reynolds. Ilustraciones que perturban sabiendo o no de qué va la trama. En primer lugar nos encontramos con ciertos problemas entre Joe y Lori. Lo que causa inestabilidad interior en Joe. A lo que suma algunas dudas acerca de su jefe, el Sr. Church. Joe comienza a investigar una posible posesión, un primer número que te deja con el corazón en un puño: con Joe Golem a punto de entrar en la casa de una mujer poseída. Comienza fuerte el final de la historia, con Joe y el padre Ryan intentando ayudar a la mujer por la que los vecinos se han preocupado. Para encontrar todo lo que hay tras un alma atormentada, viendo que quizás el Sr. Church oculta demasiado sobre todo esto… Y cuando menos lo esperas, se desvela que ambas historias revelan lentamente la verdad sobre el pasado de Joe. Drama y horror para disfrutar en el camino.

Mike Mignola y Christopher Golden continúan haciendo grandes colaboraciones que nos vienen de lujo a los amantes del Terror. Más allá del ya denominado Mignolaverso, colaboran a la perfección en términos de diálogo y ritmo, alimentándonos poco a poco, con un curioso goteo, el suficiente para mantenernos enganchados página a página. Terminé Joe Golem, Detective de lo Oculto: La Oscuridad Exterior, entusiasmado. Curiosidad por saber a donde pueden llevarnos en un próximo número de este maravilloso investigador de lo sobrenatural. Pero aún queda. Sabemos que este titulo se publica aquí cada mucho (un año entre los dos números) pero somos considerados por ser obvio que antes salen las grapas al otro lado del charco y luego Norma Editorial tiene que ver cuantos ejemplares mete en el TPB de aquí. Sin embargo, siendo paciente, se cumple. Me complace ver que este segundo volumen cumplió mis expectativas. Es decir, para mí es una serie a seguir pese al tiempo. Como un buen whisky que con la espera, gana. Establece temas emocionantes y por el momento continuaré cantando elogios. Además de que hablamos de autores que hacen un buen trabajo dando la bienvenida a cualquier fanático, no dejando demasiadas preguntas sin responder. Una genialidad creciendo lentamente en mi cómicteca.

Reseña: Star Wars. Thrawn , de Timothy Zahn

Timun Mas y Planeta Cómic continúan publicando estas novelas tan chulas que tocan el Universo Expandido de Star Wars. Y qué decir. Gustoso una vez más, de saber más. De ahondar en personajes que difícilmente puedes conocer a tope en otros medios. Y con un autor siempre agradable de leer como es Timothy Zahn. Un autor al que seguir por las cosas qué hace y cómo las hace. Los que seguís asiduamente Crónicas Literarias – Desde New York, ya sabéis que una de mis nuevas pasiones es haberme enganchado a leer toda esta nueva oleada de novelas que Timun Mas y Planeta Cómic están poniendo a disposición del aficionado. Ya he contado que nunca fui un fan acérrimo de la franquicia, pero que las nuevas pelis y cómics, me hcieron replantearme el tema. Y “lo vivido” hasta ahora, me encanta.

Aunque el Gran Almirante Thrawn es conocido por ser aficionado a los ataques sorpresa, la novela cuenta lo anterior. Como llegó a ser así. Al menos, al principio. Bueno, cierto es que ninguno hemos sido siempre como somos ahora. Y a veces, lo chulo es saber como hemos llegado hasta aquí. Saber que hubo un tiempo en el que Thrawn esperaba a que alguien le hiciera una señal…

La nueva novela de Timothy Zahn generó espectación por adelantado. Ya que reintroduce un personaje icónico de Leyendas y lo convierte en canon nuevamente. Se comentó (y eso nos atrajo a muchos), que prometía completar algunos de los antecedentes de la antigua versión del Gran Almirante Thrawn. Ese mismo que ahora es un personaje puntero del Imperio de Star Wars Rebels. Bien, pues la novela ofrece una caracterización de Thrawn algo curiosa que no esperaba. Un personaje demasiado cerca de los rebeldes y a la vez demasiado lejos de la educación de la que goza del Thrawn que llegamos a conocer más tarde. Con estas simples decepciones entras en vereda con el personaje, pero bueno, la cosa cambia… Pues tras ser rescatado del exilio por soldados imperiales y comprobar un enorme ingenio y grandes habilidades tácticas, el ojo del Emperador Palpatine se posa sobre Thrawn. Un tipejo azul que esplende, que desprende lo que se requiere para ser un puntero líder dentro del Imperio. Es cuando despierta su ambición y su lado sombra.

La persona con nombre en código Nightswan se presenta como una molestia que ha estado acosando a Thrawn durante algún tiempo, pero sus ataques no son personales. La identidad de Nightswan es una de las grandes preguntas del libro, pero la revelación parece inevitable y necesaria al final de la historia, y se convierte en un secreto a saber quizás en una historia posterior. Aquí, piratas espaciales y ciertas colonias rebeldes que le desafían y le sacan de sus casillas, en concreto, cuando el tan deseado ascenso de Thrawn se produce. Con un personaje maravilloso (que en mi opinión gana más interés que el propio protagonista) como es Eli Vanto. Un humano que inicialmente sirvió como alférez y más tarde veremos como asciende gracias a sus dotes de traductor, ayudante, estudiante y protegido de un Chiss de renombre como el mismísimo Thrawn. ¿Un caso de Watson y Holmes dentro de Star Wars? Debido a su ocupación de traductor, Eli le permite a Thrawn evitar tener que dar ciertas explicaciones o recibir información censurada para otros (o dar al autor la oportunidad de explicar lo que de otra manera jamás entenderíamos). El personaje de Eli Vanto se vuelve la mar de interesante en este libro, friends. A pesar de que muchas de las opciones de Vanto están, por naturaleza, controladas por su relación con el Almirante. Tal vez una de las decisiones emocionales más significativas en el libro se produce cuando decide si continuar con su carrera o permanecer a la sombra de Thrawn. Escenas maravillosas que se hacen breves.

Mientras los ascensos se suceden en su rápida promoción al poder, entrena a su ayudante de confianza, el alférez Eli Vanto, en el arte del combate y el liderato y los secretos para alcanzar la victoria, Thrawn domina el campo de batalla. Le queda por aprender el tema político pero en el terreno es brillante con cada asalto. Con la despiadada administradora Arihnda Pryce demostrando también un potencial enorme. Toda una serie de sucesos que ponen en el candelero al nuevo Almirante del Imperio, en el que muchos ojos están puestos.

Otro portentoso relato de Timothy Zahn.

Reseña: Superman. El Hijo de Superman, de Peter J. Tomasi, Patrick Gleason, Doug Mahnke y VVAA

La premisa, en una frase compuesta, fue para mí realmente atractiva: “El mundo necesita a El Hombre de Acero… Pero, ¿puede Superman proteger al mundo mientras cría a un súper hijo junto a su esposa Lois Lane?”. También me llamaba bastante las buenísimas críticas que había oído sobre este Superman situado tras los acontecimientos Rebirth. Sin duda, y dicho por muchos, el mejor Superman a leer en bastante tiempo. Y llegado el momento, ECC Ediciones nos publica este tomito, llamado igual que el arco argumental que recopila. Entonces, momento ideal se mire por donde se mire, ¿no?

Ahora es el turno de ser papá Kent y enseñarle a su hijo lo que significa ser un tío mega súper. Sus pros, sus muchas contras y los mil ojos a tener para que todo fluya con asiduidad. ¿Libre albedrío bajo la custodia de un padre que es capaz de ver a través de las paredes? Poco libre albedrío veo yo ahí. Pero buenos momentos y escenas que a más de uno (sobre todo, a los que seáis padres), os hará soltar alguna que otra sonrisita. Con el incentivo de una sombra persiguiendo al niño para algún temible fin. Mas, ¿quién quiero cazar al hijo de Superman y por qué?

Superman surge en pleno evento Renacimiento y supone el principio de una nueva era para el Hombre del Mañana. Nos lo ofrecen autores de renombre actual como Peter J. Tomasi, Patrick Gleason, Doug Mahnke, Jorge Jiménez, y algunos más. Un volumen que recopila del #1 al #6 (así como el especial Superman: Rebirth), los mismos ejemplares que inician la nueva etapa y serie regular de Superman.

El último hijo de Krypton debe decidir si ayudar a su hijo pequeño a usar sus nuevas y crecientes habilidades u ocultárselo al mundo. Una historia que nos traslada al condado de Hamilton donde Lois y Clark están tratando de construir una nueva vida con su hijo, Jonathan Kent. Sin embargo, parece que ocultar identidades secretas no sea tarea fácil, especialmente para Jon. Además, se junta que Clark Kent tiene que aparentar estar de luto por la muerte del héroe (en Los New52) cuando visita las tumbas de Pa y Ma Kent. Un lugar tan cerca y a la vez tan distante, donde se da cuenta que este mundo todavía necesita ayuda. Un Superman. Por lo tanto, se vuelve a poner la capa…

Una trama costumbrista, cosas de casa, vida en familia y sucesos inesperados junto a mentiras de patas muy cortas. Descubrir las habilidades de un hijo y ver si es capaz de discernir entre el Bien y el Mal. Sumando acontecimientos que el niño no comprende pero quiere comprender. Ver a su padre discutiendo en la cocina con Batman y Wonder Woman, por ejemplo. Contemplar como la famosa Trinidad parece que volverá a trabajar unida. Y Jonathan descubriéndolos. Esa es la parte buena. ¿La mala? Enterarse de que la mente artificial conocida como Erradicador pisa los talones a la familia. Ese ser que llevará hasta el final de sus días cumplir los parámetros para el que fue creado: proteger el genoma kryptoniano y no tolerar ninguna otra forma de vida. Ni siguiera la de un niño que no considera completamente puro.

El mismo equipo de creadores que nos trajera las aventuras de Damian Wayne en Batman y Robin (una de las series regulares que más he recomendado últimamente), regresa para hacernos vibrar con unas atractivas aventuras carismáticas como es saber de Superman y su descendencia. Un arco que en un solo tomo, tiene todo lo necesario para los que andamos cortos de tiempo y necesitamos terminar de “comernos” lo que tenemos delante casi de un bocado.