Reseña: El Extraño Caso de la Isla Panorama, de Edogawa Rampo

La historia comienza en una insólita isla abandonada en un punto del Pacifico conocida por el nombre de Okinoshima. Al comienzo, no tendremos la sensación de que vaya a ocurrir algo malo, nuestro protagonista es un simple soñador sin recursos, ¿qué hay de malo en soñar? Todos lo hacemos. Pero Horosuke Hitomi traspasará esa línea imaginaria deseando al precio que sea lo que ansía. Por otro lado, Genzaburo Komoda, uno de los hombres con mayor fortuna, ha muerto de un ataque de epilepsia. Con un fondo siniestro nuestro autor nos introduce a una figura mítica de la cual en muchos lugares del mundo siguen temiendo su presencia. Dicen que regresar del Más Allá cambia a las personas. En este caso, es verdad. De repente, comienza a despilfarrar su fortuna creando un mundo utópico en una pequeña isla. La delicada y hermosa mujer hasta ahora su viuda, le tiene miedo, lo mira, le observa, pero duda de que siga siendo el mismo hombre que tanto amó.

La trama se compone de dos partes. En la primera seguiremos los pasos de una mente retorcida planeando hasta el mínimo detalle cada movimiento sin importarle tener que mancillar algo tan sagrado como la muerte. Aquí leeremos trozos espeluznantes, insanos de una conducta desviada, llevando a su personaje principal Hitomi a perder toda humanidad convirtiéndolo en una criatura abominable. No podremos evitar ver ese mundo oscuro que en su día escribió Edgar Allan Poe, de cementerios, tumbas abiertas con ese fondo fantasmagórico… Será en la segunda parte con la transformación de la isla cuando entraremos en el mundo utópico. Un lugar repleto de mundos distintos, de una belleza extrema, junto a una sensación tenebrosa. Es como una mezcla de un hermoso sueño y terrible pesadilla. Crear un paraíso utópico plasmando la perfección del arte en la naturaleza. Donde aislarse del resto de la humanidad, en cierta forma, y leyendo esas maravillas, podríamos asumir esa locura. Pero es lo perturbador, nacido de una imaginación aterradora, lo que nos llevará a temerle. Ilusiones, una creatividad llena de descripciones casi mitológicas usando la morbosidad con chicas desnudas, pero sin podernos quitar la idea que en realidad estamos más cerca de lo infernal que de un edén.

No es sólo una novela policial. Su trama nos lleva hacia el lado tenebroso. A entender que lo más fantástico se vuelve turbio cuando la tragedia hace su aparición. Un claro fondo marino, un valle, un bosque pierde toda su belleza al teñirse de sangre. Una mujer joven que teme decir las palabras que tanto le asustan, la llevarán hacia un final de literatura gótica. El detective Kogoro Katami nos enseñará que nunca se puede esconder todo el pasado. Siempre quedan rastros de huellas con las que poder encontrarnos. Siempre es un placer leer buena literatura japonesa de la mano de Satori Ediciones.

Lo recomiendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *